Archive for 31 marzo 2015

El Gobierno da luz verde a la fundación que promueve la figura del ultra Blas Piñar

31 marzo, 2015

Fuente: http://www.infolibre.es

La fundación, que a partir de ahora tendrá derecho a subvenciones de dinero público, se dedicará “al estudio y la investigación del pensamiento y la obra religiosa, política y jurídica” del ultraderechista fallecido en enero.

Tiene una dotación presupuestaria inicial de 30.000 euros y estará presidida, según refleja la orden, por uno de los hijos del político franquista, Blas Piñar Gutiérrez.

Actualizada 19/08/2014 a las 16:57

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó este martes una orden del Ministerio de Cultura por la que se acepta en el registro de fundaciones la denominada Fundación Blas Piñar, dedicada, según sus promotores, “al estudio y la investigación del pensamiento y la obra religiosa, política y jurídica” del ultraderechista. Los estatutos de la entidad sostienen que la obra del fundador de Fuerza Nueva, fallecido el pasado mes de enero, estuvo inspirada en “los ideales de Dios, Patria y Justicia, para la memoria colectiva del pueblo español”.

La fundación tiene una dotación presupuestaria inicial de 30.000 euros y estará presidida, según refleja la orden, por uno de los hijos del político franquista, Blas Piñar Gutiérrez. El resto de sus siete hermanos integran el patronato de la fundación. Su inscripción en el resgistro de fundaciones le permitirá acceder a subvenciones públicas.

Blas Piñar, fundador de Fuerza Nueva, fue un activo defensor del franquismo tras la muerte del dictador en 1975. Su presencia en las concentraciones fascistas del 20-N en la Plaza de Oriente fue un icono de la Transición. En 1979, Piñar fue elegido diputado al Congreso por Madrid dentro de la coalición Unión Nacional, obteniendo 378.964 votos bajo el lema España en tus manos. En 1986, con el apoyo del Frente Nacional francés de Jean-Marie Le Pen y el Movimento Sociale Italiano de Giorgio Almirante, reconstruyó el partido como Frente Nacional y se presentó a las elecciones europeas logrando casi 123.000 votos sin conseguir acta de eurodiputado.

Anuncios

La increíble historia de Mariano Rajoy

30 marzo, 2015

Fuente: http://www.infolibre.es

IGNACIO SÁNCHEZ-CUENCA, 18/08/2014

Esta es la increíble historia de Mariano Rajoy, un político inverosímil al que sus rivales no se han tomado suficientemente en serio, con consecuencias catastróficas para todos ellos.

Son muchos los prodigios que se le atribuyen en su tierna infancia: los vecinos de Pontevedra aseguran que nació con barba, que podía leer los titulares del Marca a los ocho meses de edad, que fumaba puros a los dos años y que recitaba de memoria los artículos del Código Mercantil antes de cumplir los cinco. Pero los prodigios más asombrosos llegarían tiempo después, ya iniciada su trayectoria política. El más llamativo de todos fue ganar las elecciones de 2015.

Toda su carrera de servicio público a la derecha española ha venido marcada por tres refranes, que articulan y dan sentido a su biografía política. Los dos primeros son de españolísima raigambre y el tercero es incomprensible y de aplicación universal. El primero y más importante es este: “El tiempo pone a cada uno en su lugar”. El mismo Heráclito el Oscuro podría haber sido el autor de este apotegma. El segundo, “el que la sigue, la consigue”. Y el tercero, “la venganza es un plato que se sirve frío”. Gracias a la práctica de estos sabios principios, Mariano Rajoy ha alcanzado una templanza de ánimo epicúrea, una especie de ataraxia política que le permite sobrellevar las mayores catástrofes sin perder no ya la calma, sino ese distanciamiento flemático que llamamos impasibilidad.

Cuando todos los “listos” de este país le pedían a Rajoy que se dejara de numantinismos y pidiera el rescate de una vez, el presidente del Gobierno supo ver la conveniencia de ganar tiempo y esperar a que amainara la tormenta. El tiempo, su cómplice más fiel, acabó dándole la razón.

Duro como el pedernal, Rajoy atesora una experiencia que muy pocos más han vivido: la de ver pasar los cadáveres de sus rivales y enemigos, uno detrás de otro. Él estaba en la terna de Aznar, con Rodrigo Rato y Jaime Mayor Oreja. ¿Qué ha sido de los otros dos? Mayor Oreja anda por ahí defendiendo la tesis lunática de que “la ETA” está ganando la partida a “los demócratas”. Por su parte, Rodrigo Rato ha acabado en el imaginario popular como el paradigma de gánster financiero-político, suficientemente espabilado como para hundir Bankia y ganar después consejos y cargos en las empresas del Ibex 35.

Rajoy consiguió ser el elegido, si bien su jefe le puso dos escoltas que controlaran sus movimientos y declaraciones, Eduardo Zaplana y Ángel Acebes. Pero Rajoy supo deshacerse de los dos con su discreción habitual. ¿Alguien se acuerda de ellos? Abandonaron la política y hoy se dedican a la buena vida.

Ante la segunda derrota electoral, la de 2008, unos cuantos en el PP trataron de moverle la silla a Rajoy, con el apoyo de periodistas como Pedro J. Ramírez y Federico Jiménez Losantos. A Ramírez lo terminaron echando de El Mundo y a Jiménez Losantos de la COPE: sus carreras meteóricas se frenaron en seco… por enfrentarse a Mariano. Los dos han perdido toda la influencia política y social que tuvieron en su momento. En cuanto a quienes participaron en la conjura del PP, como Esperanza Aguirre, quedaron todos ellos laminados en el seno del partido. Aguirre es hoy una sombra de sí misma.

Rajoy no es solamente un consumado killer político. Además, es un superviviente sin par. Ha sobrevivido a episodios que habrían tumbado a cualquier otro político en sus circunstancias. Ganó con mayoría absoluta las elecciones de 2011, cuando ya se había descubierto la podredumbre delictiva de la trama Gürtel y, lo que resulta todavía más asombroso, ha superado la publicación de los papeles de Bárcenas. ¿Habría resistido cualquier otro político español unas revelaciones como las de Bárcenas?

Hoy sabemos que, de Rajoy para abajo, todos los cargos dirigentes del PP cobraban sobresueldos, que el partido tenía contabilidad b, es decir, que cometía fraude fiscal sistemático y continuado en el tiempo, y que se financiaba ilegalmente con donaciones de empresarios y constructores que eran recompensados con contratos de las administraciones controladas por el PP. Un escándalo de esta magnitud habría provocado un verdadero terremoto político, llevándose al gobierno por delante, salvo que este estuviera presidido por Mariano Rajoy. A propósito del asunto Bárcenas, Rajoy mintió en repetidas ocasiones, ante periodistas y diputados, y ante la ciudadanía toda. Y quedó en el más espantoso de los ridículos cuando le sacaron los mensajes íntimos que enviaba a su buen amigo el tesorero del partido. Sin embargo, ahí sigue, presumiendo de recuperación económica.

Si Mariano ha aguantado en el cargo el mayor escándalo político de la democracia española, es porque ha jugado bien sus cartas. Supo convencer a los centros de poder europeos (a la Comisión, al Gobierno alemán, al Financial Times, etc.), de que no iban a encontrar a nadie tan dispuesto como él para llevar a cabo la gran devaluación interna del país. Ha seguido el manual de instrucciones escrito por sus jefes con extraordinaria precisión, haciéndose perdonar los pecadillos de la corrupción. Así, ha recortado las pensiones para siempre, ha desregulado el mercado de trabajo, ha metido la tijera en sanidad, educación y dependencia, y ha conseguido que España se ponga a la cabeza en desigualdad. Esto es lo que importa en Europa. Que el partido en el gobierno tenga un sistema de doble contabilidad es más bien un asunto interno.

Pero lo más asombroso de todo fue que, en estas circunstancias, el principal partido de la oposición, el PSOE, lejos de remontar, siguiera perdiendo votos, lo que le permitió a Mariano ganar las elecciones europeas. Obrando como costalero del sistema, Alfredo Pérez Rubalcaba no quiso presionar mucho con el asunto de la corrupción (por no pedir, no pidió siquiera una comisión de investigación sobre Bankia) y encima le ofreció al gobierno varios pactos que este ignoró olímpicamente. Rajoy, sin mover un músculo, consiguió que la crisis se llevara por delante al jefe de la oposición. Mientras el pobre Rubalcaba y sus amigos de El País hacían campaña a favor de la gran coalición, Rajoy se lo pasaba en grande viendo cómo crecía el monstruo Podemos y rompía al Partido Socialista.

Para colmo, cuando se aproximaba el momento de la verdad en la crisis de Cataluña, se descubrió que el santo patrón de la derecha catalana había sido todavía más corrupto que los patrones de la derecha española. Todos, incluso los más próximos, le habían aconsejado que tomara cartas en el asunto y negociase con los catalanes, pero al final su tiempo de espera se mostró más eficaz que cualquier propuesta política.

Así llegó a las elecciones de 2015, con la política catalana en proceso de descomposición y la oposición de izquierdas más fragmentada que nunca. Aunque muchos de sus votantes estaban muy decepcionados, la pérdida de apoyos en la derecha se vio ampliamente compensada por las divisiones entre los partidos de la izquierda: volvió a ganar. Y así acaba esta increíble historia, con Mariano Rajoy gobernando de nuevo. Colorín colorado, este cuento y este país se han acabado.

La necesidad del salario máximo

29 marzo, 2015

Fuente: http://www.vnavarro.org

19 ago 2014

El enorme incremento de las desigualdades que hemos estado viendo en la mayoría de países a los dos lados del Atlántico Norte (y muy en particular en EEUU, el Reino Unido y España) ha reavivado el debate sobre la necesidad de incrementar el nivel salarial de los sectores con menos ingresos de la sociedad a fin de evitar el deterioro de sus ingresos en relación con los del resto de la población asalariada. De ahí las presiones para que se suban los salarios mínimos, medida que en realidad favorece no solo a los trabajadores con salarios bajos sino a todos los demás, pues el aumento del salario mínimo favorece el incremento del nivel salarial de la gran mayoría de asalariados, pues dicho aumento refuerza al mundo del trabajo en su negociación con el mundo empresarial. En realidad, la reducción salarial (que generalmente acompaña al elevado desempleo) es la medida que favorece el empresariado, pues debilita al mundo del trabajo y con ello disminuyen la gran mayoría de salarios. Por el contrario, el aumento del salario mínimo y un descenso del desempleo favorecen al mundo del trabajo en su negociación con el empresariado.

Ahora bien, esta medida, aunque positiva y necesaria, tendría poco impacto en el enorme nivel de desigualdades que estos países han estado experimentando. Y la causa de ello es que el gran crecimiento de las desigualdades se debe al enorme crecimiento de la concentración de la riqueza y de las rentas en una minoría de la sociedad que deriva sus ingresos bien de las rentas del capital, bien de la gestión de la propiedad del capital, es decir, de lo que antes se llamaba los capitalistas y los gestores del capital, entre los cuales, los gestores del capital financiero (es decir, los banqueros y gestores de instituciones financieras) son los más beneficiados de esta concentración. Son personas, estas últimas asalariadas, que reciben todo tipo de beneficios salariales, en unos términos y en unas cantidades muy por encima de los de la gran mayoría de la población asalariada.

Cuando analizamos cómo han ido evolucionando las rentas de la población, vemos, pues, que las rentas superiores han ido creciendo mucho más rápidamente que las rentas de la gran mayoría de la población. Así, los cien dirigentes empresariales más bien pagados en aquellos países han pasado de ingresar 20 veces la renta del trabajador promedio en los años ochenta, a 60 veces en 1998 y 160 veces en 2012.

Este crecimiento se atribuye, en círculos económicos próximos al capital financiero, al crecimiento de la productividad de esos empresarios. Este es el argumento que constantemente se presenta para justificar el crecimiento desmesurado de las rentas superiores. El error y la falacia de dicho razonamiento es fácil de mostrar. El que tales remuneraciones hayan crecido tanto en estos países no tiene nada que ver (repito, nada que ver) con incrementos de productividad, sino con el poder político que estos sectores muy minoritarios tienen. A más poder político mayor es el crecimiento de su riqueza.

Por qué los salarios de los banqueros y de los grandes empresarios son tan altos

Y la manera como se expresa este poder es también fácil de ver. Miren la política fiscal. Donde estos ingresos han subido más rápidamente ha sido donde el gravamen fiscal real (y no el nominal o teórico) que existe sobre las rentas del capital y sobre los salarios de los individuos de mayor renta ha descendido más. El gravamen de las rentas superiores ha ido descendiendo de una manera muy notable, siendo esta una de las causas del aumento de las desigualdades.

De este análisis se derivaría que la solución –es decir, la disminución de las enormes desigualdades– pasaría por un aumento muy notable y muy generalizado del gravamen a las rentas derivadas de la propiedad y también de la gestión del capital, lo cual no ocurriría a no ser que haya un giro de casi 180º en la relación capital-trabajo en estos países. La mayor causa del crecimiento de las desigualdades es el enorme incremento del poder político del capital sobre el mundo del trabajo (ver Capital-Trabajo: el origen de la crisis actual, Le Monde Diplomatique, julio de 2013).

El hecho de que ello no ocurra no se debe a que la población se haya ido derechizando. En realidad, el grado de tolerancia de la mayoría de la población a los lados del Atlántico Norte hacia las desigualdades ha disminuido exponencialmente. Unos porcentajes elevadísimos de la población (del 74% al 82%) señalan que las desigualdades son demasiado elevadas. Ahora bien, la captura del estamento político por dichos sectores sociales explica la continuidad y permanencia de estas desigualdades. Ello explica que en los países cuyo sistema democrático permite formas de democracia directa como referéndums, haya habido un número creciente de propuestas para limitar el salario máximo. El caso más reciente fue el ocurrido en Suiza, en el que se puso a referéndum la propuesta de que ningún salario fuera más de 12 veces superior al salario mínimo (un abanico salarial mucho más reducido que el existente hoy en la mayoría de países de economías avanzadas). Es interesante que un 35% de la población votara a favor, un porcentaje mucho mayor de lo que se esperaba, en el primer intento de controlar directamente las desigualdades. Sería interesante que ese referéndum se hiciera en España (donde las enormes limitaciones de la democracia no permiten tales tipos de referéndums).

En EEUU ha habido un movimiento bastante exitoso en varios Estados que exige no ya el salario mínimo, sino un salario decente (fair wages), de manera que en muchos contratos con autoridades públicas se exige este tipo de salario en lugar del salario mínimo. Sería muy importante que en España hubiera un movimiento, liderado por los sindicatos, que exigiera a las autoridades públicas no contratar a empresas que pagaran menos que lo que se debería definir como salario digno, añadiendo, además, la necesidad de que se hiciera un referéndum, como se hizo en Suiza, limitando el nivel salarial del uno por ciento de la población con nivel de renta superior del país.

Los jóvenes dan impulso a la creación de empresas sociales

28 marzo, 2015

Fuente: http://www.lavanguardia.com

Los colectivos en riesgo de exclusión, el medio ambiente y el consumo responsable, entre los principales objetivos de este tipo de organizaciones.

Economía | 19/08/2014 – 00:00h | Última actualización: 19/08/2014 – 11:58h

Fomentar el envejecimiento activo, reinsertar laboralmente a mujeres pobres o maltratadas, ayudar a personas con discapacidad a ser más independientes o distribuir productos de comercio justo, son algunos de los ejemplos de empresas sociales que se pueden encontrar en España. Un tipo de organizaciones cuyo objetivo prioritario es resolver un problema social o medioambiental creando valor económico a través de una estrategia y un enfoque empresarial. Un fenómeno que no es nuevo, pero que en los últimos años ha ido en aumento, sobre todo, a raíz de la crisis económica y la falta de recursos del sector público, por ejemplo, en el ámbito asistencial. No obstante, existen otros motivos que explican esta tendencia: “Las nuevas generaciones suben más solidarias y mucha gente con la crisis se ha vuelto más solidaria”, señala el profesor de ESADE Alfred Vernis. En este sentido, el creador de antiparo.com y experto en microemprendimientos sociales, Ariel Andrés, afirma que “se crean más empresas sociales que nunca antes en la historia de España”.

“En la actualidad, las personas prestan más atención al motivo por el cual emprenden”, declara Andrés. Y prosigue: “Si piensas que la mayoría pasamos un mínimo de ocho horas al día trabajando, es lógico buscar que nuestro trabajo tenga un significado mayor que únicamente la motivación económica”. Es evidente que internet ha contribuido también a dar visibilidad a estos proyectos, a la par que algunas administraciones, fundaciones, asociaciones – Ashoka, Socialnest, por ejemplo- y escuelas de negocios los promocionan a través de programas especiales. Este es el caso del Programa marco de la emprendeduría social en Catalunya, que en el 2013 celebró la última edición y en cuya web el internauta puede encontrar “el mapa de actores de la emprendeduría social” de esta comunidad autónoma. Otro caso destacado es el proyecto Momentum, que dirige Alfred Vernis, que ofrece un programa integral de formación, acompañamiento estratégico, visibilidad, acceso a financiación y seguimiento a iniciativas innovadoras. En la última edición se presentaron 193 proyectos, de los cuales se escogió a diez finalistas.

Una de las razones que explica, en parte, la existencia de este tipo de planes es que “históricamente la gente que se ha dedicado a crear empresas sociales venía del sector social, por lo que conocía menos los instrumentos de mercado porque no se había preparado para competir en él”, comenta Vernis. Un ejemplo lo encontramos en las raíces del fabricante de pantallas de lámparas Soulem. Maria Luisa Fresno colaboraba en la parroquia del madrileño barrio de Hortaleza cuando se percató de que existía una necesidad social acuciante: muchas mujeres de la zona recurrían a ella en busca de ayuda para mantener a sus familias. A finales de los años noventa decidió abrir un taller que, más tarde, se convirtió en empresa de reinserción social. Todo fue bastante rodado hasta que llegó la crisis. Actualmente, la gerente de Soulem, Macarena López –hija de la fundadora-, está trabajando en un plan de crecimiento que les permita captar más financiación y conquistar más cuota de mercado. Sin embargo, el objetivo continuará siendo el mismo: dar trabajo a mujeres en riesgo de exclusión social.

Vernis asegura que “la empresa social ha de ser igual de eficiente y competitiva que una empresa normal” si quiere continuar existiendo. “Si entendemos competitividad como hacer lo máximo posible con los recursos que tenemos, entonces una empresa social puede ser tan o más competitiva que una empresa tradicional”, sentencia Andrés. Un ejemplo es el proyecto Mylife –Learning independence forever-, que ha creado Sant Pere Claver Fundació Sanitaria. La entidad, sin ánimo de lucro, quiere importar a Catalunya una iniciativa nacida en Inglaterra hace cuatro años y que consiste en conseguir que personas con discapacidad intelectual o trastornos mentales tengan una mayor autonomía. “Creemos que la vocación social tiene que ser viable y sostenible, que hay que equilibrar ingresos y gastos”, dice Carles Descalzi, el gerente de la fundación del proyecto, el cual se estructura en 21 módulos on line con actividades y ejercicios referidos a hábitos de la vida cotidiana que el usuario descarga y que, luego, implementa en un centro de capacitación. “Nuestro objetivo es que Mylife esté integrado en la cartera pública de servicios”, adelanta. De momento se ofrecerá –a partir del año que viene- a todo aquel que esté interesado a un coste inferior a 300 euros mensuales. Los beneficios se reinvertirán en los servicios que presta la fundación.

Beneficio contra impacto social

“Es importante encontrar el equilibrio porque si la empresa crea demasiado valor social y deja de crear valor económico desaparecerá”, asegura Vernis. Evidentemente, encontrar la fórmula para conseguirlo no es fácil, tal como reconoce otro de los finalistas de Momentum project: “Cuesta ser competitivo y guardar los valores”, afirma Guillaume Lefebvre, director de Siel Blue España. La compañía, que empezó su trayectoria gracias a la financiación del gobierno de la región francesa de Alsacia en 1997, utiliza la actividad física adaptada como herramienta para disminuir los riesgos asociados al envejecimiento, como las caídas y la depresión. La empresa presta este servicio, que ha recibido varios reconocimientos y distinciones europeos, en residencias y centros de día.

Aparte de la captación de recursos privados, estas organizaciones a menudo reciben ayudas por parte de la Administración. Este es el caso de Bioservice, un centro especial de empleo (CEE) –la mayoría de la plantilla está formada por trabajadores con minusvalías- que se dedica a la recogida y exportación para su reutilización de cartuchos de tinta vacíos. “No es cierto que las personas con discapacidad sean poco productivas”, manifiesta el responsable de la empresa, Alejandro Pedro. En este sentido añade que las ayudas que recibe del Gobierno vasco y las bonificaciones de la Seguridad Social que percibe la compañía “ayudan a suplir esas pequeñas diferencias” de sus trabajadores con respecto a un empleado que no sufra ninguna discapacidad. No obstante, reconoce que la mayoría de empresas de este tipo en Euskadi tiene “una fuerte dependencia” de las ayudas administrativas. El objetivo de Bioservice es conseguir que el negocio “sea rentable por él mismo”, y quiere expandirlo a otras comunidades autónomas.

Otros de los grandes retos a los que tienen que hacer frente estas organizaciones es encontrar gente preparada que quiera trabajar en ellas -“No pueden remunerar el talento como lo remuneraría cualquier otra empresa”, asegura el profesor Alfred Vernis-, así como encontrar un modelo de gobernanza jurídica que contemple el equilibrio entre la creación de valor económico y valor social. Este último es precisamente uno de los debates acérrimos que existen en relación al concepto de empresa social, cómo se reparten los beneficios de la organización.

Fórmulas de éxito

La Fageda es una de las empresas sociales que han tenido una mayor repercusión mediática. La cooperativa de productos lácteos, sin ánimo de lucro e ideada por el emprendedor y psicólogo Cristóbal Colón en Olot en 1982, tiene como objetivo la integración laboral de personas que sufren discapacidad intelectual o trastornos mentales severos. Los buenos resultados obtenidos durante estos últimos años –en 2012 facturó más de 12 millones de euros- le han permitido ocupar a 270 usuarios y profesionales y llevar a cabo actividades asistenciales, como un servicio de terapia ocupacional, pisos asistidos para trabajadores y actividades de recreo para mejorar la calidad de vida de sus usuarios.

Pero, ¿cómo se mide el impacto que tiene una empresa social en la sociedad? “Es una cuestión controvertida”, responde Vernis. Y es que, por ejemplo, ¿hasta qué punto influye positivamente en el medio ambiente el fabricante de un electrodoméstico que sirve para reciclar el aceite de las comidas, o en la calidad de vida una red que pone en contacto a quienes quieren cultivar y no disponer de terrenos con propietarios de huertos que buscan inquilinos? Son algunos ejemplos. “Estas cosas son muy difíciles de medir”, concluye.

Y hay aún una última traba para los emprendedores sociales: la financiación. “¿Cómo se remunera el capital en una empresa donde la creación del valor económico no es lo más importante?”, pregunta el profesor de ESADE. “Siempre es difícil”, responde. Pero en el supuesto de no encontrar el dinero suficiente para el proyecto, este tipo de emprendedores “están aprendiendo a buscar fuentes de financiación alternativas”, explica Ariel Andrés, y pone como ejemplo una tendencia al alza, el crowdfunding -micromecenazgo, normalmente a través de internet-. “Funciona si la idea es buena”, concluye.

Leer más: http://www.lavanguardia.com/economia/20140819/54413809839/jovenes-impulso-creacion-empresas-sociales.html#ixzz3Vh9377Xh

Síguenos en: https://twitter.com/@LaVanguardia | http://facebook.com/LaVanguardia

Los costes del nazismo alemán para Grecia (y para España)

27 marzo, 2015

Fuente: http://www.vnavarro.org

Artículo publicado por Vicenç Navarro en la columna “Pensamiento Crítico” en el diario PÚBLICO, 24 de marzo de 2015.

Este artículo analiza el coste que ha significado para Grecia el haber estado ocupada por el nazismo alemán durante los años 40, y por el establishment financiero y político en la actualidad. Hace también una reflexión sobre el coste de la relación, que, a pesar de ser distinta, tiene puntos comunes a la que ha tenido el Estado alemán con España. Es un intento de recuperar la memoria histórica en ambos países.

Para entender la crisis existente en la Unión Europea, ayuda el conocer la que ocurrió en los años treinta en Europa, y como ambas crisis han afectado la relación de Alemania -el centro del sistema económico europeo- con la periferia, centrándonos en este artículo en Grecia, y con algunas notas también de la relación de Alemania con España en ambos periodos históricos.

En Alemania, la primera crisis, generada en parte por la enorme deuda pública acumulada, resultado de las exigencias de los países vencedores de la I Guerra Mundial de que este país pagara las reparaciones por los daños infligidos a los países enemigos durante el conflicto bélico, determinó la elección de un gobierno Nazi liderado por Hitler. La enorme austeridad de gasto público, con los grandes recortes realizados con el objetivo de pagar la deuda, y las reformas del mercado laboral que contribuyeron al crecimiento del desempleo generado por aquellos recortes, causaron un rechazo de la población hacia los partidos que impusieron tales medidas y llevaron a la primera elección de un gobierno Nazi en Europa. Hay que recordar que el nazismo alcanzó el poder en Alemania por la vía democrática debido a su atractivo electoral (y también a la división de las izquierdas, concretamente entre el Partido Socialdemócrata y el Partido Comunista).

El nazismo sacó a Alemania de la crisis económica mediante la militarización de su economía (keynesianismo militar) y al expolio de los países periféricos, incluyendo Grecia. La ocupación de Grecia (1941-1945) fue de las más brutales que hayan existido en Europa. Aquel periodo se caracterizó por un sinfín de atrocidades. Pueblos y ciudades fueron testigos de aquellas brutalidades. Mousiotitsa (153 hombres, mujeres y niños), Kommeno (317 hombres, mujeres y niños, donde incluso 30 niños de menos de un año fueron asesinados y 38 personas fueron quemadas vivas en su casa), Kondomari (60 asesinados), Kardanos (más de 180), Distomo (214 muertos), y así una larga lista. Más de 460 poblaciones fueron destruidas y más de 130.000 civiles fueron asesinados, además de más de 60.000 judíos que representaban la mayoría de la población judía en Grecia. El sacrificio humano fue enorme. Y la represión estaba encaminada a sostener una enorme explotación y latrocinio. En realidad, el III Reich robó el equivalente en moneda alemana de 475 millones de marcos, que significaría en moneda actual 95.000 millones de euros. Ante esta situación, ¿cómo puede pedírsele a las clases populares, que fueron las que sufrieron en mayor medida la represión, que olviden esta etapa de su vida? (ver Conn Hallinan: “Greece: Memory and Debt”, Znet Magazine, 18.03.15, de donde extraigo la mayoría de datos de este artículo).

Y lo que es importante subrayar es que los responsables de tanta brutalidad, los militares que dirigieron los asesinatos, el expolio y el latrocinio, recibieron sanciones menores en Alemania, muy por debajo de lo que la población griega exigía. El General Hubert Lanz, que dirigió una de las divisiones responsables de tales atropellos, pasó solo tres años en prisión, llegando luego a ser asesor en temas de seguridad del Partido Liberal alemán. La tolerancia, cuando no complicidad, de los gobiernos occidentales (que ayudaron más tarde a las derechas griegas –que anteriormente habían colaborado con el nazismo- a derrotar a las milicias antinazis en lo que se llamó la Guerra Civil) con los dirigentes nazis, es también conocida y recordada. Los gobiernos occidentales, que se presentaban y autodefinían como democráticos, ayudaron, como también pasó en España, a que se mantuvieran las mismas estructuras oligárquicas que han mantenido a Grecia en la pobreza y en la miseria por tantos años. En la Alemania Oriental (bajo ocupación soviética), sin embargo, los militares nazis sufrieron penas mayores. El General Karl von Le Suire (el carnicero de Kalavryta) fue capturado por la Unión Soviética y murió en un campo de concentración en 1954, y el General Friedrich Wilhelm Müller (que ordenó las masacres de Viannos) fue ejecutado por los propios griegos en 1947.

Las supuestas reparaciones del gobierno alemán

El gobierno alemán nunca ha aceptado la demanda del gobierno griego de pagarle 677.000 millones de euros para compensar todos los daños causados en su ocupación devolviendo, además, los recursos –incluyendo el dinero del Banco Central griego- que habían robado las tropas alemanas. Solo en 1960 el gobierno alemán pagó 115 millones de marcos alemanes, una cantidad insignificante a la luz del daño causado. Durante el periodo en que Alemania estaba dividida, la postura del gobierno alemán era la de que no podía hablarse de pago por reparaciones hasta que hubiera de nuevo una Alemania unida. Y cuando la hubo (en 1990), el argumento fue de que ya habían pasado muchos años, y que ya se le habían pagado a Grecia los 115 millones de marcos alemanes. ¿Cómo puede pedírsele al pueblo griego que se olvide de su enorme sacrificio y de los recursos que le robaron?

Ver estas demandas que está haciendo el gobierno Syriza como mera táctica de negociación con el gobierno alemán en la renovación del segundo rescate (aprobado por el gobierno anterior) es trivializar el significado de la ocupación nazi en Alemania y el enorme sufrimiento y pobreza que esta impuso al pueblo griego. El gobierno Syriza es el primer gobierno progresista y de izquierdas, claramente representante de las clases que sufrieron más la represión nazi, y es de justicia que una de las primeras reivindicaciones sea recuperar la memoria histórica de los vencidos y exigir reparaciones. Ver esa reivindicación como mera táctica de negociación con Alemania, como los mayores medios de comunicación españoles lo han presentado, es desconocer la historia de Grecia y de Europa, lo cual, por cierto, es muy común entre tales medios.

La doble moralidad de los países llamados democráticos

Es importante destacar también, además de la enorme insensibilidad del gobierno alemán hacia tal sufrimiento, el contraste entre como se resolvía el gran problema de la deuda pública que el gobierno alemán debía a los aliados después de la II Guerra Mundial, y lo que el gobierno alemán ha intentado imponer al gobierno griego en el pago de su deuda a los bancos alemanes (entre otros) que prestaron dinero a Grecia (para muchos proyectos que, por cierto, les originaron grandes beneficios, sin que beneficiaron en nada o en muy poco a las clases populares griegas). Los aliados en 1953 (en el Tratado de Londres) le perdonaron al Estado alemán el 50% de toda la deuda, condicionando además su pago a la existencia de un crecimiento económico que facilitara tal pago, precisamente la misma petición que está ahora haciendo el gobierno Syriza. El gobierno alemán se ha opuesto duramente a que se tratara a Grecia como se les trató a ellos en su momento. Syriza pedía las mismas condiciones, y fue el gobierno alemán el que dirigió la oposición a que tal propuesta incluso fuera considerada. ¿Cómo se le puede pedir al pueblo griego que no mire al pasado para resolver el futuro? Esta petición tiene dimensiones de cinismo. Las declaraciones del portavoz de la Canciller Merkel de que “Grecia debería concentrarse en temas actuales, mirando el futuro” es de una enorme insensibilidad, preñada de cinismo. La Sra. Merkel ignora u oculta que gran parte de los problemas existentes en Grecia se basan en lo que ocurrió en el pasado.

El nazismo y su influencia en España

La petición de la Sra. Merkel es semejante a la petición de las derechas españolas, hoy dirigidas por el Sr. Rajoy (el gran aliado de la Sra. Merkel), herederas de los que vencieron la mal llamada Guerra Civil (pues fue un golpe de Estado que venció como consecuencia de la ayuda militar del gobierno Nazi alemán e impuso una de las dictaduras más brutales que hayan existido en Europa), pidiendo a las víctimas de aquel genocidio que se olviden del pasado, mirando solo al futuro. Se ha intentado por todos los medios hacerle olvidar al pueblo español que en España hubo un golpe militar dirigido por el Ejército y por el Partido Fascista (junto con la Iglesia) que inició cuarenta años de una enorme represión (España es, después de Camboya uno de los países que tiene un mayor porcentaje de personas asesinadas y desaparecidas por motivos políticos), imponiendo un enorme subdesarrollo económico, social y cultural del país. Y nunca debería olvidarse que la victoria del golpe militar nunca hubiera existido sin la ayuda de la Alemania nazi. El gobierno nazi jugó un papel clave en garantizar la superioridad militar de los golpistas españoles. Y fueron las estructuras de poder dominantes del Estado español las que –como he mostrado en mis escritos- han sido responsables de la enorme pobreza del Estado español, de su carácter eminentemente represivo, con escasa conciencia social, y muy poco redistributivo, altamente corrupto y poco sensible a su plurinacionalidad (ver mi libro El Subdesarrollo Social de España: causas y consecuencias). Aparecieron cambios, sobre todo en su etapa después de la Transición democrática, pero debido al gran desequilibrio que hubo en el periodo de la Transición entre las derechas –que controlaban al Estado y la gran mayoría de los medios- y las izquierdas –que lideraron las fuerzas democráticas- la democracia fue muy limitada. Y como consecuencia, el Estado español continúa teniendo estas mismas características. España y Grecia tienen el mayor número de policías y agentes del orden por cada 10.000 habitantes, y el menor número de adultos trabajando en su Estado del Bienestar, las mayores tasas de fraude fiscal y corrupción, y el gasto público social más bajo.

Otra Europa, otra Alemania, otra Grecia y otra España (y otra Catalunya) son posibles.

La situación actual en Europa es el resultado de una alianza entre los establishments financieros, económicos y políticos que gobiernan la vida política, financiera y económica (y mediática) de la Eurozona, frente a las clases populares de tales países, mayores recipientes de las políticas de austeridad y reformas laborales que se están imponiendo a la población sin ningún mandato popular, a costa de un enorme coste humano. Lo que se requiere es una alianza de fuerzas políticas y movimientos sociales que se opongan a tales políticas, para desarrollar otra Europa que cambie la relación centro-periferia que está dañando tanto a las clases populares de la periferia como también del centro.

En este aspecto hay que saludar y aplaudir el apoyo que la izquierda alemana que, en representación de la clase trabajadora alemana (cuyas condiciones se han deteriorado considerablemente con las medidas adoptadas de los gobiernos Schröder y Merkel) han aprobado la petición del gobierno Syriza de que el gobierno alemán pague al gobierno griego las reparaciones debidas a este pueblo. Este signo de solidaridad es el mejor indicador de la posibilidad de establecer alianzas transnacionales, impidiendo y dificultando que el establishment alemán pueda utilizar tópicos casi racistas (como que los pensionistas alemanes están pagando las vacaciones de los trabajadores griegos que, además, son vagos), que reproducen los medios de mayor difusión alemanes. Hay que evitar presentar el conflicto actual como el conflicto entre el pueblo alemán por un lado, y el español y griego por otro. Verlo y presentarlo de esta manera es dificultar enormemente la necesaria alianza para construir otra Europa. El conflicto es entre las minorías financieras, económicas, políticas y mediáticas que dominan y gobiernan la gran mayoría de países de la Eurozona por un lado, y las clases populares de tales países por el otro, que están dañando el bienestar y calidad de vida de todas ellas. El elevado nivel de deterioro del mercado de trabajo alemán es un claro ejemplo de ello. El “éxito exportador alemán”, como bien ha documentado Oskar Lafontaine (que fue en su día Ministro de Finanzas del gobierno Schröder), se basa precisamente en unos salarios que están muy por debajo de lo que deberían, forzando una situación de competitividad entre los países de la Eurozona para que bajen los salarios. Mientras tanto, se le dice al trabajador alemán que el problema se debe al obrero griego que es poco disciplinado en su trabajo. Y así los medios del establishment alemán, con una narrativa incluso racista, como durante el nazismo, ofenden diariamente al obrero griego (y al alemán).

De ahí la urgencia de que se redescubran en los análisis políticos categorías de análisis olvidados desde hace bastante tiempo (como la existencia de clases y de conflicto entre ellas, que existen en cada país) que permitan establecer alianzas transnacionales de las clases populares que impidan que se utilicen narrativas orientadas a dividirlas.

“Felipe González promueve la impunidad del terrorismo en Venezuela”

26 marzo, 2015

Fuente: http://www.larepublica.es

24 de marzo de 2015

“Felipe González pretende ser un supra juez para liberar, sin juicio, a terroristas y seguir promoviendo la violencia. Su decisión de defender a Leopoldo López y Antonio Ledezma promueve la impunidad de los opositores violentos que sembraron el terrorismo de calle y produjeron 43 muertes en Venezuela”, aseguró este martes en Madrid, Darío Vivas, diputado por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) a la Asamblea Nacional y vicepresidente de la Unión Interparlamentaria (UIP), organización de Naciones Unidas.
Vivas explicó que el ex presidente español Felipe González “pretende que la justicia venezolana libere a los opositores Leopoldo López, acusado de promover la violencia que generó muertes, heridos y daños a bienes públicos en 2014 y Antonio Ledezma, “preso por planificar un golpe de Estado el pasado mes de febrero, un hecho inconstitucional”, dijo.

Darío Vivas ofreció una rueda de prensa acompañado por los diputados ante la Asamblea Nacionales y miembros de la UIP, Gladys Requena, Cristian Zerpa y Adel El Zabayar, quienes solicitarán en la 132 Asamblea de la Unión Interparlamentaria (UIP), que se realizará en Hanoi, Vietnam, del 28 de marzo al 1° de abril, “un pronunciamiento de apoyo a Venezuela, a nuestra democracia e independencia, y al derecho de nuestro pueblo a asumir sus retos y resolver sus problemas en paz”. Al mismo tiempo denunciarán la injerencia estadounidense.

Recordó el parlamentario venezolano que González mantuvo una estrecha relación “pública y notoria” con el ex mandatario venezolano Carlos Andrés Pérez, “el presidente más corrupto y represor que ha tenido el país”, razón por la cual “no nos extraña que ahora salga en defensa de su ahijado político”, en referencia a Ledezma, ex Gobernador de Caracas, jefe de la Policía Metropolitana durante el primer mandato de Pérez y uno de sus más connotados discípulos que en los años 90 durante su gestión reprimió a los estudiantes y a ciudadanos que demandaban justicia social.

Consultado por un periodista sobre si Felipe González sería un aliado de Ledezma por su pasado con políticas represivas a través del GAL (Grupo Antiterrorista de Liberación), Vivas respondió que “seguramente sí, porque siendo aliado y amigo personal de uno de los presidentes más represivos y violador de derechos humanos como fue Pérez, sin duda que compartieron los mismos valores”.

En relación a una visita de González a Venezuela para “asumir la defensa” de Ledezma, Vivas manifestó que “no tenemos ningún inconveniente de que vayan a Venezuela, pero no podemos tolerar que pretendan estimular la violencia y la impunidad. Lo de González es una grosería, no tiene moral ni ética política”.

Por su parte, Gladys Requena, delegada permanente ante la Unión Interpalamentaria (UIP) por Venezuela, afirmó que “González se identifica con los métodos del terrorismo de Estado” y subrayó que el líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), “está propiciando restaurar en Venezuela un Estado en el que pueda hacer lobbies de negocios a las empresas trasnacionales para las que trabaja”, señaló al tiempo que advirtió que “el modelo neoliberal, de las jugosas privatizaciones que empobrecieron al pueblo venezolano durante los gobiernos como el de Carlos Andrés Pérez, amigo de González, que entregaron áreas estratégicas a las trasnacionales, no volverá a implantarse en Venezuela”.

Requena quien como parlamentaria se ha destacado por su defensa de los derechos humanos, destacó que “se ha activado un laboratorio desde el que se fabrica un expediente contra Venezuela, basado en informaciones infundadas, con la complicidad del entramado mediático y la corporaciones económicas interesadas en desestabilizar el modelo de inclusión social y de justicia que hay en Venezuela desde hace 15 años”.
Añadió que, como parte de esta conspiración, opera la censura aplicada a Venezuela, de cuyo gobierno no se mencionan las acciones que ha hecho a favor de los más desposeídos, alcanzado niveles favorables en el combate a la pobreza reconocidos por organismos internacionales como la Unesco y FAO, organismos de la ONU, la Cepal, entre otras.

Venezuela no está sola

“Hay un complot a nivel internacional contra la democracia en Venezuela en el que quieren presentar a nuestro país como si estuviera en guerra, como si no funcionara la institucionalidad, y la derecha de España está montada en esa conspiración que busca derrotar a la Revolución Bolivariana, en sintonía con los propósitos del Departamento de Estado norteamericano para desestabilizar a nuestro gobierno y justificar una intervención como han hecho en otros países del mundo. Pero no nos van a torcer el brazo, como ha pretendido Barack Obama, con la voluntad del pueblo vamos a vencer al imperialismo”, dijo Vivas.

El diputado rechazó “toda injerencia de sectores españoles en la política venezolana, nos han metido en su agenda electoral y hemos tenido que responder, tenemos la obligación y el derecho a defendernos”. Argumentó que algunos parlamentarios de la derecha española “pretenden dar a Venezuela lecciones de moral defendiendo a estos delincuentes”, en referencia a la Proposición No de Ley impulsada por el Partido Popular en el Congreso español contra Venezuela. “Los parlamentarios de aquí no son más que los parlamentarios de los países de la Unasur, de la Celac, del Alba, ni más que otros bloques del mundo que apoyan y respetan nuestra soberanía, como el Movimiento de Países No Alineados (Mnoal), el G77 más China. Respeten nuestras decisiones, que nosotros respetamos las que ustedes toman respecto a sus pueblos, más allá de que no las compartamos. Lo que sí está claro es que Venezuela no está sola en esta batalla contra el imperialismo y sus aliados”.
Vivas fustigó que la derecha española “y en este caso el PSOE, que no entiendo por qué aún se hace llamar socialista, pretende impunidad para Leopoldo López, sin importarle los derechos humanos de las víctimas de las guarimbas y sus familiares que estuvieron en España y solicitaron ser escuchados, pero ninguno de estos partidos de la derecha, ni el que se hace llamar socialista, los atendió. Un político responsable debe escuchar todas las versiones de los hechos y no quedarse sólo con la que le interesa”, declaró.

Vivas añadió que “en el mundo se levantan monumentos a los violentos como si fueran manifestantes pacíficos y flamantes organizaciones sirven la mesa a estos terroristas y cierran la puerta a las verdaderas víctimas”, en referencia a los organismos, como el Partido Popular, que han recibido en audiencias a las esposas de López y Ledezma, pero se han negado a atender al Comité de Víctimas de las Guarimbas.

En este sentido, el diputado Adel El Zabayar se preguntó “¿Cuál sería la reacción de la justicia europea si manifestantes atacan sus instituciones públicas o provocan muertes a 14 funcionarios del orden público, como las ocurridas en Venezuela por francotiradores y muchas por alambradas que degollaron a varios motorizados? ¿Se manifestarían a favor de esos terroristas?”.

“Llamamos a la conciencia en Europa para que las instituciones se informen bien sobre lo que ocurre en Venezuela. Nosotros estamos enfrentando al terrorismo y al fascismo en estado puro”, apuntó.

Denunciarán en la UIP el ataque imperialista

Los diputados, que participarán en la 132 Asamblea de la Unión Interparlamentaria (UIP), que se realizará en Hanoi, Vietnam, del 28 de marzo al 1° de abril, denunciaron la injerencia estadounidense en Venezuela. “Cada vez que EEUU hace una amenaza de éstas termina en bombardeos y genocidio”, dijo Vivas sobre el decreto del presidente Barack Obama en el que califica a Venezuela como “amenaza a la seguridad nacional” estadounidense. “Nuestro pueblo dará la batalla en el campo que sea”, advirtió.

Vivas, que asumirá una de las seis vicepresidencias de la UIP, organización de Naciones Unidas que reúne a entes legislativos de todo el mundo, adelantó que desde el foro de Vietnam pedirán que sea tratado de forma urgente el tema del ataque imperialista a la soberanía de Venezuela.

La delegación parlamentaria entregó al Embajador de Venezuela en España, Mario Isea Bohórquez, los cuadernillos de recolección de firmas que se utilizarán en España, para que los activistas de derechos humanos y de la solidaridad con Venezuela suscriban la solicitud de derogatoria del decreto emitido por el Presidente estadounidense. Dicha entrega se realizó con la presencia de la profesora Ángeles Diez, de la Red de Intelectuales y Artistas en defensa de la Humanidad, Aracelis Escudero, de la Plataforma de Solidaridad con la Revolución Bolivariana-capítulo España y José López, presidente de la Fundación “Rubén Darío”.

Los 17 mandatos del anticapitalismo

25 marzo, 2015

Fuente: http://www.diagonalperiodico.net

Por Economía para todos

Por Eduardo Pérez, 14 de agosto de 2014.

Uno de los múltiples problemas a los que nos enfrentamos como clase social (¿o sería mejor decir como especie o planeta?) es la falta de un horizonte por el que luchar. Al menos desde la oleada revolucionaria global de los ’60 y ’70, no hay una alternativa socialista difundida a cierta escala. La reacción neoliberal ocurrida desde entonces machacó esas posibilidades de transición y restringió el debate a los límites internos del capitalismo.

Lo vemos día a día cuando las alternativas presuntamente “anticapitalistas” son simplemente defendernos de las peores consecuencias del sistema, intentar crear espacios a pequeña escala que funcionen de forma diferente o, en el peor de los casos, camuflar el anticapitalismo con la búsqueda de la gestión del Estado capitalista, postura que en general propone volver a un pasado de propiedades míticas en el que los excesos de los oligarcas estarían controlados.

Por este motivo, es una gran noticia que voces autorizadas planteen de forma seria esa transición desde la dictadura burguesa a la democracia. Así pues, ‘cedemos’ este espacio al geógrafo David Harvey, quien en su última obra, Seventeen contradictions and the end of capitalism, propone a su vez 17 “mandatos” para animar la praxis política. Esperamos que así sea.

“Deberíamos luchar por un mundo en el que:

1. La provisión directa de adecuados valores de uso para todos (vivienda, educación, seguridad alimentaria, etc.) sea prioritaria sobre su provisión a través de un sistema de mercado que maximiza el beneficio y que concentra los valores de cambio en unas pocas manos privadas y distribuye los bienes de acuerdo a la capacidad de pago.

2. Se cree un medio de cambio que facilite la circulación de bienes y servicios pero limite o excluya la capacidad de los individuos privados para acumular dinero como una forma de poder social.

3. La oposición entre propiedad privada y poder estatal sea desplazada tanto como sea posible por regímenes de derechos comunes –con énfasis concreto sobre el conocimiento humano y la tierra como los comunes más cruciales que tenemos- cuya creación, gestión y protección se sitúe en las manos de asambleas y asociaciones populares.

4. La apropiación de poder social por personas privadas no sea sólo limitado por barreras económicas y sociales sino que sea desaprobado universalmente como una desviación patológica.

5. La oposición de clase entre capital y trabajo sea disuelta en productores asociados decidiendo libremente sobre qué, cómo y cuándo producirán en colaboración con otras asociaciones en relación con la satisfacción de las necesidades sociales comunes.

6. La velocidad de la vida diaria sea reducida –la locomoción debe ser sin prisa y lenta- para maximizar el tiempo para actividades libres llevadas a cabo en un entorno estable y bien mantenido protegido de episodios dramáticos de destrucción creativa.

7. Las poblaciones asociadas evalúen y comuniquen entre sí sus mutuas necesidades sociales para proveer la base para sus decisiones de producción (a corto plazo, las consideraciones de realización dominan las decisiones de producción).

8. Se creen nuevas tecnologías y formas organizativas que aligeren la carga de toda forma de trabajo social, disuelvan las distinciones innecesarias en las divisiones técnicas del trabajo, liberen tiempo para actividades libres individuales y colectivas, y disminuyan la huella ecológica de las actividades humanas.

9. Las divisiones técnicas del trabajo sean reducidas mediante el uso de la automatización, robotización e inteligencia artificial. Aquellas divisiones técnicas del trabajo residuales consideradas esenciales estén disociadas de las divisiones sociales del trabajo tanto como sea posible. Las funciones administrativas, de liderazgo y de control deberían rotar entre individuos dentro de la población general. Nos liberemos del dominio de los expertos.

10. El poder monopólico y centralizado sobre el uso de los medios de producción sea conferido a asociaciones populares mediante las cuales las capacidades competitivas descentralizadas de individuos y grupos sociales se movilicen para producir diferenciaciones en las innovaciones técnicas, sociales, culturales y de estilos de vida.

11. Exista la diversificación más amplia posible en formas de vivir y de ser, de relaciones sociales y relaciones con la naturaleza, y de hábitos culturales y pensamientos dentro de asociaciones territoriales, comunas y colectivos. Se garantice el libre e ilimitado pero ordenado movimiento geográfico de individuos dentro de territorios y comunas. Los representantes de las asociaciones se junten regularmente para evaluar, planificar y emprender tareas comunes y tratar con los problemas comunes a diferentes escalas: biorregional, continental y global.

12.Todas las desigualdades en la provisión material sean abolidas aparte de aquellas implicadas en el principio de cada cual según su o sus capacidades y a cada cual según su o sus necesidades.

13. La distinción entre el trabajo necesario hecho para otros distantes y el trabajo acometido en la reproducción de uno mismo, el hogar y la comuna sea gradualmente borrada, de manera que el trabajo social se integre en el trabajo doméstico y comunal, y el trabajo doméstico y comunal se convierta en la forma principal de trabajo social no alienado y no monetizado.

14. Todo el mundo debería tener iguales derechos a educación, salud, vivienda, seguridad alimentaria, bienes básicos y acceso abierto al transporte para asegurar la base material para la libertad para vivir sin la miseria y para la libertad de acción y movimiento.

15. La economía converja en el crecimiento cero (aunque con margen para desarrollos geográficos desiguales) en un mundo en que el desarrollo más grande posible de las capacidades y energías humanas tanto individuales como colectivas y la búsqueda perpetua de la innovación prevalezcan como normas sociales desplazando la manía por el crecimiento compuesto perpetuo.

16. La apropiación y producción de fuerzas naturales para necesidades humanas deberían mantener un ritmo sostenido pero con la máxima consideración para la protección de ecosistemas, la máxima atención prestada al reciclaje de nutrientes, energía y materia física hacia los lugares de los que vinieron, y un abrumador sentido de re-encantamiento con la belleza del mundo natural, del cual somos una parte y al cual podemos contribuir mediante nuestras obras.

17. Los seres humanos no alienados y las personas creativas no alienadas emerjan armadas con un nuevo y confiado sentido de sí mismos y de seres colectivos. Nacido de la experiencia de relaciones sociales íntimas contraídas libremente y la empatía con los diferentes modos de vivir y producir, emergerá un mundo donde todos sean considerados igualmente merecedores de dignidad y respeto, incluso al bramar el conflicto sobre la definición apropiada de la buena vida. Este mundo social evolucionará continuamente mediante revoluciones permanentes y continuas revoluciones en las capacidades y energías humanas. La búsqueda perpetua de la innovación continúa”.

Enlace (en inglés):
http://www.thewhitereview.org/features/seventeen-contradictions-and-the-end-of-capitalism/

IU: razones y lecciones de una derrota

24 marzo, 2015

Fuente: http://www.lamarea.com

28 de mayo de 2014, Rafael Escudero.

Se miren por donde se miren, los resultados de Izquierda Unida en las elecciones europeas son un tanto decepcionantes. Aunque considerable, la subida de votos y escaños sólo ha dejado satisfecha a la dirección federal. “Estamos triplemente satisfechos”, se escuchó decir al cabeza de lista durante la noche electoral. Frente a esta valoración, muchos militantes y simpatizantes sienten lo contrario: que IU ha perdido una ocasión de oro para crecer y hacer crecer a la izquierda en el Estado español; y, lo que puede ser todavía peor, que su dirigencia no parece haber captado el mensaje que muchos votantes de izquierdas lanzaron el domingo.

Me encuentro entre quienes piensan así. Resulta cuanto menos frustrante que IU no haya sabido aprovechar el descrédito del bipartidismo y el creciente desencanto de la ciudadanía -especialmente, de la más joven- con el régimen nacido de la transición y de la Constitución de 1978. Tampoco ha sabido poner en valor el trabajo de su militancia en la PAH, el 15-M o las distintas mareas, es decir, su diaria y continua participación en las luchas por los derechos y la dignidad de las personas. En esta línea, es sorprendente que tampoco haya sabido destacar -dado que de elecciones europeas se trataba- su larga trayectoria contraria a este modelo por que que discurre el devenir de la Unión Europea. Recordemos lo que le costó a IU (escisión incluida) su negativa a Maastricht y recordemos también los calificativos que se dirigieron desde el establishment a economistas, politólogos y juristas cercanos a la formación que denunciaron la deriva y efectos que produciría esta errada forma de dirigir la “construcción” europea. Hoy, años después, cuando la UE se dirige hacia lo que IU pronosticaba entonces en solitario y la realidad ha venido a darle la razón, Izquierda Unida ha sido incapaz de recordar y reivindicar su trayectoria. Me temo que las “condiciones objetivas” empiezan a estar hartas de esperar a IU.

Acostumbrada a mirar al PSOE o a sí misma, IU ha dejado de mirar a otros lados. En concreto, a las demandas de cambio de métodos, estructuras y formas de hacer política que mucha gente venía expresando desde tiempo antes de las elecciones del pasado domingo. Y que no sea porque la dirección no estaba avisada. En el interior de la propia organización, muchos militantes advirtieron que esto podía pasar. Sin embargo, la dirección federal hizo oídos sordos a estas llamadas de atención. Prefirió enrocarse y optar por un método de selección de la candidatura propio del pasado. Al final, la lista europea se configuró por un “comité de sabios” que actuó (como de costumbre) sin transparencia y siguiendo las viejas prácticas de reparto de cuotas de poder -en este caso, de escaños- entre familias, sensibilidades y grupos varios. Todo, con tal de no abrir las ventanas de la organización y escuchar lo que desde la calle se demandaba.

En política los métodos determinan los resultados. Así, de un mal método no podía salir una buena candidatura. Se eligió como cabeza de lista a un experimentado europarlamentario, pero desconocido para buena parte de la población. Sobre todo, para el sector de la misma a la que IU debiera dirigirse con mayor atención; un sector muy identificado con las demandas y formas del 15-M y que conecta mucho mejor con un perfil y un modelo de liderazgo distinto. Dado que esta organización cuenta con personas que dan muy bien ese perfil (incluido el mediático), parece claro que la única razón de la elección del cabeza de lista es la mera supervivencia de esa generación de políticos de IU que se resiste a dejar paso a otras personas y formas de hacer política.

Y es que en IU todavía persisten restos de la cultura de la transición. Aunque la mayoría de su militancia tiene muy clara la opción por un proceso constituyente y una ruptura democrática con el régimen de 1978, su dirección no desdeña los acuerdos de mesa camilla con los partidos del régimen a cambio de prebendas o puestos de poder. Como sucedió, por ejemplo, cuando IU entró en el juego del reparto de los miembros del Consejo General del Poder Judicial con el PP y el PSOE. Este tipo de pactos desconcierta a la propia militancia y hace difícil atraer hacia IU a esa parte de la ciudadanía (que existe, como se pudo ver el domingo) que denuncia el bipartidismo y apuesta clara y rotundamente por el proceso constituyente como única forma de enfrentarse al proceso destituyente de democracia y derechos que en la actualidad sufrimos.

Volvamos a la lista electoral. Su problema no residió únicamente en su cabeza. El segundo puesto se reservó para la dirección de Comisiones Obreras (ocupada, no obstante, por una muy buena sindicalista). Extraño mensaje el que se mandó con esta decisión, puesto que, a las críticas que recibe desde buena parte de la izquierda la dirección de CCOO y su forma de enfrentarse a los gobiernos y políticas de PSOE y PP, hay que sumar que en su día el sindicato apoyó ese tratado de Maastricht en el que se sentaron las bases de este proyecto europeo dirigido por la Troika. Y, por si con esto fuera poco, años después CCOO apoyó la llamada Constitución europea, ante la que también se opuso IU. En suma, parece que la lista electoral se ha utilizado más bien como un instrumento con el que la dirección de IU busca asegurarse un apoyo para su futura supervivencia política; en este caso, de la dirección del sindicato.

Además, no terminaron aquí las extrañas decisiones electorales. El tercer puesto de la lista quedaba reservado de entrada para Iniciativa per Catalunya Verds, tradicional aliado en estas lides. Esta decisión tampoco es muy coherente con la posición que ambas formaciones ocupan en el Parlamento europeo. Mientras que IU ha apostado fuerte por el grupo de la Izquierda Unitaria Europea, liderado por Alexis Tsipras, es más que presumible que ICV vuelva a incorporarse al grupo de Los Verdes, cuya posición ante la Europa de la Troika es cuanto menos errática. Esta discrepancia de posiciones políticas dentro de una misma lista no se ha explicado a los electores y esto también ha podido pasar factura. Y hablando de Catalunya, ni la lista ni el discurso de IU ha tenido el punto clave de recoger la relevancia de la cuestión del derecho a decidir e incardinarla en el discurso general sobre el proceso constituyente republicano y federal que mantiene la formación.

Con estos condicionantes, el resto de la lista se veía ya muy lejos. Ni la presencia en estos puestos de candidatos más cercanos a movimientos y luchas sociales ni la enorme movilización de las bases de IU ha sido suficiente para generar la ilusión que también desde la izquierda han generado otros. Si a esto sumamos una campaña electoral mal diseñada, basada en el modelo de “caravana electoral” más propio de los años ochenta y noventa que de la época post 15-M, así como unos cuantos errores clamorosos, como por ejemplo el de preguntar a la Junta Electoral sobre la participación del candidato de Podemos en las tertulias televisivas, el resultado final estaba ciertamente cantado. Y de ahí la decepción que se vivió en muchas sedes de IU el domingo por la noche.

Pero ya no es el momento de lamentarse, sino de cambiar los métodos de hacer política y sentarse a escuchar, dialogar, tender puentes, pactar y construir con quienes estén dispuestos a generar ese frente amplio que cambie radicalmente el curso político en las próximas citas electorales. Incluyendo, por supuesto, con quienes han demostrado que sí se puede movilizar e ilusionar a la gente en un proceso electoral. Por favor, háganlo antes de que sea demasiado tarde.

Rafael Escudero es profesor titular de Filosofía del Derecho
Universidad Carlos III de Madrid

Contra la ciencia, otra vez

22 marzo, 2015

Fuente: http://www.infolibre.es

Los que se escudan en la Constitución y en el tribunal que la administra para impedir que la voluntad de los ciudadanos amplíe las libertades y conduzca la sociedad por nuevos derroteros, se la pasan por el forro cuando de poner rumbo hacia las cuevas de Altamira se trata, llevándonos sin el menor recato a la España del medievo, el oscurantismo y la superstición.

Antes de adoctrinar a los alumnos en la escuela y emprender esta campaña contra la ciencia, la inteligencia y la razón, deberían recordar que vivimos en un Estado aconfesional: “Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”, Constitución española, art. 16.3.

No es necesario recordar hasta qué punto se ponen intransigentes con el cumplimiento de la llamada Carta Magna cuando les conviene, y para evitar posibles contratiempos, se han ocupado de plagar el Tribunal Constitucional de magistrados de su cuerda, presididos por un compañero de partido que dio buena muestra de su posición jurídico-ideológica antes de ponerse al frente del máximo órgano de los jueces.

También sorprende el amor que le han cogido a la Constitución, cuando de todos es sabido que su líder espiritual y político, al que sacan del sarcófago cada vez que las encuestas les son desfavorables, el políglota José María Aznar, artífice del milagro económico cuyos resultados estamos disfrutando desde hace años, se mostró en su día en contra de la redacción que llevaron a cabo los así llamados padres de la Constitución. Entonces, estos demócratas de nuevo cuño, que se estrenaban en el joven sistema postfranquista que nos aproximaba a las posturas europeas y, de paso, por una cuestión física, nos acercaba a Moscú, donde tenían su sede El Mal, echaban pestes de lo que veían como un despropósito radical y desintegrador.

Aquellos demócratas que se hicieron de centro todos a una y que aun usaban la palabra liberal, que ahora tanto les gusta, como un insulto, veían en ese compendio de artículos la antibiblia, el caos y la destrucción del orden nacional católico que con tanto acierto había guiado los destinos de la patria por el camino de la rectitud y los valores tradicionales de occidente. Sí, se cagaban en la Constitución canallesca en cuanto se tomaban un par de vinos. Pues bien, ahora les parece que es la muralla imprescindible, benefactora, salvadora e incuestionable para evitar que las hordas de progresistas antisistema asalten el orden establecido y lleven nuestra sociedad a las puertas de los dominios de satán.

No sabemos si después de la inclusión de los rezos en la escuela, la jerarquía eclesiástica paseará a Rajoy y a Wert bajo palio como si fueran la mismísima hostia, tal y como hacían con Franco, por darles tamaño privilegio saltándose la ley que rige nuestro país.

Por mí, estos fervientes seguidores del hombre invisible, pueden seguir haciendo lo que les dé la gana, incluso creerse que Monseñor Escrivá de Balaguer hizo milagros, tal y como han pretendido demostrar para poder hacerle santo, pero si Escrivá es santo, yo soy La Martirio. Claro que del que le hizo santo, Juan Pablo II, también dicen que hacía milagros, y yo que soy contemporáneo de ambos y ferviente admirador del showbusiness me he perdido ambos eventos.

No me he enterado de la hora en que echaron por la tele momentos tan señalados e insólitos, pero tal vez todo se deba a que la humildad característica de ambos les llevara a realizarlos en petit comité, para mayor regocijo de unos cuantos iniciados, o bien, que todo se tratara de un camelo orquestado para que Soraya Saénz de Santamaría y Dolores de Cospedal pudieran lucir mantilla y peineta y disfrazarse de la novia de Nosferatu que, aunque lo obligue el protocolo, parece un atuendo más propio de un aquelarre que de una santificación.

Y uno se pregunta: ¿por qué tanta humildad en la puesta en escena a la hora de llevar a cabo el milagro y tanto boato en la celebración del mismo? Eso huele mal de entrada. Juntar a miles de personas para decir que dicen que hizo… ¡Uyuyuy!

Además, otra cosa mosqueante es que siempre se les canoniza, beatifica, santifica o lo que sea, porque también en esto tienen jerarquía –estaría bueno, a ver si van a poner a Monseñor Escrivá a la misma altura de un pastorcillo abducido–, es que siempre, decía, lo hacen cuando ya están muertos. Una posibilidad es que traten de evitar que, después de tanto lío, se les pille in fraganti, como a Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, que tenía todas las papeletas para ser incluido en el santoral pero las malas lenguas de sus propios hijos, que los tenía el santo varón, así como de los miembros de una asociación de damnificados por sus fechorías pederastas –fueron tantos que dio para una asociación– le retrataron como torturador, violador, drogadicto, sádico y unas cuantas cosillas más.

Pues sí, puede ser que les hagan santos para evitar que su cuerpo pueda ser poseído por el demonio y terminen liándola parda, pero yo creo que lo hacen para que durante el acto, en la Plaza de San Pedro, no se le ocurra a la peña ponerse a pedir un bis y que el milagrero celebrado de turno se vea en la obligación de disculparse y decir eso de: “Es que no me sale”, como hacen los niños chicos cuando estrenan el juego de magia que le han traído los reyes.

Pues bien, estos señores de la jerarquía eclesiástica, de la mano del Gobierno, se han colado en las escuelas para decirles a los niños que la felicidad no es posible sin dios. Los de la Coca-Cola es de suponer que pedirán lo mismo y así sucesivamente hasta dejar a los niños más tontos de lo que han entrado, con lo que se conseguirá el efecto contrario al que persigue la educación.

También pretenden hacer creer a los niños que el hombre invisible –las mujeres están allí para servir, no tendría sentido que fuese mujer–, ha creado todo lo que vemos, empezando por el universo, el cosmos, el espacio sideral donde viven los de Star Trek. Todo lo malo dicen que es cosa del libre albedrío, de la libertad que dio al hombre para hacer el bien o el mal, pero no explican qué gracia le encuentra su creador a las enfermedades congénitas, ni a los miles de niños que mueren de hambre, irremisiblemente, al poco de nacer.

Ya puestos a meter en la escuela un ser sobrenatural podrían meter a uno que se enrolle mejor, que no sea tan dañino, tan perverso. No se puede dejar la capacidad de ejercer el mal en manos del hombre, que es el bicho más hijo de puta de toda su creación. Eso sólo se le puede ocurrir a un sádico: mal ejemplo para los niños.

Estas cosas que pertenecen al campo de la superstición nada tienen que ver con la educación y el conocimiento del que estos señores siempre se han mostrado enemigos haciendo correr la sangre de los científicos de antaño. Cierto es que pidieron perdón por estas atrocidades, pero manifiestan poco propósito de la enmienda al volver a introducir en la escuela tesis que destruyen la obra de aquellos que condenaron a la hoguera.

Mientras, nuestros científicos salvan como pueden sus proyectos o los suspenden por falta de medios.

Si esto no es una mierda que venga dios y lo vea, y, de paso, que dé la cara.

Para el que no lo sepa, existe una ley para condenar las “ofensas al sentimiento religioso”. ¿Y a nosotros? A los ofendidos con toda esta basura, ¿qué ley nos ampara?

En lo personal me siento muy ofendido cada vez que los creacionistas se empeñan, contra toda evidencia, en señalar que el mundo tiene diez mil años de antigüedad y sitúan a los dinosaurios en el mismo parque temático que Adán y Eva. Se resisten a abandonar la mítica imagen de Raquel Welch en la película Hace un millón de años. Al menos, el productor de la película le da un millón de los 4.450 millones de años que dicen los científicos que tiene nuestro planeta, más menos un 1% de error. Bueno, vale, les concedemos ese margen.

Una ofensa a la inteligencia que han metido en los colegios, con el agravante de que el más ignorante incrementará sus puntos de cara la selectividad, y todo ello, como dice el ministro, para primar la excelencia.

Contra la libertad, contra la mujer, contra los pobres, contra los trabajadores, contra la sanidad, contra la educación y, ahora, también contra la ciencia. ¿De dónde salen? Uno que no cree en el creacionismo se pregunta: ¿de qué mutación proto fascio troglodita proceden? Todo un misterio que la ciencia, si tuviera presupuesto, debería estudiar. Vaya tropa. Y encima, roban.

La sociedad filamtrópica Partido Popular

20 marzo, 2015

Fuente: http://www.eldiario.es

Somos la sociedad filantrópica Partido Popular. Hacemos una gran labor social. Háganos su donativo. No se lo diremos a nadie. Ni a Hacienda.

Javier Gallego, 19/03/2015 – 20:00h

Somos la sociedad filantrópica Partido Popular, organización humanitaria y caritativa encaminada a mejorar nuestras condiciones socioeconómicas y las de nuestros donantes. Nos dedicamos a la beneficencia inversa: logramos que los que menos tienen financien a los que tenemos más. Tenemos proyectos de cooperación al desarrollo de las grandes fortunas. Aceptamos sus donativos a cambio de contratas públicas y diversas prebendas, nos los repartimos en cómodos sobresueldos libres de impuestos y financiamos nuestras campañas autosolidarias. Ayudamos a los que nos ayudan, les ayudamos a ayudarnos y nos ayudamos.

Somos un concepto revolucionario de solidaridad. Solidaridad con la clase millonaria, solidaridad con la clase insolidaria. Ya era hora de que alguien diese un paso al frente y defendiese su causa. Estamos contra esta injusta discriminación de los que discriminan, contra el trato desigual hacia los que provocan la desigualdad, contra el maltrato hacia los que maltratan. ¡Los ricos también tenemos derechos, no solo privilegios! Ya hay suficientes ONG que se ocupan de los desarrapados. Nosotros venimos a cubrir una demanda social desatendida, mejorar aún más la vida de los que mejor la tienen. La filantropía empieza por la oligarquía.

Somos una entidad benéfica. Además de mercadillos de bolsos de Louis Vuitton, nuestras obras de beneficencia incluyen la evasión de capitales, el fraude fiscal y la simulación de contratos para nuestros miembros y la amnistía para nuestros socios evasores. No se preocupe usted por sus cuentas opacas. La Agencia Tributaria es entidad colaboradora nuestra. También colaboramos estrechamente con la Administración de Justicia, a la que ayudamos a agilizar sus trámites, eliminando pruebas, sumarios y jueces con demasiada tarea. La justicia es ciega y nosotros ponemos la venda. Hacemos desaparecer la corrupción haciendo desaparecer los casos. Hacemos desaparecer a los imputados llamándoles ‘investigados’. Hacemos desaparecer a Bárcenas llamándole “ese señor” y mandándole a Baqueira. Hacemos desaparecer nuestros impuestos llamándonos Cáritas.

Somos una organización sin ánimo de lucro. Aquí todo lo que entra se reparte en sobres, sobresueldos y cenas. Nuestros más de nueve millones de euros de beneficio, procedentes en su mayoría de las subvenciones públicas, se reinvierten en ayuda social a nuestros directivos, en proyectos de i+D de ingeniería financiera y en la mejora de las instalaciones de nuestra sede, sita en la calle Génova, donde tenemos hasta un balcón para salir a saludar a los simpatizantes que hacen posible que sigamos haciendo nuestra incansable labor benéfica con los menos necesitados. El que ayuda a un ladrón tiene un puesto en la Administración. Ayúdenos a ayudarle.

Y, además, somos necesarios. Hacemos una labor solidaria con las organizaciones que viven de la solidaridad. Nosotros ponemos los pobres, los parados y los desahuciados, ellos ponen los bancos de alimentos, los albergues y las literas. También es caridad contribuir a la caridad. Si nosotros no hiciéramos nuestro trabajo, ellos no tendrían el suyo. Creamos empleo con el desempleo. Somos los voluntarios que hacen posible el voluntariado. Cooperamos para que haya cooperantes. Ponemos los hambrientos que Cruz Roja alimenta. Creemos en la igualdad de los pobres entre sí y en la redistribución de la riqueza entre nuestras cuentas. Ser pobre es fácil, pero ser rico requiere ayuda económica.

Somos la sociedad filantrópica Partido Popular. Hacemos una gran labor social. Háganos su donativo. No se lo diremos a nadie. Ni a Hacienda.