Archive for the ‘política’ Category

Y un alcalde de Bildu homenajeó a víctimas de ETA: “Teníamos una deuda pendiente con vosotros”

20 noviembre, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

Euskadi escribe una nueva página en la historia de la violencia política. El alto de Perurena, en Errenteria, donde hace 36 años un comando de ETA asesinó con especial saña a cuatro policías nacionales, ha sido escenario hoy de un acto de homenaje en el que un alcalde de EH Bildu -la izquierda abertzale que reúne, entre otros, a los herederos políticos de la banda terrorista- ha dado la bienvenida al hijo y a la viuda de uno de los agentes. Julen Mendoza ha reconocido además que Rentería “tenía una deuda pendiente” con esa familia. Un paso de gigante a la hora de elaborar un relato que pueda ser compartido por los diferentes actores que protagonizaron la historia del terrorismo en el País Vasco.

El acto ha quedado grabado en el idílico paraje al plantar un olivo centenario proveniente de la localidad sevillana de Olivares, de donde es oriunda la familia de la víctima, que acompañará al roble que también desde hace siglos sombrea el alto. Mendoza ha apuntado en su discurso que el olivo y el roble “simbolizan el hermanamiento del pueblo andaluz y el pueblo vasco”, y ha expresado su deseo de que esa amistad sirva para “romper las fronteras que no nos dejan ver el sufrimiento del otro”. Justo al lado se ubica el poco convencional restaurante Mugaritz, combinación de las palabras frontera y roble, en euskera.

Desde luego, tanto el alcalde de Errenteria como José Miguel, el hijo del policía nacional asesinado, también conforman una vanguardia, una nueva generación de ciudadanos que parece preparada para romper décadas de incomunicación, odio y antagonismo irracional. José Miguel, de 39 años, que se ha atrevido a volver a Euskadi por primera vez desde el atentado -acompañado por su madre, María Dolores- ha expresado el deseo de que su padre “salga del listado anónimo de las más de 800 víctimas del horror y pase al de quienes han ayudado a construir la paz; que ese sea su legado”.

La profundidad y contundencia de los mensajes que ambos se han intercambiado han hecho que muchos de los presentes en el acto no pudiesen contener las lágrimas. Entre otros, se encontraban el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, la directora del instituto Gogora, Aintzane Ezenarro, y una larga lista de políticos del PSE, Podemos, PNV y PP. Víctimas de ETA como Maixabel Lasa, los hijos de Froilán Elespe y Manuel Zamarreño, el periodista Gorka Landaburu, el autor de Patria, Fernando Aramburu… Especialmente intenso ha sido el saludo entre José Miguel –“Gracias, es muy importante para mí que estéis aquí- y los parlamentarios de EH Bildu Pello Urizar y Maddalen Iriarte: “Bienvenido, me alegro mucho de que hayas vuelto y veas Euskal Herria de otra manera”, le ha contestado la segunda. -“Gracias, lo necesitaba”.

El alcalde, Julen Mendoza, ha insistido en la “deuda” del pueblo con esa familia, ya que el 14 de septiembre de 1982 “se os destrozó la vida y quiero, queremos, ayudaros a recomponerla, conscientes no obstante de que el daño es irreparable, de que Antonio no va a volver”.

El primer edil de Errenteria impulsa, con el apoyo de todos los partidos del Ayuntamiento, el documento Hacia una memoria compartida, informe sobre violaciones de derechos humanos y hechos violentos acaecidos en Errenteria de 1956 a 2012. Un texto que “ha marcado un antes y un después”, ya que “por primera vez las fuerzas políticas llegamos a un acuerdo sobre cuáles son los hechos y, por tanto, las víctimas”.

Un “cortafuegos generacional”

Tras finalizar su discurso, Mendoza ha dado un sentido abrazo a José Miguel, entre los aplausos del público, lo que ha provocado que comenzara su intervención entre lágrimas: “Hay que enfrentar el pasado para mirar el futuro de otra forma, más fuerte, más limpio, aunque con la mochila cargada de males y pastillas”. Después de reconocer que “no se trata de pasar página, porque no se puede, sino de escribir una nueva, renglón a renglón, reconstruyendo la convivencia, regando la paz”, ha abogado por crear un “cortafuegos generacional que blinde a los que vienen detrás de todo lo malo que nosotros ya hemos vivido”.

Y precisamente para evitar que sus hijos, que ahora tienen tres años, los mismos que él cuando tuvo que vivir la traumática experiencia del asesinato de su padre y la huida apresurada con su madre del País Vasco, les cuenta que en el País Vasco “hay una tierra hermosa, con gente hermosa, una tierra en la que su abuela, su abuelo y yo fuimos felices una vez; donde desde hoy nunca se sentirán extraños y a la que podrán acudir sin miedos y en libertad, a disfrutar y alimentar la convivencia en paz”.

El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha remarcado que el caso de Cedillo es “especial y particularmente ilustrativo de lo que fue la dureza de la experiencia en el País Vasco durante muchos años”. También ha felicitado a la familia por saber reconducir “el dolor padecido en un propósito de trabajar por la paz, el reconocimiento y la reconciliación”.

José Miguel lo ha expresado así: “Nadie me puede devolver a mi padre, que es lo que yo querría. Lo que sí puedo hacer es que su nombre permanezca indisolublemente ligado a la paz, ayudando a construir el camino de la convivencia que él hubiera querido para mí y para sus nietos”.

Cuando era la Belfast vasca

Cuando se habla de los ‘años de plomo’ de ETA (con múltiples asesinatos en la década de los años 80), Errenteria acude inmediatamente a la memoria. La localidad guipuzcoana ha pasado de ser considerada en los ochenta como la ‘Belfast vasca’, un icono de la violencia de ETA, a convertirse en un motor de la paz. Superar el pasado, convivir y, sobre todo, buscar la reconciliación futura es el objetivo.

“Ongi etorri, José Miguel y María Dolores; teníamos una deuda pendiente con vosotros”

El homenaje que ahora brinda a la familia de Antonio Cedillo, un policía nacional asesinado por ETA en 1982 junto a otros tres compañeros, es una más de las iniciativas puestas en marcha por el Ayuntamiento dirigido por Julen Mendoza, de EH Bildu. Errenteria, un municipio del cinturón industrial de San Sebastián de 40.000 habitantes, alberga en su triste historia de violencia en los últimos 50 años 21 asesinatos de ETA, dos de grupos parapoliciales, cinco por disparos policiales en la Transición…..La cuenta se completa con denuncias de torturas y un ristra incontable de actos de ‘kale borroka’. Entre ellos, la emboscada a una patrulla de la Ertzaintza con cócteles químicos hace 23 años, que marcó un punto de inflexión en la lucha de la Policía vasca contra la violencia callejera del entorno de ETA. “Querían quemarles vivos”. Así resume aquel ataque salvaje el fiscal que en su día llevó el caso, Luis Navajas.

El informe ‘Hacia una memoria compartida’ de la asociación pro derechos humanos Argituz, encargado en 2014 por el Ayuntamiento formado por EH Bildu, PSE, PNV, IU y PP, recoge estos episodios.

Julen Mendoza, elegido alcalde de Errenteria en 2011, poco antes de que ETA anunciara el cese definitivo de la violencia, es uno de los protagonistas del camino emprendido por su pueblo hacia la paz. Se acercó a los concejales del PSE y del PP; unió a víctimas de ETA, los GAL y de abusos policiales y el Ayuntamiento encargó el informe Argituz sobre las vulneraciones de derechos humanos.

Después se homenajeó a los dos concejales del PP —José Manuel Caso y Manuel Zamarreño— y al del PSE —Vicente Gajate—, asesinados por ETA. Un homenaje sincero y unánime, impensable años atrás dada la división social y el clima de crispación imperantes en Errenteria. Era la primera vez que un Ayuntamiento gobernado por Bildu reconocía solo a víctimas de ETA. Hoy, Caso da nombre a un edificio municipal y Zamarreño a un mirador a la bahía de Pasaia.

El alcalde de EH Bildu tiene claro que la convivencia y la reconciliación pasan por este tipo de procesos, pero aún hacen falta más ‘Errenterias’ en Euskadi.

Eduardo Azumendi

Anuncios

Franco: error histórico de la derecha

18 noviembre, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

El Congreso de los Diputados ha tomado esta semana una decisión histórica, de las que quedan marcadas de verdad en el devenir de un país. Nos ha costado 43 años, pero exhumar los restos de Franco del Valle de los Caídos es una medida imprescindible para poder seguir caminando con memoria, justicia y dignidad.

Queda mucho por hacer en el Valle y en las terribles cunetas de nuestra historia, pero es evidente que ninguna democracia que se precie puede rendir homenaje a un dictador en un monumento de patrimonio nacional.  Solo pensarlo es una aberración.

Esto no debería tener demasiada discusión y, sin embargo, la derecha española ha vuelto a tropezar en la misma piedra. La decisión del Congreso se ha tomado sin el apoyo ni del PP ni de Ciudadanos en lo que sin duda es para ellos, un error histórico que les va a perseguir.

Dos líderes nacidos en democracia, Casado y Rivera han sido incapaces de quitarse para siempre de encima la sombra franquista que arrastra la derecha. Y eso es malo para ellos, pero también es malo para la democracia española.

PP y Ciudadanos podían legítimamente cuestionar la forma elegida por el gobierno para llevar a cabo la medida, pero es una torpeza inmensa poner eso por delante del fondo y la trascendencia del asunto.

Los ciudadanos han vivido con absoluta normalidad este debate, más allá de los 4 nostálgicos que han vociferado su odio y su rencor por los medios este verano y hasta la Iglesia ha entendido que después de amparar y proteger a un tirano durante 40 años, ahora tenía que ponerse al lado de la ley democrática.

Los restos de Franco y el Valle de los Caídos son asignaturas pendientes de la transición que ya es hora de superar. Fue el Rey Juan Carlos I el que decidió enterrar allí al dictador recién fallecido en una España atenazada todavía entonces por el ruido de sables y es su hijo, Felipe VI el que firma el real decreto que lo va a sacar de allí. No le vendría mal a la renqueante monarquía española aprovechar este guiño de la historia como símbolo de los nuevos tiempos.

Federalismo republicano frente a los monstruos

17 noviembre, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es,

Mientras polémicas intrascendentes sacuden día tras día nuestra actualidad política, otra serie de procesos están desarrollándose en nuestro país sin que reciban la atención debida. Entiéndase bien: no es que el trabajo de fin de máster de Casado sea un tema insignificante, pues es síntoma de la corrupción desaforada en algunas universidades, del clientelismo político de toda la vida y del tipo de educación clasista que lleva años imponiéndose en España, sino que no permite ver la panorámica completa. Por decirlo de otra manera, los chanchullos y mentiras académicas de los líderes políticos no dejan de ser meros árboles, podridos, de un bosque mucho más grande y cuya propia existencia está severamente comprometida.

Partamos de un punto básico: para relacionarnos entre nosotros los seres humanos levantamos instituciones que nos facilitan la vida. Nos dotamos de reglas comunes que evitan que tengamos que empezar siempre desde cero. Imagínense que cada vez que tuviéramos un pleito contra alguien tuviéramos que iniciar un largo debate sobre qué es la justicia y cómo y quién la aplica… la vida sería insufrible y caótica. Si las instituciones están bien diseñadas pueden ser muy duraderas e incluso pueden rebasar en tiempo la vida de cualquier ser mortal. Esa es la razón por la que a veces nuestro pensamiento nos traiciona y nos hace creer que esas instituciones siempre estarán ahí en el futuro: que valores como la igualdad, la libertad o la justicia siempre se definirán e interpretarán de la misma forma. Sin embargo, la historia ha demostrado sin cesar que las instituciones están permanentemente mutando, y que a veces lo hacen más radicalmente a través de reformas parciales e incluso por revoluciones.

Pues bien, el pilar central de nuestras instituciones políticas actuales, la Constitución, de la que nos dotamos como sociedad en 1978 en el marco de la Transición a la democracia desde la dictadura, está manifiestamente desbordada y en no pocos aspectos superada por los acontecimientos. Está en crisis, y hay una enorme batalla política para redefinir esas instituciones o incluso crear unas nuevas. Esto no sería un gran problema si no significara al mismo tiempo que lo que está en crisis es el proyecto de país que cristalizó en aquella Constitución y que hoy es incapaz de contentar y satisfacer a una gran parte de la sociedad, especialmente a las periferias sociales golpeadas por la última crisis económica. Y, parafraseando la conocida sentencia gramsciana, mientras aquella no termina de morir tampoco ninguna otra comienza a nacer. O, dicho de otra forma, a un proyecto de país herido y malogrado sólo cabe oponerle otro proyecto de país, que sea realista y hegemónico.

Una alianza republicana

La luz entra a través de las grietas, y en ocasiones sus rayos son señales difíciles de percibir. Esto es lo que, creo, sucede con el nuevo Gobierno. Se ha querido ver en la llegada al poder de Pedro Sánchez una muestra de habilidad táctica, una contingencia inesperada o incluso una fatalidad debida a errores individuales en la derecha española. Me temo que es más complejo. Aunque sea ocioso señalarlo, si Pedro Sánchez es presidente es porque un conjunto heterogéneo de organizaciones políticas hemos querido que así sea. Y no lo hemos querido en abstracto o por afinidad programática, sino como resultado de un contexto determinado: lo que nos ha unido es la repulsa a una forma de entender la democracia, el país y a unos contenidos concretos sobre cómo debe funcionar España. En efecto, el Gobierno del PP se había caracterizado, durante los últimos siete años por su creciente autoritarismo, un sistemático recorte de los servicios públicos, la complicidad con la corrupción que carcomía al Estado por dentro y en una visión reaccionaria de lo que es y ha de ser España. Todos estos elementos, unidos, generaron un polo de oposición que, en una circunstancia particular y probablemente inesperada en su forma, ha permitido iniciar un proceso de cambio.

Por eso es tan importante identificar bien cuál es el sostén político y parlamentario de Pedro Sánchez. Se trata de una alianza republicana, no explicitada como tal, que ha convergido en un momento puntual como reacción a la deriva derechista y reaccionaria que carcomía al país. Ni más, pero tampoco menos. En este experimento se han depositado esperanzas que, sin ser revolucionarias, tampoco son fáciles de satisfacer. Entre otras cosas porque da la sensación de que no todos en el PSOE han entendido bien qué está sucediendo en España.

Piénsese que el Gobierno de Pedro Sánchez tiene la oportunidad de abrir canales y reflexiones para repensar nuestro modelo de país. Pero lo que necesitamos es, en última instancia, asumir que hay una etapa que se ha agotado definitivamente. Cuarenta años después de la aprobación de la Constitución Española de 1978, nuestro país se ha transformado económica, social, tecnológica y políticamente hasta el punto de que en numerosos aspectos esta constitución ha sido desbordada y debe actualizarse. La reflexión sobre ese modelo de país es la que debe hilar explícitamente el debate político en este momento, sin hurtar la palabra a la población.

Republicanismo federal

Para mí, un proyecto de país alternativo al que se desvanece es la República Federal. La República como proyecto dotado de contenido, valores y principios que puede permitir satisfacer las necesidades básicas de las familias trabajadoras, en un diseño institucional de libertad positiva y de Estado Social fuerte. Y el federalismo como forma concreta que puede resolver un problema específico de identidades que está ahogando las energías políticas y sociales de España.

Obsérvese, sin embargo, que cualquier alternativa enfrenta y enfrentará resistencias. Ya sea para contraponerse al republicanismo catalán o al español, en los últimos años las fuerzas conservadoras y reaccionarias de España se han levantado de sus aposentos para censurar cualquier atisbo de cambio. Esto es especialmente notorio en relación a la casa Real y a la cuestión territorial. Téngase en cuenta que uno de los elementos más conservadores presente en nuestra Constitución actual es precisamente el referido al de la unidad de España. Como es conocido, tanto el artículo 2 como sobre todo el artículo 8, que atribuye a las Fuerzas Armadas la garantía de la unidad de España, son residuos del franquismo y de una concepción de país extraordinariamente estrecha, convirtiendo a los militares en fuerza deliberante en lugar de institución supeditada al poder civil. Y es que el problema es que por el devenir histórico de nuestro país, dominado casi siempre por las derechas, España ha sido identificada preferentemente con la idea de un país homogéneo, centralista y uniformizador. Desde el siglo XIX la derecha española, desde Cánovas hasta el franquismo, pasando por Primo de Rivera, han señalado, perseguido y asesinado todo sujeto que discrepara mínimamente de esa visión, ya fueran aquellos elementos republicanos, independentistas, comunistas, masones o federalistas. La «España de verdad» siempre ha querido deshacerse de la «anti-España».

Nuestro gran reto es, precisamente, recordar que hay otra idea de España que habla de un país diverso, plurinacional y de justicia social. Una noción que ancla en el siglo XIX, en la confluencia del republicanismo federal de matriz liberal y el movimiento obrero emancipador. Esa es, precisamente, la España republicana que ha sido expresión de las mejores mentes de nuestra historia.

Y no por casualidad la vuelta de estos monstruos se materializan especialmente en dos instituciones singulares: la Casa Real y el Poder Judicial.

En los últimos meses hemos conocido más información sobre la Casa Real y sus sucios tejemanejes financieros. No se trata de una noticia nueva, pues existían indicios de estos hechos desde hace muchos años. Ahora lo que tenemos son pruebas, a modo de declaraciones por parte de actores principales, de que esos hechos pueden ser verdad. Se trata de hechos que afectan muy gravemente a la Hacienda Pública, a la Seguridad y soberanía del país y a la imagen y decencia de España, y que han podido tener lugar gracias a una arquitectura institucional que blinda los actos de una familia concreta, la Borbón, y al silencio cómplice de muchas instituciones del Estado que han maniobrado para proteger, en distinto grado, la monarquía. Probablemente bajo la falsa creencia de que defender la monarquía es defender al país.

Quizás el PSOE es de esta extravagante opinión y por eso está prefiriendo mantener la posición de defensa a ultranza de la Casa Real. Con sus votos ha impedido incluso que se pueda debatir en el parlamento sobre la necesidad o no de iniciar una comisión de investigación sobre los hechos conocidos de los borbones (cuentas en paraísos fiscales, intermediaciones comerciales con dictaduras, tratos de favor a familiares en tramas corruptas, etc.). Desaprovechando la oportunidad de abrir un debate sobre el modelo de país, considera aún necesario proteger una de las instituciones más corruptas del país.

En todo caso, no es casualidad que durante años el actual rey de España haya guardado silencio respecto a todos los problemas sociales que asolan a nuestro país, y sin embargo decidiera exponerse hace un año con un discurso reaccionario y autoritario sobre la cuestión territorial. En realidad, la propia existencia de la Casa Real Borbón está vinculada a un modelo de país donde la unidad de España es entendida de una forma totalizante y homogeneizadora. Esto lo saben muy bien en Cataluña.

No hace falta entrar en un intenso debate historiográfico sobre qué es España, cuándo surgió y cómo está compuesta para darse cuenta de que lo que tenemos actualmente en Cataluña es un conjunto social, voluble pero significativo, que aspira a la independencia de Cataluña frente al resto del país. Lo que es relevante es entender que se trata de un conflicto político, vinculado a los relatos culturales, que no puede esconderse ni abordarse con herramientas que no sean eminentemente políticas. Es del todo punto inconcebible creer que puede moldearse a gusto la opinión y la creencia a base de actuaciones policiales y judiciales. Estamos destinados, aunque le pese a la derecha reaccionaria de este país, a sentarnos a dialogar y a repensar el modelo territorial.

De ahí que el Poder Judicial español haya iniciado una especie de cruzada contra el independentismo. En particular, el Tribunal Supremo (esa institución compuesta abrumadoramente por varones) está en cabeza de esta reacción. Su presidente, Carlos Lesmes, anunció hace unos días, no por casualidad junto al rey Borbón, que «si la Constitución es golpeada no puede renunciar a defenderse». El lenguaje bélico o el hecho de que siempre esas defensas hercúleas se refieran a la unidad de España y no al sistemático incumplimiento de la obligación de garantizar los derechos sociales nos hace percibir bien el sesgo político del asunto. Defender España incluso a costa de los españoles. Probablemente Lesmes se vea como un cruzado más, o directamente como el elegido: aquel que se ve en la obligación de chantajear al Gobierno de España para que los españoles paguemos los excesos judiciales de otro cruzado destacado, el juez Llarena.

Todo lo que está ocurriendo en las múltiples causas contra los independentistas es un despropósito sin pies ni cabeza. Las altas instancias del Poder Judicial se han emancipado de toda templanza y no solo han mostrado su verdadera cara, sino que han decidido intervenir activamente en política con sus planteamientos reaccionarios. A las extravagantes resoluciones contra dirigentes políticos y sociales del independentismo, que pronto harán un año en prisión provisional sin juicio ni garantías reales, se suman los ataques a la ministra de Justicia, las exigencias al poder ejecutivo (la separación de poderes parece sólo tener un sentido) y las levas que han montado entre los jueces y abogados para alimentar este clima reaccionario. Las contradicciones del modelo de país han hecho despertar al monstruo, y lo que hasta hace un tiempo era políticamente incorrecto (como admitir a trámite una denuncia por el anacrónico delito de injurias a los sentimientos religiosos o meter en prisión a cantantes y tuiteros por sus comentarios en redes sociales) ahora es una práctica habitual entre algunos jueces que parecen sacados de la noche más oscura de la dictadura.

No se puede dejar de observar que todos estos fenómenos no hacen sino comprometer aún más a las instituciones del sistema político del 78. Aunque muy probablemente estos actores, como los borbones, los jueces y los grandes empresarios de la metrópoli se vean a sí mismos como salvadores de la patria, en realidad lo que están haciendo es acelerar el desgaste del modelo que defienden. Por una sencilla razón ya apuntada: es insostenible mantener este modelo por la vía policial o judicial, con palos, multas y prisión.

Yo estoy convencido de que más temprano que tarde viviremos en una República Federal, y que ese será precisamente el punto de encuentro entre quienes aspiran legítimamente a la independencia de sus territorios y quienes defendemos una España de las familias trabajadoras de toda condición e identidad. No obstante, ciertamente nada de esto está escrito de antemano. La crisis del régimen político no se ha cerrado, ni podrá hacerse sin elevar alternativos proyectos de país que sean consistentes en términos sociales e históricos. El modelo que aquí describo podría serlo. Pero ello requiere de una izquierda capaz de entender cuáles son los retos reales y que tenga también el valor suficiente para abordarlos.

De momento, el PSOE está bloqueado; pero soplar y sorber se antoja una tarea imposible y, por lo demás, bastante frustrante. Tarde o temprano el PSOE tendrá que elegir entre reacción y alternativa. Y sabe ya Pedro Sánchez que la reacción ni olvida ni perdona, y en este clima no es menor, por ejemplo, que Albert Rivera le llame «presidente interino». El mensaje debe ser claro: si el PSOE quiere seguir teniendo opciones de llegar en el futuro al Gobierno tendrá que seguir entendiéndose con la alianza republicana que aspira a construir nuevas instituciones. La fragilidad de este Gobierno no es sólo una cuestión numérica, sino de proyecto político.

Por su parte, la izquierda tendrá que comprender que sólo con un proyecto de país como bandera, que aspire a ser hegemónico, podrá hacer frente a las nuevas formas que tomarán los monstruos reaccionarios en nuestro país. En efecto, la extrema derecha en España se vehicula siempre a través no sólo de la xenofobia y el racismo sino particularmente del modelo territorial, de la disyuntiva entre la «España» y la «Anti-España». Esa es la verdadera batalla en la que no valen medias tintas ni juegos tácticos, sino voluntad, determinación y mucha organización.

Quizás convenga añadir, para terminar esta reflexión, que un modelo alternativo de país, una República Federal, sólo puede ganarse el favor de las clases populares y las familias trabajadoras si es capaz de ofrecerse como solución de los problemas cotidianos, materiales o no, de ellas mismas. República es y ha de ser sinónimo de esperanza.

Un nuevo eje autoritario requiere un frente progresista internacional

15 noviembre, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

Se está llevando a cabo una lucha global que traerá consecuencias importantísimas. Está en juego nada menos que el futuro del planeta, a nivel económico, social y medioambiental.

En un momento de enorme desigualdad de riqueza y de ingresos, cuando el 1% de la población posee más riqueza que el 99% restante, estamos siendo testigos del ascenso de un nuevo eje autoritario.

Si bien estos regímenes tienen algunas diferencias, comparten ciertas similitudes claves: son hostiles hacia las normas democráticas, se enfrentan a la prensa independiente, son intolerantes con las minorías étnicas y religiosas, y creen que el gobierno debería beneficiar sus propios intereses económicos. Estos líderes también están profundamente conectados a una red de oligarcas multimillonarios que ven el mundo como su juguete económico.

Los que creemos en la democracia, los que creemos que un gobierno debe rendirle cuentas a su pueblo, tenemos que comprender la magnitud de este desafío si de verdad queremos enfrentarnos a él.

A estas alturas, tiene que quedar claro que Donald Trump y el movimiento de derechas que lo respalda no es un fenómeno único de los Estados Unidos. En todo el mundo, en Europa, en Rusia, en Oriente Medio, en Asia y en otros sitios estamos viendo movimientos liderados por demagogos que explotan los miedos, los prejuicios y los reclamos de la gente para llegar al poder y aferrarse a él.

Esta tendencia desde luego no comenzó con Trump, pero no cabe duda de que los líderes autoritarios del mundo se han inspirado en el hecho de que el líder de la democracia más antigua y más poderosa parece encantado de destruir normas democráticas.

Hace tres años, quién hubiera imaginado que Estados Unidos se plantaría neutral ante un conflicto entre Canadá, nuestro vecino democrático y segundo socio comercial, y Arabia Saudí, una monarquía y estado clientelar que trata a sus mujeres como ciudadanas de tercera clase? También es difícil de imaginar que el gobierno de Netanyahu de Israel hubiera aprobado la reciente “ley de Nación Estado”, que básicamente denomina como ciudadanos de segunda clase a los residentes de Israel no judíos, si Benjamin Netanyahu no supiera que tiene el respaldo de Trump.

Todo esto no es exactamente un secreto. Mientras Estados Unidos continúa alejándose cada vez más de sus aliados democráticos de toda la vida, el embajador de Estados Unidos en Alemania hace poco dejó en claro el apoyo del gobierno de Trump a los partidos de extrema derecha de Europa.

Además de la hostilidad de Trump hacia las instituciones democráticas, tenemos un presidente multimillonario que, de una forma sin precedentes, ha integrado descaradamente sus propios intereses económicos y los de sus socios a las políticas de gobierno.

Putin sostiene a Jimbelung, el koala protagonista de la cumbre del G20 en Australia / FOTO: Bestimages
Putin sostiene a Jimbelung, el koala protagonista de la cumbre del G20 en Australia / FOTO: Bestimages

Otros estados autoritarios están mucho más adelantados en este proceso cleptocrático. En Rusia, es imposible saber dónde acaban las decisiones de gobierno y dónde comienzan los intereses de Vladimir Putin y su círculo de oligarcas. Ellos operan como una unidad. De igual forma, en Arabia Saudí no existe un debate sobre la separación de intereses porque los recursos naturales del país, valorados en miles de billones de dólares, le pertenecen a la familia real saudita. En Hungría, el líder autoritario de extrema derecha, Viktor Orbán, es un aliado declarado de Putin. En China, el pequeño círculo liderado por Xi Jinping ha acumulado cada vez más poder, por un lado con una política interna que ataca las libertades políticas, y por otro con una política exterior que promueve una versión autoritaria del capitalismo.

Debemos comprender que estos autoritarios son parte de un frente común. Están en contacto entre ellos, comparten estrategias y, en algunos casos de movimientos de derecha europeos y estadounidenses, incluso comparten inversores. Por ejemplo, la familia Mercer, que financia a la tristemente famosa Cambridge Analytica, ha apoyado a Trump y a Breitbart News, que opera en Europa, Estados Unidos e Israel, para avanzar con la misma agenda anti-inmigrantes y anti-musulmana. El megadonante republicano Sheldon Adelson aporta generosamente a causas de derecha tanto en Estados Unidos como en Israel, promoviendo una agenda compartida de intolerancia y conservadurismo en ambos países.

Sin embargo, la verdad es que para oponernos de forma efectiva al autoritarismo de derecha, no podemos simplemente volver al fallido status quo de las últimas décadas. Hoy en Estados Unidos, y en muchos otros países del mundo, las personas trabajan cada vez más horas por sueldos estancados, y les preocupa que sus hijos tengan una calidad de vida peor que la ellos.

Nuestro deber es luchar por un futuro en el que las nuevas tecnologías y la innovación trabajen para beneficiar a todo el mundo, no solo a unos pocos. No es aceptable que el 1% de la población mundial posea la mitad de las riquezas del planeta, mientras el 70% de la población en edad trabajadora solo tiene el 2,7% de la riqueza global.

Los gobiernos del mundo deben unirse para acabar con la ridiculez de los ricos y las corporaciones multinacionales que acumulan casi 18 billones de euros en cuentas en paraísos fiscales para evitar pagar impuestos justos y luego les exigen a sus respectivos gobiernos que impongan una agenda de austeridad a las familias trabajadoras.

No es aceptable que la industria de los combustibles fósiles siga teniendo enormes ingresos mientras las emisiones de carbón destruyen el planeta en el que vivirán nuestros hijos y nietos.

No es aceptable que un puñado de gigantes corporaciones de medios de comunicación multinacionales, propiedad de pequeño grupo de multimillonarios, en gran parte controle el flujo de información del planeta.

No es aceptable que las políticas comerciales que benefician a las multinacionales y perjudican a la clase trabajadora de todo el mundo sean escritas en secreto. No es aceptable que, ya lejos de la Guerra Fría, los países del mundo gasten más de un billón de euros al año en armas de destrucción masiva, mientras millones de niños mueren de enfermedades fácilmente tratables.

Para poder luchar de forma efectiva contra el ascenso de este eje autoritario internacional, necesitamos un movimiento progresista internacional que se movilice tras la visión de una prosperidad compartida, de seguridad y dignidad para todos, que combata la gran desigualdad en el mundo, no sólo económica sino de poder político.

Este movimiento debe estar dispuesto a pensar de forma creativa y audaz sobre el mundo que queremos lograr. Mientras el eje autoritario está derribando el orden global posterior a la Segunda Guerra Mundial, ya que lo ven como una limitación a su acceso al poder y a la riqueza, no es suficiente que nosotros simplemente defendamos el orden que existe actualmente.

Debemos examinar honestamente cómo ese orden ha fracasado en cumplir muchas de sus promesas y cómo los autoritarios han explotado hábilmente esos fracasos para construir más apoyo para sus intereses. Debemos aprovechar la oportunidad para reconceptualizar un orden realmente progresista basado en la solidaridad, un orden que reconozca que cada persona del planeta es parte de la humanidad, que todos queremos que nuestros hijos crezcan sanos, que tengan educación, un trabajo decente, que beban agua limpia, respiren aire limpio y vivan en paz.

Nuestro deber es acercarnos a aquellos en cada rincón del mundo que comparten estos valores y que están luchando por un mundo mejor.

En una era de rebosante riqueza y tecnología, tenemos el potencial de generar una vida decente para todos. Nuestro deber es construir una humanidad común y hacer todo lo que podamos para oponernos a las fuerzas, ya sean de gobiernos o de corporaciones, que intentan dividirnos y ponernos unos contra otros. Sabemos que estas fuerzas trabajan unidas, sin fronteras. Nosotros debemos hacer lo mismo.

Le pedimos a Yanis Varoufakis que comente el artículo Bernie Sanders. Aquí está la respuesta:

Bernie Sanders tiene toda la razón. Los inversores hace tiempo que han formado una “hermandad” internacional para garantizarse rescates internacionales cuando sus pirámides de cartón se derrumban.

Hace poco, fanáticos de la derecha xenófoba también formaron su propia Internacional Nacionalista, llevando a que los pueblos orgullosos luchen entre sí y así ellos puedan controlar las riquezas y el poder político.

Ya es hora de que los demócratas de todo el mundo formen una Internacional Progresista, que luche por los intereses de la mayoría de cada continente, de cada país. Sanders también tiene razón cuando dice que la solución no es volver alstatus quo cuyo fracaso estrepitoso dio lugar al ascenso de la Internacional Nacionalista.

Nuestra Internacional Progresista debe llevar adelante una visión de prosperidad compartida y ecológica que podemos lograr gracias a la ingenio humano, siempre que la democracia le dé la oportunidad de desarrollarse.

Para eso, debemos hacer más por unirnos. Debemos formar un consejo común que escriba el borrador del New Deal Internacional, un nuevo acuerdo de Bretton Woods progresista.

Traducido por Lucía Balducci

Abstención frente a Libertad

14 noviembre, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

Encarnación no se llamaba Encarnación, se llamaba Libertad. Sus progenitores le habían puesto ese bello nombre cuando decidió nacer en febrero de 1938, en medio de la campaña de bombardeos más violentos que sufrió la localidad de Sitges durante toda la guerra. Tomás, el padre de Libertad, tuvo que huir a Francia un año después y acabaría pereciendo en el campo de concentración nazi de Mauthausen, al que fue deportado con otros 7.000 españoles por obra y gracia de Franco. Su madre, Ana, sufrió todo tipo de penurias, humillaciones y represalias por haber sido compañera de un hombre cuyo único delito había sido defender la legalidad constitucional frente a una sublevación militar respaldada por la Alemania nazi y la Italia fascista. La pequeña Libertad, por su parte, tuvo que someterse a un bautizo forzoso y aceptar una denominación “como Dios manda”. No fue la única, hubo miles de niñas españolas llamadas Libertad, Harmonía o Alma que acabaron asumiendo el nombre de cualquier virgen o supuesta santa.

En la magnitud infinita del genocidio ideológico cometido por el franquismo, del que no reiteraré los datos que ya aporté en mi último artículo, robarte el nombre era casi una anécdota. Aquella era la España de las torturas, las violaciones, los lavados de cerebro, las cárceles de exterminio, los paredones y el garrote vil. Era la anécdota, pero también el símbolo. Había que abstenerse de pronunciar esa palabra. Libertad era un nombre proscrito, un término maldito y subversivo para aquel régimen que solo había dado los primeros pasos de una carrera criminal que se prolongaría durante cuatro décadas.

Esa dictadura sangrienta es la que han abrazado y legitimado oficialmente este jueves los dos grandes partidos de la derecha española. Su abstención, defendida desde la tribuna como si de un “no” se tratara, a la exhumación de los restos mortales del tirano les sitúa en los márgenes del sistema democrático. El PP y Ciudadanos han elegido colocarse en el mismo lugar que ocupaban Herri Batasuna y sus marcas electorales posteriores cuando se negaban a condenar los asesinatos de ETA. Aunque en este país ya estemos acostumbrados a casi todo, lo ocurrido en el pleno del Congreso de los Diputados ha sido histórico… tristemente histórico. Casado y Rivera han devuelto a la derecha de este país a los tiempos en que Manuel Fraga era elegido presidente de Alianza Popular entre vivas a Franco y gritos de “¡Arriba España!”

Es cierto que el PP tuvo menos complejos que Ciudadanos a la hora de colocarse la camisa azul de Falange. Eligió como portavoz en el debate a un político que se vanagloria de  asistir a retiros espirituales en el propio Valle de los Caídos. Jorge Fernández Díaz no defraudó las expectativas que, sin duda, había puesto en él Pablo Casado para amarrar unos cuantos votos por la derecha más extrema. El exministro del Interior utilizó la tribuna del Congreso para hacer apología del fascismo y ejercer el habitual revisionismo histórico. Fernández Díaz exhibió y recomendó la lectura de un libro que describe como un cuento de hadas la vida de los prisioneros políticos que construyeron el Valle de los Caídos. Fueron voluntarios, redimían penas, apenas hubo víctimas mortales…

Es cierto que la mayor parte (no todos) de los republicanos que trabajaron en Cuelgamuros se apuntaron voluntariamente para erigir la gran pirámide de Franco. La alternativa para ellos era permanecer en cárceles inmundas, en las que los presos se morían de hambre o como consecuencia de los malos tratos que les infligían los funcionarios… También en Mauthausen, Buchenwald o Auschwitz los judíos, soviéticos, polacos, españoles, homosexuales o gitanos iban voluntarios a realizar los durísimos trabajos que les asignaban los nazis. Todos ellos tenían la libertad de no hacerlo y acabar en la cámara de gas, apaleados o ahorcados. ¡Podían elegir! ¡Todos ellos eran voluntarios, señor Fernández Díaz, como los prisioneros que levantaron los muros entre los que usted sigue rezando de cuando en cuando! Al exministro del Interior solo le faltó rematar su intervención defendiendo la idoneidad de un lema que se aplicaba por igual en Madrid y en Berlín: “El trabajo os hará libres”.

No menos triste, aunque sí más retorcido, fue el papel que jugó el portavoz de Ciudadanos. El partido naranja sigue insultando cada día la inteligencia de los españoles con su malabarismo ideológico. Si la formación política que lidera Rivera empezó siendo parte de una coalición ultraderechista, para después girar hacia el centro, pasar después a la socialdemocracia y terminar… no sabemos muy bien dónde. Ahora los ciudadanos parecen decididos a cerrar el círculo y volver a la casilla de salida. Los argumentos aportados por Villegas parecían extraídos del manual del buen franquista que trata de aparentar que no lo es: “hay cosas más importantes”, “no es una prioridad”, “así no se hacen las cosas”, “no queremos que esté enterrado ahí, pero no apoyamos que le saquen de ahí”, “no es un asunto urgente”… ¿No es un asunto urgente, señor Villegas? El puñetero dictador lleva 43 años enterrado como un faraón en un templo que pagamos todos los españoles con nuestros impuestos. El mismo tiempo que miles de familias llevan buscando a sus seres queridos que fueron asesinados y enterrados como perros en las cunetas por defender nuestra libertad. ¿De verdad que no es hora ya de que la democracia se desvincule de la dictadura? ¿Quiere que esperemos 43 años más?

Este 13 de septiembre de 2018 debería haber sido un día de luces y, sin embargo, nos ha dejado un sabor agridulce. Fue el día en que nuestra democracia aprobó, por fin, la exhumación del tirano. Fue el día en el que la derecha española perdió la oportunidad de romper sus lazos con el franquismo. Fue el día en el que el PP y Ciudadanos renunciaron a ser como sus homólogos europeos: partidos conservadores, como la CDU de Angela Merkel, pero que se definen a sí mismos como antifascistas. Fue el día en el que la derecha española volvió a abstenerse ante la libertad.

“Rivera es el fascismo del siglo XXI”

12 noviembre, 2018

Fuente: http://www.ctxt.es

PREFERIRÍA NO HACERLO / JUAN CARLOS MONEDERO

“Rivera es el fascismo del siglo XXI”

JUAN CARLOS ESCUDIER

<p>Juan Carlos Monedero.</p>

Juan Carlos Monedero.

LUIS GRAÑENA

8 DE SEPTIEMBRE DE 2018

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

 Las entradillas se inventaron para describir a los entrevistados pero la verdad es que no aporta nada que diga que Juan Carlos Monedero (Madrid, 1963) me ha citado en un bar del madrileño barrio de Malasaña, que suena en el local una música tan suave que esto podría confundirse con una cita romántica o que llega con una camisa roja chillona y unas gafas de sol como si quisiera pasar desapercibido.

Al parecer, el ‘enfant terrible’ de Podemos –más terrible que ‘enfant’ para ser justos– pasa el tiempo libre rematando un libro sobre la izquierda mientras lee otro sobre la derecha, por eso de que si conoces al enemigo y te conoces a ti mismo no has de temer por el resultado de cien batallas.

El libro que lee, El orden del día de Éric Vuillard, trata en realidad sobre la ayuda que los grandes industriales alemanes prestaron a Hitler a cambio de estabilidad política. Si no son capaces de encontrar ningún parecido entre esta reunión secreta de los dueños de Krupp, Siemens, Opel, Telefunken o Bayer en el Reichstag con la supuesta relación que se atribuye a Albert Rivera con el Ibex 35, denle tiempo a Monedero para que lo digiera. En ello está.

¿En qué consiste exactamente eso de ser ideólogo?

Un ideólogo, por lo general, es una persona que los demás dicen que es ideólogo.

Un ideólogo a la fuerza desde que le echaron de la dirección de Podemos…

¿Quién me echó?

Usted mismo lo dijo: “El poder ha hecho sus deberes”. Se entiende que alguien lo hizo a cuenta de aquellos cobros suyos por asesorías a varios países latinoamericanos.

No. De la ejecutiva de Podemos me voy yo. Logran cansarme desde fuera y desde dentro. Lo que sí había es la voluntad de disparar contra mí. Protagonicé cuarenta portadas, abrí telediarios, tertulias… Todo el mundo se permitió el lujo de opinar. Después, cuando se archivaron las querellas de Manos Limpias o de sinvergüenzas que han acabado en la cárcel o han tenido que dimitir por corruptos o por ladrones, no salió en ningún lado. Su principal efecto era que jaleaba a gente de Podemos con los que yo mantenía diferencias ideológicas, y que utilizaban esa presión de fuera para intentar debilitar mis posiciones. Eso sobre todo me dolía, hasta que llegado a un punto dije ‘¡uf, me he cansado!’.

Puede que su marcha fuera una liberación personal, pero también lo fue para Pablo Iglesias, que dijo que usted quizás no era un hombre de partido sino un intelectual que necesitaba volar.

Lo lamentó y me consta que le dolió mucho mi salida porque no dejaban de ser cicatrices en una formación política. En cualquier caso, ahí hubo algo de alquimia. Siguiendo a Zygmunt Bauman, me convirtieron en un dirigente líquido. Hago mis tareas de relación con los Círculos y de reflexión sin tener que estar sometido a la colegialidad. En el fondo me hicieron un regalo.

¿Se sintió traicionado por algunos dirigentes de Podemos?

Esas son palabras gruesas que se emplean para hacer titulares en los que uno no acaba de reconocerse. En política las mayores fricciones se producen dentro de los propios grupos. Es aquello que se cuenta de Churchill enseñando el Parlamento a un joven diputado: “Allí se sientan los adversarios; el enemigo se sienta aquí donde estamos”.

¿De ahí arranca su mala relación con Iñigo Errejón?

Con Iñigo, al que conozco de hace muchos años porque fue alumno y uno de los más brillantes sin duda, empecé a distanciarme con las elecciones andaluzas. Él y alguna otra gente planteaba la posibilidad de darle el Gobierno a Susana Díaz como una forma de naturalizar la llegada de Podemos al ámbito político y yo pensaba que aquello era una barbaridad porque implicaba que habíamos llegado para sustentar al PSOE más corrupto, que era el de Andalucía. Empezamos a discrepar en cuanto a táctica aunque, en mi lectura final, un exceso de táctica se convierte también en una estrategia.

Pero con Errejón ha sido un tanto cruel. ¿Su ambición es tan desmedida como usted ha afirmado?

Todo lo que he dicho lo he creído y lo he argumentado. No tiene mucho sentido recuperar ahora discusiones que pertenecen al pasado. Iñigo se presenta a varios proyectos y los pierde y, por tanto, él tiene que asumir que no los ha ganado. Forma parte de la lógica democrática.

Del que jamás se le ha escuchado una sola crítica es de Pablo Iglesias.

No es verdad.

Dígame una

Recuerdo un episodio en la televisión gallega que generó una gran polémica. Me preguntaron cuál era el principal defecto de Pablo Iglesias y apunté el que solemos tener los profesores, que vamos corrigiendo con la edad: ir intelectualmente de sobrados.

Constantemente estoy diciendo que Podemos tiene la asignatura pendiente del partido. Es decir que hemos sacado cinco millones de votos y el partido reclama tiempo. Cuando pido una reflexión profunda sobre el partido, eso afecta al secretario general. Si lo que me quiere decir es que no le insulto, tiene razón. Pero no sé por qué tendría que hacerlo.

¿Hizo daño Iglesias al partido con la polémica en torno a su casa de Galapagar?

El error fue del partido. El asunto de la casa que se compran dos personas jóvenes a razón de 300.000 euros cada uno a 40 kilómetros de Madrid y a pagar en 30 años ha sido uno de los ejercicios más sucios del periodismo en España, apoyado por los partidos políticos.

Pero, ¿hizo o no hizo daño al partido?

Hubo una votación en la que un tercio de los votantes plantearon que aquello no les gustó. Se demostró una cosa positiva: que Podemos es un partido vivo donde votaron 200.00 personas que vinieron a decir que están atentos y que tienen criterio.

Desde aquella carta en la que Iglesias describía a Podemos como una marea de voces plurales donde no cabían corrientes ni facciones se asiste a un verdadero guirigay. Ha existido incluso una conspiración con la firma de Carolina Bescansa para sustituir al secretario general.

Podemos tiene una ventaja y un inconveniente. En el momento en que a los candidatos los elige la gente se rompe la disciplina de partido, y ese es un problema que no hemos solventado. Los elegidos no deben sus cargos al partido sino a quienes les han votado. Eso tiene una parte muy democrática pero pone de manifiesto también que democracia y eficacia no siempre van de la mano. Lo virtuoso es encontrar el equilibrio. Por eso decía que la asignatura pendiente de Podemos es el partido. Tendemos a ver las discusiones internas, no como un ejercicio de democracia sino como un guirigay y una falta de orden, en vez de pensar que esa pluralidad demuestra que no hay soluciones a la búlgara.

¿Ese guirigay que usted dice que no es tal puede haber cansado a Manuela Carmena y llevarla a no repetir como candidata a la alcaldía de Madrid?

Hace preguntas muy cargadas de reflexiones al asumir que Manuela Carmena está cansada…

¿Ve a Carmena como candidata?

Sí, me gustaría mucho. Y se lo dice la persona que era candidato antes de Carmena. Fue un enorme acierto. De lo que se trata ahora es de que Carmena se presente por todo lo que ella suma y de que esa presencia suya vaya acompañada otra vez de una alegría ciudadana como la que hubo hace cuatro años.

Ustedes han pasado de no definirse como republicanos para no molestar a los monárquicos, y de hablar sólo de los de arriba y los de abajo, de la casta y de la gente, a ser los más republicanos de la clase y los más de izquierdas. ¿No es cambiar mucho?

En cuatro años pasan cosas y seríamos tontos si no lo viéramos. Yo siempre estuve en contra de la hipótesis populista porque trasladar a España modelos de fuera no funciona. El modelo populista tiene una parte destituyente, de impugnación de lo existente, que era correcta, pero lo relevante era lo que venía después. El populismo se agota cuando el resultado electoral demuestra que faltan cosas, que hay que construir una alternativa que la gente identifique como tal.

Ahí es cuando se hace énfasis en otros espacios como la monarquía, por los propios errores del rey Juan Carlos y de Felipe VI. La abdicación del primero es patética y vuelve a colocar a la monarquía como una institución caduca que sólo el PP y el PSOE, y de rondón Ciudadanos, tienen interés en mantener. Esto se agrava cuando Felipe VI, que es más conservador que su padre, decide apoyar al partido más corrupto de la historia de España en vez de solventar el problema catalán. Cuando Felipe VI da un balón de oxígeno al PP del 155 sin apenas entrar en los temas de corrupción, sin ayudar a sanear la política española, es él quien se distancia del futuro de España. Cuando no condena la violencia de los antidisturbios, Felipe VI envejece de pronto.

LA REPÚBLICA (ESPAÑOLA) PODRÍA SER UNA SOLUCIÓN AL PROBLEMA DE CATALUÑA. ALGO QUE NO TERMINAN DE ENTENDER LOS INDEPENDENTISTAS ES QUE LA SOLUCIÓN A LOS PROBLEMAS CATALANES ES ESPAÑOLA. PREFIEREN CREE QUE ESPAÑA ES UN LUGAR HORRIBLE LLENO DE TEJEROS, FOLCLÓRICAS, TOREROS Y FRANQUISTAS

¿El problema de Catalunya es la monarquía?

No diría que lo es pero sí que la república podría ser una solución. Algo que no terminan de entender los independentistas es que la solución a los problemas catalanes es española. Prefieren creer que España es un lugar horrible lleno de Tejeros, folklóricas, toreros y franquistas. Pero en España hemos metido en la cárcel al cuñado del Rey y hemos sacado a Rajoy de la Moncloa. Una de las cosas inteligentes de la moción de censura es que un sector del independentismo se dio cuenta de que no podía ser rehén de quienes habían quemado las naves y tienen como única estrategia el cuanto peor, mejor.

¿El referéndum es la solución?

Creo que no hay otra. Un referéndum que está pendiente desde la muerte del Caudillo y que cuanto antes lo hagamos, mejor. Porque lo que ha demostrado el PP es ser una máquina fabricando independentistas. Hay mucha gente no independentista que está hasta las narices de sentirse humillada y eso nos va alejando. Es un disparate.

¿Y ese planteamiento no les crea problemas? ¿Es verdad aquello que denunciaba Bescansa de que Podemos habla mucho a los independentistas y muy poco a los españoles?

España es un país plurinacional que se tiene que asentar sobre tres pilares. Uno de los pilares es el unitario: somos un país y hay elementos de un Estado que han de estar homogeneizados; luego hay una parte federal que es propia de nuestra idiosincrasia y configuración territorial desde los Reyes Católicos, que al construir imperio no construyeron nación. Y hay un tercer pilar, que es el confederal, que lleva a que determinados territorios tengan exclusivas de autogestión. El problema es que la parte unitaria está muy defendida en España; la parte federal más o menos y la confederal, apenas. Podemos ha hecho mucho énfasis en recordar la tercera y menos las otros dos, cuando forman parte de la reclamación de esa patria diferente que siempre hemos defendido.

Hablando de patria y de patriotas. ¿Qué cuentas pendientes tiene con Albert Rivera?

Rivera es un fraude. Es el fascismo del siglo XXI que ya no viene con correajes o con maneras joseantonianas pero que tiene el mismo fondo chulesco, despreciativo y basado en el resentimiento. A quienes conocemos un poco la historia nos asusta, como me asusta ese somatén de gente encapuchada quitando lazos amarillos o la violencia que estamos viendo. Ciudadanos no nació porque el PP dejara de ser derechas mientras que Podemos sí lo hizo porque el PSOE había dejado de ser de izquierdas. Aprovecho para recordar que ha sido Pedro Sánchez el que ha dicho que C’s es de extrema derecha. ¿Acaso hace un año cuando plantearon un gobierno con este tipo era bolchevique? Hubo gente que defendió ese pacto, incluso dentro de Podemos, pero se consultó a las bases y se decidió no apoyar a un Gobierno del PSOE con la extrema derecha. A día de hoy todavía tenemos que escuchar que fue un error no haber dado nuestro apoyo.

Pero les pasó factura…

Todo lo que hacemos nos pasa factura. La construcción mediática de todo lo que tiene que ver con Podemos determina una parte de su desarrollo. Explica el enfado profundo de algunos medios que han intentado dictar quién tiene que ser el secretario general y les ha salido mal; o han querido decidir sobre lo que tiene que votar el Parlamento. Fue mentira que Pablo Iglesias pidiera el CNI, pero da lo mismo. Se construyó aquello para debilitarle, creyendo que así se debilitaba a Podemos.

¿No es verdad que Iglesias se propuso a si mismo como vicepresidente y se asignó los ministerios de Economía, Defensa e Interior en un Gobierno de coalición que ni siquiera había hablado con el PSOE?

¿Y a quién le debe extrañar que si se pacta un gobierno se pacten las responsabilidades? Los titulares buscaban presentar a Podemos como locos por alcanzar sillones. Y se inventaron cosas falsas, como lo del CNI. Podemos ha aprendido que el PSOE no siempre cumple su palabra. Sánchez no cumple las cosas que dice en campaña y, por las razones que sea, tampoco cumple los compromisos que acepta, como ha ocurrido con RTVE. Por cierto, hay un concurso público porque lo exigió Podemos. Somos conscientes de que Sánchez tampoco hoy está cumpliendo sus promesas. ¿Qué tendría que hacer Podemos en la tesitura de que sus votos sean relevantes para sacar a Rajoy del Gobierno? ¿Hacerlo a cambio de nada o presionar para que los compromisos se cumplan? En su día se entendió que la garantía era entrar en el Gobierno. Se montó un escándalo terrible que aprovechó el propio Sánchez para decir que sólo queríamos sillones. Era mentira, pero cuando los medios construyen estos discursos es muy difícil rebatirlos porque no tienes dónde. El monopolio mediático, salvo algunos digitales, es espectacular.

Sin embargo, se les ve habitualmente en todas las televisiones y esos mismos medios fueron decisivos en la proyección inicial de Podemos.

No podemos conseguir que los telediarios sean objetivos. Te pueden invitar a hablar tres minutos en Espejo Público pero luego en las otras dos horas del programa el 100% de los contertulios destripan con saña cualquier planteamiento que viene de Podemos. En el grupo PRISA, en El Mundo y en toda la basura de la extrema derecha digital. Tras el 15-M creamos La Tuerka porque había una demanda de debates y empiezan a llamarnos los medios. Cada vez que va alguien de Podemos sube la audiencia. El lunes estuvo Pablo Iglesias en Telecinco y ha sido el telediario más visto en mucho tiempo. ¿Nos tratan con cariño los medios? Yo hace 12 años que no piso una tertulia de RTVE.

Para no fiarse del PSOE llevan semanas negociando con el Gobierno.

Cuanto menos te fías más negocias. Esta semana ha habido avances pero para conseguirlo hubo que decir al PSOE que así no. Podemos se enteró de cuestiones esenciales de los Presupuestos a través de los medios de comunicación. Eso se tradujo en un fuerte enfado de Podemos, en que no se votara el techo de gasto, y en que Sánchez e Iglesias hayan empezado a verse una vez por semana.

¿Cómo se recompuso esa relación?

Nunca ha habido problemas en la relación personal entre ambos.

EL PSOE HACE PENSAR QUE ESTÁ OTRA VEZ COMO SIEMPRE, COGIENDO EL VIOLÍN CON LA IZQUIERDA PARA TOCARLO CON LA DERECHA

El PSOE parece convencido de que ya no habrá sorpasso. ¿Y Podemos?

Una fuerza política que se olvide de que el futuro no está escrito, está condenada a fracasar. Si se hiciera ahora mismo una encuesta se vería que las cifras de subida tan espectacular del PSOE en el último CIS se han desvanecido. El fiasco de RTVE, con dos diputados del PSOE que se equivocan al votar; la comisión de investigación del Rey Juan Carlos que se niegan a poner en marcha, las mentiras sobre el Valle de los Caídos, la negativa a dar los nombres de la amnistía fiscal o la sumisión a Bruselas son elementos que hacen pensar que están otra vez como siempre, cogiendo el violín con la izquierda para tocarlo con la derecha.

¿Están condenados a entenderse? ¿Van a dar la razón a Errejón y a su teoría de la competencia virtuosa?

La competencia virtuosa es ingenua porque no entiende el funcionamiento interno de los partidos. El ejemplo más claro es Rivera llamando separatista a Casado, y ya sólo falta ahora que Casado le acuse de proetarra. Hay que ser cuidadosos con los eslóganes, con la política de gestos, con esta espectacularización de la política porque a veces se sacrifican análisis por frases brillantes. Miente menos un circo clásico que el Circo del Sol.

¿Cuántas veces ha de intentarlo Iglesias antes de dejar paso a otro dirigente de Podemos?

Iglesias tiene una ventaja que le da mucha fuerza y es que no tiene la voluntad de quedarse en ningún puesto de poder. En política debilita bastante el que sepan que te aferras a los cargos…

¿Errejón sería un buen relevo?

(Varios segundos pensando) Si atendemos a los últimos procesos electorales internos creo que Errejón tiene que hacer un esfuerzo por conectar con una mayoría que, a día de hoy, le reconoce como un estupendo candidato a la Comunidad de Madrid pero no le ve como responsable del partido.

 ¿QUE SI VOTARÍA A ERREJÓN COMO RELEVO DE IGLESIAS SI SE DIERAN LAS CIRCUNSTANCIAS? SI ESE MOMENTO LLEGA YA VEREMOS QUÉ PROPONE

¿Usted le votaría si se dieran las circunstancias?

Si ese momento llega ya veremos qué propone.

Más allá de cansancio, ¿han existido otros factores en la renuncia de Xavier Domenech?

Por lo que yo sé, no. Y he preguntado. Cuando tenemos vocación académica, estar en la política no es fácil, no es un regalo. Cuando vienes de ser registrador de la propiedad la política puede ser un espacio atractivo en el que puedes estar 30 años sin querer regresar a tu profesión. Pero si vienes de la universidad…

Se les abre en cualquier caso un enorme brecha en Catalunya a ocho meses de las elecciones municipales.

Hemos perdido a una persona que todo el mundo respetaba y quería. El partido tiene que responder a esa ausencia y estar a la altura. No es una escenario fácil porque la sociedad catalana está muy tensionada en dos grandes posiciones donde los matices resultan difíciles de representar.

Dante-Fachín, el anterior líder de Podemos en Catalunya, no era hombre de muchos matices…

Fue una persona que se echó en brazos del independentismo de una manera bastante torpe.

ES MUY HIPÓCRITA PONERLE ZANCADILLAS A VENEZUELA, COMO HACE LA DERECHA ESPAÑOLA O NORTEAMERICANA, Y LUEGO DECIR QUE SE HAN CAÍDO

Pero que fue elegido por los inscritos…

Y también fue apartado por los militantes. Hubo una respuesta rápida y contundente a un tipo que pensó que por ser secretario general podía hacer lo que le daba la gana al margen del mandato que tenía.

¿Brecha en Catalunya y rebelión anticapitalista en Andalucía?

En Andalucía hay una discusión abierta porque la dirección andaluza ha tomado decisiones que no se corresponden con lo que decidieron las bases. Hay un conflicto a resolver: dentro de Podemos hay un partido con existencia previa, con una lógica propia y esa lógica se ha hecho fuerte en Andalucía y toma decisiones que generan controversias.

Por cierto, no hemos hablado de Franco.

Es sorprendente que en 2018 haya tanta gente queriendo que no se toque a Franco. Son los mismos que hicieron la Transición. Biológicamente quedarán pocos, pero las lógicas se mantienen en las cúpulas de las empresas y de la Iglesia, en las familias políticas. Tocar el franquismo es revisar las debilidades de nuestra democracia. Es lo que explica que un partido como Ciudadanos, que llegó para renovar a la derecha, abrace a la momia de Franco. Opino que también debería sacarse a José Antonio, fundador de un partido en cuyo nombre se dio el paseo a 200.000 españoles. La discusión sobre el Valle de los Caídos es también sobre las cosas que se hicieron mal en la Transición. Revisar el franquismo nos llevará a revisar la monarquía, el orden territorial en España y nuestra relación con Europa.

SIEMPRE ESTUVE EN CONTRA DE LA HIPÓTESIS POPULISTA PORQUE TRASLADAR A ESPAÑA MODELOS DE FUERA NO FUNCIONA

Y tampoco le he preguntado por Venezuela.

Venezuela ha sido utilizada siempre para intentar golpear a Podemos, como si nosotros no tuviéramos ojos en la cara para ver las cosas que se hacen mal. Venezuela no funciona, me lo van a decir a mí, pero no les importan sus problemas sino demonizarla. Los 200.000 muertos de México les dan lo mismo. Y los muertos en Colombia les dan igual. Es muy hipócrita ponerle zancadillas a Venezuela, como hace la derecha española o norteamericana, y luego decir que se han caído.

¿Qué fue del socialismo del siglo XXI que tanto alabaron?

Hay que ser honestos. Los Gobiernos de Chávez, de Lula, de Evo Morales, de Correa y de Kirchner sacaron a 82 millones de personas de la pobreza. No está mal. ¿Qué ha hecho Macri, el enamorado de Rivera, en Argentina donde la gente está empezando a asaltar supermercados? Eso no se ve en los grandes medios porque ellos han defendido el Gobierno de Macri. Es una trampa insultante.

AUTOR

  • Juan Carlos Escudier

    Periodista. Autor de Zapatero, el rojo y de Florentino Pérez: retrato en blanco y negro de un conseguidor.

CTXT. Orgullosos de llegar tarde a las últimas noticias.

¿Quieres suscribirte por solo 6 euros al mes? Pincha aquí

Así usa Arabia Saudí las armas que le venden países como España

11 noviembre, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

La crisis diplomática entre el Gobierno de Pedro Sánchez y Arabia Saudí a cuenta de  la paralización de una venta de 400 bombas de precisión a la monarquía absolutista ha reabierto el debate sobre la venta de armamento a este país.

La recurrente polémica que provoca la venta de armas desde países occidentales como España, Estados Unidos o Reino Unido a Arabia Saudí tiene su origen en las violaciones de derechos humanos cometidas por el régimen de los Saud tanto en el interior del país como en conflictos como el de Yemen, y que han sido denunciadas por numerosas ONG.

El 9 de agosto, un bombardeo de la coalición dirigida por Arabia Saudí en Yemen dirigido contra un autobús escolar mató a 50 personas, 29 de ellas niños de menos de 15 años. El ataque tuvo lugar cuando el conductor del autobús, lleno de niños que volvían de excursión, paró en una calle muy concurrida para comprar agua.

Embedded video

Ahmad Algohbary

@AhmadAlgohbary

Watch this video and share it to the world:
This child was happy with his new BAG, but led coalition targeted his school bus today and killed\injured dozens of his classmates in a local market in Dahian area ..

1.575 personas están hablando de esto

El Gobierno saudí, a través de un comunicado difundido por la agencia oficial del país, lo calificó de “acción militar legítima” al estar dirigido contra los supuestos responsables de un ataque con misiles contra la ciudad saudí de Jizan el día anterior.

Posteriormente, la coalición de países que ataca Yemen admitió que se había tratado de un ataque “injustificado” y en esa operación se habían cometido “errores”, según informó Al Jazeera.

Ataque a una boda

El 23 de abril la aviación saudí bombardeó la celebración de una boda en la provincia yemení de Haya, controlada por los rebeldes hutíes, la milicia yemení que controla el noroeste del país.  33 personas fallecieron y 41 resultaron heridas a causa del ataque, cuyo objetivo fueron las dos tiendas de invitados, la de mujeres y la de hombres.

Una de las imágenes más difundidas tras el bombardeo fue la de un niño yemení que se aferraba al cadáver de su padre, fallecido momentos antes durante la celebración de la boda.

Embedded video

I4Yemen@I4Yemen

No words can describe this sad scene 😭😭😭😭

The child Clings to his father, who died in the war crime of US-backed Saudi/UAE aggression in wedding ceremony yesterday evening in “Bani Qais” directory province North West

58 personas están hablando de esto

Tras la agresión saudí, la llegada de ambulancias se vio dificultada por la presencia continuada de aviones en la zona. Es frecuente que los saudíes esperen a la llegada de los equipos de emergencia para realizar un segundo o tercer ataque.

El régimen saudí ha justificado ataques a bodas con la excusa de que en ellas se encontraban dirigentes hutíes.

Una imagen difundida por medios locales permitió identificar el  origen de la munición utilizada en el ataque. Se trataba de los restos de una bomba guiada por láser GBU-12 Paveway II, fabricada por la empresa norteamericana Raytheon.

En 2015, la Administración de Obama vendió a Arabia Saudí 4.000 bombas GBU-12 Paveway II. Trump, por su parte, prometió vender 104.000 bombas guiadas a los saudíes.

Este tipo de armamento es muy similar al que España iba a suministrar al mismo país y cuya venta paralizó, para después dar marcha atrás y dejar abierta la posibilidad de llevarla a cabo.

En el año 2015, con Pedro Morenés a cargo de la cartera de Defensa, se autorizó la venta de 400 bombas guiadas por láser al régimen saudí, pero el ministerio de Defensa de Margarita Robles decidió en un primer momento paralizar su exportación por miedo a que dichas armas se usen contra la población yemení. Sin embargo, las presiones del reino saudí, que ha amenazado con cancelar el contrato multimillonario de compra de cinco corbetas, han hecho que el Gobierno recule y busque otra solución.

Objetivo: un funeral

Pero en el elenco de objetivos militares de la coalición liderada por Arabia Saudí no están solo las bodas y las excursiones. En octubre del año 2016 la aviación saudí  bombardeó un funeral en la capital yemení, Sanaa, también bajo control de los hutíes. Un total de 140 personas murieron en este ataque.

El fallecido por el que se celebraba el acto era el padre de Galal al-Rawishan, ministro de Interior en el Gobierno apoyado por las milicias rebeldes y el expresidente Saleh. También había formado parte del Gobierno del anterior presidente, ahora apoyado por los saudíes, por lo que era una persona muy conocida en la capital.

Una vez más, la aviación saudí esperó a la llegada de los servicios de emergencia para realizar un segundo ataque, como se puede comprobar en este vídeo.

Embedded video

عاجل – المركز الإعلامي لأنصار الله@AnsarAllahMCB

شاركوا .. مشهد يظهر مدى الحقد وحجم الاجرام لدى العدوان السعودي الأمريكي باستهداف المسعفين في لحظة تجمعهم بغارة ثانية

452 personas están hablando de esto

Posibles crímenes de guerra

A finales del mes de agosto de este año,  un grupo de expertos creado por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU presentó un informe en el que acusó a todas las partes involucradas en la guerra de Yemen de haber cometido potenciales crímenes de guerra.

En él, explican que los ataques aéreos de la coalición árabe han causado la mayoría de las muertes civiles contabilizadas en tres años de guerra como consecuencia directa de los bombardeos “contra áreas residenciales, mercados, funerales, bodas, prisiones, barcos civiles e incluso centros médicos”.

Por su parte, Amnistía Internacional ha documentado más de 36 bombardeos que “podrían constituir” violaciones y crímenes en virtud del derecho internacional.

Desde el inicio del conflicto, según datos de Naciones Unidas, 6.660 civiles han muerto y 10.563 han resultado heridos, aunque “la cifra real es probablemente significativamente más alta”, apuntan los expertos. Las fuerzas saudíes también han cometido “tratos crueles y tortura, actos denigrantes, violaciones y al reclutamiento de niños menores de 15 años o haberlos utilizado como parte activa en las hostilidades”, según la ONU. Un total de 2,3 millones se han desplazado internamente a causa de la violencia.

El papel de España

España vendió el pasado año  material de defensa por más de 361 millones de euros a los países que forman parte de la coalición internacional liderada por Arabia Saudí.

Así consta en el informe ‘Estadísticas españolas de exportación de material de defensa, de otro material y de productos y tecnologías de doble uso’ del año 2017, que anualmente remite la Secretaría de Estado de Comercio a las Cortes Generales.

En total, España exportó 4.346,7 millones de euros el pasado año en material de defensa y doble uso, un 7,3% más que en 2016 y la cifra más elevada de los últimos años.

Entre ellos, Arabia Saudí es el principal cliente de la industria de defensa española fuera de la OTAN y la Unión Europea. En concreto, España exportó al país 270,2 millones de euros entre los que se encuentran un avión de transporte, repuestos para aeronaves, drones, plataformas portamorteros, granadas de mortero, munición de artillería, equipos de detección y cámaras de infrarrojos.

El abril de este año, el Gobierno de Rajoy reconoció que no existe, “ni nunca ha existido en España”, un protocolo que detalle los procesos a seguir para la vigilancia de las armas que vende la industria de armamento una vez que estas llegan a su destino.

Cuando las armas españolas atraviesan las fronteras es imposible su fiscalización: no hay ningún organismo encargado de controlar cuál es su verdadero destino final, ni mecanismos de alarma sobre el posible uso ilegal del material ni, por tanto, una manera reglada y efectiva de comprobar si el Gobierno ha cumplido la ley al autorizar su exportación.

Qué dice la ley española

En España, el organismo encargado de aprobar o denegar cada exportación de armas es la Junta Interministerial Reguladora del Comercio Exterior de Material de Defensa y de Doble Uso (JIMDDU), dependiente del Gobierno. Pese a que las actas de sus reuniones son secretas, los resultados de sus dictámenes pueden comprobarse en los resúmenes de material de defensa exportado que el Gobierno debe trasladar al Congreso cada año. Ninguna exportación de armas puede realizarse sin el consentimiento previo del Ejecutivo.

El porcentaje de denegaciones de la JIMDDU no suele superar el 1%. Sin embargo,  la  Ley española de comercio de armas establece la prohibición de autorizar las exportaciones “cuando existan indicios racionales” de que las armas puedan “ser empleadas en acciones que perturben la paz, la estabilidad o la seguridad en un ámbito mundial o regional, puedan exacerbar tensiones o conflictos latentes, puedan ser utilizadas de manera contraria al respeto debido y la dignidad inherente al ser humano, con fines de represión interna o en situaciones de violación de derechos humanos o tengan como destino países con evidencia de desvíos de materiales transferidos”.

Además, la ley explica que el objetivo es “impedir la proliferación de armamentos y tecnologías sensibles a favor de Estados o actores no estatales susceptibles de actuar contra la paz”.

La inviolabilidad del rey

10 noviembre, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

Imaginen el caso en Emmanuel Macron, presidente electo de la República francesa. O, mejor, en su similitud orgánica en el país, a la Reina Isabel II de Inglaterra. Supongamos que Isabel hubiera tenido un amigo íntimo o, con más precisión, un amante. Y que lo hubiera enviado en representación suya a hacer negocios en Arabia Saudí. Que un embajador del gobierno británico hubiera acompañado en ese menester al amigo de la reina.  Pues esto es lo que sucedió, según nos contó eldiario.es con Juan Carlos I, rey, Corinna zu Sayn-Wittgenstein y el entonces embajador en Riad, Manuel Alabart, hoy directivo de Técnicas Reunidas, una de las empresas incluidas en aquella gestión.

La información de Antonio M. Vélez y Gonzalo Cortizo es modélica. Con datos, fechas, foto, reconstruye la historia con antecedentes ya publicados. La noticia ha pasado sin gran relevancia. Solo Unidos Podemos ha registrado dos preguntas en el Congreso que será la única forma de llevar a la Cámara de representación el tema. Recordemos que PP, PSOE y Ciudadanos han vetado una comisión de investigación sobre las revelaciones robadas a Corinna.

Las habría grabado el comisario, José Villarejo, investigado, y en prisión, por sus negocios usando las Cloacas del Estado. La ex amante del Juan Carlos I dijo en ellas que el Rey cobraba comisiones ilegales, la utilizaba  de testaferra, y que tenía dinero oculto en Suiza. Una información difunda en interés de Villarejo. A diferencia de la noticia neta de eldiario.es. La suma, eso sí, es demoledora.

Corinna y el príncipe saudí Al-Waleed bin Talal en Riad, en la reunión de junio de 2007 a la que ella acudió como "representante" del rey. AL RIYADH
Corinna y el príncipe saudí Al-Waleed bin Talal en Riad, en la reunión de junio de 2007 a la que ella acudió como “representante” del rey. AL RIYADH

Ni el monárquico ABC le ha dedicado una línea. El País nos avanzaba, sin mencionar la visita a Riad con embajador de por medio, que “ El juez estudia excluir a Juan Carlos I del ‘caso Villarejo’. “Los hechos se produjeron cuando el anterior Rey era inviolable”, añadía. Y se nos volvía a advertir que “Parte de la nueva información escrutada es ‘muy sensible’ y afecta a la seguridad del Estado”.  Pocas horas después, la  Fiscalía Anticorrupción ha pedido archivar la pieza sobre Corinna. Y ha eximido al Rey Juan Carlos de cuanto apuntaba Corinna. Abría la puerta a indagar las comisiones del AVE a la Meca, descartando al monarca. A continuación,  el juez ha archivado la pieza. Lo que se dice una actuación rápida y coordinada

Inviolabilidad

Inviolable. Así figura en la Constitución española que es el Rey como Jefe del Estado. Contundente concepto. Intocable es su principal sinónimo. Consagra que no puede ser perseguido penalmente por sus acciones en el cargo. Tiene su origen en las monarquías medievales que se presumían nacidas de un mandato divino por el cual “el rey no puede pecar”, non potest peccare. La inmunidad soberana permanece en varias monarquías y estados no monárquicos. Plena en Bélgica, muy matizada en el Reino Unido, Dinamarca, Suecia o Islandia. Con dureza en China o la República del Congo donde esa inviolabilidad se extiende al parecer incluso a empresas. Portugal, recordemos, juzgó y metió en la cárcel por corrupción a su exprimer ministro José Sócrates. El abanico es amplio.

Lo cierto es que la inviolabilidad del Jefe del Estado no parece un concepto aplicable a democracias del Siglo XXI. Mucho menos –por innecesaria– en aquellos en los  que su papel es, según la Constitución, representativo y “reina pero no gobierna”. Tampoco se entiende, en ningún caso, que actividades privadas queden bajo el amparo de la inviolabilidad del cargo.

Segunda parte: “afecta a la Seguridad del Estado”, nos dicen. ¿Por qué? ¿Hay que salvaguardar una imagen de limpieza o es por algo más que los súbditos no debemos conocer? ¿Por qué, en su caso, habría que proteger una imagen de limpieza si no fuera cierta?

La monarquía de los Borbones ha gozado, sin duda, de otra inviolabilidad: la mediática. Juan Carlos era un rey campechano, mujeriego, que había incrementado su fortuna desde la nada, y a eso se reducía cuanto había que saber. Todos, hasta los periodistas, porque existía el acuerdo tácito de ese silencio reverencial y excepcional para lo poco que trascendiera. Tanto es así que la monarquía británica, en su annus horribilis, 1992, llegó a hablar de la modélica monarquía española. Tan modernos, tan rubios y deportistas. El mito seguía por la inviolabilidad informativa. Isabel II se quejaba de los líos familiares que empañaban la exigible ejemplaridad. La española ni de eso se privó y siempre cargada de eufemismos. Cuenten lo que vino después. Los negocios bajo sospecha, los Noós, Urdangarines y Corinnas siquiera.

Corinna, el Rey y los entonces Duques de Palma en una entrega de Premios 2006
Corinna, el Rey y los entonces Duques de Palma en una entrega de Premios 2006

La amante del Rey llegó a vivir durante cuatro años en la finca La Angorrilla en Mingorrubio, una colonia de El Pardo, con acceso directo desde La Zarzuela. Es de suponer que alguien, en el Estado y en la propia familia real lo sabía. Pero era otro terreno vedado.  Y Corinna es la misma persona que viajó a Riad en representación del jefe del Estado y fue acompañada por el embajador en sus gestiones.

La Corona tiene más protección jurídica que ninguna otra Institución. Dentro de una legislación que el PP reforzó en sus aspectos más restrictivos. Recordemos que, incluso, en 2016, PP, PSOE y Ciudadanos rechazaron despenalizar el delito de injurias al Rey, un anacronismo absoluto.  Son los mismos partidos que también han tumbado una comisión para que Lesmes, presidente del Supremo y del CGPJ,  explique en el Congreso supuestos tratos de favor para que la hija del juez Marchena logre una plaza de fiscal. Por ejemplo.

Excepcionalidad

Y es que España parece resentirse de un permanente estado de excepcionalidad que suelta su lastre por las instituciones. Como si la inviolabilidad de los poderes fuese un manto inevitable. Ahí tenemos vigente, belicosa y brava a la Fundación Francisco Franco cuyo equivalente no toleraría ningún país serio. El rechazo del Poder Judicial a que un prestigioso magistrado –que sentó a Rajoy en banquillo de la Gürtel–  recupere su plaza en la  Audiencia Nacional. Las filigranas con el Juez Llarena, las asociaciones de abogados que amparan al juez y dejan al descubierto a uno de sus miembros, como ocurre con Gonzalo Boye. O que sean imputados por un presunto delito de revelación de secretos dos periodistas como Ignacio Escolar o Raquel Echerique denunciados por Cristina Cifuentes por  publicar las irregularidades de su máster. Desde luego, lo realmente arriesgado es la crítica, el ir contra corriente. Los más vulnerables somos los ciudadanos.

Con estos fundamentos, con estos cimientos, las batallas de casta de la superioridad, que sirven para el consumo, quedan un tanto devaluadas. Hay que dar transparencia y responsabilidad para exigirla. Al menos, insisto, habrá que revisar el arcaico concepto de inviolabilidad de los altos cargos. Como poco. Y limpiar de compromisos secretos la acción de las instituciones.

Se nos trata de continuo como si debiéramos algo. Esos departamentos estancos de la inviolabilidad para acciones privadas, incluso públicas, del Rey, emérito o no. Invocar la Seguridad del Estado para el secreto. ¿Qué se debe aquí, pues? ¿Qué hipotecas tenemos los españoles? ¿Tan largas, tan draconianas, tan costosas?

Sean las que sean, las hemos pagado con creces.

¿Es el rey Juan Carlos un delincuente?

9 noviembre, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

Después de habernos pimplado las copas de vino de la cata con la que culmina la visita a las bodegas Cvne en Haro (La Rioja), procedimos a echar un vistazo a los hitos enmarcados que colgaban de las paredes. Entre ellos, destaca una carta firmada a mano por el rey Juan Carlos -en 2004, cuando no era emérito- en la que con mucha cortesía viene a pedir a la bodega que invite a una ronda (o eso es lo que parece, un ‘simpa’ al estilo regio, aunque puede que el vino fuera costeado por los Presupuestos Generales del Estado, nunca se sabe).

En la misiva -que las bodegas Cvne exponen con orgullo- Juan Carlos de Borbón se dirige al vicepresidente de la empresa, Víctor Urrutia, en los siguientes términos: “Abusando de vuestra amabilidad y siempre que ello fuera posible le agradecería dijese al Presidente que además de lo que pedí en diciembre de 2002 sobre el embotellado en mágnum, si se podrían embotellar algunas doble mágnum, ya que ello me daría oportunidad de poder obsequiar a familiares y amigos y, de esta manera, hacerles partícipes de tan buen Rioja”.

Es probable que el rey emérito haya abusado de la amabilidad de mucha gente pero no es menos cierto que muchos de quienes fueron abusados por su amabilidad lo hicieron con honra, como miembros dignos de la Corte, como la treintena de empresarios mallorquines que le regalaron un yate por el que pagaron 18 millones de euros. O como la familia Urrutia de las bodegas Cvne que publicita con satisfacción las comandas de su majestad.

Los Urrutia, como los Bergareche y los Ybarra, son familias de Neguri ricas y poderosas, vinculadas a Vocento, el grupo de comunicación más monárquico del país, editor del ruinoso Abc y el exitoso El Correo, entre otros. En sus páginas se han escrito algunas de las más excelsas hagiografrías sobre el rey Juan Carlos.

Es una historia poco conocida. A finales de 2015 -cuando, por cierto, los Urrutia se estaban largando de Vocento tras años de peleas intestinas en su consejo de administración, así que no tienen protagonismo en esta historia- el escritor Martín Olmos fue despedido de El Correo por escribir un artículo titulado ‘El rey golfo’. No era un artículo sobre Felipe, ya entonces rey de España, ni sobre Juan Carlos, ni siquiera sobre su padre don Juan. Martín Olmos escribía sobre… ¡Alfonso XIII! Relataba, con su socarronería y humor característicos, viejas historias del borbón que eran suficientemente conocidas a poco que se tuviera acceso a una biblioteca pública.

“Alfonso XIII fue rey borbón, fumador y putero que hacía trampas en las apuestas de los galgos y tenía halitosis y el barman Emile del Hotel París de Montecarlo le puso su nombre a un cóctel hecho con ginebra y dubonet”, arranca el umbraliano relato que deja algunos pasajes desternillantes: “Cuando se proclamó la República en 1931, el rey quemó su colección de fotos de chavalas en cueros, dejó a la familia en la cama, recibiendo pedradas y guardada por veinticinco alabarderos (…) y puso rumbo a Marsella, donde llegó a las tres de la mañana y se quejó de que estuviesen cerradas las casas de putas”.

El texto no tiene pretensiones revolucionarias antimonárquicas. Es un texto culto, guasón y literario sobre un monarca que reinó hace casi 100 años. Es un artículo divertido que a alguien en las altas esferas de Vocento -en la Corte del rey- no le hizo ni puñetera gracia. Martín Olmos fue llamado a despachos y, de un día para otro, El Correo fulminó su colaboración de 15 años y de más de 200 artículos. El Correo se lo ventiló poco después de que el escritor fuera galardonado con el Premio Euskadi de Literatura por  el libro ‘Escrito en Negro’ que precisamente recogía una selección de los artículos publicados por el propio periódico.

Como siempre ocurre en estos casos, hubo tensiones internas en la redacción y, como casi siempre, se impuso la Corte. Vocento perdió a uno de sus mejores escritores y ganó puntos Travel en la Casa Real.

El autor tira de ironía -la mejor forma de exorcizar los disgustos- para recordar aquel atropello en la breve biografía que aparece en la solapa de su último libro: “Martín Olmos (Bilbao, 1966) obtuvo con su primer libro, Escrito en negro (Pepitas, 2014) el Premio Café Bretón-Bodegas Olarra, el Rodolfo Walsh de la Semana Negra de Gijón y el Premio Euskadi de Literatura y cuando se iba a comprar un piano para poner encima los galardones y lucirlos, quizá pretenciosamente, ante las visitas, le pusieron de patitas en la calle del periódico donde publicaba por escribir un artículo, de actualidad rigurosa, sobre el rey Alfonso XIII. Martin Olmos disfrutó escasamente día y medio de una importancia que no tenía y de cierto aire de autor maldito y rápidamente regresó a la irrelevancia. La circunstancia, no obstante, adorna su biografía a falta de otros imponderables”.

Misión de la Corte: salvar al rey Juan Carlos

Juan Carlos siempre fue defendido con entusiasmo hasta que -tras el caderazo con Corinna- la Corte consideró que la monarquía sólo podría ser salvada si el rey se sacrificaba y abdicaba en favor de su hijo. La Gran Recesión y la crisis política en España habían resquebrajado el discurso unívoco de exaltación sobre la figura del rey Juan Carlos. Algunas de las informaciones sobre la fortuna del rey que sólo se publicaban en medios extranjeros o en libros semiclandestinos empezaron a tener eco en la opinión pública española. El relato único se había roto y se empezaba a hablar de los negocios sucios de la monarquía con Urdangarin a la cabeza.

Los años dorados del rey Juan Carlos han pasado a mejor vida -ya no lo invitan ni al superaniversario de la Constitución- pero eso no quiere decir que la Corte que lo mimó y protegió haya dejado de hacerlo. La última misión imposible encomendada a la Corte ha sido salvar al rey Juan Carlos de las investigaciones sobre diversos trapicheos destapados en una conversación de Corinna Zu-Wittgenstein con el siniestro comisario Villarejo: el cobro de presuntas comisiones ilegales por el AVE a La Meca, una supuesta fortuna escondida en Suiza, propiedades en Marruecos, amnistías fiscales.

El juez Diego de Egea ha archivado la pieza que investigaba el contenido de esas grabaciones. Lo ha hecho después de que se lo pidiera la Fiscalía Anticorrupción por la escasa relevancia penal de las acusaciones que afectan a Juan Carlos y porque, en el momento al que atañen los hechos, el rey emérito era inviolable. “La persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad”, reza la Constitución. Sobre esta cuestión hay diferencias de interpretación jurídica. ¿Es el rey inviolable para todos sus actos o sólo para aquellos que ejerce como jefe de Estado? La inmensa mayoría de la Corte interpreta que Juan Carlos está libre de ser investigado.

Cerrada, por el momento, la vía judicial existía la vía paralela de la investigación política en el Congreso de los Diputados. El rey puede estar protegido de la actuación de la justicia pero no del derecho al conocimiento que pueden ejercer nuestros representantes políticos. Pero esa puerta también se ha cerrado esta semana. La Corte del rey -PP, PSOE y Ciudadanos en la mesa del Congreso de los Diputados-  rechazó el martes debatir la creación de una comisión de investigaciónsobre las actividades sospechosas de Juan Carlos.

La Corte no quiere levantar las alfombras porque allí no sólo está el rey sino todos los que le ayudaron, encubrieron o miraron para otro lado y, en último término, está en juego el relato oficial sobre el papel de la monarquía en España en los últimos 40 años.  “Un embajador español acompañó a Corinna en una reunión oficial como enviada de Juan Carlos I a Arabia Saudí”, revelaba eldiario.es esta semana. Hay muchos intereses en juego.

La Corte protege al rey emérito gracias a la inviolabilidad en los tribunales y al blindaje en el Congreso pero, paradójicamente, al bloquear las investigaciones, esa misma Corte extiende la sospecha sobre el monarca y legitima la pregunta que nos viene a los plebeyos a la cabeza: ¿es el rey Juan Carlos un delincuente?

Perlas informativas del mes de octubre de 2018

6 noviembre, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

España

Pensión de ministra

“Carmen Montón pide la pensión de exministra: cobrará más de 4.500 euros al mes por los 95 días que estuvo en el cargo”, titulaba ‘ 20 Minutos’ el 1 de octubre. Al referirse a “pensión” en el titular, y tal y como comprobamos leyendo los comentarios, los lectores entendían que se trataba de una mensualidad vitalicia, lo que habitualmente entendemos por una pensión.

Hacía falta leer íntegra la noticia para saber que se trata de una pensión indemnizatoria que cobrará durante tres meses sin que pueda cobrar ningún otro tipo de salario público o privado. Se puede o no estar de acuerdo con el pago, pero no es lo que se daba a entender en el titular.

pension ministra

Come hamburguesas

¿Estamos seguros de que este provocador titular era apropiado para que el médico informe que las hamburguesas se pueden comer pero con moderación? ( Público, 3 de octubre).

dale hamburguesa

Tres cosas para destrozarte

Como dijo Bob Pop en un tuit, las tres cosas que te pueden destrozar la vida ( según ABC, el 4 de octubre): “Alcohol, drogas y mujeres”. Sí, mujeres.

alcohol drogas y mujeres

Lo hallaron muerto

Mató a su pareja y atropelló a su hija, pero la noticia es que lo hallaron muerto (Telecinco, 6 de octubre).

hallan muerto

La noticia es MasterChef

MasterChef (concurso de cocineros amateur que se emite en RTVE), en el sumario de noticias destacadas del informativo de las 15 horas de TVE1, el 8 de octubre. Colocando las autopromociones como noticias.

Un 577 % menos

“Las denuncias contra los manteros caen un 577% con Carmena”, titulaba ‘El Mundo’ el 14 de octubre. Si se piensa un poco, una caída del 100% hubiera supuesto la desaparición de todas las denuncias, así que 577% es más de cinco veces menos que cero denuncias.

En realidad, lo que sucedió es que con Ana Botella hubo un 577% más, que no es lo mismo que decir que con Carmena hubo un 577% menos. El titular fue corregido posteriomente en la web del periódico.

denuncias manteros

Solo deporte

Aquí una radio deportiva que, por supuesto, no se mete en política ( tuit del 15 de octubre).

radio marca abascal

Los que se empoderan

Viendo este anuncio el 15 de octubre, sin concreción alguna, creo que los únicos empoderados son los del diario ‘La Razón’, que se van a embolsar los ingresos de una página entera de publicidad.

publi la razon

Siempre juntos

Cómo será de plural la prensa de nuestro quiosco que ‘El País’ y ‘ABC’ crean una misma empresa conjunta para gestionar la publicidad de ambos ( ‘El País’, 19 de octubre).

pais y abc juntos

Son noticias

Pues estos tres titulares de la web de ‘El País’ del 23 de octubre se supone que son noticias, no publicidad.

noticias publicidad el pais

Narcolanchas

El gobierno prohíbe las narcolanchas porque ahora se usan para atraer inmigrantes. Hasta ahora solo se usaban para traer droga y parece que no era grave, pero traer africanos sin papeles es intolerable ( El Español, 26 de octubre).

prohiben narcolanchas

Solo intencionalidad

Observen la portada de la web de ‘El Mundo’ del 27 de octubre. No hay ni un solo titular meramente informativo, sin intencionalidad.

portada el mundo

Mujeres valientes

Pues eso, que las mujeres valientes son las que se quedan en su casa con la “pata quebrá” cuidando de las hijas. Las otras son unas… ( La Razón, 30 de octubre).

mujer valiente

El de la vestimenta extraña

Obsérvese el estilo faltón, casposo y machista de  este titular de ‘El Mundo’ el 31 de octubre. Por cierto, a mí me parece una vestimenta más excéntrica la que lleva el señor que está con la ministra.

la vestimenta extraña

Internacional

¿Chavistas o antichavistas?

“Red de blanqueo de chavistas venezolanos”, dice ‘El Mundo’ el 18 de octubre. Pero luego en el texto descubrimos al yerno del opositor venezolano Antonio Ledezma, huido de la justicia en su país y al que dieron refugio en España.

chavistas detenidos

Luego llegan en  El Español el 19 de octubre y dicen que Maduro está detrás del arresto. ¿En qué quedamos? ¿Los chavistas son los detenidos o los que ordenaron la detención?

maduro detras de la detencion

Presunto

Quizás lo de “presunto” debería ir delante de accidente, en lugar de delante de verdugos ( ABC, 18 de octubre).

prestunto verdugo accidente