Archive for 30 junio 2015

¿Puedo odiar al ministro del Interior sin que me detenga?

30 junio, 2015

Fuente: http://www.eldiario.es

La libertad de expresión, amenazada por un ministro integrista que ve por todas partes “incitación al odio”.
Isaac Rosa, 25/06/2015 – 23:19 h.
Diaz-Congreso-impulsar-iniciativa-suprimir_EDIIMA20150610_0178_17
Foto: EFE
¿Puedo, en uso de mi libertad de expresión, odiar al ministro del Interior, compartir ese odio con los demás, incluso incitaros a que también vosotros lo odiéis? ¿Me sirve esa libertad para desacreditar o menospreciar a Fernández Díaz? ¿Puedo hacer un chiste humillante sobre el ministro? ¿Y puedo tuitearlo? Veamos si podemos usar nuestra libertad de expresión sin que el ministro nos acuse de todo aquello que acusa a Zapata y a otros: incitación al odio, descrédito, menosprecio, humillación, tal como están recogidos en el Código Penal.

En principio, el ministro no es una víctima. Ni del terrorismo, ni del antisemitismo. Si lo fuese del franquismo, tendríamos barra libre para humillarlo, pero no es el caso. Salvada esta primera línea roja, no pensemos que ya podemos mofarnos de él alegremente, no.

Con el actual Código Penal en la mano, deberíamos tener especial cuidado con que no parezca que al meternos con Fernández Díaz difundimos “informaciones injuriosas” o provocamos “a la discriminación, al odio o a la violencia contra grupos o asociaciones” por “motivos racistas, antisemitas y otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia o raza, su origen nacional, su sexo, orientación sexual, enfermedad o minusvalía”. Solo faltó que añadieran la coletilla: “y cualesquiera otros motivos”, pues ahí ya cabe casi todo.

Es decir, que en el caso del ministro, ya deberíamos andar con pies de plomo si nuestro chiste, tuit o artículo se refiere por ejemplo a su mítica conversión al catolicismo más integrista durante una visita a Sodoma-Las Vegas. Cuidadito con que parezca que lo menospreciamos por su condición de miembro del Opus Dei, de misa diaria, rezo del rosario y pertenencia a grupos ultracatólicos.

Pero si además tardamos unos días en meternos con el ministro, cuidado que entrará en vigor la nueva redacción del Código Penal, que achica aun más los límites de la libertad de expresión. A partir del 1 de julio las conductas punibles serán tantas, y sobre todo tan interpretables, que la libertad de expresión se va a convertir en una pequeña nota al pie del Código Penal. De verdad, léete la nueva y extensísima redacción del artículo 510, y verás cómo corres a revisar tus tuits antiguos y borrar como loco. Porque con ese texto en la mano, un ministro talibán podría lanzarse a una cruzada implacable si le apetece.

Y esa es parte del problema: que tenemos un ministro talibán. Un integrista, si prefieren. Y quizás estoy pisando ya la difusa línea roja, pero me arriesgo. ¿De qué otra forma llamamos a un ministro que ha dicho que vive la política “como un magnífico campo para el apostolado y la santificación”? A un tipo así, que sale cada mañana de misión, lo colocas al frente de la policía y le pones en la mano un Código Penal con una manga tan ancha, y en dos días deja Twitter reducido a una sucesión de fotos de gatitos y comentarios al último Master Chef.

Antes de la ‘leyes mordaza’, ya estaba penado ofender, discriminar o incitar al odio contra víctimas y otros colectivos. Pero en casos de poca monta la interpretación de los jueces solía primar la libertad de expresión. Hasta que llegó el ministro apóstol y empezó a ver “incitaciones al odio” por todas partes: una pitada al himno, un chiste, burlas por el accidente de un avión, tuits de mal gusto, amenazas indefinidas. Y llegaron las detenciones de tuiteros: el community manager superenrrollado de la Policía se transmutó en agente que se presenta en casa de un chaval bocazas (menores de edad a veces) y lo detiene. Un chaval, o un músico, en redadas fantasmales como esa ‘Operación Araña’.

Si ya está pasando con el actual Código Penal, esperen a ver lo que es capaz de hacer con el nuevo texto un ministro apóstol, con una fiscalía a su servicio, y con asociaciones tan integristas como él dispuestas a poner la denuncia. Yo, por si acaso, declaro aquí que el señor ministro es una bellísima persona, al que deseo lo mejor. Amén.

¡Ayuden a Grecia, eviten el suicidio de Europa!

29 junio, 2015

Fuente: http://www.ctxt.es

grecia

MADRID | 28 DE JUNIO DE 2015

Las políticas neoliberales de la Troika y de la Unión Europea han llevado al límite el sueño y las promesas de una Europa solidaria, unida y de progreso social. Los principios y valores fundadores de la Unión han sido violados y sacrificados en el altar del omnímodo poder de unos bancos irresponsables, que prestaron a mansalva durante años sabiendo positivamente que estaban creando burbujas de crecimiento ficticio y una deuda impagable.

En comunión de intereses con los grandes partidos europeos, el poder económico especulador ha impuesto en Europa la idea fundacional de la agenda ultraliberal (No hay alternativa), y ha convertido un continente admirado en todo el mundo en un proyecto mercantilista, en el que se aniquilan derechos y libertades y se toleran niveles de paro, desigualdad, pobreza e injusticia que solo fueron conocidos en la posguerra mundial.

La situación de asfixia económica, la crisis humanitaria y la falta de horizontes generada entre las poblaciones más vulnerables de los Estados más endeudados por esas políticas tecnocráticas es intolerable y debe terminar cuanto antes. La negociación con Grecia es solo el último ejemplo de que los políticos que dirigen las instituciones en la UE y la Troika gobiernan para los bancos y no para los ciudadanos.
CTXT quiere hacer un llamamiento urgente a la Unión Europea, de la que somos ciudadanos, para que ayude al Ejecutivo griego, libremente elegido hace solos seis meses, a gestionar con calma y sin presiones ni chantajes la emergencia social que fue producida por sus antecesores en el Gobierno, unos políticos que durante décadas promovieron la corrupción, el despilfarro y la evasión fiscal sin que la UE protestara y que después, con la llegada de la crisis, admitieron sin rechistar ni rendir cuentas las condiciones leoninas y el austericidio impuestos por los acreedores.

Pedimos también a Francia y a Alemania, los países que más dinero prestaron a Grecia y que más comisiones ilegales pagaron para fomentar sus negocios y exportaciones, que admitan una quita importante de la deuda griega y concedan una tregua inmediata a los ciudadanos del país heleno. No es verdad que no hay alternativa. Puede haberla, pero para que la haya es preciso que Europa se dé cuenta de que no es posible construir nada abandonando a los más débiles por el camino y olvidando las bases (paz, justicia, democracia y prosperidad) sobre las que se edificó la UE.

Lo contrario, seguir exigiendo hasta el infinito el pago de una deuda impagable (350.000 millones) a un país arruinado, no solo es una imprudencia temeraria sino que, muy probablemente, conducirá a un nuevo suicidio de Europa, el tercero en apenas 100 años.

English version: Help Greece, Stop the European Suicide!

El silbido en el campo del Barça, ¿por qué?

28 junio, 2015

Fuente: http://www.vnavarro.org

Artículo publicado por Vicenç Navarro en la columna “Pensamiento Crítico” en el diario PÚBLICO, 9 de junio de 2015.

Este artículo analiza las causas del silbido que se hizo en el campo del Barça.

En el inicio del partido Barça-Athletic Club, cuando sonó la Marcha Real Borbónica con el Rey Felipe VI presente, hubo un silbido general por parte de la gran mayoría del público presente, compuesto principalmente por catalanes y vascos, silbido que se ha interpretado como un insulto a España y a su población, dando pie para que todo tipo de nacionalismos a los dos lados del Ebro movilicen las banderas para enfrentar a la población que vive en distintas partes del territorio español. No es por casualidad que el gobierno del Partido Popular, partido heredero de las fuerzas conservadoras que dominaron el aparato del Estado español durante la dictadura, se haya movilizado inmediatamente, exigiendo mano dura contra los silbadores, que, según tal partido, quieren romper la unidad de España. Hay que recordar que el golpe militar contra la democracia establecida durante la II República se hizo bajo el argumento de “salvar la unidad de España frente a rojos y separatistas”, iniciándose así uno de los gobiernos más represivos (por cada asesinato político que cometió Mussolini, Franco cometió 10.000) y reaccionarios que hayan existido en Europa durante el siglo XX, responsable del enorme retraso económico, cultural y social de España. Esto que digo no es una opinión personal. Esta es la realidad ampliamente documentada, aunque desconocida, ignorada, marginada y ocultada en este país.

Hoy la estrategia electoral para las próximas legislativas del partido político heredero de aquellas fuerzas y que hoy gobierna España, el PP, se basa en tres supuestos a través de los cuales intenta movilizar a la población. Uno es la recuperación económica que, según ellos, está ocurriendo en España. El otro supuesto es, según ellos, el caos económico que se crearía en caso de que gobernaran las izquierdas. Y el tercero es el peligro de que España se divida, presentándose a sí mismos como los grandes defensores de la unidad de España, enarbolando la bandera y el himno borbónicos como los símbolos de España.

El problema con esta estrategia es que cada uno de estos supuestos es falso. No hay recuperación visible que mejore el bienestar y calidad de vida de la mayoría de las clases populares de España. Por otra parte, es altamente probable que un gobierno de coalición de izquierdas aplicara políticas económicas que mejorarían el bienestar y la eficiencia económica del país. Y por último (y por mucho que lo diga la Constitución), para millones de españoles ni el himno ni la bandera borbónicos representan a España. Es más, las fuerzas conservadoras españolas que controlan el Estado, que siempre se presentan como las grandes defensoras de la unidad de España, son las responsables de que aumente el rechazo hacia el Estado español, provocando con sus políticas y declaraciones que muchos ciudadanos no se sientan representados por este Estado monárquico. Hoy, la gran mayoría de la población española está de acuerdo con los famosos eslóganes del 15-M “no nos representan” o “lo llaman democracia, y no lo es”.

La Transición inmodélica

Este Estado monárquico fue resultado de una Transición inmodélica, debido al enorme desequilibrio entre las fuerzas conservadoras (que controlaban el Estado y la mayoría de medios de comunicación y persuasión) y las democráticas, lideradas por las izquierdas (que acababan de salir de la prisión y de la clandestinidad o del exilio), carentes de poder institucional. Consecuencia de ello es que la Constitución asigne al Ejército, sucesor del Ejército golpista, defender, por la fuerza si es necesario, la unidad de España, siendo su jefe el Rey, cuya bandera, la borbónica, y su himno (una Marcha Real) se convierten en los símbolos nacionales.

Esta visión es la opuesta a la que las fuerzas democráticas habían sostenido y por la que habían luchado durante la II República. Hay que recordar que los partidos de las izquierdas, incluyendo el PSOE, habían sostenido durante la clandestinidad la concepción del Estado español como un Estado plurinacional, al que los pueblos de las distintas naciones estarían unidos voluntariamente, y no por la fuerza, exigiendo el derecho de autodeterminación (que ahora se llama derecho a decidir) para cada una de estas naciones. Fue consecuencia del enorme desequilibrio de fuerzas en la Transición que esta concepción de España fuera prohibida en la Constitución, siendo vetada por el Monarca y por el Ejército. ¿Es de extrañar que la población catalana y la vasca silbaran a aquellos símbolos borbónicos?

Este rechazo no implica necesariamente un rechazo hacia la población española o a España (no hay ningún sentimiento extendido en contra de la población procedente de cualquier territorio español en Catalunya, como es fácil de ver en sus calles), sino al Estado Borbónico español, una diferencia esencial. Hoy la mayoría de catalanes no favorecen la independencia, aunque la mayoría, alrededor del 80%, quiere tener el derecho a decidir su articulación con el resto de España (la distinción entre soberanismo e independentismo raramente se hace por parte del nacionalismo españolista o por el independentismo catalanista).

El rechazo no es a España, sino a los símbolos del Estado borbónico, que también representaron a las personas que ocuparon Catalunya. La represión de las clases populares en Catalunya y en el resto de España fue llevada a cabo por tropas del Ejército golpista que llevaban la bandera y el himno borbónicos, y que se impusieron en muchas partes de España. ¿Qué no se acuerdan?

Hoy estamos viendo el fin de la Primera Transición. Y la población está transformando su rechazo y enfado hacia el Estado central en apoyo a fuerzas políticas que perciben como favorables al cambio. Y uno de esos cambios significa la demanda de una Segunda Transición, con el establecimiento de un Estado social y plurinacional, con el derecho de autodeterminación, que garantice el deseo de unidad expresado democráticamente, con la puesta en marcha de una España variada, justa, democrática, poliédrica (en lugar de radial) que permita el nacimiento de otra España. Estamos viendo hoy que ello está ocurriendo a lo largo del territorio español. Las elecciones municipales y autonómicas son el inicio de un terremoto político que ha dado pie a coaliciones que están pidiendo esta Segunda Transición, y la represión para impedirla incrementará más esta petición.

Una última observación. Se me dirá, como se me ha dicho miles de veces, que en realidad, la población en España ya apoyó por referéndum que estos símbolos monárquicos fueran los que representaran a España, subrayándose además que esta aprobación fue incluso más extensa en Catalunya. Este tipo de argumento deliberadamente ignora que en aquel momento las dos opciones que se presentaban a la población eran continuación de la dictadura o aparición de la democracia, siendo por lo tanto lógico que la población apoyara la segunda alternativa. Pero a la población española nunca se le ha dado la posibilidad de escoger entre Estado republicano o Estado monárquico, y la enorme docilidad de los medios de información y persuasión a la monarquía es en sí un indicador del enorme temor y pánico que tiene el establishment español a que hubiera un auténtico debate que permitiera a la ciudadanía la elección de un sistema sobre el otro. Para este establishment es esencial que se establezca una continuidad entre el régimen anterior y el actual, impidiendo, por todos los medios, que se estableciera una ruptura con el Estado anterior. Así de claro.

Desde el soviet con amor

27 junio, 2015

Fuente: http://www.eldiario.es

Desde que han ganado los nazis comunistas bolivarianos independentistas de la ETA y el GRAPO de Carmena y Colau, esto es un sindiós.
Que lo ha dicho Esperanza, que se ha acabado la democracia, que ya no podremos votar, que nos van a deportar a Siberia y nos van a llevar al Gulag.
Lo siguiente es cerrar las fronteras, las cartillas de racionamiento y el plan quinquenal. ¿Qué va a ser esto, Venezuela?
Dicen que van a volver las checas. La verdad es que yo eso, ni tan mal. Por mí que vuelvan las checas y que vuelvan también las suecas.
JAVIER GALLEGO, 02/06/2015 – 07:31 h.

Les escribo desde el soviet con enorme preocupación. Desde que han ganado los nazis comunistas bolivarianos independentistas de la ETA y el GRAPO de Carmena y Colau, esto es un sindiós. El sol no sale por Antequera que sale por Tiananmen, hay crímenes en las calles, fornicación en las aceras, conventos que arden y monjas on fire que van de tuiteras, curas violadores y rojos que se comen a nuestros niños en la merienda, el almuerzo y la cena. Ha llegado la barbarie y la molicie, el vicio y el fornicio, la holganza y la mudanza. Es el fin de la civilización, la decadencia de Occidente, el ocaso del cristianismo, el crepúsculo de los dioses, la caída del Imperio, el saqueo de Roma, la toma de la Bastilla, la derrota de las Termópilas, el fin del orden democrático constitucional. ¡El acabose, el terminose, el fuese, el final!

Que lo ha dicho Esperanza, que se ha acabado la democracia, que ya no podremos votar, que nos van a deportar a Siberia y nos van a llevar al Gulag. Pues cómo estará la condesa que no se atreve ni a aparcar en la Gran Vía, no vaya a ser que los bolcheviques se la lleven a Paracuellos y le quiten a Pecas. No me extraña que esté como está. No sé si le han caído años encima o es que le han quitado el photoshop, pero bien no se la ve. Yo la veo como ida. Dicen que la pobre ha perdido la razón. Menos mal que le queda el ABC. Ayer le publicaron un artículo de esos que antes le pagaban a 3000 euros. Poco me parece por salvar la democracia. Pero además qué estilo. Qué prosa poética, qué claridad de ideas, una detrás de otra, no como los rojos que cuando escriben se agolpan, no, qué pluma, qué finura, qué todo. Te mezclaba a Goebbels con Carmena con una soltura que parecía Pemán. Se titulaba “La verdad” y la verdad es que tenía más razón que José Antonio. La verdad es que ella ha ganado las elecciones y se las quieren robar.

Lo que no me ha quedado del todo claro es si la lideresa quiere un frente de centro-centro céntrico centrado en el centro central de todo lo que está a la derecha de la izquierda o un gobierno de concentración concéntrica o un ayuntamiento de la CEDA. Pero que si hay que dar otro Tamayazo, se da. ¡No será por cuentas en Suiza, caja B o billeteras! Que saquen las tarjetas black y a untar a quien haya que untar. Y si hay que irse de mani antisoviética, pues se va. Borjamari, aunque no sea 20N, nos cogemos la pulserita y la bandera y a gritar a Colón, a Ferraz y adonde sea. Aunque seamos cinco o seis. Alguien tiene que salvar a España ahora que Franco no está. Hay que evitar a toda costa que lleguen los populistas que he leído en ABC que van a frenar la inversión extranjera. Lo siguiente es cerrar las fronteras, las cartillas de racionamiento y el plan quinquenal. ¿Qué va a ser esto, Venezuela?

Pasan cosas muy raras desde que han llegado los soviets y eso que aún no han empezado a mandar, pero detienen por corrupto al delegado del Gobierno del PP en Valencia, al partido de la gente seria le acusan de responsabilidad en una caja negra de más de un millón de euros, a seis de sus dirigentes les imputan como organización criminal, el recuento de papeletas de las municipales del Ministerio del Interior no concuerda con el número de votantes. Hay que ver qué mala es la extrema izquierda, que aún no gobiernan y ya somos un país de pandereta. Y luego el ayuntamiento de Madrid se lía a triturar sus documentos para hacer confeti como si esto fuera un cumpleaños de Ana Mato y hubiera algo que celebrar. ¿Pero qué se celebra, que nos hemos convertido en una república bananera? ¿Ya ha tumbado la monarquía “la indeseable” de Manuela Carmena, como la ha llamado ese gran periodista que es Carlos Herrera?

Es comprensible que Juan Felipe Froilán de Todos los Santos Marichalar y Borbón haya perdido los nervios y haya llamado “puto chino” a un oriental. Normal: si es que los rojos no vienen solos, si es que viene también la amenaza amarilla. Y dicen que van a volver las checas. La verdad es que yo eso, ni tan mal. Por mí que vuelvan las checas y que vuelvan también las suecas. ¡Mientras no vengan las soviéticas a llevarnos al gulag!

Por ahora eso es todo lo que puedo contarles. Gracias a dios aún no han nacionalizado los medios ni han acabado con la libertad de expresión. Seguiremos informando. Si nos dejan. Desde el Soviet con amor.

Javier Gallego es el director de Carne Cruda, el programa de eldiario.es que se emite los martes y jueves a las 12h en http://www.carnecruda.es.

El pelotón que fusiló a Lorca

26 junio, 2015

Fuente: http://www.expreso.ec

lorca

La cara es el espejo del alma, dice con voz queda Miguel Caballero, el investigador que cerró el gran puzle de la muerte de Federico García Lorca con la identificación de quienes apretaron el gatillo: el pelotón que fusiló al poeta en Granada. Mariano, Benavides, Salvaorillo, Fernando, Antonio y Cascales. Cinco hombres sin piedad y uno con remordimientos.

Mientras recita sus nombres, Caballero contempla una vieja foto de Mariano, el jefe mal encarado del piquete de ejecutores. “Era de carácter frío para fusilar”, añade como queriendo completar el retrato.

Madrugada del 17 de agosto de 1936. El termómetro marca 16 grados. Solo los haces de luz de dos coches cuyos motores runrunean en el silencio rompen la oscuridad sobre el barranco de Víznar. En el segundo automóvil, un Buick descapotable de color rojo cereza, hace Federico su último viaje. A su lado lloran su maldita suerte dos banderilleros anarquistas y un maestro cojo con muletas. Se detiene la comitiva y empiezan los empujones, en la curva a la derecha que hay a la altura del cortijo Gazpacho.

Cuatro hombres saben que van a morir. Seis, que van a matar, porque la guerra los ha convertido en verdugos. Matarifes del disparo en la nuca, o en la frente, por la promesa de 500 pesetas de sobresueldo y un ascenso como guardias de asalto.

Quizá Federico estaba muerto antes de recibir los dos tiros de gracia. ¿Cómo no morirse al ver entre quienes te dan el paseo a aquel pariente de tu padre, el Benavides? Después anduvo el indeseable voceando por Granada el pim-pam-pum: “Le he dado dos tiros en la cabeza al cabezón”. Frase que un compinche suyo, fanfarrón y mentiroso porque nunca estuvo allí, reformularía en los bares para pasar a la historia de la infamia: “Le he dado dos tiros en el culo por maricón”. Era un pelotón secreto, hasta hoy. Aquella madrugada -el reloj no daba las cuatro-, el cabo Mariano dispuso de su escuadra al completo. Todos con sus pistolas Astra (modelo 902 calibre 7,65 mm) al cinto y sus fusiles Mauser (modelo 1893) llenos de munición. Todos para hacer verdad, de manera póstuma, el verso que Federico había escrito -y tachado luego- el Poeta en Nueva York: “Y me ofrezco a ser devorado por campesinos españoles”.

Hijo de jornaleros era Mariano Ajenjo Moreno, jefe del piquete y, con 53 años, el más veterano de los seis matarifes. Y Antonio Benavides Benavides, nieto de la hermana de la primera mujer del padre de Lorca, también tenía sangre de campo, por más que durante 10 años probara suerte como emigrante en Buenos Aires y, antes, su 1,64 de estatura le impidiera seguir la carrera de las armas, en la que destacó por su fiereza y crueldad en la guerra de Marruecos. Terminó sus días en una vida depravada.

Todo lo suyo, y lo de Salvador Varo Leyva, Salvaorillo, el hijo huérfano de un zapatero de Chiclana; y lo de los campeones de tiro Juan Jiménez Cascales y Fernando Correa Carrasco; además del historial de Antonio Hernández Martín, con el que se cierra el pelotón, está en sus expedientes militares, que fueron la piedra de toque con la que Miguel Caballero pudo contrastar y cerrar su investigación, después de tres años y medio de labor detectivesca en registros civiles, cementerios y charlas con los más viejos del lugar.

Porque todos los que vivieron las últimas horas de Lorca, desde su detención en la casa familiar de su amigo Luis Rosales, donde se hallaba alojado, hasta que su cuerpo fue arrojado sin vida a una fosa frente al cortijo Gazpacho, están muertos salvo la mujer que le llevó su última cena.

Se llama Eva María Rocaberti, tiene 101 años y la memoria roída por el alzhéimer. Vivía en Víznar con su marido, Manuel Martínez Bueso, hombre de confianza del capitán al mando de las tropas en el frente de Víznar, José María Nestares. Aunque fueran tiempos de gran matanza (la sublevación de Franco contra la II República había empezado un mes antes), los verdugos del fusilado más famoso de la Guerra Civil no han podido hacer desaparecer sus nombres de la Historia.

Coincidiendo con el 75 aniversario de la matanza (y del inicio de la guerra), Caballero los ha desenterrado, sin más propósito que contar toda la verdad. El teniente coronel retirado de la Guardia Civil Nicolás Velasco (mano derecha del gobernador de Granada), fue quien, en ausencia del funcionario, ordenó la detención y posterior traslado de Lorca al barranco. Las acusaciones, poco claras, se han relacionan con su afinidad con el Frente Popular y su abierta homosexualidad.

El investigador sugiere que el dramaturgo fue víctima de un ajuste de cuentas entre familias. Su padre, Federico García Rodríguez, estaba enfrentado a las familias Roldán y Alba. Velasco era protector de los Roldán.

13:30 del 16 de agosto. El exdiputado derechista Ramón Ruiz Alonso, el falangista Federico Martín Lagos y el abogado Juan Luis Trescastro (rival político, años atrás, del padre del poeta) se presentan en el número 1 de la calle Angulo de Granada, el domicilio familiar de los Rosales, para llevar detenido a Lorca (quien había buscado refugio en sus amigos, tras ser golpeado una semana antes por un piquete de exaltados) al Gobierno Civil. De allí, caída la noche, sería traslado en coche a La Colonia, en Víznar, un viejo molino que funcionaba como centro de detención y corredor de la muerte para quienes iban a ser fusilados sin juicio ni procedimiento penal.

Y allí, apartados de la vista de todos es donde se cruzan los destinos de Lorca y el pelotón del cabo Mariano. “Llegó sobre las 11:30 o 12 de la noche”, dejó dicho Nestares en una entrevista, a finales de los 60, con el investigador Eduardo Molina Fajardo.

“Yo estaba dormido”, proseguía su relato Nestares, “y entró y me despertó el teniente de asalto Martínez Fajardo. Me dijo que llevaba una orden para fusilar a cuatro. Uno de ellos era Federico. A mí me molestaba atrozmente esto. Llamé a Manolo Martínez Bueso para que los guiara, los vigilara y presenciara la ejecución”.

Pero fueron uniformados de Nestares quienes mataron a Lorca. “Eran soldados sin sentido de culpa. Solo uno, que sepa, dio muestras de sufrir las ejecuciones como un martirio. Era Jiménez Cascales”, dice Caballero. “Esto no es para mí”, se lamentaba cuando Nestares lo asignó por su precisión como tirador. Quienes convivieron con él temieron que terminara loco.

Han pasado 75 años y Caballero, el investigador, abre los brazos en cruz marcando sobre la tierra el lugar donde él cree que fueron ejecutados y sepultados Federico García Lorca, los banderilleros anarquistas Francisco Galadí y Juan Arcoya Cabezas y Don Dióscoro, el maestro cojo de Pulianas que les contaba a sus alumnos que Dios no existía.

“Por aquí, por aquí…”. El sitio dista 400 metros del que señaló el biógrafo lorquiano Ian Gibson y donde la Junta de Andalucía realizó hace poco la célebre, y fallida, excavación en busca de Lorca.

“De los banderilleros -explica- Galadí era el más peligroso”. Que los fusilaran con Lorca fue puro azar de aquellos días atroces. A Lorca nadie lo olvidará. Él se quedó sin nadie en vida. De niño le mataron a su padre, un guardia forestal, su madrastra y un hermanastro. Al morir, nadie reclamó su cuerpo. Terminó en un osario común. Dicen que fueron dos tiros. Que iba en pijama.

Los mitos sobre Ucrania

25 junio, 2015

Fuente: http://www.vnavarro.org

Artículo publicado por Vicenç Navarro en la columna “Dominio Público” en el diario PÚBLICO, 18 de septiembre de 2014.

Este artículo analiza los mitos promovidos por los medios de mayor difusión para apoyar la intervención militar de EEUU y la Unión Europea en Ucrania, y que podría determinar una III Guerra Mundial.

Uno de los focos de tensión más alarmantes que existen hoy en Europa es la guerra civil en Ucrania, que puede derivar en un conflicto bélico internacional que continúe el conflicto político y económico que se ha desarrollado entre EEUU y la Unión Europea, por un lado, y Rusia, por el otro, conflicto que tendría enormes repercusiones, todas ellas negativas, para Europa, incluyendo España. En realidad, el conflicto existente está ya dañando considerablemente la economía europea, incluyendo la española. Y lo que es incluso más preocupante es que, leyendo los mayores medios de comunicación españoles, no se percibe el enorme riesgo que existe hoy de que la nueva Guerra Fría se convierta en una Caliente. Hoy hay tropas estadounidenses y de la OTAN en territorio ucraniano, apoyando a un lado de este conflicto militar que se caracteriza por su hostilidad hacia las partes del país pro rusas, a las que apoya el gobierno ruso presidido por el Sr. Putin, el cual ha puesto en alerta a las tropas rusas en las zonas de su territorio fronterizas con Ucrania.

Como en todo conflicto, las causas son múltiples, y todos los actores tienen su parte de responsabilidad. Pero algunos son más responsables que otros. En artículos anteriores (“Lo que no se está diciendo sobre Ucrania”, Público 18.03.14, y otros colgados en mi blog http://www.vnavarro.org) he ido señalando hechos, raramente mencionados en los medios de información españoles (pero sí documentados en la prensa extranjera, citada en mis artículos), que cuestionan las principales explicaciones que han aparecido en tales medios sobre las causas de dicho conflicto, analizándolos uno por uno. En este artículo quisiera hacer un resumen de los mitos que los establishments de Washington y Bruselas están promoviendo sobre las causas de la crisis y de la evidencia que los cuestiona, refiriéndose al último artículo del Profesor Cohen que desmonta lo que él llama “los mitos McCarthistas de la Segunda Guerra Fría”. El profesor Cohen, al que he citado en artículos anteriores, es uno de los mejores historiadores y analistas en EEUU de la Unión Soviética de ayer y de la Rusia de hoy. Fue asesor durante muchos años en temas soviéticos de la principal cadena de televisión estadounidense, la CBS, y ahora ha desmontado cada uno de los mitos que el establishment estadounidense ha estado promoviendo, así como la respuesta a cada uno de ellos, en su excelente artículo “Patriotic Heresy vs. the New Cold War”, escrito en la revista The Nation (15.09.14), una de las revistas más influyentes en el mundo intelectual de EEUU.

Mito nº 1: “El problema ucraniano está causado por las ambiciones imperialistas del gobierno Putin”.

Datos.- Existe abundante evidencia de que los sectores más belicistas del complejo industrial-militar de la derecha estadounidense querían, desde hace tiempo, expandirse hacia el Este, incluyendo a Ucrania en la OTAN. Como indicó Carl Gershman, presidente de la institución (reliquia de la Guerra Fría I) National Endowment for Democracy, “Ucrania es la última joya que debemos conseguir” (dicho en 2013). Y nada menos que el Washington Post, uno de los rotativos más influyentes en la capital estadounidense, escribió que “Occidente quiere terminar el trabajo que se inició con la caída del muro de Berlín y planifica expandirse hacia el Este… el gran objetivo es Ucrania”, (escrito en 2014).

Mito nº 2. La ciudadanía de Ucrania quiere liberarse de Rusia e integrarse en la UE.

Datos.- Ucrania es un país que dista mucho de ser uniforme. Existen grandes diferencias entre el oeste y el este del país. Diferencias que son religiosas, lingüísticas, étnicas, culturales, económicas y políticas. Ucrania es un Estado que presenta una enorme diversidad, que ha dado pie a numerosas tensiones dependiendo, en parte, de quien gobierne aquel país. Las regiones este y sur, definidas en los medios occidentales como pro rusas, son muy cercanas a Rusia, pues fueron parte de dicho país durante un gran periodo de su historia. De ahí que sean muy próximas a Rusia, no solo por su idioma, sino también por su cultura, etnia, religión y costumbres.

Mito nº 3. La crisis ucraniana se inició cuando en noviembre de 2013 Bruselas y Washington ofrecieron al gobierno de Kiev que se integrara en la Unión Europea, lo cual generó una respuesta hostil, incluso bélica, de Rusia.

Datos.- Es interesante señalar que esta explicación admite que no era Putin el que, en sus supuestas ansias imperialistas, deseaba incorporar en su imperio a Ucrania, o parte de su territorio, pues, según este mito, la respuesta de Putin fue una reacción a la propuesta de Bruselas al gobierno ucraniano. De ahí que no fuese el gobierno ruso el que inició las tensiones.

Pero más importante que este dato (ignorado en los medios) es que la oferta de Bruselas (que era, por cierto, muy desventajosa para Ucrania, pues exigía una serie de medidas de austeridad que España y el Sur de Europa conocen bien) incluía unas medidas que señalaban la necesidad de integrarse en el sistema de seguridad, incluyendo militar, de Occidente, insinuando (como señala el profesor Cohen) que se integrara en la OTAN (que tiene bases militares por todas las partes que rodean Rusia).

Mito nº 4: El gobierno existente en Kiev fue depuesto por unas movilizaciones populares por parte de la mayoría de la población ucraniana, que exigía una integración en la UE.

Datos.- El gobierno era presidido por un oligarca, pero había sido elegido democráticamente. Y las supuestas movilizaciones populares estaban dirigidas, en parte, por miembros del partido nazi, que había luchado contra la Unión Soviética durante la II Guerra Mundial, siendo una de las primeras medidas que el nuevo gobierno adoptó la de anular el idioma ruso como el oficial del Estado, iniciándose una gran agresión hacia la población pro rusa, que es mayoritaria en el este del país. Estos actos incluyeron incendiar edificios de los sindicatos, quemando vivos a dirigentes de los movimientos pro rusos. Asumir que Rusia debía tolerar tales hechos es, en sí, una provocación. Era inevitable que Rusia respondiera como respondió.

Mito nº 5: Putin es un enorme peligro porque es una persona con ansias imperialistas.

Datos.- Putin no es un santo, como Cohen (y yo) hemos señalado. Es un oligarca carente de sensibilidades democráticas. Y dirige una casta procedente del aparato del Partido Comunista Soviético, transformada en una especie de mafia que controla la economía rusa. Pero su respuesta ahora es lógica y razonable, como también señala Cohen. El comportamiento del Oeste no le deja otras posibilidades, habiéndolo arrinconado, sin poder hacer otra cosa que lo que está haciendo, que es defenderse, a la vez que intenta resolver el enorme problema que el Oeste ha creado en la puerta de su casa.

De ahí que personajes claves de la 1ª Guerra Fría, y que no son sospechosos de tener simpatías pro rusas, como el que fue Secretario de Estado en EEUU, el Sr. Henry Kissinger, hayan criticado duramente esta demonización de Putin por considerarla profundamente errónea, y que puede abocar a una situación muy negativa para el Oeste, no dejándole otra alternativa al gobierno ruso que la de aliarse con el gobierno chino.

Mito nº 6: Las sanciones económicas forzarán a Putin a entrar en razón.

Datos.- Esta estrategia ignora que tales sanciones movilizan a la población rusa en su apoyo al gobierno Putin. En esta estrategia se olvida el enorme sacrificio que Rusia (la Unión Soviética) hizo al derrotar a la Alemania Nazi. En realidad, la libertad de la que hoy goza Europa se debe a los 22 millones de ciudadanos soviéticos que murieron para derrotar a Hitler. El argumento de las sanciones económicas desconoce la enorme capacidad de sacrificio que tiene el pueblo ruso cuando se considera agredido injustamente, como fue el caso entonces y lo es también ahora.

Mito nº 7: La solución pasa por que Putin acepte lo que propone el Oeste.

Datos.- La solución pasa por que Ucrania se convierta en una federación o en un Estado descentralizado que reconozca la diversidad del país, tal como están dispuestos a aceptar –bajo presión de Putin- los rebeldes pro rusos.

Estos son los datos que se ocultan en la lucha ideológica llevada a cabo por los medios de comunicación y persuasión en España.

Un análisis de la Unidad Popular desde la Economía Política

24 junio, 2015

Fuente: http://www.eldiario.es

“La Unidad Popular es el único instrumento posible para la salvación de una sociedad y una comunidad política que se está disputando una forma de vida”, afirma el autor.

Alberto Garzón Espinosa – Candidato de IU a la presidencia del Gobierno, 22/06/2015 – 20:10 h.

En los siglos XVIII y XIX los economistas clásicos analizaban los fenómenos sociales usando una herramienta llamada Economía Política, que expresaba en sí misma el error de analizar por separado los fenómenos económicos (de producción, distribución y consumo) de los políticos (relaciones institucionales de poder). La preocupación de estos economistas, que iban desde Adam Smith hasta Karl Marx, residía en las formas de distribución del excedente económico entre clases sociales. Es decir, otorgaban una importancia nuclear al análisis de las relaciones de producción y de las condiciones materiales de vida de las personas.

Con la llegada de la teoría neoclásica a los centros de estudio (universidades e instituciones de pensamiento) la economía política se vio desbordada por la llamada desde entonces ciencia económica o economics. Desde ese momento la economía se convertiría en un espacio fundamentalmente autónomo de la política y de cualquier otro ámbito social. Ya no importaba la estructura de clases en la sociedad ni tampoco la distribución funcional de la renta, sino que todo quedaba relegado a un análisis instrumental para la asignación de recursos escasos. La economía, vista así, pasaba a considerarse equivalente en rigor y capacidad a cualquier ciencia técnica. Así las cosas, emergía una consecuencia esencialmente política: sería posible formar a técnicos o tecnócratas de lo económico, capaces de gestionar los recursos desde la neutralidad ideológica. Emancipar las instituciones económicas, tales como los bancos centrales, de las decisiones políticas y democráticas sería por lo tanto una decisión correcta.

Curiosamente, casi al mismo tiempo y en el ámbito del análisis político una ola de pensadores también defendía la idoneidad de desconectarse de lo económico. Así, la idea de que existía una autonomía plena de lo político fue haciéndose fuerte entre los pensadores sociales. En la práctica significaba defender la posibilidad de explicar los fenómenos sociales –y también los electorales- sin atender a la estructura económica. La pobreza de esos análisis ha sido tal que ha derivado en meros estudios sobre la comunicación política, sobre el discurso político, sobre el tacticismo electoral y siempre bajo una concepción de la política puramente mercantilista. Es decir, análisis de lo político basados en la existencia de un mercado tanto de oferta (productos, que son los partidos y sus representantes) como de demanda (votos, que son los ciudadanos). Un lugar éste donde la ideología, lo económico y las condiciones materiales de vida de las personas no parecen explicar nada.

He comenzado con las precisiones anteriores porque me parece fundamental desvelar las insuficiencias y riesgos que arrastran los análisis que no aceptan la relación dialéctica que existe entre la economía y la política. No se trata de asumir que el hecho económico es el único hecho determinante, como establecían los estrechos manuales soviéticos. Se trata, más bien, de asumir que el análisis de la coyuntura se encuadra siempre en una estructura económica, y que dentro de ella se produce un juego recíproco de acciones y reacciones entre el aspecto económico y otros factores. Esa es, creo, la mejor tradición de análisis y la herramienta más potente para explicar los fenómenos sociales actuales.

Por eso conviene aclarar que considero imposible entender el momento actual sin atender al menos a tres aspectos. El primero, cómo se ha modificado la estructura social en las últimas décadas. El segundo, cómo ha variado la concepción del mundo de las gentes que conforman nuestra comunidad política. El tercero, cómo se desenvuelve el plano internacional, esto es, las relaciones dentro de la economía mundial. Sostengo que sin estudiar estos tres aspectos de análisis, cualquier intento de interpretar los fenómenos sociales es simplemente construir castillos en el aire.

El análisis de la coyuntura desde la economía política

En primer lugar, las transformaciones del capitalismo en España desde 1978 han sido extraordinarias. El proceso de inserción en la economía mundial, fundamentalmente a través del ingreso en la Unión Europea, ha conllevado un proceso de especialización productiva de nuestra economía así como un acentuado proceso de desindustrialización. Todo ello ha convertido a nuestra economía en dependiente tanto de centros industriales –caso de Alemania- como de la demanda internacional de turismo. La situación de fragilidad de nuestra economía es prácticamente total, con una especialización en sectores de bajo valor añadido y, en consecuencia, con difícil capacidad para elevar los salarios reales de los trabajadores en dichos sectores. En términos de modelo de crecimiento conviene insistir en que la burbuja inmobiliaria y el llamado milagro económico sólo fueron posibles gracias al elevado endeudamiento privado y la financiación por parte del sistema financiero privado internacional (especialmente bancos alemanes y franceses). Ambos fenómenos se retroalimentaban en un juego de relaciones económicas simbióticas consentido y promovido desde la propia Unión Europea.

Esa dinámica económica ha ido modificando claramente la estructura social del país. Al fin y al cabo, España no ha estado ajena a la transformación social ocurrida en todos los países capitalistas de Occidente en los que las formas de organización fordista han ido dando paso a formas posfordistas. Hasta tal punto que podríamos sostener que en nuestro país conviven hoy y al mismo tiempo dos sociedades antagónicas. Una es de carácter fordista, caracterizada por la seguridad laboral, los contratos indefinidos, la garantía de cobro de futuras pensiones y, en esencia, certezas económicas y vitales. La otra sociedad es de carácter posfordista, caracterizada prácticamente por todo lo contrario: los contratos temporales, parciales y de absoluta precariedad, la ausencia de propiedades y la incertidumbre respecto al futuro económico y vital. A ello hay que añadirle el análisis generacional, en tanto que la mayoría de los jóvenes caemos en la sociedad posfordista mientras que nuestros padres viven aún en la sociedad fordista. Estos fenómenos han sido a veces analizados como el fin de la clase media y la existencia de una ruptura generacional. Estoy de acuerdo, con matices, con tales tesis.

En segundo lugar, todos esos fenómenos económicos han modificado la concepción del mundo de las personas. ¿Cómo va a pensar la política y la economía de la misma forma quien cobra dos mil euros, tiene una vivienda en propiedad y veintitantos años cotizados que quien vive a salto de mata y sólo contempla la posibilidad de emigrar para intentar sobrevivir? Ello afecta, en consecuencia, a los relatos políticos, tales como los dominantes desde 1978 y la Cultura de la Transición, y también a los relatos vitales, tales como el famoso vivirás mejor que tus padres. Algo que es por cierto transversal políticamente, dado que afecta a izquierda y derecha de las organizaciones tradicionales. No es de extrañar, entonces, que uno de los motores de cambio sean las personas jóvenes que buscan nuevos relatos políticos así como oportunidades vitales. La creencia en lo tradicional se apaga y emerge la necesidad de la alternativa.

En tercer lugar, el plano internacional y cómo se desenvuelve la economía mundial también importa. Ya no estamos en los años inmediatos que siguieron a la Segunda Guerra Mundial, y actualmente son muchos las economías nacionales que compiten internacionalmente por un hueco en el mercado. Además, en las últimas décadas el dominio casi absoluto del capital financiero sobre la economía productiva y la política ha convertido a la economía mundial en terreno abonado para las crisis financieras. Las últimas inyecciones billonarias de liquidez al sistema financiero no es sino la enésima prueba de ello. Pero, también, la crisis económica de los países del sur ha sido aprovechada como oportunidad política para un mayor ajuste neoliberal. Un ajuste caracterizado por una nueva vuelta de tuerca consistente en procesos de desregulación, privatización, reformas laborales ampliamente regresivas y reformas de adelgazamiento del Estado en general.

Ello puede entenderse mejor si atendemos al verdadero proceso constituyente que ha dominado toda Europa en las últimas décadas. Un proceso que tiene como objetivo adecuar las instituciones políticas y jurídicas a las necesidades del capitalismo financiarizado y globalizado. Así es como debemos entender el Tratado de Maastricht, el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, la fracasada Constitución Europea –recuperada en el Tratado de Lisboa- y el futuro Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y Estados Unidos. Pero no sólo. La reforma del artículo 135 de la Constitución Española así como las reformas financieras, laborales, de las instancias del Estado y las administrativas son también parte del mismo proceso constituyente. Todo ello inserto en un escenario donde la economía se ha alzado como reina y ama de la política, dejando así a los gobiernos institucionales como meros apéndices del poder y, en el mejor de los casos, como pequeñas molestias desorganizadas.

Hablamos de un proceso constituyente dirigido por las oligarquías económicas y políticas de la Unión Europea, pero que necesita destituir a su vez el orden social e institucional precedente, es decir, el conocido como Estado Social. Precisamente eso es lo que está en juego en este momento en todo el sur de Europa, también en España. Y es la destrucción de esas conquistas sociales, que es una destrucción progresiva pero aparentemente imparable, la que ha provocado la reacción de la sociedad en diferentes formas. Con formas que ya predijo el propio Karl Polanyi con su tesis del doble movimiento.

El aspecto político del proceso

El hito del 15M fue, a todas luces, la manifestación de la frustración de la gente ante un proceso que aunque era imperceptible para la mayoría sí que provocaba efectos más que evidentes en sus vidas cotidianas. El paro, la precariedad y los desahucios alimentaban la conciencia de las gentes sencillas y corrientes, los de abajo, pero también el hambre, la miseria y la desigualdad amenazaban con convertir el escenario social en un hervidero.

El Fondo Monetario Internacional lo sabía, y por eso en su informe de Agosto de 2013 sobre España alertó sobre el riesgo de estallidos sociales y sobre el riesgo del desplome del bipartidismo. Era el verano en el que las mareas estaban demostrando su fuerza contra las privatizaciones y en defensa de los servicios públicos. También las marchas de la dignidad buscaban encontrar nuevas herramientas de organización al margen -o en el mejor de los casos junto con- los partidos políticos tradicionales y sindicatos. Ante ello, el Gobierno respondió en pocos meses con una Ley Mordaza y con mayor represión.

La irrupción de Podemos en la primavera de 2014 pilló al Régimen y las instituciones internacionales por sorpresa, obligándoles a reaccionar. La Casa Real fue la primera, con un lifting de restauración borbónica. Las grandes empresas y las grandes fortunas buscaron nuevas formas de responder, desde la política, a la canalización de la rabia y frustración que estaba haciendo la izquierda, ahora con porcentajes de estimación de voto que superaban el 25%. Así vino el apoyo empresarial y del Régimen a nuevas fuerzas políticas de restauración. Una restauración política que, en el seno del Estado, supondría la consolidación del neoliberalismo como forma de vida y del proceso constituyente neoliberal como forma institucional.

Este es el punto aproximado en el que nos encontramos en la actualidad. Con fuerzas sociales y políticas de transformación ofreciendo una alternativa al Régimen –en su aspecto más político- y al capital financiero europeo –en su aspecto más económico. Y con una fuerte respuesta de ambos enemigos, que es lo que son, tanto en Grecia como en España.

En esta tesitura sólo hay una oportunidad para la mayoría social: la Unidad Popular. El 24M ha emergido como segundo hito político, tras el 15M, para revelar la potencialidad que tiene la unidad popular como fuerza de desborde de las fuerzas políticas del bipartidismo y del Régimen en general. Sólo en las elecciones municipales, y particularmente en ciudades con presencia de candidaturas de Unidad Popular, ha sido posible romper la espina dorsal del bipartidismo. En los procesos autonómicos ha sido imposible. Conviene, además, saber distinguir entre los partidos del Régimen y el Régimen mismo, que suma a las nunca neutrales instituciones del Estado.

La Unidad Popular no es, por lo tanto, una herramienta para la maximización de actas de diputados. Tampoco es una consigna electoral. Es, por el contrario, el único instrumento posible para la salvación de una sociedad y una comunidad política que se está disputando una forma de vida. No sólo en el Estado español. Se trata de escoger entre la consolidación del neoliberalismo, facilitado por un futuro triunfo del bipartidismo, o entre la constitución de una alternativa económica y social construida desde la ruptura democrática y desde abajo. Desde las entrañas de una sociedad que demanda pan, trabajo, techo y dignidad. Reiteremos nuestro llamamiento a la altura de miras ante un momento político crucial para la historia de los pueblos de Europa.

Cómo los medios han estado promoviendo el neoliberalismo: el caso de La Sexta Noche, Al Rojo Vivo y TV3

22 junio, 2015

Fuente: http://www.vnavarro.org

Artículo publicado por Vicenç Navarro en la columna “Dominio Público” en el diario PÚBLICO, 28 de mayo de 2015.

Este articulo critica la promoción del neoliberalismo por parte de los programas mediáticos de mayor difusión del país.

Se habla mucho, con razón, de la gran inmunidad de la que gozan figuras y personajes del mundo político, financiero y económico que, a pesar de haber sido condenados por los tribunales, permanecen inmunes a cualquier sanción. El grado de tolerancia hacia tal inmunidad es un indicador más de la baja calidad de la democracia española.

Pero existe otro tipo de inmunidad, la inmunidad profesional, que ni siquiera se reconoce como censurable. Es cierto que en algunas profesiones como la médico-sanitaria, existe un sistema de sanciones para su mala práctica. Si un cirujano comete un error y, como consecuencia de ello, el estado de salud del paciente queda negativamente afectado, existe la posibilidad de que tal cirujano reciba algún tipo de sanción y sufra un notable descrédito profesional. Pero ello no ocurre en otras profesiones, como en las áreas económicas, situación que se muestra con toda claridad en el caso de los gurús económicos que aparecen y son promovidos por los mayores medios de información y persuasión del establishment. Periodistas y economistas que analizan, pronostican y/o promueven políticas económicas que sistemáticamente han perjudicado el bienestar de la población permanecen inmunes a cualquier sanción o desprestigio. En realidad, a pesar de sus malas prácticas, continúan gozando de enormes cajas de resonancia, provistas por aquellos medios cuya mayor función es reproducir la sabiduría convencional favorable a los mayores intereses financieros y económicos que dominan los medios.

Uno de los casos más notorios de impunidad son los economistas de tendencia liberal (es decir, hablando claro, neoliberal) que, a través de aquellos medios, han estado proponiendo y promoviendo políticas económicas de claro corte neoliberal, como recortes del gasto público, incluyendo el gasto público social, y reducciones en la accesibilidad a servicios públicos de primera necesidad (como sanidad y educación, entre otros), así como reformas laborales que han provocado un gran descenso salarial, políticas todas ellas que han tenido unas consecuencias enormemente negativas para el bienestar de la población y para el estado de la economía. Pues bien, a pesar de la enorme evidencia científica que existe mostrando el desastre (y no hay otra manera de definirlo) que han significado tales políticas, dichos economistas continúan apareciendo en los medios, y continúan recetando las mismas políticas. Hay múltiples ejemplos de ello. Veamos dos de ellos.

El economista del establishment mediático español

Uno de los economistas más promocionados en España es el economista José Carlos Díez, el columnista en temas económicos de mayor visibilidad en El País, asesor económico de la SER y de La Sexta (tanto en el programa Al Rojo Vivo como en La Sexta Noche). Es asesor en temas económicos del candidato del PSOE, el Sr. Pedro Sánchez, y lo fue antes del Sr. Zapatero, cuando predijo toda una serie de hechos que fueron claramente erróneos, cuando no falsos. Analicemos sus diagnósticos y pronósticos:

En el año 2006 (09.06.2006) pronosticó en El Mundo que “la probabilidad de ver una caída significativa del precio de la vivienda es cercana a cero”. En realidad, desde 2007, el precio cayó nada menos que un 36%, según señaló el Instituto Nacional de Estadística. Más tarde, en abril del 2007, en la revista Economía Exterior escribió que “se tiene que contrarrestar el mito de la burbuja inmobiliaria en España”, negando la existencia de una burbuja inmobiliaria. Tal diagnóstico y pronóstico habla por sí mismo de su incompetencia. Hubo una burbuja inmobiliaria que se expandió y luego explotó, contribuyendo a la Gran Recesión. Más tarde, en 2009, y para minimizar el impacto negativo de la burbuja, escribió en Cinco Días (22.11.2009) que los precios de la vivienda en 2009 habían ya tocado fondo. Los datos –los testarudos datos- sin embargo, mostraron que tales precios continuaron bajando y bajando. También en 2009 intentó ridiculizar a los que alertamos de las consecuencias negativas de las políticas públicas impuestas (y digo impuestas, pues no tenían mandato popular al no estar en su programa electoral) por el gobierno español presidido por el Sr. Zapatero, escribiendo en Cinco Días que “los escenarios apocalípticos de seis millones de parados, con tasas de desempleo del 25%, están siendo refutados por la realidad”. En realidad, el paro alcanzó más tarde no el 25%, sino el 26%, con 6,2 millones de parados. Por si no fuera poco, tal personaje también indicó en Cinco Días (22.11.2009) que el sistema financiero español era sumamente eficiente, diagnóstico que el Presidente Zapatero repitió en una conferencia de prensa en Nueva York, meses antes de que colapsara, mostrando que el sistema financiero español era (y continúa siendo) uno de los más ineficientes en el mundo, habiéndole costado más dinero (en términos proporcionales) al ciudadano español el reavivarlo, que en cualquier otro país de la UE-15, reavivación que ha alcanzado unos niveles de complicidad política escandalosa.

Es difícil encontrar un gurú mediático con mayores errores de diagnóstico y prescripción. Invito al lector a que imagine, por un momento, qué le ocurriría a la reputación de un cirujano que hubiera diagnosticado y tratado a un paciente tantas veces mal como ha hecho el Sr. Díez en sus diagnósticos y pronósticos económicos. Le aseguro que el cirujano habría sufrido un enorme descrédito y raramente hubiera aparecido en los medios. No así con el “experto” en cuestión, que ha hecho tanto daño con las políticas que ha propuesto, basadas en un diagnóstico y pronóstico claramente erróneos. A pesar de los síntomas de tanta incompetencia, nada ha pasado. La SER, La Sexta y El País, entre otros, continúan presentándolo como el gran “experto”. Durante la última campaña electoral, dicho “experto” ha sido el experto económico de tales medios, presentando su doctrina neoliberal bajo el nombre de ciencias económicas. Además de ignorancia, este personaje se caracteriza por su arrogancia, presentándose como un científico, promoviendo el ideario liberal de la dirección del PSOE.

Dos ejemplos recientes de este ideario aparecieron, de nuevo, cuando en el programa Al Rojo Vivo de La Sexta, se le preguntó al que es su asesor económico, el Sr. Díez, su opinión como “experto” sobre las propuestas hechas por el candidato de Podemos a las elecciones de la comunidad de Madrid. El supuesto experto lo criticó por proponer políticas redistributivas cuando la prioridad debería ser, según él, el facilitar medidas que estimularan el crecimiento, repitiendo el famoso e incorrecto diagnóstico (lo que también han hecho todos los portavoces de la derecha española -el PP y Ciudadanos en España y CDC y UDC en Catalunya-) de que “para distribuir antes hay que crecer”. Tal aseveración ignora que en una economía deprimida, como la española (incluyendo la catalana), las políticas redistributivas, que aumentan la capacidad adquisitiva de las clases populares, son una condición necesaria para incrementar la demanda doméstica y, con ello, el estímulo y el crecimiento económicos.

Tal promoción apareció también nada menos que en la noche del sábado, antes del día de las elecciones (violando, por cierto, la ley que prohíbe cualquier acto electoral el día anterior), cuando La Sexta Noche promovió a este supuesto experto y a su libro. En dicha presentación, el “experto” de ese programa defendió las políticas de recortes del Sr. Zapatero, promovió la reforma laboral (atribuyendo el elevado desempleo a las rigideces laborales) y acentuó un tímido apoyo a la intervención pública, aceptando algunas reformas que antes había denunciado cuando fueron propuestas por Podemos, como es la propuesta de que el ICO debería actuar como un banco público, ayudando a estimular la innovación en las inversiones económicas. Esta propuesta la hicimos el Profesor Juan Torres y yo en el documento que distribuyó Podemos bajo el nombre de Un proyecto económico para la gente, y que el Sr. Díez ridiculizó en El País. Ni que decir tiene que, aunque aceptó que era ahora necesario hacer lo que antes había ridiculizado, no citó el origen de esta propuesta, que fue en el documento distribuido por Podemos. La incompetencia, por regla general, va acompañada de manipulación.

El dominio absoluto de tales gurús económicos neoliberales es casi absoluto, sin que se permitan otras voces críticas a tanto error, falacias y manipulaciones, permitiéndoles una enorme impunidad. La falta de diversidad ideológica de los medios en España, reproduce tal inmunidad, que se da en todas las partes del país, incluyendo en Catalunya.

El gurú económico en Catalunya

Un caso semejante ocurre en Catalunya con el Sr. Sala i Martín, un economista ultraliberal que aparece con gran frecuencia en los mayores medios de información y persuasión en Catalunya. En EEUU, sus simpatías son hacia el Partido Libertario, que es el eje del Tea Party, la ultraderecha estadounidense. En la cadena pública TV3 se le conoce como “el economista de cabecera de la casa”, monopolizando un programa que se presenta como “Classe d’economia” (Clase de economía), plataforma desde la cual imparte su ideología neoliberal, que presenta como “ciencia económica”. Fiel a esa ideología, ha ido promoviendo todas las recetas neoliberales, tales como reducciones del gasto público, incluyendo el social, la desregulación de los mercados laborales (que debilita todavía más los convenios colectivos), la privatización de la Seguridad Social y de todos los servicios públicos del Estado del Bienestar (escasamente financiados en Catalunya y en España), tales como educación, sanidad y servicios sociales, y una larga lista de recetas del ideario ultraliberal. La evidencia científica ha documentado extensamente el enorme daño que dichas políticas han hecho a la gran mayoría de las clases populares de Catalunya, lo cual no es obstáculo para que este economista continúe gozando de grandes cajas de resonancia, algunas de ellas, como TV3 y Catalunya Ràdio, financiadas públicamente, medios instrumentalizados por los partidos gobernantes de tradición conservadora y liberal.

La pasividad de las fuerzas democráticas ante tanta impunidad

La monopolización de la visión neoliberal de los fórums económicos (tanto en los mayores medios de información como en los medios económicos) es casi absoluta. Y lo que es sorprendente es la pasividad, no solo de las fuerzas democráticas del país (que deberían sentirse ofendidas por esa falta de diversidad), sino también, dentro de ellas, de las izquierdas. En el último programa de La Sexta Noche, los tres periodistas (de los seis presentes) que supuestamente representaban las izquierdas dieron la bienvenida y saludaron la presentación del supuesto “experto”, el Sr. Diez, sin ninguna voz crítica hacia tal monopolización del pensamiento económico. Y en Catalunya no ha habido una protesta pública por parte de las izquierdas parlamentarias por la monopolización tan abusiva de un programa, financiado con dinero público, llamado “Clase de economía”, por parte de un ideólogo ultraliberal en un medio público pagado por todos los ciudadanos en Catalunya. He detectado un miedo por parte de la clase política de todos los colores a enfrentarse con los medios de comunicación, miedo que también detecto, por cierto, entre los intelectuales, que temen ser censurados o vetados por tales medios, hecho del cual yo puedo dar constancia. Pero el compromiso con la democracia exige una denuncia masiva de este atropello tan claro de la democracia en este país. Hago, desde aquí, en estas líneas, una invitación a la población para que se movilice y bombardee tales medios con denuncias, recordándoles que tanto los medios privados como los públicos utilizan un bien común, cuya función es la mayor razón de su existencia. Es, por cierto, un mandato constitucional, puesto que la tan manoseada Constitución Española (que, por regla general se utiliza por las derechas del país para defender sus intereses) indica explícitamente el derecho y el deber de los medios de información a garantizar la pluralidad, algo ignorado sistemáticamente.

Una última observación

Cuando acababa de escribir este artículo, denunciando, una vez más, el comportamiento antidemocrático de los mayores medios de información, que promocionan descaradamente un punto de vista en las ciencias económicas que está causando un gran daño a las clases populares, leo un artículo en La Vanguardia, que alcanza niveles ya de escándalo. Dicho rotativo, como la mayoría en Catalunya, se ha caracterizado por una enorme hostilidad hacia Barcelona en Comú, alcanzando niveles nunca vistos ni en España ni en los países donde he vivido (Suecia, Reino Unido y EEUU). Tal artículo relaciona a Ada Colau con nada menos que Osama Bin Laden. Sí, ha leído bien, no ya con ETA (como hace la derecha española para perjudicar a las izquierdas españolas), sino con el mismo Bin Laden. ¡Todo un récord! Y el intermediario en dicha relación era Noam Chomsky, el intelectual estadounidense más conocido en el mundo. Resulta que Bin Laden había leído un libro de tal autor, lo cual fue la base para que La Vanguardia presentara a Ada Colau, que ha recibido el apoyo de Noam Chomsky, como relacionada con Osama Bin Laden (“Las cartas de amor y odio a Bin Laden”, 21.05.2015). El cretinismo y mezquindad a los cuales puede llegar la derecha española, incluyendo la catalana, no tiene límites. Son herederos directos de aquellos que fusilaron y torturaron a los demócratas durante la dictadura. Ahora que ya no pueden hacerlo físicamente, intentan hacerlo mediáticamente. Invito al lector a que se movilice para denunciar tanta desvergüenza.

Un paso al frente

19 junio, 2015

Fuente: http://www.eldiario.es

Era muy ingenuo pensar que la dimisión de Zapata amansaría a las fieras. Los tiburones, al olor de la sangre, se excitan.
Les atacan justamente por lo que han sido votados: por ser activistas y ciudadanos. No deben dimitir, deben presumir.
No deben responderles con los mismos exabruptos sino con sus actos de gobierno. Ellos ladran, nosotros cabalgamos.
Cuando vayan a por el siguiente, habrá que defenderlo porque si no, no quedará nadie cuando vengan a por el resto.

Javier Gallego, 17/06/2015 – 20:46 h.

Como era de esperar, después de Zapata, fueron a por los demás. Era muy ingenuo pensar que una dimisión amansaría a las fieras. Al contrario, los tiburones, al olor de la sangre, se excitan. Ahora la derecha no va a por uno, va a por la mitad de la lista de Carmena. La siguiente ha sido la portavoz, Rita Maestre, porque se enfrenta a una posible pena de un año por irrumpir en 2011 a pecho descubierto en la capilla de la Complutense en una manifestación no violenta, feminista y laica, contra el machismo de la Iglesia y su presencia en la universidad. La derecha recriminando a la izquierda lo que más la honra, la lucha. Permitan que me ría pero es que la broma es continua. La atacan justamente por lo que ha sido votada: por ser activista. No sólo no debe dimitir, debería presumir. No por su imputación (son gajes del activismo) sino por su compromiso.

Lo mismo deberían hacer los demás concejales. No dar un paso atrás cuando les atacan por lo que son, sino un paso al frente orgullosos de lo que han hecho. Sí, soy activista, qué pasa. Por eso estoy aquí. Me han votado porque yo estaba en la calle peleando por las libertades y derechos de la ciudadanía, mientras los que me critican estaban metidos en sus despachos legislando contra las personas o vendiendo la ciudad en comidas de negocios. Y lo volvería a hacer y lo volveré a hacer, como Ada Colau que en su primer día de alcaldesa se fue a parar un desahucio. Por eso y para eso la han votado. Para que sigan siendo activistas y ciudadanos, ahora dentro del respeto al cargo. Les han votado porque no son como esos políticos profesionales que no pisan la calle más que para bajarse del coche oficial, hacer campaña electoral o manifestarse contra los derechos del resto. Les han votado para que aparten de las instituciones a los que llevan toda la vida viviendo de ellas y comerciando con nuestro patrimonio.

Pero es que está imputada, dice Carmona que pide la dimisión de Maestre y se llama socialista al mismo tiempo. Está imputada pero no por robar, querido, sino por enfrentarse a un sistema de ladrones. Pero es que gritaban “vais a arder como en el 36”, enseñaban sus tetas y ofendieron los sentimientos religiosos, claman escandalizados los que jamás se han escandalizado de que saquen a una familia a rastras de su casa en un desahucio. El escándalo es que aún esté en el Código Penal el delito de “ofensa a los sentimientos religiosos” y que la Iglesia Católica siga teniendo templos en la universidad pública de un Estado aconfesional. En cualquier caso, que lo juzgue el juez. La lucha social tiene un precio y gente como Rita Maestre se ha arriesgado a pagarlo. Todo mi respeto. A mí no me gustan las consignas incendiarias y no las canto, pero no queman. Me gustan mucho menos los lemas de las manifestaciones pro vida y los acepto. Se llama libertad de expresión. La democracia era esto.

Hay quien se sorprende de lo que están encontrando. ¿Pero qué esperaban encontrar en la biografía de un activista indignado, una vida de santos? Pues claro que han enseñado sus tetas en una iglesia, claro que han molestado, para eso se hacen las protestas, no para la portada del Vogue, claro que han parado desahucios y se enfrentaron a la policía, claro que han escrito contra el sistema, contra este sistema, claro que han sido broncos, a veces malhablados, claro que han escrito frases encendidas e incendiarias en mitad de la refriega, como si los otros no lo hubieran hecho con discursos más sibilinos pero mucho más peligrosos, claro que han sido multados por manifestarse, claro que han sido juzgados por desafiar la injusticia, claro que se definen como “bolleras”, “camioneras” y “feminazis”, claro que han sido extremos frente a una realidad extrema y frente a la extrema derecha. Claro que sí. Claro que son radicales, hay que serlo para cambiar la realidad.

Pero no sólo vociferan, también han escrito cientos de artículos de calado político, también han participado en decenas de debates y asambleas, también han sido capaces de poner en marcha mareas, movimientos y hasta un partido político. Los errores de Ahora Madrid no son su pasado sino su presente. Lo que debería preocuparnos es que Manuela Carmena ya se haya echado atrás en su idea de crear un banco público. O que hayan dicho que han contribuido a parar el desahucio de Asun aunque los militantes que lo pararon dicen que no es cierto. O que haya propuesto por tuiter crear una cooperativa de madres para limpiar los colegios, como si la limpieza no fuera también cosa de padres. Menos mal que lo ha corregido. No seamos como la derecha cavernaria. Hay que vigilar pero hay que darles tiempo.

Deberíamos haberlo aprendido de estos días de furia en los que casi todos nos hemos visto envueltos. En cuanto amainen veremos con más claridad que hemos caído como chinches en la trampa que nos habían tendido. Lo peor es que la izquierda ha caído también en su propia trampa de la superioridad moral. Vamos a dar ejemplo. Van a ver cómo se hacen las cosas bien. No puedes enseñar a quien no quiere aprender. Entiendo que la semidimisión de Zapata puede ser terapéutica para una parte de su electorado que estaba disgustada con sus tuits. Pero, sinceramente, no puedes tener la piel tan fina cuando te enfrentas a un rinoceronte. A ver si aprendemos. Quieren acabar por las malas con lo que no pudieron acabar por las urnas. ¡No quieren perder sus prebendas, sueldos y contratos! La nueva política no debe responderles con los mismos exabruptos sino con sus actos de gobierno. Dejad que ladren ellos, eso significa que cabalga el cambio.

No hay mal que por bien no venga. Por si no lo sabían, ya saben a lo que atenerse. Cuando vayan a por el siguiente, habrá que defenderlo porque si no, no quedará nadie cuando vengan a por el resto. Ni un paso atrás. Un paso al frente.

Con la República no se juega

17 junio, 2015

Fuente: Bailando con ratas

tricolor

Sr.Sánchez, señores dirigentes del PSOE, ya está bien. Ya está bien de jugar con una forma de Estado cuya defensa significó la muerte, la cárcel, la esclavitud, el exilio de millones de españoles y la represión policial de tres generaciones. Ya está bien. Muestras más que suficientes han dado ustedes de su falta de vocación republicana, una vocación y unos ideales que hace tiempo cambiaron con tal de mantenerse en el poder unas veces y otras por seguir aspirando a él desde la oposición política al partido gobernante. Pero, por favor, dejen de jugar con algo tan importante.

Se ha parado el PSOE a pensar cual sería la reacción de los republicanos de ese Frente Popular, del que formaba parte, al contemplar como se alían con los herederos del franquismo para impedir, por activa y por pasiva, que el pueblo español, de forma democrática, exprese mediante referéndum su opinión sobre el sistema de estado que desea. Se imaginan lo que aquellos valientes podrían llegar a pensar al oírles decir que se sienten republicanos, pero que apoyan una monarquía impuesta por el dictador que les asesinó y masacró. Se imaginan ustedes lo que piensan de ello sus descendientes. De verdad, ¿no les da vergüenza?.

Saben ustedes cuantos cientos de miles de españoles gritaron ¡¡¡Viva la República!!! instantes antes de ser fusilados al borde de una fosa, de una cuneta o contra la tapia de un cementerio para facilitar la desaparición de los cadáveres. Saben ustedes los sufrimientos que otros cientos de miles de españoles padecieron en los campos de concentración franquistas, en las cárceles y en el exilio. ¿Son ustedes conscientes del daño que hacen?

Ustedes tienen todo su derecho, y yo lo respeto, a defender la forma de Estado actual, pero nunca más vuelvan a decir que tienen ni tan siquiera vocación republicana, que no son republicanos salta a la vista. Después de lo de ayer en el Congreso, negándose a la celebración de una consulta monarquía-república, desde ese mismo momento, ustedes no tienen ningún derecho al respeto republicano, tampoco a tan siquiera utilizar esa grandiosa palabra que es República.

Si sorprendente fue su negación del socialismo para envolverse en la confusa socialdemocracia, no menos sorprendente es comprobar como hoy están dispuestos a pactar con la derecha todo aquello que sea necesario para seguir conservando opciones de gobierno, un abrazo al accidentalismo que les despoja de raíz del respeto de aquellos socialistas que lo siguen siendo. Hace poco tiempo fue Felipe Gonzalez personalmente quien admitió la posibilidad de una gran coalición PP-PSOE si las circunstancias así lo aconsejasen, un anuncio claro de lo que se ve venir, más aún si observamos las declaraciones y el comportamiento de su secretario general, sus vaguedades y sus carencias, que son muchas. Ni Madina, ni Tapìas tuvieron ninguna posibilidad en las primarias, el elegido desde el minuto uno era Pedro Sánchez, un hombre sin ideología socialista, acostumbrado a la buena vida, dócil y deslumbrado por la posibilidad de convertirse en el presidente del gobierno de España. La marioneta perfecta.

Después de lo escrito anteriormente, es ahora el momento de dar mi más sentido pésame a las bases del PSOE, a sus militantes y a sus votantes incondicionales, a los que respeto y en cierta forma admiro, siento que hayan sido traicionados por su partido. Sin duda entre ellos el sentir republicano es mayoría y además ese sentir es sincero, aparte de consecuente con las ideas que defienden.

Vuelvo ahora a pedir respeto por la República y por los republicanos, por la memoria de aquellos que dieron su vida por una España democrática, justa y en libertad. Negándoles la palabra y la posibilidad de expresarse están mancillando, una vez más, la dignidad de las víctimas y de sus descendientes. Consentir que el PP exprese en el Congreso frases como “ya estamos otra vez con el traca-traca republicano” , sin que el PSOE pida que esas palabras sean retiradas por ser ofensivas, un insulto a una gran parte de la ciudadanía española, es una cobardía y una prueba más de que el PSOE nunca moverá un dedo por la República, como ya he dicho en otras ocasiones, solo si la opción republicana triunfa, que triunfará, intentarán subirse al carro y en ese momento los republicanos deberemos impedírselo por traidores.

Benito Sacaluga