El eurodiputado sobre ruedas

Fuente: http://www.eldiario.es

Un retrón se va al Parlamento Europeo.

Pablo Echenique-Robba 26/05/2014 – 21:14h

No hay mejor manera de comprobar la estructura de una sociedad que mirar en sus capas “altas”, en los puestos de poder económico y político.

Bien lo saben las mujeres. Sólo el 16,6% de los consejeros de las empresas del IBEX 35 son consejeras y sólo el 36,2% de los diputados de nuestro Congreso son diputadas. Como las mujeres son más o menos el 50% de la población, sabemos que tanto en el IBEX como en el Congreso están infrarrepresentadas.

Algo similar y posiblemente mucho más grave ocurre con las personas con discapacidad. Sin embargo, las estadísticas son en este caso muy pobres y tan sólo podemos hacer estimaciones o relatar anécdotas que lo que no tienen de científicas lo tienen de sugerentes.

En el campo de las estimaciones, por ejemplo, y si tenemos en cuenta que aproximadamente 1 de cada 10 personas tiene una discapacidad, en el Congreso de Diputados debería haber unos 35 diputados retrones. No he podido averiguar si esto es así o no, pero, desde luego, en silla de ruedas sólo va uno (cuando debería haber tres o cuatro) y no me suena haber visto ningún diputado sordo, o ciego.

Es cierto que el hecho de que el Rey sea retrón compensa un poco las cosas y me llena de orgullo y satisfacción, pero no corrige la infrarrepresentación del colectivo, que sin duda es brutal.

En el apartado de las anécdotas, analicemos unas cuantas que me han ocurrido a mí mismo en los últimos meses.

Como quizás sabéis, harto ya de que millones sufran hambre, privaciones y miseria mientras un puñado de psicópatas sin empatía se compran más yates, más cuadros y más mansiones que nunca, decidí recientemente que no me bastaba con mi trabajo de científico en el CSIC y con mi colaboración en esta casa y que tenía que hacer algo para parar esta sangría de derechos humanos, empezando por echar de las instituciones a los lacayos de los marqueses del IBEX.

Con este deseo en mi mente, empecé a participar activamente en PODEMOS, me presenté a unas primarias ciudadanas y abiertas, y salí elegido en el quinto puesto de la lista para el Parlamento Europeo.

Desde entonces, he viajado por muchas ciudades de España, me he puesto moreno en muchas plazas, me he subido a unos cuantos escenarios y he acudido a algunos medios de comunicación más o menos importantes. El domingo por la noche me enteré de que soy oficialmente eurodiputado, pero es de los escenarios y de los medios de lo que os quería hablar.

En cuanto a los primeros, he descubierto que, si bien casi todos los teatros, salones de actos o auditorios están más o menos bien adaptados para que los retrones acudamos como público, muy pocos permiten que subamos al escenario con comodidad. Como a mí no me importa hablar desde abajo, no pasa nada. Pero es un hecho.

Los medios de comunicación están aún peor.

En una importante emisora de radio me encontré con cuatro escalones en la entrada y tuve que reclutar al conserje, a uno de SEUR que subía cajas a un camión y a un transeúnte que pasaba por ahí. No sabían que peso 200 kg con silla y todo cuando dijeron “¡Pues claro, hombre, vamos allá!”. Al acabar, me bajaron el presentador y un par de periodistas. No sé si me volverán a invitar.

A otra emisora, a un debate con varios partidos, directamente no fui. Era en un sótano sin ascensor.

A los pocos días, me invitaron a una televisión y no pude acceder al plató porque tenía que pasar entre una mesa y una pared. Yo no pasaba, pero uno que estuviese un poco gordo tampoco. Estoy seguro de que fui el primer (y quizás el último) retrón al que invitaban.

La semana pasada, en otra televisión bastante vista en Zaragoza, acepté que me ayudasen a subir tres escalones y bajar siete más. Pero sólo porque el candidato de VOX se ofreció a ayudar y me dio morbillo.

Semejante desastre no es casualidad. No.

Obviamente, lo que ocurre es que los retrones casi nunca detentamos poder, casi nunca participamos en debates políticos, casi nunca nos tenemos que subir a un escenario porque no pintamos nada en esta sociedad. La opresión a la que estamos sometidos nos condena a ser, casi siempre, sujetos de caridad, público, oyentes, televidentes.

En nuestro caso, el techo no es de cristal. Es de hormigón armado.

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: