Los hermanitos siameses

Aunque no sea noticia de actualidad, me gusta la visión previsora de El Gran Wyoming con lo que pasó hace ahora casi un año.

Fuente: http://www.infolibre.es

El Gran Wyoming, 19 de abril de 2016.
Hace un poco pasaron a la firma de escritores, políticos, agentes sociales y artistas, un manifiesto titulado: “Es posible y necesario un gobierno del cambio”, donde se pide a diversas formaciones que concurrieron a las elecciones que lleguen a un acuerdo para la formación de un gobierno y así evitar que se repitan las elecciones. Considera el manifiesto, que viene firmado por muchos amigos míos, que repetir las elecciones frustraría los intereses y anhelos de la mayoría. La mayoría ya se ha frustrado cuando ha visto cómo está el patio. El que tenía la llave del cambio, Pedro Sánchez, ha optado por el modelo andaluz de Susana Díaz, a la que le resulta más cómodo gobernar con la derecha que con la izquierda. Sus razones tendrá.
Afirma el manifiesto que las opciones no son muchas, y es verdad. Tampoco las que resultaran de una hipotética repetición de las elecciones, aunque casi nadie duda que una mayoría suficiente conseguida entre PP y Ciudadanos tendría muchas posibilidades de conformar un gobierno que perpetuara las políticas neoliberales sin contar con el resto de las fuerzas políticas, tal y como actúan siempre que pueden. Dejarían al PSOE de miranda, por si no se han enterado.
Ciudadanos es una fuerza emergente que se propone del cambio aunque, en realidad, su razón de existir es evitarlo. Me refiero al cambio real, no al cosmético, como cuando hablan de un pacto con el PP, pero sin Rajoy. Hay que ver qué manía le tienen al pobre Mariano. Sólo desde la aversión personal se entiende que si Mariano se retira estén encantados de pactar con Cospedal, Esperanza Aguirre, Rafael Hernando, Fernández Díaz, Morenés, Cañete, ahora Soria ya no, antes sí, y el largo etcétera de personal que milita en esas filas y cuyo paso por ayuntamientos y comunidades autónomas ha dejado el terreno calcinado y las arcas relucientes por dentro. ¿Estamos tontos o qué?
La formación de Rivera, en su pragmatismo neutral, apoya y se alía con la fuerza más votada donde quiera que concurra. Ésa es su norma. Esta cuestión crucial se obvia en los medios de comunicación, creo yo, de forma interesada. No se le da la importancia que tiene. Es decir, Ciudadanos a veces es fuerza del cambio y a veces no. A sus votantes parece que este hecho no les importa. Entienden que su líder establezca alianzas con el PP o con el PSOE con tal de llegar al poder, sin sentirse traicionados. ¿Se equivocan Rivera y su gente o son de los que opinan que PP y PSOE son la misma cosa?

No creo que sea el momento de explicar de qué va el PP, pero por resumir, digamos que es una formación política compuesta por casos individuales de personajes que operan con total autonomía para delinquir hasta que son sorprendidos y puestos ante la Justicia, siempre por elementos ajenos al partido, a pesar de que las fechorías, en muchos casos, se cometen delante de las narices de los jefes, en la propia sede del partido. Ni uno solo de los cientos de delitos aislados que se han perpetrado, incluidos los casos de los sucesivos tesoreros que han venido mangoneando desde la fundación del partido, ha levantado la menor sospecha de estos ingenuos dirigentes que, a veces, se encuentran empresas a su nombre en paraísos fiscales cuya existencia desconocían. Qué suerte. Vamos, como cuando a las amantes de los señoritos se les ponía una mercería. Sumidos en semejante estado de idiocia se proponen como los mejores administradores de lo público. ¿Son tontos? No: mienten.

En unos casos, una vez denunciado el delito y el delincuente, el partido se desentiende del presunto corrupto y en otros, según su ascendencia, le siguen pagando un salario o la defensa. La confluencia de casos aislados ha alcanzado tal magnitud que hasta miembros de la judicatura se han referido a esa formación afirmando que actúa como una banda organizada para delinquir. Una vergüenza que destacan también los diarios extranjeros.

Ciudadanos no tiene el menor problema moral para darles el poder en lugares tan importantes como la Comunidad de Madrid, con la que tienen liada. Los trabajadores de Telemadrid siguen en lucha, ahí no ha habido cambio.

¿Por qué el señor Rivera no ensaya esta fórmula del tripartito o cuatripartito en estos lugares si está por el cambio al que tanto se refiere y se quita de encima al PP? Esa me la sé: porque no necesita a Pedro Sánchez para sacar adelante sus políticas que, allá donde gobiernan en comandita, coinciden plenamente con las del PP. Sin problemas. De hecho, Rivera repite por activa y por pasiva que hay que intentar incorporar al PP al futuro gobierno porque una fuerza con tantos votos no puede quedar al margen. Esta empatía altruista de que vengan todos a la fiesta, así como su ecuanimidad a la hora de pactar con el más votado, se revela falsa cuando entra en juego Podemos. Ahí sí ven incompatibilidad ideológica. En ese caso, como cuando el PP es la fuerza más votada, tampoco quieren cambio. Están en su derecho, pero el argumento del más votado resulta cuando menos cuestionable, a mí me parece ridículo. Tengo moral e ideología, las dos cosas.

El manifiesto en cuestión parte como toda la escenificación que hemos vivido desde que Rajoy decidió no plantear su investidura, de un hecho incuestionable, y es que existe un pacto que bajó Sánchez de la mano de Rivera, como en su día hiciera Moisés en el Sinaí, que hay que aceptar como documento de partida, sí o sí según Sánchez, y como documento final según Rivera. En el manifiesto se habla de: “mediante las oportunas negociaciones, complementar, mejorar o ampliar un acuerdo…”, en ningún caso, de “crear un acuerdo”, que es lo que yo firmaría.

Contaminado por mi colega Krahe he terminado por darle valor a las palabras y no me gusta esa inconcreción de “un acuerdo”, así, como abstracto, cuando se hace referencia a un documento concreto. Tampoco acierta el manifiesto y se adorna de cierto cinismo o de tendencia al tocomocho cuando dice: “Si no fuese posible formar un Gobierno compuesto por miembros de partidos dispares se puede, si hay voluntad política, acordar un gobierno, encabezado por el líder del partido mayoritario del acuerdo, con algunos integrantes consensuados…” ¿Qué es eso del líder mayoritario del acuerdo? Se llama Pedro Sánchez. ¿O hablamos de alguien tapado? Es decir que, o gobierna Pedro Sánchez por decisión unánime de los concurrentes o gobierna Pedro Sánchez con la venia de los mismos. Cada uno es muy libre de hacer su oferta, pero no hay como hablar claro. Dígase: ¡Queremos que gobierne Pedro Sánchez con quien sea!

Parece que a mucha gente todavía no le ha quedado claro que ese pacto de las fuerzas del cambio no se ha llevado a cabo porque Pedro Sánchez no quiere. Algunos dicen que no puede, me da igual. Uno de los que se opone con vehemencia es el expresidente González, que ahora es propuesto por Esperanza Aguirre como candidato de consenso. Fue el que dijo que Anguita y Aznar eran la misma mierda. Ahora es el candidato de Esperanza. ¡Qué cruel es la hemeroteca!

Yo firmaría un pacto en el que las diferentes fuerzas políticas que llaman del cambio, que son muchas más que las que se sentaron el otro día, partieran de cero, como se hace en toda negociación cuando se quiere llegar a buen puerto y, por cierto, se piensa también en los votantes. Sin imposiciones previas. En todo este tiempo sólo ha habido una línea roja real que los medios de comunicación de masas se han encargado de evitar llamarla así, y es el pacto que hicieron con urgencia PSOE y Ciudadanos, que se convirtió de hecho en una coalición indisoluble que no existía antes de las elecciones. No es tiempo de reproches, pero tampoco de ruedas de molino.

En otra parte del documento se afirma: “Bloquear esta posibilidad frustra los intereses y anhelos de las grandes mayorías…” Parece que se hace responsable de ese bloqueo al que no suscriba el pacto con sus mejoras, ampliaciones y complementos. Para mí es evidente que quien está bloqueando el pacto, y con él el cambio, es quien impone las tesis de Ciudadanos como un dogma de fe a partir del cual se traza el camino a seguir con las reformas pertinentes. El malo, como en las películas, ya estaba señalado desde el principio: “El que se levante de la mesa de negociación”.

El mismo día 7 de abril en que se llevó a cabo el encuentro entre PSOE, Ciudadanos y Podemos, tanto el portavoz de Ciudadanos, José Manuel Villegas, como el propio Rivera, dieron por concluida la posible negociación y alegaron que leerían el documento que presentó la formación morada por cortesía. Es decir, fueron los primeros en levantarse de la mesa. Eso podría convertirles en los malos, razón por la cual los medios de comunicación omitieron valorar esas declaraciones. Podemos ese día no convocó a la prensa.

Es al día siguiente cuando Podemos dice algo parecido, señalando la incompatibilidad de ambas fuerzas cuando se convierten en saboteadores del proceso. Ahí va mi manifiesto: “Señor Sánchez, ¿sería usted tan amable de sentarse con las diferentes fuerzas del cambio, de progreso o como le guste llamarlas, para elaborar un documento que siente las bases de un posible gobierno de coalición?” No creo que sea complicado si hay voluntad de hacerlo. La cuestión es compleja porque, simple y llanamente, no se quiere hacer. Pedro Sánchez se reunió de forma unilateral con Rivera y a partir de ahí imponía su presencia en cualquier otra solicitud de encuentro. Se convirtieron en hermanitos siameses.

No me extraña que el PSOE tenga pánico a la repetición de las elecciones: ¿Qué campaña podrían hacer? ¿Presentarían a Rivera como el hombre del cambio y el progreso? ¿Concurrirían coaligados PSOE y Ciudadanos? Dada esa condición de indisolubles sería lo más coherente.

Por ir terminando, en ningún caso firmaría un manifiesto para la creación de un gobierno de consenso en el que Rivera sea el filtro, el árbitro que impone las condiciones, como ocurre ahora con el actual documento. Como decía una amiga actriz cuando llegaba cruzada: “No tengo el coño pa ruidos”. Firmaría uno sin condiciones, donde las diferentes fuerzas puedan aportar sus puntos de vista de cara a un objetivo común y cada uno diga lo que tenga que decir.

Esperemos que estos niños siameses se sometan a terapia reparadora, separadora, y que en el quirófano el cirujano descubra que están unidos por el pubis, porque como lo estén por el cerebro, estamos listos.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: