Archive for 31 mayo 2016

Así derrotó la crisis al consumo cultural en España

31 mayo, 2016

Fuente: cultura.elpais.com

La asistencia de los españoles a cines, teatros, librerías y tiendas de discos cayó un 27,7% de 2008 a 2014. Más de 4.000 empresas del sector cerraron en seis años

Una sala de cine en Madrid.
Una sala de cine en Madrid. SAMUEL SANCHEZ EL PAÍS

La cultura en España va por la orilla del nuevo tiempo digital por el que transcurre el mundo contemporáneo. El consumo de bienes culturales ha bajado un 27,7% en seis años, y el acceso a Internet ha retrocedido y asoma al país en el concepto de “empobrecimiento digital”. Un 4,5 es la nota media que dan los expertos y los gestores a las políticas públicas y privadas del sector, según el II Informe sobre el Estado de la Cultura en España: la salida digital, de la Fundación Alternativas (FA), que presentará este jueves. En tres años, la situación cultural del país, en cuanto a gestión, ha pasado de estar en la encrucijada a “las peores perspectivas imaginables”, si no se toman medidas pronto, dice Nicolás Sartorius, vicepresidente ejecutivo de FA, quien habla de “desastre” cuando se refiere a las políticas de apoyo a la cultura.

Aunque el valor de la cultura no se puede cuantificar, el impacto de sus políticas sí tiene números, según este informe, de 2008 a 2013-14. Se trata del periodo de la crisis, “pero no todo lo malo se puede atribuir a ella. También hay una cierta resistencia y falta de ingenio para asumir la transición al nuevo paradigma”, reflexiona Sartorius.

Los números hablan: mientras el sector representa entre el 3,5% y el 4% del Producto Interior Bruto (PIB), el consumo ha pasado de 17.000 millones de euros en 2008 a 12.000 millones en 2013, es decir, 5.000 millones de euros menos (ver cifras completas en el recuadro).

DESCENSOS Y RETROCESOS

– El sector representa entre el 3,5% y el 4% del Producto Interior Bruto (PIB).

– El consumo de bienes culturales ha descendido un 27,7%, en seis años. Ha pasado de 17.000 millones de euros en 2008 a 12.000 millones en 2013, es decir, 5.000 millones de euros menos.

– Cada español gasta, cada año, 107 euros menos de media, al haber pasado de 372 euros s 265, en 2014, es decir un 24% de caída.

– Por manifestaciones artísticas, el mayor descenso en la recaudación es para la industria fonográfica (un 56,2%), videojuego (47%)del libro (40%), las artes escénicas (24%) y el cine (20%).

– El número de empresas del sector ha disminuido de 112.643, en 2008, a 108.546, en 2013.

– El acceso a Internet es del 56% frente al 65% de la Unión Europea.

– En 2014, el acceso de los hogares a la Red ha retrocedido un 2%.

– El consumo de cultura gratuita ha subido: más de un 7,5% en televisión y del 6,7% en la radio.

– El acceso a la Red se hace en un 85% a través del móvil y un 73% por ordenador.

Este llamado de atención de la Fundación Alternativas surge del estudio realizado por su Observatorio de Comunicación y Cultura (OCC). Allí, 17 investigadores y analistas han examinado el estado de la cultura en sus ámbitos más relevantes a partir de datos actualizados de anuarios e informes institucionales y privados de referencia que van desde los diferentes Eurobarómetros, pasando por informes privados como los de la Fundación Telefónica, hasta los informes sectoriales de la SGAE o la Federación de Gremios de Editores de España. Además, incluye una encuesta propia con un centenar de expertos y agentes culturales (creadores, gestores, investigadores y críticos). Son ellos los que, por ejemplo, han dado la calificación de 4,5 de nota media a las políticas culturales en España.

No hay solución para la cultura si no hay un plan integral público y privado que involucre a la educación, a la enseñanza de la apreciación de la creación artística, coinciden las personas consultadas por EL PAÍS.

El retraso en acceso a Internet y lectura, con respecto a la Unión Europea, que es de unos diez puntos, lo que denota, según Sartorius, es que el país sigue con políticas culturales que no potencian todo lo que podrían promover. España, asegura, “siempre ha estado más atrasada; esa es nuestra historia, desde el analfabetismo a todo tipo de cultura. Y poco favor ha hecho el tener desde el año 2012 el IVA cultural más alto de los países del entorno”.

Pero, o son ciegos, o no quieren ver, o no entienden que el futuro pasa por el mundo digital. De ahí la resistencia o ralentización de las instituciones públicas, privadas y del propio sector para asumir los cambios en el nuevo mundo.

“Este nuevo paradigma plantea usos culturales y de consumo radicalmente distintos”, recuerda Lluís Pastor, presidente de la Unión de Editoriales Universitarias Españolas (UNE). Desde la experiencia de tratar con los estudiantes y la reflexión y la creación que se produce en las universidades con la gente que va a dirigir los destinos del país, Pastor no duda en asegurar que “lo más importante que va a pasar en la industria cultural en los próximos años, desde ya, va a producirse en su vertiente digital”. Sin dejar de reivindicar lo conocido, pero sobre todo, agrega, sin aferrarse a ultranza al mundo que se está yendo, hay que desprenderse del miedo y del conservadurismo y no temer a lo nuevo y, por el contrario, adaptarse y sacar lo mejor de él.

Las políticas culturales en España nunca han estado a la altura de sus creadores ni de sus amantes o aficionados, se lamenta Milagros del Corral, asesora de organismos internacionales. Pero también, añade, le cabe un grado de responsabilidad y de autocrítica al sector privado. Y lanza varias preguntas: “¿Qué han hecho ellos, de verdad, para promover e incentivar al público? ¿Han creado verdadero público para cada una de sus artes? ¿Cómo se están adaptando al nuevo tiempo?”. Hay muchas herramientas sofisticadas, reconoce Del Corral, pero vacías de contenidos y poco acordes al mundo digital, mientras la gente les da un uso mínimo y fácil.

NO TODO SON NÚMEROS

La cultura y su creación y sus políticas no se pueden circunscribir a las cifras, asegura Darío Villanueva, director de la Real Academia Española. Reconoce que los números son un reflejo de lo que se haga por la difusión, pero reivindica “su manto freático, su humus, lo que forma al ciudadano. Por eso, también, es más importante la cultura de base que un gran palacio de la ópera, por ejemplo”.

En la misma línea se expresa Milagros del Corral. La consultora de la ONU se lamenta del cambio de concepto y trato para referirse a los amantes o aficionados a la cultura y las artes, a los que ahora se les llama usuarios. “Parece una tontería, pero no lo es”, afirma. El lenguaje define y en España y Europa el concepto de Cultura, agrega, tiene más que un componente economicista y no se puede cuantificar. Desde la Unesco, asegura, “se ha defendido que la cultura es algo excepcional y no hay que caer en el mercado. No es solo ocio y entretenimiento. Hay que reafirmar que la cultura y la creación son un referente primordial en la formación del ser humano”.

Aunque Villanueva y Del Corral reconocen que se tienen que mejorar las formas de incentivación y divulgación.

En la escuela, explica Miguel Barrero, Director de I+D+I de Santillana, “lo digital ha superado una fase inicial de presión por la innovación a una fase donde se empieza a entender la tecnología en cuanto medio para mejorar los procesos de enseñanza y aprendizaje. Una vez que dispositivos, plataformas y recursos digitales han hecho su acercamiento, se trata de buscar su espacio en relación a oportunidad y pertinencia didáctica y educativa. Por otra parte las tecnologías han abierto el debate sobre nuevas metodologías y nuevos roles que, a mi parecer, será el auténtico reto del cambio”.

Sobre el temor a una cultura clónica y homogénea que podría estar promoviendo la Red, según el informe, Daniel Innerarity no está de acuerdo. El determinismo tecnológico, afirma, “tiende a pensar en los usuarios como objetos pasivos de la tecnología transferida y no como personas que se apropian de ella a su manera”.

La era de las nuevas tecnologías en la cultura no se puede circunscribir a tomarse un selfie delante del cuadro favorito de un museo y divulgarlo inmediatamente en Internet, dicen. Se corre el riego de distorsionar y banalizar la cultura en un periodo clave de transición que convierte a todos en cibernícolas.

María Moliner, la mujer que revolucionó el diccionario

30 mayo, 2016

Fuente: http://www.eldiario.es

Estos días se cumplen 50 años de la primera edición del Diccionario de Uso del Español, más conocido como Diccionario María Moliner

Coincidiendo con ese aniversario, en el Teatro de la Zarzuela se ha estrenado una ópera documental que cuenta la historia de la lexicógrafa aragonesa. Estará en cartel los días 19 y 21 de abril

María Moliner en su mesa de trabajo. Foto: Musgo Dumio_Momio // Flickr

Al final de su vida, víctima del Alzheimer, María Moliner tenía momentos de lucidez en los que recordaba los años de la II República. Durante ese periodo trabajó como bibliotecaria y fue miembro de la Delegación de Valencia del Patronato de Misiones Pedagógicas. En esa institución, y obcecada con la idea de que la cultura tenía que acercarse al pueblo, llegó a desarrollar una red de bibliotecas de la que formaron parte cientos de centros.

Fue solo uno de sus logros. No el más célebre; ese honor recae en la elaboración de su Diccionario del Uso del Español, más conocido como Diccionario María Moliner, cuya publicación cumple este mes de abril 50 años. Ambos momentos de su vida están recreados en la ópera que se representa estos días en el Teatro de la Zarzuela, centrada en los 15 años que dedicó a escribir el DUE.

Al director Paco Azorín le vino la idea de hacer una obra sobre María Moliner leyendo la biografía escrita por Inmaculada de la Fuente, El exilio interior. En ella se relata cómo tanto ella como su labor como bibliotecaria fueron derrotadas por la Guerra Civil: “Aunque no le encontraron prácticamente nada que hiciera pensar que era una izquierdista peligrosa, porque no se definía, más bien actuaba, por sus cargos durante la República fue considerada roja o amiga de rojos. Así que fue depurada; no perdió su plaza pero sí 18 puestos de su escalafón. Así que durante la Dictadura queda condenada al ostracismo, ya no puede progresar, como mucho volver a lo que tenía”, explica de la Fuente.

Por eso, aunque la lexicógrafa aragonesa no se exilió como tantos otros (aunque estuvo a punto de coger un barco con su marido, Fernando Ramón Ferrando, catedrático despojado de su cátedra y más posicionado explícitamente en la izquierda), sí tuvo que hacerlo intelectual y emocionalmente. Así que en 1950, a los 50 años, encerrada en casa, se planteó retomar una idea de juventud: la lengua española necesitaba un diccionario más claro y sencillo que el de la Real Academia. Lo escribió y finalmente “ese diccionario le salvó del exilio interior y le otorgó de nuevo reconocimiento”.

El Diccionario María Moliner en una biblioteca de Tokyo. Foto: Eliazar Parra Cardenas/ Flickr

El Diccionario María Moliner en una biblioteca de Tokyo. Foto: Eliazar Parra Cardenas/ Flickr

La revolución de las palabras

Porque resultó ser una revolución. Se adelantó con él a un trabajo que los académicos estaban realizando con bastante lentitud. “Ella respetaba muchísimo el DRAE y pensaba que era necesario, pero consideraba que en algunos aspectos estaba obsoleto. El DRAE era la norma y ella quería un diccionario de uso, para emplearse, para encontrar las acepciones exactas”, explica de la Fuente.

Redactó un diccionario complementario caracterizado por su organización por familias de palabras e ilustrado con ejemplos. Además, de autor, algo impensable ahora, en un siglo XXI pleno de equipos de filólogos y tecnología. Pero la aparente locura no debió de ser tal, pues recibió, entre otros muchos, los elogios de Gabriel García Márquez, que a su muerte, en 1981, dijo de aquel trabajo que era “el más completo, más útil, más acucioso y más divertido de la lengua castellana. (…) Viene a ser, en consecuencia, más de dos veces más largo que el de la Real Academia de la Lengua, y, a mi juicio, más de dos veces mejor”.

También abrió camino a la Real Academia e incorporó aspectos que luego tomó el DRAE: “Acabó con los círculos viciosos muy típicos del diccionario de entonces, ese buscar una palabra y que en vez de definírtela te mande a su sinónimo; de tonto a bobo, de bobo a idiota, de idiota a imbécil y de imbécil a tonto. También metió la ‘CH’ dentro de la ‘C’, y la ‘LL’ dentro de la ‘L’. Y muchas palabras que no estaban incluidas en el DRAE ella las recogió, las definió, y fueron añadidas más tarde”, explica la autora de El exilio interior. Desde la segunda edición, de 1967, Gredos lo ha ido renovando siguiendo el espíritu inicial de la lexicógrafa.

La Academia le debe mucho pero le devolvió poco. Conocido es el rechazo que le profirió a esta “académica sin sillón”. “A partir de los años 60, los más avanzados de la academia empezaron a defender que se podría levantar el veto a la mujer, que algún día sí podría incorporarse alguna. Aunque no lo veían muy urgente. Ante la buena acogida del DUE, una serie de miembros liderados por Rafael Lapesa sí que la proponen a ella”, cuenta de la Fuente.

Pero el ambiente (corría 1972) no era el propicio para que efectivamente fuera apoyada masivamente. Seguía habiendo muchos partidarios de que no entrara: “Aunque tuviera 72 años ya, parece que no corría prisa. Camilo José Cela, por ejemplo, esgrimió que no compartía su ‘ñoño criterio’ de no incluir tacos en el diccionario”, comenta la biógrafa como anécdota. Salió un candidato que concitaba un interés más unánime, Emilio Alarcos Llorach, intelectual conocido en círculos minoritarios, lejos de la atención mediática del DUE y de la entrada de la primera mujer en la institución.

“La decisión causó mucha decepción, entre los periodistas, entre las mujeres y en la sociedad”, rememora. Lapesa volvió un año después a sugerirle que lo volviera a intentar, pero a sus 73 años ella ya estaba dedicada a cuidar de su marido enfermo y sus propios achaques comenzaban a ser más frecuentes. Consideró que “había pasado su momento”. Cuatro años más tarde, ya por fin, sí consiguió un sillón Carmen Conde, muy consciente de que el título de primera académica le había correspondido por derecho propio a María Moliner.

Una ópera para María

Toda esta historia se puede conocer en más profundidad el día 19 y 22 de abril en el Teatro de la Zarzuela. Azorín espera que la ópera “contribuya a llenar el vacío de conocimiento sobre esta figura. Si gracias a esto se habla de María Moliner, ya es todo un éxito”. La elección del formato, nada corriente en la cultura española actual, constituyó un reto: “Me gustaría que este estreno propiciase que otros libretistas, compositores y directores se lanzaran al mundo de la ópera, para dar vigor a un género que en unos siglos se estudiará, como se estudia ahora la zarzuela. No es fácil hacer una ópera contemporánea que no tire para atrás, pero hemos demostrado que no es imposible”.

Lleva cinco años trabajando en ella y la coincidencia con el aniversario ha sido casi casualidad, sujeta a la agenda del Teatro y a la propia producción. Se representa únicamente durante unos días de abril, pero espera que esto sea sólo un “primer capítulo” de una historia que hoy en día todavía se puede ver “desde un punto de vista moderno, pedagógico y didáctico”.

Giner de los Ríos: más que un maestro

29 mayo, 2016

Fuente: http://www.cultura.elpais.com

Homenaje al fundador de la Institución Libre de Enseñanza, fallecido hace un siglo

Madrid18 FEB 2015 – 23:33 CET

Clases al aire libre en el Instituto-Escuela, en Madrid, hacia 1933.
Clases al aire libre en el Instituto-Escuela, en Madrid, hacia 1933. FUNDACIÓN FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS (ILE)

En el verano de 1883, durante cinco semanas, caminando o, en su modalidad más cómoda, en asiento de tren de tercera, Francisco Giner de los Ríos recorrió media España junto a alumnos y profesores de la Institución Libre de Enseñanza(ILE). “Sin saberlo nosotros, íbamos buscando por estos montes, no a la serrana del Arcipreste, sino la nueva España del porvenir”, relataría posteriormente el socialista Julián Besteiro, uno de aquellos excursionistas. La ILE, un fogonazo que duró seis décadas, expandió una renovadora fe laica, que veneraba la cultura y la ciencia, sacaba los libros al monte y sacudía la pelusa del retraso con el envío de talentos al exterior y la invitación a España de quienquiera que tuviese algo notable que aportar: Marie Curie, Albert Einstein, Alexander Calder o John Dos Passos.

Fundada en 1876 y defenestrada (y vilipendiada) tras la Guerra Civil por la dictadura, la ILE fue una de las criaturas más innovadoras alumbradas en España. Sin ella no se entiende la generación de luciérnagas que puso patas arriba la cultura española en los años treinta. “Lo iniciado por Giner de los Ríos con la ILE en 1876 sólo se pudo apreciar cabalmente 40 años después, tras su muerte”, sostiene José García-Velasco, secretario de la Fundación Giner de los Ríos, en la obra de tres volúmenes dedicada a la institución y a su fundador, publicada en 2014.

Francisco Giner de los Ríos (Ronda, 1839-Madrid, 1915), hijo de un funcionario de Hacienda, fue un inusual visionario, que no quedó atrapado en la telaraña de la teoría ni en la nostalgia del fracaso. En 1875 le apartaron de su cátedra de Filosofía del Derecho y Derecho Internacional de la Universidad Central por negarse a acatar la norma que impedía las críticas a la religión católica o a la monarquía —el mismo destino que sufrió Nicolás Salmerón, también krausista y cómplice en la aventura de la ILE—. Ese mismo año Giner de los Ríos fue encarcelado en Cádiz, donde comenzó a mascar su futuro proyecto. En julio escribe: “Mi plan, para el año próximo, es abrir en Madrid dos clases privadas, a ver si puedo vivir de mi trabajo por este camino. Si se realizan algunos ofrecimientos que nos hacen, tal vez organicemos modestamente una pequeña institución de enseñanza superior libre, con una escuela de Derecho”.

La Institución nació al año siguiente como un electrón libre en lo institucional, “completamente ajena a todo espíritu e interés de comunidad religiosa, escuela filosófica o partido político, proclamando tan sólo el principio de la libertad e inviolabilidad de la ciencia”, según sus estatutos. Su primera vocación —universidad privada y laica, a semejanza de la Universidad Libre de Bruselas, fundada por masones belgas— no cuajó, “pero esto lejos de desanimar a Giner y sus compañeros, les llevó a adoptar la opción estratégica que 30 años después se revelaría como una inversión muy productiva”, recuerda García-Velasco. Se volcaron en la enseñanza primaria y secundaria —Antonio Machado sería uno de sus alumnos— y, sobre todo, iniciaron una estrategia de ramificación de su filosofía en una serie de organismos públicos y autónomos —el Museo Pedagógico, la Junta de Ampliación de Estudios, la Residencia de Estudiantes o el Instituto-Escuela— que contribuirían a formar brillantes científicos, intelectuales y políticos. Y aunque menos de lo que sus enemigos proclamaban, el espíritu institucionista caló en numerosos ámbitos. “Con el tiempo”, señalan los historiadores Javier Moreno Luzón y Fernando Martínez López, “las dimensiones políticas de este organismo libre tuvieron un gran alcance”. Tanto por las generaciones de intelectuales crecida bajo su paraguas como por el hecho de que sus políticas permearon las iniciativas de algunos gobiernos.

En la misma casa donde Francisco Giner de los Ríos murió hace justo un siglo —y que acaba de ser rehabilitada tras 10 años de trabajo— se reunieron ayer para recordarle personas vinculadas a la Fundación que lleva su nombre, heredera del espíritu ILE, entre ellas Salvador Giner, Laura García-Lorca, José Manuel Sánchez Ron, Isabel de Azcárate Gómez o Nicolás Sánchez Albornoz. La actriz Ariadna Gil, cuyos abuelos se conocieron en la Residencia de Estudiantes, recitó el poema que Antonio Machado le dedicó a su antiguo profesor: “Allí el maestro un día / soñaba un nuevo florecer de España”.

Homenaje a los maestros represaliados por el fascismo

28 mayo, 2016

Fuente: http://www.vnavarro.org

Artículo publicado por Vicenç Navarro en la columna “Pensamiento Crítico” en el diario PÚBLICO, 24 de mayo de 2016.

Este artículo, como se indica en su nota introductoria, es el discurso que el Profesor Navarro dio el sábado pasado en homenaje a los maestros republicanos represaliados por la dictadura. Lo que ha ocurrido en este país con los maestros de la escuela pública de la República es vergonzoso, y tiene que denunciarse el silencio hacia aquella brutal represión liderada por la Iglesia y la Falange.

Discurso del Profesor Navarro en el homenaje a los maestros republicanos represaliados en Gironella, provincia de Barcelona, el día 21 de mayo de 2016. El discurso original fue en catalán, y está expuesto en la sección catalana del blog del profesor Navarro (www.vnavarro.org).

Hoy nos reunimos aquí, vecinos y amigos de la villa de Gironella, en el Berguedà, para homenajear a los maestros de la villa que fueron represaliados por las tropas fascistas que la ocuparon la noche del 1 de febrero de 1939. Eran las mismas tropas que establecieron en Catalunya y en el resto de España una de las dictaduras más sangrientas que ha habido en Europa durante el siglo XX. Nunca deberíamos olvidar que por cada asesinato político que cometió el régimen fascista italiano liderado por el Mariscal Mussolini, el régimen fascista español liderado por el General Franco cometió 10.000.

Ante esta realidad, tenemos que preguntarnos por qué tanta represión. Y la respuesta a esta pregunta es fácil de ver. El hecho que fuera una dictadura que implantó el terror como política de Estado se debió al hecho de que la dictadura era consciente y sabía que la mayoría de la población, y muy en particular de las clases populares, estaban en su contra, situación que era evidente aquí en Catalunya, donde reprimieron brutalmente la cultura y la identidad nacional de todo un pueblo. Por este motivo aquel régimen se caracterizó por el terror que impuso a la población. El recuerdo de esta represión y el temor que dejó en la población explican que incluso hoy, casi cuarenta años después del establecimiento de la democracia, mucha gente de edad avanzada todavía tenga temor a explicar lo que pasó entonces.

La represión contra los maestros republicanos

Un sector de la población que sufrió una represión especial fue el de los maestros de las escuelas públicas de la República. Y de nuevo tenemos que preguntarnos por qué esta especial represión en contra de los maestros republicanos. Y la respuesta es que aquellos maestros eran percibidos por el régimen fascista como sumamente peligrosos, porque estaban sembrando las semillas de un país democrático, de un país más justo y más solidario, que recuperara su cultura y su identidad como nación. Esto es lo que hacían con gran ilusión estos maestros represaliados a los cuales hoy estamos homenajeando. Y es por eso que fueron represaliados, siendo expulsados de Gironella, humillados y separados de sus discípulos a los cuales tanto amaron. Y tengo constancia que los amaron muchísimo, puesto que mis padres, que están entre los que hoy homenajeamos, siempre nos lo dijeron. Y sabemos también, porque así lo expresaron sus discípulos, que el amor y aprecio eran recíprocos.

Durante la República, mi padre era el director de la Escuela Pública de niños de Gironella y mi madre la directora de la Escuela Pública de niñas. Los dos se conocieron y se casaron aquí. Y por este motivo sus tres hijos nacimos aquí. Amaban la docencia, amaban a sus discípulos y amaban los valores que transmitían: libertad, democracia, solidaridad y justicia. Y eran conscientes de que la escuela era la cuna de la nueva sociedad que deseaban. Y sabían que sus discípulos eran, para ellos, personas muy importantes, porque eran ciudadanos del futuro en el que creían. Eran republicanos orgullosos de ser maestros, que creyeron y defendieron la Escuela Pública Republicana.

La dictadura eliminó estos valores que ellos defendían, y los expulsó de la Escuela Pública y de Gironella, delatados por una maestra, Rosa Jornet, perteneciente al partido fascista, la Falange, que los denunció y pasó a ocupar el cargo que tenía mi madre, Francesca López. Mis padres, a partir de entonces, y como todos los otros maestros represaliados, sufrieron mucho. Mi padre fue expulsado del magisterio, y trabajó de oficinista en una empresa textil en Barcelona, viviendo en La Sagrera, el barrio obrero más conocido de Barcelona y que se distinguió por su lucha contra la dictadura. Y mi madre, expulsada de Gironella y degradada de su escalafón, tuvo que trabajar en otros pueblos de Catalunya, separada de mi padre por razones laborales. Nosotros, mi hermano, mi hermana y yo, vivimos con nuestra madre hasta los 10 años, y después fuimos a vivir con nuestro padre en Barcelona, donde estudiamos el Bachillerato. Nuestros padres estuvieron separados por razones laborales, debido a causas políticas, durante la mayor parte de nuestra niñez y nuestra juventud.

Tenemos que recuperar la memoria que ha sido ocultada a nuestra juventud

Tenemos que recordar lo que fue la República, lo que fue la dictadura y lo que fue la represión. Y tenemos que hacerlo por varias razones. En primer lugar por un sentido elemental de justicia. No puede ser que unas personas que dieron tanto de su vida por la libertad y la democracia sean olvidadas. No se puede permitir que se los olvide, hay que recuperarlos como parte esencial de nuestra historia, puesto que su sacrificio tendría que ser un punto de referencia para las nuevas generaciones. La juventud tiene que saber que los “crímenes” por los cuales se los castigó, según la denuncia escrita, incluían, entre otras causas, haberse casado por lo civil, que mi padre fuera miembro y secretario del Comité Provisional de la República Catalana de la Federación Española, y que mi madre hubiera dado clases a los adultos en la escuela y en sus casas, todas ellas faltas que tenían que ser sancionadas por el régimen fascista.

La segunda razón es que hay que corregir la versión fascista de nuestra historia que, por desgracia, no se ha eliminado del todo. Estos maestros fueron presentados por la dictadura como la “mala gente” (terminología sacada de los documentos oficiales del régimen) que supuestamente habían dañado a España. Aquel régimen satanizó a los maestros republicanos. En realidad, la peor parte de la represión fue precisamente la psicológica. Nuestros padres nunca hablaron de todo lo que sufrieron, ni tampoco de lo que habían hecho. Callaron sobre sus vidas, y lo hicieron para protegernos a nosotros, sus hijos. Por ejemplo, nosotros no supimos, hasta muy tarde, que nuestros tíos, hermanos y cuñados de mis padres, también maestros algunos de ellos, habían sido del PSUC, habían huido a Francia y, como miles de catalanes y españoles, empezaron la resistencia antinazi en Francia. Tampoco supimos que una tía nuestra había sido detenida por los nazis y había estado en un campo de concentración nazi. Tampoco supimos que nuestra tía había vuelto y vivido en clandestinidad en Catalunya. Y tampoco supimos que después se juntaron con la diáspora republicana, y que emigraron a América Latina, creando nuestras tías una escuela de arte en Venezuela.

La tergiversación de la historia

¿Cómo es que estos hechos, que ennoblecen a una persona, a una familia y a un país, se ocultaban? La respuesta a esta pregunta es también clara. Para el fascismo todos estos hechos eran hechos criminales y denunciables. Eran parte de la demonización de la República y de sus maestros. De ahí que no supimos de estos hechos hasta más tarde, porque nuestros padres querían protegernos a nosotros, puesto que si, como niños, hubiéramos hablado de ellos en público, hubiéramos puesto a toda la familia en peligro. El régimen terrorista quería constantemente presentar a los republicanos como personas que habían hecho mucho daño, habían dañado el país –la “patria española”, como decían ellos-, gente que había que marginar, cuando no eliminar física o intelectualmente. Y nosotros, hijos de la “mala gente”, teníamos que estar callados.

Pero Catalunya y España han callado durante demasiado tiempo. ¿Por qué hemos esperado casi cuarenta años para homenajear a estos maestros, y a miles como ellos? Y ahí, de nuevo, la respuesta es también clara. La transición de la dictadura a la democracia se hizo en términos muy favorables a las fuerzas que controlaron el Estado fascista. Y aún hay miedo.

Estamos aquí reunidos ciudadanos, amigos unos, desconocidos otros, y también discípulos, así como los hijos y nietos de los maestros republicanos represaliados, las víctimas de aquel régimen terrorista. Somos los herederos de aquellas víctimas. Pero también hay los herederos de los victimizadores, de las instituciones que apoyaron el fascismo, que incluyeron la jerarquía de la Iglesia Católica, que quería recuperar su control sobre el sistema educativo y que, junto con el partido fascista, la Falange, lideró la represión contra los maestros republicanos. No fue casualidad que el que dirigió el infame y nefasto informe sobre los maestros republicanos represaliados aquí en Gironella fuera un vecino de esta localidad, un tal Domingo Sanz Canal, miembro de la Junta Provisional de las Escuelas de los Hermanos de la Doctrina Cristiana, institución que, según consta en los documentos, ofrecía las máximas garantías de zelo y adhesión al “Glorioso Movimiento Nacional”. Este documento pasó a ser el documento central en la Comisión Depuradora del Magisterio de la Provincia de Barcelona. Pero la Iglesia y la Falange no fueron los únicos que participaron en este proceso depurador. Colaboraron otras fuerzas del Estado fascista, como por ejemplo el Ejército, las grandes fortunas, grupos empresariales y financieros, así como las fuerzas políticas o movimientos sociales que constituyeron y continúan constituyendo las derechas de este país, tanto en Catalunya como en España, que siguen teniendo mucho poder tanto en las instituciones económicas y financieras como en las instituciones representativas y mediáticas de Catalunya y de España. Y es debido a esta situación que persiste el temor.

La enorme urgencia de romper el silencio y abandonar el temor

Este acto es, por lo tanto, muy importante, pues rompe con el miedo. Porque muestra que ya nos hemos librado del miedo. Y cuando un pueblo no tiene miedo, es invencible. Celebramos a aquellos que lucharon y sufrieron tanto para que viviéramos en libertad. Sus sucesores no queremos revancha. Queremos justicia, reconocimiento de nuestros antepasados y celebración de los valores por los cuales ellos lucharon. Y queremos ayudar a transmitir estos valores a las nuevas generaciones.

Este es uno de los primeros homenajes que se han hecho en Catalunya a los maestros republicanos represaliados. Nos tenemos que movilizar para que estos homenajes se generalicen como parte de la recuperación de nuestra historia. Agradezco que este acto sea presidido por el alcalde de Gironella, y veo a representantes políticos de la ciudadanía en la audiencia, en esta sala de este precioso edificio, llena a rebosar. Lamento que este homenaje haya tardado tanto. Pero os pido a todos los representantes políticos que, por la salud democrática de nuestro país, vosotros, nuestros representantes, exijáis en el Parlamento de Catalunya que se haga este homenaje a todos los maestros represaliados de la República. Hoy hemos añadido nuestra voz a un movimiento creciente que empodera a las clases populares, al ver que, por fin, se ha perdido el miedo y se homenajea a sus maestros republicanos y a los valores que ellos promovieron, es decir, la libertad, la democracia, la justicia, la solidaridad y la identidad y nacionalidad catalana, que fueron suyos y ahora son nuestros. Esta lucha por nuestro futuro nos hará fuertes si reconocemos y homenajeamos a los que nos precedieron, en condiciones dificilísimas, en esta labor.

Y es aquí donde, en este acto, quiero dar las gracias a los discípulos de mi padre –Vicenç Navarro Ibáñez- y de mi madre –Francesca López Buenaposada- y de los otros maestros represaliados –Heribert Rutllan Claret y Josep Bernaus Araña, y otros desaparecidos- que se han movilizado a una edad ya avanzada para asegurarse que se hiciera justicia y que tuviera lugar el homenaje de hoy. También, y muy especialmente, quiero dar las gracias a Gemma Valls, sin cuya persistencia y compromiso este acto no hubiera tenido lugar. Y también a todas las personas voluntarias y a los historiadores que nos han ayudado a recuperar parte de aquella memoria que nunca se tendría que haber perdido. Gracias a todos. Y os invito a que en su memoria todos gritemos, en voz alta, en su honor: ¡viva la Escuela Pública Republicana, y viva la República!

Los viajes que nunca hará Albert Rivera

27 mayo, 2016

Fuente: http://luchadisidente.wordpress.com

riveragolpista

Hoy, Albert Rivera se encuentra en Caracas, dentro de la embajada española, desde la cual ha podido confirmar que “la situación es insostenible”. Se encuentra allí para defender al líder opositor Leopoldo López, encarcelado por alentar a los jóvenes universitarios en 2014 a la protesta violenta contra el gobierno de Maduro, ganador en las elecciones, quedando como resultado 43 personas muertas, entre ellos policías, y centros públicos arrasados, como guarderías y hospitales. A esto, Albert Rivera lo llama preso político. Él, que defiende la Ley Mordaza. Él, que apoyó el encarcelamiento de los titiriteros. Él, que parece sentirse abrumadamente conmocionado por el encarcelamiento de un golpista reincidente parece no mostrar ni un atisbo de sentiemiento por…

  • Los 43 estudiantes desaparecidos (asesinados) en México.
  • Los más de 2.000 campesinos asesinados al año por paramilitares en Colombia, donde se encuentra la mayor fosa común de América Latina (Ah, Albert también está en contra de abrir las fosas de España).
  • El asesinato de Berta Cáceres en Honduras, donde en 2009 se produjo un golpe de estado neoliberal. Hoy es el país de América Latina donde más periodistas son asesinados.
  • El encarcelamiento de la activista indígena Milagro Sala en Argentina, primera presa política del gobierno Macri, esta nunca llamó a la violencia, no tiene 43 muertes a su espalda.
  • El encarcelamiento de un bloguero en Arabia Saudí, condenado a 1000 latigazos y decapitación de otros 47 opositores.

    ¿Veremos a Albert Rivera viajar a alguno de estos países? ideológicamente es cercano a Honduras, Argentina y Colombia, y ve Arabia Saudí como un manjar de oportunidades empresariales, donde los negocios superan a los derechos humanos como prioridad. Por tanto. No hemos escuchado a Albert ni una sola referencia a los países citados.¿Qué diría Albert si los 43 estudiantes presuntamente asesinados por el gobierno mexicano hubieran sido asesinados en Venezuela por el gobierno de Maduro? ¿Y si Venezuela, donde aduce una constante falta de libertad de prensa, tuviera los mismos periodistas muertos que Honduras? ¿Y si Maduro decapitase a 47 opositores y condenara a 1000 latigazos a un bloguero opositor? Seguramente la dimensión que tendrían estos crímenes sería mucho mayor gracias a sus voceros mediáticos y él mismo.

    A Albert Rivera nunca le han importado los derechos humanos, sólo va a Venezuela a comenzar la precampaña, porque sabe que Venezuela se ha convertido en una munición recurrente para atacar a su partido rival. Ni más ni menos, se trata de un farsante en todos los sentidos.

La lista de la compra con la letra de un re

25 mayo, 2016

Fuente: EL PAÍS SEMANAL

La escritura a mano ya no es un intermediario habitual, inevitable. Pero tampoco deberíamos precipitarnos a firmar su defunción

'Felipe Script', tipografía basada en la letra de Felipe VI.
‘Felipe Script’, tipografía basada en la letra de Felipe VI.

En la pasada edición de los Premios Príncipe de Asturias –los próximos ya se denominarán Princesa de Asturias–, la Fundación del mismo nombre rescató el discurso con el que Felipe VI se había estrenado como orador. Corría 1981, tenía 13 años y estaba escrito con inconfundible caligrafía adolescente y bolígrafo de tinta azul. Unos días más tarde, el Grupo Madrileño de Grafología la analizaba: la letra pertenecía a un chaval “inteligente, metódico, ordenado, tímido, prudente, educado e introvertido, que no se dejaba influir por nada ni por nadie, con envidiables principios éticos y morales y con apego al área familiar”.

Los retoques en algunas de las letras denotaban perfección. El orden en los márgenes, la regularidad en la inclinación de las letras y la rectitud en las líneas, que controlaba bien sus emociones. Javier Burguiño, creativo de la agencia de marketing y comunicación digital Sr. Burns, leyó la noticia. Y su cerebro “se disparó”.

Se le ocurrió que, a partir de ese manuscrito, podían crear una tipografía: la Felipe Script. “Se acercaban las Navidades y nos pareció una buena idea como campaña de autopromoción de la agencia”. Los influencers lo tuitearon enseguida: en los seis primeros días, la campaña sumó un millón de usuarios impactados. Hoy, la Felipe Script ya supera las 10.000 descargas. “Hacer la lista de la compra con la letra de un rey”. Imposible contabilizar cuántos la emplearon para tal fin –como sugería Burguiño, metido en el papel del grafólogo Javier de la Fuente, en el vídeo promocional–, pero, constatado el éxito de la iniciativa, preparan una segunda fase: hacer entrega al Monarca de su tipografía real.

Un día, el periodista y escritor británico Philip Hensher cayó en la cuenta de que no sabía cómo era la letra de un buen amigo suyo. Le había dejado mensajes en el contestador, enviado correos electrónicos, escrito mensajes de texto. Pero desconocía si su caligrafía era legible o una maraña imposible. Poco después de publicar el libro The Missing Ink: The Lost Art of Handwriting, and why it Still Matters(La tinta desaparecida: El arte perdido de escribir a mano, y por qué todavía importa), Hensher escribía en The Guardian: “Hemos renunciado a nuestra letra en favor de algo más mecánico, menos humano, que dice menos de nosotros y está menos presente en nuestros momentos de felicidad y emoción. La tinta corre por nuestras venas y le enseña al mundo cómo somos. El bolígrafo, que movido por la mano plasma sobre el papel las marcas de tinta, permitió materializar esa forma externa del pensamiento y el lenguaje escrito que ha sido considerado, durante siglos, milenios, clave para nuestra existencia como seres humanos”.

Y es que ahora casi todo pasa por un teclado y una pantalla: la escritura a mano ya no es un intermediario habitual, inevitable. Pero tampoco deberíamos precipitarnos a firmar su defunción. Quizá sea inútil tratar de que el papel y el lápiz recuperen el estatus perdido, pero al menos los valores caligráficos resisten. Aplicaciones como Notegraphy reivindican la individualidad de la letra y aseguran que podamos compartir aquello que escribimos en, por ejemplo, Twitter, Facebook o Instagram, con un estilo que refleje “nuestra personalidad” –el escritor Paulo Coelho cuenta con una colección propia–. Y Handwrytten ya riza el rizo: esta app, pensada fundamentalmente para empresas, permite mandar postales, notas, cartas que parezcan escritas por la mano del remitente: sus robots escriben a bolígrafo cualquier mensaje. Su reclamo es sencillo: ahora que la correspondencia digital nos abruma, la manual es excepción y, por tanto, distinción.

ARCHIVADO EN:

El comunista que vivió el sueño americano

24 mayo, 2016

Fuente: http://www.eldiario.es

‘Red Army’, de Gabe Polsky, es uno de los documentales más impactantes y entretenidos del año

La historia del jugador ruso de hockey Slava Fetisov sirve a Polsky para contar el auge y caída de la URSS

Slava Fetisov en su etapa en el equipo nacional de la URSS

Slava Fetisov en su etapa en el equipo nacional de la URSS

Slava Fetisov es un hombre importante en Rusia. Un tipo ocupado que a mitad de la entrevista que nutre este documental titulado Red Army le dice a Gabe Polsky, el director, que espere, que tiene una llamada que hacer. La cámara sigue grabando a este ruso que mide casi dos metros. Infunde respeto. En la habitación manda él. Y con el rostro sereno, comienza a mover los labios para relatar con un insuperable sentido del dramatismo y del ritmo cinematográfico –eso será cosa de Polsky– cómo nació y se crio en la URSS en un piso minúsculo en el que comía pescado una vez a la semana.

El hockey era el deporte rey del Estado comunista. Todos los niños querían ser jugadores de hockey sobre hielo, Fetisov también. No solo consiguió jugar de forma profesional sino que además fue el mejor. El inteligente realizador ha sabido ver en la historia del deportista un espejo perfecto para contar, de paso, el auge y caída de la URSS.

Estamos en la era dorada del documental (entiéndase era dorada por la nueva accesibilidad del género para el público masivo) y Red Army como Senna, The Sugar Man o como la escalofriante The Act of Killing se colocará en el salón de la fama de los documentales. Polsky es un norteamericano que viene a contarnos la historia de la Unión Soviética. Vaya, norteamericano tenía que ser. Pero no, no ha hecho una película maniquea, fácil y patriota. El astuto realizador ha elegido la historia del mejor jugador de hockey del mundo y de sus cuatro compañeros –denominados todos como el Ejército Rojo– para hablar de patriotismo, dinero, política, amistad, traición y la épica del deporte.

Polsky se funde con la historia que cuenta (se ve que le apasiona) y claro, confunde: “Muy majo este chico californiano”, dice Fetisov refiriéndose a su director en un momento muerto del rodaje. A lo que él contesta: “Soy de Chicago”.

Hijo de Chicago y descendiente de inmigrantes soviéticos, Polsky está viviendo su sueño americano gracias a una película sobre un ruso que fue héroe nacional primero y repudiado nacional después y que además también vivió el sueño americano. Pero esto es el final, y lo que gusta es empezar por el principio. En esta película se habla de la derrota moral del comunismo sin dejar de recordar la grandeza de alguno de sus dogmas. Aunque lo más bonito del filme es descubrir cómo el modo de vida de unos y de otros se veía reflejado en un deporte heroico. Y cómo el hockey norteamericano fagocitó al ruso antes de que el capitalismo hiciera lo propio con el comunismo.

Las leyendas comienzan con una derrota

Una derrota marca el punto de giro de este documental. En 1980 las dos potencias se enseñaban los dientes, había carreras espaciales y de armamento. Los Juegos Olímpicos de invierno disputados en Lake Placid (Nueva York) era el lugar perfecto para demostrar poder. Los norteamericanos eran inferiores. Los rusos, que habían sido educados por un entrenador y pensador llamado Anatoli Tarasov -que utilizó las técnicas del ajedrez o del ballet para enseñar a sus chicos-, eran los mejores. El resultado era una certeza, pero no, el equipo más grande de la historia de este deporte cayó derrotado frente a su peor enemigo.

La culpa, dicen, fue del sucesor de Tarasov, un odiado y recto monaguillo del régimen llamado Viktor Tikhonov. Y sin embargo, desde ese día fatídico, y durante tres años, el equipo nacional de Rusia no perdió ni un solo partido. Otra cosa eran los métodos. Los jugadores entrenaban durante 11 meses al año y apenas veían a sus familias. Eran los mejores, sí, una leyenda viva, sí, pero jugar para un tipo como Tikhonov estaba destruyendo poco a poco a estos cinco superdotados: Makarov, Lorionov, Krutov, Kasatonov y el ya nombrado Fetisov.

Entonces es cuando comienza el drama de Fetisov, su deserción, el repudio de todo un país a un tipo que había sido héroe nacional. Como si fuera fácil, Polsky recurre al thriller y la película parece entrar en el terreno de El caballero oscuro, de Christopher Nolan. Fetisov es Batman, se entiende, el héroe que Rusia se merecía aunque no el que necesitaba. El deportista acaba jugando en Estados Unidos, un buen revés para la URSS que tiene que aceptar su salida, y la de todas las figuras del Ejército Rojo si no quiere que la prensa mundial dilapide al régimen por no dejar salir a sus jugadores.

El pez grande se come al pez grande

Los jugadores rusos no cuajan en un sistema individualista como el estadounidense. Un equipo que había triunfado gracias a valores como el compañerismo: “El que lleva el disco es un siervo del otro”, decían (si lo oyera Bale). Con dogmas así era imposible triunfar entre tiburones, los campos de hielo se teñían de sangre demasiado a menudo. Pero entonces llegaron los Detroit Red Wings, y ficharon a los cinco. El ballet ruso volvió a funcionar y ganaron dos Stanley Cup. Estados Unidos se apoderó de cinco de los héroes rusos en el mismo momento en el que Mijaíl Gorbachov da por concluida la Guerra Fría y la URSS desaparece como sistema político y económico.

El tono de este documental juguetea entre la ironía y el amargo sabor de la nostalgia, el tiempo pasado que llenó de lágrimas a todos esos políticos que fueron a ver un pase de prensa celebrado en Rusia. El país que ahora dirige Vladímir Putin, que a pesar de los odios entiende mejor que nadie que siempre, siempre hay que rescatar a los héroes. Por eso un día de 2002 cogió el teléfono para llamar a Fetisov, anterior ministro de Deportes y actual senador de Rusia. Uno de los pocos hombres que ha conseguido ser un héroe en la URRS y en los Estados Unidos en mitad de la Guerra Fría.

Sin anestesia

23 mayo, 2016

Fuente: EL PAÍS SEMANAL

Avalaron a un hijo que no puede hacer frente a la hipoteca. Si la ley lo permitiera, ellos lo habrían avalado con sus hígados o sus riñones. Todo se andará

Sin anestesia

Cuando usted lea estas líneas, probablemente la pareja de ancianos ya habrá sido desahuciada de la vivienda en cuya cocina aparecen fotografiados. Bueno, avalaron a un hijo que no puede hacer frente a la hipoteca. Si la ley lo permitiera, ellos lo habrían avalado con sus hígados o sus riñones. Todo se andará. Cuando se legalice el tráfico de órganos, el banco enviará un tasador que revisará los cuerpos y dirá:

–Tanto, este hígado vale tanto, y este riñón no sé, tenemos que revisarlo más a fondo, pero no menos de veinte mil. Gracias a las vísceras de sus padres, pueden ustedes hacerse con este hermoso piso de 40 metros cuadrados.

Si Rosa e Isidre, el matrimonio de la foto, vivieran ya en ese futuro cercano, nos mostrarían ahora sus cicatrices:

–Por aquí me sacaron el hígado –diría él.

–Y por aquí me sacaron a mí el riñón –diría ella.

En vez de eso, nos muestran el lugar del que los van a sacar a ellos, a los dos, sin anestesia. A patadas, con policías disfrazados de Robocop. Los van a sacar de ahí, de esa modestísima cocina en la que quizá hagan la vida para gastar menos calefacción, y menos luz y menos de todo. Piensa uno que el tasador del banco fue un día a visitarlos y que entró en la vivienda y que tomó nota del microondas, y de la pila de acero inoxidable y del mantel de hule… Piensa uno que regresó a la entidad y que realizó un informe y que sus jefes lo leyeron y que con sus garras de buitres y con su pico ensangrentado dieron el visto bueno… Seguro que Isidre y Rosa preferirían que les sacaran el hígado a que los sacaran de su cocina.

Un diputado de ERC propone bajar un 40 % el gasto militar y destinarlo a gastos sociales

22 mayo, 2016

Fuente: http://www.utopiacontagiosa.org

Imagen de everbruin

Lo encontramos en el Boletín Oficial del Congreso de los Diputados:

Gabriel Rufián i Romero de Esquerra Republicana presentó una Proposición no de Ley sobre recorte del presupuesto militar para debatir en la Comisión de Defensa

Dice el diputado que el Gasto Militar:

  • provoca el aumento de la deuda
  • implica, directa o indirectamente, recortes sociales
  • es contrario a la opinión pública

Y propone:

  1. Disminuir el Gasto Militar en un 40 %
  2. Destinar el dinero a las necesidades que provoca la Ley de Dependencia y a gasto público en sanidad, educación y pensiones.

A la Mesa del Congreso de los Diputados El Grupo Parlamentario de Esquerra Republicana, a instancia del Diputado don Gabriel Rufián i Romero, al amparo de lo dispuesto en el artículo 193 y siguientes del Reglamento de la Cámara, presenta la siguiente Proposición no de Ley sobre recorte del presupuesto militar, para su debate en Comisión de Defensa.

Exposición de motivos

El gasto militar español se ha situado desde el Gobierno Aznar entre los 40-50 millones de euros diarios. A pesar de ello se arrastra una deuda militar de más de 30.000 millones que hipoteca los Presupuestos del Estado hasta 2040 en el pago de grandes superproyectos armamentísticos como los tanques Leopard, los aviones Eurofighter o los helicópteros Tigre. Por si fuera poco, el Ministro de Defensa, Pedro Morenés, ya anunció su intención de comprometerse en nuevas adquisiciones armamentísticas por valor de 10.000 millones más.

Más allá del endeudamiento cotidiano, en los últimos años el incremento del gasto militar se ha llevado a cabo directamente a costa de deuda pública. No en vano, en el mes de mayo de 2015 se aprobaba un crédito de más de 800 millones de euros a costa de deuda pública para gasto militar.

El exagerado gasto militar implica recortes sociales, directa e indirectamente. Por un lado, porque ha generado y sigue generando una deuda que es la principal excusa de los recortes sociales. Por otra parte, para que el dinero destinado a gasto militar podrían ser destinados a gasto social, y en esta línea cabe destacar que los 800 millones de euros de la última ampliación del gasto militar es lo que se necesitaría para financiar adecuadamente la ley de la dependencia y que todas las personas del Estado tuvieran efectivamente reconocido el derecho.

En la encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de Actitudes hacia el Estado del Bienestar se preguntaba respecto a la distribución en políticas y servicios públicos de los recursos del Estado. En dicha encuesta, el gasto militar fue, con diferencia, el más criticado: un 27 % de la población consideraba que los gastos destinados a Defensa son «demasiados» y más del 40 % creía que si hay que recortar políticas públicas se deberían recortar en este ámbito. De hecho, en consonancia con esta opinión, el recorte del gasto en Defensa es el que menos oposición suscita (ni la mitad de la población).

En sentido inverso, los ámbitos en que la población cree que se debe reforzar el gasto público son la sanidad, la enseñanza y las pensiones. Asimismo, se considera que los sectores de la población más desfavorecidos y cuya atención es prioritaria son las personas mayores que viven solas de forma independiente y las familias con personas mayores o con personas con discapacidad a su cargo.

Por todo ello se presenta la siguiente Proposición no de Ley

«El Congreso de los Diputados insta al Gobierno español a:

1. Reducir en un 40% el Presupuesto de Defensa de los próximos Presupuestos Generales del Estado y mantener este recorte durante toda la Legislatura. 

2. Destinar los recursos recortados a financiar la Ley de Dependencia y a gasto público en sanidad, educación y pensiones.»

Palacio del Congreso de los Diputados, 4 de marzo de 2016.—Gabriel Rufián Romero, Portavoz del Grupo Parlamentario de Esquerra Republicana.

¿Qué ha opinado la Comisión de Defensa?

Pues nada que hayamos podido averiguar.  En su página web sólo constan 2 reuniones, la primera de constitución de su mesa.  En la segunda no se debatió este tema.

En cambio, muy loable la proposición del diputado Gabriel Rufián.  Nos hace sentir que el mensaje va calando y que cada vez somos más los que pensamos que el Gasto Militar es una lacra para un desarrollo sostenible de la sociedad.  También pensamos que la sociedad va asumiendo la idea de transarme.

Desde aquí proponemos al diputado que se promueva una auditoría independiente en Defensa.  Seguramente que la situación se aclararía mucho fomentando la transparencia en las cuentas militares y tod@s saldríamos ganando.

Esto no es un artículo sobre Venezuela

21 mayo, 2016

Fuente: http://www.eldiario.es

¿Cómo se vería nuestro país si le aplicásemos el mismo filtro que los grandes medios usan con el gobierno bolivariano?

El diario The Washington Post dice que Venezuela necesita una intervención política exterior

EFE

España no es una democracia, aunque celebre elecciones. Tiene comportamientos propios de una dictadura. Podemos llamarlo “régimen”. El régimen español. O sin medias tintas: la dictadura española. El partido gobernante, heredero del franquismo, ganó unas elecciones avaladas internacionalmente y reconocidas por la oposición, pero tras su victoria se ha dedicado a violar sistemáticamente los derechos humanos: pobreza, paro, desahucios, malnutrición infantil, gente pasando frío y buscando comida en contenedores. También los derechos políticos: ley mordaza, abusos policiales, palizas y disparos que dejan manifestantes tuertos, activistas sociales detenidos y numerosos presos políticos (sindicalistas, huelguistas, independentistas vascos). El gobierno manipula los medios públicos y los privados afines para desacreditar y criminalizar a la oposición democrática. En cuanto al conflicto del País Vasco, al norte del país, se conocen casos de tortura, cierre de periódicos, ilegalización de partidos y, años atrás, asesinatos parapoliciales. Recientemente la organización ETA abandonó unilateralmente la resistencia armada contra el régimen, pero el gobierno mantiene la represión y se niega a liberar a los combatientes vascos encarcelados. Como toda dictadura, España es un régimen corrupto: el partido gobernante ha saqueado regiones y ayuntamientos, y evadido millones al extranjero. La Justicia, controlada por el gobierno, intenta mantener una apariencia de independencia, pero la norma es la impunidad.

¿Reconocen a España en el párrafo anterior? ¿Es una descripción exacta? Todo lo que ahí se enumera es completamente cierto. Y sin embargo… El relato nos chirría, nos incomoda. Quizás es el lenguaje elegido. Quizás cierta exageración. Quizás que faltan matices importantes, y muchas otras cosas que no se cuentan y que también ocurren en España. Quizás que es una mirada parcial, interesada, muy sesgada.

Ahora imaginen que España llevase años en el lado equivocado del mundo. Que no fuese un aliado fiel de Estados Unidos, miembro de OTAN y Unión Europea, y perfectamente inserto en el capitalismo global, sino todo lo contrario: un país empeñado en hacer su propio camino, y además aliado con gobiernos de mala fama. Y que encima fuese una tierra rica en petróleo. Imaginen también que una parte de la oposición y del poder económico local estuviese empeñada en derribar cuanto antes ese “régimen”, recurriendo a todos los medios legales, pero también el golpe de Estado y el sabotaje.

De ser así, tengan por seguro que la imagen de España en la prensa internacional sería la del primer párrafo. Qué digo. Sería mucho peor. Además de sesgada, incluiría intoxicaciones, informaciones falsas. El régimen español. La dictadura española. Si encima nosotros no fuésemos españoles, sino habitantes de un país lejano pero con intereses empresariales allí, y tuviéramos un partido cuyos fundadores se relacionaron en el pasado con aquel “régimen”, entonces nuestros telediarios y portadas de periódico serían unánimes y machacones.

Ojo: nada de eso justificaría el deterioro democrático, la represión, la pobreza o la corrupción de esa España ficticia. Ni la hostilidad internacional (con EEUU a la cabeza), ni el juego sucio de parte de la oposición y del poder económico, ni la caída del precio del petróleo o la pérdida de socios regionales, servirían para disculpar los fracasos de ese imaginado gobierno español, como no sirven para disculpar los fracasos políticos y económicos propios de ese otro país que todos están pensando (y que se parece al nuestro como un huevo a una castaña, por si alguien cree ver aquí una comparación entre países tan opuestos).

Todos esos elementos no lo disculparían ni lo harían bueno, pero serían imprescindibles para tener una explicación completa. Una explicación que además incluyese todo lo hecho por unos y otros, tanto lo bueno como lo malo. Salvo que prefiramos quedarnos con una simplificación grotesca e interesada como la del primer párrafo. Ustedes eligen.