Charlie, no hemos entendido nada

Fuente: http://www.ramonlobo.com

A day on, the terrorist attack on the Charlie Hebdo offices in Paris continues to shock and outrage. But it has also provoked a show of resolve, in displays of the phrase “Je Suis Charlie,” which was daubed on a statue during a spontaneous demonstration at the Place de la République, and has turned into an instantly recognizable affirmation of the need to preserve freedom of expression, even, and perhaps most vitally, when that freedom empowers some people to satirize and lampoon things that others hold sacred (pinche aquí para seguir leyendo).

Hoy he leído dos textos que trabajan en los grises, ambos en El Confidencial. Uno es de José Antonio Zarzalejos, un ejemplo permenente de inteligencia. Se titula: “La eclosión de los Pegida“. Se refiere al peligro de la extrema derecha europea, sobre todo en Alemania y Francia, una amenaza tan seria como el del islamismo radical. Ambos se retroalimentan.

El segundo lo firma Ilya U. Topper: Respetando a los caníbales: Europa es cómplice del fundamentalismo islámico. Este pone el dedo en la llaga: el problema motor no son los terroristas que matan, algo que resulta evidente, sino quienes los fanatizan y dirigen.

LOS ‘AMIGOS’ DEL PETRÓLEO

Hablamos de clérigos que predican en Europa valores contrarios a nuestras leyes sin que nadie les pare los pies; hablamos de países supuestamente amigos, como Arabia Saudí, que exportan fanatismo (whabismo) con una mano y petróleo con otra. De esos países amigos brota el dinero que financia al Estado Islámico y otras organizaciones similares.

Topper habla de la política del avestruz que afecta a derecha y, sobre todo, a la izquierda. Predicar machismo, xenofobia, desilgualdad e intolerancia debería ser un delito.

Las medidas policiales pueden ayudar a prevenir atentados. La inteligencia política puede ayudar a no empeorar las cosas en Afganistán, Pakistán, Irak, Siria, Libia o el Magreb, si es que esto es posible. La gran batalla está aquí y es en la educación: que el pensamiento laico penetre en las escuelas y saque de ellas a las religiones, a todas. Un centro del saber no puede abrir sus puertas a mitos que se presentan como si fueran verdades reveladas e incuestionables.

RECUPERAR EL DISCURSO

Una frase de Topper sitúa el debate:

Como cualquier religión, “el islam” no existe. El islam no es más que la suma de lo que piensan en un momento concreto de la historia quienes se reconocen musulmanes.

La batalla está en las ideas, en recuperar el discurso. ¿Cómo vencer ese radicalismo sin renunciar las libertades? Ese es el reto. Además de una revolución educativa es necesario el trabajo diario a pie de terreno con las personas o grupos que se puedan sentir excluidos; es necesario que prenda una ilusión colectiva, que todos nos sintamos parte una empresa común.

La respuesta no es el ojo por ojo sino la defensa radical de la democracia, de sus valores y de la laicidad. El fanatismo empieza cuando uno llama dios a su miedo a la vida y la muerte y se lo quiere imponer a toda la sociedad.

Ánimo Charlie. Gracias Ahmed Merabat.

(Con el permiso (o sin él) de @ManelFontdevila y de @eldiarioes sobre el cinismo).

Captura de pantalla 2015-01-10 a las 11.15.20

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: