Archive for 31 julio 2019

El laborismo pondrá a prueba la renta básica si gana las elecciones

31 julio, 2019

Fuente: http://www.redrentabasica.org

El laborismo pondría a prueba la renta básica si llegara al poder, según ha revelado el ministro laborista de Economía en la sombra, John McDonnell. Los programas piloto se ensayarían en Liverpool, Sheffield y las Midlands, declaró McDonnell al Daily Mirror.

El plan permitiría prescindir de la necesidad de asistencia social, pues a cada ciudadano se le otorgaría una suma fija que cubriera lo básico, ya fuera rico o pobre, con trabajo o en paro. McDonnell declaró que la gente puede gastar el dinero como desee, pero está concebido para los estudios, para crear un negocio o dejar de trabajar para dedicarse al cuidado de un ser querido.

“Me gustaría ver alguna ciudad del norte y de las Midlands en el programa piloto, para que pueda haber amplitud”, afirmó. “Me gustaría que estuviera Liverpool – claro que sí, yo soy “scouser” [mote de los nativos de Liverpool]  – pero Sheffield ha llevado a cabo una labor realmente intensa. He estado implicado en su campaña contra la pobreza y han trabajado mucho acerca del salario mínimo real. Creo que esas ciudades serían ideales, así como algún lugar de las Midlands”.

Se han llevado a cabo ensayos en otras partes del mundo, entre ellas Kenia, Finlandia y los EE.UU., y se está explorando potencialmente en las ciudades escocesas.

Al ministro en la sombra se le entregó esta semana un estudio de viabilidad de diferentes modelos de renta básica universal (RBU) para zonas de bajos ingresos, entre ellos uno en el que toda la comunidad recibiría la renta básica. Se eliminarían todas las prestaciones basadas en la estimación de medios económicos  – con excepción de las prestaciones de vivienda – y a todos los adultos se les entregaría una cantidad fija por mes, además de una cantidad adicional por cada uno de los niños que tengan.

“Se trata, por supuesto, de una idea radical”, declaró McDonnell. “Pero me acuerdo de cuando estaba en los sindicatos  – haciendo campaña por las prestaciones infantiles, que es casi como la RBU –, se consigue una cantidad universal de dinero sobre la base de tener un niño. “La RBU comparte ese concepto. Se trata de ganar el debate y de diseñarlo bien”.

El concepto lleva existiendo desde los años 60 y apareció en las elecciones presidenciales norteamericanas de 1972, a lo que siguió la introducción de un programa denominado Experimento de Renta Básica de Manitoba en Canadá en 1975.

En el Reino Unido, la organización benéfica Citizen’s Income Trust ha ido animando el debate durante 35 años. Pero algunos críticos temen que la RBU resulte demasiado cara, entre ellos John Kay, exdirector del Instituto de Estudios Fiscales.

“Si hacemos números, o la renta básica resulta baja de un modo irreal o los tipos fiscales para financiarla son inaceptablemente elevado.  Eso es todo”, afirmó.

Pero McDonnell está convencido de sus beneficios. “La razón por la que la aplicamos se encuentra en que el sistema de seguridad social se ha venido abajo. Necesitamos una alternativa radical y vamos a analizar ésta. Miraremos las opciones, desarrollaremos los programas piloto, y veremos si podemos lanzarla. Si se analiza el programa piloto de Finlandia, se deduce que no hizo mucho en términos de empleo, pero sí en términos de bienestar, en cosas como la salud. Fue algo bastante notable”.

“La otra cosa que consiguió fue que aumentara la confianza en los políticos, lo que no deja de ser una buena cosa”.

Fuente: http://www.sinpermiso.info/textos/el-laborismo-pondra-a-prueba-la-renta-basica-si-gana-las-elecciones

Antonio Escohotado: “No hace falta legalizar las drogas. Debe derogarse la prohibición”

30 julio, 2019

Fuente: http://www.eldiario.es

Antonio Escohotado (Madrid, 1941) nos recibe en el despacho de su casa, en el norte de Madrid, su patria chica. Escribe frente a un busto de hierro que le hicieron de niño, cuando vivía en Brasil. No es una estancia grande, pero está repleta de libros y papeles. Debajo de la mesa de trabajo debe haber una nevera mágica de la que salen cervezas frías para sus entrevistadores. En un momento de la charla bromeo con la opción de que vaya a la cárcel porque Escohotado estuvo un año en el penal de Cuenca en los años ochenta. Le sirvió para escribir su monumental Historia General de las Drogas (Espasa), un libro esencial. “Tenía otra edad, ahora no aguantaría. Si una cosa no te permiten en la cárcel es tomar drogas, y eso a mí me fastidiaría bastante”.

Su interés por las drogas, su interés intelectual, como pensador ¿llega desde el consumo o la reflexión?

Tuve unos ataques epilépticos de joven. El neurólogo, que era psiquiatra, intentó provocarme uno para estudiarlo, pero no tuvo éxito. Como último recurso me inyectó en vena una cantidad mínima de pentotal sódico. Noté unos cambios tremendos y me quedó el gusanillo. Me dije: “Aquí hay una ventana que estaba tapiada y te la han abierto. Te va a servir para mirarte a ti mismo y mirar lo de fuera. Tenía 16 años; hoy tengo 78”.

¿Descubre en esa ventana quién es o quién quiere ser?

En gran medida, pero también hay que tener la vocación de aprender, y para eso estar dispuesto a cambiar de idea, porque aprender lo exige. Después ya no puedes ser fiel a una religión, sea teológica o política, porque todas prohíben hacerlo llamándote revisionista, hereje y apóstata. Su denominador común es considerarte renegado por seguir pensando.

Le escuché esta frase: “Vive y dejar vivir es mucho mejor que vivir dando lecciones a los demás”.

Siempre me he considerado de izquierda, por el rechazo que producían los fachas, los conservadores de aquel mundo que tuve que padecer a mi regreso de Brasil. Acababa de venir Eisenhower y España empezaba acercarse a Europa. Era una dictadura evolucionando hacia dictablanda. La calle estaba llena de curas vestidos de curas y de militares vestidos de militares, y de grises [policía antidisturbios]. Todo aquello me levantaba ampollas. Por eso milité en la extrema izquierda, incluso pensé matar a Franco. Tardé mucho en comprender el valor infinito de la vida, empezando por la mía, pero sigo siendo de izquierdas en el sentido de dejar vivir, evitando el dogmatismo.

Fue comunista, pero lo dejó

Es otra religión. He sido comunista muchísimo tiempo hasta que se fue filtrando lo que pasaba en la Unión Soviética. Poco a poco me fui decepcionando también con Cuba. Me di cuenta de que aquello no funcionaba, que en realidad no funcionó nunca. Que no era una aventura de emancipación humana, compasión y eficacia. No había compasión, no había eficacia, fijar los precios por decreto era demencialmente ruinoso. También estaba convencido de que Marx era un gran pensador, y un hombre coherente, y solo dos años de estudio incompartido demostraron que ni un solo concepto suyo llega a tal. Fue duro aceptarlo, porque revelaba mi trivialidad y descuido previo.

Antonio Escohotado en el despacho de su casa.
Antonio Escohotado en el despacho de su casa. OLMO CALVO

Las drogas han estado presentes en todas las culturas, eran un medio de conexión con los dioses y la magia. ¿Esto empieza a cambiar con las religiones monoteístas?

En la religión cristiana reparten una comunión solo formal. Como los musulmanes, sus ceremonias son básicamente profesiones de fe; pero los cultos paganos —sobre todo las ramas mistéricas, presididas en la cuenca mediterránea por Eleusis y los ritos báquicos— se sirven de hostias psicoactivas, como descubrieron los misioneros en América, África y Asia. Los nativos se tomaban la oblea de pan con la mejor voluntad, aunque al cabo de dos horas sugerían que “su medicina se ha estropeado”, ofrecían sus vehículos comunión (que estaban todavía “frescos”) y arriesgaban sin querer la hoguera. Observa que hasta bien entrado el siglo XX, el opio es la piedra filosofal de la medicina, el principal regalo divino a los terapeutas, tanto agnósticos como judíos, cristianos y musulmanes. Concretamente, hasta la Convención Internacional de 1971, pues desde ella “carece de uso médico y científico”. Media línea se cargó una tradición de 4.000 años en todos los continentes.

The Economist, una revista liberal de mucho prestigio, ha publicado dos portadas en favor de la legalización de las drogas.

No hace falta legalizar. Deroguemos la prohibición, como se derogó la Ley Seca. El tabaco y el café han estado prohibidos con mutilaciones en Irán y Rusia. La primera vez que te sorprendían te cortaban las orejas; la segunda la nariz y la tercera te ahorcaban por desafiar al Emperador. En El Cairo, castigaban al bebedor de café con bastonazos en las plantas de los pies, y le arrancaban un diente por cada infracción, hasta que una asociación de maestros tuvo la ingeniosa idea de que el café combatía una “epidemia de somnolencia”, en función de la cual los estudiantes se dormían leyendo el Corán. De hecho, no ha habido un sólo caso de sustancia psicoactiva que no haya pasado de panacea a pócima infernal, o simple desvergüenza punible. Salvando los breves disparates en Irán, Rusia y Egipto, ninguna droga se tipificó duraderamente en códigos penales hasta la ley Harrison de 1914, vigente solo en los EEUU. Cada cultura resolvió de modo extra jurídico su relación con las drogas tradicionales y las nuevas. La cruzada actual es estructuralmente idéntica a la lanzada contra la brujería y —como aquella— amplió espectacularmente los supuestos males.

¿Hay miedo a dejarse sentir? ¿Hay miedo a vivir?

No hay soluciones simples. Todos los problemas humanos son complicados, y muchas veces los remedios agravan la enfermedad. Con Internet y el bitcoin se acabó el desabastecimiento, pero hace ya décadas que la guerra oficial se convirtió en armisticio tácito. Curiosamente, las drogas prohibidas son los únicos artículos resistentes a inflación, cada vez más asequibles por multiplicarse los puntos de venta. Por otra parte, dosis sola facit venenum (“solo la dosis hace el veneno”, Paracelso, S.XVI), y la única manera de velar por la salud es una transparencia en la composición, pero fracasar en accesibilidad y número de usuarios no ha impedido que la Prohibición triunfe al hacerse misteriosa, convirtiéndonos en cobayas de irresponsables.

Se habla de la dependencia como coartada de la prohibición.

La razón para tomar o no tomar no es nunca el síndrome de abstinencia. Hay un síndrome más duro y prolongado en las benzodiazepinas, que hoy toma medio mundo, y sencillamente feroz en el delirium tremens del alcohólico. ¿Atribuimos a esos “monos” el uso de sedantes, somníferos y bebidas alcohólicas? Simple buena fe, por favor. La heroína ha sido de venta libre, sin receta, en todo el planeta durante 50 años, y no produjo un solo yonki. El primero fue Burroughs, cuando había pena capital para quien vendiese heroína a menores.

Lo mismo pasó en Chicago con el whisky.

No puedes comparar los carteles colombianos y mexicanos con Al Capone. Era un niño de pecho que tendría diez sicarios. Estos tienen 4.000.

Me refiero a que si se levanta la prohibición, se acaba el negocio.

Poco antes de derogarse la Ley Seca, The New York Times gemía aterrado, imaginando a todo cristo borracho, pero el consumo subió un 5%, luego un 7% y un año después era un 0,5% inferior. ¡Infórmense! ¿Evitaremos la ludopatía prohibiendo fabricar barajas? ¿Las mujeres de rostro abrasado retirando el ácido sulfúrico de las droguerías? ¿El terrorismo acabando con la dinamita? ¿Por qué todos los manuales de toxicología ven en el alcoholismo el resultado de un temperamento, pero el yonquismo como fruto de una atracción irresistible? ¿Qué hacemos en el siglo XXI cantando en secreto al paraíso celestial con el rechazo de paraísos artificiales? ¿Hay algo más natural que la química?

Antonio Escohotado entrevistado por Ramón Lobo.
Antonio Escohotado entrevistado por Ramón Lobo.

Como el aborto, que si se aprobaba habría abortos masivos.

Salvo en Rusia y medios bolchevizados, donde no son infrecuentes mujeres con 10 y 15 abortos. Por lo demás, no he conocido a ninguna que no le duela, entre mucho y muchísimo. Por supuesto, si el feto proviene de una violación, si padece malformaciones o si pone en peligro a la madre, por ejemplo, será aconsejable y gratuito. Pero debe quedar totalmente claro que la naturaleza creó con el mecanismo reproductivo un tercero —el nasciturus— digno de protección como tal, porque no se trata del “de la piel para dentro mando yo”, y muchísimo menos cuando no solo hay anticonceptivos refinados sino la píldora del día después. En ese caso, y si la relación fue consentida y el feto está sano será una canallada punible —y para nada un derecho a atención médica— cortar su hilo con la vida. Una legislación sensata sobre el aborto tampoco multiplicará su práctica, como tampoco se disparó significativamente el consumo tras levantar la prohibición de consumir alcohol, café, tabaco, cáñamo, mate u opio. Recordemos que todas las cruzadas han partido de algún dogma, hoy disfrazado de iniciativa científica y humanitaria, y que la solución es siempre pasar del prejuicio al juicio, de la ignorancia a la ilustración. Atrevámonos a estudiar honradamente.

¿Que le parece la experiencia de Uruguay en la legalización de la marihuana?

Un desastre. Voy a dar una conferencia en Montevideo y me pondrán verde, pero es grotesco pasar de la prohibición a un monopolio estatal ñoño, donde solo se admiten proporciones muy bajas —y encima caras— de THC [tetrahidrocannabinol]. El mercado negro se aprovechará, y no olvidemos tampoco que el estigma del cáñamo ha desaparecido.

En Colorado, también está legalizada la marihuana. ¿Funciona como Uruguay?

En Colorado, se están vendiendo variantes con el doble de THC. Tras la heroica y lucrativa experiencia de los coffee shops holandeses, desde 1967, el espíritu empresarial yanqui derogará la prohibición instada por sus moral entrepreneurs de principios del siglo XX (que eran todos curas y aspirantes a clase política).

Se insiste en los efectos terapéuticos de la marihuana para cambiar la opinión de los Gobiernos sobre la despenalización.

Parece que esa va a ser la punta de lanza.

¿Qué espacio le queda a la izquierda ahora?

La izquierda —que desde Saint Simon y Payne ofrece una rama democrática, contrapuesta a la secta mesiánica fundada por Babeuf, Blanqui y Marx— debe darse cuenta de que pelea contra el fantasma de una derecha desaparecida, o mejor aún vencida, desde el Plan Marshall, y que optó desde entones por irse al centro. La rama comunista va de desastre en desastre, entre otras cosas porque con la movilidad social de los países prósperos cesó cualquier motivo razonable para odiar al rico. Si prefieres, no hay otro camino al bienestar material moral que más ricos y menos pobres, como por cierto acontece. Seguir imaginando que los ricos no van al cielo desembocó, milenios después, en la abominación de psicópatas proclamando que la revolución es todo, y “no importará entonces ser pobres o pocos”, como dijo Chávez. Ya Lenin preguntó a Fernando de los Ríos: “¿Libertad para qué?”. Hoy, la catástrofe electoral parte de imaginar que existe una ultra extrema derecha, simplemente porque sigue existiendo una extrema izquierda, cuya rigidez ideológica ha precipitado una alianza con el integrismo islámico. Dime con quién te tratas…

¿Por qué tenemos en nuestra cultura tanto miedo a la muerte?

Pues no sé quiénes lo tendrán, Sócrates no lo tuvo, no he conocido un hombre digno que lo tenga. Mira el caso de Ernst Jünger: siete heridas de bala en la Primera Guerra Mundial, dos en la Segunda. No le podemos pedir a la humanidad que tenga el coraje de un Jünger o un Sócrates, pero cuando la vida se despide de ti, despídete tú de ella con gentileza, o en otro caso te sentirás como una rata en la bodega de un barco que se va pique. Estoy encantado de morirme cuando toque y mientras tanto a vivir para la libertad y el estudio. ¿Para qué patalear ante lo inevitable? ¿No se supone que amamos la verdad y el conocimiento? Ea, a demostrarlo minuto por minuto.

Es importante que tengamos nosotros el control de la puerta de salida.

¡Claro! Pero ¿cuántas personas tienen un botiquín de eutanásicos en su casa, y cuántas estarán dispuestas a usarlo? El instinto de conservación es sagrado hasta que no cumples tu proyecto vital; hasta que no te encuentras a ti mismo y ejerces de aquello que descubriste. Así eres útil a los demás como arquitecto, carpintero, escritor, padre de familia…

¿Es optimista a sus 78 años?

A veces me pregunto cómo diablos cabe ser tan feliz en términos anímicos. Barruntaba que la dicha se conquistaba aprendiendo, pero ahora lo sé a ciencia cierta. A veces le rezo al santo derrame cerebral masivo, otras al oportuno infarto. Mientras los múltiples achaques no aprieten demasiado —y por respeto a mi gente— aplazo el barbitúrico. También podría escribir algo útil para terceros entretanto. Cuando los achaques aprieten de modo infame, no se lo digo a nadie y me tomo mis 15 pastillas, en tres tomas, para no vomitarlas, con un buen malta escocés. Me retiro a dormir, y hasta siempre. ¡Viva la nada entonces!

Recibe en casa las revistas de eldiario.es

Este reportaje fue publicado en ‘La revolución de la marihuana’, número 23 de la revista de eldiario.es. Hazte socia con nuestro pack verano antes del 28 de julio y te la enviamos a casa

Etiqueta 100% renovable y al margen de las grandes eléctricas: las comercializadoras que más crecen

29 julio, 2019

Fuente: http://www.eldiario.es

Las dos comercializadoras eléctricas que más aumentaron su cartera de clientes en 2018 tienen sello 100% renovable, son catalanas y marcan distancias con el oligopolio de las compañías verticalmente integradas. Se trata de Holaluz y la cooperativa de electricidad verde Som Energia.

Ambas crecieron el año pasado un 44%, al sumar 70.000 nuevos puntos de suministro, según se desprende de los últimos datos publicados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que reflejan que las tres grandes dominadoras del sector, Endesa, Iberdrola y Naturgy, cedieron más de 300.000 clientes durante el ejercicio.

Ambas comercializadoras verdes registraron crecimientos que contrastan con las cifras de las grandes del sector. En el mercado libre, en el que las cinco principales compañías suman más de 14 millones de puntos de suministro, Endesa aumentó su cartera de clientes un 0,8% e Iberdrola, un 0,5%, mientras Naturgy perdió un 4%. Destacó el crecimiento de Viesgo (adquirida por Repsol), de un 8,37%, en un ejercicio en el que las pequeñas superaron por primera vez la barrera de los 2 millones de clientes al sumar más de 400.000 suministros.

Las cifras reflejan que las tres grandes siguen dominando el mercado (tanto libre como regulado) con una cuota total superior al 85% (más de 25 millones de clientes) y que, sumando las otras dos empresas verticalmente integradas, Viesgo y EdP, alcanza el 93%. Pero las pequeñas van abriéndose paso.

Entre las independientes que empiezan a tener una masa crítica relevante (más de 50.000 clientes) en el mercado libre (el precio regulado PVPC, el más recomendado por los expertos, está reservado a las grandes) sobresale Holaluz. Fue la que más creció en 2018, con un aumento del 44% en su cartera de suministros de electricidad, hasta 143.305 clientes, y una cuota de mercado en ese segmento del 0,8%, solo superada por Cide (que tiene un 2,2% y pertenece a EDP, una de las cinco grandes) y Fenie Energía, la comercializadora de los instaladores, que creció un 18%, hasta superar los 360.000 puntos de suministro.

Holaluz también vende gas natural

Holaluz, que pese a su pátina verde también suministra gas natural (con 15.644 clientes al cierre de 2018), ya supera los 200.000 clientes en toda España, “con un ritmo de altas de 500 contratos al día”, según fuentes de la empresa, que este jueves presentó su estrategia en Madrid, un año después de convertirse en suministradora del Ayuntamiento de la capital.

La compañía, que está apoyando buena parte de su crecimiento en el autoconsumo, dice haber recibido 10.126 peticiones presupuestarias para instalar placas fotovoltaicas en toda España desde que en octubre se derogó el denominado impuesto al sol, con unas 300 solicitudes a la semana de las que se acaban materializando 20. Su objetivo es gestionar 1.500 instalaciones de autoconsumo a finales de año y acabar 2021 con más de 5.000 instaladas.

Recientemente, Holaluz anunció un acuerdo con la plataforma de inversión colectiva Fundeen para promover instalaciones fotovoltaicas de hasta 75 MW en los próximos tres años. Fundeen ofertará a través de su plataforma esas instalaciones para que los interesados participen en su construcción con una inversión mínima de 500 euros. Holaluz se compromete a adquirir la energía generada a un precio pactado entre las partes, a través de un PPA (contrato de compraventa de energía a largo plazo).

El activismo de Som Energia

Con un modelo más centrado en el activismo y la participación, Som Energia cerró 2018 con un crecimiento en su cartera de clientes de electricidad similar al de Holaluz: del 43,9%, hasta 86.251 suministros, que equivalen a un 0,5% del mercado liberalizado. También aumentó su número de cooperativistas un 31%, con un récord de 13.790 nuevos socios. Con sede en Girona, actualmente supera los 58.000 socios y roza los 100.000 contratos de suministro en vigor, según su web.

Som Energia se caracteriza por una gestión basada en el debate entre sus socios de las propuestas que llegan a la asamblea anual a través de 53 grupos locales repartidos por todo el Estado. Hace unas semanas, aprobó en su asamblea (con el voto en contra de su consejo rector) una moción para “para luchar contra las renovaciones de las concesiones hidroeléctricas del oligopolio“.

Som, que ya tiene en marcha una pequeña cartera de instalaciones de generación renovable, espera facturar 64 millones este año y obtiene el grueso de sus ingresos de la comercialización de energía, cuyos márgenes (una vez adquirida la energía con garantía de origen renovable en el mercado de generación) son muy ajustados. Según los sucesivos informes de sus interventores, logra beneficios gracias a las aportaciones voluntarias de sus socios (un céntimo de euro por kWh consumido), que tienen un peso muy relevante en el resultado final.

No obstante, fuentes de la cooperativa matizan que en 2018 el importe recibido en concepto de donativo voluntario, 575.702 euros, permitió afrontar “gastos por un valor similar” en actividades como el denominado Germinador Social, acciones contra la pobreza energética o su escuela de otoño, entre otras. “Nuestra actividad cooperativa/activista conlleva unos costes añadidos que realizamos gracias a tener donativo, la actividad de comercialización por si sola ya es sostenible”, señalan.

Arturo Ruiz, el joven asesinado por ultraderechistas que aparece en el penúltimo párrafo de la Historia

28 julio, 2019

Fuente: http://www.publico.es

Este viernes el Ayuntamiento de Madrid inaugura una placa en memoria de Arturo Ruiz, el joven de 19 años que fue asesinado por un comando ultraderechista un día antes de la matanza de Atocha en 1977. La familia Ruiz viajó la semana pasada a Argentina a prestar declaración ante la jueza María Servini, que instruye la única causa judicial que investiga los crímenes del franquismo y de la transición. El asesino de Arturo permanece en paradero desconocido.

Arturo Ruiz fue asesinado el el 23 de enero de 1977 por un comando ultraderechista

Arturo Ruiz fue asesinado el el 23 de enero de 1977 por un comando ultraderechista.

Arturo Ruiz tenía 19 años. Estudiaba y trabajaba como albañil. Era el 23 de enero de 1977. En sus bolsillos llevaba una foto de carné de una mujer, un llavero de los hermanos Kennedy y 75 pesetas. Era activo políticamente. De izquierdas. Aquel día salió a las calles para participar en una manifestación que reclamaba una amnistía política total para los presos antifranquistas. Fue asesinado cruelmente. Por la espalda. José Ignacio Fernández Guaza, miembro de un comando ultraderechista de cuatro personas con vínculos con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, acabó con su vida. Le disparó dos veces mientras Arturo trataba de huir. El asesino acertó con el segundo disparo. Antes, había gritado ‘Viva Cristo Rey’.

José Ignacio Fernández Guaza huiría rápidamente del país. Se sabe que pasó por Euskadi. Que desde allí llamó a su pareja y le pidió que mandara dinero a un amigo suyo. Después, se conoció que este amigo era Guardia Civil. De ahí pasó a Francia y nunca más se tuvo certeza de su paradero. El Ministerio de Justicia confirmó que en sus archivos no consta ninguna petición de extradición o de comisiones rogatorias a otro país. Pero Guaza no actuó solo. De hecho, la pistola con la que asesinó a Ruiz no era suya. La portaba el también ultraderechista Jorge Cesarsky. Este, según declaró ante la Justicia, había sacado la pistola de su bolsillo para disparar al aire con el objetivo de amedrentar a los manifestantes. Fue entonces cuando Fernández Guaza le arrebató el arma para disparar mortalmente contra Arturo. Era una pistola de calibre 7’65 x 17 mms, de cañón fijo, semiautomática. Sin guía de pertenencia ni licencia de uso.

El juicio en la Audiencia Nacional concluiría en 1978 y la sentencia condenaría únicamente a Jorge Cesarsky. La pena fue mucho menor que las reclamadas por Fiscalía y los representantes de la familia. Cesarsky fue condenado a cinco años y medio de prisión por un delito de terrorismo y otros seis meses de arresto mayor por un delito de tenencia ilícita de armas. La sentencia tuvo en cuenta, para rebajar la condena, que Cesarsky no se ocultó ni rehuyó de la acción de la Justicia. También que su acción, la de disparar al aire, no tuvo resultados dañosos. Según informó El PaísCesarsky sólo cumpliría un año de prisión. Mientras se resolvía su recurso ante el Tribunal Supremo, quedó en libertad provisional. Era febrero de 1979 y Cesarsky se habría beneficiado de la amnistía política que Arturo Ruiz reclamaba en las calles. Una nueva paradoja de la Transición. Una más. 

José Ignacio Fernández Guaza. La investigación judicial le saló como autor de los disparon que acabaron con la vida de Arturo Ruiz.

José Ignacio Fernández Guaza. La investigación judicial le saló como autor de los disparon que acabaron con la vida de Arturo Ruiz.

 

Los padres de Arturo Ruiz no tomaron ninguna iniciativa judicial más. El dolor, como dice ahora Manuel Ruiz, hermano de la víctima, era demasiado intenso. Punzante. En 1997, una vez fallecidos los padres, los hermanos volvieron a acudir a la Justicia española. Sin embargo, tras llevar a cabo unas diligencias el juez Javier Gómez de Liaño volvió a archivar el caso. Tres años después, en el 2000, la Audiencia Nacional certificó la prescripción del asesinato. Sin embargo, los hermanos no han parado de reclamar verdad, justicia y reparación. En España y allá donde los han querido escuchar.

En 2015 se unieron a la conocida como Querella Argentina, única causa judicial que investiga los crímenes del franquismo y de la Transición. Su testimonio y el caso de Arturo es uno de los que ha servido de base para la imputación del exministro Rodolfo Martín Villa como máximo responsable de las Fuerzas del Orden Público entre julio de 1976 y abril de 1979. Y la semana pasada, de hecho, Manuel Ruiz, hermano de Arturo, estuvo en Buenos Aires prestando declaración. Lo hizo ante la jueza María Servini y, al día siguiente, ante el fiscal del caso. Allí contestó a todas las preguntas. Allí se sintió escuchado.

“Nos han escuchado. Nos han tratado con respeto. Han atendido pacientemente a todo lo que teníamos que decir y nos ha tomado declaración. El trato que hemos recibido de la Justicia de Argentina nos ha sentado bien. Es un poco de reparación, aunque sea en un país tan lejano al nuestro”, explica a Público Manuel Ruiz.

Este viernes, además, el Ayuntamiento de Madrid instalará una placa en memoria de Arturo Ruiz en las inmediaciones de la Plaza de Santa María de Soledad Torres Acosta, más conocida como Plaza de la Luna, cercana a las calles Estrella y Silva donde Arturo fue asesinado. La instalación de la placa también supone un elemento “reparador” para la familia. Aunque también con una connotación agridulce. Cuenta Manuel Ruiz que dos comunidades de vecinos rechazaron instalar la placa en la fachada de su edificio, por lo que el Ayuntamiento tuvo que buscar un emplazamiento alternativo.

Cartel que informa del acto de inauguración de una placa en honor a Arturo Ruiz.-

Cartel que informa del acto de inauguración de una placa en honor a Arturo Ruiz.-

“La placa llega en tiempo de descuento. Un día antes del cambio de gobierno, pero llega y eso es lo importante. Era una deuda que el Ayuntamiento tenía con nosotros y nosotros con mis padres, que sufrieron mucho con este asunto”, prosigue el hermano de Arturo, un año mayor que él.

En este sentido, el tercer teniente de alcalde del Ayuntamiento, Mauricio Valiente, ha señalado a Público que es “un imperativo ético buscar la igualdad en la consideración social e institucional de las personas que sufrieron el acoso del fanatismo de extrema derecha y parapolicial en la época de la transición”. “El caso de Arturo Ruiz es un ejemplo emblemático de cuanto digo. Un símbolo del precio en sangre que nuestra sociedad pagó por conseguir la democracia en España. Por eso, el acto de este viernes es un acto de memoria, pero también, y sobre todo, un acto de justicia”, ha explicado Valiente.

Una lucha por la verdad

Manuel Ruiz reconoce el valor de este tipo de acciones y señala que tienen efectos de reparación. Pero que la lucha que mantiene es otra. Es una lucha por la justicia y, sobre todo, por la verdad. A día de hoy, 42 años después de la muerte de su hermano, hay muchos cabos sueltos. Demasiados. El primero ya se ha comentado. Se desconoce el paradero del asesino de Arturo Ruiz. Pero hay más. Fernández Guaza, por ejemplo, tenía en su casa un maletín con 400 cartuchos de nueve milímetros. ¿De dónde los había sacado? Otro. Tras asesinar a Arturo se desplazó a Euskadi, desde donde llamó a su pareja y pidió que le mandara dinero a un amigo, que era un guardia civil de Gernika. ¿Qué vínculos y de qué naturaleza tenían este comando ultraderechista con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado?

La hermana de Guaza declaró que “realizaba funciones que la policía no podía hacer” y que iba con frecuencia a Euskadi “a ayudar a la Guardia Civil con los jaleos de ETA”

Un reportaje de El País, firmado por Iñigo Domínguez, recoge que la pareja de Fernández Guaza declaró ante el juez en 1977 que su compañero trabajaba para los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Por su parte, la hermana de Guaza declaró que “realizaba funciones que la policía no podía hacer” y que iba con frecuencia a Euskadi “a ayudar a la Guardia Civil con los jaleos de ETA”. Sin embargo, estas líneas de investigación no llegaron a ningún lado. Por los casi 800 folios de sumario desfilaron nombres de cubanos anticastristas exiliados en Estados Unidos que recalan en España y de fascistas italianos como Stefano Delle Chiaie. También el de Ángel Sierra, miembro de los Guerrilleros de Cristo Rey, amigo de Fernández Guaza y quien durante la agonía del dictador Franco estaba sentado en la sala de espera del hospital. Sierra, de hecho, fue detenido y puesto en libertad al cabo de una semana.

La “semana trágica” de la Transición

El asesinato de Arturo Ruiz abriría lo que se conoce como la semana trágica de la Transición. Él murió el 23 de enero de 1977. Al día siguiente, en una manifestación de protesta por el asesinato de Ruiz, moriría Mari Luz Nájera tras recibir el impacto de un bote de humo de la Policía en la cabeza. Y apenas unas horas después de la muerte de la joven, otro comando ultraderechista entraría en las oficinas de un despacho de abogados laboralistas en Atocha asesinando a cinco personas: Luis Javier Benavides, Enrique Valdelvira, Javier Sauquillo, Serafín Holgado y Ángel Rodríguez. Cuatro lograron salvar la vida: Luis Ramos, Miguel Sarabia, Dolores García y el propio Alejandro.

“No quiero que el nombre de mi hermano desaparezca de la historia. Las cosas que se olvidan no sirven para nada”, sentencia Manuel Ruiz

“Arturo Ruiz fue la primera víctima de la semana trágica de la Transición. Fueron cuatro o cinco días de mucha violencia en las calles con la extrema derecha campando a sus anchas. La tensión fue in crescendo. Primero, Arturo. Después, Mari Luz y los abogados de Atocha. Madrid estaba lleno de manifestaciones contra el régimen y la extrema derecha y las fuerzas involucionistas trataron de mantener una estrategia de terror y tensión que propiciara una intervención militar. Sin embargo, consiguieron todo lo contrario. Reforzaron el camino hacia la democracia”, explica a Público el periodista e investigador Mariano Sánchez Soler, autor de La Transición Sangrienta (Península).

Por la crueldad, por su simbolismo, la matanza de los abogados de Atocha centró la mayor parte de la atención mediática. A ellos fueron los grandes homenajes y el recuerdo y agradecimiento permanente de la España democrática. Sin embargo, a los familiares de Arturo Ruiz les ha quedado un sensación extraña. Sienten admiración por el trabajo de los abogados. Han participado en homenajes y reconocimientos, pero también les queda la sensación de que el nombre de su hermano ha ido desapareciendo de la historia. Quizá eclipsado por el de los abogados. 

“Es un tema sensible para nosotros. La matanza de los abogados fue una auténtica barbaridad. Empezaron asesinando a mi hermano y continuaron con ellos. Sentimos toda la empatía del mundo con los supervivientes y familiares de las víctimas. Pero a veces uno piensa que también es injusto que el nombre de mi hermano siempre se nombre de pasada y en los últimos párrafos de un artículo que habla sobre la matanza de Atocha. Me da un poco de tristeza. No quiero que el nombre de mi hermano desaparezca de la historia. Las cosas que se olvidan no sirven para nada“, sentencia Manuel Ruiz.

T

¿Por qué Zamora es absolutamente roja?

27 julio, 2019

Fuente: http://www.publico.es

Es la única capital de provincia en la que Izquierda Unida obtuvo la mayoría absoluta en las elecciones municipales del 26-M. Paco Guarido, que este sábado volverá a coger el bastón de mando por segunda legislatura consecutiva, ganó en todas las mesas electorales. ¿Es Zamora el gran feudo izquierdista de España o el reflejo de la gestión sensata de su alcalde?

Francisco Guarido, alcalde de Zamora, la única capital de provincia gobernada por Izquierda Unida.

Francisco Guarido, alcalde de Zamora, la única capital de provincia gobernada por Izquierda Unida.

En las calles, algunos negocios han echado el cierre y colgado un se alquila. En las casas, el desempleo se cebó con los vecinos cuando la crisis del ladrillo. El nombre del barrio da una pista sobre su idiosincrasia: San José Obrero, patrono de los trabajadores y, después del crash, también de los parados. Algunos no se han movido nunca de aquí. Otros, que habían buscado curro en otras ciudades, regresaron a sus hogares o se refugiaron en los de sus padres tras el colapso de la construcción.

La inactividad también afectó en aquellos años al propio Ayuntamiento, que —tras una época boyante de gasto en infraestructuras, alimentado por los fondos europeos— alcanzó una deuda de veintisiete millones de euros. El motor municipal de Zamora se gripó y la entonces alcaldesa del Partido Popular, Rosa Valdeón, apretó el cinturón y redujo a catorce millones el déficit, a costa de una parálisis que terminaría pasándole factura en las elecciones de 2015.

Entre un PP en horas bajas —afectado por la alegría inconsciente de las vacas gordas y por el quebranto lisiado de las vacas flacas— y un PSOE enfrascado en sus luchas internas, emergió la figura de un concejal obstinado y tenaz que llevaba tres lustros fiscalizando con lupa la gestión de los conservadores al frente de esta ciudad de casi 62.000 habitantes, entonces bastión popular y ahora estrella roja.

En 2015, Izquierda Unida fue el partido más votado en el colegio electoral de Juan XXIII, antaño caladero de votos socialistas, que engloba los barrios de San Lázaro, Peña Trevinca y San José Obrero. Duplicaba las papeletas de 2011, cuando fue el tercer partido tras el PP y el PSOE, y trasladaba el éxito a otras cuatro circunscripciones periféricas —aunque todo queda a una caminata del centro—, donde los populares resistían pese a la sangría en las urnas.

Aunque los populares se impusieron en once colegios, en un par de ellos la diferencia fue de cinco votos, con IU pisándole los talones, que apenas cedería ante el PSOE en una sola mesa. El nuevo candidato izquierdista, Francisco Guarido(Zamora, 1958), con ocho concejales, era investido alcalde de su ciudad, gobernada por la derecha desde hacía veinte años, un dominio que en democracia sólo había sido interrumpido por un regidor socialista durante dos mandatos intermitentes.

“Paco tuvo la grandeza de reducirse el sueldo a la mitad y acometió mejoras no sólo en el centro, sino también en las barriadas, algo que antes no se hacía. Fueron muchos años de PP, unos ladrones y sinvergüenzas” (María Jesús, cuidadora)

Paco, el conserje, se convertía en el único regidor de Izquierda Unida en una capital de provincia española, algo inédito desde los tiempos de Julio Anguita y Rosa Aguilar en Córdoba. Aunque el PP se había impuesto en las urnas con diez ediles, los cinco socialistas apoyaron su investidura, lo que sentó los cimientos del efecto Guarido. No es un tópico periodístico, sino que se escucha en cada rincón de la urbe castellano-leonesa, donde apenas afloran las críticas entre los transeúntes. Es un tipo respetado, cuyas virtudes son adjetivadas por sus vecinos: perseverante, humilde, luchador, honrado.

Paco Guarido, en el inicio de la campaña de las elecciones municipales del 26-M.

Paco Guarido, en el inicio de la campaña de las elecciones municipales del 26-M.

Su política no fue de grandes fastos, pero apuntó hacia los servicios sociales, el adecentamiento de la ciudad y la reducción de la deuda. No sólo tapó un agujero de catorce millones, sino que hoy las arcas municipales gozan de un superávit de seis, aunque el techo de gasto impuesto por el Ministerio de Hacienda encorsetó las posibles inversiones. Aun así, en las elecciones del 26-M logró imponerse en todas las mesas y colegios, subiendo de ocho a catorce concejales. El PP perdía cuatro y se quedaba con seis y el PSOE veía reducido a tres los cinco ediles que tenía, mientras que Ciudadanos conservaba sus dos actas.

[Entrevista a Paco Guarido: “IU se diluirá si sigue confluyendo con Podemos”]

“La gente ha votado a un buen político: Paco es una persona cercana y sincera”, afirma Daniel Illán, presidente de la asociación de vecinos de San José Obrero, quien recuerda lo que han sufrido los suyos. “El paro se cebó con el barrio. Tras el bum, electricistas, fontaneros, albañiles y peones se fueron a la calle, lo que nos llevó a abrir una cocina social, que se llenó de gente que no llegaba a fin de mes. Terminamos cerrándola, porque con el tiempo la necesidad fue menor o ya estaba siendo cubierta por el Ayuntamiento”.

El Gobierno de Izquierda Unida no sólo tapó el agujero de catorce millones de euros que dejó el PP en las cuentas del Ayuntamiento, sino que hoy las arcas municipales gozan de un superávit de seis

Sus palabras evocan la labor —primero pastoral y luego luchadora— de Ángel Bariego, un cura comprometido que alentó el movimiento asociativo, germen de la entidad de desarrollo comunitario que hoy dirige este joven de veinticuatro años. También ejerce como entrenador del club de tenis de mesa Viriato, que juega en las instalaciones de la finca de La Josa. El complejo cuenta con un pabellón, un gimnasio, un frontón y un campo de fútbol abandonado. Por ello, uno de sus objetivos es resucitar la hierba, aunque sea artificial, y que siga corriendo el balón.

“Ésta es una zona muy humilde y no tenemos recursos, aunque el Ayuntamiento nos ha tendido la mano, el brazo y el hombro, por lo que estamos agradecidos”, reconoce Illán, cuya asociación se endeudó cuando los inmuebles y dotaciones se inscribieron en el catastro a nombre de la misma. “Tuvimos que pagar 120.000 euros por el IBI de los cuatro años anteriores, pero nos dieron muchas facilidades para afrontar los atrasos y nos concedieron una bonificación del 95% en las siguientes facturas”, valora el presidente.

La semilla de San José Obrero

En San José Obrero se vota y se aprecia a Guarido. El 26-M, Izquierda Unida obtuvo en su colegio electoral 2.298 votos, casi cuatro veces más que los socialistas. El PP, tercero, apenas arañó 620 papeletas y Ciudadanos, 375. “Ha hecho una buena gestión. La situación del Consistorio no era nada deseable cuando llegó y el déficit le impidió hacer más cosas. Sin embargo, mejoró administrativamente e impulsó las políticas sociales. Ahora, con superávit, tiene que defender los galones que se ha ganado. O sea, la casa debe quedar bonita, por lo que en este mandato habrá que ser críticos”.

Don Ángel colgó el hábito —se casó y tuvo dos hijos— para levantar un barrio. Daniel Illán reconoce el trabajo de IU y la sensibilidad del Ayuntamiento con su asociación, pero tampoco cejará en el empeño de que su entorno prospere. “Bariego sembró una semilla en cada vecino, algunos de ellos analfabetos, a quienes enseñó a leer. Ahora, nosotros tenemos que seguir luchando para que se resuelvan otros problemas, como el deterioro de los pisos sociales de la avenida de Galicia”. Las viviendas, originalmente destinadas a funcionarios y de propiedad municipal, están aquejadas de graves deficiencias.

Daniel Illán, presidente de la asociación de vecinos de San José Obrero. / H. M.

Daniel Illán, presidente de la asociación de vecinos de San José Obrero. / H. M.

“Siempre quedan muchísimas cosas por hacer”, reconoce a Público Francisco Guarido en su despacho del Consistorio. Ante un comentario negativo o una promesa incumplida, no se excusa ni echa balones fuera, sino que responde con un “cierto”. Un dirigente político que no se esconde: en el debe, un nuevo Plan del Casco Histórico, el uso de edificios públicos abandonados, la rehabilitación de las citadas casas baratas o la remunicipalización de los servicios, que se antojó imposible. “Lo intentamos, pero lo teníamos todo en contra. Demasiado trabajo para un grupo pequeño, por lo que nos centramos en lo importante. Si abarcas mucho, revientas”, justifica el alcalde.

“Guarido es el mejor alcalde que podíamos haber tenido y ojalá vuelva a ser elegido dentro de cuatro años” (Raúl, hostelero)

Su gestión ha recibido un aprobado en servicios sociales y empleo, pues incrementó la ayuda a los más necesitados y contrató a más de trescientos trabajadores a través de planes de empleo en colaboración con la Junta de Castilla y León, lo que redundó en un aumento de las labores de mantenimiento. Primó a las mujeres, a los parados y a las personas en riesgo de exclusión, a quienes aplicó el convenio colectivo para que los salarios no fueran precarios, “al contrario de lo que se hace en muchos sitios”, asegura.

También renovó contratos con empresas prestadoras de servicios, que habían caducado en los años anteriores, y tuvo en cuenta la opinión de los ciudadanos a través de consultas y presupuestos participativos. “Lo que antes se discutía en los bares, ahora puede votarse”, ironiza Guarido, quien se ganó a los zamoranos cuando se bajó el sueldo un 50%, para cobrar lo mismo que en su anterior ocupación como asesor de un diputado provincial. Previamente, había cursado Magisterio, trabajado como conserje en un instituto y estudiado Historia y Ciencias Políticas, una sólida base para ejercer la oposición durante dieciséis años.

“Yo estoy encantada con IU”

“Es un tío estupendo”, afirma María Jesús ante el Centro de Día de San Lázaro, donde los jubilados descansan en unos bancos. “Tuvo la grandeza de reducirse el salario y acometió mejoras no sólo en el centro, sino también en las barriadas, algo que antes no se hacía. Fueron muchos años de PP, unos ladrones y sinvergüenzas”, afirma esta antigua dependienta, quien en su día dejó de trabajar en una tienda para criar a sus hijas. Ahora se ha reciclado en el sector de los cuidados, porque lo que no falta en Zamora son ancianos. Más de un cuarto de la población supera los 65 años, aunque el envejecimiento tiene su cara positiva, pues supone una fuente de empleo.

Zamora es una ciudad envejecida y sin industria que trata de potenciar el turismo para dinamizar su economía y fijar la población joven

A su lado, Zulema lamenta la evolución de la ciudad. Nacida en Asturias y emigrada en Francia durante décadas, cree que todo ha ido a peor. “Esto se está muriendo, aquí hay poca cosa”. Comentarios pesimistas que parecen aludir más a una misma y a sus coetáneos —a modo de reflexión existencial— que a la realidad de la urbe, aunque la fuga de jóvenes y la pirámide de población son un hecho. “Nadie se acuerda de nosotros, somos lo último antes de Portugal”, se queja Francisco, con pocas ganas de hablar y bastantes malas pulgas.

En comparación con ellos, María Jesús es una cría, aunque el DNI señala que ha cumplido 56 años. “Yo estoy encantada con IU y los seguiré apoyando”, tercia la cuidadora, consciente de que su hija mayor pronto se irá a estudiar a Valladolid y quizás no regrese. “Muchos jóvenes, cuando terminan sus carreras, se quedan fuera por motivos laborales. Da pena, pero es la realidad. Zamora son residencias y funcionarios”, concluye esta guaridista, no sin antes contextualizar la crisis del pequeño comercio. “Empeoró hace tiempo, mas no es exclusivo a esta ciudad, porque sucede igualmente en Salamanca”. Las grandes superficies y las ventas online, apunta como causas del declive.

El Ayuntamiento quiere apostar por el turismo para impulsar la hostelería y el comercio. / TURISMO-ZAMORA.COM

El Ayuntamiento quiere apostar por el turismo para impulsar la hostelería y el comercio. / TURISMO-ZAMORA.COM

Avenida de Galicia abajo, dejando atrás los barrios de San José Obrero y de San Lázaro, la fisonomía de la urbe se ennoblece en el casco antiguo y cobra vida donde el empedrado da paso a las losas de granito y al asfalto. En la calle de la Amargura hay esperanza. Una pareja de septuagenarios aplauden la gestión municipal. “IU actúa con honestidad y eficacia. Han cumplido con su programa y reducido los sueldos. La ciudad es de derechas, pero vota a la izquierda porque ha supuesto un revulsivo”, explica Ángel, quien ejerció como funcionario y ahora disfruta de sus paseos por el Ensanche, abierto en canal por la cotizada avenida Tres Cruces.

“Si apoyamos el turismo crearemos riqueza, disminuirán los parados y habrá menos gente con necesidades” (Óscar Somoza, presidente de los hosteleros)

“Me da igual que el alcalde sea de IU o del PSOE, porque se han visto mejoras sin efectuar grandes gastos, lo que le proporcionó la mayoría absoluta”, comenta Isabel. “La gente quiere soluciones y Guarido ha sido efectivo. Antes todo estaba manga por hombro y ahora se ve más limpia y arreglada”, añade la señora, quien valora como un gancho para atraer a la juventud el campus de la Universidad de Salamanca, integrado por las escuelas Politécnica, de Magisterio, de Enfermería y de Relaciones Laborales. No obstante, cree que faltan empresas, mientras que su marido confía en el auge del turismo gracias al AVE. “Podemos vivir de Madrid, pero hay que buscar que no sea de paso”.

Apostar por el turismo

Los turistas, nacionales y extranjeros, que pasean por las callejuelas del casco histórico se quedan sorprendidos por el atractivo de un destino a veces olvidado o desconocido. Todos los entrevistados harán noche aquí, el objetivo del sector hostelero: desestacionalizar el turismo —antes muy ligado a la Semana Santa—, recibir viajeros durante todo el año, procurar que las visitas no se limiten al fin de semana y, claro, que duerman en la ciudad un par de noches. Algo que no sólo beneficia a los hoteles, sino también a los bares, restaurantes y tiendas. Zamora bien se merece una escapada de dos días.

“Con Guarido ha mejorado el ambiente, no sé si me explico… Antes el alcalde era una institución, ahora es una persona accesible” (Óscar, taxista)

“Los clientes nos dicen que tenemos que darla a conocer”, comenta Tamara tras la barra de la cafetería del Hotel Doña Urraca. “El turismo se ha incrementado bastante. Si a nivel estatal es un motor de la economía, nosotros no podemos quedarnos atrás”, añade Agapito, encargado del establecimiento. “Hay que atraer a los madrileños, aprovechar la Vía de la Plata y llevar la carretera N-122 hasta Oporto, lo que nos situará en el mapa”.

El responsable del hotel reconoce que los viernes y sábados está casi completo durante los doce meses y destaca que cada vez más grupos eligen como base Zamora, desde donde se desplazan a otros destinos cercanos. Una ventaja de la que se benefician otras capitales, como Salamanca, Valladolid o León. “Los turistas se quedan encantados. Yo creo que ha funcionado más el boca a boca que la labor de las administraciones”, concluye Agapito, no sin antes reconocer que apoyó a Guarido. “No por ser de IU, sino porque hizo una buena oposición y gestión, siempre desde la moderación. Lo votan hasta los de la derecha”.

Catedral románica. / TURISMO-ZAMORA.COM

Catedral románica. / TURISMO-ZAMORA.COM

Los veinteañeros Tatiana y Catriel acaban de llegar de Salamanca y harán noche en Zamora, que les parece “bonita y coqueta”. Mañana pararán en Segovia y regresarán a Madrid, donde viven, como Juan Manuel y María. Ellos han comenzado la ruta por Ávila y también dormirán aquí: “Hay bastantes sitios que ver, aunque no habíamos visto suficiente información al respecto. Deberían venderla más”. Patricia y Fernando son de Montevideo y están recorriendo Portugal, Galicia y Castilla y León: “Nos parece preciosa y con encanto”.

Paco lleva veinte años en el salón de plenos, donde se bregó como un correoso concejal de la oposición. Como alcalde, su gestión merece el aprobado

“No extraña, porque Zamora tiene mucho potencial, como el románico y el modernismo, pero no se está sabiendo explotar”, cree Sergio Colino, responsable del Bora Bistro Café. Una voz que crítica con la Concejalía de Turismo porque, a su juicio, “no tiene una política clara”, que según él debería pasar por la coordinación con otras Administraciones para dinamizarla y crear una marca conjunta con la Diputación. “Falta ambición, porque la ciudad está preparada para acoger a los visitantes, como se demostró en la exposición Las Edades del Hombre o cada Semana Santa”, concluye Colino.

Semana Santa, Gobierno laico

Cuando IU llegó a la Alcaldía, los fieles se persignaron. Temían que el nuevo Gobierno pudiese darles la espalda, si bien los temores pronto se disiparon. Guarido, pese a que rompió la tradición de hacer el Juramento del Silencio, tenía claro que es un reclamo turístico. “Su actitud me pareció lógica, porque no es creyente. Hasta fue positivo, pues su lugar lo ocupó un hermano, que lo siente mucho más. El revuelo inicial dio paso a las aguas calmadas y nos dimos cuenta de que no iba a empeorar. Es más, desde una perspectiva turística, éste ha sido el mejor de los últimos años”, explica Óscar Antón, presidente de la Asociación de Cofrades Luz Penitente.

Procesión en Semana Santa. / TURISMO-ZAMORA.COM

Procesión en Semana Santa. / TURISMO-ZAMORA.COM

“Guarido ha defendido la Semana Santa y ha estado muy involucrado en la creación de un nuevo Museo, porque el actual se ha quedado pequeño. Y cuando le hemos pedido dinero para que participasen bandas foráneas en el Certamen de Cornetas y Tambores, siempre nos ha ayudado y puesto buena cara”, prosigue Antón, quien considera que el “enfado” con el PP le proporcionó muchos votos.

“Ha defendido la Semana Santa y cuando le hemos pedido dinero siempre nos ha ayudado y puesto buena cara” (Óscar Antón, cofrade)

“Zamora es tradicional y conservadora, por lo que nos cuesta muchísimo que haya cambios. Sin embargo, la ciudad estaba estancada y endeudada, por lo que resultó elegido. Fue una gran sorpresa, pero saneó el Ayuntamiento, lo que refleja que un cambio no era malo. Al final, terminó limpiando esa suciedad que había por aquí”, reflexiona metafóricamente el cofrade.

El PSOE no rentabilizó su apoyo

Antidio Fagúndez, senador y ex primer teniente alcalde socialista, cree en cambio que Guarido se ha llevado algunos méritos que le corresponderían a sus ediles. “Los ha rentabilizado la Alcaldía, cuando Paco ha sido un alcalde poco ambicioso, sin capacidad para hablar con la Junta ni con los ministerios para atraer inversiones”, critica el exconcejal de Policía, Bomberos, Protección Ciudadana y Movilidad, quien no duda en calificar el Gobierno de coalición como transparente y honesto.

“Paco ha sido un alcalde poco ambicioso, sin capacidad para hablar con la Junta ni con los ministerios para atraer inversiones” (Antidio Fagúndez, concejal del PSOE)

“El PP gastó en infraestructuras entre 2000 y 2008 gracias a los fondos europeos y a la bonanza económica, pero luego dejó el Ayuntamiento en bancarrota, subió los impuestos y quitó derechos a funcionarios y empleados. Las arcas municipales estaban vacías y todo eso provocó que los ciudadanos apostaran por un giro. Como el PSOE y el PP estaban en crisis, la gente eligió a alguien que llevaba años haciendo una oposición muy dura”, rememora Antonio Fagúndez, quien se atribuye la reducción de la deuda, la gestión de los tributos y las mejoras relacionadas con la movilidad, como la ORA, los aparcamientos o la ampliación de las rutas del bus urbano.

Francisco Guarido, junto a la diputada provincial Ana Belén González y al concejal de Hacienda, Miguel Ángel Viñas.

Guarido sujeta el periódico de IU junto a la diputada provincial Ana Belén González y al concejal Miguel Ángel Viñas.

Mar Rominguera, secretaria general de la agrupación socialista local, lamenta “no haber sabido poner en valor el trabajo” y que fuese capitalizado por IU. Consciente de que en un Gobierno de coalición el pez grande puede comerse al chico, se muestra convencida de que en 2015 había que brindarle la Alcaldía a Guarido. “Veníamos del PP de las obras inacabadas y de una situación de clientelismo y conformismo que hizo que la gente se hartase. Ante el dilema de apoyar o no a IU, está claro que el pacto tenía que producirse, pero luego deberíamos haber vendido mejor lo que hicimos”.

Los socialistas, que gobernaron en coalición durante la pasada legislatura, se atribuyen algunas mejoras en la urbe y critican que IU las haya rentabilizado electoralmente

La diputada en el Congreso recuerda que el candidato socialista en 2015, José Luis Gómez, no quiso integrarse en el Gobierno, lo que le llevó a abandonar el PSOE y a pasar a formar parte del grupo de concejales no adscritos junto a la número dos en la lista. “El partido insistió en que no podíamos darle la Alcaldía a la derecha, porque la ciudadanía no nos lo iba a perdonar”, rememora Rominguera, cuya formación pagaría las crisis internas en las recientes elecciones. “Me duele haber perdido dos concejales, porque no nos lo merecíamos. Nuestra gestión ha sido muy buena y esperábamos un repunte”.

Francisco Guarido reconoce que los alcaldes suelen sacar provecho en las urnas del trabajo de los socios de otro partido, pero sostiene que durante la pasada legislatura “el PSOE era el que salía más en las fotos”. También recuerda que Podemos le reprochó hace cuatro años que le debían la Alcaldía, pues rechazaron presentarse a las elecciones, por lo que a su juicio IU había recibido muchos votos prestados. “Su acusación fue presuntuosa, porque ahora ha quedado claro a quién pertenecían”, deja claro el regidor, quien subraya que el partido morado se presentó el 26-M con el padre de Pablo Iglesias en la lista y apenas superó las trescientas papeletas.

Propaganda electoral de la candidatura del PP en Zamora. / H. M.

Propaganda electoral de la candidatura del PP en Zamora. / H. M.

Francisco Requejo, cabeza de cartel de Ciudadanos, reconoce que “hubo un cambio”, pero resta importancia a la reducción de la deuda: “La ley te obligaba y todo el mundo, cuando gobierna, intenta salir del bache”. No cree que la ciudad haya mejorado mucho y asegura que no atrae empresas ni se solventan las licencias. “Se ha hecho más una política de andar por casa, arreglando baches y pocas cosas más, pues no está limpia”. El superávit indica, según el concejal naranja, que no se ha invertido: “Han gestionado el Ayuntamiento como un banco”. El intento de hablar con la candidata del PP, Mayte Martín, resultó infructuoso.

Una ciudad de servicios sin tejido empresarial

“Zamora arrastra un problema empresarial, que es la concesión de licencias, lo que provoca que muchas empresas que pretenden instalarse al final tiran la toalla por el tiempo que se tarda en obtener los permisos”, señala Ángel Hernández, secretario de CEOE-CEPYME, quien considera que el escaso sector industrial provoca que con el tiempo se esté convirtiendo en una economía estancada.

“Zamora arrastra el problema de la concesión de licencias, lo que provoca que muchas empresas que pretenden instalarse al final tiran la toalla” (Ángel Hernández, secretario de CEOE)

“Es de demanda interna y sus sectores más importantes son el comercio y la hostelería, aunque la provincia también es agropecuaria, por lo que hay que buscar la instalación de compañías de ese sector”, concluye el portavoz de la confederación de empresarios, que políticamente se declara neutral y no entra a valorar la gestión municipal. Eso sí, insiste en que para potenciar el turismo hay que “esforzarse en atraer a la gente y poner en la diana a Madrid”. De nuevo, el AVE.

Francisco Prieto, gerente de la asociación de desarrollo Zamora 10, cree que no existe una adecuada promoción del turismo y que el sector primario adolece de una industria transformadora, lo que le lleva a ser poco competitivo, pues los precios de las materias primas son bajos. “Hacen falta muchas cosas, pero sobre todo una sana ambición por querer desarrollarse. No podemos conformarnos con vivir bien hoy, sino que debemos tener una visión de futuro y pensar en las siguientes generaciones”, añade Prieto, quien tira de calculadora para evidenciar el envejecimiento. Si en Zamora hay 61.827 habitantes y el censo de residentes con derecho a voto es de 54.627, en la urbe sólo hay 7.200 menores de dieciocho años.

Turistas observan el nido de una cigüeña en Zamora. / H. M.

Turistas observan el nido de una cigüeña en Zamora. / H. M.

La oficina Zamora 10 apuesta por potenciar el sector ovino mediante un centro de innovación y una escuela de industrias lácteas, por dinamizar los mercados de abastos, por consolidar el polígono de Benavente y por dar a conocer la Marca Zamora a través de un plan provincial de turismo que apunte a la innovación gastronómica, a la promoción del románico y a la creación de un espacio-museo de Semana Santa que incluya un centro de restauración de obras de arte, entre otras medidas.

“Hace falta una sana ambición por querer desarrollarse. No podemos conformarnos con vivir bien hoy, sino que debemos tener una visión de futuro” (Francisco Prieto, gerente de Zamora 10)

El organismo está integrado por Caja Rural, CEOE-CEPYME, la Cámara de Comercio y la Asociación Zamorana de Empresarios de Hostelería (AZEHOS). El presidente de esta última entidad, Óscar Somoza, valora la gestión de Guarido, pues ha saneado las arcas municipales y le ha limpiado la cara a la ciudad. “La ha puesto bonita, pero esperemos que ahora dedique una partida importante a nuestro sector. Sin menoscabo de las obras sociales y pensando en los más débiles, si apoyamos el turismo crearemos riqueza, disminuirán los parados y habrá menos gente con necesidades”, afirma Somoza, quien recuerda que la globalización e internet hicieron mella en el gran mercado de la provincia, que durante tantos años vivió del comercio.

“La subida del turismo ha sido importante, aunque desconocemos qué parte es atribuible al alcalde, a la Vía de la Plata o al AVE. Ahora bien, nosotros tampoco nos hemos quedado dormidos, porque hemos hecho inversiones, pasando en los últimos quince años de un único hotel de cuatro estrellas —el Parador— a siete”, subraya el presidente de AZEHOS, quien está convencido de que ahora hace falta más financiación pública, oferta alternativa y promoción. “Hasta ahora, más allá de las siglas políticas, su labor no ha sido mala y el resultado está ahí: ha sido abrumador. Seguimos trabajando juntos por Zamora”.

¿Zamora roja o Zamora guaridista?

“El alcalde ha sido un buen gestor, pero los otros partidos no sólo no han estado a la altura, sino que ha habido un voto de castigo al PP, mientras que el PSOE fue fagocitado por IU”, explica Francisco Prieto, gerente de Zamora 10, quien considera que la urbe no es en absoluto de izquierdas.

Tampoco lo cree el líder de Ciudadanos. “Zamora es conservadora y lo sigue siendo”, tercia Francisco Requejo. “De hecho, las políticas del regidor han sido conservadoras, pues no se ha arriesgado a la hora de invertir, sino que ha intentado adecentar la ciudad. Asuntos que, por otra parte, son propios de la gestión diaria de un Ayuntamiento”, resta importancia el concejal de de Cs.

El equipo de IU en Zamora, al final de la campaña electoral.

El equipo de IU en Zamora, al final de la campaña electoral.

“No hay una Zamora roja. Gana Guarido y su equipo, no Izquierda Unida. Aunque la verdad es que en las elecciones tampoco tenían rival”, relativiza Óscar Antón, presidente de la Asociación de Cofrades Luz Penitente.

“No es que sea roja, sino que Zamora es guaridista. Aquí todo el mundo ha votado a Paco” (Isabel, jubilada)

La diputada socialista Mar Rominguera cree sin embargo que sí es progresista, pero achaca al “clientelismo” del PP su permanencia en el poder durante tantos años. “Claro que ha sido una ciudad de izquierdas, con un alcalde socialista y barrios rojos, rojos, que eran nuestro granero hasta que los votos se fueron a Izquierda Unida”, reconoce la secretaria general del PSOE local. Andrés Luis Calvo sujetó el bastón de mando durante dos legislaturas (1983-1987 y 1991-1995), precedido por un Gobierno de UCD y sucedido por otros de Alianza Popular y de su heredero ideológico, el Partido Popular.

Efecto Guarido, no efecto IU”, matiza Isabel durante su paseo por el Ensanche. Una idea en la que abunda Daniel Illán, presidente de la asociación de vecinos de San José Obrero: “No es que sea roja, sino que Zamora es guaridista. Aquí todo el mundo ha votado a Paco y si él no se hubiese presentado, Izquierda Unida no habría ganado”.

El propio alcalde reconoce que, si bien su partido es rojo, la gente confía en las personas que forman su grupo. “Si lo consideramos como un concepto político —la Zamora de los comunistas—, no. Pero si se habla de una ciudad que apoya a un partido en el que hay comunistas e independientes —como es mi caso, porque sólo pertenezco a IU—, entonces Zamora es roja.” ¿Sería mejor hablar entonces de guaridismo? “Yo sólo soy un símbolo”, responde el alcalde, quien pone el acento en el plural: su equipo. “No es roja teórica, sino práctica, por lo que ha valorado la gestión económica y la honradez”.

“Guarido piensa en la gente”

También es práctica Ángela, propietaria del bar Sevilla, aunque en otro sentido. Le importa que el negocio vaya bien, mas para ello, insiste, tiene que trabajar más que antes. “El IVA y los impuestos te matan, por lo que nos queda menos margen”. Ella vive de una parroquia fiel, entrada en años, que no se priva de su vino ni de sus calamares. No obstante, reconoce que en los barrios obreros la crisis afectó con dureza.

Obras de reforma del antiguo matadero de Zamora. / H. M.

Obras de reforma del antiguo matadero de Zamora. / H. M.

“Cuando los trabajadores se quedaron en paro, tiraron de la jubilación de sus padres, de modo que la pensión se la comieron sus hijos”, añade. Al margen de los turistas, los habituales del local son pensionistas. “La clientela ha ido envejeciendo, claro, pero los jóvenes no tienen un duro”. Y vislumbra un futuro que para ella ya es presente: “Yo estudié Magisterio y, de mi quinta, aquí sólo quedamos cuatro. Y ahora mi hijo estudia en Madrid”.

“La ciudad es de derechas, pero vota a la izquierda porque ha supuesto un revulsivo” (Ángel, funcionario jubilado)

En la zona de pinchos de Los Lobos, Raúl es más optimista. Destaca la afluencia de peregrinos, aunque tampoco puede calcular el aumento de pernoctaciones porque no hace mucho que empezó a ofrecer camas. “Guarido lo está haciendo de maravilla. No sólo ha adecentado el centro, sino también las afueras. Yo me muevo entre Pinilla y San José Obrero, donde no se ha limitado a parchear, sino que ha arreglado bastantes cosas”, afirma el responsable del bar restaurante El Jardín.

Raúl, antes empadronado en Las Palmas, asegura que se inscribió en el censo para poder votar al candidato de IU. “Es alguien que se molesta en pensar en la gente, como demuestra que haya bajado el IBI [y eliminado el repago de la basura]. Ahora empezaremos a ver cambios, porque Guarido tira por la ciudad. Es el mejor alcalde que podíamos haber tenido y ojalá vuelva a ser elegido dentro de cuatro años”, cree el hostelero, quien razona que si ha logrado la mayoría absoluta “por algo será”.

Ambiente nocturno en Zamora, donde la zona de Los Lobos y la calle Herreros destacan por sus pinchos. / TURISMO-ZAMORA.COM

Ambiente nocturno en Zamora, donde la zona de Los Lobos y la calle Herreros destacan por sus pinchos.

El pequeño comercio sufre el embate de los nuevos tiempos. Unos negocios cierran y otros abren, aunque Raúl no lo achaca a IU, porque sucede en todos los sitios. El futuro, según él, pasa por el turismo, por lo que hay que publicitar Zamora y robustecer el sector: “Deja mucho dinero y atractivos no nos faltan: ya quisieran muchas localidades nuestra riqueza de arte románico”.

Óscar, quien conduce un taxi, comenta que el aumento de visitantes es patente, algo que achaca a los peregrinos y al tren rápido, que conecta la urbe castellano-leonesa con la capital en una hora y media. “Yo paro en la estación y observo que hay gente que viene a pasar el día desde Madrid”, señala el taxista, quien hace una semblanza del alcalde que incide en el aspecto humano. “Con Guarido, ha mejorado el ambiente”. ¿El de la ciudad? “Digamos que él es más natural, no sé si me explico… Antes el alcalde era una institución, ahora es una persona accesible”.

Un político sin uniforme

Así es Paco, quien se afilió a la CNT en los setenta, ejerció como coordinador provincial de IU en los noventa y lleva veinte años en el salón de plenos, desde que fue elegido concejal en 1999. Laura Rivera —su pareja, también concejala— agradecía tras las elecciones del 26-M el trabajo realizado por sus compañeros y loaba la figura de Luis Muñoz Martín, un anciano que “elaboraba a mano pegatinas con distintos lemas de apoyo a Izquierda Unida —como el que he elegido para dar nombre y en su nombre a este escrito: Vota a IU, pues nunca robó— que pegaba estratégicamente en sitios en los que era inevitable no verlas”.

“Cuando nos enseñó esta pegatina nos reíamos con él porque parecía que pedíamos una oportunidad para robar como otros”, ironizaba Rivera en un artículo publicado en La Opinión. El volumen de las risas subió cuando se fijaron que Muñoz también las colocaba en las tazas y urinarios de los servicios, una estrategia para visibilizar al partido que terminaría dando sus frutos.

Francisco Guarido, en su despacho de la Alcaldía de Zamora.

Francisco Guarido, en su despacho de la Alcaldía de Zamora.

Guarido atiende en su despacho en camiseta. El año pasado, una señora le escribió una carta en el mismo diario donde le reprochaba que sólo vistiese una camisa durante el Día de la Policía Municipal, pues era “el único que desentonaba” y “chirriaba” en el acto. “Queremos que nuestro alcalde vaya vestido dignamente. ¿O es que pensaba que esto no entraba dentro del sueldo?”.

El mandatario le respondió: “Estimada señora, el traje no va en el sueldo, en efecto. No se es más alcalde por llevar corbata, ni menos cura por no llevar sotana. El policía tiene un uniforme de trabajo, como el bombero. El político no tiene uniforme, representamos al pueblo, y yo en concreto nunca he cambiado mi manera de vestir, como todo el mundo sabe”.

El secreto de Guarido

Su arrollador éxito electoral ha desviado el objetivo de las cámaras a Zamora, una de las únicas tres capitales de provincia —junto a Soria y Huelva— donde un partido ha logrado la mayoría absoluta. La prensa foránea busca infructuosamente una Zamora roja dentro de su muralla, mientras que los cronistas locales desentrañan en su periódico el aparente misterio o la aplaudida rareza.

“No hace falta mucha investigación ni el uso de métodos academicistas para colegir un par de conclusiones que son de perogrullo. La primera, Francisco no es Francisco, sino Paco. Y así sigue siendo, como cuando no era alcalde y buzoneaba personalmente las propuestas de la coalición para el conocimiento general de la ciudadanía. La corbata no va con él, ni los trajes tampoco. Así no tiene ni siquiera que cambiar de chaqueta, por si acaso”, escribe Rafael Monje en la columna La sencillez capta más votos. “Ese es el éxito de Paco Guarido: no ostentar un cargo público olvidándose que antes y por encima de todo es persona”.

Visita de escolares al salón de plenos del Ayuntamiento de Zamora.

Visita de escolares al salón de plenos del Ayuntamiento de Zamora.

Luis Miguel de Dios, en La ciudad más roja de España, plantea un diálogo ficticio en el que alguien indaga sobre el secreto del triunfo de un candidato de IU. “Ha aplicado a su trayectoria la sencillez, la normalidad y la autenticidad; creo que nunca ha actuado como lo que no es. Y eso, en tiempos de la política-espectáculo y de mear fuera del tiesto, acaba valorándose, aunque los votantes puedan ser conservadores en otras facetas”.

“Que nadie busque mesías ni redentores; lo que hay es un tío normal, que ya es bastante” (Luis Miguel de Dios, periodista)

El curioso, entonces, pregunta si no hay efecto Guarido. “Depende. Si por efecto se entiende un soplo divino, una cosa misteriosa, un carisma arrebatador, pues no. Ahora bien, si por efectopensamos en el sentido común, en la transparencia, en creer y hacer lo que se dice, pues sí hay un efecto Guarido. Pero que nadie busque mesías ni redentores; lo que hay es un tío normal, que ya es bastante”.

La oposición, en cambio, trató de buscarle defectos y en 2016 le criticó que se fotografiase en el Ayuntamiento con una bandera republicana junto a los familiares del brigadista sueco Conny Andersson, amigo del escultor zamorano Baltasar Lobo, cuyo museo se asienta frente a la catedral y a escasos metros del castillo. Lolimerodea entre las piedras centenarias, como perdida y desorientada. Su marido, Julio, explica que han venido aposta desde Alicante, donde residen: “El motivo del viaje es una bella historia. Ella estuvo interna en un colegio y quería volver a verlo”.

Loli apenas reconoce nada de aquella juventud. El castillo está a punto de abrir sus puertas a los visitantes y quizás el conserje pueda ayudarles en su búsqueda. “Apenas me acuerdo de la catedral y de pocos sitios más”, comenta la anciana, quien cree que la escuela estaba ubicada en lo que hoy es el Parador. “Por eso nos alojamos en él”, añade, aunque la memoria la traiciona.

Su marido es la primera vez que viene aquí. “Es una ciudad maravillosa, con un casco antiguo sin coches ni polución. Nadie piensa en ella, pero vale la pena visitarla. Una pena que sólo se acuerden de Zamora en Semana Santa”. Y cuando Guarido, claro, arrasa en las urnas.

Paco Guarido, en la calle Balborraz de Zamora.

Paco Guarido, en la calle Balborraz de Zamora.

Te necesitamos

En Público defendemos un periodismo independiente, valiente y de calidad. Nuestra misión no solo es informar, sino también transformar la realidad.

Para lograrlo necesitamos el apoyo de personas como tú.

ÚNETE A NOSOTROS

“Siempre te he amado, siempre”: el reencuentro de una pareja que se conoció en la Segunda Guerra Mundial

26 julio, 2019

Fuente: http://www.cadenaser.com

Kara Troy Robbins y Jeannine Gayane se reencontraron con motivo de las celebraciones del 75º del desembarco de Normandía.

Reencuentro entre Kara Troy Robbins y Jeannine Gayane 75 años después
Reencuentro entre Kara Troy Robbins y Jeannine Gayane 75 años después / France 2

La historia de amor de Kara Troy Robbins y Jeannine Gayane es de película, ambos se enamoraron perdidamente durante la Segunda Guerra Mundial. Él fue uno de los miles de soldados norteamericanos que participaron en el Desembarco de Normandía; ella, una joven francesa de una aldea limítrofe con Alemania.

Más información: 

Sin embargo, la historia se vio truncada por la repentina vuelta del militar al frente, se despidieron entre lágrimas y no volvieron a verse, hasta ahora. Troy Robbins  y Gayane revivieron su historia de amor durante las celebraciones con motivo del 75º aniversario de Desembarco de Normandía.

Troy recuerda que dejó la aldea donde ambos vivían con la intención de volver a reencontrarse, “pero no fue así”. Por su parte, Gayane rememora aquel momento de tanto dolor así: “Lloré mucho, estuve muy triste”. Finalmente, ambos rehicieron sus vidas, uno lejos del otro.

El reencuentro, 75 años después

A pesar de que ambos se casaron y formaron sus familias, nunca olvidaron su historia de amor. Con motivo del Desembarco de Normandía se han reencontrado gracias a France 2.

La cadena de televisión ha contado la historia de Kara Troy y Gayane tras descubrir una fotografía de la joven francesa entre las pertenencias que el militar conservaba de la guerra. France 2 investigó qué había pasado con la mujer y descubrió que estaba viva; él, emocionado, no se lo podía creer.

Jeannine Ganaye tiene 92 años y vive en una residencia de Montigny_lès-Metz, en Mosela, y en ese mismo lugar se reencontró con el amor de su vida 75 años después. “Siempre te he amado, siempre”, y a pesar de que no hablan la misma lengua, él respondió: “Dice que me ama, eso lo he entendido”.

Finalmente, los dos enamorados vivieron una nueva despedida, y quién sabe si para siempre. Antes de la partida, Troy, entre susurros y besos le dijo: “Jeannine, te quiero, mi amor”.

El día que Nelson Mandela fue sentenciado a cadena perpetua

25 julio, 2019

Fuente: http://www.cadenaser.com

El 12 de junio de 1964 la justicia sudafricana cometió uno de las mayores injusticias que la historia puede recordar.

Escuchar / Pausar01:41El día que Nelson Mandela fue sentenciado a cadena perpetua

Ahora parece algo muy lejano, pero hasta no hace mucho tiempo, Sudáfrica era un país en el que los nativos vivían subordinados a los descendientes de los colonos holandeses que gobernaban el país. Ahora, Nelson Mandela es recordado como un héroe que consiguió que esta situación cambiara sin que Sudáfrica se convirtiese en un baño de sangre.

Pero lo que no hay que olvidar es lo que le pasó a Nelson Mandela el 12 de junio de 1964. Ese día fue sentenciado a ser encarcelado de por vida por haber intentado cometer actos de sabotaje contra el estado, que consideraba humanos de segunda a los de su raza. Y aún se puede considerar que tuvo suerte, porque la fiscalía pedía para él la pena de muerte.

Mandela pasó 18 años en la cárcel de Robben Island, donde estuvo aislado de los presos no políticos y encerrado en una celda de cinco metros cuadrados con un colchón de paja para dormir. Se pasaba el día picando piedra, pero no le dejaban que se protegiera los ojos con gafas de sol, con lo que su vista quedó dañada para siempre. Además, sufría violencia física y verbal por parte de sus carceleros día sí, día no. Aún así, no consiguieron romper el ánimo ni la fuerza moral de Mandela, que fue finalmente liberado después de 27 años de cárcel.

Su estatus tanto nacional como internacional no había dejado de aumentar durante su reclusión, y cuando su país tuvo finalmente unas elecciones abiertas a todo el electorado, en 1994, Nelson Mandela se convirtió en presidente de la misma nación que había intentado acabar con él. Y lo más increíble es que lo hizo sin ánimo alguno de venganza.

Si te has quedado con ganas de más…

Toreros negros, negras flamencas: el rastro de los esclavos y la negritud en la historia de España

24 julio, 2019

Fuente: http://www.eldiario.es

Mujeres negras de Sevilla. Flamencas. Y toreros negros. Son parte de la historia oculta, silenciada, del rastro de los esclavos que sigue aportando pistas de la época apenas se rasca en el relato de la negritud. Pero fueron protagonistas de un tiempo “que se conoce poco”, como dice el investigador y escritor Jesús Cosano, autor del libro Las Negras de la Inmaculada.

“Es tremendo. Cuando empiezas a profundizar ves lo cerca que está todo, la cantidad de negros que había entonces… Es sorprendente. Aparecen continuamente cosas que se han ido perdiendo”, explica Cosano. La obra transcurre entre finales del siglo XVI y principios del XVII.

En quince relatos, el autor traza “la importancia que tuvieron los negros en los inicios del toreo y el flamenco”. Como Polonia La Cimarrona, que escapó de sus amos, la cantaora Leonor Rico y una actriz con Guantes de Ámbar por nombre artístico.

La Marqués, o Juan Coplilla, enterrados en la iglesia de un barrio sevillano “lleno de negros”: San Bernardo. O Elena de Céspedes, la “cirujana, mulata, hija de negra y blanco”. También aquel torero negro de Cádiz llamado Cándido.

El negro Meric en un fotograma de la película 'Danse espagnole de La Feria Sevillanos', Hermanos Lumière (1900).
El negro Meric en un fotograma de la película ‘Danse espagnole de La Feria Sevillanos’, Hermanos Lumière (1900). | LAS NEGRAS DE LA INMACULADA

Las Negras de la Inmaculada (Aconcagua Libros, 2019) es la segunda entrega de la colección ‘Los invisibles’. Una serie literaria que arrancó con Hechos y cosas de los negros de Sevilla. Y que tendrá próximos capítulos: “Estoy preparando dos volúmenes más contemporáneos, más cercanos, también sobre los negreros, que tampoco se conocen, y de los españoles en África, los traficantes de esclavos”, adelanta Jesús Cosano en conversación con eldiario.es Andalucía.

Los primeros toreros, negros

Los capítulos del libro se apoyan en dos acontecimientos destacados de la sociedad española de esos tiempos: por una parte, las controversias y las luchas fratricidas entre los defensores de la pureza de la Inmaculada y los que decían que no. Entre toda esta gente sobresalen los negros sevillanos.

En estos episodios históricos aparecen “las constantes celebraciones y fiestas de placer que las cortes de los Austrias celebraban por toda España”. Y ahí destaca “el protagonismo que tuvieron los negros en la gran fiesta que Sevilla estaba preparando para celebrar que Roma había aprobado ese dogma”.

The Black Stars Band en la plaza de toros de Valencia (1935). Mundo Gráfico.
The Black Stars Band en la plaza de toros de Valencia (1935). Mundo Gráfico. | LAS NEGRAS DE LA INMACULADA

En los relatos destaca “la importancia que tuvieron los negros en los inicios del toreo”, contado en el libro con “contundentes imágenes y documentos que lo acreditan”. En el toreo primitivo y en los inicios del toreo a pie. “Y aparecen también negros y mulatos siendo algunos de los que protagonizaron los inicios del flamenco en España”.

Porque Las Negras de la Inmaculada toma Sevilla como centro neurálgico de la narración. De ahí parte, y en esa ciudad cierra capítulo. Pero los episodios transcurren por muchas ciudades. Desde Tenerife a Valencia, Málaga o Cádiz, de Madrid a Valladolid, Monforte de Lemos o Galicia entera… Y América: Honduras, Santo Domingo, Colombia.

Las mujeres, protagonistas

“Las protagonistas de Las Negras de la Inmaculada son las mujeres”, dice Jesús Cosano. Actrices, cantaoras, bailarinas. Y cirujanas y “negras pioneras en la sanidad y el establecimiento de los primeros hospitales en América”. Caso de Elena de Céspedes: “la primera cirujana conocida de Europa, mulata, hija de negra y blanco, que era de Granada y estuvo viviendo en muchos sitios de Andalucía, desde Jerez a pueblos de Sevilla, y acabó en Madrid, donde se casó con otra mujer: era lesbiana”, cuenta Cosano.

Chirigota de Los Ñáñigos, 'Historia gráfica del carnaval de Cádiz. Años 1950-1959'.
Chirigota de Los Ñáñigos, ‘Historia gráfica del carnaval de Cádiz. Años 1950-1959’. | LAS NEGRAS DE LA INMACULADA

En libro está trufado de personajes como Guantes de Ámbar, nombre artístico, una actriz. O Polonia la Cimarrona, “que se escapó de sus propietarios y acabó en Colombia combatiendo a los españoles”. Y Leonor Rico, “una negra portuguesa que cantaba, tocaba la guitarra y bailaba, que actuaba con otros negros en los carros que se contrataban para el Corpus y en fiestas no religiosas”. Durante más de 20 años, “haciendo disfrutar a los sevillanos”.

Sevilla, como ejemplo de aquellos años de esclavitud. Como rastro primario de la negritud perdida en el silencio de una parte de la historia. El conocido como ‘barrio de los toreros’ guarda así la historia de cómo “a la vuelta de los toreros de su recorrido por la España de los Austrias son recibidos por todo el barrio, la mayoría negros”.

Jesús Cosano, autor de 'Los invisibles. Hechos y cosas de los negros en Sevilla'. | JUAN MIGUEL BAQUERO
Jesús Cosano, autor de ‘Los invisibles’. | JUAN MIGUEL BAQUERO

“Porque el barrio de San Bernardo estaba lleno de negros”, cuenta Jesús Cosano. Y en la iglesia de San Bernardo hay enterrados “muchos negros”. Como una mujer centenaria, La Marqués, negra esclava, “una negra venerable” en aquel rincón entonces extramuros de la ciudad. O Juan Coplilla, “que así se llamaba, y también está enterrado” en el mismo recinto religioso “junto a muchos más”.

Y es que el rastro aparece en cualquier rincón. Caso de la calle Conde Negro en homenaje al apodo que tenía Juan de Valladolid, “al que los reyes le hicieron responsable de las trifulcas y problemas que hubiera entonces en aquella zona”. Era uno de los “varios corrales de los negros”” repartidos por Sevilla. O la leyenda que da nombre a la más conocida calle de Sevilla: La Sierpes.

Facebook podría (si quisiera) acabar con las noticias falsas

23 julio, 2019

Fuente: http://www.eldiario.es

Todo el mundo ha visto el vídeo en el que Nancy Pelosi arrastra las palabras en una conferencia de prensa. Todo el mundo sabe que el vídeo era real pero había sido ralentizado a un 75% de su velocidad normal para que la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos pareciera borracha, confusa o medicada. Luego vino el vídeo en el que tartamudea. Hemos visto a medios y cadenas de televisión emitir las piezas, codo con codo, como argumentos de un visible deterioro cognitivo. Hemos visto a presentadores, actores, políticos y hasta el mismísimo presidente de los EEUU compartir y comentar el caso como si fuera información contrastada y verídica. Y hemos visto a otros medios y cadenas, presentadores, actores, políticos etc compartirlo para denunciar que el vídeo estaba manipulado y que la secuencia era parte de una campaña de desinformación.

Ya ni siquiera nos extraña. Los vídeos manipulados sin esfuerzo con herramientas digitales que se distribuyen rápidamente a través de las redes sociales y se legitiman en las cabeceras tradicionales para deshumanizar un colectivo o destruir una reputación son el pan de cada día. En la izquierda y la derecha, en la política y el retail, en las campañas políticas y el los referendums, por la tele y por whatsapp. Por eso nos ha pasado desapercibido un detalle. Un precedente crucial. Sabemos quién lo hizo y cómo pasó. Y lo sabemos gracias a Facebook.

Anatomía de una pequeña campaña de desinformación 

El clip de vídeo en el que tartamudea hizo su debut en una página personal de Facebook acompañado de un comentario: “¿Está borracha Pelosi?”. Trece minutos más tarde apareció el vídeo ralentizado en otra página llamada Politics WatchDog. Quince minutos más tarde, el segundo vídeo aparece en una tercera página de Facebook, AllNews 24/7. En principio no parece que haya un vínculo entre las tres páginas salvo quizá un particular desagrado -o preocupación- por el estado mental de la presidenta de la cámara. Pero las tres páginas habían sido creadas y administradas por la misma persona: un afroamericano de 34 años que vive en el Bronx.

Shawn Brooks tiene 34 años, es operario de montacargas, es fanático de los deportes televisados y, aparentemente, de Donald Trump. También está en libertad condicional por violencia doméstica. La persona que encontró su pista fue Kevin Poulsen, redactor de The Daily Beast. Brooks había puesto su nombre en un enlace para recaudar donaciones que había al final de una de las páginas y Poulsen había seguido la primera regla del periodismo de investigación: Follow the money! Pero no habría podido confirmar que Brooks era el origen de la campaña contra Pelosi sin ayuda de Facebook. Según el artículo, una fuente oficial de Facebook confirmó la conexión entre las tres páginas. Esto es algo que sólo Facebook -con su acceso de superadministrador de la plataforma- puede saber y que nunca había compartido antes.

De hecho, la fuente “oficial” pero anónima de Poulsen hizo mucho más que confirmar el hallazgo. También desmintió la coartada de Brooks, que dijo que las páginas tenían varios administradores y que probablemente había sido “una administradora femenina” la que había hecho el vídeo. La fuente dijo que en esas páginas no había más administradores y que, de hecho, Brooks había subido los vídeos desde su propia cuenta personal. De nuevo, algo que solo Facebook puede ver.

Paraísos fiscales del siglo XXI 

Facebook puede no saber quién fabrica la desinformación que florece en sus infraestructuras. Pero sabe quién la planta por primera vez en su sistema y cuáles son sus canales de distribución. Sabe qué usuarios se coordinan para generar tráfico en torno a esas campañas. Tiene todas las llaves de todas las puertas, incluyendo los lugares donde se cocinan: grupos privados en Facebook, DM rooms en Instagram y conversaciones privadas en Whatsapp. Naturalmente, tendría que vigilar a los usuarios, algo que en cualquier otro contexto sería un escándalo. Pero ocurre que el espionaje masivo, deliberado y permanente de los usuarios es la base de su lucrativo negocio, un modelo conocido como capitalismo de la vigilancia, o capitalismo de la atención.

Sabe quién distribuye las noticias falsas, cuándo, para quién y por qué, pero no tiene ningún incentivo para desmontar esas redes. No solo porque le generan una gran cantidad de dinero en publicidad. No solo porque mantienen la atención de los usuarios y aumenta el engagement. Sobre todo porque su opacidad le permite ejercer un poder sin precedentes y sin responsabilidades. Es una infraestructura diseñada para proteger lo que pasa dentro, a expensas del impacto que tiene fuera, como un paraíso fiscal.

La libertad de expresión como tapadera

Facebook trabaja duro para retratar la desinformación como un problema técnico irresoluble. Desde hace dos años, su famosa “guerra” contra las noticias falsas ha consistido en ofrecer botones para que los usuarios las denuncien. También financian una red internacional de cazabulos, que marcan esos contenidos con una etiqueta que pone: hay información adicional sobre esta noticia. Se habla de limitar la propagación de los contenidos tóxicos dejándolos fuera del algoritmo de recomendación. Pero también como un problema ético. La empresa asegura que no deberían ser ellos los que decidan lo que es incitación al odio y lo que es libertad de expresión.

Facebook sabe que el vídeo ralentizado de Pelosi está manipulado para calumniar a la demócrata, pero no ha querido eliminarlo. Monika Bickert, Jefa de Gestión de Políticas Globales de Facebook, ha explicado en varias ocasiones que han puesto las etiquetas apropiadas para que el público pueda decidir por sí mismo lo que es cierto y lo que no. También ha dicho que, como el vídeo es ahora un objeto de debate, si eliminan lo eliminan estarían censurando el debate mismo. También se ha dicho que Pelosi es un personaje público sujeto a la sátira. Todo esto es una distracción.

Es muy inteligente convertir la lucha contra la desinformación en un asunto de libre expresión, porque desvía la atención del verdadero problema: la plataforma se ha convertido en la tapadera de múltiples delitos que están afectando severamente a nuestras instituciones.Tenemos que imaginar qué pasaría si Facebook hiciera con todas las noticias falsas lo que hizo con el vídeo de Pelosi: decirnos quién ha subido los vídeos y cuándo. Qué pasaría si pudiéramos visitar la fábrica de donde salen las salchichas envenenadas e identificar los puntos de contaminación, en lugar de esperar a que alguien se intoxique para ponerle un cartel que ponga: “hay información adicional sobre esta salchicha; leer antes de consumir”.

Nuevas tecnologías para viejos crímenes

Monika Bickert fue uno de los tres trabajadores que accedieron a ser entrevistados para The Facebook Dilemma, el excelente documental de la PBS sobre la plataforma y el impacto de sus políticas sobre la privacidad y la democracia en varios lugares del mundo. Por ejemplo, Myanmar. Sobre el papel de Facebook en la limpieza étnica que está teniendo lugar en la república, Bickert concedió que habían sido un poco lentos en tratar de encontrar el “mal contenido” y sacarlo del sistema, pero que no era fácil. “Tenemos regulaciones diseñadas para mantener seguras a nuestras comunidades, pero también es importante para nosotros reforzar esas medidas, encontrar el contenido malo rápidamente, encontrar rápido lo que vulnera nuestros términos y sacarlo de la web”. Solo que Facebook sabía que se trataba de una operación del gobierno para perpetrar un genocidio.

Facebook sabía que los militares habían creado cuentas falsas para distribuir información falsa sobre crímenes inventados para incitar a la violación y el asesinato de la minoría Rohingya. Lo sabían y eran los únicos que podían saberlo. Nosotros nos enteramos decenas de miles de muertos y un millón de refugiados más tarde y no gracias a Facebook sino al New York Times, que tuvo que investigar el caso contra la opacidad de la plataforma, y sin su colaboración.

El pasado enero, la empresa anunció una inversión de 300 millones de dólares para proyectos de periodismo de investigación locales. Entra en competencia con Google, que anunció lo mismo ocho meses atrás. La filantropía es la tradición americana favorita de los robber barons. Ofrecer limosnas a la misma industria que acabas de saquear es un clásico del capitalismo americano. Mark Zuckerber continúa la senda abierta por Rockefeller, Carnegie y J.P. Morgan, un modelo que ha demostrado ser catastrófico para la supervivencia del planeta y de todas las especies que habitan en él.

Cuando Juan Ramón visitó a Federico: aquel verano granadino de 1924

22 julio, 2019

Fuente: http://www.eldiario.es

Primavera de 1919: Juan Ramón tiene 37 años y es un poeta reconocido. Federico, a sus 20, acaba de llegar a Madrid con una carta de recomendación de Fernando de los Ríos y todavía no ha publicado su primer poemario, pero ya es el torbellino de alegría y vitalidad que lo haría rápidamente conocido en la capital. Cinco años después, se encontrarían en Granada en un viaje que marcaría a ambos. “Días como aquellos se viven pocas veces en la vida”, dejaría escrito años más tarde el Nobel de Moguer.

Ahora, el también poeta e investigador Alfonso Alegre Heitzmann reconstruye aquella visita en Días como aquellos. Granada, 1924 (Fundación José Manuel Lara), que obtuvo el premio Antonio Domínguez Ortiz en su última edición. Barcelonés de 1955, Alegre Heitzmann, acreditado estudioso de Juan Ramón y autor entre otros libros de la edición de Lírica de una Atlántida, recuerda el momento en que Lorca visita en Madrid a Juan Ramón: “Éste le reconoce como lo que es, un futuro gran poeta, y le cuenta a su amigo Fernando de los Ríos que tiene lo principal para serlo: entusiasmo”.

Luego, el onubense le ayuda a publicar sus primeros poemas en revistas, le presenta a Díaz-Canedo y Lorca empieza a caminar. Allí, entre otras cosas, estrecharán lazos con la Institución de Libre Enseñanza, fundamental en el germen de la generación del 27, y se involucran en iniciativas varias, como los preparativos de la fiesta de bienvenida a Rabindranath Tagore, que finalmente no vendría a España.

En julio de 1924, Juan Ramón y su esposa, Zenobia Camprubí, son invitados a conocer la ciudad de Granada. “Lorca y su familia fueron, como podemos imaginar, los mejores anfitriones que podríamos imaginar”, afirma Alegre. “Desde el primer momento, Juan Ramón intuye lo que el viaje va a significar para él y su obra. Años después, en Washington, mucho tiempo después de asesinado Lorca, escribiría: ‘Cuando estábamos en Madrid mirábamos con frecuencia aquellas fotografías que nos hicimos juntos en tanto sitio hermoso’”.

Para el estudioso, el grupo se dedicó básicamente “a asombrarse con la belleza de Granada”, dice. “Descubrir esa maravilla con Federico, Isabelita, Concha, Francisco, causó un gran impacto al poeta, como lo fue encontrarse también allí con Manuel de Falla, y que éste tocara para él en un Carmen granadino. Por su parte, Federico escribirá a Melchor Fernández Almagro para explicarle que Juan Ramón, a lo largo de toda la visita, había dicho “cosas agudísimas”, como aquella idea de que visitarían el Generalife “a las cinco de la tarde, que es cuando empiezan a sufrir los jardines”.

Buceando en la obra literaria de ambos genios, correspondencias múltiples y libros de memorias, Alfonso Alegre Heitzmann ha podido comprobar que “cada texto te lleva a entrar directamente en ese tiempo”, y eso es lo que logra transmitir a los lectores. De paso, trata de reivindicar la figura del autor de Espacio. “Con Juan Ramón se ha sido tremendamente injusto, no se le ha entendido más allá del año 16, y para referirse a él casi siempre se habla de Platero, que es del año 14″, lamenta el estudioso. “Pero con todo lo posterior no se ha hecho justicia, y como persona tampoco. Se dice que vivió en una torre de marfil, ¿dónde está esa torre de marfil, si vivió 22 años exiliado y murió en Puerto Rico?”.

Un compromiso total de Juan Ramón

Por otro lado, tras la tragedia del barranco de Víznar, según Alegre “Juan Ramón no sólo escribe sobre Lorca cuando sabe de su muerte: es el comienzo de un calvario cuando va sabiendo de la desgracia de amigos muy queridos como Unamuno, Antonio Machado o Miguel Hernández. Ahí se ve que el compromiso de Juan Ramón con sus ideas y con España es total, pero aquí se le borró”, denuncia.

Pocos días después de aquel encuentro granadino, Juan Ramón escribe el largo romance titulado Generalife, sin duda uno de sus grandes poemas, y que dedica a Isabel García Lorca; y Federico, el Romance sonámbulo, una de las piezas mayores del Romancero gitano, lo que da una idea de la trascendencia que tuvieron aquellos días para ambos poetas. De allí viene también la expresión juanramoniana ladrón de agua, con la que tanto se ha especulado, y de la que Alegre demuestra que no se refería sino a los aljibes.

Carmen Hernández Pinzón, heredera de Juan Ramón Jiménez, recuerda también el libro Olvidos de Granada, que sólo pudo ver la luz póstumamente, y que está directamente inspirado en el célebre viaje. “Es un libro del que Juan Ramón estaba muy satisfecho, hermoso y complicado, pero este ensayo de Alfonso Alegre abre una ventana nueva para los estudiosos”, asevera. “Además, acierta en rescatar lo bello y dejar de un lado las polémicas que suelen perseguir a la figura de Juan Ramón, de quien siempre se destaca el morbo o los problemas. Todo hay que entenderlo en su momento y en su contexto”.

El editor Ignacio Garmendia, que ha cuidado estos Días como aquellos, coincide en señalar que “a veces se habla de la relación de Juan Ramón Jiménez con los poetas de la Generación del 27 sólo atendiendo a las disensiones posteriores, obviando lo mucho que aquellos poetas debían al moguereño, y a la buena amistad que les unió en muchas ocasiones”, concluye. “Este es un libro que deja al final una sensación de melancolía, porque refleja a la perfección esa España que pudo ser, y que el tajo de la guerra partió en dos”.