Archive for the ‘entrevistas’ Category

“Con Franco la derecha de este país no tiene rubor ni vergüenza: son incapaces de aceptar lo que pasó aquí”

31 enero, 2019

Fuente: http://www.eldiario.es

Dos camionetas avanzan entre las viñetas de una página tintada de un celeste apagado. Paulatinamente, el color desaparece del dibujo para que el blanco y el negro nos muestren cómo los vehículos se alejan hasta detenerse al lado de un olivo. La escena se vuelve lúgubre en cada trazo. De repente, la onomatopeya de unos disparos llenan el margen derecho inferior de la cuartilla. Luego, silencio.

Ni todas las letras del mundo pueden transmitir lo que pasó el día que fusilaron a Federico García Lorca. Pero el dibujo puede acercarse a remover en el lector insospechados sentimientos. El poeta y dramaturgo más famoso del mundo murió a balazos en Alfacar y sus restos siguen sin aparecer. Tenía 38 años. Han pasado 82 desde entonces.

Ahora, el hispanista Ian Gibson ha unido fuerzas con el dibujante Quique Palomo para acercarlo mediante la ilustración y el rigor que caracteriza su obra. El primero ha dedicado gran parte de su vida a estudiar la vida de Lorca: a la magna biografía Federico García Lorca (1985- 1987), cabría sumar títulos como El asesinato de García LorcaPoeta en Granada oLorca y el mundo gay. Pero nunca se había planteado convertirlo en una novela gráfica. En eso le ha ayudado el segundo, que ha sido su mano derecha en Vida y muerte de Federico García Lorca, publicado por Ediciones B. Un cómic lleno de fuerza lírica y solidez documental que repasa la historia del poeta gay y republicano.

Ian Gibson y Quique Palomo durante la entrevista.
Ian Gibson y Quique Palomo durante la entrevista. FERNANDO SÁNCHEZ

El cómic repasa cada una de las etapas vitales de Lorca, de su infancia en Fuente Vaqueros hasta su muerte. ¿Cómo fue el proceso de diálogo entre la documentación y la ilustración?

Ian Gibson (IG en adelante): La vida de Lorca es muy corta pero densísima en acontecimientos. Es extraordinaria por los muchos dones que tenía y que le hacían relacionarse con el mundo de la política, de la música, de la pintura… Es un genio multidisciplinar y tuvimos que ir seleccionando. Llevó su tiempo estructurar todo aquello, pero supimos entendernos.

Teníamos muy claro, eso sí, que había que insistir mucho en su infancia porque es algo que impregna toda su obra. De modo que llegamos a este acuerdo: había que explicar e ilustrar muy bien sus primeros años de vida, para definir bien las raíces de su arte.

Quique Palomo (QP en adelante): Pero junto con la infancia, todo lo demás. En esa fase hay un diálogo sobre el que después fuimos fijando determinadas ideas y escenas. El método era hacer bocetos simplícimos, enseñárselos a Ian y volver a dibujar una y otra vez hasta construir cada etapa.

En esa construcción del relato, parece haber más lirismo en la infancia y más densidad de texto en su madurez. ¿Fue una elección consciente?

QP: Sí, sí, es algo real. Con la cantidad de información que manejábamos hubo muchos momentos en los que teníamos que decidir cómo abordar una vida tan intensa. Es difícil encontrar el equilibrio entre narrar una vida, pero a su vez conseguir que esta no sea un resumen cronológico y aburrido de datos. Ha habido que ir buscando algo de poesía, e ir impregnando a las imágenes con información. Pero es obvio que la infancia era la etapa más dada a la poesía, parecía una buena forma de captar la atención del lector de un modo más inspirado.

IG: Había muchas cosas que consensuar, porque yo soy un obsesivo de la cronología. Pero hablando fuimos descubriendo cosas juntos. Como, por ejemplo, la importancia del cante jondo que tal vez a mí no se me hubiera ocurrido plasmar con tanta fuerza. Sin embargo, la aparición de Manuel de Falla en la vida de Lorca es fundamental. El encuentro que tienen en Granada significa también el reencuentro para el poeta con una raíz andaluza que lo ataba al mundo del flamenco. Este momento es importantísimo y marcará profundamente obras tan importantes como Romancero Gitano (1928).

Tras esa etapa, Lorca estudia en Granada y termina la carrera en Madrid, donde empieza a profesionalizar su faceta literaria mientras aparta la ambición de ser músico. ¿Cree que fue un cambio esencial del que podría haberse sentido, en algun momento, decepcionado?

IG: No puedo ponerme en su piel, obviamente, pero de todas formas nunca abandonó la música. Tuvo un profesor de música providencial que se llamaba Antonio Segura Mesa, que bien merece una biografía aparte. Este hombre muere en 1916, justo en el momento en el que empieza a surgir el filón poético de Lorca.

Es el momento en el que empieza a rescatar parte del conocimiento que tenía sobre poesía popular, inseparable de la canción popular que tanto escuchó de niño. Y eso se ve, por poner un ejemplo, en Mariana Pineda (1927).

Cuando muere su profesor de piano, sus padres le dicen que nada de carrera musical: Derecho y Filosofía y letras. Así que Lorca abandona su sueño de ser músico. Pero eso no significa que abandone la música, pues sigue tocando toda su vida. No creo que añorase esa vocación perdida. Alberti, en La Arboleda Perdida (1938), cuenta como eran sus sesiones de música folclórica. ¡Lorca se jactaba de conocer un millar de canciones populares españolas! Es tremendo porque todo eso se solidifica en una sola persona: esa cantidad ingente de registros y talento creativos se fundían y convivía en él.

En su estancia en Madrid se aloja en la Residencia de Estudiantes. En el cómic retratáis conoce a Buñuel. Desde entonces ambos vivirían una tempestuosa amistad que, en el 28, parece romperse de forma dramática cuando recibe una carta homófoba de Buñuel hablando de Bodas de sangre. ¿Qué pasó entre ellos? ¿Por qué se desvirtuó su amistad?

IG: Buñuel tiene un problema que no menciona en sus memorias. Me refiero a su hermano menor, Alfonso Buñuel, que también está esos años en la residencia y que es abiertamente homosexual. Una persona que no aparece ni mencionada en sus memorias. Los silencios en las autobiografías son muy importantes. Y con respecto a su hermano se establece uno perpetuo y muy grande. Es alguien que es más alto que él, más guapo que él y mucho más gay que él.

Que no digo que Buñuel fuese gay pero temía serlo, como todos ellos en la época. Como Dalí, de hecho. Y de ahí viene su problema con Federico. En Vida en claro (1944), José Moreno Villa cuenta que por entonces si ibas con un gay todo el mundo creía que eras gay, y por eso había gente que se alejaba de Lorca. Se quieren el martes y se odian el miércoles. Ni siquiera en el sitio más liberal de la España de entonces se podía ser gay abiertamente.

Ian Gibson
Ian Gibson con un ejemplar de ‘Vida y muerte de Federico García Lorca’ FERNANDO SÁNCHEZ

En esa época otro de sus amigos, Dalí, también se aleja de él a pesar de haber intimado en el pasado, como retratáis en la obra. ¿Por qué sus amigos se alejaron del poeta en una etapa tan crucial?

IG: Vivían con una intensidad feroz. Llegan a Madrid en los años veinte y a mediados de esa década toman caminos distintos. Dalí pasa un tiempo en Figueres porque le echan de la Academia de Bellas Artes de San Fernando. Y sólo sabemos la mitad de lo que ocurrió porque se ha perdido una cantidad ingente de documentación. Aunque hemos podido conocer cosas gracias a personas como Pepín Bello, sigue  faltando datos.

Por otra parte, las autobiografías no son fiables. Hacen falta biógrafos para corregir las autobiografías. Son genios diversos y complicados, y lo que cuentan de ellos mismos no es fiable. En las memorias de Buñuel [ Mi último suspiro, 1982] hay tergiversaciones de la realidad en cada página. Igual que La vida secreta de Salvador Dalí (1942), que es fabulosa pero desde luego no muy fiable.

En esa parte del libro, empieza a ganar presencia en la arquitectura de cada página la presencia de fotografías reales de la época. ¿Por qué?

QP: Yo hubiera metido muchas más. Cuando dibujo, también navego por Internet y me veo expuesto a muchas imágenes reales sobre las que puedo trabajar. Pero hay algunas que, por lo que sea, te llaman especialmente la atención.

Unas veces las uso para romper con el manejo de la página y su impacto visual en el lector. Otras, porque se produce una convivencia especial entre imágenes y dibujos que crees que dialogan bien y merecen habitar la página.

Tras su paso por Madrid, Lorca viaja a Nueva York, pero también a Cuba. Y allí dice aquella frase de ‘Si me pierdo, que me busquen en Andalucía o en Cuba’. ¿Cree que aquel viaje le sanó un poco las heridas?

IG: Sí, yo creo que su estancia en Nueva York no fue el descenso a los infiernos que se nos dijo durante tanto tiempo. Hubo momentos maravillosos para él. En Nueva York le estaban esperando muchos hispanistas y estudiantes que querían conocerle.

Pero Cuba es Cuba: allí sabe que se puede sentir como en casa y según los indicios que tenemos, se soltó la melena y fue una experiencia apabullante. Romancero Gitano  había tenido un éxito muy grande y en la isla pudo disfrutar de ese éxito. Sabemos, por gente que le conoció, que al volver de La Habana era otro hombre. Sin su estancia allí Federico probablemente no hubiera terminado de salir del armario.

QP: También hay que entender que fue la segunda etapa de alejamiento del contexto que le estaba oprimiendo. Salió de Estados Unidos dónde, a pesar de su facilidad para hacer amigos y su personalidad empática, no contaba con el idioma. Y en Cuba eso no le ocurrió: se liberó, en cierto sentido.

Ian Gibson
Ian Gibson FERNANDO SÁNCHEZ

En ese retorno, ya durante la Segunda República, Lorca publicó y estrenó obras que se tuvieron que enfrentar a un boicot grave por parte de la derecha del momento. De ahí que dijese aquello de ‘la derecha nos odia porque hacemos cultura para el pueblo’. ¿Ha cambiado mucho la derecha en España desde aquellos años?

IG: Pues no mucho. Lorca era gay y republicano. Aunque bueno, puede que la derecha haya avanzado un poco en el tema de la diversidad sexual. La derecha de hoy desprecia a Zapatero pero por lo menos permitió que Javier Maroto se pudiera casar con su chico. Me divirtió mucho el otro día aquello de Sáenz de Santamaría diciendo ‘soy muy amiga del marido de Javier’. Joder, eso por sí solo demuestra que el PP ha cambiado un poco en ese sentido y me parece fantástico.

Con todo, a la derecha de este país le cuesta muchísimo trabajo avanzar. Si era terrible en los años treinta, después de cuarenta años de dictadura… No han asumido el holocausto que se vivió aquí durante la Guerra Civil, no asumen nada de su pasado. ¡Y cuando les sacas el tema hablan de reabrir heridas! ¡Es terrible!

Con la exhumación de Franco del Valle de los Caídos, vuelve a estar es boca de todos el debate de si la memoria histórica es o no es reabrir heridas…

IG: Mira, yo estoy a favor de buscar a los desaparecidos. Y Lorca, culturalmente hablando, es el desaparecido número uno de la historia de este país. El más famoso y el más llorado, así que inevitablemente él simboliza toda la tragedia de la guerra, de la dictadura y de lo que ocurrió aquí.

Pero lo de Franco es una auténtica vergüenza. La derecha de este país no tiene rubor, desconoce la vergüenza. Con este tema realmente parece ser que son incapaces de aceptar la realidad de lo que pasó aquí. Y la realidad es que aquí tenemos por un lado a 115.000 desaparecidos en fosas comunes, y por otro el Valle de los Caídos con el fundador del fascismo español y Francisco Franco. ¡Hablamos de que el mayor asesino español de todos los tiempos descansa tranquilamente en un mausoleo!

Felipe González tuvo la decencia de decir, en el libro que publicó con Cebrián [ El futuro no es lo que era, 2002], que pesa sobre su conciencia no haberlo hecho cuando tuvieron la mayoría absoluta. Los socialistas de entonces no lo hicieron y los de hoy lo intentan. Tarde, espero que a tiempo, pero tarde.

A mí me produce vergüenza que un país tenga un monumento como el Valle de los Caídos cuarenta años después del la muerte del dictador. Con 12.000 de sus víctimas allí, enterrados al lado del verdugo. Asco: es la única palabra aplicable que se me ocurre.

Decía que Lorca era el desaparecido numero uno de nuestra historia. Pero podríamos estar cerca de encontrarlo. A principios de este año supimos que sus restos podrían haber sido movidos en 1986 durante el vallado de un parque que lleva su nombre en Alfacar.

La situación es la siguiente: la Junta de Andalucía ha dado su permiso para una nueva búsqueda. Lo que pasa es que no ha sacado esto a concurso público. Sabemos por Luis Avial que hay indicios de restos debajo de una fuente que hicieron en el parque.

Cuando vallaron ese parque, aparecieron unos restos al lado de este olivo que dibuja Quique aquí [señala la viñeta exacta]. Y ahora sabemos que encontraron restos que estorbaban al cerrar el recinto y se pusieron debajo de lo que hoy es la fuente. Según indicaciones de georadar, Avial ha visto indicios de los restos muy cerca de dónde los testimonios orales dicen que pasó. La Junta sabe todo esto y está dispuesta a buscar en el olivo y en la fuente. Pero estamos a la espera de que esto salga a concurso público. Cosa que espero que ocurra pronto y se pueda seguir investigando.

Ian Gibson y Quique Palomo
Ian Gibson y Quique Palomo FERNANDO SÁNCHEZ

Anuncios

“A Sabina se le perdona todo, pero la ha liado parda: los raperos no somos analfabetos”

4 diciembre, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

Se abre la puerta de una suite de hotel y aparece Javier Ibarra (Zaragoza, 1980). En el cuarto hay varias botellas de champán, tabaco, dos sofás y un gran ventanal que da a la Gran Vía madrileña. Es de noche y en Madrid ya refresca: “Esto no es nada comparado con Zaragoza”, dice Kase.O mientras enciende un cigarrillo. “¿Eres de OKDiario?”, pregunta. Rápidamente se da cuenta de que no, se ríe y asegura que el medio de Eduardo Inda también vendrá a entrevistarle. Con una copa de champán en la mano, Kase.O baja al mundo de los mortales y se convierte en Javi, en ese chico de Zaragoza cuyo sueño siempre fue el de “hacer música increíble” y conseguir que el rap penetrase a través de todos los estratos de la sociedad: desde el banquero hasta el profesor, pasando por el albañil o el abogado. 20 años después de empezar su carrera musical lo ha conseguido, aunque el rap siga sin dar señales de vida por la radio.

¿Qué opina sobre las declaraciones de Joaquín Sabina en El País Semanal, donde dice que le “decepcionó mucho el rap” y que este se ha convertido en “poesía de analfabeto”?

Antes de hacer esas declaraciones ya dice que no es el más indicado para opinar sobre la música de ahora. Ese gacho está desconectado, no le veo en el YouTube viendo batallas de gallos. A él no le ha gustado el rap nunca y no lo ha ocultado.

No sopor…  No sopor…

Con gestos como ese ya se le podía ver venir. Es una incongruencia decir que el rap que suena en la radio es maléfico, que es un arma de influencia, si en las radios de España no suena rap. Creo que lo que quería decir iba más por el reggaeton o por el trap más machista, lo que pasa es que cuando generalizas, pues la cagas. Luego, no sé si tiene cierto miedo de que haya buenos raperos que se lo pulan. Dice que cualquiera se cree que puede rimar y versificar: ¿Qué pasa, que solo podías tú? Ha llegado el Shariff, el Nach, Rayden, Charly Efe… Quiere el título de poeta celebérrimo pero en el rap no somos analfabetos, ni mucho menos.

A Sabina se le perdona todo, pero la ha liado parda: nosotros amamos nuestra cultura y los rappers estábamos muy enfadados el otro día. Fue una cagada por su parte.

Siguiendo con la actualidad. ¿Qué opina de que hayan llevado ante un juez a un humorista por sonarse los mocos con la bandera de España?

Y no solo a un humorista, sino a un rapero, a un tuitero… Eso es para acojonar, para que no te vayas mucho de la lengua y no critiques a quien no tienes que criticar. Para eso y también para llenar noticias: podemos estar hablando una semana de lo del Dani Mateo cuando hay temas por ahí de los que no se habla tanto y que nos cuestan más perras a los ciudadanos o nos afectan más directamente. Dani Mateo es que es un payaso, como él dice. ¿Cómo vas a juzgar a un payaso? Se está riendo, te tienes que reír. Es más defendible lo del Dani que a lo mejor la violencia verbal de Valtonyc. Y aún así la respeto y la defiendo. Más vale violencia verbal en un folio, canalizar tu rabia contra el sistema, que canalizarla con un bate de baseball o un Kalashnikov.

Kase.O
Kase.O MARCOS CEBRIÁN

¿La exhumación de Franco es otra noticia más para llenar noticias?

Es otra manera de crear opinión, de crear crispación, de estar polarizados… Llevan hablando de eso todo el año: el PSOE se quiere colgar la medalla por puros votos y eso no nos va a afectar en nada a los ciudadanos, vamos a seguir pagando como hijos de puta. Y al final ya se verá que no se va a mover a ese gacho de ahí. Y así con todo, cuando hay temas hardcore que realmente dan pena y dan vergüenza.

¿Por ejemplo?

Mujeres que tienen denunciados a sus asesinos. ¿De qué sirve que una mujer denuncie? Si están desprotegidas igual. Ahí sí que habría que poner mano dura. Se ve a diario, ‘co’: “Lo tenía denunciado”. ¿Y qué ha pasado? No sirve para nada denunciar. Me produce una desprotección que deja al Dani Mateo en anécdota. Escribe unas buenas leyes y aplícalas para salvar vidas, no según ideologías. Hay gente que muere de verdad a diario, muchas gachis, ‘co’. Y eso me enfada bastante. O si las leyes son débiles en ese aspecto. O si luego la ley depende del juez que te toque. O las violaciones: para uno es violación y para otro no. Joder, hacer una puta ley bien radical para proteger a las gachis. Ese debate no es debate, solo es morbo.

¿Cómo ve el momento político en España?

Lo veo muy polarizado: la izquierda más extrema y la derecha más extrema cada día. No se ha avanzado nada desde el franquismo. La Transición fue un engaño, siguen mandando los nietos de los franquistas o los que controlan las grandes empresas. No se ha pedido perdón en esa famosa Transición a las víctimas de lo que fue un golpe de Estado. Sería tan simple como eso.

¿Y qué opina de que en la actualidad se exalten los símbolos que nos llevaron a una Guerra Civil?

Ahora, la adoración al fascismo públicamente y descaradamente es guay, incluso ser facha. Que en Alemania seguro que hay nazis, pero no les dejan manifestarse tan fácilmente, ni mucho menos. España es un país muy peculiar, un país dividido desde entonces. Se pudo aprovechar la Transición para cerrar heridas, no se hizo y 40 años después el país sigue dividido y polarizado. No me gusta. Y ojalá que Europa interveniera ante las muestras de amor al fascismo y a la ultraderecha. Eso no es bueno.

Kase.O
Kase.O GUSTAFF CHOOS

Entre sus canciones no suele incluir consignas políticas. ¿Por qué?

No soy muy activo políticamente, y ahora estoy hablando de ello porque es una entrevista. Hace mucho tiempo que me defraudé, yo hago política en mi círculo. Tú puedes cambiar el mundo que tienes a tu alrededor, a cinco metros. Aspiramos muchas veces a cambiarlo todo, la guerra, el hambre, a los políticos, cuando tú no eres capaz de ir a ver a tu abuela una vez al mes. Prefiero eso, eso es política, no el ir a votar. ¿Que tu colega monta un bar? Pues tienes que ir a ese bar a apoyar su economía. Hace mucho tiempo que no me quise meter en política, que veía que no me gustaba ninguna opción.

¿Javier Ibarra vota?

Si está en la ciudad puede que sí. No recuerdo la última vez que voté, pero normalmente he votado para que no saliera el PP, el voto útil. Y te sientes asqueroso. Realmente es un juego perverso eso de los cuatro años. Es un engaño, como el sistema. Es una manera de organizarlo y no sé ni como les salen las cuentas con tanta corrupción. Otra cosa que me jode mucho es esa incertidumbre de saber si mis impuestos van a los hospitales y a las escuelas o estoy pagando una deuda ficticia al FMI. Los políticos de España realmente obedecen a eso, a los intereses del FMI.

No hablamos tanto de política hace dos años, cuando usted acababa de publicar El Círculo. ¿Está contento con la acogida que ha tenido el disco?

Claro. Me pillas en una situación muy distinta. Ahora te puedo decir que acerté con casi todas las decisiones que tomé, tanto de estética musical como de enfoque del disco. Tenía miedo de los seguidores de Violadores del Verso que esperaban un disco de Violadores del Verso, y no era eso. Era un disco de Javier Ibarra, de Kase.O. Pero he cosechado público nuevo que no me juzga por lo que haya hecho antes, muchísima gente que no es del rap.

¿Se le han quedado cosas en el tintero después de publicar El Círculo?

Tanto como en el tintero no, pero ahora en marzo voy a sacar un documental sobre la gira muy bonito para los fans. Les va a encantar porque me van a ver también como persona, con muchas imágenes de cómo grabé el disco y con el concierto del WiZink del año pasado. De ahí meto cuatro canciones nuevas que no me dio tiempo a terminarlas en El Círculo. Son más banales, más de estilos, de flows. No son tan sesudas ni tan sentimentales como lo fue el disco. Son canciones de rap de toda la vida. Salen cuatro nuevas y luego remixes: tengo uno con Soziedad Alkoholika de Esto no para. También, cierto coqueteo con la música electrónica, tengo un remix de Mazas y Catapultas y otro de Mitad y mitad así más discotequero. He abierto el abanico y nadie sabe cuál va a ser mi próximo movimiento.

¿Es la llegada de Kase. O al trap?

No pasaría nada. Ya lo digo en la canción de Nach: un rapero se puede marcar un trap. Somos libres y todos los vehículos son interesantes. El trap tiene de interesante que es muy lento comparado con los 90 bpms clásicos a los que estamos acostumbrados. No me importa probar otras cosas para no hacer siempre lo mismo, métricamente hablando me refiero. Hay músicas trap que están guapas, aunque yo no distinga muy bien… Para mí sigue siendo rap, solo que algunas letras sí son más traperas, más “simples”. Pero ponerle un ritmito actual o trap a unas letras un poco más evolucionadas puede ser una bomba. O sea que sí, que estoy abierto a todo. En el disco no hay ninguna así, pero no porque no me mole. De mí puedes esperar ya cualquier locura. Ya te digo que en el disco nuevo hay metal y hay house, un abanico superamplio.

¿Y qué va a hacer después de sacar ese nuevo trabajo?

Descansar mucho. No terminé la última palabra del disco y ya estaba metido en la furgoneta para girar, llevo ya cinco años de mucha responsabilidad y ahora pues, ‘co’, me merezco un descanso. Quiero estar con mi hija también, que tiene 14 meses y lo paso mal cada día que no estoy con ella. Voy a hacer vida familiar y colaboraciones que tengo pendientes con gente a la que siempre le he dicho que no podía. Quiero hacer algo con Ara Malikian, con Green Valley, con Najwa Nimri… Y luego realmente también me gustaría volcarme en el nuevo disco de Xhelazz.

También quiero aprender solfeo. Apuntarme a clases de canto incluso, clases de baile, aprender inglés, viajar… Hay muchas cosas que hacer en la vida. Me molaría saber tocar el piano medio bien y no soy tan viejo, puedo aprender.

¿No tendrá una colaboración pendiente con Rosalía?

Rosalía tiene una agenda que no tiene un día libre, yo creo. Tendría que salir de ella. “¿Que quiero un rapper en una canción?”, deberías llamar a Kase.O y no a otro. Pero bueno, también tienes tus afinidades, tus gustos y no sé si ella escucha mis discos o si tiene conocimiento de mi obra. Nunca la he oído hablar de mí como un referente siquiera, nada. Pero a mí me flipa. Lo que ha hecho es muy interesante, un experimento muy loco, minimalista como a mí me gusta también la música y es una de las que está haciendo cosas guapas en España. En cuanto me diga “¿te apetece hacer algo?” no le diría que no. Es muy buena.

Junto a ella, C.Tangana es el otro artista que actualmente domina el panorama musical en España. Empezó siendo rapero pero la fama le ha llegado siendo poco menos que una estrella del pop. ¿Cómo le ve?

Una decisión arriesgada que tomó él, porque lo que ha hecho no es fácil en el mundo del rap. Salir del rap y hacer pop es un riesgo. Y de hecho le han caído sus críticas. A mí me parece arriesgado y que no es fácil ser C.Tangana. Está haciendo lo que a mucha gente le gustaría hacer en secreto y no lo dice. Al tío claro que le hubiera gustado triunfar con el rap, pero no ha sido posible y ha tomado esa decisión de intentarlo por otro lado. Porque tiene talento, sabe hacer letras… “Pues venga, voy a hacerlo ultracomercial, porque me gusta la música, quiero vivir de ello y estoy dispuesto a asumir las críticas pero quiero intentarlo”. Le respeto en ese sentido.

No lo ve como una deshonra al gremio.

No sé, si yo tuviera 18 años ahora y fuera hardcore rap como era supongo que no me haría ni puta gracia. Pero como soy un gacho maduro y le conozco y sé su manera de pensar, no me queda más que respetarle. Y ahí sus huevos, ‘co’. Que no es fácil lo que ha hecho, que tú aunque te lo propongas la mayoría de veces te pegas una hostia. No sobrevives en ese mundo. Y bueno, es su película. También él creo que lo vive como una peli en la que se ha metido y hay que gestionarlo. Pero a mí, si es feliz… Los rappers no te pueden ni ver, pero por tus huevos que has creado una nueva base de fans. No soy yo quien lo va a juzgar. No a mi edad ni a día de hoy. Y que aunque sea comercial lo hace bien. No lo escucho a diario ni mucho menos, pero tampoco es mi época de odiar por odiar ni juzgar. Me parece que se ha arriesgado, que le ha salido medianamente bien y que para nada es fácil lo que ha conseguido.

KaseO en entrevista con eldiario.es/ Foto: David Conde
KaseO en entrevista con eldiario.es (Septiembre de 2016) DAVID CONDE

¿Veremos algún día una colaboración entre Kase.O y C.Tangana?

Musicalmente, ahora mismo no estamos muy cerca. Y filosóficamente no lo sé. Pero no lo veo. Podemos ser amigos y somos amigos, no hace falta hacer colaboraciones. Nos entendemos, nos respetamos. Nunca te diría que no. Igual que si me dices con Shakira: ¿Por qué no? Una vez en la vida. Tienes la decisión de decirle que no o de decir, “tío, que no pasa nada”. Los prejuicios esos, no sé si para bien o para mal, lo del “vendido”… eso no hacía más que frenar, no podías ni sacar disco.

Los chavales ahora escuchan underground y escuchan comercial. Y ellos son los que mandan y ahora no juzgan, les da igual. Los que juzgamos somos los carcas, que no dejamos hacer un trap a un rapero, que no le dejamos a C.Tangana hacer su vida… pero estos carcas ya tienen su familia y no salen de casa y están fuera de juego.

¿Ha pensado en escribir un libro?

Lo he pensado. Tengo ofertas de editoriales, pero me da bastante respeto y me cuesta escribir. Entonces, si me pongo a escribir, prefiero hacer letras que ponerme a hacer un libro, que son páginas y páginas. Pero también entiendo que puedes decir cosas en un libro sin el vehículo de la rima, que te condiciona bastante el mensaje, y en prosa puedes desarrollar mucho más las ideas y tocar muchos temas. Tengo ideas buenas que no forman parte de canciones y tengo visiones del mundo que estaría guay dejarlas. Pero, ¿para qué escribir si puedo hacer canciones?

“Ha habido una cierta confusión entre amnistía y amnesia”

1 diciembre, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

Nicolás Sartorius (San Sebastián, 1938) nos cita en el Café Gijón de Madrid, un lugar con encanto, pero algo ruidoso. Ha publicado La manipulación del lenguaje. Breve diccionario de los engaños (Espasa). Fue uno de los fundadores del sindicato CCOO. Estuvo siete años en la cárcel por su lucha. No quiere que se anulen los juicios del franquismo. “Mis condenas forman parte de mi vida. No quiero que me las quiten. ¿Cómo me van a devolver los años de cárcel? Estoy orgulloso de esa lucha”.

Usted es un hombre de la Transición que ha participado activamente en el proceso de pasar de forma pacífica de una dictadura a una democracia. Màrius Díaz, primer alcalde de Badalona en 1979, dirigente del PSUC, dice que a veces olvidamos que fue una transición, no una revolución.

Soy más de la resistencia que de la Transición. Estuve luchando 20 años contra Franco. La Transición fueron solo tres años, pero me considero también parte de aquel proceso porque negocié todo lo negociable. Hubo muchas cosas que hicieron posible aquella transición. Hubo que crear una movilización. Luego muchos se pusieron al frente de esa movilización. Transición procede del latín, transitio,transitione, transitar es pasar de una cosa a otra. En este caso significa pasar de una dictadura a una democracia. Fue una revolución política. Pasar de una dictadura a una democracia es una transformación completa. No se hizo en un solo acto, como suele suceder en algunas revoluciones, sino en un periodo de tres años. Fue una revolución porque la Constitución de 1978 representa una ruptura completa con las normas de la dictadura. La Transición comienza tras la muerte de Franco, en noviembre de 1975, y dura hasta la aprobación de la Constitución. El método fue la reforma; el resultado, la ruptura.

La revisión crítica de la Transición no se acota a esos tres años, incluye todo lo que pasó después.

Acotar es importante. Hay quien dice que la Transición empezó cuando se nombró heredero a Juan Carlos. Pero eso no es así. No empieza ahí. Escribí un libro que se llama El final de la dictadura. En él (Alberto Sabio y yo) sostenemos que el periodo clave fue el gobierno de Arias Navarro. Cuando Franco muere no llega la democracia. Se dice, Franco muere, llega el rey y ya está la democracia. Es mentira. Franco muere y queda el Gobierno de Arias-Fraga, que es represor. En ese periodo hay más juicios de orden público que en la época de Franco. La dictadura continúa. No se legalizan los partidos ni los sindicatos, no hay elecciones. Se produce la matanza de Vitoria. Ocurren cosas muy graves. Se dispara en las manifestaciones, se mata y se encarcela. Franco murió en la cama, pero la dictadura no murió en la cama, murió en la calle, y eso es clave entenderlo. Esto que llamamos la Transición no fue solo producto de un pacto entre las élites. La democracia llega a España porque la gente se moviliza. Hay que leerse los informes de la policía social, yo los he leído. Dicen que hay una movida muy potente en las universidades, en las empresas, en los barrios. En España hay una gran movilización en 1975, 1976 y 1977. Eso es lo que impide que la dictadura continúe bajo otras formas, que era lo que se pretendía.

Muchas de las críticas actuales a la Transición se refieren al periodo posterior a 1978. Quizás el problema esté más bien en el desarrollo de la democracia.

Ni la Transición ni la Constitución tienen la culpa del desarrollo de la democracia. Son los albaceas los que habrán cometido errores. El paso de una dictadura dura −no olvidemos que Franco fusila hasta septiembre de 1975; empieza fusilando y acaba fusilando− a una democracia homologable a cualquier democracia occidental, es una operación de éxito. Lo que queríamos era tener democracia y libertad. Lo que ha venido después corresponde a los gobiernos que ha habido.

La oportunidad de limpiar de alguna forma las estructuras del Estado llegó tras el intento de golpe de Estado, el 23 de febrero de 1981 y, sobre todo, tras la victoria del PSOE en el 1982.

La Transición termina con la Constitución del 78, no sigue hasta el triunfo del PSOE o de quién sea. El 6 de diciembre de 1978, el pueblo español vota una Constitución democrática. Los partidos políticos y los sindicatos son legales, hay libertad de expresión, de manifestación y huelga. Ahí acaba la transición de una dictadura a una democracia.

¿Qué falló para que 43 años después se esté discutiendo sobre sacar los restos de Franco del Valle de los Caídos y no se han recuperado los de las personas enterradas en las cunetas?

Ha habido una cierta confusión entre amnistía y amnesia. Una cosa es la amnistía −que fue mutua, y nos benefició a los que estábamos en la cárcel, incluso sacó a la calle a los que tenían delitos de sangre− y otra cosa es la amnesia. Ha habido demasiada amnesia. En el periodo de los gobiernos socialistas, que fueron 14 años, creo, se tenían que haber resuelto estos temas. Quizá no al principio, pero después se tenía que haber resuelto el asunto del Valle de los Caídos. Se debieron involucrar, ayudar con medios económicos y materiales, para desenterrar y devolver los cuerpos a sus familias. ¿Por qué no se hizo? Habría que preguntárselo a los que gobernaban entonces. Decían que no había que abrir viejas heridas, ni volver al pasado. Pero eso no es abrir viejas heridas, sino hacer justicia. Sin ella no puede haber reparación. Se hicieron cosas, pero parciales. Se reconocieron a los militares de la República y a los que habíamos estado en la cárcel, a efectos de jubilación. Ha habido pequeñas reparaciones que se fueron logrando después de años. Lo de la memoria histórica tendría que haber empezado antes. La primera ley fue la del Gobierno de Zapatero, que será todo lo imperfecta que se quiera, pero es la única que hay. Estas cosas a veces tardan, ha pasado en otros países.

En Francia, Jacques Chirac pidió perdón en 1995 por las deportaciones de judíos.

Y Alemania (el presidente Richard von Weizsäcker) reconoció por primera vez a finales de los setenta que su país había sido liberado, y no derrotado por las tropas soviéticas, americanas, británicas y franceses. A veces, cuesta. En España se tenía que haber hecho antes, pero eso no tiene que ver nada con la Transición, ni con la Constitución. Son los gobiernos posteriores los que no se han atrevido por las razones que sean.

¿Qué nos enseña que una parte de la derecha se eche al monte con la exhumación de Franco?

No sé si tanto como echarse al monte. Lo que habría que censurar a la derecha es que no haya asumido la crítica a la dictadura, que no haya tomado desde hace tiempo una posición clara en contra de una dictadura que es condenable desde todos los puntos de vista, por su colaboración con el fascismo y por la represión. Han creído que una condena les haría perder votos. Hubo lo que se llamó el franquismo sociológico. Es evidente que el franquismo tuvo apoyos. Fue una dictadura de clases con apoyos en el Ejército, en la Iglesia y en el empresariado. La derecha creyó que esos votos serían para ellos. ¿Dónde estaba ese votante? En el PP. Por eso evitaba atacar al franquismo.

Nicolás Sartorius, cofundador de Comisiones Obreras y miembro de la Fundación Alternativas
Nicolás Sartorius, cofundador de Comisiones Obreras y miembro de la Fundación Alternativas OLMO CALVO

La diputada regional de PP, Begoña García, recordó hace poco en la Asamblea de Madrid que el caudillo, así le llamó, había ganado la guerra.

Que ganó la guerra es una obviedad, que era un caudillo es distinto. Escribí el libro La manipulación del lenguaje porque todo lo que se decía en mi época de estudiante antifranquista era mentira o una gran manipulación: caudillo por la gracia de Dios; España una grande y libre, cuando no era una, ni grande ni libre; el centinela de Occidente, etc. De tanto repetirlo había gente que se lo acababa creyendo. Ahora también se pretende manipular el lenguaje aunque somos una democracia. ¿Por qué se habla del régimen de 78? Porque en la dictadura se decía “régimen de Franco”. Se busca un paralelismo, y eso es un error de bulto. Se dice para crear en el imaginario colectivo la idea de que antes había un régimen y ahora hay otro. Antes había una dictadura y hoy hay democracia. Puedes criticarla, decir qué hay que cambiar y mejorar. En eso todos estamos de acuerdo, pero no en la comparación. No puedes culpar a la Constitución del 78 de lo que está pasando.

¿Es la corrupción una herencia del franquismo? ¿La prueba de que no se han hecho bien las cosas?

La corrupción es un cáncer que puede llevarse por delante la democracia. La diferencia es que se ha combatido, quien lo ha hecho lo ha pagado, desde el yerno del rey, a ministros, presidentes de comunidades autónomas, diputados, alcaldes. La justicia es lenta, pero llega. Aquí se ha combatido y limpiado gracias a los medios, a los jueces, a la UCO, a muchos instrumentos del Estado.

¿Ha subido el nivel de exigencia ética tras la caída de Rajoy?

Creo que ha subido. La democracia española ha tenido que vacunarse de varias cosas. Demuestra una fortaleza mayor de lo que se piensa. Se nos ha querido birlar el hecho de que la democracia la trajo una parte importantísima del pueblo español. Se ha querido dar a entender que fue un asunto de cuatro líderes. Y eso es mentira. Cuando a un pueblo le quitas el orgullo, la conciencia de que la democracia es suya, que la ha traído él, disminuyes el nivel de cultura democrática y ética. Esto ha sido nefasto. A eso contribuido mucha gente y muchos medios de comunicación. ¿Cuántas películas se han hecho en España sobre la resistencia contra Franco? ¿Cuantos programas de televisión, cuantos documentales? Esto sucede porque los que mantuvieron la resistencia no fueron los que ganaron después.

Los nazis perdieron la guerra en Alemania, lo mismo que los fascistas en Italia. Aquí, ganaron.

Pero después de 40 años perdieron, porque tuvieron que hacerse el harakiri e irse. Los que luchan por la democracia no son los de derecha, fueron las organizaciones obreras y en especial los comunistas.

¿Cree que el 15-M ayudó a agitar la política española?

El 15-M no es causa de nada, es la consecuencia de que la crisis cae de nuevo sobre los mismos. Hay un gran descontento y los partidos tradicionales no dan respuestas. No es solo un movimiento español, surge en más sitios. Es un revulsivo para que los partidos tradicionales espabilen, sobre todo la izquierda. En ese sentido fue un revulsivo positivo. Luego hay defectos de enfoque, como poner en cuestión la Constitución y la Transición.

¿Qué ha aprendido Podemos en este recorrido?

Les noto mejor. En algún momento he oído cosas que no me gustaban. Era como si tiraran piedras contra su tejado. No entender que la democracia la ha traído la izquierda. No la ha traído la derecha, la derecha solo la aceptó. Quien peleó fue la izquierda. Daba la impresión de que se habían creído la mentira de que esta democracia había caído del cielo. Y la historia no ha sido así.

También aprendieron de las elecciones de 2015. Ahora hacen política.

Podemos cometió un error al no abstenerse para que Pedro Sánchez fuera presidente del Gobierno. En esos tres o cuatro años extras de Rajoy nos hubiéramos evitado muchas cosas. Lo tenían como se dice vulgarmente a huevo. No era necesario ni votar a favor, solo abstenerse. Ese Gobierno iba a depender de ellos, iban a tener una enorme influencia sobre él. Cometieron un error de bulto que le dio el poder a Rajoy en las siguientes elecciones. Perdieron un millón de votos, y Sánchez también perdió votos. Pierden todos menos Rajoy. Ahora mantienen una colaboración buena y positiva con el Gobierno de Sánchez. Hay un cambio considerable, incluso empiezan a hacer política. La política no es solo protestar, hay que sacar cosas en limpio para la gente, para eso hay que negociar, ceder, pactar. Eso es la política.

Ciudadanos ya estaba, pero coge fuerza con el 15-M aunque sea con la réplica al auge de Podemos. Parecía una fuerza reformista de la derecha y al final duplica al PP en las políticas de derecha.

El desgaste del PSOE abre un hueco a Podemos y a una serie de fórmulas en Valencia, Galicia, en otros sitios. Y la pérdida de prestigio y de fuerza del PP, empuja a Ciudadanos. Y menos mal porque ese espacio podría haberlo ocupado la extrema derecha, como ha pasado en Francia, Italia y Alemania. Es curioso que en España no surja una fuerza de extrema derecha xenófoba, antieuropea. Ni aquí ni en Portugal. La respuesta es una fuerza en principio más liberal y hacia el centro que al principio se definía socialdemócrata.

Hoy compiten por la derecha en inmigración y Catalunya.

Empiezan a adoptar políticas que no son muy liberales, ni muy abiertas en inmigración y Catalunya. Quieren competir con el PP en ese terreno. Creo que es un error, porque si hay un hueco grande en  España es el centro. Si el PSOE se mueve de alguna manera a la izquierda, o por lo menos, algo más a la izquierda, y por otro lado, el PP se va más hacia la derecha, lo que queda más amplio es el centro. Da la impresión de que Ciudadanos no va por ahí. Volviendo al tema de las vacunas, es un asunto muy importante, porque esta democracia se ha tenido que vacunar de cosas que la ponía en peligro. La primera fue el terrorismo de ETA. Se les derrotó sin adoptar medidas excepcionales. En España existe un estado de alarma, de excepción y de sitio. Ninguno de ellos se declaró, tampoco tuvo que intervenir el Ejército. Se derrotó a ETA con la movilización, los acuerdos políticos y la colaboración francesa. Esa es la primera vacuna. La segunda se refiere a los golpes militares. Aquí, históricamente hablando, ha habido muchos golpes y pronunciamientos, todo el siglo XIX, Primo de Rivera, Franco. El 23-F fue otro golpe militar que se pudo haber llevado la democracia por delante, y se le derrotó. Hoy nadie piensa en que en España pueda haber un golpe. Segunda vacuna. Son asuntos gruesos que resuelven temas históricos que tenía pendiente este país, y la democracia española los ha superado.

Nicolás Sartorius, cofundador de Comisiones Obreras y miembro de la Fundación Alternativas
Nicolás Sartorius, cofundador de Comisiones Obreras y miembro de la Fundación Alternativas OLMO CALVO

Ahora toca el territorio.

Ahora estamos ante la tercera vacuna, el secesionismo. El 6 y 7 de septiembre [de 2017] hubo una ruptura en el Parlamento de Cataluña, que no voy a calificar jurídicamente porque tendría que leerme los tomos del sumario, pero es evidente que se rompió la Constitución, el Estatut de autonomía, las leyes, todo en una tacada. Es una situación que tenemos que resolver políticamente, con diálogo y negociación. También modificando el título Octavo de la Constitución, pero no sólo por Cataluña, sino porque es bueno para este país. No creo que esta ruptura se vaya a producir otra vez. ¿Cómo se ha resuelto? No declarando el estado de guerra, que es lo que hizo la II República. Declaró estado de guerra por mucho menos, porque ni Maciá, ni Companys declararon la independencia de Cataluña, sino el Estado catalán dentro de la República española. Los actuales declararon la independencia, y no se aplicó ningún estado de alarma, de excepción o de sitio. El 155 es un artículo típico de los países federales, una copia de la Constitución alemana. Cuando una autonomía, un territorio, incumple leyes fundamentales, la única opción que tiene el Estado es intervenir. No se manda al Ejercito. El 155 no es un horror. Y menos mal que está, si no hubieran tenido que declarar no se sabe qué.

Más allá del teatro de la política, de las declaraciones rimbombantes, parece que entre los líderes independentistas hay voluntad de aterrizar en la realidad.

Una cosa son las palabras, los desplantes, las amenazas, y otra los hechos. Hay un dicho castellano que dice “perro ladrador, poco mordedor”. Se dicen cosas terroríficas, “hay que atacar, hay que desobedecer, hay que hacer”. Pero de momento se va entrando en un camino más sensato, el de sentarse a negociar. Por ejemplo, si se aprobara el presupuesto de 2019 mejoraría la situación de Cataluña en inversiones e infraestructuras. Sería bueno que el independentismo catalán empezara a mirar con simpatía al nacionalismo vasco. Es muy inteligente. Sin renunciar a sus principios, negocia y obtiene ventajas para el País Vasco. Es lo que el nacionalismo catalán hizo durante años. Si se tira al monte, tendrá que pagar las consecuencias. Es probable que se abra camino la posición más sensata. Es fundamental mantener la legalidad, porque si no es la ley de la selva en la que vale todo.

La independencia es muy difícil sin suficiente apoyo interior y exterior.

El nacionalismo catalán ha cometido dos errores de cálculo. Equivocarse en política es muy peligroso, puedes llevar a mucha gente al desastre. El primer error ha sido confundir el Gobierno español con el Estado español. Creyeron que España era débil porque el Gobierno de Rajoy era débil. Las instituciones del Estado español son fuertes. Segundo error, este es de manual, fue creer que les iba a apoyar la Unión Europea. No les ha apoyado nadie, ni en Europa, ni en Asia, ni en África, ni en América ni en Oceanía. Nadie ha reconocido nada. Eso pasa por no entender en qué mundo vivimos.

Sería la tercera vacuna de la que habla.

Sí, es la tercera vacuna. Han hecho una propaganda inteligente, han aprovechado estupendamente el 1 de octubre. Han hecho una gran campaña, pero no les ha reconocido nadie porque eso pone hoy en peligro cosas muy serias, como la existencia de la misma UE. Si un territorio tan importante como Cataluña puede desgajarse unilateralmente, lo podrían hacer también Escocia, Baviera, Padania, etcétera. Y además es un error desde el punto de vista progresista. Es un error gravísimo en la globalización tender a Estados cada vez más pequeños porque los poderes a los que tienes que enfrentarte son cada vez más grandes. Una de las cosas que me preocupan de la izquierda en este momento en España es si ha entendido lo que quiere decir la globalización.

¿Cree que lo ha entendido?

Me temo que no. La globalización es algo objetivo, está ahí y va a seguir porque su base es el desarrollo de la tecnología. No lo han inventado los capitalistas, otra cosa es la globalización neoliberal. Como son hegemónicos están imponiendo su globalización. Pero la globalización en sí, la mundialización de las empresas, del comercio, es un hecho objetivo, como lo es la salida del sol. El objetivo debe ser dar otra orientación a esta globalización. Esa es la batalla. Intentar cargarte la globalización es como querer cargarte internet o los móviles.

En Cataluña hay un elemento emocional muy fuerte. ¿Cómo reconquistar los sentimientos de la gente que se siente agraviada?

En Cataluña hay que hacer una política muy distinta a la que ha hecho la derecha en estos años. El movimiento independentista de Cataluña es de derecha, de una parte de la burguesía  catalana. No es un movimiento obrero, aunque haya trabajadores que estén en esa línea. El movimiento catalán entronca con lo que está sucediendo en Europa. Un sector de la sociedad, de la burguesía, se siente perdedora de esta globalización, de esta construcción europea también muy liberal. Se siente perdedora de una crisis brutal en la que ni la UE ni el Estado español han sabido proteger a la gente, sino que ha hecho que la crisis caiga sobre sus cabezas. Eso ha generado malestar profundo. Si sobre ese malestar dices hábilmente “la solución es la independencia”, “solos estaríamos mejor”, es un discurso que entra como el aceite. Es el discurso que se hace en  todos los sitios, el América primero.

Y en el Brexit.

El Brexit, también. Empiezan a estar arrepentidos porque los han engañado. Es mentira que te defiendas mejor solo. En la globalización la única manera de defenderte es federándote. Ante la globalización federación, siendo más fuerte.

Hay una frase de Napoleón, “la mano que da siempre está por encima de la mano que recibe”.

Claro, por supuesto. La prueba está en que cuando los Gobiernos tienen que tomar medidas se preguntan, ¿cómo caerá esto en los mercados? No piensan en cómo caerá esto en los ciudadanos. ¿Por qué? Porque el Estado que se sostenía a base de impuestos ya no depende tanto de los ciudadanos. Ya no somos los acreedores. El Estado ya no se financia solo a través del ciudadano, sino a través de los créditos que otorgan los mercados. Hemos pasado del ciudadano-acreedor al mercado-acreedor. El acreedor, el poder financiero, es el que paga. Esta ha sido la gran mutación. Esto es una parte esencialísima de lo que está pasando. La gente cree que la manera de defenderse de ese poder económico es “yo primero”, “yo Cataluña primero”, “yo Francia”, “yo Inglaterra”, “yo Italia”. Es un discurso fácil porque tiene un elemento que lo facilita: la emigración. Igual que en los años treinta lo facilitaban los judíos. Es el enemigo que viene, el que nos roba. Es un discurso que hay que combatir con argumentos e ideas. El Estado se financia cada vez más con los créditos porque se han perdido impuestos. Se ha perdido el de patrimonio, el de sucesiones. Las grandes corporaciones pagan como tipo medio el 6, 7 o el 8%. Los impuestos se lo cobran a los trabajadores y a las capas medias. Esta pérdida de impuestos es un asunto filosófico, no solo económico, porque los impuestos representan tu concepción de la vida, ¿el Estado depende de los ciudadanos o de los acreedores y los bancos?

¿Es optimista sobre España?

Soy cada vez menos inteligente, y cada vez más voluntarioso y optimista. Si fuera más inteligente sería más pesimista. Ya conoces la frase de Gramsci sobre el optimismo de la voluntad y el pesimismo de la inteligencia. Creo que podemos entrar en una fase mejor, que podría abrirse un ciclo de colaboración entre la izquierda gobernando este país, que podrían mejorar ciertas cosas, como la defensa del estado de bienestar, la lucha contra la corrupción, resolver el asunto territorial y un cierto cambio de la Constitución más que un proceso constituyente porque la Constitución que pueda venir sería mucho peor que la que tenemos.

“Hicimos lo que debíamos y lo volvería a hacer tantas veces como haga falta”

27 noviembre, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

El presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart (Santa Perpètua de Mogoda, 1975) lleva 11 meses en la cárcel. Junto a Jordi Sànchez protagonizó hace justo un año una imagen que dio la vuelta a medio mundo. Ambos, frente a la Conselleria de Economía, se convirtieron en el altavoz de miles de personas que se manifestaron  para protestar por la primera gran operación policial desplegada para intentar impedir el referéndum del 1-O. Hubo un antes y un después de ese 20 de septiembre para mucha gente pero sobre todo para Cuixart y Sànchez, cuya actuación en esa jornada es uno de los principales argumentos para acusarles de rebelión.

Un año después, Cuixart atiende por primera vez de forma presencial a un medio en la cárcel. Tras el cristal asegura que duerme tranquilo y que este tiempo en prisión le ha permitido conocerse de verdad. Lee mucho, desde Gramsci a Angela Davis o Henry David Thoreau; escribe, practica la meditación y desde que está en Lledoners se ha aficionado a la cerámica en torno.

Como ya defendía cuando estaba en libertad, insiste en que la causa del soberanismo tiene que ser la causa de los demócratas del Estado porque, en su opinión, se trata de defender derechos y libertades.

¿Si pudiese volver atrás y regresar al 20 de septiembre de hace un año actuaría de otro modo? 

No. Hicimos lo que debíamos y lo volvería a hacer tantas veces como haga falta. No hay nada de lo que arrepentirse. Manifestarse pacíficamente no puede ser nunca un delito. Aquello también sirvió para poder denunciar que en el Estado español y en pleno siglo XXI se coarta la libertad de expresión de la ciudadanía, así como el ejercicio de derechos fundamentales.

Seré juzgado por haberme manifestado cívica y pacíficamente, y por haber llamado a la movilización popular. El despropósito es monumental y muestra la debilidad del Estado y, al mismo tiempo, la fortaleza de las convicciones democráticas de una parte importante de la sociedad catalana. Tengo pleno derecho de defender el derecho a la autodeterminación de Catalunya.

¿Cómo recuerda ese día?

Fue un día de muchas emociones y complicidades. Recuerdo perfectamente la rueda de prensa que hicimos al mediodía delante del Ayuntamiento de Barcelona, junto con los principales sindicatos del país, las grandes entidades sociales, deportivas, juveniles, partidos y con la alcaldesa Ada Colau en primera línea. Nadie daba crédito a la operación de Estado contra las instituciones de autogobierno. CCOO y UGT habían cortado la Via Laietana y se estaba produciendo un intento de registro sin orden judicial en la sede de la CUP, un acto ilegal por parte de la Policía Nacional con el objetivo de que hubiera incidentes violentos. No fue así, sino todo lo contrario; otro ejemplo de determinación y civismo.

Ya por la tarde miles de ciudadanos salieron pacíficamente a protestar por las calles de Barcelona. El 20-S fue un día histórico, lleno de autoestima colectiva y de catalanismo democrático en el sentido más transversal del término.

Una de las imágenes del 20-S es la de usted y Jordi Sànchez subidos al coche de la Guardia Civil. ¿Cree que está en la cárcel por eso?

Creo que el coche ha sido el pretexto. Si no hubiese sido por eso hubiesen buscado otro motivo. Me parece deshonesto que en las televisiones de fuera de Catalunya no se haya subtitulado lo que decíamos.

Usted siempre se ha declarado pacifista, pero a ojos de muchos ciudadanos es un golpista y van a juzgarlo como tal. ¿Cómo se vive con esa contradicción?

Le confieso que al principio lo pasas mal. Te sientes víctima de una injusticia mayúscula y te sientes indefenso, pero rápidamente te das cuenta que forma parte de la estrategia del Estado y que lo importante es la trayectoria personal y colectiva.

Ellos dicen que somos los violentos pero mandan 8.000 policías a pegarte y a herir a 1.000 votantes pacíficos; ellos dicen que somos los golpistas pero persiguen urnas y nos encarcelan por llamar a la población a manifestarse, ellos tienen ejércitos y armas, nosotros solo tenemos, entre comillas, la fuerza de la gente para cambiar el estado de las cosas. El contraste con la impunidad de la violencia fascista es tan evidente como preocupante.

Usted lo niega pero mucha gente cree que encabezó una rebelión. 

El relato que se ha construido para acusarnos de rebelión sería insostenible si no fuera por la potencia de los medios de comunicación que lo alimentan. Parte de la estrategia de los poderes del Estado pasa por generar miedo e intentar enfrentarnos con los pueblos de España. Por nuestra parte todos los esfuerzos serán pocos para desmontar toda esta estrategia irresponsable.

Lo que se ha contado en algunos medios de comunicación de ámbito estatal sobre qué pasó el 20-S y qué hice, por ejemplo, yo mismo, es de una obscenidad informativa clamorosa. Ninguna cadena estatal ha querido emitir el documental del 20-S producido por Mediapro. Pero también sería muy injusto no reconocer que hay otros medios de comunicación que han actuado, a pesar de las presiones que puedo imaginar que hayan recibido, con una rigurosidad y profesionalidad total. A ellos, también, un gran reconocimiento y en ellos, parte de nuestras esperanzas.

Déjeme añadirle una cosa. Mi madre es murciana y en mi casa, como muchos hogares de Catalunya, hablamos en castellano y catalán con total normalidad. ¿Cómo se nos puede acusar de fracturar la sociedad catalana y querer atacar parte de una identidad que también es la nuestra?

No hay república pero hay gente en la cárcel y otros viviendo en el extranjero. ¿Qué podría haber hecho el independentismo para que el escenario actual fuese otro? 

Yo prefiero hablar del conjunto del soberanismo. Seguro que hay cosas que se podrían haber hecho diferente, pero en general tenemos que estar muy orgullosos colectivamente de lo que hicimos el 1 de octubre. Un ejercicio de desobediencia civil sin precedentes en la historia reciente del Estado. Como dice muy bien Suso del Toro, “lo que desnuda realmente al Estado de la transición es el reto democrático de Catalunya”.

Salieron de sus casas cientos de miles de personas que pese a las amenazas del Estado y la violencia policial optaron por defender las libertades fundamentales de manera activa, un verdadero ejercicio de autodeterminación individual y colectivo. Hemos desenmascarado una realidad y es que tenemos delante un Estado que tambalea de arriba abajo ante las urnas.

No ser independentista ya no te salva de nada. Willy Toledo, con quien me solidarizo una vez más, ha sido detenido por criticar a la iglesia católica. ¿Cómo es posible? Estamos ante una causa general contra el soberanismo, pero también contra la libertad, contra cualquier tipo de disidencia, y esto afecta y afectará gravemente al conjunto de la ciudadanía española y su calidad democrática. Hoy la causa de Catalunya tiene que ser la causa de los demócratas del Estado.

Ha lamentado en alguna ocasión que el independentismo se desgastase en broncas estériles y sigue apelando a la unidad. Viendo las tensiones en el Parlament y el Congreso no parece que los partidos independentistas hayan aprendido la lección.

El hecho de que en el seno del soberanismo se discuta por cuestiones a menudo muy insignificantes causa desasosiego entre la población y también a mí mismo. Tenemos que mejorar en sentido de estado, empatía, generosidad y amplitud de miras. En Òmnium Cultural y desde la modestia, pero con todo nuestro tesón, trabajamos para crear espacios de consenso y oportunidades para el acuerdo entre el conjunto del catalanismo.

También hay que ser consciente de la guerra sucia y del acoso y derribo a los partidos soberanistas de los últimos años. La ‘operación Cataluña’ y las cloacas del Estado, herederas directas de la dictadura franquista, han intentado, como reconoció Sáenz de Santamaría, “descabezar la cúpula de los partidos independentistas y de las entidades soberanistas”. Y no lo han logrado, pero no podemos negar los efectos colaterales del intento: un president en el exilio, el presidente de ERC, y el presidente del grupo de Junts per Catalunya y la presidenta del Parlament en prisión, una líder de la CUP y la secretaria general de ERC, en un exilio durísimo también a nivel personal. Sin olvidar a los otros consellers y conselleras, o yo mismo, que soy el presidente de la principal entidad cultural del país, fundada en 1961 y con más de 125.000 socios.

Es probable que esas tensiones en el independentismo se mantengan en los próximos meses.

Uno de los principales objetivos de la represión es crear división y por esto el aprendizaje tiene que ser rápido: unidad de todo el soberanismo, que en ningún caso quiere decir uniformidad; fortalecimiento de los grandes consensos de país, y radicalidad democrática hasta las últimas consecuencias. En el Parlament reside la soberanía y hay que tener en cuenta también a Catalunya en Comú y al PSC.

Observando lo que está pasando con partidos, ¿cree que los votantes independentistas seguirán apoyando este proyecto?

El ataque ha sido brutal y han intentado arrasar con todo y aun así, cientos de miles de personas se volvieron a manifestar por la Diada bajo un grito transversal y plural de libertad. Me siento optimista en este sentido.

Aunque existe, durante toda la historia de España, la larga tradición de castigo y reprimenda contra los representantes de las instituciones catalanas y su sociedad civil, desde Ferrer i Guardia, Layret, el ‘noi del sucre’, o Salvador Puig Antich, por poner unos ejemplos, me resisto a creer que nunca encontraremos una solución. Como dice López-Burniol, “en lugar de península ibérica deberíamos llamarle la península inevitable”.

Jordi Cuixart, encabezando la protesta del 3 de octubre
Jordi Cuixart, encabezando la protesta del 3 de octubre ÒMNIUM CULTURAL

La presidenta de la ANC ha dicho a los partidos que no pueden pasar de decir que en Catalunya se pasaría de la ley a la ley y que habría estructuras de Estado a reclamar que la independencia la tiene que hacer la gente. ¿Está de acuerdo? 

Esto es una cuestión de responsabilidad colectiva. Cada uno tiene que cumplir con su función. Los partidos tienen la obligación de hacer efectivos sus compromisos y el mandato de la gente; y la gente, como siempre, no fallará. Òmnium no tiene hoja de ruta política y no entraremos nunca en el regate corto de la política, pero tenemos muy claro que no podemos renunciar a nada, siempre que sea por vías pacíficas y democráticas, a nada. Y que al mismo tiempo es imprescindible fortalecer la legitimidad de las decisiones que se toman en Catalunya.

Todo aquello que sea positivo para la ciudadanía de Catalunya también será bueno para los presos políticos. A la inversa no lo tengo tan claro y me temo más bien lo contrario. Por lo tanto, es imprescindible actuar pensando en el país y sin permitir que el proceso judicial condicione para nada ni a la ciudadanía, ni las entidades, ni los partidos políticos o las instituciones. No podemos caer en el miedo o la autocensura.

El PSOE ya ha dicho que no aceptará un referéndum de autodeterminación y el independentismo rechaza que la solución sea otro Estatut. ¿Cuál es la salida a este conflicto?

Parece muy evidente que la solución no puede ser un nuevo Estatut, que ya vimos como terminó el tema, pero en cualquier caso es indispensable que el señor Pedro Sánchez concrete su propuesta, porque a día de hoy la situación no ha mejorado ni un ápice: tenemos nueve presos políticos y varios políticos, activistas sociales y cantantes exiliados en Europa.

De momento, el Gobierno del PSOE dice tener la intención de encontrar una solución política al conflicto, un punto de partida distinto al del PP, pero los hechos no le acompañan; es el momento de iniciar este diálogo sincero y sin condiciones previas. Hay una serie de leyes de carácter social, como la de pobreza energética o la de emergencia habitacional, aprobadas por el Parlament, que se encuentran recurridas en el Constitucional: desbloquearlas es un trámite. Por parte de la sociedad catalana la concreción es total; alrededor del 80% de los catalanes defienden que el referéndum de autodeterminación es la solución al conflicto.

Cada día vemos que los restos del franquismo siguen ahí, o la impunidad borbónica para seguir haciendo negocios de estado con dictaduras que matan población civil. Es una tragedia humanitaria y democrática. Y encima se persigue a quienes afirman que los borbones son unos ladrones. Mando un abrazo a Valtònyc.

¿Cuando vio a Albert Rivera quitando lazos amarillos qué pensó? 

Sentí tristeza por lo que representaba aquella acción. Creo que hay muchos votantes de su partido que desaprueban aquellas imágenes y lo que llevaban implícito de llamamiento al enfrentamiento en las calles. Estoy convencido de que no hay camino para la fractura social en nuestra sociedad. No olvidemos que su intento para fracturar el modelo de escuela catalana fracasó.

Los lazos amarillos también son un símbolo de empatía por una situación totalmente injusta. Con esta polémica intentan esconder aquello que realmente les molesta: reconocer que en España hay presos políticos por poner urnas o llamar a la movilización popular. Cosas que la justicia europea no considera ni falta leve.

Desde Òmnium seguiremos trabajando en pro de una sociedad más cohesionada socialmente, con igualdad de oportunidades para todos sus conciudadanos, independientemente de su origen, lengua o clase social. Empezando por la escuela y la cultura como verdaderos motores de transformación social y cómo no, para que podamos decidir, de una vez por todas, como queremos vivir en una república de todos y para todos.

Defender la libertad de expresión en Catalunya es hacerlo también en Murcia o en Madrid. El éxito de la campaña de Cristina Fallarás en Twitter llamando a colgar lazos amarillos demuestra que en España hay mucha gente dispuesta a defender la libertad de expresión sin matices. Esto también me llena de esperanza.

¿Confía en la justicia española? 

En la justicia ordinaria, en muchos casos sí, hay miles de jueces y fiscales decentes, pero no confío ni en el Tribunal Supremo, ni la Audiencia Nacional, ni en la división de poderes del Estado. El prestigioso informe GRECO del Consejo de Europa ha denunciado en reiteradas ocasiones y de manera muy enérgica que los órganos de gobierno de la justicia española están alarmantemente politizados. El juicio oral es una oportunidad única también para denunciar este grave atentado a la independencia de poderes en el Estado.

Este procedimiento ha transgredido sistemáticamente derechos fundamentales. Por ejemplo mi derecho a ser juzgado por el Tribunal competente, y que esta situación vulnera mi derecho constitucional a la segunda instancia judicial. Esto solo ya sería motivo de nulidad en muchos tribunales europeos.

Como ciudadano de a pie mis derechos han sido atropellados de una manera escandalosa y tanto yo como Jordi Sánchez estamos totalmente desprotegidos. Pero también lo han sido para cientos de represaliados, como Adri o Tamara o cientos de alcaldes, así como muchos otros activistas del movimiento social.

¿Cree que tendrá un juicio justo? 

No, porque no estamos teniendo un procedimiento judicial justo. Defendemos que este es un tema de derechos y las preguntas a Josep Borrell en su entrevista en la BBC son otro ejemplo. Si no se retransmite el juicio por televisión será otra prueba de este despropósito.

El president Torra dice que no aceptará que usted y el resto de presos sean condenados. ¿Qué le gustaría que hiciese el Govern para demostrar que no  aceptan la sentencia? 

Si las sentencias son condenatorias, que todo apunta que así será, habrá otro antes y después en Catalunya y España como lo hubo el 1-O y el 3-O. Y los protagonistas volverán a ser los catalanes, el auténtico motor de transformación de la sociedad, la verdadera palanca democrática de cambio. El president Torra ha dicho bien claro que cualquier decisión se discutirá antes en sede parlamentaria, me parece muy coherente.

En Òmnium lo tenemos muy claro: no aceptaremos ningún tipo de condena porque no hemos cometido ningún delito. Tengo asumido que mi futuro ya no me pertenece y que humildemente represento, en parte, la voluntad de la población civil que salió a defender la democracia el 1 de octubre. Sé que esto tiene un precio alto, pero también me enorgullece enormemente. La prioridad no es salir rápido sino salir con dignidad.

Seguramente el mejor acto de amor que podré hacer a mis hijos durante toda la vida es mantenerme firme en mis convicciones ideológicas. El día que salga de la cárcel seguiré luchando democrática y pacíficamente para que Catalunya sea lo que quieran los ciudadanos de este país en beneficio del progreso del conjunto de la sociedad y en el marco de un mundo más sensible y solidario. La desobediencia civil ha sido un instrumento imprescindible en la conquista y consolidación de los derechos y libertades a lo largo de la historia.

¿Consideraría legítimo que la Generalitat abriese las puertas de la cárcel para liberarlos? 

Creo que no estamos en este escenario para nada. A Òmnium no nos corresponde decirle al Parlament qué debe o no debe debatir pero insisto que aquello que apruebe el Parlamento de Catalunya será legítimo, siempre.

¿En algún momento pensó que podría acabar en la cárcel? 

Sí, lo tenía muy presente desde el día que el president Puigdemont hizo la convocatoria de referéndum. En Òmnium tenemos muy claro nuestro papel en todo esto y no nos dejamos vencer ni por el miedo ni las amenazas. Votar es democracia. También lo habíamos hablado con mi compañera Txell, con mis hermanas o mis amigos más cercanos, así como con los líderes de las principales entidades sindicales y sociales del país. El apoyo de todo el entorno ha sido crucial des del primer momento.

Fíjese también que contemplábamos esta posibilidad aun sabiendo que nuestros actos no suponían delito alguno, pero existía la posibilidad que los poderes del Estado, de nuevo, no “quisieran ni pudieran” como dijo Rajoy, entender qué está pasando en Catalunya.

Cuando llegó aquí a Lledoners explicó que aunque esté en la cárcel quiere vivir con total felicidad. ¿Se puede? 

Sí, se puede. La existencia de prisiones como concepto es de por sí un fracaso absoluto de la humanidad, ni qué decir tiene privar a alguien de no poder ver crecer a su hijo o estar con su familia y amigos. Dicho esto, la condición de preso político me ha permitido consolidar un estadio de felicidad permanente que no tenía en la calle.

A principios de año me di cuenta en Soto del Real que el tiempo lineal no existe y que al fin y al cabo lo importante es tener plena conciencia del momento presente en cada uno de nuestros actos, no como un medio para llegar a alguna parte sino como un fin en sí mismo.

Es más sencillo –que no simple– de lo que parece. La felicidad solo depende del dominio de ti mismo, de cómo afrontas cada momento presente. Durante todo este tiempo me he visto obligado a vencer miedos y prejuicios que creía imposibles de superar. Cuando vives en coherencia con tus actos y tienes la conciencia tranquila, el resto pierde toda importancia. Voy muy ligero de equipaje.

¿En qué le ha cambiado todo este tiempo en la cárcel? 

La meditación se ha convertido en mi principal alimento y estoy agradecido de lo mucho que estoy aprendiendo y, cómo no, de los compañeros que voy conociendo. También de uno que me di cuenta que desconocía bastante, un tal Jordi Cuixart. Recuerdo la mañana que fuimos a la Audiencia Nacional por última vez; me despedí de mi hijo que tenía seis meses y de mi compañera, a quien le dije que debíamos tener paciencia, que algún día todo volvería a ser como antes; ella me respondió que nunca más nada volvería a ser como antes. Tenía razón.

“La monarquía puso límites a la democracia que empujó con sacrificio el pueblo”

26 noviembre, 2018

http://www.eldiario.es

2 de junio de 2014. Casi 39 años después de llegar al trono, el rey Juan Carlos dejó la corona en manos de su heredero. Según Mariano Rajoy, por entonces presidente de España, se inició un proceso sucesorio con “absoluta normalidad institucional”. Sin embargo, aquel tránsito no estuvo exento de convocatorias y protestas que todavía hoy, a las puertas del 40 aniversario de la Constitución, continúan presentes. Y que, según parece, continuarán.

La obra El Rey, que ya fue representada  en Teatro del Barrio de Madrid un año después de la abdicación de Juan Carlos, vuelve ahora en forma de película después de obtener más de 50.000 euros para la realización del largo. ¿La intención? Reflexionar sobre la historia reciente de España a través de los “fantasmas” del monarca: Franco, Adolfo Suárez, Felipe González o Juan Luis Cebrián, entre muchos otros personajes clave para la Transición y para la España actual.

De esta forma, el director y actor Alberto San Juan se une a Luis Bermejo y Willy Toledo para crear un largometraje que, según este, tiene dos pretensiones: entretener y participar en un debate político permanente. No sentando ninguna cátedra sobre el asunto, sino compartiendo interrogantes.

Por ahora no está funcionado mal. El Rey, que el próximo sábado se proyecta en la Cineteca de Madrid en el marco del festival Márgenes, agotó sus entradas en 10 minutos.  Pero no será la única oportunidad, de ver la película. El miércoles 28 se podrá ver en los cines Golem de la capital y también llegará a las salas de Barcelona, Bilbao y Pamplona.

Ya sea a través de asambleas o consultas simbólicas, vemos que la monarquía no está viviendo su mejor etapa. ¿Para qué sirve actualmente?

La monarquía española actual tiene una enorme responsabilidad en los graves déficits que vivimos: la ausencia de la participación popular, más allá de votar cada cuatro años, la borrosa separación de poderes o los privilegios de los grandes propietarios que fueron la razón de ser de la dictadura y en gran parte se han mantenido como el factor determinante en la democracia posfranquista. Lejos del relato oficial, que afirma que Juan Carlos trajo la democracia a España, lo que hizo fue ponerle límites a la democracia que venía empujada con enorme sacrificio por el pueblo español.

El fin de la dictadura se debe a una movilización popular antifranquista sostenida en el tiempo a lo largo de 20 años, y esa movilización popular tenía unas aspiraciones democráticas mucho más profundas de lo que luego hemos conocido.

De hecho, en el CIS ni siquiera pregunta por la valoración de la monarquía. ¿Cuál cree que sería el resultado si se realizara un referéndum oficial?

Está censurada desde que la opinión de la monarquía ha caído en picado. Yo en esta cuestión de qué pasará con la monarquía me ciño a las palabras de un experto como es Jaime Peñafiel, que hace poco en una entrevista dijo que no le daba más de seis u ocho años al reinado de Felipe VI y afirmaba que Leonor nunca reinaría.

La obra teatral se estrenó en teatros en 2015, un año después de la abdicación del Juan Carlos I. El tema sigue dando de qué hablar, pero por otra figura: su hijo. Parece que ni los vídeos del “rey en la intimidad” han logrado restaurar la simpatía por la corona.

Bueno, eso lo ha empeorado todo [risas]. Cada paso que dan lo empeoran. El sistema que las élites de referencia del momento acuerdan en el 78 hace aguas por todos lados y es insostenible hoy. Agoniza lentamente como en su día lo hizo la restauración de Cánovas. Su cadáver puede caminar durante un largo tiempo, pero el problema es que no tenemos ninguna garantía de que lo que le vaya a suceder sea un sistema más progresista ni una democracia más avanzada

Hay señales peligrosísimas de cómo se están extremando los partidos de derecha en España. De cómo se está extremando el PP con Pablo Casado al frente o cómo Ciudadanos, que quiso aparecer como partido de centro, está también extremándose a la derecha, ambos acompañados de VOX. Son señales muy preocupantes.

El actor Luis Bermejo interpretando a Juan Carlos I
El actor Luis Bermejo interpretando a Juan Carlos I

En la obra también se ataca a la supuesta democracia que vino después del franquismo. “Partidos políticos, pero más de dos pueden ser muchos”, dice Juan Carlos. ¿Se ha solucionado en nuestros días?

Eso lo ha repetido Casado hace poco. Argumentó que lo ideal en una democracia para la gobernabilidad y la estabilidad es que haya dos grandes partidos y ya está. El sistema que se inventó Cánovas les gusta mucho.

Eso se ha roto, lo que pasa es que sigue habiendo dos grandes bloques. La pluralidad no ha aumentado demasiado, la verdad. Ahora la derecha en vez de ser solo el PP es PP, Ciudadanos y Vox. También está el PSOE, que siempre enarbola el discurso de la izquierda, pero luego ha hecho políticas neoliberales durante todo el tiempo. Está en un terreno que nunca se define pero que a la hora de la verdad siempre defiende al capital.

Luego tenemos a Unidos Podemos, que ocupa el espacio que antes representaba Izquierda Unida con una fuerza muy superior. Creo que con todos sus defectos es, desde el punto de vista democrático, hoy en día es una irresponsabilidad no apoyar a Unidos Podemos. Y yo soy muy crítico con Unidos Podemos, sobre todo con su organización interna. Se parece demasiado al resto de partidos en la ausencia de democracia interna y en la organización vertical, pero con todo creo que si se defiende la democracia es una irresponsabilidad no apoyar a Unidos Podemos sin pensar que ellos por sí solos vayan a solucionar nada. Sin una sociedad civil bien organizada por sí misma al margen de las instituciones no ha democracia ni cambio posible.

Willy Toledo en 'El Rey'
Willy Toledo en ‘El Rey’

En la película no solo vemos la influencia de la política, también de personas procedentes del catolicismo, de los bancos y de las empresas privadas. ¿Seguimos bajo el dominio de estos?

Hay un poder que ha mutado muy poco en su esencia desde el franquismo, y es el de los principales núcleos del poder económico. En la España de los años 40, mientras el país se moría de hambre, los bancos más fuertes que hoy forman parte del grupo BBVA y del Santander multiplicaron sus beneficios. Y yo creo que este es el verdadero problema de la memoria histórica, que toca los intereses de los más poderosos de este país. La riqueza concentrada hoy en el entorno de la banca, de las eléctricas o de las constructoras tienen una relación directa con el genocidio franquista. Parece una afirmación muy salvaje, pero creo que es objetiva.

Entonces, ¿fue la Transición una oportunidad perdida para cambiar la España actual?

Los acontecimientos se desarrollaron así porque hubo una serie de estructuras de poder que hicieron que así fuera. La posibilidad de elegir la forma de Estado se nos fue negada al pueblo español al incluir la figura del rey en la Constitución, o lo tomas o lo dejas.

Las cosas podían haber sucedido de otra manera, por supuesto, y se dieron así porque quienes querían que así sucediera ganaron. Cualquier democracia por pobre e injusta que sea es mejor que una dictadura sanguinaria, pero eso no la hace buena. Por eso, no entiendo a quienes por comparación por el franquismo defienden esta democracia como si no hubiera que tocarla.

Se supone que es una pesadilla de Juan Carlos I, pero en realidad, tal y como se desarrollaron los acontecimientos, ¿no es esta la pesadilla de otros?

No creo que el epílogo de la vida de Juan Carlos I esté siendo precisamente feliz, porque ha pasado de ser un héroe nacional a ser una especie de proscrito. No saben muy bien qué hacer con él en las celebraciones ni dónde colocarlo. Supongo que eso es duro para un hombre que ha estado acostumbrado a ocupar la cima de la montaña y de repente se encuentra en el sótano de la historia, por muchos esfuerzos que hagan para reivindicar su imagen.

En una escena, Juan Carlos se traga una bandera franquista para “reinar según los principios del régimen”. Como demostró la polémica con Dani Mateo, hoy tampoco se pueden hacer muchas bromas con la Rojigualda.

La minoría social privilegiada en España, la de los grandes propietarios y sus servidores en las instituciones, han encontrado en el independentismo catalán la excusa para poner freno a la caída del régimen. Han visto en la defensa de la unidad nacional y de la bandera española la forma de ocultar la realidad social conflictiva de este país, que es la desigualdad social, la pobreza, la precariedad, la falta de democracia… No sé por qué nos emociona tanto un trozo de tela con unos colores y estamos dispuestos a pegarnos por eso, y no a pegar a los banqueros porque nos roben. Este es un problema que quizá algún psicólogo social podría explicar.

El caso Nóos, las matanzas de elefantes, las supuestas amantes… Después de todo, ¿qué cree que provocó la abdicación del rey Juan Carlos?

Creo que fue el 15M, la reacción social del pueblo español a la crisis económica. De pronto se dijo ‘no nos representan’, y ahí estaba incluida la clase política, pero también el jefe de estado, que es el máximo representante institucional. Entonces, a ese contexto se le suma Botsuana, Nóos y la aparición de Podemos y su entrada en las elecciones europeas. Eso provocó que pusieran un cortafuegos consistente en quitar a Juan Carlos y poner a Felipe, pero yo creo que no está funcionando muy bien.

 

“Me he encontrado que tengo madre y padre y dos hermanos. Hemos perdido 45 años”

22 noviembre, 2018

Fuente: http://www.publico.es

Más de cuatro décadas después de ser arrancada de su los brazos de su madre pocos minutos después de nacer, esta vecina de Campo de Criptana ha conseguido unir todas las piezas de un puzzle que siempre tuvo delante. La mujer que la parió siempre creyó que su bebé había muerto, pero una llamada anónima les ayudó a descubrir la verdad. “Quiero contar mi historia por si sirve para arrojar luz en medio de tanto silencio y oscuridad”, afirma Ana Belén Pintado

Ana Belén Pintado, junto a uno de los molinos de viento de su pueblo, Campo de Criptana (Ciudad Real).- LAURA FIGUEIREDO

Ana Belén Pintado, junto a uno de los molinos de viento de su pueblo, Campo de Criptana (Ciudad Real).- LAURA FIGUEIREDO

Hace unos días se encontraba con su madre de verdad y en breve podrá conocer a sus dos hermanos mayores y a su padre. Todos quieren recuperar el tiempo perdido después de que madre e hija fueran separadas nada más nacer en medio de una historia llena de mentiras y que se suma a los muchos casos de bebés robados que en España se produjeron desde la década de los 50 hasta por lo menos los 80.

La hija es Ana Belén Pintado, de Campo de Criptana (Ciudad Real), ahora está feliz y entre atender a un medio de comunicación y otro busca el momento de poder serenarse y disfrutar con su marido e hijos de tanta alegría. Mientras, le van llegando los papeles y certificados que ha solicitado a diferentes organismos y una vez que cuente con los resultados del ADN pondrá junto a su abogada, Aurelia Fuentes Bermejo, en marcha un proceso legal.

La madre es Pilar V.G. de Lanzahita (Ávila) aunque vive en Madrid y tiene 69 años. Una madre que nunca buscó a su hija porque, como le dijeron, su niña había muerto y ella lo creyó sin ninguna duda.

Ana Belén Pintado quiere contar su caso y los pormenores de su búsqueda en la que la suerte se ha unido a su perseverancia, a la ayuda de algunos medios de comunicación y a los datos ofrecidos por el Instituto del Menor de Madrid. A ello, se suma la llamada de un anónimo que acelera y facilita el encuentro. Esta vecina criptanense no supo hasta hace unos años que era hija adoptada y ahora, hace menos de un año, a la hora de arreglar unos papeles tras la muerte de sus dos padres, descubre que es una bebé robada en la clínica Santa Cristina de Madrid.

Ana Belén se siente una mujer afortunada, dichosa y dispuesta, igual que su madre, a recuperar el tiempo perdido. Por ahora, solo han sido dos horas juntas y sabe que son muchas más las que quedan por delante. También sabe que necesita tiempo para colocar tantas emociones en su sitio.

¿ Cómo ha sido el después, una vez que se da a conocer la noticia del encuentro con tu madre?

Ha sido un no parar con muchos y muy diferentes medios de comunicación. Me han llamado de muchos sitios y he querido atender a todos. Una locura pero es que yo, estoy muy agradecida a aquellos que se hicieron eco de mi historia cuando les pedí ayuda. Ahora creo que mi caso puede poner luz en medio de tanto silencio y oscuridad. Es cuando te das cuenta del poder de difusión en las redes y la verdad es que los periodistas podéis ayudar mucho y hacer un buen trabajo en todo este tema.

¿Cuántas veces al día hablas con tu madre, Pilar?

“Necesito tiempo y tranquilidad para disfrutar de tanta alegría con mi marido y mis tres hijos”

Todos los días hablamos varias veces. Ya estamos viendo cuando puedo conocer a mi padre y a mis hermanos que ya saben que tienen una hermana menor que ellos. Lo que no he tenido es tiempo para mi familia. Necesito tiempo y tranquilidad para disfrutar de tanta alegría con mi marido y mis tres hijos.

Primero te encontraste, hace una semana, con tu madre, ¿cómo fue ese encuentro?

Fue un encuentro casi natural, sin escenas y aspavientos. Ten en cuenta que ya habíamos hablado antes por teléfono y ese primer shock ya lo habíamos pasado. Ella fue sola con una amiga y yo con mi marido y mis tres hijos. Ella sí conocía fotos mías pero yo era la primera vez que la veía. Besos y abrazos, empezamos a hablar y a hablar y así dos horas. De los hijos, de los parecidos, de los nervios, de las noches anteriores al encuentro sin dormir…

¿Qué te dijo?

Que tenía un padre y que estaba vivo y que me encontraría con él en breve y que no me preocupe que también me acepta. Que tenía dos hermanos mayores que yo. Que no tenía ninguna duda de que soy su hija. De hecho, en principio dijo que no quería hacerse la prueba de ADN, como le propuse, porque no lo vía necesario. No le cabía la menor duda pero ya la hemos solicitado porque entre otras cosas es necesario para temas administrativos.

“Hemos perdido 45 años de nuestra vida”

Lo tenemos claro, hemos perdido 45 años de nuestras vidas y ahora hay que recuperarlos. Insistió en que la verdad es que yo soy bebé robado, que me arrancaron de sus brazos, me dieron por muerta y que si ella hubiera tenido la más mínima duda de que yo vivía me habría buscado y querido como quiere a sus hijos.

Es que esto ha sido un doble encuentro…

“Mi madre verdadera nunca dudó de que su hija había muerto, como le dijeron en el hospital”

Claro, ella me daba por muerta. Cuando da a luz, en Santa Cristina, me tiene en sus brazos, me ve unos segundos y nos separan. Le ponen una máscara en la cara, la sedan y no se entera de nada hasta que le dicen después que su hija ha fallecido. Pregunta dónde está y le dicen que ellos ya se han hecho cargo, que está todo arreglado y no le dan papeles ni nada.

¿Ella nunca dudó de lo que le dijeron en Santa Cristina?

No dudó ni lo más mínimo. Se lo tragó total hasta que yo la llamo a través de los datos que me da el anónimo.

¿El anónimo fue la pieza que dio un giro a la búsqueda este verano?

Bueno, el proceso ha tenido más de un momento determinante pero es verdad que a raíz de la llamada de este anónimo todo va más rápido y facilita el encuentro. A principios de julio logro que el Instituto del Menor me dé unos datos que andaba esperando hacía un tiempo. Me dice que mi madre se llama Pilar, que es de un pueblo de Ávila y que tenía, cuando yo nací en 1973, 23 años. Enseguida mi abogada, Aurelia Fuentes, me dice que filtre esos datos a los medios de comunicación y eso hago. Antes ya había salido en algunos medios mi historia, con mi fecha de nacimiento, clínica, peso y hasta el número de habitación. Unos datos que yo ya tenía por los documentos con los que contaba. Desde este medio salta a agencias y redes y lo ve una persona que se pone en contacto conmigo el mismo día de la publicación. Me pide que mantenga el anonimato y me dice que estos datos le encajan perfectamente con una persona que conoce y piensa que podemos ser madre e hija. Él añade que Pilar es de Lanzahita en Ávila y me da su número de móvil y me insiste en que los datos parecen encajar.

Te pondrías a temblar…

Me pilló justo en el despacho Aurelia y me temblaba la mano y todo y pienso que Dios lo había puesto en el camino. Pues cogí y ahí mismo llamé y le digo bien claro: “soy Ana Belén, soy una bebé robada y la llamo porque me han dado su número de móvil a través de un anónimo y me han dicho que usted puede ser mi madre y puede encajar con los datos que tengo y estoy buscando a mi madre y…”. Imagino que en principio le daría un turruteque nada más oírme así que me dijo que en un rato me llamaba de nuevo. Y así lo hizo y en esa primera llamada confirma fechas pero hay una cifra que no cuadra. El día de mi cumple, 10 de julio, me llamó otra vez y me preguntó por el anónimo, yo no puedo decir nada, y me propuso que fuera a la clínica Santa Cristina y pidiera los apellidos. Se nota que ya le había dado tiempo a ir digiriendo las cosas, le daría vueltas y pensaría que podía ser. Yo le había dado hasta nombres de médicos que estuvieron en el parto pero ella insistía, “pregunta, pregunta”. me repetía. Y ahí queda la cosa.

Hasta que en poco más de una semana el Instituto del Menor de Madrid te da más datos

“Cuando le aporto lo apellidos y los datos que cuadran me dice: ‘yo soy tu madre’”

Mira, las dos teníamos pocas dudas pero… Entonces volví a llamar al Instituto del Menor donde trabajan con mucha cautela. El caso es que finalmente me dan sus apellidos y me dicen que si quiero hacerlo por mis medios que lo haga. Ya con los nuevos datos, las cifras coinciden y con los nervios llamo a mi marido, que otra vez pone prudencia, y al día siguiente, ya delante de Aurelia, llamé y le dije los apellidos (que ella prefiere por ahora que no salgan completos en la entrevista). Le repetí además todos los datos: fecha de ingreso y del parto, hora del nacimiento, peso, nombre del médico… Todo coincidía. Y ya me dijo “yo soy tu madre”. A esta llamada siguieron otras muchas y con muchos nervios y finalmente quedamos el mismo sábado (8 de septiembre) para vernos y me pidió que fuera con mi familia. Ella fue con una amiga.

¿Eres consciente de que has batido un récord? En menos de un año has pasado de descubrir que eras un bebé robado a encontrarte con tu verdadera madre.

“Estoy muy orgullosa porque estos casos son casi imposibles de resolver”

Soy consciente de ello, y con lo difícil que son estos casos yo me siento afortunada y muy orgullosa. Lo digo por mi empeño, mi familia y yo llevamos desde hace meses sin parar de buscar y venga por aquí y por ahí. Iba a por todas y sin apenas documentación. No he perdido oportunidad.

Pero antes de esa llamada anónima hay una historia que te lleva a descubrir que eres una hija adoptada y después un bebé robado.

Trato de resumir. Muere mi padre en 2010 y a la hora de hacer papeles me encuentro una escritura de adopción. Yo no sabía que mis padres me habían adoptado por muy increíble que parezca pero el tema se queda ahí y no lo hablo con mi madre. Pensé que era una adopción legal. En 2014 muere mi madre y cuando vendemos su casa dos años después nos traemos todos los papeles y ahí se quedan en cajas hasta que poco a poco me pongo a verlos y ordenarlos. Y es cuando me encuentro, en noviembre del año pasado, unos papeles claves. La ficha de parto del hospital que está cortada en la que veo que mi madre adoptiva, Petra Lucas-Torres, aparece como madre biológica y se han cortado los datos donde se supone que vienen los padres verdaderos. En otra carpeta, veo un certificado que dice que mi madre es estéril. Nada cuadra, todo era un chanchullo. Y además, se contradice con las escrituras de adopción que ya teníamos desde que tuve que pedirla por la muerte de mi padre.

-Es entonces cuando tú dices: “Soy una niña robada”.

Enseguida lo pensé y me vienen a la cabeza otros recuerdos como las tarjetas de Navidad de sor María, la religiosa implicada en muchos de estos casos, que también encontré entre los papeles, o el recuerdo de cuando era pequeña de ir con mi madre a ver a esta monja a la que le daba un sobre. El médico, Santa Cristina… Es todo. Incluso en 2010 me llamaron de un programa de la TV en el que se buscaba a bebés robados y me pidieron que me fijara en las personas que aparecían en la pantalla por si alguno pudiera tener relación o parecido conmigo. Yo me quedo sorprendidísima pues no sabía entonces nada de nada. Lo dejo pasar pensando que es una equivocación.

¿Entonces empiezas a indagar?

No sé qué hacer y se me ocurre llamar a una amiga que está muy relacionada con medios y en general tiene muchos contactos. La llamo, le cuento y pone mucho interés y enseguida me facilita el contacto con la presidenta de la asociación SOS Bebés Robados en Madrid. Aporté los datos y el ADN. Me facilita ir a una cadena nacional privada y veo una oportunidad en medio de un tema donde todo era oscuro y nadie sabía nada.

“En qué cabeza y corazón cabe arrebatar a una madre un hijo recién nacido y con dinero por medio”

No me fue fácil ponerme delante de una cámara y contar temas tan personales e íntimos y más con una familia y tres hijos. Era una luz, una salida y había que probar. La asociación me dio algunos datos y unos apellidos con los que trabajamos como locos en un principio, buscando por todas partes y todos los resultados eran negativos. Eran los apellidos que aparecían en la escritura de adopción, Pardo López, no sacábamos nada en claro. Imagino que igual fueron inventados, ¡yo qué sé!.

Necesitabas un abogado.

Sí, llega un momento en el que me recomiendan ponerme en manos de un abogado y es cuando entra en la historia Aurelia Fuentes. Ya la conocía, sabía que era buena abogada y además vive aquí, en el pueblo, en cualquier momento era accesible y eso para mí era muy importante. Es entonces, con Aurelia, cuando empezamos a poner orden en las vías de búsqueda y trabajo.

Tres vías

Sí, la de los medios de comunicación que Aurelia me dijo que parecía lo más rápido con máxima difusión; vía judicial, con una demanda de jurisdicción voluntaria e insistir en la vía del Instituto del Menor donde yo ya había llamado en febrero solicitando mis datos de adopción a través de la asociación SOS. Y así ya llegamos a julio que es cuando salta la liebre y llega el encuentro con mi madre verdadera.

¿Por qué siempre hablas de buscar a tu madre biológica y no de padre o familia biológica?

Yo me posicionaba como madre y, a lo mejor, era por eso, por el sentimiento de ser madre y que te quiten un hijo. Pero ya últimamente decía: “busco madre y familia biológica”. El caso es que ahora a Pilar igual la llamo por su nombre que le digo madre y cuando se la presento a mis hijos lo hago como abuela.

¿En el camino has encontrado a mucha gente dispuesta a colaborar?

Sí y son muchos los agradecimientos. Desde a mi abogada a los medios de comunicación que quisieron oír mi historia y difundirla pasando por muchas personas que me han apoyado creyendo en mí o aportando conocimientos y datos. ¡Puf! tengo que dar muchas gracias y estoy muy agradecida porque todos han aportado su granito de arena para llegar a este final.

¿Qué te decía la gente cuando te llamaba?

Recibí llamadas de muchas madres que me daban ánimos para seguir adelante y que me insistían en que no lo dejara. Llamadas también de algunas personas que me daban datos que he tenido que descartar por no cuadrar para nada.

¿Ha habido algún sinsabor?

Sinsabores y decepciones. Además, te encuentras con sorpresas a la hora de investigar con nombres y apellidos de personas del pueblo bien conocidas en ese tiempo y que en su momento supieron y estuvieron relacionadas con mi adopción. En el presente hay mucha gente que no lo ha entendido pero deben comprender que yo tengo derecho a buscar y encontrar a mi verdadera madre y saber la verdad.

“Hay personas del pueblo relacionadas con mi adopción que han puesto en duda siempre que yo fuera robada”

Han puesto en duda siempre que yo fuera robada pero es que ahora no hay duda. Hemos sido prudentes, todos los pasos que hemos dado no han sido gratuitos, teníamos los datos que lo confirmaban. Aquí es verdad que siempre he contado con la cabeza fría de mi marido frente a mi lógica impulsividad. Nunca nos hemos inventado nada y cuando he hablado es porque sabía lo que decía. En qué cabeza y corazón cabe arrebatar a una madre un hijo recién nacido y con dinero por medio.

¿Se te ha hecho larga la búsqueda?

Sí, se me ha hecho larga y en momentos me he sentido sola. Siempre he tenido mucha fe y he creído desde el principio en mi corazón y pensamiento que iba a encontrarlo.

¿Qué piensas ahora de tus padres adoptivos?

“A mis padres adoptivos no le guardo rencor pero no sé cómo han podido vivir con esto en silencio”

Rencor no les guardo, no soy persona rencorosa. Si ahora mismo vivieran y los tuviera delante les pediría explicaciones. Por qué han hecho esto conmigo y una madre. Cómo tenían tanta necesidad de un hijo habiendo medios legales. Ellos, me han dado todo lo que necesitaba, no me ha faltado nada, pero esto… En mi cabeza y corazón no cabe como una persona puede llegar a arrebatar a una madre su hija recién nacida. Ellos sabían lo que hacían. Cómo mis padres han podido vivir con este silencio. En fin, yo he logrado lo que quería, encontrar a mi madre y mi familia verdadera. El tiempo colocará las cosa y a las personas en su sitio.

¿Qué le dices a la gente que está en tu situación?

Que busquen y que no se queden parados. Que no paren de buscar y que en el momento menos esperado salta la liebre.

¿Y a la Administración de Justicia?

“Estas cosas no pueden esperar y no pueden prescribir”

Que den salida a todos estos casos con rapidez, que le den la importancia que tienen, porque el tiempo pasa. Estas cosas no pueden esperar y no pueden prescribir. Esto lo tienen apartado, esto es un delito.

¿Y, ahora, qué?

Me he encontrado que tengo madre y padre y dos hermanos y ahora, a recuperar el tiempo perdido al máximo. También necesito tiempo para colocar los sentimientos en su sitio porque tengo mucho dolor metido dentro.

“Rivera es el fascismo del siglo XXI”

12 noviembre, 2018

Fuente: http://www.ctxt.es

PREFERIRÍA NO HACERLO / JUAN CARLOS MONEDERO

“Rivera es el fascismo del siglo XXI”

JUAN CARLOS ESCUDIER

<p>Juan Carlos Monedero.</p>

Juan Carlos Monedero.

LUIS GRAÑENA

8 DE SEPTIEMBRE DE 2018

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

 Las entradillas se inventaron para describir a los entrevistados pero la verdad es que no aporta nada que diga que Juan Carlos Monedero (Madrid, 1963) me ha citado en un bar del madrileño barrio de Malasaña, que suena en el local una música tan suave que esto podría confundirse con una cita romántica o que llega con una camisa roja chillona y unas gafas de sol como si quisiera pasar desapercibido.

Al parecer, el ‘enfant terrible’ de Podemos –más terrible que ‘enfant’ para ser justos– pasa el tiempo libre rematando un libro sobre la izquierda mientras lee otro sobre la derecha, por eso de que si conoces al enemigo y te conoces a ti mismo no has de temer por el resultado de cien batallas.

El libro que lee, El orden del día de Éric Vuillard, trata en realidad sobre la ayuda que los grandes industriales alemanes prestaron a Hitler a cambio de estabilidad política. Si no son capaces de encontrar ningún parecido entre esta reunión secreta de los dueños de Krupp, Siemens, Opel, Telefunken o Bayer en el Reichstag con la supuesta relación que se atribuye a Albert Rivera con el Ibex 35, denle tiempo a Monedero para que lo digiera. En ello está.

¿En qué consiste exactamente eso de ser ideólogo?

Un ideólogo, por lo general, es una persona que los demás dicen que es ideólogo.

Un ideólogo a la fuerza desde que le echaron de la dirección de Podemos…

¿Quién me echó?

Usted mismo lo dijo: “El poder ha hecho sus deberes”. Se entiende que alguien lo hizo a cuenta de aquellos cobros suyos por asesorías a varios países latinoamericanos.

No. De la ejecutiva de Podemos me voy yo. Logran cansarme desde fuera y desde dentro. Lo que sí había es la voluntad de disparar contra mí. Protagonicé cuarenta portadas, abrí telediarios, tertulias… Todo el mundo se permitió el lujo de opinar. Después, cuando se archivaron las querellas de Manos Limpias o de sinvergüenzas que han acabado en la cárcel o han tenido que dimitir por corruptos o por ladrones, no salió en ningún lado. Su principal efecto era que jaleaba a gente de Podemos con los que yo mantenía diferencias ideológicas, y que utilizaban esa presión de fuera para intentar debilitar mis posiciones. Eso sobre todo me dolía, hasta que llegado a un punto dije ‘¡uf, me he cansado!’.

Puede que su marcha fuera una liberación personal, pero también lo fue para Pablo Iglesias, que dijo que usted quizás no era un hombre de partido sino un intelectual que necesitaba volar.

Lo lamentó y me consta que le dolió mucho mi salida porque no dejaban de ser cicatrices en una formación política. En cualquier caso, ahí hubo algo de alquimia. Siguiendo a Zygmunt Bauman, me convirtieron en un dirigente líquido. Hago mis tareas de relación con los Círculos y de reflexión sin tener que estar sometido a la colegialidad. En el fondo me hicieron un regalo.

¿Se sintió traicionado por algunos dirigentes de Podemos?

Esas son palabras gruesas que se emplean para hacer titulares en los que uno no acaba de reconocerse. En política las mayores fricciones se producen dentro de los propios grupos. Es aquello que se cuenta de Churchill enseñando el Parlamento a un joven diputado: “Allí se sientan los adversarios; el enemigo se sienta aquí donde estamos”.

¿De ahí arranca su mala relación con Iñigo Errejón?

Con Iñigo, al que conozco de hace muchos años porque fue alumno y uno de los más brillantes sin duda, empecé a distanciarme con las elecciones andaluzas. Él y alguna otra gente planteaba la posibilidad de darle el Gobierno a Susana Díaz como una forma de naturalizar la llegada de Podemos al ámbito político y yo pensaba que aquello era una barbaridad porque implicaba que habíamos llegado para sustentar al PSOE más corrupto, que era el de Andalucía. Empezamos a discrepar en cuanto a táctica aunque, en mi lectura final, un exceso de táctica se convierte también en una estrategia.

Pero con Errejón ha sido un tanto cruel. ¿Su ambición es tan desmedida como usted ha afirmado?

Todo lo que he dicho lo he creído y lo he argumentado. No tiene mucho sentido recuperar ahora discusiones que pertenecen al pasado. Iñigo se presenta a varios proyectos y los pierde y, por tanto, él tiene que asumir que no los ha ganado. Forma parte de la lógica democrática.

Del que jamás se le ha escuchado una sola crítica es de Pablo Iglesias.

No es verdad.

Dígame una

Recuerdo un episodio en la televisión gallega que generó una gran polémica. Me preguntaron cuál era el principal defecto de Pablo Iglesias y apunté el que solemos tener los profesores, que vamos corrigiendo con la edad: ir intelectualmente de sobrados.

Constantemente estoy diciendo que Podemos tiene la asignatura pendiente del partido. Es decir que hemos sacado cinco millones de votos y el partido reclama tiempo. Cuando pido una reflexión profunda sobre el partido, eso afecta al secretario general. Si lo que me quiere decir es que no le insulto, tiene razón. Pero no sé por qué tendría que hacerlo.

¿Hizo daño Iglesias al partido con la polémica en torno a su casa de Galapagar?

El error fue del partido. El asunto de la casa que se compran dos personas jóvenes a razón de 300.000 euros cada uno a 40 kilómetros de Madrid y a pagar en 30 años ha sido uno de los ejercicios más sucios del periodismo en España, apoyado por los partidos políticos.

Pero, ¿hizo o no hizo daño al partido?

Hubo una votación en la que un tercio de los votantes plantearon que aquello no les gustó. Se demostró una cosa positiva: que Podemos es un partido vivo donde votaron 200.00 personas que vinieron a decir que están atentos y que tienen criterio.

Desde aquella carta en la que Iglesias describía a Podemos como una marea de voces plurales donde no cabían corrientes ni facciones se asiste a un verdadero guirigay. Ha existido incluso una conspiración con la firma de Carolina Bescansa para sustituir al secretario general.

Podemos tiene una ventaja y un inconveniente. En el momento en que a los candidatos los elige la gente se rompe la disciplina de partido, y ese es un problema que no hemos solventado. Los elegidos no deben sus cargos al partido sino a quienes les han votado. Eso tiene una parte muy democrática pero pone de manifiesto también que democracia y eficacia no siempre van de la mano. Lo virtuoso es encontrar el equilibrio. Por eso decía que la asignatura pendiente de Podemos es el partido. Tendemos a ver las discusiones internas, no como un ejercicio de democracia sino como un guirigay y una falta de orden, en vez de pensar que esa pluralidad demuestra que no hay soluciones a la búlgara.

¿Ese guirigay que usted dice que no es tal puede haber cansado a Manuela Carmena y llevarla a no repetir como candidata a la alcaldía de Madrid?

Hace preguntas muy cargadas de reflexiones al asumir que Manuela Carmena está cansada…

¿Ve a Carmena como candidata?

Sí, me gustaría mucho. Y se lo dice la persona que era candidato antes de Carmena. Fue un enorme acierto. De lo que se trata ahora es de que Carmena se presente por todo lo que ella suma y de que esa presencia suya vaya acompañada otra vez de una alegría ciudadana como la que hubo hace cuatro años.

Ustedes han pasado de no definirse como republicanos para no molestar a los monárquicos, y de hablar sólo de los de arriba y los de abajo, de la casta y de la gente, a ser los más republicanos de la clase y los más de izquierdas. ¿No es cambiar mucho?

En cuatro años pasan cosas y seríamos tontos si no lo viéramos. Yo siempre estuve en contra de la hipótesis populista porque trasladar a España modelos de fuera no funciona. El modelo populista tiene una parte destituyente, de impugnación de lo existente, que era correcta, pero lo relevante era lo que venía después. El populismo se agota cuando el resultado electoral demuestra que faltan cosas, que hay que construir una alternativa que la gente identifique como tal.

Ahí es cuando se hace énfasis en otros espacios como la monarquía, por los propios errores del rey Juan Carlos y de Felipe VI. La abdicación del primero es patética y vuelve a colocar a la monarquía como una institución caduca que sólo el PP y el PSOE, y de rondón Ciudadanos, tienen interés en mantener. Esto se agrava cuando Felipe VI, que es más conservador que su padre, decide apoyar al partido más corrupto de la historia de España en vez de solventar el problema catalán. Cuando Felipe VI da un balón de oxígeno al PP del 155 sin apenas entrar en los temas de corrupción, sin ayudar a sanear la política española, es él quien se distancia del futuro de España. Cuando no condena la violencia de los antidisturbios, Felipe VI envejece de pronto.

LA REPÚBLICA (ESPAÑOLA) PODRÍA SER UNA SOLUCIÓN AL PROBLEMA DE CATALUÑA. ALGO QUE NO TERMINAN DE ENTENDER LOS INDEPENDENTISTAS ES QUE LA SOLUCIÓN A LOS PROBLEMAS CATALANES ES ESPAÑOLA. PREFIEREN CREE QUE ESPAÑA ES UN LUGAR HORRIBLE LLENO DE TEJEROS, FOLCLÓRICAS, TOREROS Y FRANQUISTAS

¿El problema de Catalunya es la monarquía?

No diría que lo es pero sí que la república podría ser una solución. Algo que no terminan de entender los independentistas es que la solución a los problemas catalanes es española. Prefieren creer que España es un lugar horrible lleno de Tejeros, folklóricas, toreros y franquistas. Pero en España hemos metido en la cárcel al cuñado del Rey y hemos sacado a Rajoy de la Moncloa. Una de las cosas inteligentes de la moción de censura es que un sector del independentismo se dio cuenta de que no podía ser rehén de quienes habían quemado las naves y tienen como única estrategia el cuanto peor, mejor.

¿El referéndum es la solución?

Creo que no hay otra. Un referéndum que está pendiente desde la muerte del Caudillo y que cuanto antes lo hagamos, mejor. Porque lo que ha demostrado el PP es ser una máquina fabricando independentistas. Hay mucha gente no independentista que está hasta las narices de sentirse humillada y eso nos va alejando. Es un disparate.

¿Y ese planteamiento no les crea problemas? ¿Es verdad aquello que denunciaba Bescansa de que Podemos habla mucho a los independentistas y muy poco a los españoles?

España es un país plurinacional que se tiene que asentar sobre tres pilares. Uno de los pilares es el unitario: somos un país y hay elementos de un Estado que han de estar homogeneizados; luego hay una parte federal que es propia de nuestra idiosincrasia y configuración territorial desde los Reyes Católicos, que al construir imperio no construyeron nación. Y hay un tercer pilar, que es el confederal, que lleva a que determinados territorios tengan exclusivas de autogestión. El problema es que la parte unitaria está muy defendida en España; la parte federal más o menos y la confederal, apenas. Podemos ha hecho mucho énfasis en recordar la tercera y menos las otros dos, cuando forman parte de la reclamación de esa patria diferente que siempre hemos defendido.

Hablando de patria y de patriotas. ¿Qué cuentas pendientes tiene con Albert Rivera?

Rivera es un fraude. Es el fascismo del siglo XXI que ya no viene con correajes o con maneras joseantonianas pero que tiene el mismo fondo chulesco, despreciativo y basado en el resentimiento. A quienes conocemos un poco la historia nos asusta, como me asusta ese somatén de gente encapuchada quitando lazos amarillos o la violencia que estamos viendo. Ciudadanos no nació porque el PP dejara de ser derechas mientras que Podemos sí lo hizo porque el PSOE había dejado de ser de izquierdas. Aprovecho para recordar que ha sido Pedro Sánchez el que ha dicho que C’s es de extrema derecha. ¿Acaso hace un año cuando plantearon un gobierno con este tipo era bolchevique? Hubo gente que defendió ese pacto, incluso dentro de Podemos, pero se consultó a las bases y se decidió no apoyar a un Gobierno del PSOE con la extrema derecha. A día de hoy todavía tenemos que escuchar que fue un error no haber dado nuestro apoyo.

Pero les pasó factura…

Todo lo que hacemos nos pasa factura. La construcción mediática de todo lo que tiene que ver con Podemos determina una parte de su desarrollo. Explica el enfado profundo de algunos medios que han intentado dictar quién tiene que ser el secretario general y les ha salido mal; o han querido decidir sobre lo que tiene que votar el Parlamento. Fue mentira que Pablo Iglesias pidiera el CNI, pero da lo mismo. Se construyó aquello para debilitarle, creyendo que así se debilitaba a Podemos.

¿No es verdad que Iglesias se propuso a si mismo como vicepresidente y se asignó los ministerios de Economía, Defensa e Interior en un Gobierno de coalición que ni siquiera había hablado con el PSOE?

¿Y a quién le debe extrañar que si se pacta un gobierno se pacten las responsabilidades? Los titulares buscaban presentar a Podemos como locos por alcanzar sillones. Y se inventaron cosas falsas, como lo del CNI. Podemos ha aprendido que el PSOE no siempre cumple su palabra. Sánchez no cumple las cosas que dice en campaña y, por las razones que sea, tampoco cumple los compromisos que acepta, como ha ocurrido con RTVE. Por cierto, hay un concurso público porque lo exigió Podemos. Somos conscientes de que Sánchez tampoco hoy está cumpliendo sus promesas. ¿Qué tendría que hacer Podemos en la tesitura de que sus votos sean relevantes para sacar a Rajoy del Gobierno? ¿Hacerlo a cambio de nada o presionar para que los compromisos se cumplan? En su día se entendió que la garantía era entrar en el Gobierno. Se montó un escándalo terrible que aprovechó el propio Sánchez para decir que sólo queríamos sillones. Era mentira, pero cuando los medios construyen estos discursos es muy difícil rebatirlos porque no tienes dónde. El monopolio mediático, salvo algunos digitales, es espectacular.

Sin embargo, se les ve habitualmente en todas las televisiones y esos mismos medios fueron decisivos en la proyección inicial de Podemos.

No podemos conseguir que los telediarios sean objetivos. Te pueden invitar a hablar tres minutos en Espejo Público pero luego en las otras dos horas del programa el 100% de los contertulios destripan con saña cualquier planteamiento que viene de Podemos. En el grupo PRISA, en El Mundo y en toda la basura de la extrema derecha digital. Tras el 15-M creamos La Tuerka porque había una demanda de debates y empiezan a llamarnos los medios. Cada vez que va alguien de Podemos sube la audiencia. El lunes estuvo Pablo Iglesias en Telecinco y ha sido el telediario más visto en mucho tiempo. ¿Nos tratan con cariño los medios? Yo hace 12 años que no piso una tertulia de RTVE.

Para no fiarse del PSOE llevan semanas negociando con el Gobierno.

Cuanto menos te fías más negocias. Esta semana ha habido avances pero para conseguirlo hubo que decir al PSOE que así no. Podemos se enteró de cuestiones esenciales de los Presupuestos a través de los medios de comunicación. Eso se tradujo en un fuerte enfado de Podemos, en que no se votara el techo de gasto, y en que Sánchez e Iglesias hayan empezado a verse una vez por semana.

¿Cómo se recompuso esa relación?

Nunca ha habido problemas en la relación personal entre ambos.

EL PSOE HACE PENSAR QUE ESTÁ OTRA VEZ COMO SIEMPRE, COGIENDO EL VIOLÍN CON LA IZQUIERDA PARA TOCARLO CON LA DERECHA

El PSOE parece convencido de que ya no habrá sorpasso. ¿Y Podemos?

Una fuerza política que se olvide de que el futuro no está escrito, está condenada a fracasar. Si se hiciera ahora mismo una encuesta se vería que las cifras de subida tan espectacular del PSOE en el último CIS se han desvanecido. El fiasco de RTVE, con dos diputados del PSOE que se equivocan al votar; la comisión de investigación del Rey Juan Carlos que se niegan a poner en marcha, las mentiras sobre el Valle de los Caídos, la negativa a dar los nombres de la amnistía fiscal o la sumisión a Bruselas son elementos que hacen pensar que están otra vez como siempre, cogiendo el violín con la izquierda para tocarlo con la derecha.

¿Están condenados a entenderse? ¿Van a dar la razón a Errejón y a su teoría de la competencia virtuosa?

La competencia virtuosa es ingenua porque no entiende el funcionamiento interno de los partidos. El ejemplo más claro es Rivera llamando separatista a Casado, y ya sólo falta ahora que Casado le acuse de proetarra. Hay que ser cuidadosos con los eslóganes, con la política de gestos, con esta espectacularización de la política porque a veces se sacrifican análisis por frases brillantes. Miente menos un circo clásico que el Circo del Sol.

¿Cuántas veces ha de intentarlo Iglesias antes de dejar paso a otro dirigente de Podemos?

Iglesias tiene una ventaja que le da mucha fuerza y es que no tiene la voluntad de quedarse en ningún puesto de poder. En política debilita bastante el que sepan que te aferras a los cargos…

¿Errejón sería un buen relevo?

(Varios segundos pensando) Si atendemos a los últimos procesos electorales internos creo que Errejón tiene que hacer un esfuerzo por conectar con una mayoría que, a día de hoy, le reconoce como un estupendo candidato a la Comunidad de Madrid pero no le ve como responsable del partido.

 ¿QUE SI VOTARÍA A ERREJÓN COMO RELEVO DE IGLESIAS SI SE DIERAN LAS CIRCUNSTANCIAS? SI ESE MOMENTO LLEGA YA VEREMOS QUÉ PROPONE

¿Usted le votaría si se dieran las circunstancias?

Si ese momento llega ya veremos qué propone.

Más allá de cansancio, ¿han existido otros factores en la renuncia de Xavier Domenech?

Por lo que yo sé, no. Y he preguntado. Cuando tenemos vocación académica, estar en la política no es fácil, no es un regalo. Cuando vienes de ser registrador de la propiedad la política puede ser un espacio atractivo en el que puedes estar 30 años sin querer regresar a tu profesión. Pero si vienes de la universidad…

Se les abre en cualquier caso un enorme brecha en Catalunya a ocho meses de las elecciones municipales.

Hemos perdido a una persona que todo el mundo respetaba y quería. El partido tiene que responder a esa ausencia y estar a la altura. No es una escenario fácil porque la sociedad catalana está muy tensionada en dos grandes posiciones donde los matices resultan difíciles de representar.

Dante-Fachín, el anterior líder de Podemos en Catalunya, no era hombre de muchos matices…

Fue una persona que se echó en brazos del independentismo de una manera bastante torpe.

ES MUY HIPÓCRITA PONERLE ZANCADILLAS A VENEZUELA, COMO HACE LA DERECHA ESPAÑOLA O NORTEAMERICANA, Y LUEGO DECIR QUE SE HAN CAÍDO

Pero que fue elegido por los inscritos…

Y también fue apartado por los militantes. Hubo una respuesta rápida y contundente a un tipo que pensó que por ser secretario general podía hacer lo que le daba la gana al margen del mandato que tenía.

¿Brecha en Catalunya y rebelión anticapitalista en Andalucía?

En Andalucía hay una discusión abierta porque la dirección andaluza ha tomado decisiones que no se corresponden con lo que decidieron las bases. Hay un conflicto a resolver: dentro de Podemos hay un partido con existencia previa, con una lógica propia y esa lógica se ha hecho fuerte en Andalucía y toma decisiones que generan controversias.

Por cierto, no hemos hablado de Franco.

Es sorprendente que en 2018 haya tanta gente queriendo que no se toque a Franco. Son los mismos que hicieron la Transición. Biológicamente quedarán pocos, pero las lógicas se mantienen en las cúpulas de las empresas y de la Iglesia, en las familias políticas. Tocar el franquismo es revisar las debilidades de nuestra democracia. Es lo que explica que un partido como Ciudadanos, que llegó para renovar a la derecha, abrace a la momia de Franco. Opino que también debería sacarse a José Antonio, fundador de un partido en cuyo nombre se dio el paseo a 200.000 españoles. La discusión sobre el Valle de los Caídos es también sobre las cosas que se hicieron mal en la Transición. Revisar el franquismo nos llevará a revisar la monarquía, el orden territorial en España y nuestra relación con Europa.

SIEMPRE ESTUVE EN CONTRA DE LA HIPÓTESIS POPULISTA PORQUE TRASLADAR A ESPAÑA MODELOS DE FUERA NO FUNCIONA

Y tampoco le he preguntado por Venezuela.

Venezuela ha sido utilizada siempre para intentar golpear a Podemos, como si nosotros no tuviéramos ojos en la cara para ver las cosas que se hacen mal. Venezuela no funciona, me lo van a decir a mí, pero no les importan sus problemas sino demonizarla. Los 200.000 muertos de México les dan lo mismo. Y los muertos en Colombia les dan igual. Es muy hipócrita ponerle zancadillas a Venezuela, como hace la derecha española o norteamericana, y luego decir que se han caído.

¿Qué fue del socialismo del siglo XXI que tanto alabaron?

Hay que ser honestos. Los Gobiernos de Chávez, de Lula, de Evo Morales, de Correa y de Kirchner sacaron a 82 millones de personas de la pobreza. No está mal. ¿Qué ha hecho Macri, el enamorado de Rivera, en Argentina donde la gente está empezando a asaltar supermercados? Eso no se ve en los grandes medios porque ellos han defendido el Gobierno de Macri. Es una trampa insultante.

AUTOR

  • Juan Carlos Escudier

    Periodista. Autor de Zapatero, el rojo y de Florentino Pérez: retrato en blanco y negro de un conseguidor.

CTXT. Orgullosos de llegar tarde a las últimas noticias.

¿Quieres suscribirte por solo 6 euros al mes? Pincha aquí

“El postparto ha sido el peor momento físico de mi vida: es precioso crear una vida, pero dejé de ser yo”

25 julio, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

Zahara (Úbeda, 1983) ha vuelto a los escenarios después de su despedida temporal en noviembre de 2016 en La Riviera igual que se fue: botando, bailando, bromeando, feliz. Ella lo compara con ver de nuevo a una amiga con la que solo quedas una vez al año, pero con la que siempre la relación está en el mismo punto. En este tiempo han pasado muchas cosas. Ha nacido y crecido el Bichín, como ha presentado a su bebé en redes sociales. Y ahora su cabeza es “como un disco duro partido en dos”. A veces literalmente, como cuando hace poco tocaba en una azotea de Sevilla y le escuchaba “llorar como un marrano” en la habitación de abajo.

En este tiempo, Zahara ha decidido, con naturalidad, mostrar las partes buenas y las partes difíciles de la maternidad. Sobre todo lo ha compartido con sus seguidores en Instagram, un público no necesariamente interesado en crianza pero con quienes ha aprendido y se ha retroalimentado.

¿Cómo se ha planteado esta vuelta?

Empecé cuando tuvo cuatro meses con muy poquitas cosas, algún concierto y sin viajar con los músicos. Me organizaba para irme fuera menos de 24 horas. Ya no doy el pecho, lo he dado hasta los 6 meses y medio. Y quiero hablar de esto: yo quería destetarlo ahora, porque me voy a grabar el disco fuera de España. Van a venir algún día mi marido y él, pero no pueden todos, con lo que implicaría estar con las tetas a reventar, sacando leche… Fui a la matrona a planificarlo y dos semanas después se destetó unilateralmente.

He tenido esa necesidad de justificarme. Cuando me preguntaban si seguía dando el pecho respondía que no, pero enseguida explicaba que se había destetado él, que quedase claro. Y es verdad que por un lado me dio mucha pena, pero por otro es una liberación. ¿Qué pasaría si efectivamente hubiese sido yo? No dejaba de tener esa presión, esa culpa social.

¿Quería esas 16 semanas?

Sí y no, porque cuando todavía no eres madre te crees que va a ser de una manera y la realidad es otra. Siendo autónoma, la baja de maternidad que te da la Seguridad Social es muy justita. Sobre todo porque cuando menos facturé fueron los últimos cinco ó seis meses, que es con los que te hacen la valoración. Ahí no tocaba, era verano, tenía un panzón que parecía que tenía tres niños dentro. Los cuatro meses pasaron volando y no era consciente de la cantidad de trabajo previo que tiene un concierto: entrevistas, ensayar, organizar, estar en forma, concentrada. Pero como empecé poco a poco me lo tomé con calma.

¿Cómo se vive un parón así en una profesión tan personalista como la suya? ¿Sentía que no se podía alargar demasiado, que no podía desconectar del todo?

Aparte de la necesidad económica de cualquier autónomo –si no trabajas, no ganas–, hay una manera de vivir esta profesión por la cual siempre ronda tu cabeza ese mantra horrible de “se van a olvidar de mí”. Vale que siempre estoy activa de un modo u otro y tengo unos seguidores que están ahí más allá de mi exposición. Pero nunca lo sabes, piensas que igual es demasiado tiempo… yo paré antes de quedarme embarazada. Van a pasar dos años entre mi último concierto en La Riviera y el nuevo disco.

Por otro lado, a mí me encanta mi trabajo. Es mi elección, donde me siento plena. Y la maternidad tiene todo lo contrario: es sentirte de todo menos tú misma. Volver al escenario era equilibrar.

Durante todos estos meses, y sobre todo al principio, ha ido compartiendo su experiencia en Instagram, se ha visto cómo pasaba de no publicar nada a hablar del día a día con un bebé o a disfrutar con Operación Triunfo.

Sí, cómo se pasaba de cinco días sin noticias de Zahara a de repente varios stories sobre OT o hablando de las tomas de leche.  Me decían en un tuit: “Zahara ha hecho más por el sexo con protección que todos los anuncios de condones”. Me encantó. Se me dio muy buen feedback. Creo que en realidad he sido muy escueta sobre el hoyo en el que he estado. Físicamente, el primer mes no podía ni coger el teléfono a mi padre. Estaba sobreviviendo y mi única prioridad era el equilibrio familiar, todo lo demás era secundario.

Hay gente que te dice que si es que no sabías lo que iba a pasar. Y da igual que te lo hayan explicado con señas y detalles. Para empezar porque es como cuando alguien te cuenta una mala experiencia con un chico, crees que no te va a pasar, que lo vas a llevar mejor porque tú eres de otra manera. Siempre nos tenemos a nosotros mismos en una estima que no coincide exactamente con la realidad. Segundo, no sé en otras profesiones, pero la mía está muy ligada a mi identidad personal. De repente perderlo todo, ser una persona que lo único que hace es dormir, alimentar y cuidar… por muy bonito que sea, muy bien que huela y maravilloso que sea dormirte con tu hijo, es un golpe.

El postparto es mucho dolor en un momento en el que necesitas lo contrario. Te sangra todo el cuerpo, tienes todo inflamado, ya no es una barriga bonita, es blanda, te cuelga, te duele y es incómoda. Tus tetas son desorbitadamente grandes, no puedes dormir, no sabes cuándo fue la última vez que te quitaste un pelo de la ceja y además te da igual. Yo ahí pensaba: ¿por qué no se habla un poquito más de esto? Quiero a mi hijo más que a mí misma. Pero déjame que me queje.

https://www.instagram.com/p/BhCPsqoAEzg/embed/captioned/?cr=1&v=8&wp=641&rd=www.eldiario.es#%7B%22ci%22%3A0%2C%22os%22%3A11081.000000005588%7D

A partir del segundo mes empezó a levantar cabeza, entonces.

El segundo mes tuve que hacer un ejercicio mental muy fuerte. Porque mi marido se incorporó a trabajar y era como “¿me dejas sola? Si entre dos es imposible”. Ahí flipaba con las madres solteras: me levanto, aplaudo y os merecéis un monumento. Lo duro fue ver que él tenía su móvil, hablaba con gente de su trabajo y había recuperado su vida. Yo lo único que podía hacer era sentarme a su lado sin absolutamente nada que contar. Si el niño había hecho caca bien o si había dormido, nada más. Y aunque él estuviese cansado, me moría de envidia.

Todavía estaba físicamente mal –mi postparto fue muy duro–, y encima anímica, emocional y profesionalmente también. Hay que tener una fuerza grande. Sobre todo si tu trabajo te enamora.

En sus últimos años, el deporte era una parte importante. No solo de su vida, sino de su imagen e identidad personal y profesional. ¿Cómo ha llevado eso?

Tengo una frase muy dura, y es que para mí el embarazo, parto y postparto han sido el peor momento físico de mi vida. Es precioso crear una vida, tiene partes muy bestias, animales y emocionantes. Pero dejé de ser yo en todos los sentidos, y no reconocerte en el espejo es muy duro. Venía de hacer varios deportes cada día, nunca he estado mejor que a los 32 años, no me cansaba de saltar sobre el escenario. El día que me miré y mi cuerpo se volvía a parecer a lo que era respiré: “ya conozco a esa tía que me está hablando”.

Recuerdo que llegó a hacer un post explicando que su barriga era grande pero que solo llevaba un bebé, casi pidiendo por favor que le dejaran en paz con ese tema.

Me afectó muchísimo. Hago un llamamiento: dejad de decirle a las mujeres cómo son sus barrigas. Si ya parece que el cuerpo de una chica es de dominio público, que todo el mundo tiene derecho a opinar sin que preguntes, ya si estás embarazada… es horroroso. A mí me afectó, me creó mucho complejo. Cada vez que me preguntaban si llevaba dos no quería salir a la calle o hacerme fotos porque me sentía gorda. ¡Y era absurdo, tenía un niño dentro! No entendía por qué me estaban generando sentirme así de mal si yo estaba superfeliz con mi barriga.

Zahara, con su camiseta de @madremente.
Zahara, con su camiseta de @madremente y las cintas de la fisioterapia a la que tiene que ir por contracturas. PATRICIA J. GARCINUÑO

¿Tenía referentes? Pienso en la imagen de las políticas que han llevado a sus bebés a los parlamentos o que se muestran embarazadas, ¿es igual de potente sobre un escenario?

Yo pensaba en Leonor Watling. Es actriz, cantante, tiene dos hijos, un marido que se dedica a la música, una vida bastante parecida a la mía. La tenía como referente: hay vida después, resucitaré y me convertiré en Leonor Watling. El otro día un amigo me decía que le indignaba que para visibilizar un problema se necesite a un famoso. Y yo le respondía que sí, que normalmente no puedes coger un libro para cualquier duda. Yo sigo a una actriz, Jenny Molen. Tuvo a su hijo el mismo día que yo. Subió fotos de su cuerpo desnuda, de sus tetas después de dar a luz. Y pensé que no estaba solo yo así de deforme, me sentí menos sola. A mí me sirvió mucho ver a una tía con 400.000 seguidores que lo hacía. No es que te reconforte que otra persona esté igual o peor que tú sino formar parte de algo común.

¿Cómo fue volver a coger la guitarra? ¿Cómo ha cambiado el proceso creativo para usted, cómo lo ha compaginado todo?

La última canción la terminé dos semanas antes de dar a luz. Ahora he terminado una que me faltaba y me ha costado ocho meses. La guitarra la cogí a los cuatro, hacerlo antes era peor. A él le escribí una antes de nacer, inspirada en un texto de Moreno [Alberto, su marido, director de Vanity Fair]. Para escribir el libro [Trabajo, piso, pareja, Verso y Cuento] sí tuve un método más disciplinado, pero componer es muy difícil. A lo mejor estoy una hora tocando la guitarra, escribiendo, y tras mucha mierda veo algo que puede funcionar, le doy vueltas, lo aparco un rato… Ya no tengo esa capacidad de aburrirme, y sobre todo, de desconectar.

Y pasa algo. Mientras una mujer tenga que plantearse reconducir su vida, reorganizarla, elegir… no existe la conciliación, es imposible. E s mentira, es la gran estafa de la sociedad. La única manera en que se puede, y es horroroso lo que voy a decir, es teniendo dinero, consiguiendo ahorrar mucho. Yo tenía muy claro que si tenía un hijo iba a necesitar ayuda. Mis padres viven a 350 kilómetros de Madrid, son superjóvenes y tienen sus vidas. Mi suegra igual. No quiero depender del entorno familiar, porque además creo que la responsabilidad de los abuelos no es educar, sino ser abuelos. Si lo crían, o se pierden a parte de abuelo –cosa que creo que también es frustrante– o lo malcrían todo el día. No creía en esto.

Ahorramos mucho, desde que decidimos que a lo mejor teníamos hijos. En parte para poder estar tranquilos estos meses, pagando a alguien que nos ayudara. Yo tengo amigas para las que esto es un problema, no se lo han podido permitir, lo cuida la tía, el abuelo, la vecina… y también es bonito que te cuide la tribu si es tu elección o situación, pero no es mi caso. Y de eso se tendría que encargar el Estado de manera automática, como la subvención que te dan de 100 euros por ser madre trabajadora. Pregúntale a cualquiera qué hace con 100 euros al mes. No sé ni por dónde empezar.

Zahara, durante un momento de la entrevista.
Zahara, durante un momento de la entrevista. PATRICIA J. GARCINUÑO

También da la sensación de que conocemos a mil músicos hombres que se van de gira por medio mundo teniendo hijos y dejándolos aquí. No sé si siente que usted no podría hacer algo así.

No puedes hacerlo. Todavía recuerdo el día que Soraya, que es lejana a mí pero es música y mujer, se fue a tomar algo con su marido a la semana de tener al niño. La gente la puso a parir. Y pienso que quién eres tú para decirle lo que tiene que hacer. Pero, ¡es que encima decían que un niño tiene que estar con su madre! Si aun dijeran que con su padre y con su madre, pues bueno, es muy bebé. Claro que si le das el pecho hay una necesidad física, pero el niño debe ser de los dos.

Criminalizar a la mujer que intenta tener un tipo de vida como la que tendría su marido es un atraso e injusto. Parece que estamos a años luz de la Edad Media cuando quemaban por brujas a las mujeres independientes, y ahora no nos queman, pero nos siguen juzgando.

Zahara.
PATRICIA J. GARCINUÑO

¿Por qué ha decidido no mostrar ni la cara ni el nombre de tu hijo? ¿Es gestionable en el tiempo a su nivel de exposición pública?

Si alguien sube una foto sin consentimiento lo puedo denunciar, por ahí no me preocupa. Y lo que hagan otros padres me parece estupendo. Pero no quiero que mi hijo no tenga autoridad, teniendo en cuenta el alcance que tiene una foto mía, sobre su exposición pública. Igual con 8 ó 9 años me pregunta por qué no pongo fotos suyas, si es que me avergüenzo. Si se lo explico, y veo que entiende la trascendencia –y a la par, la irrelevancia, que tampoco es el fin del mundo–, y quiere…

Llevo siguiéndola mucho tiempo y le he leído decir en el pasado que no quería ser madre nunca o que no lo veía claro. ¿Lo veía incompatible con su profesión?

Era un no rotundo desde los 14 años. Y aquí estoy (risas). Nunca he querido tener hijos porque no me interesaba el mundo de la crianza. Me gustaban los niños, ser maestra. Igual que he conseguido ser el tipo de artista que quería ser, tenía claro que si era madre lo quería ser de una manera determinada para la que tendría que prepararme bien. Y creía que eso no era compatible con el tipo de vida que quería tener.

Y me daba mucha rabia cuando me decían que ya cambiaría de opinión. No es que haya cambiado de opinión. Me gusta mi bebé, pero sigue sin interesarme ese universo, ni de repente todos me parecen monos. Lo que cambió fue tener una persona a mi lado con la que me apetecía formar una familia. Para mí son conceptos distintos. Ahora me encanta haber hecho algo que no estaba en mis planes pero sigo de acuerdo con esa muchacha que hasta los 32 años no quería tener hijos.

¿Cómo lo va a introducir en su mundo, en la música? ¿Está haciéndolo ya, piensa en el futuro?

Ya me lo llevo cuando logísticamente puedo, por horarios, por cercanía y con ayuda y compañía. Ahora lo llevo a las pruebas de sonido ya y flipa con los cascos. Y me encanta imaginar tener 50 años y que mi niño venga a mis conciertos o escuchemos música juntos. Mi hijo me encanta desde que nació, pero la maternidad la disfruto desde que puedo ser madre y ser mujer, volver a ser Zahara. Puedo viajar, llevármelo a Nueva York, traerlo a un concierto o dejarlo en casa súper bien cuidado. Y ahora mi vida me encanta.

Pero hay un momento en el que es muy difícil que tus pensamientos negativos no se pongan por encima. La depresión postparto la sufre un porcentaje mucho mayor del que se cree, es muy normal y hormonal.

Eso que dice entronca directamente con la identidad personal de la que hablaba antes.

El primer día que me fui de bolo me sentía mal, y en el grupo de mamás en el que estoy me preguntaron “¿vas a volver feliz? Pues tu bebé va a estar feliz”. Es una máxima. Es muy importante estar bien cuando estás con él. Como nunca hablo de esto quiero transmitirlo a otras madres: no te sientas culpable por querer trabajar. Y si no quieres trabajar y te quieres quedar con tu hijo, es la mejor decisión. Igual que si quieres darle el pecho o no. Lo que decidas es lo mejor. No es lo que te diga tu tía, ni el vecino, ni la que te sigue por Instagram.

Zahara.
PATRICIA J. GARCINUÑO

“En España no se ha hecho el exorcismo de las heridas de la Guerra Civil y del franquismo”

19 julio, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

John Carlin (Londres, 1956) empezó su carrera en Argentina, en plena dictadura militar. Después se trasladó a México y trabajó también en otros países de Centroamérica donde ejerció de corresponsal de medios británicos como la BBC. Pero fue su estancia en Sudáfrica, entre 1989 a 1995, la que le convirtió en un referente. Sus crónicas sobre el fin del apartheid son imprescindibles y plasmó su conocimiento sobre la figura de Nelson Mandela en el libro ‘El factor humano’ (Seix Barral), que fue llevado a la pantalla por Clint Eastwood en la película ‘Invictus’.

Carlin es probablemente el periodista británico que mejor conoce la política española y la catalana. Vive en Londres pero mantiene un contacto permanente con España y no descarta volverse a instalar en Catalunya donde ya vivió una temporada.

Entiende que las redes sociales pueden ser un divertimento, pero no es el suyo. Se fue de Twitter y no quiere saber nada de Facebook. Argumenta que ya de muy joven tuvo claro que algún día moriría y por eso intenta no perder tiempo enganchado a una pantalla. A no ser que sea para ver un buen partido de fútbol.

Usted recomienda a los periodistas que si los hechos cambian, cambien de opiniones. ¿Tiene la sensación que son pocos los que lo hacen?

La frase es del economista John Maynard Keynes y es un problema de la humanidad. Por ejemplo si lo acotamos al ámbito político, uno en la adolescencia o quizás un poco después se identifica con un sector político determinado. No es una decisión científica o racional, obedece en la mayoría de casos a tu entorno, la familia, los amigos del colegio…Y de repente estás en una tribu. El resto de tu vida, en general, es defender esa posición.

Es muy parecido a un forofo del fútbol. Por tus amigos o tu familia eres del Barça, del Madrid, del Sevilla o del Manchester United. Eres fiel a eso, defiendes la posición de tu tribu, y cuando escuchas argumentos que la apoyan los asumes con enorme gratitud. Cuando ocurre algo que puede poner en cuestión tu lealtad a la tribu lo ignoras. Lo hacemos todos y los periodistas somos seres humanos.

¿A medida que se escala en la tribu o que se obtienen más galones en una redacción es más difícil cambiar de opinión?

Yo me veo a mí mismo. Adopto una cierta posición respecto al Brexit. Me parece una barbaridad, lo odio y ojalá se pudiera cambiar. Detesto a Boris Johnson y la gente que hizo campaña a favor. Cada vez que Johnson hace o dice algo que me parece una imbecilidad y confirma mi opinión de él respondo con indignación pero en cierto modo me hace feliz. Pero si de repente dice algo más sensato prefiero no verlo.

Estamos asistiendo estos días a la negociación por la renovación de la cúpula en RTVE. ¿Cómo la está viendo?

Es una pena que cada vez que hay un nuevo gobierno cambie a la gente que manda en los medios públicos. Es uno de los síntomas de una cierta adolescencia que hay en la democracia española pese a todos los logros de los últimos años. Es algo que tiene su puntito de tercermundista porque es el tipo de cosa que asocio con países en los que he vivido, en América Latina o África. No corresponde con lo que uno debería esperar de una democracia madura de Europa occidental.

Yo soy tremendamente crítico con el Gobierno británico actual, pero lo que sí que veo es que hay una cultura democrática más profunda y madura que aquí. Y un ejemplo de ello es que cuando cambia el gobierno, no cambia la cúpula de la BBC. La BBC no es un instrumento del gobierno de turno. Por ejemplo, los ‘brexiteros’ dicen que la BBC es muy antiBrexit. Yo considero que son bastantes ecuánimes, demasiado ecuánimes para mí que tengo una posición muy clara. La BBC no está al servicio de Theresa May.

No quiero ser un inglesito dando lecciones porque, además, a mí me gusta más la cultura de aquí que la inglesa. La de aquí me parece superior. Pero hay otros ámbitos pendientes. Comparo el caso del rapero Valtonyc con el de Stormzy, un cantante inglés de hip hop que hace unos meses arrasó en los premios Brit y que el príncipe Guillermo dice que escucha. Pues Stormzy canta que hay que quemar a Theresa May. Y allí la gente dice no hay para tanto.

¿Tiene la sensación que en casos como el de Valtonyc o algunas sentencias dictadas al amparo de la ley mordaza los españoles no nos hemos indignado lo suficiente?

Es verdad, pero es precisamente porque la cultura democrática no es solo cosa de los políticos sino de la sociedad en general. Que fuera de Catalunya apenas haya habido manifestaciones por los presos políticos o los políticos presos catalanes, como quiera llamarles, me parece bastante chocante.

¿Hasta qué punto cree que el tratamiento que han hecho los principales medios editados en Madrid ha contribuido a que se no se haya producido esta respuesta masiva?

En España en general y también en Catalunya se exagera el poder de los medios para imponer formas de pensar. Es el huevo y la gallina, porque los medios también reflejan lo que ya hay. Es como cuando dicen que TV3 ha lavado el cerebro a los catalanes y el independentismo se lo debe todo a TV3. Tú que eres de aquí sabes que no es verdad. La gente no es tan dócil ni tan manipulable.

¿Entonces la cuestión es que en el resto de España hay un sentimiento antiindependentista mucho más fuerte de lo que pensamos?

Hay un sentimiento antiindependentista muy fuerte en el resto de España. Pero por debajo de eso hay algo que es más irracional, visceral. Es un sentimiento anticatalán que está muy difundido en el resto de España. Por ejemplo, Podemos irrumpió con todos sus grandes ideales y frescura, pero en el tema catalán se han mantenido bastante calladitos porque es un partido y quiere ganar votos. Han calculado fríamente que demostrar demasiada solidaridad con los presos catalanes no les viene bien electoralmente.

Pablo Iglesias estuvo en la cárcel hace unas semanas y apoyó la liberación de estos presos.

Sí, lo reconozco y lo aplaudo. Pero en general me ha llamado la atención la discrepancia entre esos principios de Podemos del principio y su discurso de ahora.

¿Cómo juzga la evolución de Podemos?

Yo no soy de los que sienten hostilidad febril contra Podemos. Los respeto igual que respeto a cualquiera que intente hacer política por la vía de la persuasión. Lo que está claro es que una cosa es ser un movimiento puro, fresco, de oposición, y después entrar en las esferas institucionales. Ahí te vuelves más pragmático y calculador. Mides más lo que dices. Hace cinco años ya hubiese pronosticado que sería así.

Lo hemos visto con Manuela Carmena y Ada Colau.

Exacto. Pasa también con el tema de la inmigración. Una cosa es cuando estás en la oposición y dices que es fantástico que vengan todos. Pero una vez estás en el poder te das cuenta de que hay complicaciones económicas, gente que tiene sus miedos, sean o no justificables.

El periodista sudafricano, John Carlin, en Barcelona
“Si hiciésemos un referéndum en el Consejo de Ministros, saldría que hay que liberar a los presos independentistas” UPEC

¿Cuál es la pregunta que le gustaría hacer a Carles Puigdemont?

Primero me interesaría saber, más allá de la leña que Rajoy ha echado al independentismo, por qué él está a favor de la independencia. Sin tener en cuenta la coyuntura, de si está Rajoy, Sánchez o Iglesias, que me explique de dónde viene ese deseo. Me interesa la esencia. El porqué en el resto de España tienen ese sentimiento no solo antiindependentista sino anticatalán. Me sorprende lo poco que se ha estudiado esto. Tanto que se ha escrito y esto no se toca. Los catalanes caen muy mal a buena parte del pueblo español. Es la verdad.

¿Los escoceses caen tan mal a los ingleses?

No, es muy diferente. Hay una cierta rivalidad pero en general es más cachondeo. Diría que hay más sentimiento antiinglés en Escocia que al revés. En Inglaterra es como que pasan. Hay una especie de indiferencia. Una de las cosas de vivir en Londres es que a la gente le importa un carajo lo que haces. Te vas a vivir ahí y en dos semanas, con tal que te sepas comportar mínimamente, ya eres londinense.

Otro ejemplo es Irlanda del Norte. Cuando Tony Blair fue a hablar con el IRA la gente en general dijo que era una buena idea. Si aquí el Gobierno hubiese ido a hablar con ETA la gente hubiese dicho ‘uh…’. En buena parte creo que lo que pasa en España tiene que ver con problema de inseguridad. Hay una tremenda inseguridad respecto a la democracia joven.

¿Lo vincula a la Transición?

Sí. No hay que olvidar que el franquismo existió hasta hace 40 años y no ha pasado tanto tiempo como para favorecer los hábitos de tolerancia. Por eso ves locuras como lo de Valtonyc o los independentistas en prisión preventiva. David Cameron, que no es precisamente un dirigente progresista, dijo ‘vamos a hacer un referéndum y a resolverlo de una vez’. Pero él afirmó durante la campaña del referéndum que si ganaba el ‘sí’ a él ese resultado le iba a romper el corazón. Y estoy seguro que lo dijo sinceramente. ¿Te imaginas que Rajoy dijese semejante cosa, que le rompería el corazón que se fuese Catalunya?

¿Cree que Pedro Sánchez podrá reconducir el conflicto catalán?

No lo sé pero creo que su inicio ha sido bastante bueno. En política es muy importante la música ambiental porque los símbolos y los gestos se convierten en sustancia política. Esto es algo que aprendí observando a Mandela. Él decía que si quieres convencer a la gente apela primero a sus corazones, no a sus mentes.

Me parece una salvajada que los políticos independentistas sigan en prisión preventiva pero el hecho de moverles a Catalunya es un paso. A ver si baja la temperatura febril y podemos empezar a crear las condiciones para hablar. No lo hará, pero si Sánchez anunciara que dentro de un año va a haber un referéndum y que va a respetar el resultado ya generaría un enorme cambio en la atmósfera. Estoy convencido de que, pese a todo lo que ha ocurrido, ganaría el ‘no’ a la independencia.

Lo que pasa es que la situación de los presos lo complica todo, porque eso ya no depende del Gobierno sino de la Justicia.

Exacto. Este es el problema. Intuyo fuertemente que a Sánchez le gustaría soltar a estos tipos. Y creo que las ministras, porque tengo mucha más fe en las ministras que los ministros, se ve que son personas sensatas. Estoy seguro que si hiciésemos un pequeño referéndum dentro del Consejo de Ministros con voto secreto, la mayoría diría que hay que liberar a estos presos. Pero la decisión están en manos de la Justicia y aunque sé que hay jueces de todo tipo hay algo oscuro, ancestral español, que ahí sigue.

Si tuviese que explicarle a un colega suyo de Londres cómo funciona la Justicia en España, ¿cómo la describiría?

No sé cómo funcionan todos los jueces de todos los tribunales. Aunque está el colectivo de Jueces y Juezas para la Democracia lo cierto es que vemos los casos más sonados. Primero lo de los presos independentistas en prisión preventiva. Después la acusación de sedición. ¿Pero qué es esta palabra? Esto es de los tiempos de Felipe II. Es una palabra anacrónica, como medieval. Tercero es que digan que promovieron la violencia cuando no ha habido ni un muerto, ni un herido, cuando nadie ha tirado ni una piedra. Mientras, Urdangarin, cuando ya estaba condenado, estuvo una temporada en su casita en Ginebra con su esposa. Una persona que forma parte de la familia real y que eso lo aprovechó para enriquecerse. ¿Eso se merece menos que lo que le piden a Jordi Cuixart?

Si a eso le sumas lo de la Manada, que tal vez es un tema puntual, lo de Valtonyc… Esto lo ves desde fuera y piensas que algo está mal y que no es consecuente con lo que se supone que debe ser una democracia moderna y madura.

¿El debate abierto sobre el traslado de los restos de Franco es otra prueba de falta de madurez, de que tal vez no se ha acabado de pasar página del franquismo?

La Transición en muchos aspectos fue ejemplar y hay que aplaudirlo pero para que eso funcionase tal vez se barrieron ciertas cosas y se dejaron debajo de la alfombra. Tal vez en ese momento esa era la necesidad. Pero que hayan pasado tantos años y eso siga ahí, debajo de la alfombra, que esos fantasmas ahí sigan y no se haya hecho el exorcismo necesario implica que haya tensiones y tabúes que siguen. No es bueno tener tabúes. Lo comparo con Sudáfrica. Ellos tuvieron la comisión de la verdad y la reconciliación, que duró dos años. Fue un foro público, transmitido en directo por televisión. La gente que cometió crímenes, no solo del apartheid, también del otro lado, salieron, confesaron, se enfrentaron cara a cara con los familiares de sus víctimas. A cambio les daban la amnistía.

Aquí, por ejemplo, hay todavía una gran cantidad de fosas. Tal vez tiene que ver con la cultura católica y aunque uno no sea practicante hay algo ligado a la confesión, al secreto. Sin duda, no se ha hecho el exorcismo de las heridas de la Guerra Civil y del franquismo. Intuyo que hay una conexión entre eso y la mentalidad absolutista de un partido como el PP. Por eso celebro que esta gente se haya ido. Hay algo también generacional. Quiero que la gente de mi edad se vaya de la política española. El mero hecho de que Ciudadanos sea otra generación ya me parece saludable en si.

Ciudadanos se presenta como un partido que no es ni de izquierdas ni de derechas. ¿Lo percibe así?

Prefiero no opinar demasiado porque no sigo el día a día. Tengo la impresión de que Ciudadanos es un animal político que está biológicamente adaptado para intentar conseguir el poder. No creo que haya una tremenda coherencia con unos principios ideológicos. La cuestión es llegar al poder y después ya veremos qué hacemos. Es un tiburón sediento de sangre que quiere el poder y lo hace bastante bien.

Una de sus pasiones es el fútbol. Estos días medio mundo está enganchado al Mundial. Usted que ha denunciado la corrupción que hay en estamentos como la FIFA, ¿piensa que hay un momento en que el aficionado prefiere solo ver la pelota sin pensar en todo lo que hay detrás?

No, no es un momento. Es permanente. Lo he visto y lo he escrito. El principal cómplice de la FIFA, de todos estos corruptos en el mundo del fútbol en general, es el poco o nulo deseo que en general tiene el aficionado de que le agüen la fiesta. Los que estamos loquitos por el fútbol lo que hacemos es regresar a un estado infantil. Es parte del atractivo. Puede que cuando tengas 8, 9 o 10 años empieces a dudar de los Reyes Magos. Pero, ¿qué haces? No lo quieres ver.

Pese a lo repugnante que es la FIFA, la gran mafia que es, todos vemos el Mundial y todos queremos saltar y emocionarnos. Mira, libros sobre la corrupción en la FIFA, en Inglaterra, empezaron a a aparecer hace 30 años. Yo no los quería leer. Yo, que soy periodista y que se supone que tengo que leer estas cosas.

Por qué la izquierda se cree moralmente superior

11 julio, 2018

Fuente: http://www.vice.com

Entrevistamos a Ignacio Sánchez- Cuenca, autor de “La superioridad moral de la izquierda”.

Ana Iris Simón

Iñigo Errejón, Alberto Garzón y Pablo Iglesias en el Congreso. Andrea Comas/Reuters

Andaba el filósofo y sociólogo Ignacio Sánchez-Cuenca leyendo el ABC cuando se topó con la oración: “la superioridad moral de la izquierda”. No era la primera vez, ni seguramente ha sido la última, que encontraba que esta asociación de términos (superioridad y moral) aparentemente positiva era usada como arma arrojadiza, como burla hacia la izquierda. Como instrumento para poner de relevancia su carencia de otros atributos, como la superioridad intelectual o la eficacia admnistrativa de las que hacen alarde las ideologías de derechas.

El caso es que decidió darle la vuelta desarrollando una teoría que llevaba tiempo rondándole la cabeza: las ideas de izquierdas son, en efecto, moralmente superiores a las de derechas. Pero eso no es algo de lo que avergonzarse.

El resultado de sus reflexiones es La superioridad moral de la izquierda, un ensayo publicado en la Colección Contextos de Lengua de Trapo y prologado por Íñigo Errejón. En él, el sociólogo y profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Carlos III analiza por qué si la izquierda contempla las ideas más bellas sobre la justicia social y la igualdad acumula tantas derrotas.

Sostiene, además, que precisamente de esa superioridad moral emanaría una de las grandes lacras de las ideologías izquierdistas, su interminable división. A través de estas ideas analiza la crisis de la socialdemocracia y el papel de los partidos de izquierdas en ella y yo aproveché para preguntarle por algunos de sus planteamientos.

superioridad moral de la izquierda ignacio sanchez-cuenca
Portada de ‘La superioridad moral de la izquierda’

VICE: Aunque en tu ensayo aclaras que una cosa es la superioridad moral de las ideas y otra bien distinta las personas que las adoptan, ¿cómo nos posiciona esto ante el mundo? ¿Si uno es de derechas tiene más posibilidades de ser un cretino?
Ignacio Sánchez- Cuenca: No. Los cretinos están distribuidos de forma bastante igualitaria en todas las ideologías políticas. Sí creo, con todo, que, al menos en la teoría, las personas de izquierdas tienden a ser más abiertas intelectualmente y, sobre todo, más empáticas con los desfavorecidos.

Pero una cosa son las personas y otras las ideas. Las ideas se pueden valorar y ordenar en función de los principios morales que encarnan. El juicio sobre las personas es mucho más complejo, depende de muchos factores. Por ejemplo, desde un punto de vista moral, ¿qué comportamiento es más admirable, el de un obrero que defiende sus intereses votando a la izquierda y participando en el sindicato o el de un burgués que, en contra de sus intereses materiales, opta por un ideal de justicia social? Yo no me meto en este tipo de análisis en el libro.

¿Por qué si las ideas de izquierdas son moralmente superiores y no todo el mundo es de izquierdas, no todo el mundo las abraza como algo natural? 
Bueno, yo espero que lo acaben haciendo tras leer el libro… Bromas aparte, hay muchas formas de moralidad, a veces incluso se pueden considerar inconmensurables. Aun siendo consciente de mi perspectiva parcial, he intentado mostrar que el ideal de una sociedad igualitaria en el que todo el mundo tenga la posibilidad de autorrealizarse es imbatible desde un punto de vista filosófico. Otra cosa es que mucha gente en la derecha piense que ese ideal es inalcanzable, que no vale la pena luchar por él porque puede traer más desgracias que otra cosa.

“La izquierda tiene una noción de libertad más potente, pero más difícil de transmitir: la libertad como autorealización y autogobierno de la persona, como capacidad de actuar autónomamente”

El faro de la izquierda es la justicia social, la construcción de una sociedad igualitaria, un concepto imbatible, como dices, desde el punto de vista filosófico. Pero, ¿cuál es la razón de ser última de las ideas de derechas? 
La derecha es una ideología compleja y rica. En su versión más conservadora, el valor rector es el orden, la jerarquía y los valores tradicionales (familiares, sociales, etc.). En su versión más liberal, el valor supremo es la libertad entendida como reducto inalienable del individuo.

Sin embargo, en el ensayo sostienes que la libertad es igualmente valorada y tiene el mismo peso en la derecha que en la izquierda, aunque la derecha liberal la haya convertido en su patrimonio. ¿Viene la libertad a llenar ese vacío de sentido de la ideología de derechas, es más cómodo decir que uno está por la libertad que por el orden social establecido? 
El concepto liberal de la libertad es simple y convincente: una persona es libre si nadie le impide llevar a cabo sus planes. Cuando el Estado interfiere, mediante impuestos y regulaciones varias, la libertad se ve menoscabada. La libertad así entendida es, como dices, muy cómoda, pues nos exime de entrar en consideraciones sesudas sobre la justicia social en la medida en que la realización de dicha justicia pueda suponer una traba a dicha libertad.

La izquierda tiene una noción de libertad más potente, pero más difícil de transmitir: la libertad como autorrealización y autogobierno de la persona, como capacidad de actuar autónomamente. En tiempos recientes, ha tenido fortuna en la izquierda la concepción republicana de libertad, según la cual alguien es libre cuando está libre de cualquier forma de dominación (económica, ideológica, social…).

 

Hablas de la empatía como uno de los factores diferenciales entre la ideología de izquierdas y la de derechas. De ella emanaría la solidaridad. ¿Es la caridad la solidaridad de la derecha, sobre todo de la derecha católica, que es la tradicional en nuestro país? ¿Por qué crees que ocurre esto?
Esta pregunta es muy interesante. La derecha católica (lo que siempre se ha conocido como democracia cristiana) tiene una actitud compasiva hacia aquellos que sufren injusticia y privaciones. Por eso la democracia cristiana siempre ha estado a favor de la protección de las familias y de los esquemas de seguridad (seguro de desempleo, pensiones…). Sin embargo, la derecha católica, aun reconociendo injusticias, no se plantea eliminarlas radicalmente, sino que más bien piensa en paliar sus efectos, pues atribuye una gran importancia al orden y la estabilidad y eso la paraliza a la hora de pensar en reformas más profundas.

Siguiendo con la Iglesia católica, afirmas que “los valores de la izquierda son moralmente insuperables”. ¿Qué crees que diría alguien católico sobre ello? ¿Los católicos de verdad militan o deberían militar en la izquierda?
En el catolicismo, por supuesto, ha habido ramas o corrientes que han sentido una afinidad con ideas de izquierda y con la utopía de un comunismo primitivo, que no deja de ser una sociedad igualitaria. Piénsese, por ejemplo, en la teología de la liberación en Latinoamérica, o, en menor escala, a los católicos que militaban en el PCE en los años de la transición o en CC. OO. en los tiempos de Franco. Ahora bien, también hay un catolicismo que consagra el statu quo y no quiere oír hablar de justicia social más allá de actos de caridad y sacrificio personal. En este caso, aunque pueda haber motivaciones morales similares, lo que caracteriza al catolicismo es que no saca las consecuencias políticas de ello.

“El profesional de izquierdas, aun sabiendo que puede acabar pagando más impuestos por sus ingresos y riqueza, considera que la igualdad y la justicia son más importantes que sus propios intereses materiales”

Afirmas que la ideología que uno tiene tiene más que ver con su moral que con sus circunstancias materiales o con su genética. ¿Eso explicaría lo del obrero de derechas? 
Sí, explicaría tanto la figura del obrero de derechas como el profesional de izquierdas. El obrero de derechas considera que el intento de realizar la justicia social es ineficiente o incluso contraproducente (hace que los demás no se esfuercen tanto como él lo ha hecho durante su vida). El profesional de izquierdas, aun sabiendo que puede acabar pagando más impuestos por sus ingresos y riqueza, considera que la igualdad y la justicia son más importantes que sus propios intereses materiales.

¿La superioridad moral de la izquierda le resta eficacia? Es decir, ¿el idealismo de sus presupuestos hace que se centre en imaginar futuros en lugar de en tratar de mejorar el presente? 
La izquierda cree en una política de la trascendencia, de la superación del orden social existente, que considera injusto. Aspira a cambiar la sociedad, ya sea mediante la revolución, ya sea mediante una acumulación de reformas. Eso le confiere una fuerte carga idealista. Si, además, hay una conciencia de superioridad moral del proyecto defendido, las cosas se complican, pues es típico del izquierdista impaciente e impetuoso considerar que todos los obstáculos que se interponen en la realización de su esquema de justicia deben ser superados sin reparar en los medios para ello. Por tanto, yo no diría que le resta eficacia, sino que da pie a la adopción de posiciones sectarias o fanáticas.

Le dedicas el último capítulo del ensayo a la socialdemocracia. ¿Saldrá de esta o está en las últimas? 
La socialdemocracia está en el momento más bajo de la historia. A partir del cambio de siglo la bajada se acelera y desde la crisis económica puede decirse que está en caída libre. En momentos de zozobra y miedo para grandes capas de la población, la socialdemocracia ha de abandonar su discurso tecnocrático (justificando las políticas igualitarias porque mejoran la productividad, por ejemplo) y llenarlo con palabras que apelen de forma directa a valores y principios, denunciando las injusticias del presente. Con todo, es demasiado pronto para saber si la socialdemocracia se recuperará o entrará en una decadencia irreversible. Desde luego, es el eslabón más débil en la cadena de cambios que se están produciendo en los sistemas de partidos de los países desarrollados.