Podemos, esos peligrosos bolivarianos

Fuente: http://www.elplural.com

JOSÉ ANTONIO PAREJA 31/05/2014

El éxito de Podemos en las elecciones europeas ha puesto tremendamente nerviosas a muchas personas de bien, que defienden con uñas y dientes esta democracia que tantos años nos/les ha costado conseguir. Personajes de ideologías tan, al menos aparentemente, diversas como Felipe González, Arriola o Rosa Díez, coinciden en advertirnos de los enormes males que caerán sobre nosotros si las hordas de jóvenes inexpertos de Podemos, como Carlos Jiménez Villarejo, acaban alguna vez gobernando este bendito país.

No quiero enumerarles todas las horribles ideas que este grupo de profesores universitarios, economistas, científicos e intelectuales han desarrollado en su perverso programa electoral, porque lo último que deseo es que pierdan ustedes el sueño, pero me veo en la obligación moral de, al menos, hacerles un resumen de las más peligrosas para que estén ustedes ojo avizor. Como dijo el jueves el otrora joven y más otrora socialista Felipe González: “Al menos me quedará el consuelo de que yo ya lo dije”.

Lo más peligroso del programa electoral de Podemos es que, como indican los estatutos del partido, están obligados a cumplirlo. Fíjense ustedes qué barbaridad antidemocrática. ¿Qué habría sido de España si PP y PSOE hubieran cumplido lo que prometían en sus programas? No me lo quiero ni imaginar pero, puestos a fabular, estoy convencido de que no sería el país que es en la actualidad: próspero, sin desequilibrios sociales, con casi pleno empleo, en el que los ricos pagan muchos más impuestos que los pobres, con un crecimiento no basado en la especulación, con un sistema educativo que para sí lo quisieran los finlandeses y con una clase política ejemplo de honestidad, transparencia y afán de servicio público.

Frente a este oasis de libertad, fraternidad e igualdad en el que vivimos, Podemos propone, como muy bien advierte Felipe González, la barbarie de un estado bolivariano. Existen innumerables ejemplos de la peligrosidad de sus propuestas, pero entre ellas destacan algunas como su idea de que tras el rescate de la banca con dinero público, ésta sea nacionalizada. Es decir, que en vez de pagar entre todos los españoles la deuda de los bancos, para después devolvérselos a quienes se hicieron multimillonarios hundiéndolos, como manda nuestra democracia, se los quede el Estado para que cuando vuelvan a tener beneficios estos reviertan en beneficio de la ciudadanía. Pero no crean que se detienen ahí estos descerebrados, algo muy similar proponen hacer con las industrias de los sectores estratégicos, al estilo de lo que ocurre desde siempre en ese bastión comunista llamado Francia.

También es sorprendente, a la par que preocupante, el empecinamiento de Podemos en luchar contra la corrupción y el delito fiscal, como si ese fuera un problema acuciante en España. Proponen el endurecimiento de las condenas y, ya de paso, la transparencia en las cuentas de las grandes empresas. En esta parte del programa se puede ver de forma inequívoca la mano de Carlos Jiménez Villarejo. Ese melenudo jovenzuelo ya tocó mucho las narices cuando era fiscal anticorrupción con su manía por hacer cumplir la ley. Con decirles que se atrevió a meterle mano al mismísimo Jordi Pujol, patriarca de una de las familias más honestas, como el tiempo ha venido a demostrar, que ha parido España.

De la misma manera que amenazan con luchar a degüello contra la corrupción, lo hacen con buscar una mayor igualdad social. Buena muestra de ello son propuestas tan insolidarias como la de una renta mínima para todos los ciudadanos, el aumento del salario mínimo y el establecimiento de un tope salarial. No sé a ustedes, pero a mí me parece profundamente injusto que profesionales imprescindibles para la buena marcha de la sociedad, como banqueros o futbolistas, no puedan ganar mil o dos mil veces más que otras menos necesarias como maestros, médicos o barrenderos. Piensen, por ejemplo, que los futbolistas trabajan los fines de semana y que algunos no se pueden retirar hasta pasados los treinta años. Y qué decir de los banqueros, día y noche dispuestos a darles su dinero (el de ustedes), previo pago, eso sí, de una pequeña comisión.

Y podría seguir asustándoos con muchos otros de los dislates que el partido que preside Pablo Iglesias tiene preparados para cuando lleguen al poder, pero es mejor que si les interesa lo lean ustedes mismos. De momento, hay que reconocer que Podemos ha conseguido dar un buen susto especialmente al PSOE, que llevado por el ejemplo de los bolivarianos ha cedido a una medida tan retrograda como que sean los militantes del partido los que elijan a su nuevo secretario general. No sé a dónde nos puede llevar esta vorágine democrática, pero de seguir así cualquier día acabaremos dando la razón a Séneca cuando escribió: “Las cosas no son difíciles. Son difíciles porque no nos atrevemos” y se demuestra que querer es poder.

https://twitter.com/BorjaMariaZ

Anuncios

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: