Historia de amor posmoderna

19 agosto, 2017

Fuente: http://www.eldiario.es

Ana y Andrés navegaban por ríos heteronormativos.

Él llevaba tiempo aplastado por el peso del privilegio. Era un varón blanco, heterosexual y de clase media en pleno occidente. ¿Cómo no sentirse culpable? ¿Cómo no saberse el enemigo en casi cualquier campo de batalla?

También Ana se torturaba porque, a pesar de ser feminista, no lograba, como muchas de sus amigas, ingresar en el colectivo LGTBIQ. Por algún motivo, le seguían gustando los hombres, y aquel síndrome de Estocolmo le traía por la calle de la amargura.

Se conocieron en un concierto de músicas del mundo que organizó una cafetería vegana basada en el modelo de economía circular. Les presentó un amigo que hacía ukeleles con escobas y alambres cogidos de la basura, y el amor surgió de inmediato.

Hablaron largamente de gluten, de coitocentrismo y de las torturas a las que los pollos eran sometidos en los criaderos. En un momento dado, él rompió a llorar y clamó:

—¡¿Acaso somos mejores que las aves?!

No lo eran, y Ana supo entonces que estaban hechos la una para el otro y viceversa.

Se amaron simultáneamente y en idéntica proporción para evitar establecer una relación desigual que pudiese derivar en dejes posesivos. No se cogían de la mano para no objetualizarse y practicaban el poliamor cuando estaban muy borrachos.

Carecían de días libres porque celebraban toda clase de rituales, dejando así claro su respeto y compromiso con las más diversas culturas. El día que no tenían hanukkah estaba el final de Ramadán o la Tomatina.

Su relación, como todas, pasó por baches. Andrés había hecho primero de bioquímica y Ana un cursillo de homeopatía. Él se calló su opinión al respecto hasta que un día, tras asistir a una performance muda de 8 horas y 45 minutos, se vino abajo y confesó:

—A mí es que, si no hay paper, me cuesta mucho.

Ana se sintió decepcionada por aquella racionalización tan evidentemente occidentalista, pero aplacó los sentimientos negativos con técnicas de mindfulness, y replicó:

—¿Acaso tiene paper nuestro amor?

Así acabó la discusión. Porque la verdad, como ambos sabían, no es sino un fenómeno cultural.

Ella se quedó embarazada y alumbró en una piscina hinchable con un disco de Natura de fondo en el que se suponía que cantaban arapahoes pero estaba grabado en Silkeborg, Dinamarca.

A la niña la llamaron Zoe, que quiere decir “vida” en algún idioma. No la escolarizaron, evitando de este modo limitar sus aspiraciones a los prejuicios de la educación formal capitalista. Tampoco la vacunaron para no entrar en el juego de la farmaindustria. Aunque casi se les muere de varicela a los seis años, se salvó gracias a que su madre compró una piedra de aguamarina y su padre convenientemente esparció las energías por toda la casa.

Andrés y Ana fueron felices y comieron tofu con forma de perdices. Y, aunque se amaron largo tiempo, no lo hicieron para siempre para no caer en marcos cognitivos impuestos por el sistema.

“Las fosas comunes están doblemente silenciadas porque la muerte ya de por sí es un tabú”

18 agosto, 2017

Fuente: http://www.eldiario.es

Maria Arnal responde a esta entrevista en un punto indeterminado de la meseta, en pleno trayecto de tren. El nomadismo en su caso se ha convertido en una constante desde la publicación el pasado mes de abril de 45 cerebros y 1 corazón, primer disco de un proyecto al que dan nombre sus dos protagonistas: María, por supuesto, y también el guitarrista Marcel Bagés.

Perseguimos esta entrevista durante varias semanas, pero hasta este momento resultó imposible encajar las piezas para que se llevase a cabo. Tal es la vorágine en la que el dúo se ha visto inmerso, consecuencia de la repercusión de un debut emocionante en el que tradición y modernidad, ética y estética se dan la mano.

Situémonos para empezar. ¿Cuál es el bagaje y de dónde surgen Maria Arnal y Marcel Bagés?

Marcel y yo nos conocimos hace poco menos de tres años porque nos presentó Marc Sempere Moya del colectivo Compartir Dona Gustet, con el que yo estaba trabajando. En ese momento yo empezaba a tener un poco de repertorio, que ya se basaba en la idea de trabajar con grabaciones de campo y textos populares a los que modificar la letra, y necesitaba a un guitarrista con un rango muy amplio de sonoridad.

Marcel por su parte tenía un grupo de rumba en su pueblo, pero ha escuchado muchísimo indie, mucho rock… Es curioso porque yo no venía del mundo de la música, estudié traducción y literatura y trabajé en un teatro durante muchos años. Cantar he cantado, pero nunca pensé que me dedicaría a esto.

Pero ¿se había subido a un escenario antes de este proyecto?

No, no. En mi familia mis hermanos y mi padre también tienen muy buena voz. Mi teoría es que las personas tenemos todos muchísimo potencial, y lo único que nos falta es confianza para salirnos de la idea preconcebida que tenemos sobre cómo deben ser las cosas. El caso es que yo estaba haciendo una serie de colaboraciones con el Compartir Dona Gustet, que trabaja las ideas de la tradición oral, las licencias libres, etc. y a partir de ahí empecé a trabajar con Marcel en una serie de archivos de Alan Lomax y la Fonoteca de Materials que había descubierto. Ahí había ya mucho de lo que contiene el proyecto ahora.

¿Están sorprendidos de la acogida que está teniendo el disco?

Claro. Hemos tenido suerte desde el primer concierto que hicimos en la calle Pescadors, en unas fiestas que organiza un grupo de mujeres muy luchadoras, muy potentes, que llevan haciendo esto de forma autogestionada desde hace un montón de años. Poco a poco hemos ido creciendo, siempre apoyados por nuestro círculo cercano de gente en Barcelona. Pero ahora lo que estamos viendo es que agotamos las entradas y viene gente que no conocemos. Es un momento muy especial porque vemos que el proyecto va creciendo, se entiende la propuesta y la gente aprecia todo el contenido y las capas que proponemos. Y se agradece, claro, porque le estamos poniendo mucho esfuerzo y mucha pasión.

El disco está teniendo una gran acogida fuera de Cataluña. ¿Cree que 45 cerebros y 1 corazón tiene un ADN netamente catalán, más allá del puntual uso del idioma en determinadas canciones?

Es que, más allá de la lengua, lo que el disco expresa es una manera de relacionarse con el mundo. El título por ejemplo necesariamente debía estar en castellano, porque hace referencia a las fosas comunes del franquismo y eso nos toca a todos. Nuestra lengua es el catalán, pero mis abuelos era de Murcia y de Aragón, mis bisabuelos de Granada, de Almería, Extremadura… Y trabajamos con grabaciones de campo de todo el territorio nacional.

El álbum está cargado de textos ajenos: de Héctor Arnau, Ovidi Montllor, Joan Brossa, Vicent Andrés Estellé y vuestro amigo Marc Sempere Moya. ¿Cuál es la línea invisible que los conecta a todos ellos?

Lo principal es que todos son temas que nos gustan y nos interesan por lo que comunican. Además son textos que nos permiten adaptarlos desde nuestro propio código. También hay una visión de conjunto: mientras unos son muy crudos y vitalistas otros expresan el deseo y la pasión, pero en global todos reflejan el momento que estamos viviendo Marcel y yo.

La muerte está muy presente en el disco.

Sí, porque hablar de la muerte es hacerlo de la vida, siempre va de la mano. Ball Del Vetlatori es la primera canción que Marcel y yo interpretamos juntos, y es una canción que habla del duelo a partir de un ritual que se solía celebrar cuando fallecía un niño. Es un fandango tradicional que canta Pep Gimeno “Botifarra“, un cantaor valenciano al que admiro mucho, y posteriormente yo le he añadido letra. La canción se refiere a un velatorio que se hacía con canciones y bailes, que demuestra que el paso de la vida a la muerte puede plantearse de forma muy distinta a aquello en lo que se ha convertido hoy día, que casi puede decirse que es un negocio.

Además, la muerte es algo que nunca pasa de moda [risas], todos tenemos que pasar por ella. Es curioso que ésta fuera la primera canción que nos unió a Marcel y a mí, porque tanto él como yo hemos vivido durante nuestra adolescencia experiencias muy bestias de familiares muy cercanos que murieron inesperadamente, cuando ‘no tocaba’. Y es algo que ha estado muy presente en el disco.

Por ejemplo, siempre cantamos Ball Del Vetlator y a continuación A la vida, porque creemos que son canciones que hablan de lo mismo, de una manera de apostar por la vida a pesar de la muerte. Por otro lado uno de los temas principales de nuestro trabajo es el pasado, y ¿qué pasado no es a la vez muerte?

Lo que ocurre es que nosotros no nos quedamos con esta idea estética y romántica del pasado y de la muerte. Para nosotros el presente puede ser mucho más potente si somos capaces de enfrentarnos cara a cara a lo que ha ocurrido en el pasado.Cosas tan bestias como lo de las fosas comunes, que es como si estuvieran doblemente silenciadas, porque la muerte ya de por sí es un tema tabú… Por eso quisimos titular así el disco, para que en cada entrevista nos lo tuvieran que preguntar.

¿Es una decisión, la de titular así el disco, que surge antes o después de terminarlo?

Al terminarlo. Aunque las canciones hablan de cosas distintas había un tema que lo hilaba todo, que es el tema de la memoria. No memoria histórica, que la gente se piensa que es un disco sobre la memoria histórica. Teníamos esta canción, 45 cerebros Y 1 c orazón, y al final se impuso este título por esos motivos que te explicaba, aunque barajamos también otros que hacían referencia a otras canciones.

Me llama la atención eso que dice sobre el riesgo de que se malinterpretara el título y hasta el disco al completo como una referencia a la memoria histórica, una de las cuestiones que más debate genera en la sociedad española actual.

Sí, pero el debate no es un problema. Simplemente que cuando hablamos con la prensa sobre el disco nos parece importante dejar claro que el tema de esta canción en concreto no lo comparten el resto de canciones del disco.

En los últimos tiempos se está produciendo un intenso debate sobre la música popular, un debate cargado de componentes ideológicos. Niño de Elche habla también de ello en el texto que ha escrito para el libreto del disco. Por eso querría preguntarle qué significado tiene para usted lo popular y, más concretamente, la música popular.

Para eso tengo una respuesta muy divertida [risas]. Con Compartir Dona Gustet hemos hecho muchas entrevistas, sobre todo Marc, y uno de esos encuentros sale en el libro de Niño de Elche No comparto los postres. En esa reunión un amigo nuestro, Fernando Paniagua (programador del Ateneu Popular 9 Barris de Barcelona), decía que para él la música popular es música… ‘copular’. Me parece muy divertido ante la complejidad de definirlo, con todas las capas políticas que le puedes añadir. Por nuestra parte sí que tenemos la intención de proponer un vínculo con los temas que tratamos y la manera que tenemos de entender la música.

C:\fakepath\maimb_KikuPiñol_1.JPG

¿Y cómo se resuelve el conflicto entre la exposición de lo íntimo -que también está muy presente en vuestra música- y la apelación al “nosotros” comunitario a la hora de hacer canciones?

Es que yo no vivo un conflicto en ese sentido. Para mí esas dos posiciones pueden estar juntas al servicio de algo, para contar algo que contenga esas dos cosas. Porque la intimidad es un valor que compartimos todas las personas y en el “nosotros” también existe una intimidad. Sería esta idea de que lo personal es político. El duelo, sin ir más lejos puede ser político.

¿La música es interacción?

Sí, claro

¿Y cómo rompen  Maria Arnal y Marcel Bagés ese muro con el público que les observa pasivamente?

Aquí hay varios factores. Por un lado nuestro formato de directo es un dueto, un formato muy crudo que nos permite acercarnos a la gente, porque todo es inmediato, sencillo. Luego hay que tener en cuenta el tipo de conciertos que hacemos: normalmente buscamos lugares más recogidos con los que nos sentimos muy próximos a la persona que tenemos delante. Además entre canción y canción interpelamos al público, a veces les hacemos cantar o incluso me pongo a bromear con ellos. En la medida en que el disfrute del público depende de mí yo intento trabajar eso.

Supongo que estará también de acuerdo con la idea de que la música es o puede ser un arma política.

Todo puede ser un arma política.

¿Tiene la sensación de que la ha utilizado como arma política en este disco?

Sí, como una herramienta que nos permite hablar de una manera de vivir y estar en el mundo, de tratar cuestiones incómodas e interpelar a la gente para que vayamos juntos hacia otro lugar.

¿Están conectados usted o Arnal con el activismo político?

Sí, yo sí, claro, claro. Compartir Dona Gustet para mí es activismo. Y en mi barrio, Poble Sec, he estado muy vinculada al movimiento okupa. También soy muy amiga de gente de la PAH, tengo amigas en Barcelona En Comú también y en general con la gente que está moviéndose. Y sobre todo el trabajo en los barrios: lo que te decía antes de la Barceloneta…

Casi todos los músicos con los que hablo coinciden en que la música ha perdido la posición transformadora y central que tenía hace décadas. ¿Está de acuerdo?

Creo que eso es algo que está ocurriendo en general con todo. Cada vez las cosas se vuelven más superficiales, pero depende de nosotros que no sea así ¿no? Para mí, al mismo tiempo, suceden cosas increíbles como que Ada Colau sea alcaldesa de Barcelona. Creo que esa percepción depende mucho de tu propia capacidad para poner en valor cada cosa.

Yo te puedo hablar por ejemplo de la primera vez que vi a Niño de Elche y directamente flipé, me encantó. O la primera vez que vi a Kate Tempest: para mí hay un antes y un después de ese concierto, una propuesta muy política y que musicalmente me fascina.

Vamos a ver, es innegable que hay una inercia y una deriva en este mundo que nos lleva hacia cosas superficiales, a la estética vacía de contenido. Pero si la propia persona que lleva a cabo el discurso artístico te dice que el pasado fue mejor… vaya mierda, ¿no? Eso es tanto como limitar tu propia capacidad y la de la gente que te rodea.

En alguna entrevista han asegurado también que “todo está creado por todos”.

Nosotros partimos de esa idea del Creative Commons, creemos en las contribuciones particulares al saber colectivo. Y nos gusta poner en valor eso que desde hace unos siglos parece que ha perdido la batalla frente a la publicación original.

Por eso quería saber, ¿en que creaciones clásicas se reconocen María i Marcel?

Nosotros entendemos la tradición casi como si fuera una práctica, la posibilidad de que cada cual añada su propia aportación. Por ejemplo, lo que nosotros hacemos lleva haciéndose desde siempre. Cuando yo escucho a un hombre hacer su particular canto de trabajo yo desconozco si se lo ha inventado sobre la marcha, si se lo cantaba su madre o su bisabuelo. Lo único que es seguro es que igual no lo va a cantar.

Esas canciones son las que nos han servido de referencia, porque además tienen una autoría colectiva. Esto es algo que ha hecho Ovidi Montllor y toda la gente que durante la Transición trabajaba con materiales de tradición oral. Y por otra parte en lo musical dentro del disco hay muchas referencias que tal vez no son evidentes. Por ejemplo, en el disco un referente clave que soy consciente que desde fuera no se entiende es el disco de Kate Tempest. O Arca, Niño de Elche,…

¿Cómo se presenta el futuro inmediato para Maria Arnal i Marcel Bagés?

Tenemos un montón de conciertos, y me hace mucha ilusión ir a tocar a Portugal, porque yo estuve viviendo en Lisboa de los 20 a los 23 y asistía como público a este festival, el Festival Musicas do Mundo de Sines. Tocaremos mucho en pueblos pequeños. Y nuestra idea es al mismo tiempo que vamos haciendo estos conciertos, adaptando el concierto al lugar en el que tocamos, continuar con nuestra dinámica de ir componiendo canciones e incorporándolas al repertorio.

Pedí una pizza y me trajeron un conflicto laboral

17 agosto, 2017

Fuente: http://www.eldiario.es

Al Servicio de Atención al Cliente de Deliveroo:

Les escribo para expresarles mi malestar por el incidente que sufrió mi pedido del pasado domingo. Estábamos mi mujer y yo en casa, sin ganas de salir ni preparar cena, así que decidimos usar su app para pedir una pizza. Cuál sería nuestra sorpresa al descubrir que el repartidor no trajo la pizza, sino algo que no habíamos pedido: un menú “conflicto laboral”. Constaba de dos platos: un caso de explotación laboral y una experiencia de lucha.

Como teníamos hambre y no había pizza, decidimos hincarle el diente a la explotación de los riders de Deliveroo, a ver qué tal sabía. Un poco dura para mi gusto, y además una receta extraña: una mezcla de ingredientes viejos (abusos horarios, salarios de miseria, y cuerpos a disposición de la empresa como braceros de hace un siglo) pero cocinados con técnicas innovadoras (economía “colaborativa”, digital, startup, etc.).

Además, en casa somos de llamar al pan, pan, y al trabajo, trabajo. Por eso al leer los ingredientes del plato nos disgustaron los eufemismos usados por Deliveroo para cocinar su oferta laboral: en vez de “trabaja con nosotros”, dicen “colabora con nosotros”. No despiden, sino que “desconectan”, sobre todo a los que reparten conflictos en lugar de pizzas. Al racaneo de no darte ni una mala camiseta, y no digamos ya un seguro de accidente, lo llaman “reparte a tu gusto con tu chaqueta o camiseta favorita”. A la disponibilidad total y a merced de la empresa la denominan “horario flexible”, sin olvidar la rutinaria apelación a la libertad (“eres libre de elegir cuando repartes”). Y a la ridiculez que pagan la llaman “remuneración competitiva” e “ingresos atractivos”.

Como seguíamos teniendo hambre, probamos con el segundo plato: la experiencia de lucha, a ver si estaba más comestible. Reconozco que nos supo bien. Muy sabrosa. Que los más precarios entre los precarios sean capaces de organizarse, elaborar reivindicaciones comunes y montar una huelga es uno de esos bocados que te alegran el día y te animan a intentar cocinar en casa tu propia lucha laboral.

De hecho, deberíamos estar todos atentos a este pequeño conflicto, y apuntar la receta por si un día nos toca preparar una igual. Hoy son solo unos pocos ciclistas, pero lo que está en juego es mucho más que asegurar un mínimo de horas o de pedidos: lo que está en disputa es el futuro de las relaciones laborales, que sigamos siendo trabajadores o acabemos todos como “colaboradores”. Porque si lo piensan bien, no hay sector o empresa al que no podamos aplicar el modelo “colaborativo”. ¿Por qué contratar médicos o profesores, pudiendo tener una app que intermedie y ponga en contacto a pacientes que buscan médico y médicos que buscan pacientes; alumnos con ganas de aprender y profesores con ganas de enseñar?

Por eso muchos estamos pendientes del conflicto de Deliveroo. No solo los trabajadores: también los empresarios siguen la huelga de riders con interés, porque Deliveroo, como otras empresas similares, es un anticipo y un ensayo de en qué quieren convertir algunos las relaciones entre empresas y trabajadores. Quizás esta sea la próxima reforma laboral, sin necesidad de publicarla en el BOE.

Bola de dragón

16 agosto, 2017

Fuente: http://www.eldiario.es

Tendido en su ataúd, el tiet Pere tenía la misma expresión de siempre, la de un crápula que trata de disimular ante su mujer. A sus 94 años mi tío abuelo consiguió que otros desobedecieran por él en el mismo día de su velatorio. Sucedió de la siguiente manera. En cuanto mi tía María apartó sus ojos miopes y llorosos del cuerpo de su marido, una de sus hijas reemplazó la corbata elegante por la que el difunto había elegido para el día de su entierro: la de estampado de condones.

Horas antes, Pere había ido a cenar al restaurante chino con la familia y, como de costumbre, pidió un plato aparte lleno de salsa. Aunque los médicos advertían de que iba reventar desde hacía al menos una década, él mantenía intactos sus hábitos insalubres y su cuerpo de peonza.

tiet Pere yo solo le veía una vez al año, durante una comida navideña. Intercambiábamos unas palabras entre los dos besos y el posado para la foto familiar. Después del saludo él me atraía con sus dedos rollizos y yo acercaba la oreja. Aunque teóricamente le costaba diferenciarme de mis primas –según decía, estaba ciego–, Pere siempre sabía cuál había sido mi último viaje y lanzaba un dato certero –”allí no son musulmanes. Tienen esmeraldas”—, para después volver inmediatamente a su postura cabizbaja, como un cuco que se esconde en su reloj.

Fue precisamente en el tanatorio, cuando le contaba a alguien que mi tío abuelo destilaba licores, y que era fanático de una película porno en la que el protagonista va disfrazado de King Kong, cuando alguien formuló una pregunta que me calló en seco: “¿A qué se dedicaba el tiet Pere?”.

Fui incapaz de responder y sentí vergüenza inmediata. Sabía anécdotas fascinantes y curiosidades sobre el difunto, le quería, pero no tenía ni idea de cuál había sido su ocupación a lo largo de su vida.

Con cariño pregunté a dos familiares, que me respondieron vaguedades como “algo sobre mosaicos”, así que llegué a la conclusión de que Pere era Pere al margen de su profesión u oficio. ¿Es eso posible hoy en día?

Se me ocurren muy pocas maneras de conocer a alguien sin saber cuál es su profesión. Es así, explicando qué hemos estudiado y a qué nos dedicamos, como nos presentamos ante los demás. De hecho, la omisión de ese dato puede llegar a convertirse en un motivo de sospecha.

De todas las anécdotas que he conocido sobre la juventud de Pere, ninguna versaba sobre su trabajo, y puedo asegurar que no estamos precisamente ante un caso de discreción familiar. Mi tía abuela no está tratando de ocultar algo vergonzoso o ilegal. Simplemente, si de lo que se trataba era de hablar del tiet Pere, el ámbito laboral se omitía por irrelevante, hasta el punto de que las generaciones más jóvenes de la familia ignoramos cuál fue la profesión del patriarca. En cambio, todos podemos contar decenas de historias sobre él.

La pregunta que me atrapa es cuántas probabilidades hay de que eso pueda volver a suceder. Es decir, en qué medida el trabajo conforma hoy nuestra identidad, y cómo los conceptos de vocación, éxito o realización personal nos influyen.

Por una parte es lógico que quiera convertir aquello me gusta en un trabajo: es una forma inteligente de subsistir en el sistema capitalista. Pero al convertir aquello que más me llena una labor diaria, ¿qué queda fuera de ella?

¿Puede el trabajo llegar a colonizar nuestra vida, puesto que resulta ineludible avanzar en un área que tanto nos llena? O dicho de otro modo, ¿hasta qué punto está permitido el fracaso, o ser mediocres, si lo que está en juego es aquello que llaman nuestra “esencia personal”?

Hace tiempo una niña me preguntó cuáles eran mis actividades extraescolares. No recuerdo qué chorrada le contesté: la cuestión es que ahora la pregunta de esa niña me parece fundamental, porque parte de unos supuestos difícilmente trasladables a la vida adulta.

El colegio es un espacio restringido y estandarizado al que todos los niños se ven obligados a asistir. Es un trabajo ante el que no tienen posibilidad de elección ni rescisión, pues forma parte de un contrato social.

Por el contrario, muchos trabajadores actuales conciben la oficina, taller, redacción o coworking como un espacio en el que afilar su porvenir, en el que pulirse. Creo que es por eso que muchos obreros de las industrias creativas están confundidos: tienen deseo de escapar, de prenderle fuego a sus propios sueños, pero intuyen que no podrían soportar el calor que estos podrían desprender.

Semanas después del fallecimiento de Pere, le doy vueltas a la pregunta que me dejó debajo de la lengua: ¿qué soy más allá de mi vida profesional?

Fantaseo con un mundo en el que los androides se ocuparan de todas las tareas productivas, en el que los humanos nos dedicaríamos esencialmente a tres actividades: seríamos artistas, deportistas y coleccionistas. En ese horizonte futurible, los trabajos volverían a ser lo que eran cuando éramos niños, meros disfraces o juegos de rol. Y la inversa: la ficción podría llegar a identificarnos con fidelidad ante los demás. Pere me permite imaginarlo, puesto que sus cenizas descansan hoy dentro de una Bola de Dragón, al pie de un limonero.

Esta es la lista de grandes morosos a Hacienda en 2017

15 agosto, 2017

Fuente: http://www.eldiario.es

Por tercera vez, la Agencia Tributaria ha publicado su lista de grandes morosos al Fisco. En esta ocasión figuran los contribuyentes con deudas por encima de un millón de euros a 31 de diciembre de 2016 que no hayan sido aplazadas ni suspendidas. Hasta ahora la lista ha estado copada por constructoras, deportistas, clubes deportivos… En esta ocasión figuran nombres como Abengoa, Accesos de Madrid, Aeropuertos de Castellón y Ciudad Real, Afinsa, Air Comet, Akasvayu. Arturo Fernández (Cantoblanco) y Mario Conde repiten. También la inmobiliaria Nozar, que es una de las que más deben: 198 millones. En cabeza está Reyal Urbis, otra empresa del sector, con 363 millones.

En el caso de Montserrat Operador Logístico, la empresa de la familia de la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, la deuda sube un 87%, de 2,3 a 4,3 millones de euros. También está Desguaces La Torre, del exnovio de la nieta de Franco, Carmen Martínez Bordiú, con 15,46 millones de deuda. Otra de los morosas (2,3 millones de euros) es la Empresa Municipal de Gestión Inmobiliaria de Alcorcón. Viajes Marsans (antigua empresa de Gerardo Díaz Ferrán), aún debe 23,76 millones.

Figuran también varias empresas de la familia Ruiz Mateos, habitual de esta lista: Inversiones Ruiz Mateos SA (1,28 millones), Jose Maria Ruiz Mateos SA (1,95 millones), y Nueva Rumasa SA (8,9 millones).

Seguriber, la empresa de la expresidenta del Círculo de Empresarios, Mónica Oriol, debe 2,14 millones de euros. Oriol se hizo famosa por unas declaraciones en las que reconocía que en su empresa prefería no contratar a mujeres por si se quedaban embarazadas. Por su parte, Grupo Santa Mónica Sports -que comercializa con los derechos de imagen en el sector del deporte- tiene una deuda de 11,64 millones frente a 11,9 millones de la anterior lista.

José Emilio Rodríguez Menéndez, el célebre abogado, sigue debiendo 3,6 millones de euros al fisco. A su vez, Intereconomía TV SL debe 5,19 millones e Intereconomía Corporación SA, 8 millones. Unipapel, adquirida por el fondo buitre Springwater, debe 1,4 millones.

Los clubes de fútbol siguen con sus aprietos con Hacienda. El Recreativo de Huelva, el Real Jaén, el Real Murcia, el Racing y la Unión Deportiva de Salamanca, son algunos que más adeudan. El ‘Recre’, por ejemplo, adeuda 12,5 millones. Por su parte, Roberto Lidiano López Abad, director general de la Caja de Ahorros del Mediterráneo desde enero de 2001 hasta noviembre de 2010, y uno de los acusados de llevar la caja a la quiebra, debe 1,1 millones. El expresidente del Real Madrid Lorenzo Sanz mantiene su deuda de 1,36 millones.

El exjuez Luis Pascual Estevill vuelve a aparecer con 3.744.244,52 euros (en la anterior lista debía 5,4 millones); Francisco José Ortiz Von Bismarck, hijo de Gunilla, 1,25 millones y Alberto Navarra Rubio-Serres, un notario de Madrid, con 1,89 millones, también están en el listado. El personaje televisivo Kiko Matamoros debe por su parte un millón. Y Cristina Carla Simoncelli, relacionada con la Mafia italiana, 1,19 millones.

La familia Serratosa Caturla, una de las ramas de los Serratosa que logró gran parte de su fortuna en la venta de Valencia de Cementos a la mejicana Cemex en los años noventa, vuelven a aparecer en la lista: Juan Luis Serratosa (4,3 millones), Ignacio Serratosa (4,2 millones), José Serratosa (4,2 millones), Federico Serratosa (3,3 millones) y Rafael Serratosa (3,1 millones).

En cuanto a los textiles, Reig Martí figura en esta lista con una deuda con Hacienda de 1,08 millones de euros, mientras que las firmas de moda Hakei y Caramelo, ambas liquidadas ya, deben 1,5 millones y 1,6 millones, respectivamente. Entre las firmas de moda que siguen están V&L Costura, Diseño y Moda, de los diseñadores sevillanos Victorio y Lucchino, que han reducido su deuda de 2,6 millones a los 2,2 millones, la firma Fun & Basic, con 2,1 millones, y la sociedad Volvoreta, propiedad de la diseñadora Kina Fernández, con 1,6 millones.

Otras compañías del mundo de la distribución como el grupo de decoración gallego Pórtico, con una deuda de 4,3 millones, Jugueterías Poly, con 4,6 millones, y Merkamueble, con 1,3 millones, también aparecen en la lista.

La nueva lista de morosos incluye 4.549 deudores por importe de 15.400 millones, informa EFE, el 2% menos que un año antes, en tanto que el total de deudores ha bajado un 4,6%, hasta 4.549 personas físicas y jurídicas. En comparación con la primera lista el número de deudores ha disminuido un 6,3%, en tanto que casi mil contribuyentes que aparecían en ese primer listado ya no están.

Del total de deudores que figuran en el tercer listado, 338 son personas físicas, por importe de más de 700 millones de euros, y 4.211 personas jurídicas, por importe de 14.700 millones, informa EP.

Del importe global, más de 6.600 millones de euros (el 43%) se corresponde con deuda de contribuyentes en proceso concursal (más de 1.700 deudores, el 38,5% del total) y, por tanto, es deuda afectada por un proceso en el que las posibilidades de cobro efectivo de las deudas se encuentran mermadas mientras dure el propio litigio.

Según los datos facilitados por la Agencia Tributaria, un total de 727 deudores no figuran ya en el listado publicado en 2017 tras haber aparecido en el segundo listado, por lo que han abandonado la lista. La salida se puede deber tanto a la cancelación total o parcial de las deudas objeto de publicación, como a la obtención de un aplazamiento o suspensión de la deuda antes de la fecha de toma de datos (31/12/16).

Un total de 508 deudores figuran en el nuevo listado de deudores y no aparecían en el segundo listado publicado en 2016.

825 deudores han realizado en lo que va de 2017 más de 100 millones de euros de ingresos en relación con deudas incluidas en este tercer listado. Como consecuencia de estos ingresos, 48 deudores no tendrían que salir en el tercer listado de tomarse como referencia para la extracción del listado el estado de las deudas a fecha de 20 de mayo de 2017.

A su vez, más de 3.600 deudores que aparecían en el segundo listado han pagado vencimientos de deudas que estaban incluidas en el listado publicado en 2016 por importe de 309 millones de euros entre el 31 de diciembre de 2015 (fecha de toma de datos para la publicación del segundo listado) y el 20 de mayo de 2017.

Igualmente, más de 1.660 deudores que aparecían en el primer listado han pagado vencimientos de deudas incluidas en ese primer listado por importe de 482 millones de euros desde la fecha de extracción de los datos (31/07/15) hasta 20 de mayo de 2017.

Por último, un total de 996 deudores que figuraban en el primer listado ya no figuran en el tercero, de manera que más del 20% de los deudores del primer listado ya no se encuentran en la situación que motivaría su aparición en el listado de grandes deudores.

Como es habitual, en las últimas semanas la Agencia Tributaria se ha dedicado a enviar cartas a los integrantes de la misma para instarles al pago de sus deudas antes de aparecer publicadas.

La primera lista

La primera lista de morosos se publicó en diciembre de 2015, tres días después de las elecciones generales. La orden ministerial, una vieja promesa del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se había publicado el 6 de octubre de aquel año. Su intención es que la exposición pública anime a más deudores a zanjar sus obligaciones fiscales. Se estableció que a partir de entonces el compendio se publicaría entre el 1 de mayo y el 30 de junio de cada ejercicio.

La  primera lista  incluyó 345 personas físicas con una deuda conjunta de más de 700 millones y 4.510 personas jurídicas con una deuda de 14.900 millones. La deuda total ascendía, por tanto, a 15.600 millones de euros. En ella, la empresa que más debía era Reyal Urbis, con 385 millones de euros pendientes de abonar al erario público.

Arturo Fernández, ex presidente de la patronal madrileña, ex vicepresidente de CEOE y ex presidente de la Cámara de Comercio de Madrid debía a la Hacienda Pública casi diez millones de euros. Otros ejemplos de morosos fueron la diseñadora Kina Fernández, la filial inmobiliaria de los supermercados Sánchez Romero y la familia Ruiz Mateos.

La segunda lista

Publicada el 30 de junio de 2016, la segunda lista de morosos también apareció pocos días después de unas elecciones generales (las segundas que se celebraron en pocos meses).

El importe global de deudas recogido en el segundo listado superó los 15.700 millones de euros y la cifra total de deudores alcanzó los 4.768. Respecto a la primera lista, la deuda aumentó un 0,7%, mientras que los deudores se redujeron un 1,8%. Volvieron a aparecer grandes morosos como Arturo Fernández.

Privatización de los derechos humanos

14 agosto, 2017

Fuente: http://www.infolibre.es

La obsesión privatizadora del centro-derecha español que ve en lo público algo propio, pero no el sentido de un patrimonio colectivo, sino como algo a incautar a la carrera, que se lo quede el primero que llegue, ha alcanzado también a la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Como es sabido esta declaración no es de obligado cumplimiento y se la saltan a la torera los diferentes estados que componen las Naciones Unidas sin que se arme un especial revuelo. La discreción o, deberíamos decir, la inhibición en materia de denuncia, parece la norma a seguir por los diferentes países que forman esa unión, salvo invasión o conflicto armado flagrante. No suelen intervenir en lo que dan en llamar “asuntos internos” en aras de una mejor convivencia diplomática. No se sacan los colores mutuamente mientras se violan esos derechos a lo largo y ancho del orbe, dado que las relaciones políticas vienen condicionadas por las comerciales y sólo los países pobres, que no tienen la capacidad de callar a los posibles denunciantes con los contratos correspondientes, son señalados con el dedo e incluidos en la categoría de “salvajes sin remedio”, abandonando a su población a los caprichos de las diferentes tiranías que operan en el Tercer Mundo. Tiranías que también son captadas a través de pactos de cooperación por países respetuosos con los derechos humanos ya que en muchas ocasiones poseen materias primas que resultan golosas, o mano de obra barata que puede suplir la engorrosa obstaculización que aportan los diferentes derechos que amparan a los trabajadores en los países “civilizados”, en un intrusismo que frena la expansión de la economía y el libre comercio.

Ya saben, señores, la ley de “libre mercado”, esa que afirma que el mercado se autorregula, pero que causa estragos que habría que considerar, como el hecho de que haya personas que trabajan largas jornadas y se encuentran por debajo del umbral de la pobreza. Y estas consecuencias no las sufren sólo allende nuestras fronteras, en pueblos remotos donde nuestro nacionalismo español nos atenúa la sensibilidad ante esa explotación, como cuando hay un accidente aéreo y lo primero que se destaca es si hay o no víctimas españolas, para que podamos respirar aliviados, sino que el abuso también se da a la vuelta de esquina, en nuestra adorada España, donde las cifras varían según los medios, pero son cientos de miles los trabajadores que reciben sueldos de miseria que les impide acceder a lo elemental.

Preguntado un alto cargo de la Administración por su opinión acerca de que haya personas que estén cobrando salarios de miseria, por debajo del mínimo, respondió sin vacilar que “menos es nada”, en un acto que le honra pues demuestra que tiene la cualificación suficiente para distinguir nada, de algo. Aunque no estoy seguro de que entendiera el sentido de la pregunta, o a lo mejor sí y nos hablaba con un metalenguaje cuya segunda lectura sería: “Mira imbécil, si me preocuparan una mierda los demás, no habría llegado hasta aquí”.

Los derechos humanos, como signo, como referencia, pauta para construir un mundo, están en manos de gente así. Como la palabra “libertad”, “liberal”, y otros símbolos que en su día tuvieron un sentido evidente, un único significado.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos pasa de ser un referente de paz, de libertad y reivindicación del respeto al ser humano, a un arma con la que atizar al rival. Pierde su universalidad y se convierte en Declaración Polarizada de Derechos Humanos, de obligado cumplimiento, exclusivamente, para el enemigo, al que la violación de tal declaración le supone la exclusión del mercado occidental donde se dirimen las cuestiones de interés y se dirige el mundo.

Hace unos días, la osadía de una joven holandesa que se atrevió a recurrir a la policía en Qatar para denunciar una posible violación, le pudo costar una larga condena de cárcel por adulterio ya que allí está prohibido el sexo fuera del matrimonio, aunque sea contra tu voluntad. Ha salido pitando del país aprovechando que la sentencia esta suspendida. En otros casos las lapidan. No pasa nada, son productores de petróleo, están forrados, y nuestros representantes no tienen el menor problema en encontrarse con ellos. Es ese Gobierno de Qatar el que ha patrocinado al Fútbol Club Barcelona, del mismo modo que los Emiratos Árabes patrocinan al Real Madrid, y ha estado en negociaciones para patrocinar la liga del fútbol.

Una anécdota que ha recorrido la red este fin de semana, la metedura de pata de Pablo Casado, diputado del Partido Popular que ha colgado un vídeo de unas protestas de Kinshasa, en el Congo, con el comentario: “No Podemos tolerarlo”, destacando la palabra Podemos, así como de pasada, afirmando que se las enviaba un amigo de Caracas, para mostrar los métodos represivos de Maduro, ilustra esta utilización de los derechos humanos como excusa para enredar.

Al enterarse del ridículo que había hecho, retiró el vídeo con un comentario que denota la gran preocupación por los derechos humanos que sienten estos furibundos defensores de la libertad polarizada, exigible sólo en puntos concretos del planeta. La mayoría de los comentarios reprueban la manipulación que se intenta hacer con esas imágenes que, a no ser porque fueron denunciadas por el periodista Antonio Maestre, que las ubicó en su espacio real, habrían pasado a la historia de la represión venezolana, y de la infamia que arrastra la formación Podemos, pero hay un hecho de fondo que me parece más grave.

Cuando el diputado defensor de los derechos humanos en Venezuela, que exige el referéndum reprobatorio del presidente de aquel país pero no incluye tal cosa en su programa electoral, se da cuenta de que el vídeo ya no sirve a sus propósitos, coloca otro tuit con un enlace de imágenes, esta vez de Venezuela, y el comentario: “El vídeo anterior desde @DLasAméricas es incorrecto. Pero estos no” y a continuación cuelga imágenes de la agresión que sufre un diputado de la oposición a manos de simpatizantes del gobierno.

Esa es la cuestión. Las imágenes de la República Democrática del Congo, que son mucho más graves, sin que esto debiera contar, y en cuyos disturbios murieron, por lo visto, cuatro personas, son retiradas cuando se comprueba que no sirven para el propósito que se perseguía. Tuvo la ocasión el señor Casado, puesto que afirma que censura ese tipo de hechos donde quiera que se produzcan, de dejar el vídeo de África como testimonio de protesta por la flagrante violación de los derechos humanos que se produce en eses país, pero, ¿para qué?, ¿qué tendrá que ver una matanza de negros con los derechos humanos? Sólo tienen sentido las violaciones de derechos humanos que sirvan para derrocar al Gobierno venezolano que es el que subvenciona a Podemos, del mismo modo que Moscú pagaba a los que luchaban contra la dictadura de Franco según rezaban, y con cantidades concretas, los informativos de aquel tiempo.

Mientras, en Honduras, país amiguete, cien abogados han sido asesinados en los últimos cinco años. Nada se sabe de sus asesinos.

Hace unos meses, Berta Cáceres, líder ambientalista e indigenista, fue asesinada en su propio domicilio a pesar de que la CIDH, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, había pedido al Gobierno de ese país que la protegiera ya que estaba cantado que la iban a matar. Había conseguido parar la construcción de una presa que inundaba un ecosistema sagrado para una población indígena. Antes que ella, otros doscientos defensores medioambientales habían sido asesinados en sólo dos años. En ese país se ha llegado a la cifra de trece asesinatos diarios. Los furibundos defensores de los derechos humanos no parecen interesados en estas cuestiones.

Hoy tenemos noticia de la matanza de Orlando. Terrible. Serán cientos los comentarios y declaraciones de condena y solidaridad de líderes políticos de cualquier ideología. Tal vez esta matanza sirva para esclarecer el asesinato hace diez días, también en Honduras, de René Martínez, líder del colectivo LGTB en aquel país y que pareció no importarle a nadie.

Algún día un vídeo de esta situación será correcto. De momento, la denuncia de estos crímenes no sirve para nada, la impunidad allí, como en otros países de América Latina, sigue y seguirá imponiéndose gracias al silencio cómplice de su vecino del norte y de los países europeos que niegan ese derecho a los ciudadanos americanos que sufren la tiranía de regímenes de su cuerda. De sátrapas que tienden la mano a los tratados comerciales que venden pueblos a cambio de impunidad.

Es lo que pasa cuando a la Declaración Universal de los Derechos Humanos se le aplica el rasero de la colaboración público privada. Se privatiza y pasa a ser patrimonio de los amos que la sacan, como a la virgen, cuando quieren que llueva, cuando quieren derrocar gobiernos, atacar a los rivales o, como veremos en breve, intentar deslegitimar el resultado de unas urnas.

Esta noche será el debate a cuatro. De algo estoy seguro: los defensores de los derechos humanos meterán a Venezuela en él. Honduras no tendrá sitio, allí no hay presos políticos, a los disidentes los matan como a perros.

Leizaola, un lehendakari al servicio del espionaje británico en la II Guerra Mundial

13 agosto, 2017

Fuente: http://www.eldiario.es

La biografía oficial de Jesús María de Leizaola (San Sebastián, 1896-1989) revela que este dirigente histórico del PNV fue diputado en las Cortes Generales la II República, consejero de Justicia y Cultura (y portavoz) del primer Gobierno de Euzkadi durante la Guerra Civil y, sobre todo, lehendakari en el exilio a la muerte de José Antonio Aguirre. Ya en democracia y de vuelta a suelo vasco, fue parlamentario autonómico y tuvo el honor de haber pronunciado las primeras palabras que constan en el diario de sesiones de la Cámara vasca (“Buenos días nos dé Dios […]. Los vascos de hoy hemos sobrevivido a una guerra dura y terrible”). Una reciente investigación historiográfica, sin embargo, revela que también fue el agente vasco más reconocido al servicio del espionaje británico durante la II Guerra Mundial, en la que la Inteligencia vasca conformada por Aguirre tuvo un papel muy relevante en el concierto internacional merced a sus acuerdos con Estados Unidos y con otras potencias aliadas a pesar de ser una organización sin territorio y sin apenas recursos económicos.

El archivo HS9/910/6 de “Leisaola”

La desclasificación de documentos históricos secretos está lejos de ser una realidad en España (precisamente el PNV es el que más ha insistido en el Congreso), pero en países como Estados Unidos o el Reino Unido la información publicada es muy abundante y abarca períodos tan sensibles como la II Guerra Mundial. Si en los archivos de la CIA consta la estrecha colaboración del espionaje estadounidense (entonces OSS) con el denominado Servicio Vasco de Información (SVI) y con el propio Aguirre, el entendimiento con el Reino Unido no fue menor. El Gobierno británico ha revelado la lista completa de espías al servicio de una agencia llamada SOE (Secret Operations Executive), un equipo de inteligencia creado por Winston Churchill en 1940, en pleno conflicto bélico, y que perseguía captar información en Alemania y en los países ocupados para luego llevar a cabo operaciones encubiertas de sabotaje y resistencia. Y entre la larga relación de agentes del SOE, en los que se cuentan varios vascos y varias decenas más de españoles opositores al franquismo, sobresale el nombre de Jesús María de Leizaola, citado como “Leisaola” en el archivo HS9/910/6, desclasificado en marzo de este año e incorporado a la reciente investigación de los expertos Pedro J. Oiarzabal y Guillermo Tabernilla sobre vascos en la II Guerra Mundial, editada en formato de revista por la asociación Sancho de Beurko.

Cuartel general del SOE en la Baker Street de Londres
Cuartel general del SOE en la Baker Street de Londres

Estos historiadores sostienen que “la historiografía española ha infravalorado claramente” el papel del espionaje vasco diseñado y dirigido por Aguirre (desde América) y Leizaola (desde Europa) durante el exilio que siguió a la caída del frente del Norte en 1937 y al escenario de guerra global en Europa. En su reciente trabajo, que aborda muchos aspectos del Servicio Vasco de Información con documentos originales inéditos en su mayoría, Oiarzabal y Tabernilla desglosan operaciones detalladas de agentes vascos, incluyendo la privilegiada relación de Leizaola con el SOE.

El SOE fue creado en 1940 por el propio primer ministro Churchill como un servicio de espionaje más moderno y operativo para lograr infiltraciones en Alemania y en los países ocupados y a partir de ahí llevar a cabo operaciones especiales de sabotaje en favor de los aliados. En esas fechas, Estados Unidos también puso en marcha el embrión de la actual CIA, una agencia conocida como OSS (Office of Strategic Services). El SOE tenía su cuartel general en la conocida Baker Street de Londres y controlaba varias secciones de espionaje, propaganda y operaciones que se distribuían en varios territorios.

Leizaola operaba desde Francia, en donde era el máximo responsable del Gobierno de Euzkadi en el exilio con Aguirre en la clandestinidad. Según los datos de Oiarzabal y Tabernilla, la colaboración del dirigente del PNV con el Reino Unido se inició en 1942, cuando Francia y la Francia ocupada era un objetivo prioritario. Ese mismo año, Aguirre reapareció y consiguió instalarse en Estados Unidos, con cuyos servicios de Inteligencia acordó un trabajo compartido que se mantuvo varios años en el tiempo y que incluyó servicios en América y en Europa e incluso algunas operaciones en el Norte de África. Los expertos defienden que Leizaola realizaba “tareas clave de coordinación del SVI con el SOE” y que “distribuía los fondos económicos que desde Estados Unidos Aguirre le hacía llegar para la subsistencia de los miembros de la organización”. “El SOE facilitaba tantos los contactos entre Aguirre y Leizaola como el acceso a dichos fondos”, remarcan.

Otros vascos en el “Ejército secreto” de Churchill

Otros agentes vascos del SOE (conocido en la época como “Ejército secreto de Churchill” o como “The Racket” pero nunca por sus siglas reales) fueron Jacinto Marín Echeverre (un viajante), Federico Gallastegui Gutiérrez (ferroviario), Benito González Eizaguirre (contrabandista), Juan Solabarrieta y Bengoechea (capitán mercante) y, sobre todo, Juan Bandrés Jauregui. Éste último, exiliado en Francia y que se hacía llamar ‘Punch’, saboteó la base de submarinos italianos en Burdeos y posteriormente se refugió en Gibraltar con apoyo del SOE.

Base de datos del SOE
Base de datos del SOE

La llamada sección H del SOE también operó dentro de suelo español, incluyendo el protectorado de Marruecos, aunque según Oiarzabal y Tabernilla el embajador británico, Samuel Hoare, se oponía a este tipo de operaciones “subversivas” secretas y apostaba más por las vías diplomáticas. En todo caso, el SOE (“en colaboración presumiblemente con agentes de la OSS”) destapó en mayo de 1944 en Behobia, junto a la frontera hispanofrancesa, “uno de los mayores alijos de wolframio (40 toneladas)” que España, aparentemente neutral en el conflicto, suministraba a Alemania para su industria armamentística.

En la II Guerra Mundial, el País Vasco era un nido de espías. Si los aliados tenían una actividad muy intensa con apoyo del SVI y la oposición republicana, la España franquista posibilitó una fuerte penetración de la Alemania nazi. La Abwehr, por ejemplo, ‘regaló’ a la DGS franquista la cabeza de una treintena de agentes al servicio del Reino Unido aunque en su mayoría eran de nacionalidad española. Eso ocurrió en febrero de 1943 y Oirzabal y Tabernilla inciden en que en octubre de ese año España dio otro golpe al espionaje británico, a la denominada ‘Red San Miguel’, creada en Bilbao y que entonces tenía sede en León.

El nuevo régimen social de España

12 agosto, 2017

Fuente: http://www.vnavarro.org

Artículo publicado por Vicenç Navarro en la columna “Pensamiento Crítico” en el diario PÚBLICO, 23 de junio de 2017.

Este artículo es el resumen de los datos más impactantes de la situación social en España, que no es coyuntural, sino estructural, dentro del sistema económico español actual.

España ha sufrido una de las más importantes crisis económicas y financieras durante su periodo democrático, crisis que también ha determinado una crisis social, y, como era predecible, una gran crisis de legitimidad del Estado y del establishment político y mediático del país. La respuesta de tal establishment ha sido que todos estos sacrificios eran necesarios para poder salir de la crisis, que, según este establishment, se está resolviendo.

Ahora bien, en este argumentario se olvida que, en realidad, la crisis (la Gran Recesión) y la respuesta que se ha dado a ella estaban configuradas y determinadas por un contexto político que favoreció estructuralmente a unos a costa de otros. Los primeros eran aquellos sectores del mundo del capital (las grandes empresas financieras, y las grandes corporaciones productoras de bienes y servicios) que dominan el Estado español y la gran mayoría de medios públicos y privados de información del país. Y las perdedoras han sido, predominantemente, las clases populares, que constituyen la mayoría de la población. Mientras que los primeros derivan sus rentas predominantemente de la propiedad del capital y de su gestión, los segundos lo hacen del mundo del trabajo, sobre todo de los salarios y de los beneficios sociales.

La evidencia de ello es abrumadora. Veamos algunos datos: 1) Des de el inicio de la crisis (2008) hasta el año pasado (2016), las rentas del trabajo han caído un 6,1% (33.679M€), mientras que las rentas del capital han aumentado un 1,7% (7.850M€). En suma, en el periodo 2008-2016 el peso de los salarios en la economía ha bajado 2,9 puntos, de 54,6% al 52,7%; 2) La participación de los beneficios de las empresas no financieras en España está por encima del de la zona euro (42,6% frente a 40,6%); 3) Las empresas no financieras españolas han aumentado su participación en el VAB (valor añadido bruto) del 37,7% hasta el 42,6% entre el periodo 2007-2015: el segundo país de toda la UE que más ha aumentado; 4) La polarización social (S80/20) se ha incrementado en un 11,8% desde 2009 (de 5,9 en 2009 a 6,6 en 2016), es decir, el 20% más rico dispone de 6,6 veces más ingresos que el 20% más pobre. Somos el 3º país con mayor polarización de toda la UE (después de Rumanía y Bulgaria); 5) La desigualdad ha sufrido uno de los mayores incrementos de toda la OCDE desde 2009, y el índice de Gini alcanzó los 34,5 en 2016: 3,5 puntos por encima de la media europea (31 en 2015); 6) En los últimos 15 años el 30% de la población que vive en riesgo de exclusión ha visto cómo sus activos netos apenas crecían un 3%, mientras que los del 10% más rico se disparaban un 56%; 7) El 1% de la población española con mayor patrimonio acaparaba en 2016 más de una cuarta parte de la riqueza del país (27,4%), mientras que el 20% más pobre se quedaba con un 0,1%; 8) La fortuna de las 3 personas más ricas en nuestro país equivale a la del 30% más pobre.

Todos estos hechos han sido, en gran parte, consecuencia de toda una serie de intervenciones por parte del Estado que han provocado un enorme deterioro del mercado laboral. Esto ha sido particularmente acentuado a partir de las reforma laborales del gobierno Zapatero, primero, y de las más intensas del gobierno Rajoy. Indicadores de tal deterioro del mercado laboral muestran que: 1) El 41,5% de los desempleados llevan más de 2 años en paro (1,8 millones de personas); 2) El 24,7% de los desempleados llevan más de 4 años en paro (1,1 millones); 3) Más de 4 de cada 10 jóvenes que buscan trabajo están en paro; 4) Un 15,3% de las jornadas laborales son a tiempo parcial; 5) Más de uno de cada cuatro empleos es temporal (26,5%); 6) En los últimos cinco años se ha acumulado una caída del poder adquisitivo de la remuneración media en un 4,5% (912 € menos); 7) El 34,4% de los asalariados (seis millones de personas) cobran menos del salario mínimo interprofesional.

El desmontaje del Estado del Bienestar

Han contribuido a este enorme crecimiento de las desigualdades las políticas públicas de los partidos gobernantes del Estado español, las cuales han debilitado el ya escasamente financiado Estado del Bienestar. De hecho, España dedica menos recursos a los servicios públicos y transferencias del Estado del Bienestar que la gran mayoría de los países de la UE. 1) España tiene el gasto público social como porcentaje del PIB (24,6%) de los más bajos de la UE-15; 2) España tiene el gasto público social por habitante de los más bajos de la UE y ha disminuido durante los años de la gran recesión, consecuencia de los grandes recortes; 3) España tiene uno de los porcentajes de la población adulta que trabaja en los servicios públicos más bajos de la UE-15 (el grupo de países de semejante riqueza), por ejemplo 1 de cada 10 habitantes en comparación con 1 de cada 4 en Suecia. Si España tuviera el porcentaje de la población adulta trabajando en los servicios públicos del Estado del Bienestar como en Suecia (de 1 de cada 10 a 1 de cada 4) reduciría significativamente el desempleo; 4) El gasto público en España es uno de los más bajos de Europa, representa el 43,6% de su PIB; la media del conjunto de los 28 países europeos es 48,1%; 5) España es uno de los países que dedican menor gastos en protección social: 2,7 puntos menos del PIB que la media de países de la Eurozona (17,6% frente al 20,3 de la UE); 6) Esta subfinanciación ocurre en todas las dimensiones del Estado del Bienestar excepto en el gasto en desempleo. Este retraso se ha acentuado con los recortes de gasto público social que ha ocurrido en todos los servicios: 6.a) El gasto autonómico de sanidad por habitante se redujo un 14,2% entre el periodo 2009-2016. (1.195€ en 2016 mientras que en 2009 fue de 1.393€); 6.b) El gasto autonómico de educación por habitante se redujo un 5,87% entre el periodo 2009-2016. (785€ en 2016 mientras que en 2009 fue de 834€); 6.c) El gasto público total consolidado en Servicios Sociales fue de 16.000 millones de euros en 2016, aproximadamente 1.000 millones menos que en 2010; 6.d) El gasto autonómico de servicios sociales por habitante se redujo un 1,55% entre el periodo 2009-2016. (254€ en 2016 mientras que en 2009 fue de 258€).; 6.e) Mientras que, el gasto autonómico en deuda pública por habitante aumentó 381,8% entre el periodo 2009-2016. (582€ en 2016 mientras que en 2009 fue de 121€); 7) El Estado del Bienestar es de los menos redistributivos de Europa: la tasa de pobreza se reduce antes de transferencias sociales en España del 29,5% en 2016 al 22,3% después de transferencias sociales. Mientras que en la UE se pasa de un 26% en 2015 baja al 17,3% de reducción de pobreza (8,7% de reducción en la UE frente a 7,2% en España).

La pobreza del Estado del Bienestar en España es consecuencia de una fiscalidad débil y regresiva que se ha acentuado todavía más con las reformas de los gobiernos Zapatero y Rajoy. Como consecuencia, los ingresos fiscales en España son inferiores a los de los países de nuestro entorno. Las facilidades que tienen las grandes empresas y fortunas para pagar menos de lo que tienen establecido, gracias a un entramado de desgravaciones y exenciones, hace que la carga fiscal recaiga sobre las clases medias y trabajadoras a través del IRPF y de los impuestos al consumo. Más datos: 1) En España el 85% del esfuerzo fiscal recae sobre las rentas del trabajo; 2) 17 de las 35 empresas del IBEX no pagan el impuesto de sociedades en España, cuando tan solo 3 compañías cerraron 2014 con pérdidas.

La pobreza se ha incrementado

Resultado de todo lo anterior es que la pobreza está ya incluida como parte integrante del sistema económico. No es coyuntural, sino estructural. En otras palabras, la pobreza se ha instalado en la sociedad española, afectando a personas y familias que cada vez ven más difícil salir de su situación. La transmisión intergeneracional dará lugar a nuevas generaciones que van a reproducir la pobreza y que cada vez van a tener más difícil salir de ella. De nuevo, más datos: 1) La renta media de los hogares se ha reducido un 11% desde 2009 (30.045€) a 2016 (26.730€); 2) Hay más de 2,5 millones de trabajadores/as están por debajo del umbral de la pobreza: un aumento del 21,55% desde 2009 (11,6% en 2009 frente a 14,1% en 2016); 3) España ha registrado la cifra más alta de pobreza desde 2005: más de 10 millones de personas en España están por debajo del umbral de la pobreza (el 22,3% de la población); 4) Pese a la ‘recuperación económica’ la tasa de pobreza ha continuado aumentado respecto al año pasado (2015= 22,1%; 2016= 22,3%); 5) El 42,2% de los hogares de 1 adulto con 1 o más niños dependientes está en situación de pobreza; 6) El 30,6% de los hogares con niños dependientes están en situación de pobreza; 7) Casi 650.000 hogares, más de 1 millón de personas, no tienen ningún ingreso (3,52% de los hogares); 8) La pobreza persistente (personas que permanecen en riesgo de pobreza 2 de los 3 últimos años) es de 15,8 en España (2015) frente a 11,5 en la Eurozona (2015), 4,3 puntos menos, de las más altas de Europa; 9) La mala alimentación por motivos económicos y, en ocasiones, el hambre, son situaciones reales que afectan a más de 1 millón de personas en España; 10) La Tasa Arope, que es el indicador utilizado por la Unión Europea para medir la exclusión social, sitúa a España 4,9 puntos por encima de la media de la eurozona (27,9 frente al 23%): una de las más altas de la UE; 11) En 1 de cada 10 hogares se pasa frío o excesivo calor por no poder mantener la vivienda a temperatura adecuada; 12) En 4 de cada 10 hogares no se puede permitir ir de vacaciones fuera de casa al menos una semana al año; 13) El 15,3% de los hogares tienen mucha dificultad para llegar a fin de mes; 14) El 8,4% de los hogares tienen retrasos en los pagos relacionados con la vivienda principal; 15) 2,6 millones de personas sufren carencia material severa (5,8% de la población); 16) 4 de cada 10 personas viven en hogares sin capacidad para afrontar gastos imprevistos; 17) Al menos 6 millones de personas, sin ser pobres, se encuentran en situación económica precaria.

Conclusión. El resultado de las políticas neoliberales que han sido seguidas hasta ahora por parte de los gobiernos del PSOE y del PP a nivel central, y por los partidos de derechas (tales como CiU, que ahora se llama PDeCAT) y socialistas que han gobernado en las autonomías

Espero no haberles aturdido con tantos datos. Pero les ruego que consideren que detrás de cada dato hay un enorme, repito, enorme, dolor impuesto a las clases populares de España. Pero este daño se ha conseguido a costa de una gran transferencia de fondos del mundo del Trabajo al mundo de los beneficios de los grandes propietarios del capital, de los más elevados de la Eurozona. Esta realidad permanece ocultada en los mayores medios de información y persuasión del país.

Ante esta realidad hay que entender que las pequeñas variaciones de los indicadores económicos, que se presentan por los partidos gobernantes como el PP como indicadores de recuperación económica, se realizan dentro de un marco estructural caracterizado por estos datos. Lo que ha ocurrido estos años en España es un cambio dentro del régimen capitalista, que ha pasado de blando a duro, y ello como resultado de la victoria en un conflicto político que ocurre entre una minoría económica, financiera, mediática y política, por un lado, y las clases populares, que son la mayoría de la población, por el otro. Así de claro.

(Agradezco a mi colega Eduardo González de Molina la ayuda en la provisión de la mayoría de estos datos)

Lo que deben a Hacienda los grandes morosos daría para pagar el 85% de las prestaciones de desempleo

11 agosto, 2017

Fuente: http://www.eldiario.es

Entre los principales problemas económicos en España se puede destacar  el desempleo, que atenaza al 18,7% de la población activa: “La economía española ha mejorado, pero nadie puede estar satisfecho con un paro del 18% que crea tensiones sociales”, decía esta semana el comisario europeo Pierre Moscovici en una entrevista a El País. En paralelo, como muestra la lista de grandes morosos a Hacienda que se conoció este viernes, existe una cierta cultura del incumplimiento de las obligaciones tributarias por parte de algunos miembros de las clases más pudientes.

Ambas realidades se pueden combinar para poner un ejemplo de lo que supone la suma de las deudas de más de un millón de euros al fisco que recoge esa lista. Con los 15.406 millones de euros que deben empresas como Reyal Urbis y Nozar y personas físicas como el exbanquero Mario Conde se podría sufragar el 85% de las prestaciones de desempleo previstas para este año en los Presupuestos Generales del Estado (18.318 millones de euros).

La tercera lista de morosos con Hacienda muestra una cierta mejora respecto a la anterior. Incluye 4.549 deudores por importe de 15.400 millones, el 2% menos que un año antes, en tanto que el total de deudores ha bajado un 4,6%, hasta 4.549 personas físicas y jurídicas. En comparación con la primera lista, el número de deudores ha disminuido un 6,3%, en tanto que casi mil contribuyentes que aparecían en ese primer listado ya no están.

Una cantidad de dinero que han dejado de ingresar las arcas públicas que no por haber disminuido deja de ser elevada, como ejemplifican otras partidas presupuestarias del Estado, aparte de la ya citada del desempleo, que se podrían pagar, en parte o en su totalidad, con los citados 15.400 millones.

Inversión pública

Se podría pagar toda la inversión pública de los Presupuestos Generales del Estado para 2017, que asciende a 12.867 millones de euros (7.540 para infraestructuras), y todavía sobrarían otros 2.533 millones.

Cooperación al desarrollo y pobreza infantil

Se podrían utilizar estos millones sobrantes, por ejemplo para pagar toda lacooperación al desarrollo (513 millones), y el presupuesto destinado a luchar contra los efectos de la lucha contra pobreza infantil (342 millones). Todavía no se llegaría a gastar todo lo que deben los grandes morosos con estas tres partidas.

I+D+i

Otra de las partidas presupuestarias más castigadas por estos años de crisis, y considerada clave para el tan cacareado cambio de modelo productivo. Para este año se destinan un total de 6.028 millones de euros. Es decir, menos de la mitad de lo que deben los grandes morosos.

Sanidad

Las competencias en esta materia están transferidas a las comunidades autónomas, pero el Estado mantiene un presupuesto para políticas sanitarias (por ejemplo  para hacer frente a enfermedades raras y a programas de prevención y control del sida). En total asciende a 4.093 millones, menos de un tercio de la deuda conocida este viernes.

Educación

Al igual que en el caso anterior, la mayor parte del gasto la afrontan las comunidades autónomas. Pero hay  2.525 millones de euros de gasto del Estado, con las becas como partida más importante, 1.523 millones de euros. En todo caso, un gasto que se podría efectuar seis años consecutivos con lo que deben sólo este año los grandes morosos a la Hacienda Pública.

Esta es la lista completa de los escándalos de Uber

10 agosto, 2017

Fuente: http://www.eldiario.es

Uber se ha visto sacudido últimamente por una constante oleada de escándalos y publicidad negativa, incluyendo revelaciones de programas de espionaje, una demanda por tecnología de alto riesgo, reclamaciones de acoso sexual y discriminación, y vergonzosas filtraciones sobre la conducta de sus ejecutivos.

Los desastres de relaciones públicas culminaron con su director ejecutivo Travis Kalanick cogiendo una baja indefinida la semana pasada, y con las promesas de una reforma audaz que ignoraba en gran medida la relación tensa de la compañía con los conductores. Finalmente,  Kalanick ha dimitido por las presiones de los accionistas.

Por si te habías perdido algún capítulo del culebrón Uber, aquí va una lista cronológica con algunos de los escándalos más importantes.

Sexismo”boob-er” (febrero de 2014)

El ya ex director general de Uber, Travis Kalanick, habló en una entrevista sobre su creciente atractivo desde que es dueño de la empresa, y le dijo a un reportero de Esquire que debió llamarla “Boob-er” [‘boob’ se llama coloquialmente a los pechos de la mujer y ‘boober’ se puede significar pene]. 

Selección de competidores (agosto de 2014)

Uber se enfrentó a acusaciones porque reservó miles de paseos falsos de su competidor Lyft, en un intento de reducir sus beneficios y servicios. Los reclutadores de Uber también enviaron supuestamente spam a los pilotos de Lyft.

El escándalo “Vista de Dios” (noviembre de 2014)

El ejecutivo de Uber, Emil Michael, sugirió ensuciar la reputación de periodistas y difundir información personal de una periodista que criticaba a la compañía. Luego se disculpó. También reveló que Uber tiene una tecnología llamada “Vista de Dios” que permite a la compañía rastrear las ubicaciones de los usuarios, aumentando los problemas de privacidad. Además, un gerente accedió al perfil de una periodista sin su permiso.

Espiando a Beyoncé (diciembre de 2016)

Un exinvestigador de Uber reconoció que los empleados regularmente espiaban a políticos, ex y actuales personalidades, incluyendo a la cantante Beyoncé.

El fracaso del piloto automático

Los reguladores en California ordenaron a Uber que retirara vehículos automáticos de la carretera después de que la compañía hiciera pruebas sin permiso con coches sin conductor. El primer día del programa, los vehículos fueron pillados saltándose semáforos en rojo, y usuarios de  bicicletas de San Francisco plantearon dudas sobre los peligros que pueden suponer esos vehículos para los carriles bici. La compañía definió como “error humano” a los problemas de los semáforos en rojo, pero el New York Times afirmó más tarde que las declaraciones de la empresa eran falsas y que la tecnología automática fallaba.

Publicidad engañosa (enero de 2017)

Uber se vio obligado a pagar 20 millones de dólares (18 millones de euros aproximadamente) para resolver las acusaciones de haber engañado a los conductores prometiéndoles falsas ganancias. La Comisión Federal de Comercio alegó que la mayoría de los conductores de Uber ganaban mucho menos que las tarifas publicadas por Uber en Internet en 18 ciudades importantes de los Estados Unidos.

DeleteUber se hace viral (enero de 2017)

La campaña #DeleteUber se hizo viral después de que la compañía aumentara los precios durante la protesta de taxistas de Nueva York contra el veto migratorio de Donald Trump. Aproximadamente 500.000 usuarios borraron supuestamente sus cuentas tras el escándalo.

Lazos con Trump (febrero de 2017)

El director ejecutivo Travis Kalanick dimitió del consejo asesor de Trump después de que los usuarios amenazaran con un boicot. Kalanick dijo: “Unirse al grupo de asesores no significaba respaldar al presidente o sus políticas, pero desafortunadamente se ha interpretado mal”.

Escándalo de acoso sexual (febrero de 2017)

La exingeniera de Uber, Susan Fowler, se hizo pública con denuncias de acoso sexual y discriminación, lo que llevó a la compañía a contratar al exfiscal general Eric Holder para investigar sus acusaciones. Esta historia generó un amplio debate sobre el sexismo y la mala conducta en las empresas de Silicon Valley.

La demanda de Google (febrero de 2017)

Waymo, la compañía de coches automáticos de la sociedad matriz de Google Alphabet, presentó una demanda contra Uber, acusando a la empresa de robar su tecnología. La demanda, que podría ser un revés fatal para las ambiciones de coches autónomos de Uber, sostiene que un exempleado de Waymo, Anthony Levandowski, robó secretos comerciales para Uber. El ingenirero  Levandowski fue despedido más tarde por Uber.

Google dice que sus coches sin conductor han tenido 11 accidentes en 6 años
Google dice que sus coches sin conductor han tenido 11 accidentes en 6 años EFE

Aplicación para esquivar la ley (marzo de 2017)

El New York Times informó que Uber durante años utilizó una herramienta llamada Greyball para engañar sistemáticamente la aplicación de la ley en ciudades donde la compañía violaba las leyes locales. La compañía utilizó Greyball para identificar a las personas que se cree que están trabajando para agencias de la ciudad, llevando a cabo operaciones muy importantes, según informó el Times. Las revelaciones llevaron al lanzamiento de una  investigación federal.

El director grita a un conductor (marzo de 2017)

Kalanick fue grabado por una cámara discutiendo con un conductor de su propia empresa, que se quejaba sobre la dificultades de conseguir unos ingresos razonables con las malas tarifas de la compañía. El director ejecutivo gritó al conductor: “A algunas personas no les gusta asumir la responsabilidad de su propia mierda. … Culpan a alguien de todo lo que les ocurre en su vida. ¡Buena suerte!”. Más tarde emitió una disculpa y dijo que tenía la intención de obtener ayuda para “mejorar su liderazgo”.

Prostitutas en Seúl (marzo de 2017)

Según el periódico de información tecnológica the Information, un grupo de empleados de alto nivel, incluyendo a Kalanick, visitaron un bar “escort” y de karaoke en Seúl en 2014. Esto provocó una queja a Recursos Humanos de una gerente de marketing de Uber. Los clientes en este tipo de bares suelen seleccionar mujeres para cantar karaoke antes de llevárselas a casa.

Espiando a la competencia (abril de 2017)

Un programa secreto que Uber denominaba Hell (infierno) permitía a la compañía espiar a su rival Lyft para descubrir a los conductores que trabajaban para la competencia.

Conductores mal pagados (mayo de 2017)

Uber  aceptó pagar decenas de millones de dólares a los conductores de  Nueva York después de admitir que les pagó menos durante dos años, al hacer un descuento en las tarifas más alto del que tenía derecho a realizar. El promedio de desembolso por conductor se espera que sea alrededor de 900 dólares (807 euros, aproximadamente).

20 empleados despedidos (junio de 2017)

Uber confirmó que ha despedido a más de 20 empleados después de una investigación sobre las demandas de acoso sexual y una cultura sexista y agresiva en el lugar de trabajo.

Culpar a una víctima de violación

Los informes revelaron que un alto ejecutivo de Uber había obtenido el historial médico de una mujer que fue violada por un conductor de Uber en India, supuestamente para poner en duda el testimonio de la víctima. Según la web de tecnología Recode y el New York Times, el ejecutivo, Eric Alexander, fue despedido después de que los periodistas se enteraran del incidente. La mujer más tarde demandó a la compañía por violar sus derechos de privacidad y difamarla.

Kalanick de coge una baja indefinida (junio de 2017)

Kalanick anunció que se cogía una baja indefinida tras el informe sobre la cultura empresarial y el clima de trabajo, cuyas conclusiones recomendaban a Uber “revisar y reasignar” las responsabilidades del director ejecutivo.

Comentario machista en el consejo de administración (junio de 2017)

David Bonderman dimitía de la junta de Uber después de hacer un comentario machista a su compañera de la junta directiva, Ariana Huffington, durante una reunión pensada para mejorar la situación de acoso y sexismo en la empresa. El inversor bromeó con un comentario en el que insinuaba que las mujeres no hacen más que hablar. Se disculpó y dimitió horas después.

Traducido por Alicia Stein