Archive for 31 marzo 2018

‘La forma del agua’, un cuento de hadas para princesas sin voz y príncipes feos

31 marzo, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

Virginie Despentes escribe en Teoría King Kong “desde la fealdad y para las feas, las viejas, las frígidas, las camioneras, las mal folladas, las infollables, las histéricas, las taradas, todas las excluidas del gran mercado de la buena chica”. Un mercado que ha nutrido a los cuentos de hadas desde el principio de los tiempos.

Lo que vienen a decir, en resumen, es que la mujer que no haya sido bendecida con los tres dones de la belleza, de la dulce voz y de hablar con los animales del bosque, no conseguirá un príncipe azul.

Guillermo del Toro ha creado un cuento para los marginados que no encajan en esa fantasía dictatorial. Un Frankenstein romántico que mezcla distintos clásicos del cine con fábulas literarias y cuyo resultado, aun sonando repetitivo, conmueve por su realismo mágico.  La forma del agua funciona por acumulación, y eso es algo que no se puede permitir cualquier director con elementos tan estereotipados como los de esta película.

Hay un malo muy malo; una chica rarita que resulta ser profundamente elocuente sin necesidad de hablar; una mujer negra que aúna en su trama todos los prejuicios de raza, clase y sexismo de los años sesenta; y un artista homosexual que ha perdido su trabajo por serlo. Por último, el galán anfibio, un plagio confeso del Monstruo de la Laguna Negra de 1954.

Nada de esto importa. Porque las múltiples y descaradas referencias de La forma del agua son en realidad un homenaje desinteresado al sexto y al séptimo arte. Del Toro no ha vendido su historia de amor como la más original, pero ha cuidado tanto los detalles que deja en el espectador un regusto de peculiaridad.

Elisa (Sally Hawkins) tiene por costumbre hervir tres huevos y masturbarse en la bañera cada noche antes de ir a trabajar. Por una extraña lesión en el cuello, es muda, lo que le proporciona una habilidad excepcional para escuchar a diario las quejas de su charlatana compañera Zelda (Octavia Spencer). Ambas son empleadas de la limpieza del turno de noche en un cetrino y monótono laboratorio científico de la Guerra Fría.

Todo cambiará para ellas cuando los científicos lleven al “activo más sensible que se ha alojado en la instalación”, un ser anfibio procedente del Amazonas y al que explotarán con crueldad para convertirlo en un arma de guerra contra los rusos. En ese momento ocurre justo lo que imaginamos: Elisa y el hombre pez se enamoran, pero al menos de una forma que subvierte las dinámicas románticas y algo casposas del cine. Es ella -por fin- la que corteja y rescata a su príncipe de una cápsula blindada de cristal.

La chica muda se siente ligada al monstruo por una fuerza magnética más intensa que la del flechazo peliculero de Hollywood: el rechazo de la sociedad. Ambos con dificultades para expresarse en un mundo que prefiere dar gritos antes que escuchar y que margina con saña al diferente, se enamoran más allá de las apariencias.

Frente al ruido y los golpes de los científicos, ella se acerca a la criatura través de la música de Glenn Miller, de la comida y de una versión muy básica de la lengua de signos. Pero no habría tensión sin drama y, como en toda buena fantasía, siempre hay un malo que se encarga de estallar las burbujas de corazones.

Michael Shannon y Sally Hawkins
Michael Shannon y Sally Hawkins

Moraleja poco panfletaria

Respecto al resto de secundarios, el personaje de Michael Shannon es sin duda el más caricaturizado y a su vez el más oportuno. El jefe de la operación anfibio es un tirano de manual, conservador, clasista, sin miedo a la muerte y machista hasta el tuétano. Tortura al anfibio hasta hacerle sangrar (aunque pierda algún dedo en el intento), se ríe de los negros de su laboratorio y encuentra una depravada atracción en la mudez de Elisa.

En definitiva, es el hombre blanco viril que se cree superior a todo lo que no sea un hombre blanco viril, y lo demuestra intimidando con insultos, acosando sexualmente o dando golpes a diestro y siniestro. Seguro que nos vienen a la mente varios símiles actuales.

Hay un par de escenas especialmente elocuentes en las que la mirada desquiciada de Shannon consigue infundir el miedo digno de una película para adultos y endurece el tono fabuloso del resto de la cinta. Pero lo cierto es que basta con rascar bajo  la preciosa fotografía de Dan Laustsen para encontrar otras moralejas útiles en los tiempos que corren.

Richard Jenkins como Giles junto al hombre anfibio
Richard Jenkins como Giles junto al hombre anfibio

A título personal, el personaje de Giles, interpretado por Richard Jenkins, es el que hila más fino. Este artista gráfico sexagenario y gay es mucho más que la figura del eterno castigado por su homosexualidad, pues también, en apenas unos fotogramas, habla del apoyo entre almas solitarias, del paso del tiempo, de la vanidad perdida, del deseo por alguien más joven y de la emoción por sentirse correspondido.

A modo de anciano de los huesos de cristal de Amèlie, Giles representa la complicada mezcla de bálsamo cómico y rol lacrimógeno. Junto al de Octavia Spencer, son los dos papeles que interpretan a Elisa para el espectador, que la protegen y la ayudan desde su posición marginal. Porque La forma del agua no es solo un canto al amor, sino también a la amistad y a la falta de egoísmo que paradójicamente poseen los que menos tienen.

Guillermo del Toro apela a estos sentimientos universales engatusando la retina y el oído (con la BSO de Alexandre Desplat) del espectador. Es un cuento comprometido pero nada panfletario, y eso, por otra parte, es lo que lo hace poco memorable. Queda en cada cual identificar si ese es su peor defecto o la mayor de sus virtudes.

Anuncios

La gran familia animal no se olvidará de Forges

30 marzo, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

Antonio Fraguas ‘Forges’ nos conmovió siempre con las lágrimas que, en sus viñetas, caían de unos toros que se preguntaban por qué. Con ellos, el muy querido Forges se preguntaba por qué los toros son torturados en los ruedos y en los festejos españoles, por qué se considera y protege como cultura esa tortura que nos degrada como sociedad: “sañas de identidad”, las llamó, de este país cuya historia él ha ido narrando cada día, durante décadas, con humor, ternura, agudeza e inteligencia únicas. Los suyos, como ha señalado El Roto, “eran personajes que se preguntaban y se respondían a sí mismos”.

Forges siempre estuvo al lado de los animales y hoy todos los toros del mundo lloran el adiós de un amigo, de un cómplice, de un aliado. Con una bondad que era capaz de que encarnara en sus dibujos, Forges nunca tuvo pelos en el rotulador para acusar a quienes permiten su tormento: “¡Y que solo sean capaces de ponerse de acuerdo con nuestro dolor!”, se lamentaba uno de sus toritos para denunciar que tanto PP como PSOE (representantes mucho tiempo de un bipartidismo alternante que nada hizo por ellos) rechazaran penalizar las fiestas donde se produce maltrato animal. Era uno de sus tantos toros tristísimos, perplejos, solos ante un destino horrible que no querían, un toro como ese otro que escribe a los Reyes Magos para que los toreros “os hundáis en el más profundo olvido colectivo”. Forges no ha podido llegar a verlo pero, cuando ese olvido sea, gracias también a él, una realidad, su magna obra, inmortal, seguirá siendo recordada. Y con ella los toros que lloraban.

Hay muchas maneras de ser activista. Forges lo fue en defensa de los animales. Lo fue haciendo el mejor activismo que él podría haber hecho: a través de sus geniales viñetas. Pero, en coherencia con su compasión por las víctimas sin voz y con su compromiso por una España que llegue a superar la barbarie, siempre estuvo disponible para apoyar a otras personas y organizaciones. Cuando en enero de 2016 presentamos en Madrid el proyecto Capital Animal, no dudó en apadrinarlo con su presencia en la  rueda de prensa que se celebró en La Casa Encendida. Como no dudó en participar con una selección de sus viñetas antitaurinas en la exposición  ‘Otras Tauromaquias’ de Calcografía Nacional. Ni dudó en involucrar al Instituto Quevedo de las Artes del Humor, del que era director técnico, para organizar la exposición ‘Los animales y nosotr@s. La gran familia’ en CentroCentro.

Obra de Forges en la exposición 'Otras Tauromaquias' de Calcografía Nacional. Madrid Capital Animal 2016
Obra de Forges en la exposición ‘Otras Tauromaquias’ de Calcografía Nacional. Madrid Capital Animal 2016 CRISTIAN RODRÍGUEZ AGUDELO

Allí estuvo siempre Forges, con su generosidad, su ironía bondadosa y aquella sonrisa que se contagiaba e iluminaba este mundo de injusticias y dolores. “Yo, en todo lo que pueda, voy a evitar la violencia como sea”, dijo en aquella presentación, mientras contaba la historia de la cotorra Blasa y nombraba, uno a uno, a los perros que han formado parte de su familia (una familia, por cierto, con un gen maravilloso que reproduce personas como los periodistas Rafa Fraguas, su hermano, y Toño Fraguas, su hijo, con quien Forges renombró a los pájaros).

Mariano Norgan, Doña Jimena, Él, Ella, Cora, Flanhagam O’Reilly, Tosca, Montse Guinda, Willy, Tirso, Zeta, Perrón, Luna, Cibeles, Pestosi, Canelo, Tula, Oiga… Estos son los perros de la familia Fraguas que inspiraron a los que, rabicontentos o flemáticos, perros con hábito lector, nos han ido lanzando mensajes de sensatez y amor desde las viñetas de Forges: “Cuanto más conozco a los hombres más me gustan los gatos”, reflexiona uno de sus perros sabios. Todos esos perros con los que Forges el agnóstico (“por no decir ateo”) se reencontrará en el cielo, “porque todos los perros, y en general todos los animales, sí merecen un cielo”. Dedicó parte de su trabajo y de su vida a “intentar por todos los medios que por lo menos aquí, en la tierra, no pasen por ningún purgatorio”.

Presentación de Madrid Capital Animal en La Casa Encendida, en 2016. De izda a dcha: Lucía Casani, Rafael Doctor, Niño de Elche, Concha López, Forges, Ruth Toledano, Paco Catalán y José Guirao.
Presentación de Madrid Capital Animal en La Casa Encendida, en 2016. De izda a dcha: Lucía Casani, Rafael Doctor, Niño de Elche, Concha López, Forges, Ruth Toledano, Paco Catalán y José Guirao.

En la presentación de Madrid Capital Animal, Forges se dirigió a los periodistas: “Vosotros, que tenéis en la mano el poder de la información, tenéis la obligación moral y ética de propalar esta nueva de lo que está pasando aquí en este momento. Porque si las capitales fueran mucho más animales, seguro que los países serían mucho más merecedores de ese cielo”. Desde este espacio periodístico que es El caballo de Nietzsche manifestamos nuestra firme y fiel obediencia al mandato del maestro, y conminamos a hacerlo al resto de la profesión. Periodista, no te olvides de Forges.

Si he querido contar aquí nuestra experiencia particular con Forges es para dar cuenta de su apoyo a la causa animalista, para que no se olvide que un grande como él nunca olvidó a los olvidados. Lo hago desde una profunda e infinita gratitud. Y en nombre de todos los animales a quienes él puso rostro y dio su voz, y que hoy le dicen: gracias, amigo Forges, nos vemos en el cielo, desde donde ¡nos van a oír!.

En un país multicolor

29 marzo, 2018

Fuente: http://www.infolibre.es

El Gran Wyoming

Publicada 14/03/2017 a las 06:00Actualizada 13/03/2017 a las 21:41  
La lista de la España que sufre no para de crecer. A la Iglesia perseguida víctima desde las catacumbas a nuestros días, hay que sumar a Hazte Oír, perseguida como los judíos por los nazis disfrazados de demócratas, y también a Esperanza Aguirre, que se declara “la principal víctima de la corrupción”.

España está siendo despiadada con la mayor víctima de la corrupción, que no es la educación, tampoco la sanidad pública, apaleadas en cada nuevo presupuesto por los receptores y distribuidores de comisiones que luego se sitúan en los altos puestos de la administración de las empresas. Tampoco los ciudadanos que padecen los recortes derivados de estos chanchullos son los principales perjudicados. La principal víctima de este latrocinio orquestado en comandita, hacemos lo que podemos.com, es la que durante años tuvo el cetro de la derecha madrileña en sus manos: Caperucita Heidi Madrastra de Blancanieves Sacamantecas Antoñita la Fantástica Aguirre. Todos esos nombres, correspondientes a sus diferentes personalidades, adornan a esta mujer poliédrica. Aunque a lo mejor es sólo que tiene mucho morro y también personal que le ríe las gracias porque, desde luego, gracia hace la señora. Aunque sea puta gracia.

Aquellos que ella había colocado a su derecha e izquierda para que la salvaguardaran de todo mal, e hicieran por España lo que ella no podía abarcar, aprovechaban que despertaba con la salida del sol para arremangarse y subirse a los andamios de la construcción de los hospitales que garantizaban la salud de sus conciudadanos para, desde las cloacas de las diferentes administraciones, cavar un túnel por el que saquear las arcas de la Comunidad madrileña sin que ella pudiera sospechar, ni remotamente, que tal cosa pudiera estar sucediendo. La mano dura que tenía para con los más necesitados se convertía en guante de seda con los chorizos que minaban su credibilidad y restaban valor espiritual a su piadosa obra social.

Atrás quedan los tiempos en los que junto a su consejero Lamela, que ahora trabaja en uno de los emporios beneficiarios de aquellas maniobras sanitarias, dieron por buena una denuncia anónima que acusaba a un equipo de médicos de haber asesinado a doscientas personas en el hospital de referencia de su Comunidad, el Severo Ochoa. No les cupo la duda, no les extrañó la figura de la denuncia anónima, tampoco al juez que mantuvo durante años el secreto de la investigación de tamaña superchería, que sólo tenía como misión demostrar la necesidad de que los nuevos hospitales estuvieran en manos privadas, para que los medios afines a la causa, que cobran un pastón de nuestros impuestos a través de la propaganda institucional, y también a tocateja con venta de acciones, se despacharan por esa boquita y anunciaran que aquello era un centro de exterminio como los de los nazis. Sí, así lo decían. De esa forma tan extravagante y excesiva se gestó lo que llamaban colaboración público-privada, que incluyó una no menos perversa colaboración político-judicial, y fructificó en la aparición de hospitales por doquier que se venden como propios cuando no lo son.

Salieron a la luz innumerables chanchullos que señalaban a sus principales colaboradores. Tuvo en sus manos Esperanza, “la víctima”, toda la información necesaria, no sólo para detectar el cachondeo delincuente que escandalizaba a la sociedad madrileña, sino también para haber puesto orden en aquel sindiós choricero en el que estaba sumergida, pero entró en una de esas ausencias puntuales en las que rechazaba las pruebas que le aportaban los llamados cuerpos de seguridad del Estado. Según ella, cuando llegaban aquellos informes en los que se denunciaba que se robaba a manos llenas, ella sometía al denunciado a un careo, y como éste negaba los hechos, pues ella se lo creía todo. Ella es mucho de aplicar la máxima jurídica de in dubio pro reo, aunque más bien es de la escuela de Uno de los nuestros. Ya saben. Ni siquiera se mosqueó cuando la prensa publicó que el señor Granados se estaba haciendo un casoplón y este negó tal cosa afirmando que su mujer era decoradora y que estaba asesorando a la auténtica propietaria del inmueble. El señor Granados y su esposa terminaron viviendo en aquella casa que “no era suya”. Cuando los periodistas llamaban al telefonillo preguntando por él, desde dentro respondían que allí no vivía. Como en las películas de risa.

Tampoco se enteró de que los terrenos donde se hizo la estación del AVE de Guadalajara, la estación más ruinosa de todas, eran de la tía de su marido. Fueron recalificados y allí se construyeron un montón de casas. Cuestión que niega siempre. Tampoco sabe nada de las cuantiosas subvenciones que le llueven desde la UE en forma de millones de euros, y que recibe su negocio familiar, negocio del que desaparece su firma cuando la cosa sale a la luz.

No sabe nada de aquella historia que la llevó a la Presidencia por primera vez, cuando desaparecieron a la hora de votar dos diputados del PSOE, Tamayo y Sáez, en una maniobra en la que estuvo involucrado el secretario general del PP madrileño, Ricardo Romero de Tejada, que terminó de consejero en Caja Madrid con el colega Blesa. Los echan, salen en la prensa cesados y luego les dan un cargazo. Porque sabemos que estos señores del PP son gente honrada a los que ampara la presunción de inocencia, pero cualquiera diría que actúan como una organización mafiosa pagando servicios que compran el silencio. Total que se hizo presidenta, en la segunda vuelta, por la cara, cuando había perdido las elecciones. Y sin sospechar nada de nada, sin enterarse de nada. ¿Para qué preguntar? Además cuando lo hace se limita a escuchar la versión de los suyos, que le decían, ingenua ella, que eran inocentes. Si es que estas cosas le pasan por buena.

Tampoco se enteró de las reiteradas denuncias de las actuaciones del señor Correa, en lo que más tarde se convertiría en el caso Gürtel, por parte de un colaborador íntimo de este, José Luis Peñas, concejal de Majadahonda y militante del Partido Popular, que aburrido de que la señora no le recibiera denunció los hechos a la Policía. Mucho más tarde, doña Esperanza sacó a la luz la cuestión que según Rajoy no existía, él lo enmarcaba en un contubernio formado por jueces, policías y guardias civiles, para hundir la reputación intachable del Partido Popular. Despistada como siempre y sin miedo al ridículo, proclama de manera sorprendente durante una intervención en la Asamblea madrileña, causando la hilaridad del personal, que ella era la descubridora de la Gürtel, cuando ya se habían escrito toneladas de folios sobre la cuestión. Es posible que se acercara a la SGAE para que quedara constancia de su descubrimiento y, desconocemos si, de paso, aprovechando el viaje, intentó patentar también la penicilina y la vacuna de la polio.

Dentro de ese despiste que raya en la incapacidad absoluta y le impide aceptar responsabilidad política alguna, afirma constantemente, como si fuera una monomanía, que ha dimitido de sus cargos políticos por su responsabilidad in vigilando. Quienquiera que le enseñara el término se ha ganado el cielo, lo suelta cada vez que ve un micrófono. Mientras, sigue siendo líder de la oposición en el Ayuntamiento de Madrid. Pero ella cree que ha dimitido de sus cargos políticos. A lo que se debe referir, cosa que a los que no somos de su partido nos importa un pimiento, es a que dejó su cargo de presidenta del PP madrileño tres meses antes de que prescribiera, cuando había anunciado que no se iba a presentar de nuevo.

A los ciudadanos lo que les preocupa es lo que atañe a lo público, lo que les afecta a ellos. Las decisiones que tome dentro del partido nos traen sin cuidado, como si se borra del Círculo de Lectores o del club de golf. Es más, es allí, en el PP, donde debería afianzarse porque sin duda estará entre iguales. Génova debe ser el único lugar del planeta donde la gente no ha oído hablar de corrupción ni de financiación ilegal.

En fin, todo puede esperarse de alguien que tira una moto de la policía al arrancar el coche y no para a mirar que ha pasado: ¡qué poderío!, que recorre la Gran Vía de Madrid perseguida por la policía con las luces a toda castaña, que llega a la puerta de su casa y maniobrando para entrar al garaje le da al coche de la policía que tiene detrás, y se mete en casa tan pancha, como si nada.

Ella es la que también pregona que nadie debería estar más de ocho años en la política.

Eso, que como no se entera, pues un día podría verse en los juzgados sin saber por qué. Del mismo modo que no entiende la responsabilidad que asume alguien cuando nombra a una persona para que administre lo público y trinca para su bolsillo. Le defiende una y otra vez de acusaciones que luego se muestran ciertas para, más tarde, lavarse las manos cuando llueven los marrones. A ella le valía, por ejemplo, que Ignacio González presentara una escritura de propiedad de la famosa vivienda de Estepona firmada un par de días antes de presentarse ante el juez, cuando había amenazado con llevar ante los tribunales a aquel que osara afirmar que la casa era suya. Le vale todo y luego se queja.

¡Qué cabecita loca!

Lo dicho, una víctima de la corrupción.

¿Y los demás? Los que pagamos la fiesta, ¿qué somos?

Forges, ha muerto uno de los nuestros

28 marzo, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

No, no, veréis, no nos contéis que Forges es Trending Topic, ni cuántos políticos, famosos  y “celebrities” –hasta eso he leído- le despiden y le rinden homenaje. Entre los que citáis hay muy mala gente y Antonio Fraguas de Pablo era un hombre realmente bueno. Era de todos. Viendo las reacciones a su muerte lo que realmente se puede constatar es que era muy querido, porque era uno de los nuestros. Millones de españoles están conmovidos, sintiendo su propio duelo. Se palpa el dolor, casi el desamparo por su ausencia, pero tanto o más el amor hacia este hombre que, además de ser uno de los grandes humoristas españoles, lo sentimos tan nuestro.

Llamaban a la Cadena SER esta madrugada desde distintos puntos de España hablando de su propio Forges. Como de alguien cercano, que se ha ido. Le paraban en la calle, le pedían que dibujara temas, le contaban que sabían por dónde apuntaba la actualidad al ver su viñeta. Y el día se sucede con el recuerdo de cuantos se sintieron apoyados por el gran Forges. Es difícil encontrar tal amplitud de colectivos sintiendo que Antonio hizo algo por ellos.

Los refugiados, a los que dedicó, dicen, “un recuerdo constante”.

CEAR

@CEARefugio

Muy tristes por la noticia del fallecimiento de Antonio Fraguas de Pablo . Siempre nos quedarán sus viñetas y su recuerdo constante a los .

¡No olvidemos nunca!

Los perseguidos, los encarcelados por defender los Derechos Humanos en regímenes autoritarios, como resalta Amnistía Internacional.

Ver imagen en TwitterVer imagen en Twitter

Amnistía Internacional España

@amnistiaespana

Ay …cuánto te echaremos de menos. Gracias por tu compromiso, por tu imaginación, por tu pluma siempre dispuesta a la denuncia, la solidaridad y la compasión. Que la tierra te sea leve amigo. (Las imágenes fueron su regalo para gente que lucha por los DDHH)

 Gran amigo del medio ambiente decían desde Greenpeace.

Greenpeace España

@greenpeace_esp

Nuestro más sentido pésame por el fallecimiento de , un gran amigo del medio ambiente. Recibió nuestro premio Artemio Precioso y nos regaló ilustraciones maravillosas como esta

Los amantes de los animales y quienes detestan la tortura.

PACMA

@PartidoPACMA

Nos ha dejado el maestro . Su humor y su ingenio también ayudó a los animales. ¡Gracias por todo!

Sus compañeros, desolados.

Yo también le conocí hace muchos años. Primero fue una sonrisa que se dibujaba en el control de los Telediarios de TVE aún en Prado del Rey. Antonio Fraguas era mezclador de sonido y ya dibujaba. La televisión creó como un vínculo. Por entrevistas que procuraba no rechazar sé que era feminista desde el principio. “Teníamos que ir nosotros con nuestras mujeres a buscar recetas de la píldora anticonceptiva o conseguirla en las farmacias”. En aquellos negros años en los que estaba prohibida y se prescribía con eufemismos.  La mayoría de los homres no se implicaban en esto bueno pues ya, evidentemente.

  Siempre crítico con el poder, con  la corrupción en particular. Las manos del trinque salían por todo el cuerpo de los depredadores de lo público para arramplar más. La tortícolis, que precisaba tratamiento médico de tanto mirar para otro lado. Siempre con ese tono amable que calaba más que un grito.

Fue uno de los primeros en detectar el nivel de hartura de la sociedad, siempre estuvo con los pies en el suelo y los ojos abiertos.

Una de sus últimas batallas fue pedir que no se les quite la pensión a los autores jubilados. Vamos a ver si las condolencias de los poderosos satisfacen esa reivindicación, porque hechos son amores como el mismo Forges diría.

Ha muerto uno de los nuestros y así lo sentimos millones de ciudadanos. El tiempo es limitado. Creo que tuvo una vida que supo hacer feliz, y una familia envidiable tan maravillosa como él. Ha muerto con la naturalidad con la que vivió. Y consuela pensar que todavía hay seres que despiertan cariño sincero como ocurre con Forges. Y que fue un placer tenerlo entre nosotros. Nuestro país sería muy distinto con más Forges y menos vándalos.

13 batallas íntimas antes de la Gran Guerra

27 marzo, 2018

Fuente: http://www.blogs.elpais.com

Por: Tereixa Constenla 03 de abril de 2014

Schiele-Embrace-Lovers-II
‘Embrace Lovers II’, de Egon Schiele.

En 2012 Florian Illies, periodista e historiador del arte, publicó en su país, Alemania, una curiosa obra de no ficción tocada por el éxito de las novelas. Illies, buen conocedor de la literatura y el arte de la Europa central, urdió un rompecabezas íntimo sobre las élites culturales, atrapado en el instante anterior al estallido de la Gran Guerra. Sus personajes son grandes maestros, traspuestos de neuras y genialidades, pillados en plena víspera del fin del mundo (del entonces conocido), más preocupados por sus guerras interiores que por las señales de que algo feo se movía a su alrededor. 1913. Un año hace cien años, publicada en España por Salamandra, invita a espiar por el ojo de la cerradura y descubrir cosas que algunos grandes preferirían que no salieran de casa. Para armar su mosaico, Illies se apoyó sobre casi un centenar de biografías y memorias. De sus apuntes, hemos seleccionado 13 historias.

  • Rainer Maria Rilke viaja a Ronda. Se hospeda en el hotel Reina Victoria, un establecimiento británico casi vacío. Escribe cartas a su madre y a todas las mujeres de su vida (se van acumulando), lee, disfruta del buen tiempo (es enero, es el Sur). Ha viajado a Ronda siguiendo las instrucciones de una desconocida en una sesión de espiritismo.
  • Freud.
  • Freud [en la foto, de AP, en los años treinta] escribe Tótem y tabú. Tras el desafío de su antiguo alumno C. G. Jung, desarrolla la teoría del parricidio. Jung le había escrito: “Esa costumbre suya de tratar a sus discípulos como pacientes es un torpe error (…) Mientras tanto, usted permanece intacto, inmerso en su autoridad paterna. Por mera subordinación nadie se atreve a tirarle de la barba al profeta”. En enero, Freud contesta: “Le propongo finiquitar por completo nuestras relaciones privadas. Yo no pierdo nada con ello, puesto que desde el punto de vista afectivo hace tiempo que tan solo estoy vinculado a usted por el fino hilo conductor de frustraciones anteriormente experimentadas”. Y finiquitaron.
  • El 17 de Febrero se inaugura el Armory Show en Nueva York. Se exponen 1.300 obras. La tercera parte había viajado desde Europa. Las obras de Picasso, Matisse, Brancusi, Duchamp y otros europeos eclipsaron al arte americano, un arte viejo que olía a XIX. Un éxito de público, un espanto de críticas (que arremetió contra los europeos con saña. “Explosión en una fábrica de ripias”, escribió un crítico sobre el Desnudo bajando una escalera de Duchamp.
  • La tarde del 31 de marzo Schönberg dirige en Viena una sinfonía de cámara con piezas de Mahler y sus alumnos Alban Berg y Anton von Webern. Los compositores responden a los silbidos, las risas y los gritos. Schonbërg anuncia que ordenará salir a quien moleste. Alguien reta al director a un duelo. Del fondo de la sala se levanta el compositor Oscar Strauss, se acerca al escenario y le propina un bofetón a Schonbërg. La policía intervino para detener a cuatro personas. A partir de entonces la inolvidable sesión pasó a ser conocida como “el concierto de las bofetadas”.
  •  Dos dibujos de Hitler enviados a la Academia de Bellas Artes de Viena
  • El 20 de abril cumple 24 años. Hitler vive en un albergue de Viena con otros 500 hombres,sobrevive pintando acuarelas. La Academia de Bellas Artes le rechazó como alumno [en la imagen, dos de los dibujos que envió a la institución]. Cobra de tres a cinco coronas por lámina. Compra leche y pan de centeno. Juega al ajedrez y pasea por los jardines. Pierde la compostura cuando se habla de política. “No puede ser, chilla, que en Viena vivan más checos que en Praga, más judíos que en Jerusalén y más croatas que en Zagreb”.
  • El 8 de junio Kafka empieza a pedir la mano de Felice. Concluye la carta el 16. Veinte páginas. La petición de mano más singular de la literatura: “Ten presente, Felice, el cambio que experimentaríamos con un matrimonio, lo que perdería y ganaría cada uno (…) Perderías Berlín, esa oficina que te gusta, a tus amigos, los pequeños placeres, la perspectiva de casarte con un hombre sano, divertido, bueno, de tener hijos guapos. A cambio de esa pérdida nada desdeñable ganarías a un ser enfermo, débil, huraño, taciturno, triste, inflexible, casi sin remedio”.
  • Oskar Kokoschka y Alma Mahler se devoran. En todos los sentidos. El pintor quiere casarse con la viuda del compositor. Ella le exige antes una obra maestra. Y entonces crea La novia del viento. Pero no servirá de nada. Después de torturarse mutuamente con su carrusel pasional, Alma se casará finalmente con el arquitecto Walter Gropius.
  • ¡Ay, las hemerotecas! El periodista inglés Norman Angell, muy influyente y respetado en 1913, proclama que la era de la internacionalización impedirá el estallido de guerras mundiales dado que todos los países tenían lazos económicos. El mundo financiero era el gran paladín de la paz. “La influencia del mundo de las finanzas alemanas al completo frente al gobierno alemán resultaría eficaz para poner fin a una situación ruinosa para el comercio alemán”.
  • En Venecia muere Gerhart, hijo de Samuel Fischer, el editor de Muerte en Venecia, gran éxito literario del año.
  • Se publica Por el camino de Swann, el primer volumen de En busca del tiempo perdido. A Proust le han rechazado ya el manuscrito en tantas editoriales, que acaba pagando la primera edición de su bolsillo.
  • Ernst Jünger se fuga de la casa paterna para ir a correr aventuras en África con una pistola y el libro Los secretos de la parte oscura de la tierra por equipaje. En Verdún se alista en la Legión Extranjera. A pesar de que su padre, adinerado empresario de minas, moviliza todas sus influencias en Berlín y París no logra impedir que Ernst embarque en Marsella rumbo a África. Algo de aventura vivirá pero poco… lo suficiente para celebrar el regreso a la casa del padre.Duchamp posa con su obra
  • El primer ready-made de la historia (la rueda de una bicicleta sobre un taburete) gira en la habitación de Duchamp [en la imagen, con su obra] en París para tranquilizar a su artífice. En Moscú alguien da otro paso de gigante para asentar el arte moderno: Malévich pinta su Cuadrado negro.
  • La Mona Lisa, robada en el Louvre dos años antes, da señales de vidaVincenzo Peruggia, cristalero auxiliar del museo, la había robado para “devolver esta obra maestra al país del que procede”. Tras la recuperación, el retrato de Da Vinci inicia una gira triunfal por Italia (en Villa Borghese, el ministro de Cultura se sentó a su lado durante el horario de visita para no perderla de vista) hasta que el rey Víctor Manuel III hizo la devolución simbólica a los franceses.

El maquis, entre el acoso franquista y los conflictos internos

26 marzo, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

“Hay gente que cuando habla de esto pasa de un tono de voz normal a un susurro. Y quien ha querido apagar la grabadora. Se mantiene el miedo. Pareciera que la dictadura todavía no se hubiera acabado”. Son palabras de Raül González Devís, profesor de Historia en el instituto de Vilafranca, un pueblo del interior de Castelló, y autor de una tesis doctoral sobre el AGLA (Agrupación Guerrillera de Levante y Aragón), el maquis que ocupó montes de Cuenca, Teruel, Castellón y Tarragona entre 1946 y 1952.

El estudio, titulado “Entre la resistencia y la supervivencia”, indaga en el aspecto humano de los guerrilleros y en sus logros y problemas más desconocidos por el gran público. Se puede bucear en la parte más amarga, como los secuestros y asaltos con objetivos de mera supervivencia económica. Pero también en la “preocupación de desmarcarse de la delincuencia común”, dice el texto.

En esta línea, la tesis cuenta la existencia de una escuela de guerrilleros en La Cerollera (Teruel), donde se daban clases de tiro y táctica militar pero también de política, sanidad y cultural general. Y narra la “prioritaria” difusión de consignas antifranquistas con una imprenta propia en la que se imprimían pasquines e incluso un periódico llamado “El Guerrillero”.

Ocupación de pueblos

Folleto propagandístico elaborado por el AGLA. Imagen contenida en la tesis doctoral "Entre la resistencia y la supervivencia" de Raül González Devís.
Detalle de un folleto propagandístico elaborado por el AGLA. Imagen contenida en la tesis doctoral “Entre la resistencia y la supervivencia” de Raül González Devís.

Otras acciones del maquis destinadas a la persuasión política de la población era la ocupación de pueblos. Solían elegir núcleos sin Guardia Civil para evitar derramamiento de sangre. Los guerrilleros tomaban las armas del somatén -los más afectos al régimen de cada pueblo, a los que se permitía tener pistolas-, compraban víveres -o podían también requisarlos, si el dueño de la tienda era adepto al régimen- y repartían panfletos.

La acción terminaba con un mítin en la plaza del pueblo y no duraba más de una tarde. Era “una demostración de fuerza” para “reforzar internamente la agrupación” e “incidir en la opinión pública”. Una de las ocupaciones tuvo lugar en Catí (Castellón) en mayo de 1947.

Nacidos en la zona

La principal novedad de este trabajo es que constata que el PCE (Partido Comunista de España) no controló la agrupación guerrillera tanto como se creía hasta ahora. Es verdad que el AGLA fue “la niña bonita” del partido por su cercanía a Francia y a las poblaciones de la costa, pero González Devís demuestra que la fuerza de los guerrilleros autóctonos era mucho mayor de lo que se pensaba hasta ahora.

Si bien el partido envió continuamente a guerrilleros desde Francia para liderar los batallones, su peso siempre fue menor respecto al 70 % de maquis procedentes de las comarcas en las que se implantaba la agrupación. Hubo muchos enfrentamientos entre estos dos grupos. Hasta ahora, estos conflictos se habían explicado por diferencias ideológicas entre comunistas y el supuesto anarquismo de los autóctonos.

Pero esta no fue la única causa. Está también “la diferencia de mentalidad: un militante venido de fuera tomaba la guerrilla como el compromiso con el partido y entre los otros, había quien la consideraba un refugio respecto a la persecución de la Guardia Civil”. Los conflictos también se repitieron porque en muchas ocasiones los autóctonos se negaron a ejecutar órdenes que pudieran costar la vida a personas conocidas.

Las diferencias dieron lugar a decenas de ajusticiamientos internos y deserciones y fueron la evidencia de que el partido era incapaz de controlar lo que pasaba en el monte desde sus bases en las ciudades y en Francia.

Folleto propagandístico del AGLA. Imagen contenida en la tesis doctoral "Entre la resistencia y la supervivencia" de Raül González Devís.
Folleto propagandístico del AGLA. Imagen contenida en la tesis doctoral “Entre la resistencia y la supervivencia” de Raül González Devís.

Un líder autóctono: el Cinctorrà 

No obstante, el PCE sí permitió que algunos de los guerrilleros del terreno fueran líderes de batallones. Fue el caso de José Borrás, apodado el Cinctorrà. Es una de las mejores muestras de la hetereogeneidad de los miembros del AGLA porque se incorporó a la vuelta de su exilio en Francia, pero no por ello era comunista. Ya en la guerrilla, se insubordinó en numerosas ocasiones y llegó a desertar, desanimado por las derrotas ante el régimen y las matanzas de civiles que perpetró la Guardia Civil.

Sin embargo, el PCE permitió que liderara un batallón y lo mantuvo en su puesto en los años clave de 1945 a 1947. La razón es que el Cinctorrà, como muchos otros autóctonos, podía despertar simpatías entre los vecinos que facilitaran a la guerrilla el apoyo de la población. Sobre todo en el primer momento, los “vínculos primarios, de vecindad y solidaridad, facilitaron la ayuda de la población civil a la guerrilla”, explica el autor.

Técnicas probadas contra la guerrilla carlista

Las represalias de las fuerzas franquistas fueron más duras a partir del otoño de 1947. Fue el momento en que llegó a la zona el alto mando franquista Manuel Pizarro. Aplicó técnicas de represión que ya se habían probado contra la insurgencia carlista en el interior de Castellón,  zona de tradición guerrillera.

“Desde aquel momento, proliferaron las muertes irregulares, amparadas por la Ley de Fugas, se multiplicaron las detenciones masivas, se generalizaron las contrapartidas [grupos de guardias civiles que se disfrazaban de maquis para detectar a los masoveros que les servían de apoyo y sembrar desconfianza] y se decretaron las evacuaciones” de las masías.

Además, la represión no sólo sirvió para combatir a los maquis. También para “depurar a las personas con antecedentes republicanos o de izquierdas”. El resultado fue que los asesinatos cometidos por la Guardia Civil “permitieron limpiar de desafectos y silenciar a potenciales disidentes en un mundo rural difícilmente anónimo”.

Del terror a la ruptura de los vínculos

El ataque a la población civil por parte de las fuerzas franquistas fue sistemático. Los datos recogidos en este trabajo lo demuestran. En muchos pueblos de la zona, como Atzeneta, la Pobla de Benifassà o Benassal, hubo más muertos en estos años que en la inmediata posguerra. Y el 75% de víctimas mortales de la represión entre 1945 y 1952 no eran guerrilleros sino civiles.

Implantación territorial y división por sectores del AGLA. Imagen cedida por Raül González Devís.
Implantación territorial y división por sectores del AGLA. Imagen cedida por Raül González Devís.

La represión trajo el terror. Y el terror llevó consigo las delaciones, las traiciones y la negación de ayuda entre vecinos. Se rompieron los “vínculos primarios”, en palabras de González Devís, algo fundamental para la vida rural. “Fue una etapa muy traumática en las comarcas del interior, donde todo el mundo se conoce. Esa es una razón por la que hoy en día sigue siendo algo de lo que cuesta hablar”, explica.

Fabrilo y Oronal 

Hay episodios que ilustran este desgarro social. En el mas de Pou de la Pica de Culla, la Guardia Civil mató a una familia entera por haber albergado a Fabrilo, un guerrillero herido oriundo de un pueblo cercano. Otro caso fue el del maquis Victorino Prades, alias Oronal. Recién huido de la cárcel y herido, buscó refugio en la llamada caseta Blanca de Morella, habitada por un amigo de la infancia.

Este, sin embargo, le denunció. Oronal acabó muerto, abatido a tiros por la Guardia Civil. Como muchos otros que habían hecho lo mismo, su delator contó con ayuda de las fuerzas franquistas para trasladarse a una ciudad. En su caso, marchó a València, donde “le dieron alguna perra”, según cuentan testimonios directos, y se ganó la vida vendiendo en los mercados ropa vieja de soldados.

Portada de "Mundo obrero" dedicada a la Agrupación Guerrillera de Levante y Aragón. Imagen cedida por Raül González Devís.
Portada de “Mundo obrero” dedicada a la Agrupación Guerrillera de Levante y Aragón. Imagen cedida por Raül González Devís.

González Devís también aborda el papel de las mujeres en la guerrilla. No tomaron parte en la lucha armada porque tanto el AGLA como el PCE consideraban que las mujeres debían tener un papel auxiliar. “Ayudad a los heroicos guerrilleros” fue un mensaje dirigido por la propia Dolores Ibárruri, líder del PCE, a las mujeres desde una publicación guerrillera con motivo del 8 de marzo de 1946.

Mujeres que no eran “normales”  

Las mujeres sí asumieron el papel de enlaces y colaboradoras, y desde estos roles asumieron muchos riesgos. Trasladaron multicopistas, pasaron mensajes desde la cúpula del partido en las ciudades a los guerrilleros de las montañas, albergaron maquis en sus casas y les cuidaron y curaron.

González Devis también se refiere al cariz particular que tomaban las represalias de la Guardia Civil cuando las víctimas eran mujeres. Además de arriesgarse a ser torturadas y asesinadas como sus compañeros varones, se las solía acusar de mantener relaciones sexuales con los guerrilleros.

“Independientemente de su veracidad, estas acusaciones vinculadas a la vida privada insistieron en la promiscuidad sexual o la irreligiosidad para constatar un perfil que no encajaba con la mujer ‘normal’, católica, sumisa y obediente”.

Para llevar a cabo su estudio, González Devis tuvo decenas de conversaciones con ancianos de las zonas donde actuó el AGLA. Fue una carrera de fondo porque era necesario “ganarse la confianza” del interlocutor antes de hablar de los maquis. Esto le convenció de la importancia de seguir investigando y divulgando. Porque “hay todavía silencio” en torno a los guerrilleros antifranquistas.

Economía del Bien Común: una puerta a un futuro sostenible

25 marzo, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

Sentido y coherencia. Si tuviera que describir la Economía del Bien Común (EBC) con dos palabras serían estas dos, y, si se me permitiera una tercera, añadiría la palabra esperanza.

La Economía del Bien Común propone un modelo económico que da sentido a aquello que hacemos porque es coherente con las motivaciones humanas y, con ello, abre un espacio de construcción de un futuro esperanzador. Se centra en la persona y sus necesidades desde una visión global del ser humano. Bajo esta perspectiva, la economía conforma las dinámicas de los recursos, bienes y flujos monetarios que permiten satisfacer las necesidades de todas las personas, que estamos organizadas en sociedad y que a la vez formamos parte de un sistema ecológico. Desde esta posición, con la persona en el centro e interrelacionada con todos los seres humanos y con la naturaleza, los valores que deben guiar nuestras acciones son la justicia social, la dignidad humana, la sostenibilidad ecológica y la participación democrática.

Como personas, actuar desde estos valores nos invita al autoconocimiento, a cuidar el bien común, a consumir de manera consciente y responsable y a participar desde la comunidad para construir un modo de vida justo y sostenible. Y como empresas, a medir la contribución al bien común utilizando la herramienta del Balance del Bien Común (BBC).

Sea cual sea la forma jurídica o punto de partida de cada empresa, el BBC permite analizar cómo se están aplicando estos valores en la relación diaria entre la empresa y los diferentes grupos de interés (proveedores, financiadores, empleados, clientes y la sociedad), se identifican evidencias, indicadores y, a través de un proceso participativo, se establecen áreas de mejora para avanzar en la contribución al bien común. Todo ello supone cambiar la competencia dominante por una actuación basada en la cooperación y entender el beneficio financiero, el dinero, como un medio para lograr el bien común y no como un fin en sí mismo. El resultado del BBC se traduce en un sello que la empresa puede comunicar en sus productos o servicios y que permite a las personas consumidoras ejercer su derecho a consumir de forma responsable premiando a quienes actúan de forma ética y cuidan el bien común.

Mercado ético europeo

Las administraciones públicas, como generadoras de políticas sociales y económicas, son las responsables de facilitar estos comportamientos, por ejemplo, a través de ventajas fiscales o preferencias en la compra pública. En este sentido, son especialmente destacables los pronunciamientos de la Unión Europea respecto a la EBC. En septiembre de 2015, el Comité Económico y Social Europeo (CESE) publicó una  opinión favorable respecto a la EBC como modelo adecuado para la creación de un mercado ético europeo y, a finales de 2017, esta vez por encargo de la Comisión Europea, se establece la EBC como modelo alternativo nuevo y se crea un grupo de trabajo para encontrar la manera de encauzar los diferentes movimientos económicos alternativos.

La EBC se suma a los movimientos con voluntad de transformación del sistema económico como, por ejemplo, la economía social y solidaria y con ellos conforma el ecosistema de las nuevas economías. Es un movimiento en constante formación y evolución desde la base, a través de los campos de energía y las asociaciones que, especialmente en Europa y Sudamérica trabajan para expandir esta manera de entender las relaciones socioeconómicas entre las personas, las empresas e instituciones y con el medioambiente.

La EBC podría llegar a ser el enfoque holístico que como humanidad necesitamos para hacer frente al presente incierto y complejo y para asegurar un futuro digno, justo, democrático y sostenible para las nuevas generaciones, porque permite crear un nuevo relato económico inclusivo, propone una herramienta, el BBC, para la gestión empresarial y apuesta por la participación democrática real para construir el futuro. Como escribe Rebecca Solnit en su libro Esperanza en la oscuridad, “la esperanza no es una puerta, sino la sensación de que en algún momento podría haber una puerta, una salida a los problemas del presente, incluso antes que encontremos o sigamos el camino”. La EBC podría ser esta puerta.

Montse Junyent es presidenta de la A ssociació Catalana per al Foment de l’Economia del Bé Comú (EBC Catalunya).

[Este artículo ha sido publicado en el número 55 de la revista Alternativas Económicas. Ayúdanos a sostener este proyecto de periodismo independiente conuna suscripción]

A favor y en contra de Egon Schiele como un baluarte de la sexualidad femenina

24 marzo, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

“Mi responsabilidad es defender la libertad del arte”, decía Egon Schiele (1890-1918). Lo que no imaginaba el joven pintor es que aquella loable intención seguiría estando amenazada cien años después de su muerte. El aprendiz de Gustav Klimt mostró una predilección por el erotismo desde sus primeras pinceladas, algo que partió en dos a la burguesía decimonónica europea.

Le amaban en secreto o le consideraban un depravado sexual. E incluso ambas. Pero parece que aquel pudor ante la representación artística de los genitales no entiende de siglos. Este año, el del centenario del siècle vienés, más conocido como Sezession, la capital austriaca se inundará de exposiciones con los desnudos de Egon Schiele a la cabeza. La campaña ha sido tan exitosa que varios países de Europa han accedido a publicitarla en sus ciudades. Varios, menos dos: Alemania y Reino Unido.

Ambos territorios se han negado a llenar sus muros y vallas con enormes imágenes de las piezas más sexuales del artista. Su argumento es que se tratan de “pinturas pornográficas” y que no consideran “ético mostrar genitales públicamente”. De todas formas, la oficina de Turismo de Viena se ha salido con la suya.

Los carteles de Egon Schiele ya cubren los andenes del metro de Londres o Berlín, eso sí, con una banda de la vergüenza en la que se lee: “Lo siento, tiene 100 años pero sigue siendo demasiado atrevido para hoy”, junto al hashtag #ToArtItsFreedom (para el arte, es libertad).

How do you feel about nude paintings in public spaces? What do you think? © WienTourismus/Christian Lendl

Con esta censura, la línea que separa  el rechazo ante la cosificación del cuerpo femenino y el puritanismo se desvanece. Algunos consideran la prohibición a Schiele como una metáfora de lo molesto que aún resulta en la actualidad el sexo de la mujer. Sin embargo, usar como baluarte feminista a un hombre que llegó a estar en la cárcel por escándalos sexuales puede tener sus riesgos, sobre todo cuando la historia y las biografías cumplen su labor.

Previo apretón de manos en contra de cualquier forma de censura, nos batimos en duelo otra vez para analizar la figura del artista dentro del contexto feminista.

A favor

Las obras de arte no deben ser censuradas. Si una pintura es polémica, lo que hay que hacer es explicarla, contextualizarla, para que su lectura en el presente y en el futuro no reproduzca estereotipos o ideas que puedan incitar al odio, al machismo o a la xenofobia. Vetar a Schiele es vetar la representación de los genitales femeninos, porque la realidad es que las vulvas siguen siendo incómodas para el grueso de la sociedad.

Es imposible defender de manera tajante que Schiele fuese un baluarte del feminismo. En todo caso lo fue del naturalismo, del cuerpo humano en su máxima expresión y de la libertad sexual. Prohibirlo a él o  al cuadro de unas ninfas desnudas (que en realidad era un experimento de una galería de Manchester para la instalación de otra artista) es de mojigatos. Aunque Schiele no representase el cuerpo de las mujeres como un acto reivindicativo, todo lo que sea acercarnos al mundo de las vulvas bienvenido sea.

Durante siglos, la mujeres han convivido con el pudor que les ha producido hablar de sus genitales, mirarlos o llegar a comprenderlos. Probablemente, Schiele no sea un teórico y no pintase para liberar a la mujer de ningún yugo, pero sí que pudo dar una gran primera lección a la sociedad oprimida de comienzos del XX: hay coños de diferentes formas, tamaños y colores.

El valor para las mujeres de la obra de Schiele tiene más que ver con un primer acercamiento de la pintura popular al coño que con una obra que se defina como feminista. Schiele no fue un ‘Despentes’ ni tampoco trató de serlo. Schiele se zafó del discurso dominante y pintó a mujeres abiertas de piernas. Postura inaguantable, para muchas y para muchos, entonces y ahora.

Schiele representa una realidad sin idealización ni dramatización. La mujer tiene genitales, tiene pelo y, agarrada a su libertad, se abre de piernas. Las vulvas de sus cuadros no son una oda a la fertilidad ni a la pureza. Schiele les grita a sus contemporáneos que a las mujeres también les gusta el placer. Aquí cabe mencionar que este autor también pinta con la misma crudeza penes colgantes.

Alemania y Reino Unido se han negado a festejar los cien años de fin del siglo vienés con cartelería de los desnudos de Schiele. Para esquivar esta forma de censura hacia el cuerpo de la mujer, los organizadores de este centenario han añadido un lema sobre las partes del cuerpo que molestan a las autoridades. Una jugada magistral contra la tiranía de la opresión y del ideal de belleza.

En contra

Nadie duda de la belleza y el rupturismo del arte de Egon Schiele. Su concepción de la sexualidad sin mojigaterías, con la mujer gozando de su cuerpo y sus genitales casi siempre a solas, demostró al público de manera explícita que el placer no era un coto privado masculino. Pero de igual forma que Schiele no seguía los tratados morales y éticos de la época en su pintura, tampoco lo hacía en su vida privada.

Su muy corta biografía no estuvo exenta de escándalos sexuales. Para empezar, la relación casi incestuosa que decían que mantuvo con su hermana pequeña Gerty Schiele. Aunque nadie demostró que aquella unión fuese más allá de lo espiritual, lo que de verdad menoscabó su imagen fue la acusación de pedofilia y perversión sexual por las que llegó a estar tres semanas en prisión preventiva y tres días en la cárcel.

Suele ser peliagudo tomar como baluarte de una causa feminista a un hombre que vivió hace un siglo y nunca se consideró como tal. Más aún si gustaba de invitar a menores a su casa para retratarlos en posturas controvertidas (aunque retirasen los cargos de rapto y abuso sexual a niños, siempre quedarán los dibujos) y fue famoso por manipular a las mujeres que posaban para él.

En cierta parte, hay empoderamiento femenino en su obra, sobre todo en cuadros explícitos e incómodos como Vista en un sueño (1911). Pero este admirador de Freud no pintaba a las mujeres así para liberar su nervio pudendo. Puede ser metafórico si se obvia el contexto, y eso, como demostraron las ninfas desnudas de Manchester, es poco recomendable.

La otra alternativa pasa por la apropiación. Pero, como decía Mary Beard, la gracia consiste en tomar el ejemplo de hombres que no lo hicieron con buena intención y convertirlo con nuestras propias manos en acciones feministas. Y eso ya está pasando. Artistas como Liv Strömquist y su cómic El fruto prohibido, festivales como  Coño’s Project y procesiones como la del “coño insumiso” están rompiendo el tabú sobre la vagina. Sobre su variedad, su simbolismo, su invisibilización, su placer y su libertad.

Ellas lo manifiestan junto a una intención política que debe ser nuestro verdadero baluarte.  También sufren censura y están siendo multadas hoy en día. Si ese es el rasgo principal de un estandarte de la sexualidad femenina, no necesitamos a un señor decimonónico para defenderla.

El fútbol no responde a la llamada solidaria de Juan Mata

23 marzo, 2018

Fuente: http://www.ctxt.es

El proyecto, impulsado por el centrocampista español para que los jugadores donen el 1% de su salario a causas benéficas, apenas ha sumado un apoyo un mes después de ponerse en marcha.

<p>Juan Mata juega un partido con un grupo de niños en un suburbio de Mumbai (India).</p>

Juan Mata juega un partido con un grupo de niños en un suburbio de Mumbai (India).

COMMON-GOAL

1 DE SEPTIEMBRE DE 2017

Podía ser la iniciativa solidaria relacionada con el fútbol más importante de la historia. Pero, de momento, no pasa de ser el gesto de un deportista con una sensibilidad especial hacia las necesidades ajenas. A principios de agosto, Juan Mata, el actual centrocampista del Manchester United, dio a conocer el proyecto Common Goal, que pretende que cada jugador done el 1% de su salario hacia proyectos que ayuden a personas con necesidades en países subdesarrollados. Un mes después, la iniciativa apenas ha recabado un único apoyo, el del alemán Matts Hummels.

SI TODA LA INDUSTRIA DEL FÚTBOL APORTARA EL 1% DE SUS INGRESOS SE PODRÍAN LLEGAR A RECAUDAR 30.000 MILLONES DE DÓLARES ANUALES PARA PROGRAMAS EN PAÍSES NECESITADOS

En un verano en el que se ha movido más dinero que nunca en el mercado de fichajes, donde se han batido récords en las operaciones de traspasos, resulta más doloroso el silencio con el que se ha recibido esta propuesta por parte de los compañeros de profesión de Mata. Era la ocasión ideal para que los futbolistas pudieran compensar en parte el desapego que buena parte de la sociedad siente hacia el colectivo al escuchar todos los días la riada de millones que mueven clubes, agentes y futbolistas. Una oportunidad que, por lo visto hasta ahora, no parecen muy interesados en aprovechar.

Habrá quien incluso le parezca poco una donación del 1% para jugadores que, en algunos casos, cobran salarios más que millonarios. Pero si ese porcentaje proviniera de toda la industria del mundo del fútbol, la cifra que se podría recaudar estaría en los 30.000 millones de dólares anuales. ¿Se imaginan la cantidad de proyectos solidarios que se podrían poner en marcha con ese dinero?

Mata se hizo una idea en el viaje que realizó este verano a los barrios más desfavorecidos de Mumbai, en India. “Fui a un barrio pobre en las afueras de la ciudad. Fue muy difícil comprender el nivel de pobreza. Ningún niño debería vivir así. Por eso decidí lanzar esta iniciativa”, asegura el asturiano, que ya desde muy joven demostró su talante solidario, que le ha llevado a ser miembro de Aldeas Infantiles SOS, de la iniciativa Surf Solidario, que busca recaudar fondos para instituciones que luchan contra el cáncer infantil y la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y a ser embajador de la Fundación Laureus España, cuyo objetivo es la inclusión social de niños y jóvenes con carencias económicas a través del deporte. No es el único de la familia. Su hermana mayor, Paula, con la que sacó una línea de camisetas para Save the Children en Etiopía, ha recorrido varios países pobres haciendo labores de cooperación.

Por cosas como estas o porque estudia dos carreras, Educación Física y Marketing, y Ciencias de la Actividad Física, Deporte y Periodismo, muchos dicen que Juan Mata no es un futbolista al uso, aunque él dice no sentirse “raro” y defiende que hay más compañeros con esas inquietudes. Pensando en cómo poder llegar más allá en su actividad solidaria, decidió asociarse a Streetfootballworld, una organización que ayuda a más de dos millones de jóvenes al año a través de aglutinar a más de 100 organizaciones que buscan beneficiar a los más débiles mediante el fútbol.

Common Goal es su última propuesta, impulsada bajo la idea de que lograr un cambio social no puede ser cosa de una sola persona, al igual que en el fútbol un único jugador no puede conseguir victorias. El objetivo es formar equipos de once futbolistas en el que cada uno pueda elegir el proyecto o causa que quiera, siguiendo la recomendación de Streetfootballworld, que supervisará la implementación de la ayuda.  Las donaciones se hacen a un fondo de la Fundación Rey Balduino, de Bélgica, miembro  de la Alianza Transnational Giving Europe, una red de prestigiosas instituciones filantrópicas que colaboran internacionalmente para promover donaciones benéficas en Europa, abarcando 19 países. Prometen una total transparencia en todo el proceso.

El fundador de Streetfootballworld es el alemán Jurgen Griesbeck, que desde 2002 busca que la industria del fútbol reconozca su responsabilidad y su poder para salvar vidas y dar oportunidades a los que los necesitan, reinvirtiendo parte de lo que genera. Griesbeck vivía en Medellín cuando el futbolista colombiano Andrés Escobar fue asesinado apenas diez días después de meterse un gol en propia puerta con su selección durante el Mundial de Estados Unidos. Impresionado, decidió crear una organización que utilizara el fútbol como una herramienta de ayuda social.

Hace unos meses, Griesbeck leyó una entrevista de Juan Mata en la que reconocía que su sueldo “era una burrada” en comparación al 99,9 del resto de la población y que los futbolistas viven “en una burbuja”. Quizá el hecho de que mantenga los mismos amigos que tenía cuando con 15 años se vino al Real Madrid, le permite seguir conectado al mundo real y a los problemas que sufre mucha gente. Identificado con las palabras de Mata, Jurgen decidió contactar con él para sumarle a la causa de su ONG futbolística.

Juan Mata, centrocampista del Manchester United con un grupo de niños en Mumbai (India). / Common-Goal

Juan Mata, centrocampista del Manchester United con un grupo de niños en Mumbai (India). / Common-Goal

En declaraciones a CTXT, Griesbeck resalta la importancia que puede tener el proyecto si encuentra la solidaridad de futbolistas que han sido noticia en los últimos tiempos por las elevadas cifras de dinero que mueven: “Creo que estamos ante una iniciativa muy importante, sobre todo para el fútbol en su conjunto. Imagínense que cada transfer y salario que se comunica se asociara a una obra social, automáticamente, inseparablemente. Por ejemplo, con el 1% del salario de Neymar estaríamos hablando de que miles de niños y niñas podrían acceder a la educación, al sistema de salud o a agua potable”.

Respecto a la ausencia de más apoyos en estas últimas semanas, el responsable de Streetfootballworld quiere ser positivo y pensar que “estamos al inicio de un movimiento que le cambiará la cara al fútbol. Obviamente cuantos más se sumen  al proyecto y más rápido lo hagan, mucho mejor. Pero ya hay varios jugadores y jugadoras que nos han contactado y esperamos en las próximas semanas ir dando más nombres”.

Al parecer, dentro de unos días días se dará a conocer el nombre de una jugadora estadounidense como nueva integrante del equipo, pero, la realidad es que a día de hoy sólo hay dos futbolistas que hayan dado el paso de unirse a un proyecto que debería haber tenido una repercusión parecida, por ejemplo, a la que tuvo el famoso reto del cubo de agua helada para apoyar la lucha contra el ELA. Y no sólo por parte de los jugadores, sino también de clubes, federaciones y ligas profesionales, como parte importante que son de este deporte.

SERÍA TRISTE LLEGAR A LA CONCLUSIÓN DE QUE SI EN LUGAR DE MATA HUBIERA SIDO OTRO JUGADOR CON MÁS TIRÓN SOCIAL EL QUE HUBIERA IMPULSADO LA INICIATIVA, ÉSTA YA HABRÍA ADQUIRIDO MÁS ADHESIONES

La pregunta es ¿a qué esperan estrellas como Messi, Cristiano, Neymar, Griezmann, Lewandowski, Ibrahimovic, Agüero, Bale o Luis Suárez para sumarse a la causa? ¿Qué pasa con los compañeros de Mata en el Manchester United? Los Pogba, De Gea, Herrera, Lukaku… ¿Y con los que han compartido selección con él? Los Sergio Ramos, Piqué, Busquets, Iniesta, Silva, Casillas… ¿Se imaginan la resonancia que tendría que cada uno de ellos grabara un vídeo para apoyar la iniciativa y donara el 1% de su sueldo a causas benéficas? ¿De verdad que ninguno va a apoyar esto?

Sería triste llegar a la conclusión de que si en lugar de Mata hubiera sido otro jugador con más tirón social el que hubiera impulsado la iniciativa, ésta ya habría adquirido más adhesiones. O que estamos en plena época de fichajes y muchos jugadores se encuentran muy ocupados resolviendo su futuro como para pensar en otras distracciones. O peor aún, que no les interesa. El silencio es tan estruendoso que no pasa inadvertido. En Inglaterra, que tiene la Liga que más dinero mueve cada verano, hay voces que reclaman que por ese motivo deben salir ya jugadores ingleses que se sumen al proyecto.

Habrá quien diga que hay futbolistas que ya apoyan causas de forma particular o que tienen fundaciones a través de las cuales promueven programas de ayuda. No es incompatible una cosa con la otra. Igual que algunos acumulan casas y coches, también se pueden acumular ayudas a causas benéficas. Se trata de que el fútbol de una respuesta global con la que demuestre su fuerza para poner en marcha un programa de ayudas que nadie puede lograr por sí solo. Griesbeck lo resume en una frase: “Maximizar el potencial del fútbol para contribuir a la transformación social”.

El representante de Unicef en Siria, Fran Equiza, reconocía en El Mundo que los niños que han logrado huir del Estado Islámico en lugares como Raqqa o Deir Ezzor nunca han oído hablar de Messi, o de Cristiano, ni del Barcelona o el Real Madrid. De hecho no saben ni lo que es un balón. Qué mejor manera de darse a conocer que ayudándoles a través del fútbol. Ningún gol o triunfo deportivo será más importante.

AUTOR

  • Ricardo Uribarri

    Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital y Marca. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Fernando VII, el tirano que logró engañar al pueblo

22 marzo, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

Déspota, cruel, tirano, oportunista y mentiroso son apenas algunos de los calificativos que se han aplicado a Fernando VII (El Escorial, 1784-Madrid, 1833) por parte de los historiadores que han estudiado ese periodo. Asimismo, el imaginario popular asocia la trayectoria de aquel Borbón con una de las épocas más sangrientas y conflictivas de nuestra historia reciente. Pero, a pesar de la trascendencia de su reinado, la figura del que fue llamado “el deseado” ha sido poco estudiada y mucho menos divulgada para el gran público que se ha quedado en los tópicos.

Ahora, la biografía del profesor Emilio La Parra ( Fernando VII, un rey deseado y detestado), que acaba de ganar el premio Comillas de la editorial Tusquets, viene a cubrir ese vacío. El jurado de este galardón, el más prestigioso en el género biográfico en nuestro país, reconoció el trabajo de La Parra durante una década de investigación, estudio y escritura de este libro que aparecerá en marzo en las librerías.

Catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Alicante, Emilio La Parra (Palomares, Cuenca, 1949) es un experto en la primera mitad del siglo XIX que ya publicó una biografía de referencia sobre Manuel Godoy. Tras subrayar, sin duda alguna, que Fernando VII puede ostentar el desgraciado título del peor rey de la Historia reciente de España (que ya es decir), el profesor explica las razones de la popularidad de aquel monarca a pesar de su carácter despótico y sus modos dictatoriales.

“Fernando VII”, argumenta, “fue incluso más que un rey absolutista en el sentido de que tuvo plena autoridad sobre sus súbditos, no observó ningún reparo en saltarse las leyes y vigiló hasta los más mínimos detalles de su acción de gobierno. A la hora de preguntarnos por los motivos de su ascendiente sobre el pueblo pese a su despotismo, habría que resaltar que fue un monarca muy hábil para beneficiarse siempre del odio hacia sus enemigos”.

El experto añade que “Fernando VII se rodeó de una camarilla de nobles y altos cargos que fueron muy astutos al presentar siempre al rey como la encarnación del bien frente al mal que representaban los otros. Al principio, se erigió en adversario de Godoy, un gobernante muy impopular; más tarde figuró como el monarca que se oponía a Napoleón cuando en realidad fue un oportunista y un juguete en manos del emperador francés; y en tercer lugar tras la victoria en la guerra de la Independencia (1808-1814), gracias en buena medida a la resistencia de las clases populares, Fernando VII se atribuyó los méritos del triunfo. En definitiva, podríamos afirmar, con términos de hoy, que Fernando VII y sus más fieles consejeros fueron unos pioneros del marketing político ya a comienzos del siglo XIX”.

Retrato del rey Fernando VII de España (1784-1833) de Vicente López
Retrato del rey Fernando VII de España (1784-1833) de Vicente López

Traidor a su padre, Carlos IV; represor sin piedad de los liberales después de haber simulado su apoyo a la Constitución de Cádiz de 1812 con la ya famosa frase de “vayamos todos francamente y yo el primero por la senda constitucional”; y defensor a ultranza de los privilegios de la Iglesia y de la nobleza, Fernando VII fue desenmascarado por la mayoría del pueblo a partir de 1823 cuando imploró el apoyo de un ejército extranjero (los llamados 100.00 hijos de San Luis) para restaurar el absolutismo en España. No obstante, pudo mantener buena parte de su autoridad y de su carisma debido a su astucia para atraerse a sus enemigos.

“Sabía el monarca”, comenta su biógrafo, “llevar a los interlocutores a su terreno y siempre elegía actuar cuando las circunstancias políticas le favorecían. Así pues, se mostraba miedoso y sumiso con los poderosos, véase su entrega rastrera a Napoleón; pero actuaba como un déspota con los débiles y con todos aquellos que cuestionaron los modos de su reinado”. Al mismo tiempo, aquel monarca poco agraciado físicamente, campechano hasta casi la ordinariez y amigo de lujos y placeres, se significó como un auténtico equilibrista político al aplicar una combinación de palo y zanahoria tanto hacia los liberales como hacia los ultraconservadores. Y todo ello con el único objetivo de mantener el poder a toda costa.

De su sagacidad sin escrúpulos brinda el catedrático La Parra un ejemplo muy ilustrativo al recordar la actitud de Fernando VII frente a los afrancesados que, como Goya o Moratín, fueron considerados traidores y antipatriotas por amplios sectores populares durante la guerra de la Independencia. “Resulta muy curioso observar”, declara el profesor, “que a partir de 1823 permite el regreso de algunos afrancesados que habían marchado al exilio en la primera gran oleada de desterrados políticos de nuestra historia. Fernando VII no ignoraba la capacidad técnica y la talla intelectual de muchos afrancesados y les ofreció segundos escalones de poder en la Administración”.

Como muestra de esa actitud de atraer a los enemigos, el rey financió la edición de las obras de Leandro Fernández de Moratín, uno de los líderes del sector afrancesado y uno de los mejores escritores de su época. Ahora bien, el poder de Fernando VII empezó a resquebrajarse en la denominada década ominosa (1823-1833) cuando su obsesión para que heredara el trono alguien de su sangre le llevó a promulgar la Pragmática Sanción, que permitía de nuevo que reinaran las mujeres, en este caso su hija Isabel, en perjuicio de Carlos, hermano del monarca. Esta controvertida decisión del rey en 1833 estuvo en el origen de la primera guerra carlista.

De cualquier manera, tanto Emilio La Parra como el resto de estudiosos de aquella primera mitad del XIX coinciden en señalar que el reinado del deseado-detestado Fernando VII puso en pie un Estado policial, generó una pérdida de capital humano por los sucesivos exilios de liberales, frenó el desarrollo económico e industrial del país y, en definitiva, retrasó el progreso de España.

En esa línea, esta obra de referencia, ganadora del premio Comillas, reivindica la biografía como una forma de aproximarse a la Historia, un género denigrado durante mucho tiempo en España por muchos especialistas, a diferencia de otros países europeos.

Por otro lado, el libro de La Parra sobre Fernando VII viene a sumarse a la biografía de Isabel II, escrita por la catedrática Isabel Burdiel, que obtuvo en 2011 el premio Nacional de Historia. Tanto uno como otra han defendido siempre la utilidad de la biografía para estudiar y divulgar la Historia. Una tendencia que comienza a imponerse en España frente al academicismo de tantos expertos encastillados en sus eruditas investigaciones. “La biografía de un personaje clave sirve magníficamente como hilo conductor para explicar una época”, concluye Emilio La Parra.