Archive for the ‘pedagogía’ Category

Perlas informativas del mes de junio de 2018

5 julio, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

Internacional

Todos hemos leído y escuchado en los medios que Venezuela vive una situación de emergencia que provoca la salida masiva de sus ciudadanos, en cambio nada similar se dice de su vecina Colombia, hacia donde incluso se afirma que no paran de llegar venezolanos desesperados. Pues bien, durante el pasado año emigraron a España 34.210 colombianos y 31.468 venezolanos. Mira por donde, más de los primeros (El País, 25 de junio) ( tuit de Víctor Gª Guerrero).

Trump y niños en cárceles

Gran escándalo internacional al conocerse que la Administración Trump encierra en jaulas a niños emigrantes tras separarlos de sus padres. Aquí pueden ver algunas fotos, pero un detalle, no son de 2018 ni del gobierno Trump, son de 2014 y con Obama de presidente ( Telesur, 26 de noviembre de 2014).

Menores Encarcelados 1
Menores Encarcelados 2
Menores Encarcelados 3

Democracia en España, homosexuales en Cuba

Tomadura de pelo en los medios es que estés viendo un debate sobre si en España hay una verdadera democracia (27 de junio el programa de LaSexta Al Rojo Vivo) y el argumento de un tertuliano, Javier Sardá, es… que en Cuba meten a los homosexuales en prisión. Algo que cualquiera minimamente informado o que haya viajado a Cuba sabe que es absolutamente mentira. Basta buscar en Google “marcha del orgullo gay en La Habana” para verlos manifestarse en el malecón desde hace años.

La importancia del titular

Qué diferente puede ser una misma noticia según el titular que se escoja ( El Periódico 28 de junio La Vanguardia 28 de junio y tuit del corresponsal de El Periódico)

tuit el periodico rusia
el periodico rusia
La Vanguardia rusia

España

El pelo de las políticas

Esto cuentan en elEconomista el 1 de enero en un perfil sobre Dolores de Cospedal. Y así se defienden de la previsible acusación de machismo: “Dicen expertos estilistas que Cospedal tiene poca gracia a la hora de peinarse, no tanto como Puigdemont, eso sí. Parece que ahora comentar el estilismo de una exministra o su corte de pelo es puro machismo pero entendemos que la libertad de expresión impera, y a nosotras siempre nos ha gustado comentar el pelo de nuestras amigas, enemigas, vecinas, políticas y reinas. Cuidado porque podemos pasar de la legítima lucha por la igualdad y contra el machismo, a apabullar y prohibir opiniones si se refieren al pelo de las ministras o las reinas”.  Pero yo sigo sin entender por qué solo comentan el pelo de mujeres, y no de amigos, enemigos, vecinos, políticos y reyes.

Investidura

El sábado 2 de junio Pedro Sánchez prometió su cargo como presidente de España. Pues en El País o no se enteraron o lo consideraron una noticia sin importancia porque al día siguiente no lo sacaron en portada.

Portada El País 3 de junio
Portada El País 3 de junio

Publicidad bebidas alcohólicas

“Multas de casi 150.000 euros a Atresmedia y Mediaset por emitir publicidad de bebidas alcohólicas” titula ABC el 5 de junio. El motivo es que “las cadenas ofrecieron campañas de sidra y cerveza fuera del horario permitido, entre las 20.30 horas y las 6.00 horas”. Lo curioso del asunto es que ahora ese diario reproduce el anuncio y, mira por dónde, el anunciante vuelve a ser publicitado.

Accionistas

¿Se nota que Telefónica es accionista del diario El País?

telefonica elpais.jpg

Lo importante

Prioridades informativas del diario ABC el 12 de junio:

prioridad abc urdangarin.jp

Mujeres maniquíes

Algunas veces lo de convertir a las mujeres en simples maniquíes, aunque sean altos cargos políticos es literal ( ABC, 13 de junio).

GUARDARROPA MINISTRAS

Y cuando escriben sobre ellas puede ser peor: “extremeña de buen físico” “chasis de aquí te espero”.

ministra trabajo abc.jpg

Vítores al rey

Como mostró en un tuit Jonathan Martínez el 16 de junio, hay una diferencia entre lo que dice el titular del  Diario de Navarra el 13 de junio y la foto panorámica de la llegada de los reyes. No hay como ampliar el campo de visión para conocer la realidad de las cosas.

pamplona vitores rey.jpg
reyes pamplona.jpg

Quitó el cristal

¿De verdad que lo más destacado del nuevo ministro de Cultura, tras 30 años de gestor y siete en el Reina Sofía, es que quitó el cristal blindado al Guernica? ( ABC, 14 de junio).

ministro cristal guernica.jpg

Rezar y cantar

El 17 de junio todas las televisiones sacan a los migrantes del Aquarius cantando y rezando. A ninguna se les ocurre preguntar por su países, sus condiciones de vida, qué opinan sobre la guerra de sus países o los motivos de su pobreza.

Piadosos

Algunos titulares parecen pensados para despertar toda nuestra piedad y preocupación por algunos delincuentes: “Urdangarin elige el destierro interior de Brieva que amenazó la salud mental de Roldán” ( eldiario.es, 18 de junio).

urdangarin destierro.jpg

Mileurismo

¿Os acordais hace diez años cuando mileurista era sinónimo de sueldo precario? Pues ahora ese sueldo es un éxito de la negociación entre sindicatos y empresarios.

mileurismo exito.jpg

Vicepresidente de la Fundación Leonor de Borbón

Por un tuit del president de la Generalitat de Catalunya, Quim Torra, el 22 de junio, nos enteramos de que acaba de firmar su renuncia a la vicepresidencia de honor de la Fundación Princesa de Girona. O sea, que hasta ahora Artur Mas, Puigdemont y el propio Torra eran vicepresidentes de la Fundación de Leonor de Borbón mientras sus votantes quemaban las fotos de los Borbones.

Recorte de fotografía

Pablo Casado, el candidato del PP que termina con la pobreza. Así ( tuit 23 de junio):

tuit pablo casaado.jpg
pablo casado con indigente.jpg
Anuncios

Desmontando cinco tópicos xenófobos contra la acogida del Aquarius

30 junio, 2018

Fuente: http://www.vozpopuli.com

El gobierno español se ha ofrecido a acoger un barco con más de 600 inmigrantes y en las redes reflota el peor argumentario xenóbobo contra la acción humanitaria. Estos son los cinco mitos contra la inmigración que más vas a ver estos días en redes con sus correspondientes argumentos y enlaces para refutarlos.

Desmontando cinco tópicos xenófobos contra la acogida del Aquarius
Desmontando cinco tópicos xenófobos contra la acogida del Aquarius EFE/ Twitter

Efecto llamada

Topicazo
Topicazo

Falso. El efecto llamada existirá mientras exista la desigualdad, no porque se efectúe una maniobra de salvamento humanitario. Ningún padre o madre pone a sus hijo en una patera o barco a la deriva si esta es menos segura que el territorio de deja atrás. Los inmigrantes van a donde hay mejor economía o empleo. Así lo hicieron dos millones de Españoles (y sin contrato) en los 60, así lo hacen ellos ahora.

A las personas desesperadas no se les para con decretos, vallas o un par de tuits xenófobos. La prueba es que, a pesar de todos los esfuerzos, criticas, movimientos xenófobos y políticas antiinmigratorias de la nueva Europa sigue habiendo miles de víctimas huyendo por el Mediterráneo por los conflictos bélicos o por la desigualdad económica. La inmigración y el movimiento de personas entre naciones son un derecho y están recogidos en la carta de los derechos del hombre.

Huyen de algo peor que unos cuantos tuits.

————-

Las ‘paguitas’

Topicazo
Topicazo Twitter

Falso. Los inmigrantes acogidos no obtienen ningún beneficio económico por el simple hecho de pisar suelo español. No hay ninguna ‘paguita’ ni gasto más allá de los costes de la atención humanitaria que requiere su acogida: reconocimiento médico y gastos de admisión en el CIE correspondiente (Centros de Internamiento de Extranjeros)

Para poder acceder a la primera ayuda, la renta mínima de inserción, necesitarían acreditar tener residencia legal en alguna comunidad del territorio nacional. Dicho esto, en la Comunidad de Madrid, por ejemplo (la que mayor porcentaje de inmigrantes tiene) solo el 10% de los beneficiarios de la renta mínima son inmigrantes, exactamente el mismo porcentaje que inmigrantes hay en España. Es decir, a pesar de tenerlo más difícil, de tener que dejar una vida y un país atrás casi siempre en contra de su voluntad, los inmigrantes no acaban recibiendo más rentas de inserción social. Conclusión. Se lo curran más.

Otro ejemplo, para poder ser beneficiario de las ayudas a vivienda tienen que tener residencia legal, ingresos mínimos y un contrato legal de alquiler en nuestro país. Ninguno de los acogidos podría, de momento, acceder a ellas. El hecho de que en estas listas aparezcan más apellidos extranjeros es porque muchos inmigrantes se preocupan de cumplir los requisitos antes que los propios españoles en las mismas condiciones. Y es normal, con un grado de necesidad mayor, el compromiso y las ganas de hacer las cosas bien es equivalente. Deberían ser un ejemplo a seguir, no a criticar.

————-

Vienen a quitarnos nuestros recursos

Topicazo
Topicazo Twitter

Falso. Los inmigrantes aportan al Estado más de lo que reciben. La diferencia entre las aportaciones que realizan vía impuestos y cotizaciones a la Seguridad Social y el gasto en servicios públicos, es el 0,54 % del PIB, unos 5.500 millones de euros. El balance es positivo desde hace años, incluso durante la crisis y es un síntoma de prosperidad, según el estudio Inmigración y Estado de bienestar en España, de la Obra Social de La Caixa.

Está demostrado también que los inmigrantes no colapsan nuestra sanidad pública. Los datos y estadísticas dicen todo lo contrario.

¿Por qué aportan más de lo que reciben? La mayoría de los extranjeros son jóvenes en edad de trabajar y de aportar más impuestos. Los niños, ancianos y dependientes (los que más cuestan al Estado) son muy pocos. El inmigrante prefiere venirse solo que sacar aquí su familia adelante. La mayoría realizan trabajos que las poblaciones locales rechazan. Utilizan menos los servicios médicos y normalmente acaban volviendo a sus países de origen (menos del 1% de los beneficiarios de pensiones en España son extranjeros)

Incluso los inmigrantes en situación irregular contribuyen al sistema al pagar impuestos indirectos. Al comprar cualquier mercancía aportan el IVA a la caja común, la misma que paga el sistema sanitario que los atiende de urgencia.

Pagar los gastos de la acogida de esos refugiados nos sale a cuenta.

————-

Ayudan más a los de fuera que a los de aquí

Topicazo
Topicazo Twitter

Falso. Las oportunidades son las mismas para todos, como el respeto a los derechos humanos. Incluso si el barco robado de un delincuente valenciano va a la deriva por el mediterráneo cargado de droga también tiene derecho a un rescate humanitario, de hecho, los barcos de recreo copan las actuaciones de salvamento.

Pasado el rescate inicial y en el caso (difícil) de que alguno de los 600 inmigrante consiga los permisos de residencia para optar a alguna ayuda pública sus oportunidades serán las mismas que la de los ‘aborígenes’. No existe ningún ‘atenuante por extranjería’ a la hora de optar a alguna beca o ayuda pública de inserción aunque algunos quieran confundir la precariedad, el desamparo o la indigencia con el color u origen de la piel.

————-

Mételos en tu casa

Topicazo
Topicazo Twitter

El topicazo más utilizado. Del mismo modo que la educación no debe circunscribirse exclusivamente al ámbito familiar, la inmigración no debe convertirse en un problema meramente individual. Igual que es un deber del Estado tejer un sistema educativo o sanitario público también lo es construir una administración capaz de acoger y resolver los problemas humanitarios que la misma sociedad provoca. La garantía del cumplimiento de los derechos humanos es parte del servicio público cimentado en un estado fiscal y de derecho.

Por eso el argumento de ‘llévatelo a tu casa’ también valdría para, ‘constrúyetelo en tu casa’ o ‘fabrícatelo en casa u ‘opérate tú en tu casa’. Puede funcionar si eres profesor, ingeniero o cirujano, pero es la gestión pública la responsable de una mejor eficacia de los servicios comunitarios.

Esto no quita que a través de muchas ONG exista una red de recursos para acoger individualmente y generar conciencia en el aporte personal a la hora de integrar ciudadanos en exclusión. Y las experiencias suelen ser maravillosas. No se trata de ofrecer solo tu casa, el sistema debe garantizar la sintonía entre las partes y el control y perfecto cumplimiento de los derecho del acogido. Y eso no siempre es más barato —tristemente— y eficaz que la gestión pública (de momento).

Revisión de la percepción social sobre la violencia sexual (2018): Marco teórico (1)

28 junio, 2018

Fuente: http://www.jessicalfillol.es

Publicado en 

Pocas áreas de nuestra vida hay menos sujetas a autocrítica y revisión de estereotipos o falsos mitos que nuestra práctica sexual cotidiana. Sin entrar aún en el ámbito específico de la violencia, existe relativo consenso en que tenemos una profunda carencia en cuanto a educación sexo-afectiva. Convivimos una generación educada durante la represión nacionalcatólica que practicaba sexo con la luz apagada y con fines únicamente reproductivos; otra generación saliente de toda esa represión, educada en la revolución sexual iniciada en los años 60, que ha traído hasta nuestros días la idea de que lo revolucionario es follar mucho y follar con muchos, y si no follas indiscriminadamente eres una mojigata reprimida; y otra generación que la única educación sexual que ha recibido durante su adolescencia ha sido a sus padres cambiando de canal en la tele y una charla de un par de horas en el instituto sobre cómo se pone un condón y la epidemia del SIDA, y cuya principal fuente de información sexual es el porno.

¿El resultado de todo esto? La Universidad de Central Lancashire, en colaboración con la Universidad de Leeds, en Inglaterra, realizaron un estudio sobre comportamiento sexual. El ochenta por ciento de las mujeres sobreactúa en la cama durante sus relaciones sexuales. ¿Los motivos? El más destacado: las ganas de finalizar el acto, sin crear frustración a sus parejas, por aburrimiento, molestias o irritación. En el estudio Do Women Pretend Orgasm to Retain a Mate? publicado en la revista Archives of Sexual Behavior por un equipo de investigadores de la Universidad de Columbia, Oakland y del Instituto Psiquiátrico de Nueva York llegaron a la conclusión de que más de la mitad de las mujeres en relaciones duraderas fingen los orgasmos en una u otra ocasión, y apuntan también como motivos afianzar la relación de pareja y disminuir el riesgo de que el otro le sea infiel.

Autor: Pino Daeni

Cito textualmente de este otro artículo:

Otros estudios anteriores han vinculado esta actitud a a ciertos convencionalismos sociales: algunas mujeres se sienten obligadas a mostrar su satisfacción y sienten la necesidad de demostrar que sí se divierten con la otra persona, como suele explicar en sus libros la sexóloga británica Tracey Cox. Una vez más, las relaciones sexuales se convierten en reflejo del patriarcado.

La sexóloga Elizabeth Black es una defensora férrea de esta última tesis, pero alerta que dicha forma de autoridad se ha vuelto contra los propios hombres que lo ejercen. “El patriarcado ha afectado negativamente a la sexualidad de los hombres debido a la excesiva importancia que han otorgado a sus erecciones, el tamaño del pene, el rendimiento en la cama, los orgasmos y la eyaculación”, concluye Black.

Según María Fernanda Peraza, uróloga y andróloga de la Fundación Puigvert y del Hospital Dexeus, el miedo a herir el orgullo de un hombre que no lo entendería y se sentiría humillado porque se cuestiona su virilidad y tratar de evitar provocar una crisis de pareja si se menciona el tema están entre los motivos más destacados por los que las mujeres no mencionan su insatisfacción sexual a sus parejas masculinas.

Otro conjunto de datos importante de reseñar por lo que respecta al control de la sexualidad femenina y la represión de su placer, sin llegar a extremos como la mutilación genial femenina que también tiene el mismo origen pero utilizando medios coativos, es el que hace referencia al tema de la masturbación femenina. Cito también textualmente de este otro artículo:

Refiere también Peraza que según datos del Instituto Kinsey de la Universidad de Indianápolis, el 80% de las mujeres reconocen que se masturban, pero muy pocas lo hacen delante de  su pareja, por timidez, tabú, miedo, por no ofender a un hombre educado en la creencia de que la penetración es el punto más importante  y la única vía para alcanzar el clímax.

Y esto, que es asumido sin cuestionar, es un problema. Según el metaestudio publicado en el libro de Elisabeth Lloyd ‘The Case of the Female Orgasm‘ (Harvard University Press), en el que recogía datos de los últimos 80 años, sólo el 25% de las mujeres suelen tener un orgasmo vaginal durante la penetración, así que ya me explicarás si no es urgente revisar todos los mitos y estereotipos entorno a nuestras prácticas sexuales heteronormativas, falocéntricas y coitocéntricas.

(…) De acuerdo con Peraza, los motivos que impiden a una mujer llegar al clímax son mayoritariamente de origen psiquico o psicológico: pueden ser bloqueos emocionales, miedos o inseguridades que la llevan a un estado de estrés que no le permite abandonarse al placer durante las relaciones sexuales individuales o en pareja.

Autor: Pino Daeni

Y en cuanto a la sexualidad masculina, no está exenta de presión, aunque en otro sentido:

Por otra parte la vivencia de la sexualidad masculina siempre ha sido aplaudida abiertamente, el placer para ellos es un derecho, aunque últimamente la idea del derecho empieza a concebirse  por la mujer como algo natural.

(…) La preocupación para el hombre es mantener la virilidad: “Se ha puesto todo el peso en el falo” y ello les supone una “responsabilidad”.

No se les permite fallar y esto les genera mucha angustia y ansiedad y las preocupaciones sobre su función sexual vienen dadas precisamente por las alteraciones que padecen en la fase de excitación, erección, y eyaculación.

En este contexto, y recalco que aún no he llegado aquí al punto de abordar la violencia en las relaciones sexuales, ni he entrado aún en por qué tantas mujeres permanecen en relaciones que les causan dolor, ni he aludido al objetivo de cambiar el foco del mero consentimiento formal feminino a la afirmación entusiasta del deseo y el placer compartido, parece evidente la necesidad de una revisión urgente y en profundidad de los mitos que perviven alrededor de nuestra sexualidad desde el punto de vista social. Porque los problemas que ponen de manifiesto las conclusiones a partir de los datos recogidos en los estudios citados, todos, tienen un mismo origen: la perpetuación de unos roles de género que castran nuestra libertad y una cultura de la violación fuertemente instaurada.

Autor: Pino Daeni

Así que, aunque duela por todo lo que revela, voy a utilizar como herramientas la macroencuesta de violencia contra la Mujer del año 2015 (aquí en pdf, 474 páginas) y el informe (2018) sobre percepción social de la violencia sexual de la Delegación del Gobierno para la violencia de género (aquí en pdf, 132 páginas) que recientemente ha sido reseñada en varios medios por lo devastador de algunas conclusiones:

Por poner solamente tres ejemplos.

Recientemente fue noticia el INE por las preguntas machistas que incluía en el cuestionario sobre fecundidad, y la manera de abordar determinadas cuestiones sensibles. Creo que preguntar por estereotipos machistas y hacer preguntas sobre la carga machista que arrastramos es necesario, si bien es necesario hacerlo de tal manera que quienes diseñan el estudio y quienes realizan las preguntas no introduzcan sus propios sesgos machistas. Vivimos en una sociedad machista, quiero saber hasta qué punto y cómo evolucionamos como sociedad a lo largo del tiempo.

La Estrategia para la Erradicación de la Violencia contra la Mujer 2013-2016 (aquí en pdf, 151 páginas), en su cuarto objetivo general, contempla la visibilización y atención a otras formas de violencia contra la mujer aparte de la violencia de género. En los próximos posts voy a ir desgranando los aspectos que me parecen más relevantes del último informe presentado, y cómo podemos trabajar para cambiar esta percepción social sobre la violencia sexual tan dañina. Porque no, lo volveré a repetir una vez más, los violadores no son esos locos con pasamontañas que te abordan de madrugada en un callejón oscuro y te ponen una navaja en el cuello. Va siendo hora ya de erradicar esos estereotipos tan dañinos que dificultan que las víctimas identifiquen el daño sufrido con palabras que muchas veces tienen tipificación en el código penal (por muy difícil que sea probarlo), y hacer un poquito de autocrítica. Porque la erradicación de la violencia hacia las mujeres nos compete como sociedad, no solamente a esos 60 hombres al año que asesinan a sus ex-parejas.

Autor: Pino Daeni

 

Las perlas informativas del mes de mayo 2018

24 junio, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

Internacional

Diez maduros

 Maduro aparece diez veces en la papeleta para las elecciones presidenciales de Venezuela” titulaba ABC el 4 de mayo . De esa forma daba a entender un estilo fraudulento y chapucero a favor de Nicolás Maduro en las elecciones de ese país. Hacía falta leer todo el texto de la noticia para enterarse de que “Maduro figura en diez ocasiones porque ese es el número de formaciones políticas que lo proponen para la reelección en el cargo”. El candidato opositor Henri Falcón aparece cuatro veces, ya que le apoyan tres partidos además del suyo. Es más, en las elecciones de 2012 el opositor Henrique Capriles salía 22 veces frente a las 12 que aparecía Chávez, porque a cada uno le apoyaba ese número de partidos.

maduro 10 veces.jpg

Lo que interesa de la actriz

Actriz y modelo, hija de la actriz sueca Ingrid Bergman y del cineasta italiano Roberto Rossellini, ahora saca un libro y vuelve a ser una de las caras de Lancôme después de 22 años. La entrevistan en la revista semanal del diario ABC el 6 de mayo y eligen este titular:

isabella rossellini.jpg


Régimen

Por fin un medio que se atreve a llamar régimen a Estados Unidos y no solo a los países cuyos gobierno no son de nuestro gusto ( Digital Sevilla, 8 de mayo ).

regimen eeuu.jpg


Maquiavélicos y narcisistas

No sé, algunos parece que llevan sus fantasmas a los textos que escriben en el periódico, o al menos al titular del tuit ( El País, 13 de mayo ).

piscopaticos con sus ex.jpg

Morir en las protestas

El ejército israelí no mata, solo “disuade”. Porque los palestinos no son asesinados, “mueren en las protestas” ( Europa Press, 14 de mayo ).

europa press gaza.jpg



Rajoy el pitoniso

El magnífico ojo de nuestro presidente Mariano Rajoy. Lo que decía un mes antes durante su visita a Argentina, observen también los titulares de la derecha ( La Prensa, 4 de abril ) y lo que pasó después ( Clarín, 14 de mayo ).

rajoy argentina abril.jpg
rajoy argentina mayo bueno.jpg


Protesta sangrienta

El ejército israelí mata a 52 manifestantes y el titular es que “la marcha se convierte en la protesta más sangrienta” ( El País, 14 de mayo ).

jornada mas sangrienta.jpg


Para comprender el por qué de estos titulares es importante saber quiénes son los dueños de los medios ( Infolibre, 2 de marzo ).

accionista prisa.jpg


Armas para Omán

Los 4,4 millones de material policial que España ha vendido este año a Omán le van a venir muy bien a su sultán para dejar claro a sus súbditos quién manda en esa monarquía absoluta (El País, 14 de mayo).

armas oman.jpg


Electricidad china

Privatizamos nuestro suministro eléctrico porque el Estado era malo e ineficaz y ahora la luz de un millón de españoles la controlará un Estado, el chino ( El Mundo, 14 de mayo ).

China electricidad.jpg

Garantizar que no te derroca

Qué concepto de la convivencia internacional y de la soberanía de los países tendrán Trump y El País para afirmar uno y titular con toda naturalidad el otro que “Trump garantiza al líder de Corea del Norte que seguirá en el poder tras la desnuclearización” ( 18 de mayo). Parece que este es un mundo en el que los países tienen los presidentes que previamente les haya garantizado Trump.

trump garantiza.jpg


Soldados españoles

Las muertes de soldados españoles es el sistema que tienen los medios de comunicación de nuestro país para informarnos de los lugares donde tenemos tropas pegando tiros y no teníamos ni idea ( Ser, 18 de mayo ).

soldado en mali.jpg

Flamante princesa, garbo y elegancia

Los españoles no la conocerán pero esta periodista era la presentadora y analista estrella de la CNN hasta el año pasado y ahora de la cadena Univisión. Obsérvese su análisis geopolítico y profundidad periodística en este tuit del 19 de mayo .

janiot boda real.jpg

Informativo con boda en directo

Sientes que nos toman por imbéciles cuando el informativo de televisión de LaSexta del 19 de mayo se emite con una ventana siguiendo en directo la boda del Reino Unido.


El respaldo de Maduro, Merkel, Trump y Rajoy

 Nicolás Maduro canta victoria, sólo con el respaldo del 29% del censo”, titula El Mundo el 21 de mayo . La participación fue de un 46.07% y Maduro sacó el 67,84% de los votos, por tanto, votaron por él el 31,25 % del censo. Si hacemos las mismas cuentas descubriríamos que Ángela Merkel es presidenta solo con el 25 % del censo, Donald Trump también con el 25 % y Rajoy es presidente solo con el 21% del censo.

maduro solo 29 del censo.jpg

Mejor militar que estudiante

Algunos datos suelen pasar desapercibidos en nuestros medios y es bueno rescatarlos. Gracias a la legalización de las armas en EEUU es más peligroso ser estudiante que militar. En ese país es más fácil que te maten de un tiro siendo estudiante que siendo soldado ( The Washington Post, 18 de mayo . En castellano: Sputnik, 23 de mayo ).

militares y estudiantes.jpg

Gustar o no gustar el resultado

Conseguir un 68% de votos puede ser “una contundente vitoria” o “salvar la consulta con el rechazo de un tercio”, según le guste o no el resultado al periódico que lo cuenta (El País con 48 horas de diferencia entre una y otra noticia: 26 de mayo y 28 de mayo ) ( tuit de Vidushi ).

contundente vitoria irlanda.jpg
salva al conducta iglesias.jpg

El asesino que no asesinó

Pues a mí nadie me ha explicado cómo, simulando ante toda la opinión pública que alguien ha matado al periodista, se ha adelantado al sicario que lo iba a asesinar y consiguen capturar a este ( El Mundo, 30 de mayo ). Solo han logrado que ahora, cuando me cuenten que han matado a un periodista, ya no me lo crea.

periodista ruso.jpg



España


Junqueras

Algunas veces el periodismo se utiliza para humillar (ABC, 8 de mayo).

junqueras humillar.jpg


La vivienda se recupera

Lo señalaba Gerardotc en un tuit el 11 de mayo . Telediario TVE presentaba así la noticia: “El precio de la vivienda se recupera y crece en 2018”. Es importante observar el lugar en el que se pone el redactor cuando prepara una información.

Como bien dice Gerardotc, en este caso la televisión pública lo hace desde la posición del especulador que quiere que suba el precio de un bien de primera necesidad, y no desde la del ciudadano, o simplemente desde el interés público, que sería que el precio de la vivienda no subiera (no se recuperara, según TVE) para que las familias pudieran acceder a ese derecho constitucional. Muchas veces no hace falta que el medio opine para darnos cuenta a quién sirve.

gerardo tecé@gerardotc

Telediario TVE: “El precio de la vivienda se recupera y crece en 2018”.

La vivienda se recupera porque se encarece. Informar a la población que quiere tener un techo desde los ojos del especulador inmobiliario. La tele de todos.


Contra la violencia de género

Ahí está el gobierno del PP luchando contra la violencia de género. Participando en un foro del periódico La Razón, ¿qué más queríais que hiciera?

foro pp la razon.jpg

Los mejores tintos. De venta aquí

22 de mayo. El diario El País publica un reportaje sobre “Los mejores tintos por menos de 5 euros” y en todos incluyen un vínculo para comprarlos en… “El País Club de vinos”. Qué coincidencia que ellos los vendan todos.

mejores tintos.jpg



Torra contra Torra

Aquí un medio independentista catalán titulando el 31 de mayo que “un unionista ha recopilado más de 440 artículos contra Torra”. Si leemos la noticia comprobamos que esos 440 artículos son los que ha escrito Torra. O sea, los artículos contra Torra son los que escribe Torra. Torra escribe contra Torra.

contra torra.jpg


Del Congreso al Real Madrid

El 31 de mayo Ferreras en directo en LaSexta: ‘Vamos a suspender la conexión con el Congreso de Diputados durante la moción de censura para conectar con la dimisión del entrenador del Real Madrid’. Aunque viendo las tendencias en Twitter quizás hasta tenía razón.

tendencias.jpg

La España que no ama Albert Rivera

3 junio, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

Tenemos un político, con aspiraciones a presidir el gobierno, que solo ve españoles allá por donde camina. Las bromas sobre su visión de la realidad -ni rojo, ni azul; ni viejo, ni joven; ni trabajadores, ni rentistas- no deben enmascarar el profundo problema: Albert Rivera solo ve españoles de su cuerda. Los que le caben en su mirar de un solo ojo profundamente derecho como evidencian sus palabras y  sus decisiones políticas. Rivera ha reeditado el discurso del fundador de Falange, José Antonio Primo de Rivera. Y ha asustado hasta a sus mentores. Lo lanzó en un acto que tuvo su momento culminante, nos dicen,  con Marta Sánchez y “los versos que ella misma ha puesto a la Marcha Real”. Es como si todo fuera una versión de segunda mano del más antiguo y nefasto ultranacionalismo de siempre.

Es doblemente trágico en un momento en el que la derecha revienta por el PP y su nuevo detenido de peso: Eduardo Zaplana. Seguro de su triunfo (demoscópico), Rivera ya manda. Manda hasta incorporar delitos de ingeniera legal. Anticipatorios. O ampliando, por la brava, el artículo 155 de control al gobierno electo de Catalunya.  Pedro Sánchez en nombre del PSOE, se ha apuntado con fruición. Y al PP no hace falta animarle. Lista la gran coalición con la que soñaban los poderes del sistema. Se suelta tinta de calamar desde las cloacas del Estado contra los obstáculos – con motivo o sin él- y aquí gloria y después guerra.

Los expertos, sociólogos y politólogos, apuntan dos causas principales de este aparente viraje de la sociedad española hacía las posiciones retrógradas que acaudilla Rivera. La primera, que muchos lo ven como lo han vendido: de centro derecha, más a la izquierda del PP. Que ya es usar el modelo de Gafas Naranja. Y la otra, fundamental, que lleva a preguntarse: “ ¿Puedo mantenerme fiel a mi ideología o puedo votar por una vez a Ciudadanos para defender mi identidad”.  Esto se da, principalmente, entre votantes del PSOE, que han descubierto en su alma una bandera rojigualda de bandas anchas que lo tapa todo. Les oyes y parece que les va la vida en ello. Como a Ciudadanos y a PP.

Desde hace meses se advierte que el gran triunfo del “a por ellos” y, por tanto de Ciudadanos, está basado en llenar identidades perdidas o no halladas. En la necesidad de un sentido de pertenencia. Al margen de un notable rechazo hacia los diferentes. Vamos, lo que es todo nacionalismo excluyente. Todo. Pero cuesta creer que personas progresistas compartan la idea de España que abanderan Rivera o Cospedal como máximos exponentes del movimiento.

Es la España de los novios de la muerte, los toros, el eterno cerrado y sacristía, las banderas y los himnos. A los que se ha sumado Marta Sánchez , con sus “ versos” de fin de curso en Colegio concertado, gran aportación de 2018. La España de hacer la vista gorda a las trampas, a la desigualdad, a nada que perturbe el “así ha sido toda la vida”.

Con suerte, los  “patriotas civiles” –en definición de otra potente ideóloga del movimiento: Inés Arrimadas-  se pasan a la España de Campofrío, a lo alegres que somos.  A que nos dan las tantas en la calle.  A que compartimos un plato entre muchos. Aunque los mismos miren para otro lado al conocer las carencias reales de esos 10 millones de personas que en España viven bajo el umbral de la pobreza. Aunque otros se lo quiten de la boca y lo compartan fuera de los focos. Así somos. Como la mayoría de los pueblos.

Lo prioritario es la unidad –que renquea desde el nacimiento de España como nación- a la fuerza y sin condiciones.  Nos encontramos en pleno pulso suicida. Una cerrazón histórica –mutua- en busca de réditos electorales ha desembocado en un monstruo incontrolable ya, y que no lleva signo alguno siquiera de rebobinarse al menos hasta el aciago día en el que Rajoy llegó a la Moncloa.

En España hay viejos y jóvenes, mujeres a no excluir de los listados, y una notable diversidad de culturas y colores de piel.  Bastante más enriquecedora que la uniformidad que buscan. Más aún, hay zotes a barullo y gente inteligentísima. Personas honradas y auténticos forajidos. Mujeres y hombres  solidarios y generosos, y… políticos como muchos de los que ahora copan grandes espacios del escenario.

Nacer en un lugar o en otro es una cuestión accidental. De las definiciones de patriotismo clásicas, comparto la de George Bernad Shaw: “Patriotismo es tu convencimiento de que este país es  superior a todos los demás porque tú naciste en él”. Y ése es todo el argumento. Es cierto que a muchas personas, a la mayoría, el lugar donde se ha nacido y crecido les crea potentes lazos afectivos, vinculados a su desarrollo como seres humanos.  Pero de ahí, a construir todo un edificio de caracteres y superioridades sin tino va un trecho.

Nos están volviendo a vender una España de catálogo costumbrista y no la que empezaba a crecer. Una España abierta, con imaginación y creatividad. Con una capacidad de improvisación inigualable, debido a la falta de planificación previa concienzuda, en su caso. Siempre de una forma relativa, porque el peso de la España inamovible siempre se pega a los cimientos.  Y de abiertos y creativos tienen bien poco.

En la España que nos venden somos campeones en tolerancia a la corrupción. En autocomplacencia.  Lideramos la nueva lacra de los trabajadores pobres  que acaba de descubrir, aterrada, la Francia que salió de Manuel Valls para entrar en Emmanuel Macron. Compartimos con Hungría o Polonia leyes autoritarias que abochornan. Tenemos condenados por cantar. Encarcelados durante largo tiempo en prisión preventiva y privados de sus derechos por hacer política. Bajo delitos que varios países no consideran tales y por eso no entregan a los que se fueron. Por mucho que insistan como hace el juez Llarena.

Llevamos camino, como los EEUU de Trump, de un Hagamos grande España otra vez, la de la pandereta y el autoritarismo que tantas  veces ha acabado mal. Cuando podríamos  hacer una España habitable y prospera de la que sentirse orgulloso de verdad. La que, desde la Justicia a menudo obstaculizada, ya obtiene logros en su lucha contra la corrupción. La que se vuelque por la ciencia en lugar de frenarla. Por la cultura, que tanto nos ha dado a pesar de las trabas. Por la educación que es el auténtico punto de apoyo de toda sociedad civilizada. Por los ciudadanos libres y conscientes. Una España que ría, escriba y cante sin miedo. Que respete a las personas en lugar de intentar embrutecerlas para usarlas. Que no se empecine en tomarnos por idiotas. Que apueste de una vez por la decencia y erradique a tanto miserable que pudre hasta las entrañas del Estado. Por la cooperación. Por el entendimiento. Que no frene el progreso apenas lo ve despuntar. Que se quite la caspa y la gomina, o, al menos, no la imponga como modelo. Que aviente la envidia y el odio.

En pocas palabras, la idea de España que yo y muchos otros amamos, no es la España de Albert Rivera. Pero múltiples fuerzas apuestan por ella y contra nosotros.

Cómo ser de izquierdas

1 junio, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

Ante los últimos y desconcertante episodios vividos por la izquierda en nuestro país, son muchos los lectores y lectoras que nos han escrito en busca de consejo. ¿Estoy siendo un buen progresista? ¿Es mi casa lo suficientemente pequeña para dar lecciones de ética por Twitter? ¿Me he vuelto de derechas con la edad y no me he dado cuenta?

A continuación, te presentamos una serie de claves para vivir tu vida como un auténtico izquierdista. Nuestra voluntad es que este artículo sirva como guía de consulta rápida, razón por la cual te recomendamos que lo imprimas y lo lleves siempre en la riñonera.

Ten mascotas de pobre
Todo progresista necesita una mascota, ya que eso ejemplifica su amor hacia los animales-no-humanos. Ahora bien. Hay animales cuyo aspecto los asocia inevitablemente a la opulencia. Es el caso, por ejemplo, de los dálmatas, perros estirados y sobreactuados de los que más vale alejarse. Un buen izquierdista debe tener un perro despeluchado, preferiblemente tuerto, o bien un hurón (a ser posible, que huela mal todo el rato).

Come flojo
Comer es fundamental para la lucha obrera porque, de no hacerlo, uno se muere. No obstante, una persona de izquierdas no puede comer cualquier cosa, ya que algunos alimentos se sitúan de forma evidente en la esfera conservadora. Lo mejor es que seas vegano y lo cultives todo tú. En caso de no disponer de terraza suficiente, puedes comprar alimentos. Eso sí, debes evitar el marisco, la carne roja y esnobismos tales como batidos detox o mocachinos. Bajo ningún concepto seas fotografiado junto a una hamburguesa, dado que estas simbolizan el imperialismo voraz además del maltrato vacuno. Puedes comer kebab, pero solo si eres árabe; en caso contrario, estarías incurriendo en una vergonzosa apropiación cultural. Lo mejor, por tanto, es que te limites a sopa y pan (normal, nada de baguettes ni demás excentricidades).

Viste regular
Un izquierdista no solo se define por sus ideas, sino también por lo mal que le sienta la ropa. Es fácil encontrar camisas y pantalones horribles, pero debes asegurarte de que no ha sido cosidos por alguien que gane menos de la mitad que tú. En este sentido, te recomendamos que compres ropa solo en tiendas de barrio y pidas la declaración de la Renta de la modista.

Utiliza software libre
Hoy la izquierda necesita expandirse digitalmente, pero es fundamental que lo haga a través de documentos que nadie pueda abrir. Evita el uso de Word, ya que Office oprime al pueblo. Hay multitud de programas alternativos que te brindan la oportunidad de exportar tus ideas en, por ejemplo, odt, que nadie sabe muy bien lo que es.

Telegram mejor que Whatsapp
Los grupos de chat posibilitan ampliar el debate más allá de nuestro entorno inmediato, enriqueciéndolo. Un verdadero progresista debe tener instalado Telegram en su teléfono, ya que Whatsapp espía todas tus conversaciones y luego Zuckerberg las imprime y se ríe de ti desde la piscina.

Camina levemente encorvado
Un izquierdista comprometido debe llevar el peso de la humanidad sobre sus hombros. Y eso debe notarse. La chepa es al cuerpo lo que la justicia social es al alma. La rectitud dorso-lumbar es símbolo de desacomplejado individualismo, razón por la cual solo los neoconservadores caminan erguidos.

En definitiva: vive mal.
Porque, como dejó escrito el gran Karl Marx, si quisiéramos vivir bien, seríamos de derechas.

22/05/2018 – 

14 de abril: la Segunda República vista desde la lengua de una mariposa

20 mayo, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

Una vez recogidos los animales y cerrada la puerta de casa, el padre se sentaba a liarse un cigarrillo junto a la chimenea, la madre cosía con la tenue luz de las brasas dejándose la vista en no perder el hijo y el hijo pequeño sacaba de la cómoda el libro que les había correspondido, se sentaba junto al fuego y comenzaba a leerles una historia a sus padres. La imagen resulta inusual, pero fue muy real en miles de pueblos españoles en los que los cambios de la Segunda República, su esfuerzo en alfabetizar el país construyó ese momento histórico en el que los hijos de jornaleros analfabetos pudieron recibir instrucción pública y, una vez que sabían leer, acceder a alguno de los 600.000 libros que las misiones pedagógicas distribuyeron por más de 5.000 pueblos, donde apenas unos pocos señoritos eran propietarios de libros que no fueran la biblia.

La imagen de esos hijos contándoles cuentos a sus padres forma parte de la historia de uno de los proyectos pedagógicos más hermosos que se han desarrollado en la historia de la humanidad. Explica milimétricamente, además, lo que fueron los proyectos de transformación social de la Segunda República y todo el esfuerzo educativo que llevó a cabo para luego caer en ese agujero de la historia al que el fascismo arrastró a este país que estuvo durante casi veinte años de la dictadura sin construir un solo centro de enseñanza.

Cultura para escapar del hambre, para adquirir ciudadanía, para conocer los derechos, para igualarse con los que pontificaban desde los púlpitos y los cortijos de los latifundios. Había tardado en llegar el siglo de las luces, pero cuando el trabajo de la Institución Libre de Enseñanza se convirtió en guía de la política educativa, España inició un periodo de profunda transformación social, construida desde las urnas y el deseo de abandonar el atraso secular con el que los grandes estamentos españoles habían condenado a la ciudadanía.

De pronto el Estado, ese instrumento que regulaba de forma amañada los grandes intereses, extendió su radio de acción, se volvió inclusivo, señaló como ciudadanas a millones de personas que hasta entonces eran insignificantes para las autoridades.

La Segunda República nació de forma pacífica, desde las urnas, pasando por los ayuntamientos y por el convencimiento mayoritario de que la monarquía era el principal impedimento para modernizar la sociedad. Mujeres llamadas a votar, cientos de miles de personas analfabetas que dejaban de serlo, remodelación de un Estado que hasta entonces estaba al servicio de la iglesia católica y de los latifundistas; redacción de la primera Constitución en el mundo que admitió como propio el derecho humanitario elaborado por la sociedad internacional hasta la época.

Fue un momento hermoso sobre el que la dictadura echó toneladas y toneladas de difamaciones, de falsificaciones, de generalizaciones, repitiendo y repitiendo el relato de la violencia, los conflictos sociales, los brotes revolucionarios, para justificar la necesidad del fascismo, de filonazismo, de una mano dura que pusiera orden.

Escondieron y sepultaron a los hombres y mujeres que llegaban a los pueblos más recónditos con bibliotecas portátiles, con gramófonos, llevando la cultura a toda la ciudadanía como un derecho, sacando el poder de la enseñanza de las sacristías, de los casinos de los propietarios, de las instituciones constituidas por y para privilegiados.

Contaba un octogenario Agustín Aragón, en el año 2002, al pie de una fosa común en la localidad burgalesa de Caleruega que en los años de la república él era pastor y había sido alcalde de su pueblo, Espinosa de Cervera. Lo explicaba entre bocanada y bocanada del oxígeno de la bombona. “Eso fue la República, que un pastor como yo podía ser alcalde”.

Los años de la Segunda República concentraron el deseo de generaciones y generaciones de desposeídos, de iletrados, de descalzos, de olvidados, de personas cuya existencia estaba destinada a servir a señoritos, a trabajar para señoritos, a dejar su destino en manos de señoritos.

La metáfora más hermosa para explicar el significado de lo que fue la Segunda República está escondida en los pliegues de La lengua de las mariposas, la película de José Luis Cuerda basada en el relato del escritor gallego Manuel Rivas. En ella hay una escena en la que el maestro republicano, cumpliendo el rito de la Institución Libre de Enseñanza de mantener el contacto del alumnado con la naturaleza, sale a pasear con ellos a observar las plantas, las aves, los insectos.

Hay un momento en que una mariposa se posa sobre una flor y entonces uno de los alumnos pregunta cómo consigue mariposa introducir su lengua en la flor para libar el néctar. Y el maestro para que lo entiendan todos, les pone un ejemplo extraído de la propia vida de los niños. Le explica que cuando está en casa y quiere tomar azúcar a escondidas, una vez que se asegura de que no hay nadie en la cocina, acerca una silla a la pared de la estantería se sube a ella en busca del bote del azúcar, lo coge, le quita la tapa y cuando ya lo tiene al alcance de la mano se chupa la punta de un dedo y pone el dedo sobre el azúcar. En ese momento, le explica el maestro, cuando el dedo está en contacto con el azúcar el niño ya está sintiendo el dulzor que tardará unos segundos en estallarle en la boca.  La Segunda República fue para millones de personas, después de decenas y decenas de generaciones, su primera oportunidad para poner un dedo sobre el azúcar de la historia.

Los miles de libros que las personas que formaban parte de las Misiones Pedagógicas repartieron a lo largo y ancho del país, eran el manual de instrucciones de una sociedad que llevaba siglos siendo esperada. El valor ético de los hombres y mujeres que llevaron a cabo ese esfuerzo es un patrimonio sin el que será posible reconstruir el civismo ético y el compromiso necesario para volver a poner el bote de azúcar de la historia al alcance de las manos de quienes necesitan de la decencia democrática para dejar de sufrir.

 

La clase obrera hoy: canis e informáticos

11 mayo, 2018

Fuente: http://www.kaosenlared.net

Martes 16 de julio de 2013. Nodo50 | Descargar artículo en PDF

Fuente: La clase obrera hoy: canis e informáticos

Nega (LCDM)

“El debate interesante es que, si a un camarero le cuesta identificarse con la clase obrera no es porque ésta no pueda representarle (pudo hacerlo en el pasado y lo hará en el futuro) sino porque una legión de teóricos le dice que no debe identificarse con ella, que la clase obrera es un anacronismo del pasado, que ahora es 99%, precariado o un nuevo sujeto emergente. Lo más irónico de todo es que la primera revolución socialista sobre la tierra se diera en un país cuya clase obrera se encontraba en insultante minoría. Pero nada, podéis seguir pensando que sin mono azul masculino no hay paraíso: me decía Jorge Moruno por Twitter (afilada pluma de la izquierda postmoderna en nuestro país y responsable del blog La Revuelta de las neuronas) que la clase obrera no puede representar a todo el conjunto de los explotados. Y obviamente, mientras sigáis pensando que la clase obrera es únicamente un tipo con mono azul que fuma ducados, seguiremos nadando en ese mar de incertidumbre y relativismo que tanto parece gustaros a los postmodernos”.

Respuesta a ¿Quiénes son los de abajo?


La clase obrera, los de abajo, los invisibles, los explotados… en el marco del capitalismo post-industrial.

Mi bisabuela murió en una cárcel franquista, desnutrida y enferma de tuberculosis, fue torturada salvajemente por la Guardia Civil para que confesara el paradero de dos de sus hijos, fugados dirigentes de la CNT en Valencia. Analfabeta y criada en el campo, no hizo otra cosa durante toda su vida que fregar suelos de señoritos desde los nueve años. Probablemente sufrió alguna vejación o abuso de tipo sexual por parte del señorito, los amigos o hijos del mismo; era lo habitual en la época. Siempre se consideró a sí misma de la clase obrera.

Mi tía y mi abuela (sus hijas) tampoco hicieron otra cosa que fregar suelos de señoritos desde los nueve años. Como mi abuela era muy bajita para su edad y no llegaba a la pila para poder fregar los platos, el señorito le habilitó un taburete para que alcanzara a fregar los platos con facilidad, qué atento. Siempre se consideraron a sí mismas de la clase obrera.

Mi madre empezó a trabajar en una fábrica a los trece años, pero con el tiempo y dada la reconversión industrial que el PSOE llevó a cabo en los años ochenta, terminó fregando suelos, escaleras y platos de señoritos. Un poco menos señoritos (sin violaciones y guantazos con la mano abierta) pero igual de explotadores. Familias pequeño-burguesas del centro de la ciudad en las que todos los hijos van a la universidad y la madre, de profesión liberal, carece de tiempo para atender los quehaceres domésticos. Entonces acude a limpiar la madre de la periferia que, por cierto, siempre se consideró a sí misma de la clase obrera.

No es una tradición familiar o una maldición, mi familia por parte de madre no tiene ningún apego especial por fregar los suelos ajenos. El fenómeno tiene una explicación racional y sociológica: se trata de la reproducción social del sistema y sus relaciones de producción y poder. Para que algunos tengan chalet en la playa y un Mercedes de gama alta, otros tienen que fregar suelos y escaleras. O trabajar en fábricas. O reparar instalaciones eléctricas. O hacer prácticas gratis. O servir mesas un sábado por la noche a seis euros la hora. Lo interesante es que las tres generaciones (mi bisabuela, mi abuela y mi madre) siempre se identificaron con la clase obrera sin necesidad de ser hombres y levantar barricadas con un mono azul de trabajo. Tanto mi bisabuela como mi abuela en el prefordismo como mi madre durante el fordismo y el postfordismo, sufrieron una precariedad salvaje, de hecho ninguna de las tres tuvo jamás un contrato de trabajo como empleadas de hogar: sin cotizar, sin paro, sin vacaciones, sin poder ponerse enfermas, etc. Precariedad en estado puro, sea en los años 30, en los 60 o en los 90.

La precariedad —aunque según algunos autores pudiera parecerlo— no es ninguna novedad ni el último grito en las relaciones laborales. La clase obrera la viene sufriendo desde que el que el capitalismo es capitalismo y el trabajo asalariado se convirtió en civilización y no es otra cosa que unas condiciones de trabajo lamentables y abusivas. Las jornadas de 14 horas en los telares, los mineros sin seguridad, los jornaleros que no cobraban si ese año la cosecha era mala, el servicio que vivía encerrado en la casa del señorito, el obrero subido en el andamio… ¿No es precariedad? Por supuesto que sí, no deja de ser curioso que Los santos inocentes se ubique cronológicamente en pleno auge fordista, benditas contradicciones postmodernas. Pero entonces llegó Negri (seguido por su coro de creyentes) y nos dijo que la precariedad era algo novedoso, tanto que acuñó un nuevo término: el precariado. En realidad —y es bastante significativo— el término proviene de la Fundación Friederich Ebert, vinculada al partido socialdemócrata alemán (SPD). Un nuevo tipo de asalariado que sufría la precariedad, es decir, unas condiciones laborales precarias, en el marco del nuevo capitalismo post-industrial caracterizado por su inmediatez, su flexibilidad y su prevalencia de lo simbólico sobre lo material. ¿Y esto cómo se traduce? En que mi madre friega platos ajenos y es clase obrera. Pero si la que friega platos ajenos es una joven con carrera y un máster que habla tres idiomas y milita en Juventud Sin Futuro no es clase obrera (y vaya por delante que me parece que hacen una grandísima labor) es un nuevo sujeto emergente, es precariado, intelectual además. Se traduce en que una camarera es clase obrera siempre y cuando sea una choni que será camarera el resto de su vida, si está de camarera para pagarse los estudios de Ciencias Políticas no es clase obrera, es un nuevo sujeto emergente incapaz de identificarse con la clase obrera insertado que refuerza el intelecto colectivo en el semiocapitalismo menuda tesis doctoral me está quedando bla bla bla.

La lectura es insultante: la clase obrera puede ser precaria, siempre lo fue, pero cuando la clase media (recientemente empobrecida) visita los infiernos de la precariedad y el abuso laboral, se deben parar las rotativas y la izquierda académica occidental —curiosamente proveniente en su mayoría de la clase media─ se pone a teorizar nuevos paradigmas; saben cuidar de los suyos. Uno de ellos es la figura del reponedor de supermercado, santo grial de la izquierda postmoderna y a tenor por cómo se encumbra su figura, legión en nuestra sociedad. En realidad el reponedor ha existido siempre y es prácticamente paralelo a la revolución industrial, el primer supermercado se remonta al año 1852 en París cuando se instala la Maison du Bon Marché en la calle Sévres. Tan solo diecinueve años después estallaba la Comuna de París; los reponedores a pie de barricada desde el día uno. Pero sigamos.

Me contaba Pablo Iglesias que en sus clases pregunta quién ha trabajado alguna vez y la mayoría levantan la mano, que posteriormente pregunta quién está sindicado y absolutamente nadie la levanta, signo inequívoco de la sociedad postindustrial y el carnaval de identidades. Yo creo que debería hacer una tercera pregunta: ¿Cuántos de los que trabajáis pensáis seguir en ese trabajo una vez terminada la carrera? La respuesta sería obvia y ahí reside el nudo gordiano del llamado precariado: no es ninguna nueva clase social, es la clase media que eventualmente (o eso creen ellos) visita la clase obrera. Su trabajo de camarero, de reponedor o de teleoperadora, lo consideran algo eventual, transitorio y circunstancial ya que, su verdadera meta y por la que han estudiado cinco años de carrera y dos másters, es alcanzar un puesto de abogado, de profesor de universidad o de médico o arquitecto. Algo completamente respetable y comprensible, nadie quiere ser camarero después de estudiar cinco años de antropología o arquitectura. Por ello y dada esa mentalidad que visita la clase obrera como algo transitorio, no se sindican; sindicarse es de curritos. Muy probablemente si Pablo hiciera esas preguntas en una clase de Formación Profesional en un instituto de barrio, el resultado variaría notablemente pero lo verdaderamente interesante es cómo el concepto precariado no es que flirtee con el reformismo es que sencillamente se cepilla 150 años de sociología marxista: las clases sociales ya no se constituyen en base a dueños y no dueños de los medios de producción sino en base al capital cultural y formación de cada cual, de ahí que para muchos la sociedad de clases haya sido sustituida por la sociedad del conocimiento, artificiosa y efectiva trampa. Un camarero siempre fue la clase obrera ya que no es dueño del medio de producción pero ahora no, ahora es precariado porque tiene dos carreras y desempeña un trabajo que no se corresponde con su formación. En realidad podría tener diez carreras, pero si trabaja de camarero y no es dueño del bar y por tanto del medio de producción, sigue siendo de la clase obrera. Pero por lo visto a la clase media le resulta incómodo identificarse con la clase obrera. Querido Pablo, ningún alumno responde que sí está sindicado porque sería como preguntarle a un fontanero si juega al golf: sindicarse es propio de la clase obrera no de la clase media. Los estudiantes sencillamente responden a su perfil de clase. Y digo clase media porque los universitarios en este país siguen siendo unos privilegiados, incluso antes de la temida ley Wert.

Los datos no dejan lugar a dudas, el 24,9 % de los jóvenes españoles de entre 18 y 24 años no cursaban ningún tipo de ciclo educativo ni de formación en 2012. Sobra mencionar el estrato social al que pertenecen estos excluidos: son los que no ven La Tuerka ni emigran a Londres (me atrevería a decir que tampoco paran a Pablo Iglesias para felicitarle). Y un pequeño aviso para navengantes: será imposible una transformación social sin contar con ellos, por muy horteras que nos resulten sus Nike con muelles o sus zapatos de plataforma y sus colas de caballo. Ya en plena explosión de la Universidad de masas en los años sesenta, Bourdieu nos demostró empíricamente que la educación no es el dispositivo que de alguna manera facilita la movilidad social sino que de forma velada, reproduce y perpetúa el sistema de clases, convirtiendo la universidad en «la elección de los elegidos». De hecho en nuestro país y según datos del propio Ministerio de Educación, menos el 10% de universitarios son hijos de padres no universitarios. La obra llevaba el apropiado título Los Herederos: los estudiantes y la Cultura. Yo entiendo que estudios como el de Bourdieu o estos datos incomoden a cierta izquierda académica pero la realidad está ahí fuera y nuestro joven promedio no tiene dos carreras y emigra a Londres: no ha terminado la E.S.O. y fuma porros en el parque y sobre todo, Campofrío no le dedica un nauseabundo anuncio comercial. La laureada «generación mejor preparada de la historia» es una falacia. No es una generación, pues se trata de una minoría específica. En cambio una gran mayoría (invisible para los medios y la izquierda) no alcanza estudios universitarios, ni siquiera termina la secundaria. Aunque pudiera parecer lo contrario, en este país hay más jóvenes que abandonan la E.S.O. que jóvenes con dos másters, no en vano encabezamos la lista de fracaso escolar europeo. También es muy significativo que hoy se hable de «exilio económico» en referencia a los jóvenes altamente cualificados que emigran. En este país a los emigrantes andaluces que se buscaron la vida en Catalunya o a los millones de emigrantes que marcharon en los años 60 rumbo a Alemania o Francia nunca se les llamó «exiliados económicos», siempre fueron emigrantes. Por lo visto el calificativo de exiliado económico es sólo para los altamente cualificados. Lo que nos lleva a Owen Jones y la lectura equivocada que, a mi juicio, hace Pablo Iglesias de esa obra monumental que es Chavs, la demonización de la clase obrera. Debo confesar que yo mismo le regalé el libro con la vana esperanza de ver alteradas sus posiciones post-modernas y post-obreristas porque, aunque le dedique este artículo acusándolo de vil reformista académico, lo aprecio y le quiero un montón.

El debate no es si la clase obrera es representada por un obrero de mono azul o una reponedora. La clase obrera no es ni ha sido nunca un ente inamovible ajeno a las mutaciones del capitalismo. La clase obrera se ha ido transformando al compás de las propias transformaciones capitalistas y por tanto, obviamente, su representación varía en función de muchos factores: histórico, geográfico, cultural, etc. En Europa en los años cincuenta era representada por el obrero fordista de mono azul, pero en los años treinta en España era la gente pobre del campo la que nutría masivamente las filas de la CNT. Es muy revelador estudiar muchos carteles de la época en los que se apelaba a dependientes y camareros, a nutrir las filas de la clase obrera contra el fascismo. En la Venezuela bolivariana era representada por un militar de origen humilde como era Chávez o en la actualidad por un conductor de autobuses llamado Nicolás Maduro. En Bolivia por un sindicalista al que le cierran el espacio aéreo europeo (pero ya no hay imperialismo ¿verdad?). En la Andalucía del siglo XXI la clase obrera es representada por un profesor de instituto y alcalde llamado Sánchez Gordillo y un jornalero sin estudios llamado Diego Cañamero. En Vigo por los trabajadores de astilleros que se están movilizando estos días. Quizá en Madrid es representada por un camarero o una cajera de supermercado pero cuando la marcha minera entró en el Paseo de la Castellana, fueron los mineros leoneses y asturianos los que representaban a la clase obrera y al conjunto de los explotados, aunque fuera por unas horas. Ese no es el debate, la clase obrera es flexible y multiforme y está ahí para ser representada, dicha representación variará según las circunstancias. El debate interesante es que, si a un camarero le cuesta identificarse con la clase obrera no es porque ésta no pueda representarle (pudo hacerlo en el pasado y lo hará en el futuro) sino porque una legión de teóricos le dice que no debe identificarse con ella, que la clase obrera es un anacronismo del pasado, que ahora es 99%, precariado o un nuevo sujeto emergente. Lo más irónico de todo es que la primera revolución socialista sobre la tierra se diera en un país cuya clase obrera se encontraba en insultante minoría. Pero nada, podéis seguir pensando que sin mono azul masculino no hay paraíso: me decía Jorge Moruno por Twitter (afilada pluma de la izquierda postmoderna en nuestro país y responsable del blog La Revuelta de las neuronas) que la clase obrera no puede representar a todo el conjunto de los explotados. Y obviamente, mientras sigáis pensando que la clase obrera es únicamente un tipo con mono azul que fuma ducados, seguiremos nadando en ese mar de incertidumbre y relativismo que tanto parece gustaros a los postmodernos. El problema es que cierta izquierda, erróneamente a mi juicio, ha convertido fordismo y clase obrera en un binomio indisoluble. Craso error: la clase obrera existía antes del fordismo, existe en el postfordismo y existirá mientras haya un cabrón repartiendo sobres de dinero en cuentas B. De hecho ni Marx ni Engels (unos tipos que sabían algo de la clase obrera) conocieron el fordismo. El problema no es si la clase obrera obrera puede representar a todos los explotados, la cuestión es que la clase obrera está ahí para ser representada como herramienta aglutinante, sea un jornalero sin estudios, sea un líder sindical andaluz, sea los trabajadores de tierra del aeropuerto del Prat ocupando las pistas o sea Pablo Iglesias en un plató de La Sexta, dependerá de cada contexto. Pero claro, la cuestión del liderazgo pone nerviosa a la izquierda postmoderna, mucho más proclive a empantanarse en horizontales y eternas asambleas que nunca (y corríjame quién crea oportuno si me equivoco) sirvieron de mucho. El problema es que si hablas de liderazgo (o liderazgos en plural como apunta acertadamente el profesor Monedero) automáticamente se produce un proceso químico en algunas cabezas que les hace ver a Stalin hasta en las cajas de cereales.

Pablo Iglesias cita Chavs y se queda en la punta del iceberg: que la clase obrera ha sufrido transformaciones no es ninguna novedad. La tesis principal del libro no es dicha transformación sino la posterior criminalización e invisibilización que la clase obrera viene sufriendo desde hace dos décadas. Invisivilización que toma cuerpo en el idílico y egocéntrico retrato que el citado profesor de la Complutense hace de ‘los de abajo’, retrato que alimenta sus presupuestos teóricos postobreristas: hay sitio para el migrante (y me tendrá que explicar por qué un albañil ecuatoriano es antes migrante que albañil), para el estudiante (que por supuesto es camarero de forma eventual para el día de mañana ser arquitecto), para el reponedor, el teleoperador, la cajera de supermercado y el parado de larga duración y en definitiva para cualquier sujeto que valide el carnaval de identidades y elimine a la clase obrera como sujeto histórico y dispositivo aglutinante. Incluso se atreve a incluir en los de abajo al grupo de amigos que monta un bar o una empresa de informática. Supongo que no se referirá a ese pequeño comercio que coacciona a sus trabajadores el día de la huelga o paga sueldos de miseria y sin contrato. Es lo que tiene no hacer divisiones sociales en función de la propiedad de los medios de producción: al final resulta que todo aquel que no lleve sombrero de copa y puro es de los de abajo, que es más o menos el lema de Occuppy Wall Street y su «somos el 99%». El problema es que los sombreros de copa pasaron de moda.

El lenguaje no es inocente y es muy significativo que no mencione a fontaneros, albañiles, electricistas, instaladores de gas y calefacción, técnicos de electrodomésticos u operarios que suben y reparan torres de alta tensión. Curiosamente y pese a llevar mono azul de trabajo, pertenecen todos al sector servicios y no al industrial, benditas contradicciones de la postmodernidad. ¿Los obvias porque llevan mono de trabajo o porque tienen derechos? ¿O porque son oficios que implican años de aprendizaje a jornada completa que están destinados a los hijos de la clase obrera y no a los estudiantes de tu clase cuyo paso por el mundo laboral antes de terminar la carrera será a media jornada de camarero? Invisibilización que remarca así, una innecesaria línea divisoria (que únicamente beneficia a la burguesía) entre los trabajadores precarios y los que lo son menos. Después es fácil acusar a los sindicatos de que sólo miran por sus afiliados, cuando estamos haciendo completamente lo mismo pero a la inversa. Luego no resulta extraño que los analistas extranjeros se pregunten asombrados cómo es posible que con nuestras tasas de paro y miseria no se produzca un estallido social. La respuesta es obvia: las movilizaciones en este país, del 15M a las mareas verdes y blancas, han sido dirigidas por la clase media. Es un hecho constatado, el mundo del trabajo ha brillado por su ausencia en dichas movilizaciones, empezando por el embrión de toda esta ola de protestas, el 15M. Quizá un buen comienzo sería dejar de señalar esa línea divisoria entre trabajadores precarios y no precarios. Huelga recordar que si un trabajador de la SEAT o un encofrador tiene más derechos que un reponedor no es por un ejercicio de altruismo por parte de la empresa, son fruto de dolorosas movilizaciones y de una tradición de lucha que no incluía la batucada y la recogida de formas vía Change.org entre sus métodos. Y Pablo me dirá que los disturbios no son la victoria y obviamente no, pero han ganado muchas batallas y conseguido muchos derechos. Los disturbios en sí no representan nada, pero su presencia implica un grado de movilización y concienciación que no se da allí donde la recogida de firmas y los talleres de malabares son el Santo Grial. No sé si serán la victoria pero su presencia organizada implica posibilidades de transformación y allí dónde se producen la izquierda transformadora goza de muy buena salud, sea en Grecia vía Syriza, sea en Euskal Herria vía Bildu o sea la Barcelona de los centros sociales ocupados, las viviendas ocupadas por la PAH o las huelgas que terminan con Starbucks en llamas.

De ahí la importancia de la PAH. Es el único frente verdaderamente interclasista que es nutrido por miembros de lo más debajo de la pirámide social, así es cuando un movimiento es puede llegar a ser temible. Mientras se trate de luchas sectoriales de estudiantes, profesores o médicos, poco podemos esperar. Es muy emocionante ver en los desahucios a gente que la oyes hablar y sabes que viene de lo más bajo, que notas a la legua que en su vida se había movilizado. Es triste pero es así: los movimientos sociales están participados mayoritariamente por gente con estudios o por gente proveniente de la clase media. Nadie dijo nunca que movilizar a la clase obrera fuera algo fácil, muy pocos lo consiguieron, menos todavía los que consiguieron vencer. Y se trata de movilizar ¿no? Es entonces cuando, pellizcándome las mejillas, no doy crédito a lo que leen mis ojos: «Esos son los de abajo y sólo la miopía de cierta izquierda puede insistir en agruparles a todos bajo la etiqueta de obreros e invitarles a afiliarse a los sindicatos (ojalá pudieran). Muchos de ellos ni siquiera pueden ejercer su derecho a la huelga y, sin embargo, ellos son el pueblo». INCREÍBLE.

Esto no es real politik ni reformismo, esto es legitimar la realidad existente y negar toda esperanza de transformación social. ¿Que no pueden hacer huelga? ¿Que no pueden sindicarse? ¿Por qué motivo? ¿Porque perderán el empleo? ¿En serio? En este país —y tú lo sabes bien— hay gente que se sindicaba sabiendo perfectamente que podía perder el trabajo, con el riesgo añadido de ser torturado salvajemente en comisaría y verse privado de libertad durante una larga temporada. Y se sindicaban clandestinamente. E iban a la huelga. Asumían un riesgo elevadísimo. Me parece un auténtico despropósito que digas que los precarios ’no pueden’ sindicarse ni ir a la huelga. Te contaré un secreto de revolucionario folk: a mí me ponen muchos los trabajadores de astilleros levantando barricadas o los mineros disparando cohetes pero con el porno no hago distinciones ya que, me ponen incluso más los informáticos:

Hace unos días sucedía algo verdaderamente insólito en nuestro país. Por primera vez un colectivo de informáticos, trabajadores de la empresa HP, iba a la huelga y conseguía una victoria parcial (consiguieron evitar la bajada de sueldos) en un ámbito laboral estrictamente post-obrerista. Si alguna profesión representa como ninguna otra al llamado precariado y los nuevos sujetos emergentes, es sin lugar a dudas la de informático: una profesión relativamente nueva, sin tradición de lucha sindical y que nunca utilizó la huelga como herramienta de presión. Y vencieron. ¿Cómo?¿Buscando una nueva identidad? ¿Reinventando ultramodernos métodos de lucha que se adapten a las nuevas necesidades del mercado flexible? ¿Reformulando conceptos que cubran nuevas sensibilidades en el mundo del trabajo terciario-semiótico? NO. En absoluto: vencieron organizándose en un sindicato de clase (CGT) y yendo a la huelga de forma masiva e indefinida. Por supuesto que corrieron riesgos y se jugaron su puesto, pero apostaron de forma colectiva y vencieron. Podemos seguir diciéndoles a los ’nuevos sujetos’ que no se sindiquen porque no son de la clase obrera y corren el riesgo de verse en la calle o podemos dar un paso al frente y sacar a relucir el ejemplo de los informáticos de CGT. Podemos asumir de una vez por todas que para la clase obrera, sin sangre no hay paraíso. Que no hacen falta infinitas reformulaciones ni reinvenciones hasta el absurdo: lo que hace falta es conciencia de clase y un sindicato con agallas (en el que sé que pagas la cuota como yo). Cuando hay conciencia de clase y un sindicato digno no importa si eres informático, reponedor o estibador en el puerto. La clase obrera es temible si está organizada.

Por último y volviendo de nuevo a Chavs, te olvidas del sujeto que Jones justifica en su libro: el cani de barrio sin estudios y la choni que trabaja en la peluquería para ponerse unas tetas nuevas y que, por si alguien no se había dado cuenta, son mayoría. Ese sujeto urbano que sale con la rojigualda a la calle cuando España gana un mundial, sigue con detenimiento las nominaciones de Gran hermano y no se pierde un capítulo de Gandía Shore, entre otras cosas porque se siente identificado. Ese sujeto que sirve como carne de cañón y entretenimiento en programas como Hermano mayor, El diario de Patricia o el deleznable Princesas de barrio. O en el muy progre APM con los charnegos de barrio como centro de las mofas porque cometen errores gramaticales cuando se expresan y porque unos burros de carga sin estudios resultan de lo más gracioso para la burguesa y cosmopolita TV3. Sin olvidarnos de ’El Neng de Castefa’ en el no menos progre Buenafuente: bakala, de la periferia, charnego y reponedor de supermercado por cierto. Los estudiantes de tu clase (ni los que escuchan a Los Chikos del Maíz o Riot Propaganda) serán nunca protagonistas en uno de estos infames espacios de entretenimiento; la clase obrera sí. Y eso es lo que denuncia Jones en su libro. La clase obrera extirpada de su orgullo y convertida en entretenimiento y motivo de mofa y escarnio por el resto de la sociedad. Lo que denuncia Jones en su libro es el elitismo de la clase media occidental, que se manifiesta en nuestro país cuando todo un profesor de Universidad Pompeu Fabra y referente de la izquierda (postmoderna eso sí) como Raimundo Viejo Viñas, sube a su Facebook la foto que acompaña este artículo y no es para denunciarla por su clasismo decadente y su elitismo, sino porque le resulta muy graciosa y acertada.

A mí también me paran muchas veces para felicitarme por el grupo. Sé perfectamente cual es mi perfil de oyente: un joven universitario preocupado por la política y la cuestión social. Por eso, cuando muy de vez en cuando, me para un cani, me dicen que sueno en el almacén del polígono o me pide una foto un currela de los que será currela para siempre, me emociono y verdaderamente me siento orgulloso de mi trabajo. Los de arriba de la foto son la sal de la tierra, la espalda del mundo. Y sin ellos estamos condenados a no vencer. Sin ellos el miedo no puede cambiar de bando. Quizás van en distintos camarotes pero vamos todos en el mismo barco. A pelear. Y a seguir metiendo caña en la tele compañero.

Perlas informativas del mes de abril 2018

10 mayo, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

Internacional

Uno de veinte u ocho de diez

Ocho de cada 10 venezolanos huyen porque sufren pobreza crónica o severa, dice en el texto de un reportaje de El País del 4 de abril. Pincho el hipervínculo de esa afirmación, es una noticia, también de El País, de pocos días antes, el 26 de marzo.  No veo esa dato en ningún lado de la noticia, lo más parecido es que han emigrado “1,6 millones de venezolanos. Son los que viven legalmente en el extranjero. Uno de cada 20 habitantes”. De ocho de cada diez a uno de cada veinte.

Inflación futura

Normalmente las informaciones financieras difunden los datos de inflación en cada país, pero las cifras de la inflación que se ha producido, excepto si se trata de Venezuela, entonces la información es la inflación que habrá dentro de dos años (El País, 17 de abril).

FMI Venezuela

Niño sirio del ataque químico

¿Se acuerdan del niño que apareció en todos los noticieros como víctima del ataque químico del ejército sirio en Douma? Pues los medios rusos dicen haberle encontrado y su padre les dice que el vídeo que todos hemos visto era un montaje.  Lo explicaba en una entrevista con los corresponsales del canal ruso Rossiya 24 (Rusia Today, 19 de abril). Como hacer periodismo en Siria se ha convertido en tarea casi imposible, no tenemos forma de saber cuál de los dos vídeos es realmente el montaje.

Niño Douma


Régimen de Ortega

¿Y por qué cuando los españoles se manifiestan contra el gobierno no titulan que “exigen el fin del régimen de” Rajoy? ( El País, 24 de abril).

Régimen de Ortega


Demostración de solidaridad

Si la manifestación es contra un gobierno que le cae mal al medio de comunicación se convierte en una “conmovedora demostración de solidaridad” cuando se se sale del itinerario autorizado ( El País, 24 de abril).

Nicaragua manifestantes solidarios


Corea del Norte y la guerra nuclear

¿Recuerdan que hace un par de meses los medios nos contaban que Corea del Norte estaba al borde de atacar a Corea del Sur y de llevarnos a una guerra nuclear mundial?

Corea 1
Corea 2

Lula en México

La gran estafa de México, y ponen en el El País del 24 de abril una foto en el que se aprecia más a Lula que al presidente de México.

Estafa México Lula


Contra las elecciones

Como bien advertía Víctor Gª Guerrero en un tuit, es el colmo, opositores protestando porque en ese país se celebran elecciones.

Protestan elecciones

España


Exaltación de la rebelión

Que dice la Fiscalía del Estado que va a actuar contra los CDR por exaltación del delito de rebelión. A continuación tuit oficial de la Fundación Francisco Franco el 1 de abril.

Tuit Fundación Franco

Aclarar lo del  máster

¿Quién dijo que en el PP no estaban investigando para aclarar lo del máster de Cifuentes? Si hasta nos piden ayuda a los ciudadanos ( Tuit 8 de abril)

PP Máster Cifuentes

Firmas

Vivimos en un país que recoge firmas pidiendo cadena perpetua para las personas que matan niños e indulto si los mata un perro ( El País, 12 de abril)

Indulto Perro


Pulpos

Lo oí el 15 de abril en el programa de Salvados de LaSexta en el que Jordi Evole entrevistaba a Mercedes Milá:

  • Jordi Evole a Mercedes Milá: Si yo le digo a un ministro, como tú dijiste a Rato, que lo está haciendo de puta madre, me caería la del pulpo.

Respuesta de Milá: Que sepas que el pulpo es un animal muy inteligente. No deberíamos comer pulpo.

Pues ese es el nivel.


Bolas de aluminio

Qué sería de nosotros sin el periodismo del diario El País, el 17 de abril.

Periodismo El País


Mueren tras una pelea

Así titulan cuando un tipo mata a su pareja y a su suegra en un claro crimen machista ( Antena3, 20 de abril)

Antena 3

PNV recibe millones

Precisamente el PNV no ha recibido 12.300 millones para pensiones ( El Mundo, 24 de abril) Quizás los pensionistas del País Vasco sí, pero eso es diferente del PNV.

PNV Pensiones


Cuerpos y piernas

De poco puede servir educar en la igualdad y en superar estereotipos sexistas si seguimos dejando que los medios continúen actuando así ( El Mundo, 28 de abril) (Telva, 26 de abril).

Cuerpos Distintos
Telva

A quién pixelar

Dime a quiénes pixelas y a quiénes expones y sabremos a quiénes proteges y a quiénes deseas poner en la picota.

Manada Pixelada
Maestros catalanes

Regalar nacionalidades

El gobierno español premia a los gobernantes amigos de otros países dándole la nacionalidad a su familia, por ejemplo a la madre de Mauricio Macri (lo destapaba Emilio Silva en un tuit) (BOE, 25 de abril). Es lo que pasa cuando un gobierno cree estar al frente de su cortijo en lugar de frente a una nación para gobernar.

nacionalidad madre macri

Dadles un salva-arañas y cambiarán el mundo

6 mayo, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

Eran las 10 de la mañana cuando abrí la puerta de clase. Las niñas y los niños me saludaron y se dispusieron en una fila para salir. De repente se oyó un pequeño grito: “¡Una araña!”, gritó uno de ellos, a la vez que ponía cara de susto, abriendo mucho los ojos, agitando las manos y señalando a la pared. El resto de la clase se apartó también.

“Silencio”, les dije, “vamos a movernos sin hacer ruido, no sea que la araña nos haga una llave de yudo y nos inmovilice”. A lo cual respondieron con bastantes risas.

Nos separamos de la pared y les propuse hablar para ver qué podíamos hacer. Y les planteé una cuestión: “¿creéis que la araña prefiere estar con los suyos o con nosotras, a quienes además nos tiene que ver como seres gigantes? Poneos en su lugar y pensad si vosotros preferís estar con las arañas o con los compas de clase. Tal vez esté buscando la salida para ir a buscar a sus compis arañas”.

Fuera como fuese, lo que era cierto es que teníamos un problema de convivencia. ¿Qué hacer ante aquel problema?

“Tal vez deberíamos reflexionar sobre quién podía abrir la puerta o la ventana para que la araña pudiese salir. ¿Podría hacerlo ella misma (señalando a la araña) o tal vez lo tendría que hacer la gente gigante (señalando al grupo de personas que estábamos en la clase)?”. “¿Creéis que las chicas y los chicos que estábamos aquí somos mucho más grandes y fuertes que la araña?”. Y todo el mundo asintió sin dudarlo.

“¿Creéis que la gente grande y fuerte tiene que aprovechar su fuerza para ayudar o para ‘abusar’? En el lenguaje del patio de recreo ‘abusar’ significa imponer por la fuerza lo que tú quieres hacer. Y claro está, dijeron que para ayudar. “Y si en vez de una araña es un niño o niña más peque que yo, ¿qué tengo que hacer, ayudar si se ha caído o reírme de él: ‘anda canijo, que te has caído’?”. Ayudar, dijeron unánimemente otra vez.

“¿Pensáis que la gente grande tiene que ir dando collejas para hacerse el chulito o la chulita, o tiene que ayudar?” Ayudar, contestaron sin dudar. “¿Cómo creéis que se siente mejor una persona, haciendo daño o ayudando?”. Ayudando, dijo toda la clase. “¿Cómo lo pasáis mejor, cuando os portáis de forma violenta o cuando ayudáis?”. La respuesta fue inmediata: cuando ayudamos. “¿Cómo os gusta que se comporten vuestros amigos y vuestras amigas, con violencia o sin violencia?”. Sin violencia dijeron a la vez.

Y así estuvimos un ratito más, haciéndonos preguntas y dándonos las respuestas. Hablando de lo que se consigue con la violencia: enfadarse más, reñir más, perder amigas y amigos, pasar mal rato, llorar… Y hubiéramos estado mucho más tiempo pero el polideportivo nos estaba esperando y, claro está, nos teníamos que marchar. En dos días les volvería a ver y podríamos seguir hablando, pero antes de irnos teníamos que decidir: ¿Qué hacemos?

“Tenemos dos posibilidades: coger un trapo y darle golpes a la araña y luego tirarla a la papelera, como siempre se ha hecho; o ayudarla a salir de clase, el modo empático. Pensar en lo que hemos hablado y contestad lo que penséis de verdad”. Y nadie, absolutamente nadie, ni el niño que tanto se asustó, optó por golpear a la araña.

Empezamos hablando de una araña y terminamos con la convicción de que no hay que ser violento con los demás, sean de la especie que sean, de que hay que ser solidario, de que me siento mejor ayudando que haciendo daño, de que la violencia es mala y no sirve para relacionarse, de que la violencia no es buena para convivir… Teníamos un problema de convivencia, un conflicto de intereses que se puede resolver al modo tradicional, golpeando al ser que nos plantea el conflicto y deshaciéndonos del cadáver, o con empatía y sin violencia.

“Tenemos que elegir, y lo haremos libremente. Será nuestra decisión y, por supuesto, asumida y respetada por todo el grupo”. Puse toda mi confianza en aquellos peques que tenía delante, algo que tendríamos que hacer más a menudo. Resultado: todo el mundo eligió la empatía. Y eligieron la empatía porque nos dimos la oportunidad de hablar con afán de resolver y buscar la mejor solución para todas las partes; eligieron la empatía porque pusimos en entredicho el ‘modo tradicional’ de actuar; se eligió la empatía porque mostramos la realidad de la violencia, que es hacer daño o, peor aún, matar; se eligió la empatía porque entendimos que la araña tiene una vida y merece ser respetada; se eligió la empatía porque las niñas y los niños quieren convivir, pero convivir sin violencia.

Y además esta elección fue libre y soberana. Podían elegir entre la violencia o la empatía, y no defraudaron, eligieron la empatía. Una elección libre supone siempre una reflexión y un mínimo de espíritu crítico.

Y una vez que teníamos clara la decisión, llegó el momento de ayudar a la araña. ¿Quién cogería a la araña y la ayudaría a salir a la ventana, a la calle o al jardincito de enfrente? Y ahí es donde entra en juego un instrumento fantástico que me enseñó mí amiga Nelly: el salva-arañas. No es más que un cono de cartulina, preciosamente decorado y una base, de más o menos medio folio de tamaño, con su decoración correspondiente.

¿Cómo funciona este prodigio tecnológico? Pues muy fácilmente: ponemos la base cerca de la araña y cuando sube la tapamos con el cono y con todo el cuidado del mundo le sacamos al jardín, a la calle o a la ventana.

Ni que decir tiene que ahora cada clase tiene su salva-arañas. Cada cierto tiempo las niñas y niños de los últimos cursos hacen salva-arañas y los reparten por las clases para que así se pueda sacar a cualquier “bicho” que nos encontremos en clase sin necesidad de tener que matarlo.

Es digna de ver la cara de satisfacción que tienen cuando cogen el salva-arañas y son capaces de salvar la vida de un ser minúsculo. El orgullo y el gozo se les nota en el rostro alegre y satisfecho de quien sabe que ha contribuido a salvar una vida, y eso afianza y fortalece su autoestima.

Esta decisión de optar entre usar el salva-arañas o dar un pisotón o golpear con la bayeta es una decisión que las niñas y niños toman de forma autónoma, sin consultar con nadie. Y qué duda cabe que esa opción puede ser el principio de la asunción de la resolución de conflictos de forma pacífica, y la asimilación de que mi fuerza y mi conocimiento son para ayudar, no para infligir daño o intimidar.

Las niñas y niños de primaria no pueden elegir su comida ni pueden elegir dónde vivir, pero sí pueden elegir entre matar a la araña o a cualquier otro ser vivo pequeño, o ayudar a ese ser vivo que, aunque pequeño, no deja de ser un ser sintiente a fin de cuentas. Pueden elegir entre hacer un ejercicio de empatía o un ejercicio de violencia. Y cuando conocen la empatía, eligen la empatía, sin duda alguna. Y esa empatía la llevarán a sus relaciones sociales, a su modo de convivencia, a su forma de resolver los problemas con sus compañeras y compañeros de clase.

Démosles autonomía y poder de decisión, pero también démosles otra forma de actuar, otra forma de entender las relaciones, otra forma de solucionar sus discrepancias. En definitiva, otra forma de convivir, y veremos cómo la cordialidad, la mesura y el respeto entran en nuestras aulas.

Un sencillo cono les pone ante la disyuntiva de poder ejercer la empatía o ejercer la violencia; de usar el cono haciendo un ejercicio empático entendiendo que todos convivimos en el mismo espacio y que todos tenemos derecho a vivir o dejar el cono y actuar como se ha hecho siempre, como se ha hecho tradicionalmente, a base de golpes.

Un sencillo cono les puede iniciar en el camino de la convivencia sin violencia y absolutamente nadie puede dudar de que aprender a convivir sin violencia supone cambiar la sociedad, y cambiarla para bien. Por eso, dadles un salva-arañas y cambiarán el mundo.