El señor Francisco Franco, el pucherazo del 36 y la democracia acomplejada

13 junio, 2017

Fuente: http://www.eldiario.es

Nuestros políticos democráticos han tardado 41 años en decidir que Franco, el sátrapa genocida, no puede estar enterrado con los honores de un faraón y que las víctimas merecen salir de las cunetas.

El PP acusa al PSOE de romper el “pacto constitucional” por querer sacar a Franco del Valle de los Caídos.

Carlos Hernández

09/05/2017 – 21:16h

El Parlamento exigirá al Gobierno que saque del Valle de los Caídos los restos mortales del dictador. Igualmente decidirá que se establezca el 11 de noviembre como día de homenaje a las víctimas del franquismo y planteará, entre otras medidas, la necesidad de que la Administración colabore en la localización y exhumación de las fosas en que yacen más de 100.000 hombres y mujeres asesinados por la dictadura. Si fuéramos vírgenes e ingenuos y no tuviéramos memoria, hoy estaríamos celebrando por todo lo alto las decisiones debatidas este martes por el Congreso de los Diputados, para reactivar la Ley de Memoria Histórica, que a pesar de las diferencias que existen entre los grupos de izquierda todo apunta que se aprobarán este jueves.

Si lo fuéramos, no daríamos importancia a la fecha en que se ha producido este debate: mayo de 2017. Sí; nuestros políticos democráticos han tardado 41 años en decidir que Franco, el sátrapa genocida, no puede estar enterrado con los honores de un faraón; han tenido que pasar cuatro décadas para darse cuenta de que las víctimas merecen salir de las cunetas en que siguen enterradas como si fueran perros.

Si lo fuéramos, no analizaríamos el porqué de la negativa del Partido Popular a apoyar esta iniciativa. No nos preguntaríamos las razones por las que su portavoz en el debate parlamentario buscó mil y una excusas, hasta llegar a Stalin y a Venezuela, para oponerse a la propuesta. No nos rechinarían los dientes al escuchar a Alicia Sánchez Camacho eludir la palabra dictador y preferir referirse a él como “el señor Francisco Franco”. No nos indignaría comprobar cómo la formación política que nos gobierna se niega a liberarse de sus vínculos con el franquismo. No nos avergonzaríamos de que, con su voto y su discurso, el partido con más apoyo popular en España reafirme su distancia con la derecha europea representada por Angela Merkel y se sitúe a un paso de las tesis revisionistas del Frente Nacional o de Alianza por Alemania. Apenas hay diferencias entre quienes cuestionan la existencia de las cámaras de gas y los que niegan el carácter totalitario y criminal del régimen franquista. El discurso del PP suena igual que el de historiadores condenados por su infame blanqueo del nazismo como David Irving.

Si lo fuéramos, no recordaríamos que este tipo de decisiones suelen quedarse en un llamativo titular y una bonita fotografía. Por poner solo un ejemplo de esos fuegos artificiales que tanto gustan a nuestros políticos: hace ya dos años que el Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad reconocer y homenajear a los 9.300 españoles y españolas que fueron deportados a campos de concentración nazis. 24 meses después no se ha cumplido este mandato; el Gobierno se ha declarado insumiso y la oposición no ha ejercido su papel de recordarle, diariamente, su repugnante incumplimiento.

Si lo fuéramos, preferiríamos olvidar que Felipe González tuvo 15 años para desmantelar los vestigios de la dictadura y no quiso hacerlo. Tres mayorías absolutas consecutivas en las que no se atrevió a sacar al dictador de su mausoleo ni a dar un entierro digno, entre otros, a sus compañeros socialistas que habían muerto por defender la democracia republicana frente al eje Franco-Hitler-Mussolini. El gran Felipe estaba en otras cosas, sin duda importantes, y no le pareció relevante que como país, realizáramos una revisión histórica rigurosa que habría acabado, de una vez por todas, con la historiografía franquista que aún contamina los libros de texto que estudian nuestros hijos.

Si lo fuéramos, ignoraríamos que Zapatero permitió a la parte más conservadora de su partido descafeinar su Ley de Memoria Histórica y olvidaríamos que tuvo siete años para llevar a cabo las iniciativas que ahora plantea desde la oposición. Si lo fuéramos, no nos vendría a la cabeza la casi lasciva satisfacción que emanaba Mariano Rajoy al explicar orgulloso que su Gobierno había asesinado y enterrado la Ley en otra cuneta, al dotarla de un presupuesto anual de cero euros.

Para nuestra suerte o nuestra desgracia no somos vírgenes, ingenuos ni desmemoriados. Vemos cada día el letal fruto de la cobardía y los complejos con que los políticos demócratas han abordado este tema durante los últimos cuarenta años. Esa es la razón por la que hoy vivimos un auge del revisionismo franquista. El negacionismo de nuestro Holocausto viaja a través de Internet, contamina ondas de radio y televisión y alcanza las portadas de los periódicos de papel. Basta con que unos supuestos historiadores se quiten momentáneamente sus camisas azules y escriban un libro repleto de falsedades y medias verdades para que el producto consiga calar en la sociedad.

Así ocurrió recientemente con 1936. Fraude y violencia en las elecciones del Frente Popular en el que Manuel Álvarez Tardío y Roberto Villa legitiman el golpe de Estado franquista demostrando un supuesto pucherazo electoral de la izquierda en las elecciones de febrero del 36. Sin cuestionarse mínimamente el sesgo que ya habían demostrado los autores en obras anteriores, ni contrastar sus conclusiones con otros historiadores de, estos sí, reconocido rigor y prestigio, numerosos medios dieron por buenas sus tesis y las reprodujeron como si de verdades absolutas se tratara. Dos meses después, tras analizar detalladamente la obra, el catedrático de Historia de la Universidad Autónoma de Barcelona José Luis Martín Ramos la ha desmontado punto por punto en Público. Lamentablemente, su estudio no llegará a las portadas y los espacios que, por mala fe o por pura ignorancia de los periodistas de turno, copó el sesgado relato de Villa y Tardío.

No será la última vez que ocurran cosas similares. La democracia acomplejada ha permitido que varias generaciones de españoles crecieran en la ignorancia, cuando no en la tergiversación franquista, de nuestra historia reciente. Nuestros políticos socialistas, centristas y comunistas han tolerado que uno de los lugares turísticos de la capital del Reino sea la tumba de un criminal que secuestró nuestras libertades durante 40 años. Nuestro régimen de libertades no ha querido evitar que se siga equiparando a víctimas y a verdugos.

El terreno está abonado, pues, para que el revisionismo franquista siga creciendo hasta el infinito y más allá. Lo hará si no arrancamos de cuajo sus raíces. Podríamos pensar que la iniciativa debatida este martes en el Congreso de los Diputados es un paso decisivo para realizar esa poda sanadora con unas tijeras de democracia, cultura y verdad. Podríamos pensarlo… si fuéramos vírgenes e ingenuos y no tuviéramos memoria.

Macron, el hombre para que nada cambie

12 junio, 2017

Fuente: http://www.eldiario.es

Los analistas no paran de insistir en el vuelco del panorama político francés, con el desplome de los partidos tradicionales. Es una verdad a medias porque el nuevo presidente, Emmanuel Macron, es un representante neto del poder económico y empresarial francés y de las políticas neoliberales europeas. Todos sus supuestos méritos revolucionarios son meras patinas estudiadas y explotadas para promover su imagen novedosa y moderna: joven, culto (titulado en Filosofía con una tesis sobre Hegel), sensible al arte (sus seis años de piano), romántico y fiel al amor (casado desde hace diez años con la profesora que conoció con 17, y 24 años más mayor).

Si se estudia la trayectoria de Macron se confirma que simplemente es un cachorro de las finanzas y las élites políticas tradicionales. Estudió en los jesuitas y con 16 años se trasladó a París y se formó en Sciences-Po (Instituto de Estudios Políticos de París), una fundación privada considerada grand établissement, un reconocimiento atribuido a algunos centros de enseñanza superior de prestigio. Posteriormente se forma en la Escuela Nacional de Administración (ENA), el granero de las élites políticas francesas. Una gran mayoría de los antiguos alumnos de la ENA controlan la vida política y económica en Francia, por lo que es criticada por su papel en la selección y reproducción de las élites y de la burocracia francesa.

Con solo 33 años, fue socio de la banca Rothschild. Allí Macron se hizo rico en poco tiempo, entró en Rothschild en 2008 y como directivo de esta banca fue encargado de uno de los mayores acuerdos del año: la OPA de Nestlé a una filial de Pfizer, lo cual le permitió convertirse en millonario. La transacción tuvo un valor de nueve mil millones de dólares.

En realidad Macron, como Joseph Fouché durante la revolución francesa y el periodo napoleónico, nunca tuvo partido. Su primera actividad política destacada tuvo lugar en 2008 como ponente de una comisión de expertos sobre el crecimiento económico, encargada por Nicolas Sarkozy y animada por el antiguo consejero socialista Jacques Attali. Esta comisión Attali permitió a Macron codearse con grandes empresarios, como el propietario de la compañía de seguros Axa, Claude Bébéar; el presidente de Nestlé, Peter Brabeck; o el gestor de fondos de inversiones Serge Weinberg. De hecho, este último fue quien lo promocionó como gerente asociado del Banco Rothschild en Francia.

Apoyó la candidatura de François Hollande en las primarias de 2011. En mayo de 2012 se convirtió en secretario general adjunto del Elíseo, cuya función es aconsejar al presidente de la República sobre cuestiones económicas. Macron reivindica una postura liberal. A él le achacan el giro que dio el Gobierno de Hollande en favor de las empresas.

Hollande le nombra ministro de Economía en agosto de 2014, lo que es considerado como una clarificación ideológica, al alejarse de la izquierda y adoptar ideas de derecha. Diseñó la controvertida política económica del presidente François Hollande hasta junio de 2014, que no tuvo nada de socialista provocando la impopularidad de Hollande por abandonar todas sus promesas progresistas. En sus dos años en el Elíseo, fue el encargado de mantener el nexo del presidente con los grandes patronos. También quien tuvo que calmar a las grandes fortunas, a las que Hollande quiso gravar con un 75% de impuestos pero que acabó con unas millonarias rebajas en impuestos y cotizaciones sociales de las empresas. En la campaña electoral Macron fue acusado de haber gestionado durante su Gobierno casos de empresas con las que había tratado anteriormente cuando fue banquero de negocios.

Cuando observa el hundimiento del presidente al que le diseñó la política económica, le abandona como ministro y crea un movimiento político, ¡En Marcha!, que coincide con sus iniciales y con el que alcanza la presidencia. “La honestidad me obliga deciros que ya no soy socialista”, dijo. Como si lo hubiese sido en sus decisiones políticas como ministro.

Para entonces ya Emmanuel Macron llevaba un tiempo poniendo en marcha –nunca mejor dicho– toda su maquinaria de seducción y contactos. El periodista Enric González revelaba que “durante sus últimos ocho meses en el cargo, entre enero y agosto de 2016, Macron gastó 120.000 euros en cenas celebradas en su apartamento privado, un ático acristalado ante el Sena encima del complejo ministerial de Bercy. Haciendo una división simple, salen 500 euros por noche. Los funcionarios de la oficina presupuestaria estaban asombrados. Comprobando facturas descubrieron que algunas noches había dos cenas, una detrás de otra. El movimiento de invitados y cocineros era frenético. Por el ático de Bercy pasó todo el que representaba algo en la política, las finanzas, la empresa, la comunicación y el espectáculo. Fue una gigantesca operación de seducción de la que surgió la red de apoyos que está a punto de llevarle a la presidencia de la República”.

El resultado es un candidato que despierta simpatía entre buena parte de los dirigentes del Cac40 (el Ibex35 de la bolsa de París). Le apoyan grandes empresarios próximos al socialismo francés, como Pierre Bergé (copropietario del diario Le Monde), y también una parte de la patronal tradicionalmente vinculada a la derecha, como el propietario del grupo de lujo Louis Vuitton (Bernard Arnault) o Vincent Bolloré (presidente de los grupos Canal + y Vivendi). Igualmente le respaldan los dirigentes de las nuevas compañías tecnológicas francesas y ha recibido el apoyo del fundador de la compañía de videojuegos Atari y empresario en el sector de la robótica, Bruno Bonnell; y del fundador de la web de citas Meetic, Marc Simoncini.

Macron aspira, de hecho, a presentarse “como el candidato del nuevo capitalismo francés, de un patronato más moderno y favorable a la globalización”. El periodista Enric Bonet señala que el equipo de campaña de Macron lo componen dirigentes de multinacionales francesas. Uno de los encargados de elaborar su programa en materia de seguridad y defensa es Didier Casas, el director general adjunto de la compañía de telefonía móvil Bouygues. Mediapart revelaba que en el núcleo duro de ¡En Marcha! se encontraban jóvenes del entorno del que fue director gerente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss Kahn. Dos agencias de comunicación trabajan habitualmente por el movimiento Little Wing y Jésus & Gabriel. Como se ve, todo “muy revolucionario”.

Al más puro estilo postrealidad de Donald Trump, a la semana de crear su movimiento, Emmanuel Macron dijo que ya contaba con 13.000 miembros, “uno cada 30 segundos”. El semanario Le Canard Enchaîné se encargó después de aclarar que lo que Macron llamaba miembros eran sencillamente los clics que había recibido su página.

En cuanto a las finanzas de ¡En Marcha! el encargado de la colecta de fondos de campaña fue Christian Dargnat, exdirigente del banco BNP Paribas, y Françoise Holder, cofundadora de la famosa cadena de panaderías Paul y exresponsable nacional del Medef (Movimiento de Empresas de Francia) es la delegada nacional. Según reveló el periodista Mathieu Magnaudeix, encargado de seguir la campaña de Emmanuel Macron en Mediapart, a principios de marzo, el movimiento disponía de ocho millones de euros obtenidos gracias sus 30.000 donantes privados. Aunque la mayoría de los simpatizantes dieron 50 euros, hubo más de 160 donantes que contribuyeron con más de 5.000 euros.

Los responsables de ¡En Marcha! reunieron una parte significativa de sus fondos a través de fiestas privadas muy chic en las que piden donaciones a los invitados. “En sólo una de estas cenas que se celebró en París pocos días antes de Navidad, ganaron más de 100.000 euros”, afirma Magnaudeix. Estos actos no sólo se han organizado en territorio francés, sino también en Londres, Nueva York e, incluso, hubo una fiesta en el acomodado distrito bruselense de Uccle, donde reside la mayoría de los expatriados fiscales franceses. “Dargnat ha hecho constantes viajes a Londres para recaudar fondos y Macron participó en tres actos privados durante un desplazamiento que hizo a la capital británica a finales de febrero”, recuerda el periodista de Mediapart. A través de un préstamo bancario de 8 millones de euros más las donaciones privadas, Macron “ha prácticamente alcanzado los 21 millones, el presupuesto máximo de un candidato a las presidenciales”. Gracias a sus contactos con las élites políticas y económicas, el joven “candidato alternativo” ha puesto en marcha toda una máquina electoral.

En cuanto a las propuestas políticas de Macron, nada diferente a la línea neoliberal dominante: aboga por más flexibilidad laboral, aumentar la jornada de trabajo, no excluye retrasar la edad de jubilación y, como la mayoría de candidatos de derecha, propone una revisión del Código de Trabajo (reforma laboral). Mélenchon había pedido a Macron que renunciase a su reforma laboral para atraer a los siete millones de votantes de la izquierda. Macron, sin embargo, se opuso. Con esas propuestas era comprensible que muchos obreros pensasen que no tenían nada que perder con Marine Le Pen.

Basta ver la espectacular subida de las Bolsas para entender con claridad lo que significa políticamente la victoria de Macron: otra batalla ganada más de los poderosos del sistema vendida como regeneración y renovación.

Como señaló Ignacio Ramonet en Le Monde Diplomatique, “el éxito de Macron se debe más a las circunstancias que a sus propios méritos. Porque una serie de acontecimientos imprevistos fueron eliminando a sus principales rivales potenciales. Los candidatos socialistas y conservadores estaban hundido por la corrupción. ¿Qué adversarios le quedaban a Macron? Esencialmente dos: Marine Le Pen y Jean-Luc Mélenchon. Ni el poder financiero, ni el poder empresarial, ni el poder mediático podían aceptar, por distintas razones, a ninguno de estos dos candidatos. Por eso, a partir del pasado mes de febrero, todo el formidable peso de los poderes fácticos se puso al servicio de Emmanuel Macron. En particular, los medios de comunicación dominantes –que en Francia están en manos de un puñado de oligarcas multimillonarios– se lanzaron en una frenética campaña en favor del líder de En Marche! Aportándole además un soporte financiero considerable. De tal modo que Macron, orador bastante mediocre y con un programa aún más confuso, fue imponiéndose en las encuestas como el probable vencedor”.

Lo cínico de Macron es que, después de haber sido banquero y ministro, contar con el apoyo de las grandes empresas y finanzas que le han proporcionado el máximo presupuesto para su campaña, se presentó a las elecciones afirmando abanderar “el desafío es romper con un sistema que no supo responder a los problemas de Francia desde hace más de 30 años”.

Pero en el fondo, Emmanuel Macron es más de lo mismo: un hombre de diseño al gusto del marketing que ha estado en el lugar adecuado en el momento justo. Y su propuesta, en pocas palabras, como diría el conde de Lampedusa: cambiarlo todo para que nada cambie.

Perlas informativas del mes de mayo 2017

11 junio, 2017

Fuente: http://www.eldiario.es

Internacional

Ataque chavista

Así ataca el chavismo, subiendo un 60% el salario mínimo ( El Mundo, 1 de mayo). No tienen escrúpulos ni piedad.

Chavismo ataque

Salvado por ser de Efe

El  2 de mayo El Español difunde el vídeo donde los manifestantes opositores venezolanos agreden a un fotógrafo de prensa. Le zarandean, le golpean, le intentan quitar la cámara y finalmente logra enseñar su credencial. Entonces los opositores que la comprueban gritan “agencia Efe, de España”, para conseguir que los más agresivos cesen su violencia. La pregunta sería: ¿y si el periodista hubiese sido de un medio cubano? ¿Qué le hubiera pasado?

Manifestante envuelto en llamas

Así era el titular de France-Presse el 3 de mayo. El pequeño detalle de que el manifestante se incendia él mismo al intentar quemar una moto de la policía se obvia. Mejor presentan la noticia así y algún lector pensará que arde por la represión policial.

FRANCE PRESSE MANIFESTANTE EN LLAMAS VENEZUELA

¿Y si dieran un golpe?

Mira qué demócrata es la presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid. El 4 de mayo en 13TV Victoria Prego pregunta al padre de Leopoldo López si hay algún sector del Ejército que pueda dar un golpe de Estado contra Nicolás Maduro. Al fin y al cabo, lo que hacía Prego era unirse a la petición del golpismo de la esposa de López.

Lilian golpe

Los que mataron al músico

A primeros de mes fueron noticia mundial las duras declaraciones del director de orquesta Gustavo Dudamel contra el Gobierno de Nicolás Maduro. Dudamel, estrella mundial de la música clásica, se indignaba tras la muerte de un joven violinista del Sistema Nacional de Orquestas mientras se manifestaba contra el Gobierno venezolano. La versión unánime es que moría abatido de un tiro víctima de la represión.

Días después se supo que las fuerzas del orden no tuvieron nada que ver su muerte, fue provocada no por una bomba lacrimógena ni una bala policial sino por una pequeña esfera metálica cromada de ocho milímetros de diámetro que impactó en el cuello del violinista. Con casi toda seguridad el proyectil no fue disparado por la policía, sino por los propios manifestantes. Ya eso los medios no lo contarían, y si lo hicieron, como La Vanguardia el 7 de mayo, fue en el noveno párrafo de una información con un título indefinido: “La verdad sobre el caso del violinista muerto”.

El secreto de Estado

El 16 de mayo todos los medios se limitaban a reproducir una noticia de The Washington Post y la titulaban de forma similar: “Trump reveló información de alto secreto a los rusos”. Con solo leer el titular, la conclusión se limitaba a que, una vez más, el presidente estadounidense había cometido una irresponsabilidad muy grave que dejaba en evidencia su connivencia con Rusia y Putin.

Pero si se leía la noticia completa descubríamos que lo que había revelado Trump a Rusia era que ISIS planeaba atentar en aviones con explosivos situados en ordenadores portátiles. No parece que sea ninguna irresponsabilidad advertir de ello al gobierno de otro país, también amenazado por el terrorismo islamista. A no ser que odies más a Rusia que a ISIS.

Trump revela alto secreto

Tiro pacífico

Atentos al pie de foto de esta noticia del diario argentino La Mañana de Neuquen el 16 de mayo. Nos viene a decir que es verdad que un policía recibió un tiro en la cabeza pero la protesta fue pacífica.

pacífica con tiro

Presidente o régimen

En un mismo día, el 19 de mayo, El País nos aclara que el Gobierno de derechas de Brasil es el del presidente brasileño Temer y el Gobierno de izquierdas de Venezuela es el régimen de Maduro.

El País Temer
El País Maduro

Lo resguardan

Fíjense si hay control y censura del Gobierno venezolano contra los medios que un periódico de ese país ( Correo del Caroní, 22 de mayo) para contar que los opositores secuestran al directivo de una empresa por ser chavista dice que lo “resguardan”. ¿Recuerdan cuando ETA resguardó a Ortega Lara?

Resguardan

Película censurada

Así titula El Mundo el 23 de mayo: “‘El inca’, la película censurada en Venezuela gana la batalla legal y volverá a las salas de cine”. Evidentemente, uno entiende por censura una medida gubernamental que impide la libertad de expresión. Sin embargo, al leer la noticia se descubre que la supuesta censura a la que estaba sometida la película era una “sentencia judicial dictada el pasado mes de febrero como consecuencia de un amparo constitucional introducido por los familiares de Edwin ‘El Inca’ Valero”. Es decir, fue la familia del protagonista de la película, el fallecido boxeador venezolano Edwin Valero, la que pidió a la Justicia que no se emitiera la película.

Rusia nos provoca

Uso un tuit de Víctor García Guerrero en el que destaca un titular de El País el 23 de mayo. España manda tanques a 3.600 kilómetros de su territorio pero la “provocadora” es Rusia.

Provocadora Rusia

Muera Peter Handke, viva Peter Handke

Algunos recordarán cómo los medios crucificaron al escritor austríaco Peter Handke por denunciar los independentismos yugoslavos y acusar a la OTAN y a Occidente de criminalizar a Serbia y a Milosevic. Pues bien, ahora, con lógica coherencia, critica el independentismo catalán y los mismos medios los ensalzan al unísono el 23 de mayo: El País, ABC, El Mundo, La Razón.

Handke

Falsa masacre

Y seguimos con Venezuela. El 24 de mayo el periódico El Nacional, el de mayor tirada en Venezuela, informaba de una masacre con 15 muertos en la localidad de Socopó, y responsabilizaban al ejército. Para ilustrarla incluyeron una foto de México de 2009. No pudieron tener foto de la masacre de Venezuela porque la noticia resultó ser falsa.

Masacre Venezuela
Masacre México

Modelitos de Ariana Grande

Bueno, vale, han matado a 22 personas en un atentado, pero aprovechando que era un concierto de Ariana Grande nosotros os vamos a presentar los modelitos de la cantante.

Telva Ariana Grande

Manifestaciones en Venezuela

El 24 de mayo el telediario de TVE emite la noticia de que la oposición antichavista vuelve a convocar movilizaciones y, a continuación, saca imágenes de una manifestación de partidarios del Gobierno. Quizás porque era la forma de que saliesen manifestantes pacíficos. Días después, en el informativo de Tele5 del 30 de mayo, aparecen unos manifestantes opositores quemando motos de policías en Venezuela y Tele5 dice que los manifestantes “responden” a la represión. ¿Se imaginan diciendo lo mismo ante las imágenes de la izquierda abertzale quemando una moto de la Policía Nacional?

Convertir multa en donación

El 31 de mayo leíamos esta noticia en varios medios españoles, por ejemplo en La Voz de Galicia: “Zara aportará 1,5 millones de dólares para combatir la esclavitud y la explotación infantil en Brasil”. ¿Suena tierno verdad? Lo que no suena tan tierno es que ese dinero no es una aportación filantrópica y solidaria de Amancio Ortega, es una multa de la fiscalía brasileña por utilizar ese trabajo esclavo. Se puede contrastar con el titular de la agencia Efe, mucho más preciso.

Zara La voz de Galicia
Zara Efe

España

No lo quiere nadie

La vicepresidenta de la Asociación Nacional de Vendedores de Prensa envió una carta al diario El País en nombre de todo el sector anunciando que “la inmensa mayoría de nuestros asociados han declarado a El País, As y Cinco Días como periódicos no gratos” ( El Confidencial, 6 de mayo). El motivo es que Prisa ha firmado un acuerdo de distribución con Amazon. En conclusión, que el diario El País no lo quieren ni los que ganaban dinero vendiéndolo.

Día de la Madre

Así celebraban el ABC y El Español el Día de la Madre, 7 de mayo. Luego algunos medios expondrán ejemplos casposos de referencias a ese día, pero nunca de ellos mismos.

ABC punto de cruz el día de la madre
El Español madres cañón

Pluralidad de prensa

Lo tuiteaba Pérez de Albeniz el 3 de mayo. Estos eran los titulares de portada de El País:
– Cifuentes: “El tiempo de los corruptos ha terminado”.
– La oposición venezolana se rebela contra el golpe de Maduro.

Y los de El Mundo:
– Cifuentes: “El tiempo de los corruptos ha llegado a su fin”.
– La oposición sale para que Maduro no liquide la democracia.

Es una muestra de la pluralidad de prensa que disfrutamos en el quiosco.

Periodismo de investigación

Ahí está, el director de Periodista Digital, en la vanguardia del periodismo de investigación ( Periodista Digital, 3 de marzo).

macizas sin bragas

Lo que interesa a las mujeres

Si eres mujer, estos son los temas que te interesan según la sección YoDona de El Mundo el 7 de mayo.

yodona El Mundo

Sentirse femenina

¿Qué debe hacer una mujer para sentirse femenina? Pues comprar ( El Mundo, 12 de mayo).

sentirse femenina

Lo importante

Unos trabajadores llevan cuatro meses sin cobrar pero la noticia en los medios españoles es que el aeropuerto de Ibiza está sucio porque lo publica The Sun en el Reino Unido ( Diario de Ibiza, 21 de mayo).

Hora canaria

Entrevistado en el 30 de mayo en el programa de televisión El Intermedio, el diputado de Nueva Canarias Pedro Quevedo dice que no llegará tarde al día siguiente al Congreso a votar los presupuestos porque él siempre lleva en su reloj la hora canaria, una hora menos, y por eso llega antes. Pues si lleva la hora canaria quiere decir que va una hora detrás de la península y, precisamente por eso, llegaría tarde.

Pascual Serrano es periodista. Su último libro es “ Medios democráticos. Una revolución pendiente en la comunicación“. Akal.
www.pascualserrano.net

Cuando el azúcar de comercio justo paga carreras universitarias

10 junio, 2017

Fuente: http://www.eldiario.es

Pagarse una carrera no es fácil en Paraguay. Ni Olga, Alba o Heliodoro pudieron hacerlo. Los tres pasan de los cuarenta y son productores de caña en una pequeña ciudad del país, Arroyos y Esteros, que vive de la producción de azúcar. El panorama es diferente para sus hijos, que o bien ya están cursando educación superior o bien podrán hacerlo pronto. El mismo azúcar que a sus familias apenas les dio para una vida humilde es el que ahora paga carreras universitarias o el que está cambiando la vida del pueblo.

Todo cambió en 2005, cuando cientos de pequeños productores de caña unidos en la cooperativa Manduvirá consiguieron tener una fábrica propia y vender el azúcar libremente bajo el sistema de comercio justo.

“En Paraguay las grandes fábricas son propiedad de familias y llevan así desde hace décadas. El caso de Manduvirá es muy diferente, son pequeños productores unidos en una cooperativa”. El ingeniero al mando de la fábrica de Manduvirá, Arnaldo Molina, resume el proyecto en apenas dos frases. El trabajo con entidades de comercio justo permite a Manduvirá pagar más a los productores que venden su caña y también abonar salarios más altos a sus trabajadores. El resultado es que el producto que los consumidores encuentran en sus estanterías suele ser más caro que el azúcar convencional. Y que Manduvirá se ha convertido en la tercera exportadora de azúcar de Paraguay.

Heliodoro Andrés tiene 52 años y su historia ilustra hasta qué punto el comercio justo ha influido en la vida del pueblo. Trabajaba como electricista en la fábrica más cercana y allí vendía la caña que salía de sus cinco hectáreas. Cuando conoció el proyecto de Manduvirá quiso sumarse. “Me gustó la idea de una fábrica que fuera de los productores porque donde yo estaba era todo del patrón, no había posibilidad de dar ninguna opinión. Aquí se puede ayudar desde adentro, es algo nuestro, nuestra cooperativa y nuestra fábrica, que mañana será de nuestros hijos”, recuerda.

Ahora, además de ser socio productor, trabaja como electricista en Manduvirá. Su sueldo se ha triplicado respecto a su trabajo anterior y recibe más dinero por la caña. “Mi vida ha cambiado por tener un ingreso asegurado. Aquí se paga mejor y se trata mejor. Miro atrás y veo lo que he conseguido. Ahora tenemos una camioneta y dos motos, hemos mejorado la casa”, dice rotundo. Su esposa y él ya tienen un ahorro escolar para pagar la universidad de su hijo mayor y este año empezarán a ahorrar para el segundo.

“Buscamos que los empleados se impliquen en lo que están haciendo, no queremos que sean indiferentes. Les enseñamos qué buscamos y para eso les capacitamos”, apunta Arnaldo Molina.

La fábrica de la cooperativa azucarera Manduvirá.
La fábrica de la cooperativa azucarera Manduvirá.

De las 22.000 personas que viven en Arroyos y Esteros, 1.500 son socias de la cooperativa, que emplea a entre 200 y 300 trabajadores en función de la temporada. En total, estiman que el 60% de la actividad económica de la localidad y su entorno tiene que ver con Manduvirá.

Fue una huelga masiva la que permitió a los productores negociar con las empresas, primero los precios que se pagaban por la caña y, más tarde, el disponer de una fábrica propia que les liberara de ataduras. “Teníamos el sueño de cambiar esto, de tener nuestra fábrica y exportar nuestro azúcar. Nos pagaban incluso la mitad de lo que se pagaba en otros sitios. Nos dijeron que estábamos locos por intentar esto, pero lo conseguimos”, recuerda satisfecho el gerente de Manduvirá Limitada, Andrés González. Para que la huelga pudiera sostenerse en el tiempo, los productores hicieron una caja de resistencia para mantener los más vulnerables durante las semanas sin ingresos.

Impacto en la comunidad.

Llueve y Alba Velázquez mira afuera desde el quicio de la puerta de su casa. Tiene 42 años y vive en Arroyos y Esteros desde pequeña. “El comercio justo me beneficia en el precio y en las primas que se dan, un porcentaje que se reparte una vez al año entre todos los productores. Hay otra empresa cerca, pero pagan mucho menos y hay más diferencias. Aquí participo en las actividades de la cooperativa, voy a charlas y ahora estoy en la Junta Electoral”, dice. Su plantación de dos hectáreas de caña mantiene a la familia, aunque su marido trabaja en el arreglo de caminos y completa los ingresos familiares.

Su hija mayor trabaja en la cooperativa y está en tercer año de contabilidad. Sus otros dos hijos aún van al colegio. Ella corre con todos los gastos de su carrera, si no, “hubiera sido difícil pagarlo”. “Hubiéramos hecho cualquier cosa, malabares”, asegura.

La cooperativa da empleo a muchos hijos de productores: desempeñan labores administrativas o técnicas para sacarse un sueldo y pagar sus estudios. Es el caso de Alejandra Godoy, que con 22 años trabaja en el área de proyectos mientras estudia Ciencias Contables. Sus padres viven de la caña y de la venta de hortalizas del huerto. “En el futuro me encantaría adquirir mi propio terreno y cultivar caña. A raíz de lo que han hecho mis padres quise seguir con esto. Pero hice la carrera porque creo que no me puedo quedar solo ahí”, cuenta Alejandra.

Para Petronia Bernal, de 50 años, la caña de azúcar es su vida. Ya sus padres se dedicaron a cultivarla y, más tarde, su marido y ella se dedicaron a cuidar esas ocho hectáreas de tierra. “Hay progreso, los hijos estudian, van a la universidad, mejoramos nuestras casas y nuestras condiciones de vida. La mayoría de los hijos de productores van a la universidad, en nuestra generación eso casi no pasaba”, reflexiona Petronia. Sus hijos tienen estudios superiores y ella ha abierto una pequeña tienda pegada a su casa.

El éxito de Manduvirá ha hecho que otras cooperativas de comercio justo surjan en la ciudad. Es el caso de Montillo, que usa su caña de azúcar para elaborar ron orgánico, o el Arroyense, también dedicada al azúcar. Un comité que integra a miembros de todas las cooperativas trata ahora de que Arroyos y Esteros sea declarada la primera ciudad de Paraguay por el comercio justo, un compromiso que implicaría el apoyo institucional y el fomento del consumo de este tipo de productos en la comunidad, aún muy desconocidos.

De la clase de teatro a la planificación familiar.

Pero, ¿qué implica exactamente que los compradores sean entidades de comercio justo? El sello Fairtrade, una de las certificaciones internacionales más reconocidas para constatar que los productos son efectivamente de comercio justo, establece unos precios mínimos para cada producto y zona que sirve de guía para los compradores. “Pagamos un precio que cubre los costes de producción y que cubre el coste de la vida en función de la región y del producto. El precio de comercio justo siempre supera el precia de mercado”, explica Marta Mangrané, de la organización Ideas, que apoya a Manduvirá y que es una de las entidades que compra su azúcar en España.

El precio no es el único factor que hace que un producto sea considerado de comercio justo. Las entidades productoras deben respetar los derechos laborales y no valerse de trabajo infantil, estar comprometidos con la igualdad de género y reinvertir parte de sus beneficios en el bienestar de la comunidad o de la plantilla. Es lo que se llama la prima de comercio justo: en Manduvirá una parte de esa prima se reparte anualmente entre los productores y otra parte financia actividades o servicios de mucho valor para el pueblo.

Preparación de los sacos de azúcar para ser transportados.
Preparación de los sacos de azúcar para ser transportados.

Las instalaciones de la autoridad local alojan cada lunes la primera clase de teatro que se ha organizado en la historia de la ciudad. Es la cooperativa la que financia una parte a través de esa prima de comercio justo. Doce chicas ensayan expresión corporal y dramatización de textos.

Unas calles detrás, en el patio de las oficinas de Manduvirá, la cooperativa hace el reparto anual de kit escolares para los hijos de los productores: calzado, algo de ropa, material escolar, una mochila… La cooperativa busca apoyar la escolarización en un país donde del abandono de los estudios es muy frecuente. El trabajo con los niños también se centra en la nutrición. “Nuestra idea es que haya un consumo responsable de azúcar y que la gente tenga una alimentación saludable. Hacemos incidencia para que en los colegios no se vendan golosinas o bebidas carbonatadas”, asegura el gerente de la cooperativa, Andrés González.

Las actividades en las que Manduvirá invierte su prima incluyen también charlas y talleres sobre liderazgo, educación financiera, cuidado del entorno o planificación familiar. La cooperativa financia también parte de un consultorio médico y servicios odontológicos y oftalmológicos a los que puede acudir cualquiera pero que tienen un precio especial para los cooperativistas. Para muchos, la única posibilidad de acceder a un crédito es acudir a la cooperativa.

“Es una cadena que va beneficiando a toda la comunidad. Hay una convicción de eso en la cooperativa, también los que no son socios ven el impacto positivo que esto tiene”, dice la productora Petrona Bernal. La socia matiza que no siempre todo es “de color de rosa”. El precio del azúcar a veces sube, otras baja, y los productores no siempre quedan del todo satisfechos. En su tienda, el kilo de azúcar de la cooperativa cuesta cerca de un euro (seis mil guaraníes); en un supermercado la misma cantidad de una marca convencional puede costar la mitad.

Cultivo orgánico para competir.

El encargado de la fábrica, Arnaldo Molina, señala una de las cartas con las que juega Manduvirá para ser competitiva: todo su azúcar es de cultivo orgánico, algo poco frecuente en el país y que les ayuda a posicionarse en el mercado internacional. “Estamos haciendo un buen azúcar y tenemos aceptación en el mercado. Queremos aumentar la producción y ampliar la fábrica”, dice el ingeniero Arnaldo Molina, que está ya al final de su carrera laboral y que durante décadas trabajó para grandes productoras convencionales.

A día de hoy, de la fábrica salen mil toneladas de azúcar al día. Su producto llega a 25 países de todos los continentes, aunque su principal comprador es Alemania. El 80% del azúcar que exportan va directamente a la industria para elaborar, a su vez, otros productos de comercio justo, como galletas o chocolate. Su reto ahora es llegar directamente a la hostelería. Para ello están, por ejemplo, diseñando azucarillos que consumir con el café o las infusiones.

El gerente, Andrés González, se lamenta por los aranceles de entrada a Europa. “Nosotros competimos con calidad y con principios”, se resigna. Consciente de que el consumo de azúcar está en el punto de mira, la cooperativa está apostando por fomentar la producción y venta de frutas y verduras orgánicas, que muchos de sus productores también cultivan en sus huertos.

NOTA: El viaje de la redactora a Paraguay y toda la cobertura ha sido patrocinado por la cooperativa Ideas de Comercio Justo a través de un proyecto financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid)

Sofía Casanova, una reportera en la Gran Guerra

9 junio, 2017

Fuente: blogs..elpais.com/historias

Por: María José Turrión | 23 de enero de 2014

Sofia_casanova_cara

Junto con Emilia Pardo Bazán y Concha Espina, la gallega Sofía Casanova forma parte de la tríada de mujeres que, en el 75 aniversario de la aparición de la revista Blanco y Negro, figuran entre los escritores, poetas y periodistas seleccionados en el especial dedicado a las letras que se publica. Entre ellos, Rafael Alberti, Antonio Machado, Ramón Gómez de la Serna, Ramón Pérez de Ayala o Juan Ramón Jiménez, un elenco importante de la cultura española. De las 33 figuras incluidas en el cuadro de honor del suplemento, solo se reseñan estas tres mujeres.

Si Pardo Bazán y Concha Espina son mujeres ampliamente conocidas en la sociedad actual, no ocurre lo mismo con Sofía Casanova, y ello a pesar de los interesantes actos, estudios y escritos realizados por particulares en los últimos años, como la biografía que escribe Rosario Martínez Martínez, o la organización de actos por parte de instituciones como, la Casa del Lector y el Instituto Polaco de Cultura que en fechas recientes hicieron un homenaje a la escritora en forma de mesa redonda. También en el último año se ha estrenado el documental A maleta de Sofía, película que narra una parte de la vida de la autora. Asunción Bernárdez Nodal, en Sofía Casanova en la I Guerra Mundial: una reportera en busca de la paz de la guerra, realiza un estudio del pacifismo en su obra, desde la óptica cristiana y desde su condición de mujer.

Sofía Casanova sin embargo fue ampliamente conocida y también reconocida por sus contemporáneos. En 1906 es elegida miembro de la Real Academia Gallega. Se la agasajó en vida. Sus conferencias fueron aplaudidas por hombres y mujeres. El hecho de ser la única española en las conflictivas Tierras de sangre, dispuesta a narrar sus peripecias, sus posturas personales frente a los conflictos, sobre todo el de la I Guerra Mundial y la Revolución rusa, hizo que fuera tratada de heroína, al convertirse como en alguna ocasión se la ha llamado en “notaria de la realidad”.

Primera guerra mundial.-9

I Guerra Mundial, 1914-1918.

Fue una mujer culta, muy conocida en los ambientes literarios de la época. De profunda tradición católica, mantuvo posturas a favor de Franco durante la Guerra Civil Española. En diciembre de 1938, declaraba a La Voz de Galicia, con ocasión de su marcha a Varsovia, que estaba convencida de que el golpe de Estado provocado por un sector del Ejército traería momentos de desarrollo y esplendor a España: “Creo en el caudillo como se cree en un ser superior, y la suerte de España guiada por él será la más grande y más fecunda de nuestra historia”. Este apoyo, que se contradice en ocasiones con su experiencia vital y profesional, no explicaría el porqué la dictadura la olvidó después de esa manera. Ni sus novelas, ni sus poesías, ni sus artículos periodísticos, de gran agudeza en sus análisis políticos, lograron sobrevivir a la segunda mitad del siglo XX. En realidad, no lograron sobrevivir al nazismo.

En desacuerdo con la República y profundamente monárquica, rompe con ABC, de cuya cabecera fue cronista durante la I Guerra Mundial y la Revolución rusa, cuando a la edad de 80 años manda su primera crónica después de la invasión polaca de 1939. Con gran esfuerzo por su ceguera, consigue escribir un artículo que, como única respuesta por parte del director del periódico, Luca de Tena, obtiene la negativa a publicar “nada que vaya en contra de los alemanes”. En palabras de su nieto, esta respuesta constituyó una muerte en vida. Desengañada de los suyos y atrapada en el totalitarismo que sufrió Polonia, primero nazi y después soviético, Sofía fue apagándose en su longeva y apasionante existencia.

Sofía Casanova, en realidad Sofía Guadalupe Pérez Casanova (A Coruña, España, 1861-Poznan, Polonia 1958), fue una escritora de novela y poesía, autora de obras de teatro y cartas. Fue también traductora, hablaba cinco idiomas, y publicaría además de en España, en Francia, Polonia y Suecia. Trabajos que compaginó con el periodismo, escribiendo artículos para los periódicos ABC, El Liberal, La Época y El Imparcial entre otros, y fuera de nuestras fronteras  en el New York Times o en la Gazeta Polska. Aunque Carmen de Burgos fue pionera, como mujer, en el reporterismo de guerra, al cubrir para el Heraldo de Madrid la guerra de Marruecos en 1909, Casanova lleva a cabo la corresponsalía de la I Guerra Mundial y la revolución rusa de 1917. Realiza una entrevista a Trotski, más propia de una aventurera reportera contemporánea que de una católica conservadora de su época: “Cuando hace cuatro días me decidí en secreto de mi familia a ir al Instituto Smolny, una nevada densa y callada, caía sobre San Petersburgo. Deseaba y temía ir –porqué no confesarlo– al apartado lugar donde funcionan todas las dependencias del Gobierno Popular… Obscuras [sic] las calles resbaladizas como vidrios enjabonados y completamente solitarias a aquella hora –cinco de la tarde- tras muchos tumbos encontramos un iswostchik somnoliento en el pescante del trineo…” Sofía, en compañía de Pepa, la señora que le acompañó desde Galicia en su periplo polaco, logró entrar en el Palacio Smolny sin ningún impedimento, solo el propio rechazo y el miedo que le provocaban los marxistas, entonces llamados maximalistas. Realizó la entrevista a Trotski, ministro de Asuntos Extranjeros, y a quien Sofía consideraba como la persona más interesante de las que rodeaban a Lenin.

Th
Asalto al Palacio de Invierno de San Petersburgo en noviembre de 1917.

Gran viajera, en el sentido más completo y complejo de la palabra. La oportunidad de viajar y aprender idiomas le vino al casarse con el diplomático Wincenty Lutoslawaski. Con él, noble terrateniente polaco, diplomático y filósofo, que había venido a Madrid a estudiar el pesimismo en la literatura española, y recién casada se traslada a Polonia en 1887. Desde entonces, llevará su Galicia natal en el alma, también las tertulias y reuniones literarias, a las que le había dado acceso Ramón de Campoamor, quien además fue el que le presentó a su futuro marido en una de estas reuniones. En estas tertulias, frecuentaba la amistad de Blanca de los Ríos o de Emilia Pardo Bazán. Sin embargo, su vida quedará prendida para siempre y atrapada en un país, Polonia, y, como él, padecerá y quedará presa de los totalitarismos alemán y soviético.

El hecho de vivir en primera persona los grandes conflictos de la Europa del siglo XX, la hizo tomar parte en ellos. Fue esencialmente una defensora a ultranza del nacionalismo polaco, país por el que sintió una gran admiración y devoción. Una Polonia que desde 1795 estaba fragmentada y dividida entre Rusia, Austria y Prusia, y que está de manera continua presente en sus escritos. El 7 de abril de 1916, publicaba María de Echarri en La Acción, unas palabras de la escritora, en las que Sofía trataba de enmendar la plana al cronista de prensa Schneider:

“Siento viva satisfacción en que la causa de Polonia se conozca extensamente en mi Patria… Polonia, mayor seis veces que Bélgica, es, de todos los pueblos mínimos arrasados y engañados por los grandes en el cataclismo actual, del que menos se habla públicamente en la Europa beligerante y la de los neutrales. Yo creo que hará obra de justicia y propaganda de la verdad, quién de a conocer, al menos en las naciones neutrales, la significación internacional de Polonia, sus aptitudes de self governements, su cultura y su indomable voluntad de vida independiente… Rompa usted señor Schneider, una lanza en pro del porvenir de Polonia, pero teniendo ‘solo’ en cuenta su ‘vivo’ e ineludible interés nacional, no los intereses de los imperios centrales o del coloso ruso, que argumentan con la fuerza de sus cañones”.

También la vemos alentando a la mujer española a ocupar un lugar en la vida pública para “mejorar, suavizar y engrandecer” la sociedad. Entendiendo la importancia de la educación de la mujer en la cultura y en la sociedad de un país:  “Nada hay que dé tan exacta idea de la cultura de un pueblo como la situación que en su sociedad ocupa una mujer. La instrucción de esta, que es factor importantísimo en el desarrollo general, se cuida extremadamente en Polonia. El estudio de los idiomas forma parte principalísima del programa educativo… la gran mayoría de las educandas habla y escribe cinco y seis lenguas europeas”. Lo escribía Sofía en 1926, aún no se había proclamado la II República en España, momento en el que llegaron algunos hitos importantes para el desarrollo de la mujer española y sistema frente al cual demuestra abierto rechazo. Mucho antes, ella había fundado el Instituto de Higiene Popular y fue condecorada con la Gran Cruz de la Beneficiencia.

Horrorizada por las atrocidades de la I Guerra Mundial, que la sorprende en la hacienda familiar de Drozdovo en Polonia, y que al ser invadida por los alemanes da lugar a una diáspora familiar que la aísla de los suyos. En estas circunstancias decide dedicarse al cuidado de los heridos, en los hospitales del frente y retaguardia. Experiencia que volcará en sus artículos, crónicas y conferencias, dando a conocer los desastres de la guerra y también la importancia y la defensa del papel de la mujer en la sociedad. 6a00d8341bfb1653ef01a51059043b970c

Estaba convencida de que la intrusión de la mujer en el escenario público aligeraría a las sociedades de la violencia y agresividad. Una agresividad que conoce de cerca cuando trabaja para la Cruz Roja. Es entonces cuando vive una de sus peores experiencias al ser destinada, en compañía de otras enfermeras, a recoger a 700 soldados heridos en el frente de batalla. Marcha en tren a la ciudad de Skierniewice en un recorrido difícil y duro en el que los aldeanos les advertían de no poder seguir avanzando sin riesgo de caer en manos de los alemanes: “Por el lado izquierdo aparecía todo el horizonte enrojecido por el intensísimo fuego, que no cesaba ni un instante, por el lado derecho la Rusia blanca y silenciosa… Y por fin llegamos a Skierniewice. ¡Cómo estaba aquello, Dios mío! Heridos, muertos, terror”. Y sin embargo Sofía todavía recuerda con mayor horror los últimos meses de 1915: “Cuando la ola de hambrientos, de famélicos, de extenuados, no nos dejaban curar a los cuatro o cinco mil heridos que recibíamos a diario”. Por aquel entonces ella y su familia se alimentaban de pan negro amasado con paja. Por la labor que hizo en los hospitales durante la I Guerra Mundial, fue condecorada por el zar Nicolás II con la Medalla de Santa Ana.

Vivió de cerca la revolución rusa y la lucha entre los partidarios de Trotsky y de Lenin. Se conmovió profundamente con el asesinato de la familia del zar, con los encarcelamientos de obispos católicos, las purgas y asesinatos, todo ello la llevaría a ser una anticomunista convencida. La revolución de Octubre, además de en sus crónicas y artículos periodísticos, quedará reflejada en De la revolución rusa de 1917; La revolución bolchevista. Diario de un testigo y En la Corte de los Zares. Del principio y del fin de un imperio.

En este año que se recuerda el centenario del inicio del gran conflicto bélico que supuso la I Guerra Mundial, cabe ocuparnos de una mujer inusual para su época, una escritora y reportera atrapada en la crudeza de las grandes guerras y conflictos del siglo XX, que murió casi centenaria, ciega y olvidada  en la gélida Polonia soviética.

“Soy la única mujer española que vengo de aquellos lugares de desolación y muerte, en donde los hambrientos cavan sus fosas y en ellas se matan con sus mujeres e hijos”.

En la puerta tengo a mil como tú

8 junio, 2017

Fuente: http://www.eldiario.es

La semana pasada,  El Confidencial publicó un artículo sobre la situación de los stagiers en los restaurantes más prestigiosos de España. Para las que andemos perdidas, un  stagier es, en francés, un “aprendiz de cocina”.

En dicho artículo, varios exaprendices narran sus experiencias, que incluyen jornadas de como mínimo 12 horas, sin apenas descansos, con muchísimo estrés y en su inmensa mayoría sin remunerar.

Esto tampoco dista demasiado de las experiencias que hemos podido vivir quienes hemos trabajado en el sector a mucho más bajo nivel, donde las horas infinitas a cambio de un suelo ínfimo (y en negro) son el pan de cada día, sobre todo cuando el curro es temporal, como los meses de verano. Hay algo, sin embargo, que ha hecho que esto indigne a la opinión pública hasta el punto de seguir siendo un tema recurrente en las redes una semana después, y es el hecho de que restaurantes donde el cubierto puede costar más de 300€ recurran a una numerosa y constante mano de obra sin remunerar.

No sólo eso, sino que Jordi Cruz (uno de los miembros del jurado de Masterchef y ganador de dos estrellas Michelín) salió de esta guisa a defender la existencia de becarios sin cobrar: “ Un restaurante Michelin es un negocio que, si toda la gente en cocina estuviera en plantilla, no sería viable. Tener aprendices no significa que me quiera ahorrar costes de personal, sino que para ofrecer un servicio de excelencia necesito muchas manos. Podría tener solo a 12 cocineros contratados y el servicio sería excelente, pero si puedo tener a 20, será incluso mejor. Las dos partes ganan”.

Lo que nos está diciendo -sin darse ni cuenta- el dueño de un flamante palacete de 3 millones de euros es que el modelo de su negocio no funciona si tiene que pagar a quienes lo hacen posible. No conforme con esto, describió la experiencia como “un privilegio” (no para él, ni mucho menos, sino para los que curran de 12 a 16 horas gratis), puesto que “aprendes de los mejores” y “te dan un alojamiento y comida”.

Con todo y con eso, hay algo en las excusas de Jordi Cruz que no encaja. Si con 12 cocineros el negocio funciona pero con 20 ya no es viable, sólo caben dos alternativas lógicas posibles: o es mentira, y sí que puedes pagar a los 20 que te sacan el trabajo con el que te lucras (pero tú tendrías que conformarte con ganar menos de lo que ganas), o bien tu modelo de negocio realmente no funciona, y estás apropiándote de riquezas que salen del lomo de otros. Ambos escenarios sólo pueden venderse luego como casos de éxito en un sistema capitalista como el nuestro, que ve a estos chefs (o inserte aquí cualquier tipo de empresa que recurra a esta práctica) como mentes brillantes, como talentos que merecen palacetes; como personas, además, que han de tomarse como ejemplo para adiestrar a la población y enseñarles que el trabajo y el esfuerzo da sus frutos. Da igual si la explicación al “problema” con el que se encuentra Cruz y similares es una u otra, porque el resultado es el mismo: es legal, ergo está bien. Y va más allá: ¿la parte donde se hacen jornadas de más de 12 horas no es legal? Bueno, está socialmente aceptado que trabajemos más tiempo a cambio de nada, ergo está bien también. Total, quienes son demonizados al final nunca son los explotadores, sino los explotados, que siguen percibiéndose como la ley del mínimo esfuerzo aunque las estadísticas insistan en que la mayoría  no faltan a trabajar ni cuando están enfermos.

Como bien cuentan además, la lista de gente intentando entrar para tener el “privilegio” de trabajar bajo presión más de 12 horas al día sin ganancia alguna es interminable, facilitado entre otros por las escuelas de hostelería, que suministran un goteo constante de trabajadores y trabajadoras, con poca experiencia y bajo la promesa de que es una oportunidad única; y es que ahora es inevitable tragar para poder recoger los frutos después. O no recoger nada, pero esta parte no te la cuentan, claro, para ese “después” tú has dejado de importarles.

Bajo el argumento liberal de que quien está ahí es porque quiere (frase manida y además falsa: quien está ahí porque quiere es el explotador, no quienes buscan alternativas al futuro digno que les han robado) intentan justificar lo injustificable, ya que si alguien es indispensable para que el negocio siga adelante (o para que el precio del producto sea lo elevado que en este caso es), no está ahí para aprender, está para trabajar, para producir, y el trabajo se remunera.

No hace falta ser muy avispado para entender que la libertad que defiende el liberalismo es sólo la que tienen los privilegiados, que pueden explotar, o pueden despedir cada vez más barato, o pueden malpagarte, o pueden incluso no pagarte en absoluto. Hasta pueden amenazarte con su frase estrella “si no te gusta, en la puerta tengo a mil como tú”. Eso sí que es libertad para decidir, cuando el sistema te facilita un amplio abanico de oportunidades, a cual más inmoral, dicho sea de paso. Y de esa libertad hablan los liberales, la de los de arriba. Si hablamos de currantes, esa libertad se torna en un “tienes dos opciones: esperar en la puerta de un explotador o irte a tu casa y comer orgullo en vez de caliente”.

El capitalismo, en definitiva, nos lleva comiendo la tostada a los curritos y curritas desde tiempo ha. Ya en 1848, Marx y Engels escribieron en El Manifiesto Comunista: “La existencia […] de la clase burguesa tiene por condición esencial la concentración de la riqueza en manos de unos cuantos individuos, la formación e incremento constante del capital; y éste, a su vez, no puede existir sin el trabajo asalariado. […] Y a la par que avanza, se cava su fosa y cría a sus propios enterradores”. Habría que actualizarlo, eso sí, por “no puede existir sin el trabajo asalariado o sin asalariar”.

Esta realidad es, por desgracia, transversal en el mundo laboral, y muy pocos sectores se libran. Con mucho menos glamour y sin reducción de Pedro Ximénez, como son los camareros, las limpiadoras, los dependientes, las informáticas, las periodistas, los reponedores, etc. que se ven obligados a trabajar por miserias a cambio de promesas de contratos que nunca llegan tras periodos de prueba que se alargan cada vez más; a cambio también de “visibilidad” y de “hacer currículum”; de “conocer el negocio y conseguir contactos”. Y esto trae que muchas otras personas, cuando consiguen un trabajo que ni siquiera supera el SMI, se sientan privilegiadas porque hay otras que ni cobran.

Y como si fuese parte de un plan divino, esta polémica ha estallado justo el 1 de mayo, el día internacional de los trabajadores. Mientras miles de personas salían a la calle con pancartas a reivindicar sus derechos, y conmemoraban a los sindicalistas anarquistas ejecutados en EEUU en 1886 por luchar por una jornada de ocho horas, el dueño de un palacete describía en 2017 como privilegio trabajar más de 12 a cambio de comida y cama.

Como si nos hiciese falta una caricatura evidente de que la lucha de clases sigue más viva que nunca y de que es el trabajo de las obreras el que mueve el mundo, han tenido a bien regalárnosla un 1 de mayo. Pues una vez más, gracias por nada.

El asalariado neoliberal

7 junio, 2017

Fuente: http://www.econonuestra.org

Escrito por , martes, 5 de noviembre de 2013.

Por Manuel Guerrero, Historiador e investigador del Departamento de Economía Aplicada I de la Universidad Complutense y miembro del colectivo econoNuestra y Lucía Vicent, Miembro del colectivo econoNuestra y de FUHEM Ecosocial.

Tras la crisis de acumulación acaecida en el mundo occidental desde finales de los sesenta y principios de los setenta, sobrevino el célebre giro neoliberal. Los modelos económicos surgidos tras la Segunda Guerra Mundial defendían una interpretación del papel estatal que concentraría sus esfuerzos en el pleno empleo, el crecimiento económico, el bienestar de los ciudadanos y la intervención en la marcha del mercado si fuera necesario. Todo ello con el acompañamiento de políticas monetarias y presupuestarias de corte keynesiano daría forma a lo que se conoce como “liberalismo embridado”, que constituía un pacto o compromiso de clase entre el capital y el empleo. Este sistema conllevó altas tasas de crecimiento durante las décadas de los cincuenta y sesenta en parte gracias al papel ejercido por los Estados Unidos como garante del mismo. Ya a finales de la década de 1960, este “liberalismo embridado” comenzó a ofrecer signos de debilidad, de agotamiento ante la crisis de acumulación de capital que se experimentaba.

A partir de 1970 este proceso se acentúa debido al avance del desempleo y la inflación, lo que se tradujo en una etapa de marcada estanflación que caracterizó la evolución económica en los años posteriores y tuvo consecuencias significativas: repercutió en un descenso de la recaudación estatal y en un aumento del gasto social que propiciaron unas crisis fiscales que abonaban el terreno para la ofensiva neoliberal. La incapacidad de la izquierda socialdemócrata en unos casos y la traición tácita a su electorado en otros, propició que se convirtiera en un instrumento inútil para impedir el giro ideológico que se estaba imponiendo. Ahora, los intereses coincidentes con las interpretaciones hayekianas tomarían las riendas del cambio. El pacto o compromiso de clase que permitía restringir o controlar en cierto modo las cuotas de poder de las clases altas así como conceder a la clase trabajadora un mayor peso en el reparto de los beneficios se quebró definitivamente.

El despliegue neoliberal en el mercado de trabajo.

Es a partir de ese momento cuando comienza a aplicarse el recetario neoliberal en el ámbito de los mercados laborales. Se debía estimular de nuevo la acumulación de capital acabando con cualquier resistencia que pudiera ofrecer la clase trabajadora a través de la organización sindical o movimientos sociales, ya fuera en el ámbito nacional o con la injerencia externa si fuera necesario. Ejemplos paradigmáticos de estas dinámicas galopantes pueden ser el golpe de Estado llevado a cabo en Chile contra el Gobierno de Unidad Popular encabezado por Salvador Allende o la ofensiva promovida por el Gobierno de Thatcher contra los sindicatos en el Reino Unido.

Es posible reconocer, pese a las especificidades pertenecientes a cada región o sector, ciertos aspectos coincidentes que podrían insertarse en el marco [des]regulatorio neoliberal. Uno de los lemas más reconocibles es la denominada flexibilidad laboral. Una condición del mercado de trabajo neoliberal que pretende combatir la “ineficiencia” y el “inmovilismo” anteriores respaldados en poderosas organizaciones sindicales surgidas tras la Segunda Guerra Mundial. Bajo el eufemismo de la especialización flexible se esconde una restauración o formación del poder de clase capitalista (como pueden ser los casos de China o Rusia) fundamentado en una reducción salarial o disminución de la protección laboral. Se configuran unos mercados laborales en los que el aumento de la precariedad y la pérdida de los beneficios por parte de la clase trabajadora vienen a resolver en favor del capital la ruptura del pacto keynesiano del pasado. Esta crisis de acumulación, que comenzó a vislumbrarse a finales de la década de los sesenta, se intentaría solventar, por tanto, en el ámbito del mercado laboral con lo que se ha bautizado como acumulación flexible.

Tal y como señalaba Karl Polanyi :

[…] la ficción de las mercancías omitía el hecho de que dejar la suerte del suelo y de las personas en manos del mercado equivaldría a aniquilarlos. En consecuencia, el movimiento contrario consistía en frenar la acción del mercado respecto de los factores de la producción: la mano de obra y la tierra. Ésta era la función principal del intervencionismo.

El deterioro de las formas de organización obrera, ya sea por claudicación cómplice o por el desgaste sufrido con la ofensiva de la propia lógica capitalista –en la que también se halla el modo de ejecutar la terciarización, las integraciones en áreas económicas, deslocalizaciones, etc.–, forma parte de este panorama que confecciona el Estado neoliberal. Un Estado que transfiere al individuo toda responsabilidad y que abandona toda provisión social al trabajador apoyándose en una exégesis escolástica de su aparato teórico. Esto, en cierto modo, estructura también la atomización de la clase trabajadora y, con ello, su pérdida clara de fuerza en la pugna distributiva: un abandono de la reivindicación colectiva que merma el sentido de clase, del colectivo (valga la redundancia) que viene estimulada también por las altas tasas de desempleo o lo que Karl Marx formulaba como la creación del ejército industrial de reserva. Esta fase condiciona la fuerza negociadora de los asalariados de forma decisiva ya que la devaluación del valor de su fuerza de trabajo, entendida como mercancía, es un hecho.

No hay que olvidar que en esta configuración del Estado neoliberal, el papel de los empresarios y de las corporaciones contribuye de forma determinante en la creación de nuevas legislaciones que favorecen sus intereses de clase y fundamentan unas condiciones objetivas claramente favorables a los mismos. Un ejemplo de ello son las puertas giratorias, que permiten establecer un trasvase entre sector público y privado a personalidades que, de este modo, incrementan y consolidan sus beneficios por la vía legal. De esta forma, se favorece a empresas de ciertos sectores que se ofrecerán, a su vez, a inflar los presupuestos y a brindar un suculento retiro al cargo público que se preste. Esto funciona, per se, como un elemento de subversión política más dentro de los canales del Estado en favor de las élites políticas y económicas.

Grosso modo, éste podría ser un trazado del paisaje que se ha ido estableciendo en el mercado de trabajo europeo desde el advenimiento neoliberal. La naturaleza, la esencia de los cambios producidos poseen un alto contenido ideológico y si perdemos de vista en nuestro análisis este asunto, obtendremos respuestas fragmentadas e incompletas y, por ende, nuestra réplica estará condenada desde su formulación.

Después de ganar a la mafia, un alcalde siciliano se enfrenta a Europa para defender a los migrantes

6 junio, 2017

Fuente: http://www.eldiario.es

Cada vez que llega un barco con refugiados rescatados al puerto de Palermo, el alcalde sale a recibirlos. “Bienvenidos”, les dice. “Lo peor ya ha pasado, ahora son ciudadanos de Palermo”.

El primer flirteo con la fama de Leoluca Orlando no fue como defensor de los derechos de los inmigrantes, sino por luchar contra la mafia en los años ochenta y noventa. Nacido en una familia acomodada, en 1980 Orlando estaba en mitad de su carrera en la Universidad de Palermo cuando ocurrió algo que le cambió la vida para siempre: su amigo Piersanti Mattarella, presidente regional de Sicilia, era asesinado por la mafia.

Según Orlando, “varios políticos de su propio partido estuvieron involucrados en el asesinato”. “Decidí meterme de lleno en la política para continuar con su trabajo, sacar a la mafia del sistema político siciliano”.

La mafia aún funciona, pero ya no tiene poder político en Palermo. Los capos cayeron y unos  4.000 mafiosos están tras las rejas en Sicilia desde la década de los noventa, cuando este extravagante alcalde arriesgaba su vida para cambiar la cara de una ciudad que alguna vez fue comparada con la Beirut de los años ochenta. Junto a los jueces Giovanni Falcone y Paolo Borsellino, asesinados en 1992 en dos atentados con bombas, el nombre de Orlando también figuraba en la lista negra de la mafia.

Hace dos años, cuando el hermano de Piersanti Mattarella, Sergio Mattarella, ganó las elecciones presidenciales de Italia, Orlando supo que la misión de su amigo se había cumplido. “Es un milagro que todavía me encuentre con vida”, dice.

Con 69 años, Orlando ha emprendido una misión igual de difícil: convencer a la Unión Europea (UE) de que permita circular libremente a los inmigrantes, presentando a Palermo como modelo de ciudad para todas las que tratan de integrar a las poblaciones de fuera.

Debemos abolir el permiso de residencia”, dice Orlando sobre el documento oficial que los migrantes necesitan para vivir legalmente en un país del que no son ciudadanos. Debido a que ese permiso no se otorga muy seguido, muchos migrantes se ven forzados a vivir ilegalmente, algo que los vuelve vulnerables a la explotación y a la exclusión.

La gente tiene derecho a ir a donde quiera en busca de una vida mejor”, dice Orlando. En su opinión, es hipócrita diferenciar entre los que emigran por razones políticas y los que tienen motivos económicos. “Cuando tu vida está en juego porque tu país está en guerra, eres bienvenido. Pero cuando te estás muriendo porque no tienes nada que comer, te abandonan a tu suerte. Eso no tiene sentido. Los migrantes pobres son los más vulnerables, porque no tienen derecho a un permiso de residencia”.

En todos los lugares a los que va, Orlando defiende sus ideas con pasión. “Europa es culpable de esclavitud y de genocidio en lo que respecta a la inmigración”, dice golpeando el escritorio con la mano.

Se supone que las personas provenientes de Siria tienen derecho a vivir en Europa, pero no se les está dando ese derecho. No pueden viajar en avión. Hacemos que tengan que pagar miles de dólares a los traficantes de personas y que tengan que poner en riesgo sus vidas”, dice en referencia a los 5.000 inmigrantes que se ahogaron en el Mediterráneo el año pasado.

“La intolerancia está en la mente de los políticos”

Según Orlando, Europa necesita a los inmigrantes. “Ya nadie quiere trabajar en el sector agrícola, por ejemplo, hay zonas enteras abandonadas y pueblos completamente vacíos. Los inmigrantes podrían darle nueva vida a esas zonas. Con una población de 600 millones de habitantes, Europa podría asimilarlos fácilmente”.

El entusiasmo que demuestra por los inmigrantes y su libertad de circulación sería considerado extremo para cualquier político. Y es especialmente sorprendente en el caso de Orlando, a cargo de una de las ciudades más pobres de Italia, donde el 25% de los habitantes no tiene trabajo. En los últimos dos años, unos 400.000 migrantes llegaron a Sicilia. Teniendo en cuenta que la población local es de unos cinco millones, se trata de una cantidad importante para asimilar.

Pero cuando se le consulta si la gente pobre de Palermo está contenta con este influjo de personas, Orlando contesta: “Gané las elecciones a alcalde con el 74% de los votos. Eso significa que la gente piensa que estoy en lo correcto. No hay intolerancia en el interior de la gente, solo en la mente de los políticos”.

Palermo tiene una larga tradición de migraciones. “Una gran cantidad de sicilianos también ha emigrado. Y tenemos un historial de asimilar a los extranjeros, al haber estado bajo el dominio de árabes, bizantinos, normandos y romanos a lo largo de la historia”.

Miren, una fachada barroca y un campanario de estilo normando”, dice señalando una iglesia en la Piazza Bellini. “Fue diseñada como una mezquita y ahora es una iglesia; en Palermo, el gato, el perro y el ratón van de la mano”, sonríe.

Nos considera ciudadanos de Palermo”

Es sábado por la mañana y Orlando y sus dos guardaespaldas se dirigen a la iglesia de San Giorgio dei Genovesi, donde el alcalde inaugurará una muestra acerca de la crisis de refugiados. Entre los presentes se encuentra Delfina Nunes, una caboverdiana que vive en Palermo desde hace 37 años, donde acaba de ser nombrada presidenta del Consejo de Culturas, un órgano de asesoramiento compuesto por 21 inmigrantes que Orlando creó para darles voz en la política.

Nos reunimos frecuentemente con Orlando”, dice Nunes. “Le aconsejamos sobre todo tipo de temas, no solo sobre inmigración. Lo mejor de todo es que nos escucha y nos considera ciudadanos de Palermo y no inmigrantes”.

Todos los inmigrantes tienen derecho a ir a la escuela, a recibir atención médica y, fundamentalmente, a trabajar después de haber vivido en Palermo por dos meses. Esto es algo que no terminan de comprender ni los solicitantes de asilo ni los inmigrantes pobres de muchos lugares. Aunque el alcalde no tenga poder sobre a quiénes le otorgan la residencia permanente en Italia, todos los inmigrantes están invitados a una ceremonia de ciudadanía honorífica pensada para hacerles sentirse parte de la ciudad.

Muchos pensarían que la postura pro-inmigrantes de Orlando sería un blanco fácil para los políticos de la oposición. Después de todo, ¿cuántos políticos hoy en día se sentirían seguros de presentarse en una plataforma pro-inmigrantes cuando están camino a la reelección?

Sin embargo, excepto por el partido populista Noi con Salvini, los rivales de Orlando en las elecciones para alcalde del próximo junio no lo critican por ese tema. Cuando se le pidió un comentario, Fabrizio Ferrandelli, su principal rival, simplemente recalcó el hecho de que Orlando siempre “ha estado involucrado en ayudar a la integración y a la inclusión de las personas recién llegadas a Palermo”.

La política de migración europea ayuda a la mafia”

Orlando siente que se ha cerrado el círculo. Dice que las políticas de migración europeas promueven el crimen organizado porque son las que crean inmigrantes ilegales en primer lugar. “En mi lucha contra el permiso de residencia, me encuentro una vez más cara a cara contra la mafia, porque la mafia necesita que exista el permiso de residencia. Necesitan la ilegalidad y las prohibiciones. Así es como prosperan”.

Orlando dice que sus opiniones sobre las migraciones se formaron por sus encuentros personales con los inmigrantes que llegaban al puerto de Palermo. “Conocí a una chica de 14 años del Congo. Su madre se había ahogado durante el viaje hasta aquí. Eso me hizo entender que Europa estaba matando a gente”.

Orlando no es el único que reclama un enfoque diferente. El Papa le envió una carta en la que le expresaba su admiración y gratitud.  Otros alcaldes europeos también se han unido para comprometerse a “convertirse en lugares de refugio”. Recientemente, el de Nápoles, Luigi de Magistris, pidió a  otros 70 alcaldes europeos que se conviertan en “altavoz” de los refugiados.

Orlando es realista acerca del clima político dominante en lo relativo a los inmigrantes. Sabe que llevará tiempo abolir el permiso de residencia pero no se resigna. “Necesitamos tiempo para abolir la esclavitud, necesitamos tiempo para abolir la pena de muerte. Pero en un mundo globalizado, donde los bienes, el dinero y la información circulan libremente, la libertad de circulación de las personas es, al fin y al cabo, inevitable”.

Traducido por Francisco de Zárate.

Que répondre à votre beau-frère qui est contre le revenu universel

5 junio, 2017

Source: www.http://tempsreel.nouvelobs.com

Pour Jean-Claude, c’est une invitation à la paresse, et c’est hors de prix. L’idée pourtant t’intéresse. Que lui dire ?

Ton beau-frère Jean-Claude t’a déjà bassiné il y a plus d’un an sur ces flemmasses de Grecs. Cette année, il ne cesse de pester en ta présence contre ces socialistes, ces écologistes, ces utopistes qui ne jurent que par le revenu universel.

Les surfers de Malibu méritent-ils le revenu universel ?

Toi, tu trouves l’idée séduisante. Tu n’y es pas forcément favorable à 100%, tu hésites, mais le débat te semble ouvrir des pistes intéressantes, une réflexion sur notre société et ses faiblesses. Bref, ton beau-frère t’exaspère avec ses certitudes confites. Voici quelques arguments à lui renvoyer dans les dents lors du prochain déjeuner familial.

“300 milliards d’euros, c’est de la folie furieuse. C’est plus que le budget de l’Etat !”

Tu ne peux pas raisonner ainsi. Comptablement, certes, les prélèvements obligatoires augmenteront de 300 milliards, voire plus. Mais il faut tenir compte du coût net : si tu prends à quelqu’un 1.000 euros pour financer le système, mais que tu lui donnes (par exemple sous forme de crédit d’impôt) 750 euros de revenu d’existence comme aux autres, les prélèvements obligatoires ont bien augmenté comptablement de 1.000 euros, mais le coût réel supplémentaire, pour ce contribuable ne sera que de 250 euros.

Pour évaluer combien coûterait ce système, il faut donc considérer les retombées pour les “gagnants” et eux seuls. Les 18-25 ans, ceux qui ont droit au RSA mais ne le demandent pas, les ménages modestes. Et là, on arrive à quelques dizaines de milliards seulement.

“Quelques milliards, c’est déjà beaucoup. Il fera forcément plein de perdants, qui devront payer pour le financer !”

Il va en faire, oui. Mais il y aura deux fois plus de gagnants. Selon les calculs, la moitié des Français seraient parmi ces derniers, un quart seulement seraient perdants. Et pour le dernier quart, ce serait neutre.

J’ajoute que les “perdants” ne le sont pas forcément : ils vivront dans une société plus solidaire et peuvent apprécier l’existence d’un filet de sécurité qui pourra leur servir s’ils rencontrent un jour des difficultés.

“Le revenu universel minerait le socle de la société : le travail. Le ‘fier travail’ comme disait Hugo.”

Ah bon. En Finlande ou aux Pays Bas, où l’on expérimente le revenu universel, il est présenté comme une mesure “pro-work” d’aide au retour à l’emploi. On peut le comprendre : le revenu universel est un instrument de lutte contre l’exclusion.

La Finlande expérimente un revenu universel pour les chômeurs

Prends les chômeurs de longue durée : ils pourront se déplacer plus facilement, s’ils ont un revenu fixe, fût-il très modeste, pour aller à des entretiens d’embauche. Ils retrouveront peut-être ainsi plus facilement du travail.

Prends ensuite les paysans. Beaucoup vivent avec 500 euros et hésitent à fermer leur exploitation. S’ils ont 600 ou 750 euros supplémentaires, ils peuvent continuer à travailler. Et à maintenir le “fier” paysage français.

Prends enfin les jeunes : souvent, ceux des catégories modestes ne parviennent pas au bout des études qu’ils souhaitent faire, faute de financements. Le revenu universel peut les aider à leur donner le métier auquel ils aspirent.

Le revenu universel peut donc être un instrument de maintien de l’emploi ou du retour à ce dernier.

La Nouvelle Aquitaine caresse l’idée d’un revenu universel

“Il n’y a pas de valeur économique qui ne soit pas produite par le travail humain. Etre payé sans travailler en retour, c’est immoral. C’est un truc d’assistés.”

Marrant : les mêmes qui disent cela sont souvent ceux qui veulent baisser la fiscalité sur les revenus de l’épargne. Si tu condamnes du point de vue moral “l’argent qu’on gagne en dormant”, comme disait Mitterrand, va jusqu’au bout, et interdis les revenus du capital : les intérêts (comme le font d’ailleurs les banques islamiques), les dividendes… Sans parler des gains du Loto. Ou l’héritage. Les plus gros “assistés” de cette société ne sont-ce pas les héritiers et les rentiers ?

Revenu universel : libéral, il est pour ; de gauche, elle est contre

D’un point de vue éthique, il existe une justification simple au revenu universel. C’est un bien commun qu’on se répartit. Ce qu’on produit aujourd’hui n’est pas le résultat de notre seul travail, c’est aussi celui de l’électricité qui nous éclaire, du téléphone qui permet des échanges, du savoir-faire transmis par nos prédécesseurs, de la route qui permet de transporter les produits, etc. Si Edison n’avait pas domestiqué l’électricité, ton revenu serait moindre, d’accord jusque là ? Selon le Nobel d’économie américain Herbert Simon, la part de notre revenu attribuable à notre travail présent est très faible. “Je suis très généreux si je vous dis 10%”, disait-il. Le reste s’explique par le travail du passé, les infrastructures, les inventions… “C’est un cadeau !”, comme dit le philosophe Philippe Van Parijs. L’idée du revenu universel, c’est de partager plus équitablement ce cadeau.

“Vous préparez une société d’oisiveté.”

Une société dans laquelle on s’arrêterait plus facilement, un temps, de travailler pour peindre, écrire un livre, s’occuper d’une personne âgée, militer dans une association, se former… Est-ce une société d’oisiveté ?

“C’est une stratégie de résignation. Une capitulation face à l’absence de croissance, un aveu d’impuissance.”

Tu peux faire l’autruche, mais on ne vit pas une crise comme les autres. On vit une mutation profonde :  la croissance a disparu progressivement depuis quatre décennies. Années 60 : 5,9% par an. Années 1970 : 4,1%. Années 80 : 2.4%. Années 90 : 2%. Années 2000 : 1.4%. Années 2010 : 1,2%.

Nous vivons aussi une mutation technologique sans précédent, avec l’intelligence artificielle. Il faut s’adapter à cette situation, anticiper. On peut le faire, car on est une société bien plus riche qu’avant. Laisser croire aux gens qu’on retrouvera 4% de croissance et des emplois industriels stables, c’est se bercer d’illusions.

Et puis, le revenu universel favorise aussi l’activité : il va permettre d’aider tous  ceux qui veulent se lancer dans la création d’entreprise.

“A tout prendre, la réduction du temps de travail est plus intelligente que le revenu universel.”

Opposer l’une à l’autre est un peu absurde. Car le revenu d’existence facilitera la réduction du temps de travail, surtout chez ceux qui ont un travail déprimant. Ils auront plus de facilité, financièrement, à passer à une semaine de quatre jours par exemple.

“C’est une trappe à pauvreté. Cela prépare une société à deux vitesses.”

Au contraire, affirmer qu’il existe un revenu universel, c’est refuser la stigmatisation des pauvres. Chacun aura droit à ce revenu-socle, on l’oubliera comme l’air qu’on respire. Il n’y aura plus cette distinction entre les “bons pauvres” (ceux qui méritent d’être aidés) et les “mauvais pauvres” (ceux qui ne méritent rien).

“Avec 750 euros, tu ne peux pas vivre. T’as vu le prix des loyers ?”

Tu n’as pas tort, ce n’est pas lourd, c’est un minimum vital. Et instaurer un revenu universel n’interdit pas de s’attaquer au niveau extravagant des loyers. Mais c’est un début. Le RSA, c’est 535 euros : tu es aussi contre le RSA ?

Par ailleurs, le revenu de base n’a pas vocation à être un salaire, et notamment pas “à vie”… C’est simplement la garantie d’avoir un peu d’oxygène. Actuellement, la France compte 8 millions de pauvres, dont une grande partie ne sont pas du tout aidés.

Mais voyons, concrètement, qui seraient les gagnants du revenu universel. Les 18-25 ans, qui n’ont pas droit au RSA : ils peuvent être des étudiants ou des jeunes qui jonglent avec des contrats précaires. Les gens qui ont droit au RSA mais n’en font pas la demande, pour des raisons diverses (certains refusent par exemple “l’épreuve du guichet”). Les gens très modestes, ou ceux qui galèrent, et qui pourront l’ajouter à ce qu’ils gagnent par ailleurs. Et tous ceux qui veulent, pendant un temps, se former ou militer, baisser leur temps de travail pour s’occuper d’un parent ou d’autre chose.

“C’est une couche supplémentaire dans la protection sociale déjà très bureaucratique. C’est une usine à gaz.”

Au contraire, cela permettra de simplifier énormément le système des aides et des régimes fiscaux dérogatoires. Par exemple, on pourrait remplacer les allocs familiales et le quotient familial par un revenu d’existence pour les mineurs. De même, le minimum vieillesse, le RSA, les bourses d’études et d’autres minimas seront remplacés par un seul revenu, géré par un seul organisme. Si la réforme est bien ficelée, ta feuille de paie sera bien plus lisible et transparente qu’aujourd’hui.

“Cela va cannibaliser la protection sociale. C’est un cheval de Troie libéral pour en finir une fois pour toutes avec elle.”

Tout dépend de la philosophie de ceux qui le promeuvent. Le revenu d’existence n’est pas destiné à remplacer les allocations chômage, prestations maladie, pensions de retraite, aides aux handicapés : elles seront maintenues. Le revenu universel s’ajoutera à elles.

“Il va affaiblir les travailleurs face aux patrons. Ceux-ci  verseront des salaires de misère, car ils savent qu’on a ce revenu en complément. Ce revenu va offrir au capitalisme une armée de réserve, où les patrons puiseront des travailleurs à bas prix.”

Je fais le raisonnement inverse : le travailleur pourra dire plus facilement “non” à son patron. Il pourra claquer la porte sans risquer de crever de faim. Il sera moins dépendant. Et les entreprises, pour attirer les travailleurs sur des boulots merdiques, devront alors mieux les payer. A terme, c’est la disparition de l’exploitation qui se profile.

“Le revenu universel, c’est inflationniste ! Si tout le monde touche 750 de plus,  les entreprises augmenteront évidemment leurs prix et les propriétaires leurs loyers.”

Ce serait inflationniste si cela créait un supplément de revenu général, ce qui ne sera pas le cas, car le revenu universel sera financé par des prélèvements sur d’autres ménages ou sur des entreprises, pas par de la création monétaire. Maintenant, il est certain que tu augmenteras un peu la demande, puisque tu taxeras davantage ceux qui consacrent une partie de leurs revenus à l’épargne pour donner cet argent à ceux qui consomment tout ce qu’ils gagnent – les plus pauvres. Mais il faut s’en réjouir, car la demande est trop faible en France. Dans un second temps, les gens travailleront un peu moins (profitant du revenu universel pour se former, militer, créer…) ce qui atténuera cet effet.

Par ailleurs, le revenu universel dopera la création de richesses non marchande. Des biens et services actuellement payants deviendront gratuits : quelqu’un s’occupera davantage de ses parents, qui avaient recours jusque-là à une aide à la personne, par exemple. Cela aussi atténuera le risque d’inflation.

“Il va faire reculer la cause des femmes, car il va en inciter à rester à la maison. Benoît Hamon réinvente le salaire maternel cher à l’extrême droite.”

Tu prends le problème à l’envers. Le revenu d’existence est destiné à tous, pas aux femmes : chacun en fera ce qu’il voudra. La question qu’il faut se poser, c’est pourquoi davantage de femmes que d’hommes auraient envie de rester à la maison. Cela tient au plafond de verre dans l’évolution des carrières, aux moindres salaires à travail égal, à l’inégalité dans la répartition des tâches familiales… et à la pression du regard social porté sur les femmes et sur les hommes. C’est cela qu’il faut changer. Ce n’est pas le revenu d’existence qui explique ces travers.

Par ailleurs, dans de nombreuses situations, le revenu d’existence assurera une autonomie plus grande aux femmes. Car c’est un revenu individualisé, et la personne qui le touche en fait ce qu’elle veut. Beaucoup de femmes aujourd’hui sont dépendantes du revenu de leur conjoint ou d’un travail très frustrant. Franchement, tous ces travaux alimentaires mal payés ne sont dans l’intérêt des femmes… Le revenu d’existence permettra de les combattre. Il permettra à des femmes de se former, il facilitera leur reconversion. Il pourra aussi les aider à s’engager davantage dans la vie sociale ou politique.

Enfin, ne soyons pas trop pessimistes : de plus en plus d’hommes souhaitent passer plus de temps avec leurs enfants, et ce revenu universel ne peut qu’accélérer l’évolution. Dernier détail : le revenu universel peut éviter que des femmes au bout du rouleau ne tombent dans la prostitution. Pense par exemple à Katie, la mère célibataire dans le film “Moi, Daniel Blake“.

La calle de Carlos Marx (Campo de Criptana, 1934)

4 junio, 2017

Fuente: criptanaeneltiempo.wordpress.com

Carlos Marx

Ayer veíamos cuán caprichosos son los torbellinos del destino, y cómo lo que hoy es de un color mañana es de otro, y viceversa y, sin darnos cuenta, todo cambia y vuelve todo a cambiar otra vez. Y venía esto a cuento por la decisión del Ayuntamiento criptanense de honrar al rey Alfonso XIII poniéndole su nombre a una calle de la localidad, a la calle Soledad (véase: Una calle para Alfonso XIII, Campo de Criptana 1927). Esto fue en 1927, siendo alcalde Eduardo Cueto. Pero, como faltaba poco para que ese destino siempre imprevisible trajese un cambio político, suponemos que no duró mucho este nombre, y que esta calle, que siempre se había llamado Soledad, no se llamó de Alfonso XIII más allá de 1931. Hoy traigo otros ejemplos de nombres de calle efímeros, ejemplos que forzosamente vienen a corroborar lo que dije ayer: que es mejor poner a las calles nombres de ríos, montañas, cordilleras, frutas, verduras y hortalizas… e, incluso, árboles y flores. Se evitaría con ello el continuo trasiego de nombres de aquí para allá, locura de carteros y quebranto de catastros.

Efímero fue el nombre de Alfonso XIII para la calle Soledad y también efímero, suponemos, debió ser el de Carlos Marx que allá por 1934 se encontraba en el callejero criptanense. En la calle Carlos Marx había una casa,

… de seiscientas setenta y dos varas, o sea cuatrocientos setenta metros cuadrados; linda por la derecha o Norte Rafael Ortiz, izquierda o Sur Joaquín Olmedo, espalda o Poniente Dª Julia Ruecas, cuya casa ha sido edificada en un trozo de terreno destinado a solar, que se encuentra inscrito a nombre de D. Silverio Suárez Sabuquillo (sic, quizá “Sahuquillo”), Tasa pericialmente en cinco mil cuatrocientas ochenta y siete pesetas.

Esta casa era propiedad de Leovigildo Romeral Ortiz y salía a subasta pública por una reclamación de mil pesetas que le hacía Josefa Ortiz Matamoros. El anuncio del juicio verbal fue ordenado por José Isasi Gómez, “Juez Municipal anterior de esta villa” y está firmado por el secretario interino, L. Parrilla, en Campo de Criptana a trece de Agosto de 1934. Se publicó en el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, del 24 de agosto de ese año. Y como tanto trasiego en los nombres de las calles tenía que resultar por fuerza desconcertante para los vecinos, en esta ocasión se especificaba junto al nombre nuevo, Carlos Marx, el nombre antiguo de la calle, nombre por el cual, sin duda, la mayor parte de los vecinos seguían conociéndola. Era la calle Nueva Montaña, una de esas nuevas calles del Criptana que ya había dado el salto al sur de la N-420 y estaba colonizando el paraje de “Las Charcas”. Nos dice también el anuncio que el remate de la subasta se haría el día 18 de septiembre a las once de la mañana en la sala del Juzgado, y que éste estaba sito en la calle de la Democracia. En este caso, sin embargo, no se nos dice cuál era el nombre antiguo de esta calle, quizá porque de todos era bien sabido dónde estaba el juzgado.

En todo caso, ni el nombre de Alfonso XIII para la calle Soledad sobreviviría al año 1931, ni el de Carlos Marx y, por supuesto, tampoco el de Democracia, persistirían después de 1939. ¿Llevo o no llevo razón, lector, en mis consideraciones sobre el modo y manera de poner a las calles nombres más corrientes y cotidianos, y ajenos a los retruécanos del destino? Todo, con tal de no volvernos locos a todos…