Posts Tagged ‘Ignacio Escolar’

El homenaje que la democracia española le debe al héroe Francesc Boix

8 agosto, 2017

Fuente: http://www.eldiario.es

Se llamaba Francesc Boix y en otro país distinto su nombre y su historia se enseñaría en las escuelas. Es el único español que declaró como testigo en los juicios de Nüremberg contra la cúpula del III Reich. Fue una de sus víctimas y también un héroe que ayudó a documentar el horror del régimen nazi. Boix acaba de ser homenajeado… en Francia. En España, su historia es ignorada.

Boix sobrevivió cuatro años y tres meses en Mauthausen. Fue uno de los 9.328 republicanos españoles que acabaron en los campos de concentración alemanes. Como todos los demás, Boix llegó allí tras la caída de la República, el exilio y la invasión alemana de Francia, donde fue capturado tras la derrota del ejército francés. Cuando entró en el campo de Mauthausen, Boix ya llevaba dos guerras sobre sus espaldas. Apenas tenía 20 años.

La mayor parte de los soldados derrotados por la invasión nazi de Francia acabó en campos de prisioneros convencionales, donde Alemania respetaba la convención de Ginebra. No fue el destino final para los soldados republicanos españoles que lucharon del lado francés en la Segunda Guerra Mundial. Tras unos meses en esos campos de prisioneros, después de las conversaciones entre Madrid y Berlín, los españoles fueron trasladados a otro lugar mucho peor por petición expresa de la dictadura franquista: los campos de exterminio nazis.

En su uniforme a rayas de Mauthausen, Boix llevaba cosido un triángulo azul, el símbolo con el que los nazis identificaban a los apátridas, con una contradictoria ‘S’ de spanier. Era un español sin patria, víctima de dos gobiernos totalitarios: el de Hitler pero también el de Franco, que colaboró con el dictador nazi en el exterminio de los “rojos” y judíos españoles.

Boix sabía de fotografía. Durante la guerra de España había trabajado como fotógrafo para una revista catalana. Esa experiencia le sirvió para que las SS le destinaran como ayudante del laboratorio fotográfico. Allí, con la ayuda de otros prisioneros españoles, Boix logró robar copias y negativos del campo de concentración, una documentación que probó la complicidad y el conocimiento de varios altos mandos alemanes en los horrores de Mauthausen. Aquellas fotografías se proyectaron en los juicios de Nüremberg y, junto al testimonio de Boix, fueron claves en algunas condenas.

Boix murió en París con apenas 30 años por una enfermedad renal; su paso por Mauthausen arruinó su salud para siempre. Desde este viernes, descansa en el Père Lachaise, el cementerio de las celebridades de París, al que fue trasladado en una ceremonia de homenaje presidida por la alcaldesa de París a la que también asistió el alcalde en funciones de su ciudad natal, Barcelona, y un consejero de la Generalitat de Cataluña. El Gobierno español fue el gran ausente. Solo acudieron dos miembros de la embajada, a pesar de que el Congreso en pleno le instó a enviar una delegación oficial a este homenaje.

Mariano Rajoy estaba ese día en París, pero no tenía tiempo para estas cosas.

No es ni siquiera la primera vez que el Congreso vota una cosa y el Gobierno de Rajoy lo incumple. Hace más de dos años, la mayoría del Parlamento pidió un homenaje para los 9.328 españoles que pasaron por los campos de concentración alemanes. Hoy sigue pendiente.

Hay víctimas y víctimas. Y el Partido Popular no solo desprecia constantemente a las víctimas del franquismo. También los españoles víctimas del nazismo son víctimas incómodas, víctimas que recuerdan la complicidad de la dictadura española con los peores crímenes del siglo XX, víctimas que  dejan en evidencia esa versión manipulada de la historia que iguala al bando republicano y al golpista en un “todos fueron igual de malos“. Víctimas de segunda fila.

Mauthausen, Gusen, Dachau, Buchenwald… De los 9.328 españoles que pasaron por estos campos de concentración solo sobrevivieron 3.809. Solo uno de cada tres.

Apenas una docena de esos supervivientes hoy sigue vivo. Hace dos años, cuando el Congreso aprobó un homenaje para ellos, estaban vivos 25.

Todos ellos probablemente morirán sin que el Gobierno de su país, España, les honre como merecen. Porque estas víctimas solo son héroes en Francia.

DOCUMENTAL | Francisco Boix, un fotógrafo en el infierno

//widget.smartycenter.com/webservice/embed/11570/2263548/630/355/0/0/0

 

Las mentiras de Mariano Rajoy durante la moción de censura

29 julio, 2017

Fuente: http://www.eldiario.es

Mariano Rajoy: “El fiscal general actúa con absoluta independencia frente a mi Gobierno”.

Falso, como bien sabe la penúltima fiscal general del Estado, Consuelo Madrigal, que no siguió en el puesto porque  se negó a nombrar a Manuel Moix como jefe de Anticorrupción. O el antepenúltimo, Eduardo Torres Dulce, que dimitió tras un montón de encontronazos con el Gobierno de Rajoy. O el último, José Manuel Maza, que se mantiene el cargo a pesar de que ha sido reprobado por la mayoría absoluta del Parlamento: por todos los grupos parlamentarios con la única excepción del PP.

Mariano Rajoy: “El PP no es un partido corrupto. Por eso los electores nos renuevan la confianza”.

Falso. Que el PP no haya perdido todos sus votos –solo un tercio desde 2011, que no son pocos– no limpia la corrupción de un partido que tiene a casi todos sus tesoreros imputados, ha ido dopado a las principales citas con las urnas y se ha financiado con dinero negro desde el año en que se fundó. La corrupción no se limpia con los votos, por mucho que Rajoy quiera mezclar ambas cuestiones.

Mariano Rajoy: “Ni me salto la ley ni quiebro los principios constitucionales”.

Falso. Su Gobierno se saltó la Constitución con la amnistía fiscal, como ha sentenciado el Tribunal Constitucional por unanimidad. Y el propio Rajoy presume sin tapujos de incumplir la ley de la Memoria Histórica, dejándola de forma permanente sin presupuesto.

Mariano Rajoy: “¿Cómo puede decir usted que nos dedicamos a ocupar las instituciones ahora que gobierno en minoría, y no dijeron una palabra del asunto en los años en que pudimos gobernar con una mayoría mucho más holgada?”.

Falso. La debilidad parlamentaria del PP no impide a Mariano Rajoy gobernar de espaldas al Congreso porque las votaciones de los diputados quedan en casi nada. Tiene a un ministro reprobado por el Parlamento: Rafael Catalá. Antes tuvo al ministro del Interior Jorge Fernández y pronto será reprobado Cristóbal Montoro; y a Rajoy le seguirá dando igual.

El Gobierno ha perdido la mayoría en el Parlamento pero los magistrados nombrados por el PP mantienen la mayoría absoluta en el Poder Judicial, un rodillo conservador que permite  colocar en puestos claves a jueces recusados por sus propios compañeros por su afinidad más que evidente con el PP.

También es falso que esa ocupación de las instituciones no se produjese durante los años de la mayoría absoluta de Rajoy, cuando llegaron a nombrar a un presidente del Tribunal Constitucional con el carné del partido. Fue también con la mayoría absoluta cuando el Gobierno organizó esa policía política que lanzó contra sus rivales, o cuando empezaron a maniobrar para poner y quitar jueces en la Audiencia Nacional.

Mariano Rajoy: “Hemos facilitado el trabajo de jueces y policías, que a la vista está”.

Falso. Lo que está a la vista es la ofensiva del Gobierno contra los funcionarios que investigan la corrupción del PP. Son públicas las críticas del ministro del Interior y otros dirigentes del partido contra la Guardia Civil por sus informes sobre Cristina Cifuentes. O las presiones del marido de la ministra de Defensa contra la UDEF por sus informes contra él, que consiguen que el director general de la Policía vaya a “estudiar” esa queja, e incluso se plantee interrogar al inspector que elaboró ese informe –no intenten recurrir a esa ventanilla de reclamaciones si no es un VIP del PP–.

También es falso que hayan facilitado el trabajo a los jueces, salvo que destruir pruebas –como hicieron con los discos duros de Bárcenas–, sea su peculiar forma de colaborar.

Mariano Rajoy: “Los casos de corrupción no afloran por casualidad ni contra los deseos del Gobierno”.

Falso. Solo hay que  recordar cuál fue la reacción del PP cuando afloró el principal caso de corrupción que ha afectado a su partido, el de la Gürtel. Primero Rajoy denunció una “cacería contra el PP”. Después se presentaron como acusación en la causa, hasta que fueron expulsados por la Audiencia Nacional por colaborar con las defensas de los imputados. Más tarde  intercedieron a favor de Luis Bárcenascon el juez Pedreira, que levantó la imputación en una decisión más que cuestionable cuando aún faltaban los datos de Suiza por llegar. Y como colofón, hace unos meses, pidieron la nulidad de toda la investigación y que no se celebrase el juicio. Obviamente, todo esto no ha ocurrido por casualidad.

Mariano Rajoy: “En estos siete meses de Gobierno, solo siete, hemos convocado y celebrado con éxito la Conferencia de Presidentes Autonómicos”.

En cinco años en La Moncloa, solo un lustro, Rajoy solo ha convocado dos conferencias de presidentes, y la anterior fue a los pocos meses de llegar.

Mariano Rajoy: “Para mí el Parlamento es algo muy serio. Es el pilar básico del sistema democrático. Es la representación de la soberanía nacional, de la voluntad política de la nación, de todos los españoles”.

Falso. Y por eso Rajoy incumple sistemáticamente las votaciones que pierde en la sede de la soberanía nacional –desde las reprobaciones de sus ministros hasta la moción para sacar a Franco del Valle de los Caídos–. Por eso se negó a comparecer en la sesión del control del Congreso durante todo un año que estuvo en funciones. Por eso está intentando boicotear la comisión de investigación  en el Congreso sobre la financiación del Partido Popular.

Mariano Rajoy: “España gana y ustedes pierden”.

Falso. Quien ganará en esta moción no es España, sino Mariano Rajoy; un presidente indecente, que, a pesar de estas mentiras, a pesar de su debilidad en el Congreso, sale reforzado entre los suyos por la polarización en el debate y por la división de la oposición, incapaz de lograr un acuerdo para desahuciarlo del poder.

El mentiroso Soria pierde la demanda que presentó contra eldiario.es

25 marzo, 2017

Fuente: http://www.eldiario.es

La sentencia da por probado que el exministro fue invitado a una suite de lujo en Punta Cana por un empresario hotelero. Soria es condenado a pagar las costas.

Ignacio Escolar, 19 de febrero de 2017.

A José Manuel Soria le regalaron varias noches en la suite presidencial de un hotel de cinco estrellas en Punta Cana, donde pasó parte de sus vacaciones en el verano de 2015. El entonces ministro de Industria, Energía y Turismo fue invitado por un empresario hotelero amigo suyo,  el mismo que mantiene otro hotel ilegal en Lanzarote. La suite presidencial costaba al menos 1.300 euros por noche. Según el resguardo de la tarjeta que presentó Soria como prueba de que había pagado, la noche en la suite le había salido por solo 70 euros. Hoy sabemos que fue incluso más barato. Soria no pagó nada por la suite de Punta Cana: tan solo abonó los gastos del spa.

 El viernes nos comunicaron  la sentencia del juicio al que nos llevó José Manuel Soria por publicar esta información. El juez no solo nos absuelve sino que condena a Soria a pagar las costas del juicio. Además, la sentencia confirma nuestra información, corrobora la “exhaustiva labor” con la que contrastamos “la veracidad de la noticia” y da como hecho probado que Soria fue invitado en ese hotel.

El juez no puede ser más claro. “Consta probado en autos que el señor Soria no pagó la estancia en el hotel, y ello resulta evidente pues el único justificante que aportó se refiere al abono de coste extra”, dice literalmente la sentencia. “La cantidad abonada es impensable que pueda pretender justificar el pago de la estancia en una suite de un hotel de lujo, por lo que hay una total evidencia de que el señor Soria efectivamente fue invitado por la propiedad del hotel”.

El juez también valida la relevancia pública de nuestra información. “Es evidente que a los ciudadanos no les puede resultar indiferente la noticia de que un miembro del Gobierno disfrute de unos días de vacaciones invitado por el propietario de un grupo hotelero”, dice la sentencia.Un fragmento de la sentencia.“Nunca he estado invitado, jamás. Lo niego, jamás. Jamás he sido invitado”, decía sobre sus vacaciones en Punta Cana el ministro, con la misma rotundidad con la que tantas otras veces le hemos visto mentir. Mintió hasta en el Congreso de los Diputados. En este vídeo pueden ver su intervención.

http://widget.adprotv.com/webservice/embed/9359/2067437/643/362/0/0/0

Cuando publicamos la primera información sobre las vacaciones de Soria en Punta Cana en agosto de 2015, su abogado me telefoneó para ofrecerme un acuerdo. Si publicábamos que nuestra noticia había sido errónea y nos retractábamos, el ministro lo dejaría correr. Si no lo hacíamos, nos llevaría a los tribunales.

Me negué a ceder a esa componenda. A pesar de lo que supone un juicio contra un ministro, no estaba dispuesto a desmentir una noticia que sabía veraz. Le respondí que, salvo que nos enseñara la factura que demostrase que había pagado, no nos retractaríamos. Así que José Manuel Soria puso una demanda contra eldiario.es, contra Carlos Sosa –director de Canarias Ahora y autor de la noticia– y contra mí como director.Un año y medio después, la justicia nos ha dado la razón.

Las mentiras en el discurso de Rajoy

11 marzo, 2015

Fuente: http://www.eldiario.es

Un repaso con datos a las falsedades y medias verdades del discurso del presidente del Gobierno en el debate del estado de la nación.

Ignacio Escolar, 24/02/2015 – 17:27h.

Mariano Rajoy: “Nos animaban a pedir el rescate. Pero no lo hicimos. Señorías, esta fue la gran decisión de la legislatura. Esa fue la gran medida de política social: evitar el rescate”.

Falso, por mucho que Rajoy quiera lavar el cerebro de los españoles diciendo que a las doce de la noche es de día. El Gobierno pidió un rescate a Europa para salvar al sector financiero por la quiebra de Bankia, entonces presidida por ese “milagro Español” llamado Rodrigo Rato al que Rajoy había nombrado en el puesto. España firmó un memorando que condicionaba las decisiones políticas y renunció a gran parte de la soberanía económica. El Gobierno creó un banco malo con dinero público, a pesar de las innumerables ocasiones en las que Rajoy había negado que eso pasaría. Inyectamos una montaña de dinero en el sector financiero, mientras el Gobierno permitió que continuasen los desahucios. ¿Esa fue “la gran medida de política social” de este presidente?

Rajoy: “Desde el primer momento de la legislatura, mi Gobierno dio la batalla en Europa para avanzar de las políticas de austeridad a las de crecimiento”.

Falso. Desde el primer momento, Mariano Rajoy se alineó con el discurso de Alemania, incumplió su programa y se dedicó a imponer todo tipo de recortes que había ocultado durante la campaña electoral. Tampoco se le escuchó entonces crítica alguna a las políticas de austeridad, que hoy dice que combatió (al parecer desde el silencio, como las hemorroides). “La austeridad no es de Merkel, es de toda la UE. Cuando entramos en el euro asumimos unos compromisos”, decía Mariano Rajoy en abril de 2012. La hemeroteca está llena de frases parecidas con los habituales tópicos de “no gastar lo que no se tiene”. De nuevo el presidente insulta la inteligencia de los españoles o, cuando menos, su memoria. A las doce de la noche no suele lucir un sol radiante.

Rajoy: “Desde el primer momento, el Gobierno se comprometió a ayudar todo lo posible a quienes se vieron afectados por el paro de larga duración. Una de las primeras medidas que adoptamos fue mantener el programa PREPARA hasta que la tasa de paro no bajase del 20%”.

Falso, por tres motivos.

Primero, porque aquel plan que puso en marcha Zapatero en 2009 fue duramente criticado por el mismo PP que ahora se apunta esa medalla. “Con 420 euros, que son 14 euros al día, no vive una familia en España”, decía entonces Cristóbal Montoro. “Es un insulto a los trabajadores”, completaba María Dolores de Cospedal a los coros.

Segundo, porque la “prórroga” que puso en marcha Rajoy fue por la presión social. En sus planes no entraba prorrogarla, por eso no estaba en los Presupuestos de ese año.

Y tercero, porque Rajoy añadió nuevos requisitos que dejaron fuera a una enorme mayoría de los parados de larga duración. El número de beneficiarios de esta ayuda se redujo un 64%, especialmente entre los jóvenes. Con el plan PREPARA de Zapatero, había 81.069 menores de 25 años cobrando esta ayuda. Con Rajoy, se quedó en 8.377. No, no fue porque el paro juvenil descendiera.

Rajoy: “No solo no se ha recortado el gasto, sino que ha crecido, porque hoy hay más pensionistas que en 2011, y porque ha subido la cuantía de las pensiones. Estamos pagando más de 19.000 millones más al año en pensiones que los que se pagaban en el año 2011, cuando otros las congelaron. Y han ganado poder adquisitivo”.

Es una media verdad. Hay más pensionistas y más gasto en pensiones porque España envejece: por la pirámide de población, no por gracia y obra de Rajoy. Y han subido el poder adquisitivo –muy ligeramente– por la deflación, que en la historia económica española es absolutamente excepcional. En cuanto los precios suban, el poder adquisitivo de las pensiones sin duda retrocederá con la reforma actual.

Rajoy: “La culminación de este proceso es la creación de empleo. 2014 es el primer año de la crisis, el primer año, desde 2006, en que se crea empleo y se reduce el paro. Con los datos de enero de 2015, ya podemos decir que hay 74.000 parados registrados menos que en el primer mes de la legislatura, en enero de 2012. Y también podemos decir que, con los datos de Eurostat de diciembre, últimos datos conocidos, en España hay 156.000 parados menos que desde el primer mes de la legislatura”.

Es una media verdad. Rajoy retuerce los datos y busca la estadística más favorable, pero la realidad más sangrante es que el 31 de diciembre de 2011, cuando el PP llegó al poder, había en España 17,1 millones de afiliados a la Seguridad Social. Y que en el último dato, el del 31 de enero de 2015, son 16,5 millones. El empleo se ha recortado, y es muy improbable que Rajoy pueda acabar la legislatura con más trabajo del que había cuando llegó.

El paro en términos absolutos tampoco ha bajado desde que llegó Rajoy. Solo si comparamos con los datos de la primera EPA de 2012, en vez de la última de 2011, que es cuando Rajoy empezó a gobernar. Y aun así, incluso dando por bueno un periodo que no es real, la mejora del paro es muy ligera y porque la gente emigra, no porque se haya recuperado el empleo que antes se destrozó.

Rajoy: “Sí debo recordar que medidas adoptadas por mi Gobierno han permitido que hoy haya 750.000 españoles con tarjeta sanitaria que antes no la tenían, que un millón de parados de larga duración ya no paguen el 40% del precio de los medicamentos o que estemos dedicando a becas el mayor presupuesto de toda la historia”.

De todo el discurso de Rajoy, este párrafo es especialmente meritorio. Es difícil colar más medias verdades.

Primero, en cuanto a la sanidad pública. La trampa está en la palabra “españoles”. Este es el Gobierno, hay que recordarlo, que dejó sin derecho a la asistencia sanitaria a cientos de miles de inmigrantes sin papeles, a pesar de que viven en España, trabajan o han trabajado en España y pagan impuestos en España. Además, hay también españoles que se van a buscarse la vida al extranjero y que están perdiendo su derecho a la sanidad si pasan más de tres meses en el paro fuera. Y el número de tarjetas sanitarias ha crecido, sí, pero no lo ha hecho el número de beneficiarios: antes, gran parte de los ciudadanos estaban cubiertos a través de sus familiares.

Sobre esos parados que “ya no pagan el 40% del precio de los medicamentos” hay que recordar que es un ‘regalo’ que llegó después del copago farmacéutico.

Y en cuanto al récord de becas de la historia, también tiene trampa. El Gobierno utiliza una métrica manipulada, mezclando los cursos académicos con los años naturales y ocultando gran parte de los detalles. Además, no es lo mismo el dinero que se presupuesta que el que finalmente se gasta. Y la realidad estadística es que en el curso 2011-2012 se gastaron 1.748 millones en becas y en el curso 2013-2014 la cifra bajó hasta 1.472 millones. En las matemáticas que yo estudié, a esto no se le puede llamar subir las becas.

Rajoy: “España es el país que más crece en Europa y el que más empleo crea. Antes, con el mismo clima que todos los demás, España era la que más retrocedía y la que más paro creaba en Europa. No es el clima, sino el esfuerzo bien orientado lo que marca las diferencias, las buenas políticas”.

Falso. España no es el país europeo que más crece. Ni el segundo que más crece. Ni el tercero ni el cuarto que más crece. Aquí están los datos y, de nuevo, la realidad desmiente al presidente del Gobierno.

(En actualización, me temo que continuará).

Antiespañoles

17 julio, 2014

Fuente: http://www.eldiario.es

Los verdaderos antiespañoles no son los antitaurinos: son quienes esconden su dinero en Suiza

Ignacio Escolar 21/04/2014 – 20:20h

El verdadero antiespañol es quien esconde su dinero en Suiza, como Francisco Granados. Quien disfruta de un ático de lujo en la playa bajo la sombra de testaferros y paraísos fiscales, como Ignacio González. Quienes hunden una caja cuya obra social había sobrevivido tres siglos e hipotecan en su rescate a los españoles, como Miguel Blesa o Rodrigo Rato.

Antiespañol es quien recorta en educación, pero deja dinero para que las ayudas para guardería lleguen a una familia “necesitada” como la suya, de esas que ingresan más de 100.000 euros anuales, como Lucía Figar. Quienes cobran sobresueldos del partido y acumulan varios salarios del dinero público mientras recetan austeridad a los españolitos, como María Dolores de Cospedal o Mariano Rajoy. Quienes financian su campaña electoral de forma irregular con dinero de “donantes” como Gerardo Díaz Ferrán, que después se llevan millones en contratos públicos, como pasó con Fundescam y Esperanza Aguirre.

¿Antiespañoles los antitaurinos? Si de verdad tiene razón Aguirre y España se levanta sobre el amor de sus ciudadanos por las corridas de toros, esta patria está perdida. Por más puñetazos en el pecho que se den quienes defienden las corridas de toros, la realidad es que esta “fiesta” de nacional tiene muy poco. Según una serie de encuestas de Gallup, cada año hay menos taurinos, especialmente entre los jóvenes: casi al 70% de los ciudadanos no le interesan nada los toros (será culpa de Disney, como dice Marhuenda). Y cerca del 40% de los españoles se declaraban ya en 1995 antitaurinos, según el CIS, y por tanto “antiespañoles”, según la populista definición que ha dado Aguirre.

Que el nacionalismo use las corridas de toros como bandera tampoco es novedad. Ni siquiera es el nacionalismo español el único en hacerlo. Esperanza Aguirre debería saber que el histórico diputado de Herri Batasuna Jon Idigoras fue también conocido como “Chiquito de Amorebieta” cuando se dedicaba a la lidia. Y que el PNV financia desde los ayuntamientos las corridas en Euskadi con el mismo fervor con el que regaba de dinero público este espectáculo la “liberal” (para lo que quiere) Aguirre. Son también toros, pero toros vascos. Mueren igual, sin entender de patrias.
Los españolistas del capote sí tienen razón en una cosa: en señalar la hipocresía de esos partidos catalanes que vetaron las corridas pero permiten los correbous, tan crueles como las banderillas.

Es tan hipócrita como esos “liberales” que critican las “mamandurrias”, salvo cuando se trata de subvencionar la tortura de animales.

—–

P.D. Soy antitaurino, sí. Y español. Y de Burgos. Castellano por cultura y orígenes. Curioso por mi historia, cansado de que se queden con ella. Creo en la sociedad y en las personas mucho más que en las naciones y sus banderas. Soy español, pero detesto esa idea de España donde no todos cabemos. Si ellos son la patria, yo soy extranjero.

6 mentiras taurinas 6

Por orden de aparición en cualquier discusión sobre lo poco apropiado que resulta definir como “fiesta nacional” a una bárbara tortura animal:

1. “Es una tradición”. Es una falacia clásica, también conocida como argumentum ad antiquitatem. Que algo sea antiguo no significa que sea bueno. La prostitución, la tortura o la esclavitud son tradiciones aún más viejas que la tauromaquia.

2. “Sin corridas, el toro de lidia se extinguiría”. Bastaría con que los ayuntamientos gastasen en reservas naturales una cuarta parte de lo que hoy emplean en subvencionar la tortura animal para evitar tal drama. El lince ibérico también está en peligro de extinción, y nadie defiende que la solución sea torearle.

3. “El toro no sufre”. Hay un veterinario, jaleado por el lobby taurino, que dice haberlo demostrado científicamente por medio de unos misteriosos microchips, que ha implantado en algunos toros. De momento, su importante descubrimiento sólo ha sido publicado por la prestigiosa revista científica 6 toros 6. Ya que su investigación está tan avanzada, le recomendaría que probase ahora con humanos. Si no encuentra voluntarios, cosa probable, que empiece él mismo con las banderillas.

4. “También se mata a los terneros”. Pero el ternero, según la ley, debe ser sacrificado con el menor dolor posible, y al toro se le tortura. En Catalunya, la ley de maltrato animal recoge a los toros de lidia como excepción. Si toreasen a una oveja, incurrirían en un delito penado con cárcel.

5. “Es una pelea de igual a igual entre el hombre y el toro”. ¿Igualada? No hay más que ver cómo suele quedar el marcador.

6. “Los que quieren prohibir los toros son independentistas catalanes, contrarios a la fiesta nacional”. Pues yo vivo en Madrid y nací en Torresandino, Burgos.

Publicado en Escolar.net hace cinco años

Las trampas en las cuentas de la familia real

8 junio, 2013

Fuente: http://ecorepublicano.blogspot.com

Día 3.6.13
 
Hay una falacia que los monárquicos repiten sin cesar: que nuestra Casa Real es la jefatura del Estado más barata de Europa y el rey Juan Carlos de Borbón, el más austero del lugar. Usan como dato una media verdad: que el presupuesto público anual asignado a la Casa Real es de solo 8 millones de euros frente a los 28 millones que cuesta la presidencia de la república en Alemania o los 45,6 millones que se lleva la corona en Reino Unido. ¿La trampa? Que esos 8 millones solo cubren una mínima fracción de lo que realmente gasta la Casa Real. Que las facturas más importantes están camufladas, escondidas en otras partidas. El Ministerio de Exteriores paga los viajes oficiales. Interior, la seguridad. Defensa, la Guardia Real. Hacienda, el parque móvil: 45 coches oficiales con 61 chóferes. Presidencia, los 135 funcionarios de la Zarzuela. Y Patrimonio del Estado, los jardines, los palacios y también ese yate ‘regalado’, el ‘Fortuna’; solo su mantenimiento cuesta 1,8 millones al año.
 
El coste total de la Casa Real, siendo conservadores en las cuentas, sin duda supera los 50 millones de euros al año. La misteriosa cantidad real probablemente sea mayor; el número exacto hoy es imposible de calcular. En los últimos Presupuestos Generales del Estado, el Gobierno de Rajoy eliminó la información sobre el coste de algunas partidas para hacer aún más difícil su seguimiento. Ya no sabemos, por ejemplo, cuánto cuestan las cenas de gala y las recepciones en palacio. En el 2012 esas fiestas se llevaron 9,58 millones, pero en los últimos presupuestos el Gobierno solo detalla que van a organizar 54 actos presididos por la Familia Real y otros 42 “actos de Estado”. ¿A qué precio? A saber.
 
Lo mismo sucede con el mantenimiento de los palacios y jardines asignados al uso y disfrute de la familia real, que paga Patrimonio Nacional. El año pasado fueron 32,8 millones de euros, pero en los presupuestos del 2013 han sustituido los euros por las hectáreas, y así el Gobierno detalla que Patrimonio Nacional se ocupará de conservar “770.000 metros cuadrados de palacios» y «4.500 hectáreas de jardines”. No figura el precio, no nos vayamos a escandalizar.
 
Ignacio Escolar