Archive for the ‘periodismo crítico’ Category

No te movilices, solo firma en internet

12 febrero, 2018

Fuente: http://www.publico.es

30 de enero de 2018

Pascual Serrano
Periodista

El pasado 15 de enero una adolescente de 17 años murió atropellada en la carretera M-117 en la localidad de Fuente el Saz de Jarama, al norte de Madrid. Parece que los vecinos eran conscientes de que algo podía pasar y estaban muy preocupados por las condiciones de peligrosidad de ese tramo de carretera, sin arcén y con apenas luminosidad. Según difundieron algunos medios miles de vecinos habían apoyado una campaña de recogida de firmas en change.org exigiendo a la Comunidad de Madrid que mejorara las condiciones de esa vía. Por su parte, la Comunidad de Madrid afirma no haber recibido ninguna petición al respecto.

Estamos ante una de esas campañas de firmas en internet mediante las cuales muchas personas bienintencionadas creen participar en un activismo con el que puede resolver problemas sin demasiado esfuerzo. Todos firmaron en un portal de internet pero quizás nadie dirigió un escrito a la Comunidad de Madrid, ni a los responsables de Tráfico, ni a los grupos de la oposición para que les apoyaran si consideraban que el gobierno de turno no atendía sus demandas. Quizás tampoco se dirigieron a la prensa para presionar a los cargos oportunos. Por supuesto no habría manifestaciones ni concentraciones de protesta, ya se habían “movilizado” firmando en internet.

He mirado en change.org y hay al menos dos campañas de recogidas de firmas, cada una con miles de adhesiones. Son escritos que dicen que se entregarán a la presidenta de la Comunidad de Madrid, no se sabe cuánto tiempo llevan colgados recogiendo firmas, no hay información que aclare si se ha enviado al gobierno madrileño o a alguna autoridad. Simplemente la petición está ahí colgada, la gente entra, la lee, firma y ahí queda.

Uno de los efectos estúpidos de internet y las redes sociales es hacernos creer que estamos participando en la toma de decisiones (empoderando llaman algunos) cuando solo estamos entrando en un portal que está ingresando dinero por publicidad con nuestros clicks y de poco sirve lo que “votemos”. Por no hablar de asuntos sobre los que, en mi opinión, no correspondería la participación ciudadana, y que también son objeto de campañas en internet. Se recogen firmas para pedir financiación para determinados proyectos de investigación médica, como si los firmantes supieran si es mejor destinar recursos a una investigación de la Universidad de Sevilla sobre el cáncer de páncreas o a otra sobre el glaucoma en el Hospital Clínico de Madrid. Y los ciudadanos haciendo su propia campaña entre su entorno en las redes sociales.

Cuando la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela envió a prisión preventiva a Jordi Cuixat y Jordi Sánchez se abrió una campaña en change.org para pedir su inhabilitación como jueza, como si los jueces se nominaran o expulsaran en una votación popular como las de Operación Triunfo o Gran Hermano.

Desde las plataformas de firmas se ponen en marcha, con gran apoyo y difusión ciudadana, campañas para que metan en la cárcel determinado acusado o dimita el presidente de cualquier país.

Hace unas semanas, en uno de mis grupos de WhatsApp, bajo la bandera de la defensa de la escuela pública, se pedía que votáramos en internet a un determinado colegio público para la concesión de un premio de “markenting educativo” que concedía un banco. La votación, organizada por el propio banco, ni siquiera era vinculante, pero servía para publicitarse tanto la entidad como su fundación y su supuesto desvelo por la educación. Por supuesto, nadie se planteaba qué significa el “marketing educativo” para una escuela pública.

El sistema de participación ciudadana por internet permite entretener a la gente en causas absurdas en detrimento de movilizaciones por motivos más necesarios. Así se consigue que 145.000 personas voten para que se incluya un pueblo de 77 habitantes en un nuevo Monopoly. ¿Se imaginan esas 145.000 personas movilizándose para que mejoren la carretera de ese pueblo, el colegio o la asistencia médica?

Los mecanismos del poder para entretener o desmovilizar son muchos, pero el más exitoso de todos es cuando consiguen desmovilizarnos mientras creemos que estamos luchando.

Anuncios

Jordi Évole: “Si hiciéramos hoy las gamberradas del principio de Salvados, acabaríamos ante el juez”

9 febrero, 2018

Fuente: vertele.eldiario.es

Jordi Évole, en una imagen de archivo
Jordi Évole, en una imagen de archivo ATRESMEDIA

Hablamos con el presentador de laSexta por el décimo aniversario de su programa, que regresa sin avanzar la temática: “Que arriesguemos en las maneras de promoción no deja de ser esas ganas de experimentar con todo”. El comunicador catalán nos revela los reportajes que considera más importantes para entender el programa y echa la vista atrás: “Si llevásemos a cabo hoy gamberradas que hicimos, algún fiscal ocioso intentaría que fuésemos ante el juez”.

 

Salvados regresa a laSexta con motivos para celebrar: 10 años en antena en los que el formato (originalmente producido por El Terrat, y desde 2015 obra de Producciones del Barrio) ha experimentado una drástica evolución. Desde que era un programa más satírico y distendido hasta convertirse en referente informativo.

Jordi Évole dejó hace tiempo atrás su imagen y apodo de “Follonero” para tomar un papel mucho más concienciado y serio. “Me lo he pasado muy bien en todos los roles a los que he jugado“, nos reconoce en esta extensa entrevista donde hace balance de este decenio en antena.

El comunicador catalán valora las mutaciones en el formato, los reportajes que, a su juicio, han marcado el cambio de tendencia y de imagen del programa y, además, sus referentes en este proceso. “Tengo la sensación de que cuando empezamos a hacer Salvados, ni nosotros mismos sabíamos que tanta gente quería ver un programa como este“, nos comenta.

Salvados cumple 10 años en antena y lo hacéis con misterio, con unas enigmáticas promos que no dicen mucho sobre el tema que abordaréis en vuestro regreso. ¿Qué escondéis tras esta efeméride?

Es la primera vez que no avanzamos el tema del que vamos a hablar. Siempre decimos a quién vamos a entrevistar o la materia de la que hablaremos. Pero esta vez, por el tema que es, hemos preferido no hacerlo y lanzar ese eslogan del “1 de cada 5”. Es un tema que muchas veces se oculta y hemos querido jugar a lo mismo. Hemos decidido pagar con la misma moneda con la que pagamos socialmente, silenciándolo, intentando ocultarlo. También pensábamos que después de 10 años era un reto de cara al espectador que, tras tantos años conociéndonos, le pidiéramos que confiase en nosotros sin decirle de qué vamos a hablar, para que lo hagan sin prejuicios.

Sabemos que solo anunciando el tema, generaría muchos prejuicios. Preferimos que cuando el espectador empiece a ver el programa no sepa ni de qué estamos hablando. Es un reto, es extraño, pero pensamos que el tema es tan trascendente que es bueno que nadie llegue a verlo haciéndose una idea preconcebida o un prejuicio, que lo vean desde la limpieza absoluta. Es un tema que le ha tocado de cerca a casi todo el mundo, y del que sin embargo hablamos poquísimo de ello.

La evolución del formato ha sido continuada desde 2008. ¿Forma parte esta nueva estrategia de un cambio de concepto del programa?

A nosotros siempre nos gusta arriesgar. Hemos apostado por temas alternativos para lo que era un prime time televisivo en una cadena comercial, temas que a priori no iba a ver mucha gente, y hemos descubierto que podían suscitar un enorme interés. Tengo la sensación de que cuando empezamos a hacer Salvados, ni nosotros mismos sabíamos que tanta gente quería ver un programa como este.

Que ahora arriesguemos en las maneras de promocionarlo no deja de ser esas ganas de experimentar con todo: lo hemos hecho con los temas, los tratamientos, los invitados, la forma, con las introducciones… Salvados empieza y ni avisamos de que empieza, no hay ninguna cabecera ni sintonía del programa. Son cosas raras que hacemos. Promocionarnos sin decir de qué hablaremos forma parte de esas ganas de experimentar.

Tu imagen ha cambiado mucho a lo largo de estos 10 años. De ser reconocido como “El Follonero” con una faceta más humorística, a adquirir el prestigio como periodista. ¿Has sido consciente de esa transformación? ¿Echas de menos algo del humor que enarbolabas antes?

Me lo he pasado muy bien en todos los roles a los que he jugado haciendo Salvados. Empezamos con uno más humorístico y más gamberro, y ha ido derivando en un programa más reposado, con más vertiente periodística… Forma parte de un crecimiento que ha sufrido el propio equipo de Salvados, porque hemos crecido y con ello han venido otras inquietudes, pero creo que también forma parte del crecimiento que ha tenido el propio país. La España del 2008, una España donde ni se podía hablar de crisis porque te miraban mal y donde todos podíamos ser ricos, no tiene que ver con esta actual.

Si hubiésemos seguido con el mismo tono que entonces, hoy la gente nos miraría como diciendo: “Estos tíos son gilipollas”. Hemos evolucionado con el país y con la edad. Seguramente ya no vemos que las cosas sean blancas o negras, como nos pudo parecer en su momento, sino que la gama de grises es importante.

¿El Salvados de 2008, tal y como era, sería aceptado en 2018, en un momento como el actual?

El programa necesitaba una evolución. Pero también te digo, echando la vista atrás, que si llevásemos a cabo hoy gamberradas que hicimos en el arranque de Salvados, recibiríamos una querella o algún fiscal ocioso intentaría que fuésemos ante el juez, aunque fuera solo para asustarnos. Recuerdo alguna de las cosas que hicimos, como lo de los dos falangistas gays bailando un chachachá -que bautizamos como un fachachá– en el Valle de los Caídos. Esas puestas en escena en 2008 podían enfadar sin que te llevaran a un tribunal. Hoy, la justicia es más susceptible de hacer un papel en cuestiones en las que no tendría que intervenir para nada.

A nivel mediático, el reportaje sobre el accidente del Metrovalencia fue uno de los que consiguió mayor impacto: hubo movilizaciones, motivó la reapertura del caso… ¿Fue aquel programa el que os hizo conscientes de la relevancia y responsabilidad que teníais para la opinión pública?

Creo que hay varios programas clave en la transformación de Salvados. Uno fue el del Metrovalencia, desde luego. Haciendo el trabajo que hacemos, es difícil que uno piense que esto sirva para algo, pero aquello tuvo unas consecuencias inmediatas. La movilización de la ciudadanía valenciana el viernes siguiente a la emisión, que se pasaran de concentraciones de protesta de 100 o 200 personas a otras de 10.000, que se reabriera el caso, la comisión de investigación… Fue todo muy gratificante.

Pero creo que el otro momento que marcó el cambio fue cuando Salvados hizo dos programas sobre el País Vasco. Se emitió un domingo Borrando a ETA y el jueves siguiente ETA decretó el cese definitivo de la violencia. Al domingo siguiente, hicimos otro programa exprés, que se tituló Reiniciando Esukadi. Esos dos programas significaron un cambio en cómo nos veía mucha gente. Pasamos de ser esos que llamaban al timbre y salían corriendo para hacer la gamberrada, a ser los que picaban al timbre pero se quedaban para que les contestaban.

Salvados también ha tenido gran importancia en dar a conocer el drama de los refugiados sirios, con Astral. ¿Cómo os sentisteis con tamaña responsabilidad?

Fue una experiencia durísima, pero aunque suene contradictorio fue muy gratificante. Cuando vimos la cantidad de cines que se sumaban a ese estreno solidario de llevar un documental que se iba a ver en la televisión al cabo de cuatro días, de prestarnos sus salas para que la gente pagase un dinero que fuera a las arcas de Proactiva; cuando vimos que en prácticamente en todas las provincias de España había algún cine donde se proyectara el documental uno o varios días; y cuando Open Arms consiguió recaudar no sé si medio millón de euros… Fue muy emocionante. Recibíamos fotos de salas de cine llenas para ver un documental en Elche, en Valencia, en Madrid, en Bilbao, en Santiago… Es de esas cosas que cuando echas la vista atrás, piensas: “Hostia, qué bien haber hecho esto”.

Astral
Astral

Astral supuso también una evolución de la marca Salvados, al pasaros al documental y al formato cinematográfico. ¿El futuro de Salvados pasa también por ahí, por el documental de cine?

No es algo que hayamos descartado. Pero para hacer un documental ahora mismo deberíamos dejar de lado lo que es la vorágine del día a día de Salvados. Ahora de forma inmediata no lo vamos a hacer, pero sí que lo tenemos en mente.

Entre los hitos del programa está también Operación Palace, vuestro falso documental sobre el 23-F. ¿Os habéis planteado desde entonces emprender algo similar a aquello? ¿O quizás Salvados ha cambiado demasiado para emprender una idea similar?

Sí. El falso documental del 23-F fue tan potente que intentar repetirlo de forma inmediata hubiese sido un error. Pero ahora que han pasado cinco años, si nos planteásemos algún otro tema del que reírnos y hacer una historia alternativa, nos volvería a divertir muchísimo.

Con tantos reportajes realizados, habrá temas sobre los que te gustaría volver, reportajes que no te dejaran satisfecho… ¿Alguno en particular que se haya quedado enquistado?

Habría muchísimos temas que volveríamos a tratar y lo haríamos de otra manera y trataríamos de hacerlos mejor. Un programa como el que hacemos, en el que cada semana se arriesga con un tema diferente, a veces sale mejor y otras sale peor. Claro que nos gustaría repetirlos y tener todos los datos que se tienen que tener y que a veces no tienes cuando encaras un tema. No habría uno solo, sino varios.

¿Hay algún tema que os haya costado en sacar a la luz o no lo hayáis podido culminar aún?

Sí… Ya que no te puedo contar el primer programa de este año, te voy a contar de este segundo. Llevamos trabajando en él desde hace medio año, sin exagerar, y tiene que ver con la salud alimenticia. Es sobre la industria cárnica. Creo que es la primera vez que nos colamos en un sitio sin permiso, saltando una valla, por decirlo de alguna manera. Entramos en una granja que pertenece a un gran grupo de alimentación y hemos visto el estado de los animales. Te puedo garantizar que nos va a dar a todos mucha grima lo que vamos a ver. Más aún sabiendo que, según nos dijeron los propietarios, esos animales eran para el consumo. Lo hemos titulado “Secreto ibérico”.

Pero por ponerte un ejemplo de la variedad de Salvados, que va más allá de la denuncia, esta temporada nos hemos propuesto juntar a dos periodistas españoles que durante un tiempo estuvieron enfrentadísimos. Con el paso de los años todo se relaja y creo que por primera vez vamos a ver juntos a José María García y José Ramón de la Morena.

Salvados ha creado una escuela televisiva, en cuanto a narrativa, enfoque… Han salido formatos en este tiempo que aspiraban a imitaros. También habéis dado pie a programas propios en la línea como Malas compañías. ¿A quién le debes tú esa escuela como periodista?

Hay muchos, pero te voy a decir dos fundamentales. Uno, con el que trabajé y que lamentablemente nos dejó hace un par de años, es el periodista de investigación Xavier Vinader. Y el otro es alguien a quien todos conocemos, pero me parece que nos va muy bien que podamos seguir escuchándole a través de su videoblog o de sus intervenciones en la radio, Iñaki Gabilondo.

Perlas informativas del mes de enero 2018

4 febrero, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

Internacional

Y dale con los rusos

Lo contaba en un tuit Pablo Echenique, seis titulares el día 1 de enero en El País sobre la injerencia rusa, el nuevo espantajo al que señalar.

Rusos en El País
Rusos en El País

Una cosa normal

Los lavaplatos haciéndose dueños de la cadena de restaurantes ( BBC, 8 de enero). Lo habitual. Y más sorpresas en el texto de la noticia. El tipo va con unas alpargatas y sin calcetines al banco a pedir un crédito de 2,7 millones de dólares y se lo dan. ¡A ver si aprendéis!

Pizzero BBC
Pizzero BBC

Foto de familias emigrantes

¿Qué os parece la foto elegida por  El Mundo el 15 de enero para ilustrar la noticia de que Trump deportará a 195.000 salvadoreños?

Salvadoreños
Salvadoreños

Líder y rebelde

En Venezuela, si lanzas granadas desde un helicóptero contra la sede del Ministerio de Interior y el Tribunal Supremo no eres terrorista, eres “líder de un grupo armado” ( eldiario.es, 16 de enero) o “piloto rebelde” ( El País, 17 de enero).

Venezuela líder grupo armado
Venezuela líder grupo armado

El País piloto rebelde
El País piloto rebelde

Mejor las cuchillas

No como nosotros, que solo ponemos cuchillas en la valla de Melilla ( La Vanguardia, 19 de enero).

C:\fakepath\la vanguardia emigrantes.jpg
La Vanguardia emigrantes

Omitir muertos de un bando

En Telecinco en su informativo del 20 de enero informan sobre la autopsia en Venezuela del piloto militar muerto en un enfrentamiento con la policía. Citan el número de rebeldes muertos, pero no hacen referencia los dos policías que murieron en el enfrentamiento, aparentando así que fue una masacre de fuerzas de seguridad contra desarmados.

Convocan golpe de efecto

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, convoca elecciones y Telecinco en su informativo de noche del 23 de enero dice que “da un golpe de efecto”. Y si no las hubiera convocado dirían que no es democrático.

También humanos

Volkswagen experimentó en Alemania con monos y humanos, pero parece que para algunos lo grave es lo de los monos ( eldiario.es, 30 de enero).

Experimentación con humanos y monos
Experimentación con humanos y monos

España

No se lo pusimos fácil a la pobre

Pues no se lo pondría fácil el apellido, decían en todos los periódicos del grupo Correo, pero por él se llevó una herencia de 600 millones.

Hija de Franco
Hija de Franco

Anécdota

¿Vosotros calificarías de anécdota el hecho de que alguien tirase a Juan Carlos de Borbón por la borda de un yate? Pues si es él quien te tira, sí lo considera así la prensa ( Vanitatis, 11 de eneroOkdiario, 10 de enero).

Anécdota del Rey en Vanitatis
Anécdota del Rey en Vanitatis

Anécdota Juan Carlos en OKDiario
Anécdota Juan Carlos en OKDiario

Gran reportaje sobre nuestro director

No hay como hacer un reportaje alabando el viaje del director de un periódico para asegurarse que hablarán bien en ese periódico de tu reportaje ( El Español, 17 de enero).

El Español, viaje de Pedro J.
El Español, viaje de Pedro J.

Pasar el cepillo para investigar

“LaSexta y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, juntas por el micromecenazgo en investigación” es la noticia de LaSexta el 15 de enero. Es decir, que los proyectos de investigación en España serán previamente seleccionados por una televisión y luego su audiencia entra en internet y pone el dinero. Muy científico todo.

Superado el ABC

Pues yo creo que El País ya ha superado el diario históricamente monárquico ABC.

Superar al Abc
Superar al Abc

Pascual Serrano es periodista. Su último libro es “Medios democráticos. Una revolución pendiente en la comunicación“. Akal. www.pascualserrano.net

Las (otras) siete reglas de poder político en los medios de comunicación

9 enero, 2018

Fuente: http://www.ctxt.es

@JONATHANMARTINZ

16 DE DICIEMBRE DE 2017

CTXT está produciendo el documental ‘La izquierda en la era Trump’. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

Hace unas semanas, examinábamos siete estrategias que aplica el poder político en los medios de comunicación con el propósito de mantener determinadas relaciones de dominación, desviar la atención del público, acaparar prestigio y descalificar al adversario. Hoy examinamos otras siete fórmulas de control político y mediático.

  1. LA FALSA UNANIMIDAD.

La estrategia consiste en ofrecer simultáneamente desde todos los altavoces la misma versión unívoca y sin lugar a matices sobre una cuestión en disputa.

1b. Llevada a su extremo, la unanimidad forzosa hace que los diferentes diarios generalistas lleguen a ser indistinguibles entre sí.

2. EL ESTRIBILLO.

Si la falsa unanimidad es una estrategia de acción simultánea, el estribillo es una estrategia sucesiva, es decir, se prolonga en el tiempo y confía su efectividad a la pertinacia. Se trata de elegir un término —positivo o peyorativo según el caso— y repetirlo hasta el hartazgo descartando cualquier otro sinónimo hasta que cale a largo plazo como una lluvia fina.

2b. Existen, por supuesto, las variantes cuñadas de los estribillos oficiales, esas frases ajenas a la argumentación que sirven para zanjar de un plumazo cualquier debate incómodo.

3. LA BALANZA.

Es el elogio de la centralidad. La cantinela de los extremos que se tocan. Desde el justo fiel de la balanza, el poder político se deshace de sus adversarios por el procedimiento de la equiparación y la doble negación: ni los unos ni los otros.

3b. El semiólogo francés Roland Barthes llamaba “ninismo” a esta forma de manipulación representada en la figura de la balanza. Ni de izquierdas ni de derechas.

4. LA VILLANIZACIÓN DEL ADVERSARIO.

Probablemente, el adversario disponga de un amplio repertorio de expresiones faciales, muchas de ellas optimistas y sonrientes. No obstante, el villano de la película debe verse en todo momento disgustado e iracundo.

4b. Si la expresión capturada no es tan tenebrosa como nos hubiera gustado, siempre tendremos a nuestra disposición eficaces herramientas de edición digital.

4c. De la misma manera, el retoque digital permite también la estrategia opuesta: la victimización del aliado.

4d. En cualquier caso, no hay nada tan efectivo como la asociación subliminal del adversario con algún gran villano ya instalado en el imaginario popular, mejor si alcanza la talla de Satanás. Nos sirve “El exorcista”.

5. LA SEBUSQUIZACIÓN DEL ADVERSARIO.

Esta estrategia es una variante de la anterior y consiste en ofrecer un retrato frontal del enemigo de modo que adquiera cierta apariencia de forajido reclamado por las autoridades del lejano oeste. Se busca.

5b. Las estrategias del poder admiten combinarse entre sí y nos dejan fenómenos híbridos como la falsa unanimidad de las portadas sebusquizadas.

6. LA CULPABILIZACIÓN DE LA VÍCTIMA.

Algo habrá hecho.

6b. La expresión “culpar a la víctima” se popularizó en el movimiento feminista a partir de un libro del psicólogo William Ryan en el que impugna el pensamiento de las clases pudientes, que tratan de hacer caer sobre las clases populares la responsabilidad de su propia pobreza.

7. LA SELECCIÓN DE LA REALIDAD.

Construir un mensaje exige extraer una pequeña porción de la realidad, a menudo aquella que mejor sirve a nuestras intenciones, y exponerla como expresión del todo. Este fenómeno, que es habitual en el discurso cotidiano, acostumbra a adquirir dimensiones sonrojantes en la prensa diaria.

7b. La representación gráfica de las manifestaciones se convierte así en un campo de batalla decisivo. Fotografiar una zona nutrida o una zona vacía es cuestión de línea editorial. Incluso es posible hacer pasar por cabecera cualquier otro tramo del recorrido de acuerdo a determinados intereses.

8. Consume medios generalistas con moderación. Y nunca olvides leer el prospecto.

AUTOR

  • @jonathanmartinz

CTXT. Orgullosos de llegar tarde a las últimas noticias.

¿Quieres suscribirte por solo 6 euros al mes? Pincha aquí

Perlas informativas del mes de diciembre 2017

6 enero, 2018

Fuente: http://www.eldiario.es

Internacional

Jerusalén no es Israel

En el informativo de las 21:00 h. en Antena3, día 9 de diciembre, al hilo de la decisión del presidente estadounidense Donald Trump de reconocer a Jerusalén como capital israelí, presentan una crónica donde en el subtítulo aparece “Jerusalén, Israel”.  Parece que Antena3 actúa a las órdenes de Trump, la anexión israelí de la ciudad de Jerusalén está rechazada y condenada por la comunidad internacional y así queda reflejada en la resolución 478 del Consejo de Seguridad de la ONU, que la consideró contraria al Derecho internacional.

Garras de Stalin

Durante la guerra civil española, 3.500 niños fueron enviados por sus familias a Rusia para protegerse de la violencia de la guerra. Allí crecerían, vivirían la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría, lo que les hizo objetivo de interés para la CIA cuando volvieron a algunos a España, todavía bajo el franquismo. Pues así titula la historia de estos niños El País el 14 de diciembre: “Niños de Rusia entre las garras de Stalin y los ojos de la CIA”. ¿Imaginan a España acogiendo a miles de niños sirios que huyen de la guerra de su país y la prensa titulando “entre las garras de Rajoy”?

Maduro prohíbe partidos

En la edición digital del 21 de diciembre aparece el siguiente titular: “Maduro da el primer paso para la prohibición de los partidos políticos”. Cuando pinchamos en el título y vamos a la noticia el titular ya es otro: “El chavismo amenaza a la oposición venezolana con excluirla de las elecciones”. Cuando leemos la noticia vemos que dice que la Asamblea Nacional Constituyente (no Maduro) ha aprobado un decreto para que los partidos que boicoteen unas elecciones deban reinscribirse para participar en las siguientes. No encontramos nada de la “prohibición de los partidos políticos”.

Maduro prohíbe los partidos
Maduro prohíbe los partidos

Periódicos para envolver regalos

Dónde hemos llevado el periodismo que un periódico alemán ha triunfado destinando dos de sus páginas a imprimirlas en colores para que sean utilizadas para envolver regalos. Se me ocurren algunos españoles que podían dedicar todas sus páginas y así tendrían más éxito.

Papel de regalo en los periódicos
Papel de regalo en los periódicos

España

Si eres mujer, mejor no seas inteligente

¿Eres o te consideras una mujer inteligente? Pues, según El País del 4 de diciembre, tienes un problema. Lo titulan “La soledad de las mujeres inteligentes” y vienen a decir que los hombres no te van a querer (“Cuando una chica demostraba ser más inteligente que los chicos, por “arte de magia” dejaba de ser tan atractiva a los ojos de los hombre”). Todo un mensaje para la juventud: si eres hombre, tendrás éxito y rechazarás a las mujeres inteligentes; si eres mujer, te rechazarán los hombres y te quedarás sola.

El ABC vota

No hay como ver la portada de los periódicos para saber quiénes son los suyos en cada momento.

Portada del ABC en la jornada de reflexión
Portada del ABC en la jornada de reflexión

Culto a la personalidad

Este Kim Jong-un, siempre con su culto a la personalidad ( Tuit El País, 13 de diciembre).

Moneda del rey Felipe VI
Moneda del rey Felipe VI

Huelgas que nos fastidian

Ante todo neutralidad y llamar al derecho de huelga por su nombre: “fastidiarte las navidades” ( El País, 22 de diciembre). Por supuesto vale para todas las huelgas: fastidiarte la consulta del médico si es una huelga sanitaria, fastidiar las clases de tu hijo si es una huelga de educación, fastidiarte las calles si es una huelga de limpieza… Es lo que tienen los obreros, que cuando paran de trabajar fastidian mucho.

Huelgas navideñas en El País
Huelgas navideñas en El País

Bancos y pasos de cebra

Atención, estamos salvados gracias a las fundaciones privadas y los bancos que se desvelan por nosotros con grandes proyectos sociales como… un paso de cebra. Por supuesto, inaugurado con el boato que una gran de obra de esa envergadura requiere ( El Comercio, 22 de diciembre).

Fernando Alonso inaugura un paso de cebra
Fernando Alonso inaugura un paso de cebra

Que aquello no era verdad

Pues eso, que lo que contamos hace unos días nos lo inventamos (El País, 28 de diciembre).

El País: portada de rectificación
El País: portada de rectificación

El País: rectificación
El País: rectificación

Tres décimas

Obsérvese en el gráfico de este tuit de Mariano Rajoy el 29 de diciembre cómo afecta a la columna de España una variación de tres décimas.

Tuit gráfico Rajoy
Tuit gráfico Rajoy

Análisi gráfico tuit Rajoy
Análisis gráfico tuit Rajoy

Nos dejan pagar nuestro análisis

Qué bueno es nuestro gobierno, que nos deja que nos hagamos las pruebas de VIH pagándolas de nuestro bolsillo. Tuit de la ministra de Sanidad el 29 de diciembre.

Tuit ministra VIH
Tuit ministra VIH

Medallas periodísticas

¿Para qué vamos a ponernos dramáticos si podemos ponernos unas medallas periodísticas? Tuit del 31 de diciembre.

Tuit medalla periodística
Tuit medalla periodística

Las huelgas no sirven para nada

28 diciembre, 2017

Fuente: http://www.eldiario.es

Las huelgas no sirven para nada, y no me cuenten lo de los estibadores, que ya sé que han conseguido mantener el 100% de puestos de trabajo frente a la patronal y el Gobierno. Su caso no es nada representativo: un colectivo privilegiado y con capacidad de paralizar un sector tan estratégico como el transporte marítimo de mercancías. Así cualquiera.

Las huelgas no sirven para nada, y no me cuenten lo de la recogida de basuras de Madrid, que ya sé que no hizo falta más que anunciarla para que las empresas aceptasen una sola mesa y negociar un convenio único para todos los trabajadores. Su caso no es nada representativo: un colectivo privilegiado y con capacidad de paralizar un sector tan estratégico como la recogida de basura de la capital. Así cualquiera.

Las huelgas no sirven para nada, y no me cuenten lo del aeropuerto de Ibiza, que ya sé que los trabajadores lograron que la empresa pague los atrasos y les abone también los días de huelga. Su caso no es nada representativo: un colectivo privilegiado y con capacidad de paralizar un sector tan estratégico como un aeropuerto turístico. Así cualquiera.

Las huelgas no sirven para nada, y no me cuenten lo de Nissan en Ávila, que ya sé que los trabajadores han garantizado que la fábrica no cierre, y suavizar mucho el ajuste que pretendía la empresa. Su caso no es representativo: un colectivo privilegiado y con capacidad de paralizar un sector tan estratégico como la automoción. Así cualquiera.

Las huelgas no sirven para nada, y no me cuenten lo de El Periódico de Cataluña, que ya sé que sus trabajadores han logrado la devolución de la rebaja salarial. Su caso no es representativo: un colectivo privilegiado y con capacidad de paralizar un sector tan estratégico como el periodismo. Así cualquiera.

Las huelgas no sirven para nada, y no me cuenten lo de Cuétara, que ya sé que han conseguido subidas salariales, más puestos fijos y pluses de nocturnidad. Su caso no es representativo: un colectivo privilegiado y con capacidad de paralizar un sector tan estratégico como la fabricación de galletas. Así cualquiera.

Las huelgas no sirven para nada, y no me cuenten lo de Enviser, que ya sé que han logrado su primer convenio en diez años; ni lo de la Residencia Miravilla, que ya sé que han obtenido subidas salariales y reducción de jornada; ni lo de Zardoya Otis, que ya sé que la empresa se ha comprometido a no aplicar la reforma laboral y convertir en indefinidos al 90%; ni lo de los actores de doblaje, que ya sé lo de su nuevo convenio con mejores condiciones. Ninguno de ellos es representativo: son todos colectivos privilegiados y con capacidad de paralizar sectores tan estratégicos como la recogida de residuos, la residencia de mayores, la fabricación de ascensores o el doblaje de series y películas. Así cualquiera.

Las huelgas no sirven para nada, ni en España ni en Eslovaquia, que ya sé que los trabajadores de Volkswagen en ese país han conseguido una subida salarial del 14%. Su caso no es representativo etc., etc. y etc. Así cualquiera.

Las huelgas no sirven para nada, y no me cuenten lo de los repartidores de Deliveroo. No me extrañaría que acabasen consiguiendo una mejora de sus condiciones, pues sin duda son un colectivo privilegiado (todo el día en bici, qué felicidad) y con capacidad de paralizar un sector tan estratégico como la comida a domicilio. Así cualquiera.

(Lo dejo aquí, aunque podría seguir unos cuantos párrafos más enumerando únicamente las huelgas exitosas de los últimos meses. Lo de “las huelgas no sirven para nada” es un estribillo que llevo oyendo hace años. Lo interesante es que últimamente lo oigo más veces en clave irónica, como este artículo. Algo debe de estar cambiando).

Los buenos gestores

27 diciembre, 2017

Fuente: http://www.eldiario.es

A las autonomías con problemas de financiación –casi todas– el Gobierno les deja la opción de las lentejas. O las tomas o las dejas. O firmas un convenio con la industria farmacéutica que discrimina a los genéricos, o te quedas fuera de las ayudas financieras que reparte Cristóbal Montoro para la Sanidad, como si el dinero fuese suyo y no de todos.

La información que ayer publicamos en eldiario.es sobre cómo el Ministerio de Hacienda niega la ayuda financiera a las autonomías si no firman un convenio que beneficia a las grandes farmacéuticas es un escándalo gravísimo. No solo porque pueda generar sobrecostes innecesarios a todos los españoles –los genéricos son igual de eficaces y más baratos–. También por la forma antidemocrática con la que el Gobierno del PP impone su programa político a administraciones donde no gobierna, a ciudadanos que no le votaron, en competencias que no son las suyas.

Las autonomías y ayuntamientos son administraciones igual de dignas y democráticas que el Ejecutivo central; no son gobiernos de segunda, supeditados al Consejo de Ministros de Rajoy. No vivimos en un Estado centralizado donde solo haya una autoridad y el reparto de competencias en España deja bastante claro de qué se ocupa cada una. Por eso no es tolerable que el Gobierno central invada las funciones de las demás para exclusivo beneficio de su partido, en contra de los intereses de los propios ciudadanos. Es lo que hace con los genéricos y este convenio con las farmacéuticas de obligado cumplimiento para las autonomías, cuando la sanidad está transferida. Es lo mismo que ha hecho con el Ayuntamiento de Madrid y la intervención de sus presupuestos.

Es un enorme abuso que un Gobierno incapaz de cumplir sus compromisos de déficit, que se salta su propia ley de gasto, intervenga las cuentas de un Ayuntamiento con superávit. Es el mismo PP que antes arruinó el consistorio madrileño. Es el mismo PP que aplica un rasero distinto con otros ayuntamientos igualmente endeudados –el de Jaén–, pero donde los suyos gobiernan. Y es el mismo PP que utiliza el Gobierno de todos para atacar a sus rivales políticos.

Con la intervención de Madrid, el Gobierno quiere bloquear las inversiones que el Ayuntamiento tenía previstas para los dos últimos años del mandato de Manuela Carmena, como la peatonalización parcial de la Gran Vía. Es una decisión meramente política que busca asfixiar al primer ayuntamiento de España, el más simbólico, no vaya a ser que la izquierda haga una buena gestión que les deje en evidencia. En palabras de la concejal del PSOE Erica Rodríguez: “Montoro busca desestabilizar al Ayuntamiento de Madrid porque hace una política distinta”.

En una impúdica respuesta parlamentaria, la semana pasada, el Gobierno justificó que esté apretando a las administraciones locales –que tienen superávit– porque ese dinero es necesario para corregir el déficit. El déficit del propio Gobierno central.

Es la misma excusa que pone Montoro cuando añade letra pequeña a los fondos autonómicos: te doy el dinero pero yo te diré cómo lo empleas. Como si el Gobierno fuese el padre responsable que le da la paga semanal a sus hijos, pero les ordena que no se lo gasten todo en golosinas.

Pero, ¿quién es aquí el gestor responsable? Sin duda, no Cristóbal Montoro, el responsable de una amnistía fiscal inconstitucional que nos ha costado carísima; autor de esa famosa frase de “que caiga España, que ya la levantaremos nosotros” para justificar que el PP no apoyase al Gobierno de Zapatero en una votación donde se jugaba la intervención del país.

Tampoco es precisamente responsable el Gobierno de Mariano Rajoy, que aprobó una rebaja de impuestos en año electoral; el mismo Gobierno que ha anunciado otra rebaja similar para cuando toque votar de nuevo.

Son los buenos gestores… de lo suyo.

Llamar dictadura a la dictadura cuatro décadas más tarde

20 diciembre, 2017

Fuente: http://www.eldiario.es

Siglo XXI. Año 2017. Unión Europea. El rey Felipe de Borbón califica con rotundidad al franquismo como una “dictadura”. Su padre nunca usó este término. Han pasado 42 años desde la muerte de Franco, 40 desde las primeras elecciones de este periodo democrático. Han pasado dos reyes y cuatro décadas, y el enorme retraso en admitir lo evidente deja claro el problema de desmemoria que tiene la democracia española.

El discurso del rey y la conmemoración del cuarenta aniversario de las elecciones de 1977 ha reabierto el debate sobre la Transición española; sobre sus luces y sus sombras. Sin duda, el sistema democrático que nació de la Transición ha sido un éxito para España. Pese a sus muchos defectos, pese a la última gran crisis económica, los últimos cuarenta años han sido, de largo, el periodo más próspero de nuestra historia.

No me atrevo a dar lecciones a aquellos que, con sus aciertos y errores, abordaron la difícil negociación con banda armada; los primeros años de una democracia amenazada a diario por el ruido de sables del búnker franquista. Probablemente tienen razón quienes argumentan que, en aquel momento, era difícil ir más lejos, y que por eso no quedó más remedio que apartar algunos temas, como el de las víctimas.

El gran desastre no está en la Transición, sino en el olvido de las décadas posteriores. En lo que no se hizo después, cuando el Ejército estaba ya controlado y la democracia no corría peligro; en unos años en los que restituir la memoria de las víctimas del franquismo y juzgar a torturadores como Billy el Niño no habrían puesto nada en riesgo.

Es hasta comprensible que el rey Juan Carlos elogiase al “generalísimo” Franco y sus “enormes cualidades humanas” en su primer discurso de Navidad, el 24 de diciembre de 1975; un mes después de la muerte del tirano y con todo su aparato de poder aún intacto. No tiene perdón que después no abjurase de aquellas palabras ni que hayan tenido que pasar cuatro décadas para que un Borbón llamase dictadura a la dictadura.

Han hecho falta cuarenta años para dar un paso tan pequeño, y lo mismo harán falta otros cuarenta para que el jefe del Estado avance por esa osada senda de llamar a las cosas por su nombre. Para que deje de hablar de guerra fratricida y se refiera a la Guerra de España como lo que fue: un golpe militar contra la legalidad republicana. Para que admita que la democracia no se estrenó en España en 1977; y que ese año tampoco se celebraron “las primeras elecciones democráticas”. Para que recuerde también a las víctimas de esa dictadura que ahora la Casa Real acaba de descubrir, y que no merecieron ni una línea de su discurso. Para que España deje de tener un enorme mausoleo dedicado a un dictador, fosas comunes en las cunetas y torturadores impunes.

Multa por decir en Facebook que el 1-0 los policías dieron “hostias como panes puestos hasta arriba de cocaína”

18 diciembre, 2017

Un ejemplo del Estado represor en el que nos encontramos. ¿Quién controla a quienes se dedican a apalear a gente que tan solo quería votar? Todo mi ánimo y esperemos que retiren la sanción a este ciudadano.

Fuente: http://www.publico.es

Un ciudadano de Talayuela (Cáceres) denuncia que la Policía le ha multado por mostrar en Facebook su rechazo a la concentración que el Consistorio había convocado para apoyar a los agentes que estaban en Catalunya por el referédum catalán.

Alfredo Izquierdo ha recibido una propuesta de sanción por 'falta de respeto' a la Policía

Alfredo Izquierdo ha recibido una propuesta de sanción por “falta de respeto” a la Policía

La Policía Local de Talayuela (Cáceres) ha multado a un hombre, Alfredo Izquierdo, por escribir en Facebook que hubo agentes de Policía durante el domingo 1 de octubre que dieron “hostias como panes” en Barcelona “puestos hasta arriba de cocaína”. El hombre, de 41 años, recibió la propuesta de sanción por una “falta de respeto a la Policía” apenas cuatro días después de haber escrito el comentario en la red social. El comentario fue realizado en el propio perfil del Ayuntamiento extremeño.

“Vi que el Ayuntamiento convocaba a una concentración en defensa de la actuación de la Policía en Barcelona. Y me dio mucha rabia. Todos habíamos visto las imágenes de los golpes que dieron así que escribí ese comentario en el Facebook del Ayuntamiento”, cuenta a Público Alfredo Izquierdo.

Alfredo Izquierdo ha recibido una propuesta de sanción por 'falta de respeto' a la Policía

Alfredo Izquierdo ha recibido una propuesta de sanción por “falta de respeto” a la Policía

El comentario fue escrito el jueves 5 de octubre y el 9 de octubre, apenas cuatro días más tarde, la Policía Local de Talayuela contactó con Alfredo Izquierdo a través del teléfono móvil pidiéndole que se pasara por comisaría. El hombre pidió a los agentes que fueran a su casa ya que ese día estaba ocupado.

“Me tocaron el timbre y me dijeron que se lo habían pensado durante cuatro días y que finalmente me sancionaban por el comentario que había puesto en su página de Facebook y yo les dije que no, que era la página de todos“, cuenta Izquierdo, que ya está contactando con abogados para que la sanción sea retirada.

Asimismo, llama la atención la respuesta que recibió Alfredo Izquierdo por parte de un vecino en el mismo comentario que él dejó en la publicación del Ayuntamiento: “Que habrás de cocaína muchacho (sic). No sabes lo que dices. Pocas ostias ha habido. Así estamos de tanta tontería”.

Multas por faltas de respeto a la Policía

La pena económica asociada a la sanción por faltar el respeto a los agentes de la autoridad ha sido de 145 euros de media.

Las multas a ciudadanos por faltas de respetoa miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado se triplicaron en 2016, tal y como refleja el informe Actuaciones en materia de protección de la seguridad ciudadana 2016. El concepto fue introducido en en el artículo 37.4 de la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana en julio de 2015 tras la reforma del Partido Popular conocida como mordaza.

El citado artículo contempla como infracción leve las “faltas de respeto y consideración” a miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad” cuando estas conductas no sean constitutivas de infracción penal. Solo en el año 2016 se interpusieron en España 19.497 multas por este concepto con un valor de 3.006.761 euros. En los seis meses de 2015 en los que estuvo en vigor este artículo, la Administración interpuso 3.130 multas por faltas de respeto a la autoridad por un valor de 469.203 euros.

La pena económica asociada a la sanción por faltar el respeto a los agentes de la autoridad ha sido de 145 euros de media.

Ser árbitra a los 16: “Uno de los primeros comentarios que sufrí fue de una madre que me dijo: ‘Mujer tenías que ser”

13 diciembre, 2017

Fuente: http://www.eldiario.es

Ángela Herranz tiene 16 años recién cumplidos y lleva arbitrando partidos de fútbol 8 entre niños (hasta once años) desde hace unos meses. Es la única mujer en un colectivo que forman unas 70 personas en la delegación valenciana del Camp de Morvedre. “Mis compañeros me acogieron con total normalidad y me tratan muy bien, como a uno más, desde el primer día”, reconoce la joven valenciana.

Aunque quiere estudiar algo relacionado con las ciencias de la salud, como enfermería o ingeniería biomédica (actualmente cursa primero de Bachiller), no renuncia a llegar lo más alto posible en el mundo del arbitraje: “Evidentemente, si estoy en este mundo es porque me gusta y porque quisiera seguir dedicándome a ello”. Por lo que se refiere a cómo una chica de 15 años decide meterse a árbitra -tuvo que hacer un cursillo y aprobar dos exámenes teóricos y unas pruebas físicas-, apunta que es algo que le viene de familia: “Mi padre fue árbitro y mi hermano también lo es”. “Además, es una forma de practicar un deporte que me gusta. Aunque nunca he jugado al fútbol siempre he estado muy metida en este mundo, que ya conocía”, reconoce.

Ángela dirigiendo un partido de fútbol 8
Ángela dirigiendo un partido de fútbol 8

En cuanto al ambiente en los campos, asegura que no le tratan de forma diferente por ser mujer: “En general, tanto padres como entrenadores, la mayoría, te trata mal, como a cualquier árbitro, a quien culpan de la derrota de su equipo -si ganan, es por los niños, si pierden es culpa tuya-“. No obstante, apunta, “evidentemente que he escuchado algún insulto machista. Recuerdo a una madre que me gritó: ‘mujer tenías que ser’ o algún padre que me ha enviado ‘a fregar’ en alguna ocasión, pero reconozco que esos son los menos, la mayoría son genéricos que valen para cualquier árbitro, sea hombre o mujer (qué mala eres, burra…), cuestionando cualquier decisión que tomas”.

Sin embargo, lamenta que ese tipo de trato sea el habitual: “No es normal que te increpen o te insulten por pitar una falta en contra del equipo de sus hijos o por no ver un fuera de juego”. “Al final, aprendes a desconectar de esas presiones cuando acaba el partido, porque si no, no te puedes dedicar al arbitraje”, sostiene Ángela, a quien lo que sí que le inquietan sus equivocaciones: “Cuando soy consciente de que he cometido un error, entonces sí que le doy vueltas”.

Por eso, echa en falta, tanto entre los padres como entre los propios entrenadores, “con los niños no hay problema, por lo general respetan tus decisiones”, que fueran capaces de empatizar: “Les pediría que se imaginaran a ellos o a sus hijos en mi lugar. Seguro que entonces verían nuestra labor de otra forma”, apunta la joven, que indica que padres y entrenadores, cuando protestan reiteradamente, “trasladan esa crispación a los niños en el campo y, por tanto, al juego”.

Ángela Herranz señaliza una infracción durante el encuentro
Ángela Herranz señaliza una infracción durante el encuentro

A juicio de Ángela, los niños son los que más fácil se lo ponen, y recuerda una anécdota: “Era un día lluvioso, aunque no mucho, y les consulté a los dos entrenadores si querían jugar o la suspensión del partido. Me dijeron que adelante, que se jugaba, a lo que siguió una situación pintoresca. La madre de un niño [uno de los porteros] se metió en medio del campo diciéndome que tenía que suspender el partido y, como no accedí, el abuelo decidió ponerse en la portería detrás del niño con un paraguas, por lo que tuve que llamarle reiteradamente la atención para que saliera del campo. Al final, la madre y el abuelo se llevaron al niño en el descanso”.

De todos modos, la situación ahora es mejor que hace un año por la experiencia adquirida. “Recuerdo los primeros partidos, estaba muy nerviosa y dudaba de todas las decisiones que tomaba. Ahora no, estoy más segura e incluso soy capaz de adelantarme a la jugada y ver lo que va a suceder, aunque el arbitraje es difícil, mucho más de lo que la gente se imagina”.